domingo, junio 30, 2013

Puerto Rico: Reacciona el Arzobispo de San Juan a la derogación de la Ley en Defensa del Matrimonio (DOMA)

 
Mons. Roberto González Nieves,
Arzobispo de San Juan de
Puerto Rico
1. La decisión del Tribunal Supremo de Estados Unidos de declarar inconstitucionales ciertos artículos de la Ley Federal Sobre Defensa del Matrimonio” (DOMA) inflige una nueva herida a la institución del matrimonio y la familia. Antes de la decisión de hoy del Tribunal sobre esta ley, si un estado legislaba a favor del “matrimonio homosexual”, el gobierno federal no estaba obligado a reconocer tal matrimonio pues solo reconocería como válido el matrimonio hombre-mujer.


2. De igual manera, es desconcertante la determinación de dicho Tribunal de no hacer valer y respetar la voluntad del electorado de California que votó en 2008 a favor de una enmienda constitucional para asegurar que en California el matrimonio sería solo entre una mujer y un hombre. Por el contrario, el tribunal optó por no ver el caso en sus méritos y, con ello, anuló prácticamente la voluntad del pueblo de California. Lo que sucedió en California fue que el Tribunal no les reconoció a los ciudadanos el derecho a presentar esa apelación. En ningún momento, el Tribunal Supremo Federal se expresó sobre la enmienda aprobada por el pueblo de California.

3. Estas determinaciones causan profunda tristeza ya que estas decisiones debilitan las instituciones del matrimonio y la familia, en vez de fortalecerlas. El Estado tiene el deber primordial de proteger a la institución de la familia fundamentada en el matrimonio entre una mujer y un hombre, es decir, el matrimonio natural y tradicional, porque el futuro de la humanidad pasa a través de esta institución social.

4. Como muy bien expresara el entonces Cardenal Bergoglio y ahora, Papa Francisco: “No es lo mismo el matrimonio (conformado por varón y mujer) que la unión de dos personas del mismo sexo. Distinguir no es discriminar sino respetar; diferenciar para discernir es valorar con propiedad, no discriminar. En un tiempo en que ponemos énfasis en la riqueza del pluralismo y la diversidad cultural y social, resulta una contradicción minimizar las diferencias humanas fundamentales. No es lo mismo un padre que una madre. No podemos enseñar a las futuras generaciones que es igual prepararse para desplegar un proyecto de familia asumiendo el compromiso de una relación estable entre varón y mujer que convivir con una persona del mismo sexo.” (Carta del cardenal Jorge Mario Bergoglio SJ, arzobispo de Buenos Aires al Dr. Justo Carabajales, 5 de julio de 2010).

5. Que el matrimonio sea únicamente la unión entre una mujer y un hombre no es un discrimen, sino la afirmación de una verdad, pues solo la unión de una mujer y un hombre es capaz de engendrar vida humana y perpetuar la humanidad. Lo contrario atenta contra la humanidad misma. Ninguna otra relación de pareja, que no incluya la diversidad y la complementariedad del sexo femenino y el sexo masculino, puede procrear vida humana ni ofrecer descendencia a la raza humana.

6. El abogar por que el matrimonio sea únicamente entre una mujer y un hombre no constituye un discrimen. Discriminar significa dar trato desigual a dos realidades que son iguales. No es igual la unión de personas del mismo sexo que la alianza matrimonial de una mujer y un hombre. Son realidades de naturalezas y destinos distintos y el Estado no debe resolver esta situación equiparándola al matrimonio sino a través de otra solución jurídica. Todos los seres humanos somos iguales pero no idénticos. Por lo tanto, defender la igualdad equivale a defender la dignidad de cada persona y la complementariedad entre los sexos. Nos pronunciamos a favor de la inclusión y del respeto de la dignidad de cada persona y de sus legítimos derechos y en contra de la exclusión y marginación, respetando siempre el orden natural que para los que somos creyentes, es obra inalterable del Creador, y que todo ser humano puede apreciar a través de la lógica que brota de su conciencia ante la maravilla del orden natural.

7. La decisión del Tribunal Supremo Federal en cuanto a la Ley DOMA se fundamenta en la igualdad de los ciudadanos ante la ley. A mi juicio, dicha determinación no tomó en cuenta la totalidad de los principios envueltos en este asunto, ni su interrelación y ni la preeminencia de unos principios fundamentales sobre otros. Esto trae como consecuencia una decisión desacertada y falta de aspectos éticos.

8. Las decisiones del Tribunal Supremo Federal dejan en manos de los estados (y los territorios) la definición del matrimonio y sus regulaciones. Estas decisiones no modifican la legislación de Puerto Rico sobre el matrimonio. Siendo así, es una buena oportunidad para garantizar y asegurarnos de que en Puerto Rico el matrimonio sea única y exclusivamente entre una mujer y un hombre.

9. Según en el pasado nos hemos expresado contra legislaciones injustas que se oponen a nuestro sentir como pueblo, como lo es la imposición de la pena de muerte en Puerto Rico a pesar de estar expresamente prohibido en nuestra Constitución, es decir, en la Constitución del Estado Libre Asociado de Puerto Rico contrario a la Constitución de la República de los Estados Unidos, quiero animar a todos los sectores del país, especialmente a las familias y a los gobernantes a reflexionar y dialogar sobre las medidas que podamos tomar en Puerto Rico para garantizar que la identidad familiar, fundada sobre el matrimonio mujer-hombre, se mantenga íntegra en nuestra Patria. Es nuestro deber legar este tesoro, con sus luces y sus sombras, a nuestras futuras generaciones.

10. Esta decisión del Tribunal Supremo Federal amerita de la Iglesia en Puerto Rico una pastoral más intensa para anunciar y educar sobre la verdad de la familia y el matrimonio. Corresponde a todos en la Iglesia a amar y defender la familia y al matrimonio en el foro privilegiado de la conciencia y el corazón humano. También corresponde a los padres y madres de familia a educar a sus hijos e hijas sobre la Verdad del matrimonio y de la familia. Atentar contra la familia y el matrimonio es atentar contra la humanidad misma.

11. Finalmente, nos corresponde rezar para que la familia y el matrimonio continúen siendo los pilares fundantes de nuestra querida Patria y sigan siendo fuente de la alegría que compartió Jesús por los esposos en las bodas de Caná.

(ROBERTO OCTAVIO GANZÁLEZ NIEVES, O.F.M.)

- Lee también Reacciones ante la decisión del Supremo de EEUU, en El Visitante

sábado, junio 29, 2013

Recordamos hoy a los Santos Pedro y Pablo, fundadores de la Iglesia de Roma

¡Hoy es el día de mi santo!

Tan atrás como en el siglo cuarto se celebraba una fiesta en memoria de los Santos Pedro y Pablo en el mismo día, aunque el día no era el mismo en Oriente que en Roma. El Martirologio Sirio de fines del siglo cuarto, que es un extracto de un catálogo Griego de santos del Asia Menor, indica las siguientes fiestas en conexión con la Navidad (25 de diciembre): 26 dic. San Estéban; 27 dic. Santos Santiago y Juan; 28 dic. Santos Pedro y Pablo.

La fiesta principal de los Santos Pedro y Pablo se mantuvo en Roma el 29 de junio tan atrás como en el tercero o cuarto siglo. La lista de fiestas de mártires en el Cronógrafo de Filócalo coloca esta nota en la fecha - "III. Kal. Jul. Petri in Catacumbas et Pauli Ostiense Tusco et Basso Cose." (=el año 258) . El "Martyrologium Hieronyminanum" tiene, en el Berne MS., la siguiente nota para el 29 de junio: "Romae via Aurelia natale sanctorum Apostolorum Petri et Pauli, Petri in Vaticano, Pauli in via Ostiensi, utrumque in catacumbas, passi sub Nerone, Basso et Tusco consulibus" (ed. de Rossi--Duchesne, 84).

La fecha 258 en las notas revela que a parir de ese año se celebraba la memoria de los dos Apóstoles el 29 de junio en la Vía Apia ad Catacumbas (cerca de San Sebastiano fuori le mura), pues en esta fecha los restos de los Apóstoles fueron trasladado allí (ver arriba). Más tarde, quizá al construirse la iglesia sobre las tumbas en el Vaticano y en la Vía Ostiensis, los restos fueron restituidos a su anterior lugar de descanso: los de Pedro a la Basílica Vaticana y los de Pablo la iglesia en la Vía Ostiensis.

En el sitio Ad Catacumbas se construyó, tan atrás como en el siglo cuarto, una iglesia en honor de los dos Apóstoles. Desde el año 258 se guardó su fiesta principal el 29 de junio, fecha en la que desde tiempos antiguos se celebraba el Servicio Divino solemne en las tres iglesias arriba mencionadas (Duchesne, "Origines du culte chretien", 5ta ed., París, 1909, 271 sqq., 283 sqq.; Urbano, "Ein Martyrologium der christl. Gemeinde zu Rom an Anfang des 5. Jahrh.", Leipzig, 1901, 169 sqq.; Kellner, "Heortologie", 3ra ed., Freiburg, 1911, 210 sqq.). La leyenda procuró explicar que los Apóstoles ocupasen temporalmente el sepulcro Ad Catacumbas mediante la suposición que, enseguida de la muerte de ellos los Cristianos del Oriente deseaban robarse sus restos y llevarlos al Este. Toda esta historia es evidentemente producto de la leyenda popular.

Una tercera festividad de los Apóstoles tiene lugar el 1 de agosto: la fiesta de las Cadenas de San Pedro. Esta fiesta era originariamente la de dedicación de la iglesia del Apóstol, erigida en la Colina Esquilina en el siglo cuarto. Un sacerdote titular de la iglesia, Filipo, fue delegado papal al Concilio de Éfeso en el año 431. La iglesia fue reconstruida por Sixto II (432) a costa de la familia imperial Bizantina. La consagración solemne pudo haber sido el 1 de agosto, o este fue el día de la dedicación de la anterior iglesia. Quizá este día fue elegido para sustituir las fiestas paganas que se realizaban el 1 de agosto. En esta iglesia, aún en pié (S. Pietro en Vincoli), probablemente se preservaron desde el siglo cuarto las cadenas de San Pedro que eran muy grandemente veneradas, siendo considerados como reliquias apreciadas los pequeños trozos de su metal.

De tal modo, la iglesia desde muy antiguo recibió el nombre in Vinculis, convirtiéndose la fiesta del 1 de agosto en fiesta de las cadenas de San Pedro (Duchesne, op. cit., 286 sqq.; Kellner, loc. cit., 216 sqq.). El recuerdo de ambos Pedro y Pablo fue más tarde relacionado con dos lugares de la antigua Roma: la Vía Sacra, en las afueras del Foro, adonde se decía que fue arrojado al suelo el mago Simón ante la oración de Pedro y la cárcel Tullianum, o Carcer Mamertinus, adonde se supone que fueron mantenidos los Apóstoles hasta su ejecución.

También en ambos lugares se erigieron santuarios de los Apóstoles y el de la cárcel Mamertina aún permanece en casi su estado original desde la temprana época Romana. Estas conmemoraciones locales de los Apóstoles están basadas en leyendas y no hay celebraciones especiales en las dos iglesias. Sin embargo, no es imposible que Pedro y Pablo hayan sido confinados en la prisión principal de Roma en el fuerte del Capitolio, de la cual queda como un resto la actual Carcer Mamertinus.

- Fuente: ACIPrensa

domingo, junio 23, 2013

Una oración espontánea

Hoy solamente comparto una oración que me vino a la mente durante la Misa:
Señor: dame un poquitito de la alegría que siente tus santos al mirarte porque así estaré contento todo el tiempo aquí en la tierra, pero ni tanta alegría que me lleves al cielo sin querer regresar. No sin los míos. Pero que se haga siempre tu voluntad.

viernes, junio 21, 2013

La Nueva Era combina el espiritismo con la astrología

Autor: Dr. Natalio Izquierdo Encarnación | Fuente: El Visitante

Recuerdo claramente las canciones de los 60. En algunas nos hablaban de la Era de Acuario. La televisión y la prensa se llenaron de horóscopos. Algunos sacerdotes y maestros nos advirtieron en contra de esta ofuscación, señalando que era pecado contra el Primer Mandamiento. Algunos hicimos caso. Hoy día nos están hablando de “la Nueva Era”. ¿Cómo vamos a responder ante este reto?

La “Nueva Era” es como un mar sin fondo, donde cada cual navega a su aire, con libertinaje. La Nueva Era combina el espiritismo con la astrología. Dice que la materia es una gran vibración energética espiritual que transforma todo el mundo.No vayamos lejos, me contaba un sacerdote que en su pueblo había más “Casas de Almas” que Iglesias.

La “Nueva era” acusa al cristiano de carecer de una fe vivida, de vivir una fe vacía. ¿No fue a esos a quienes Jesús llamó “sepulcros blanqueados”? Hay judíos fariseos y también los hay cristianos. Vivamos nuestra fe.

Esta “Era” ofrece al joven caminos y modos para acercarse a la divinidad. Incluye técnicas alternativas de meditación. Si el joven no conoce su religión, se tratará de reinventar la rueda. Respondamos nosotros con oración, algunas veces repetitiva, meditando los misterios de la vida de Jesús y llegando a veces a la contemplación. ¿Por qué reinventar la rueda? Que tus nietos te vean. Hagamos el rezo del Santo Rosario en familia. Proclamemos nuestra fe en familia.

En la “Nueva Era” no hay textos sagrados. Tampoco hay líder. Se supone que todo se conecta en la mente. Es una caricatura de las religiones y las filosofías. Respondamos leyendo los textos sagrados y hablemos sobre ello a nuestros jóvenes. Escuchemos a un buen sacerdote predicar. Invita a tu nieto a buscar información en sitios católicos de la internet y léanla juntos. Eso también une la familia.

La “Nueva Era” se ha colado en los jóvenes como una alternativa a la falta de religiosidad de sus familias. Crece en la nueva realidad de redes sociales y de la globalización. Los jóvenes se reúnen en espacios cibernéticos con personas del mundo entero para compartir temas que tienen en común. Ya no se reúnen en las plazas ni en los clubes. Estas amistades cibernéticas no son estables o permanentes, pero pueden ser perjudiciales. Vamos a volver a invitar a los amigos a jugar al parque, a romper una piñata.Vivamos la fe alegremente.

Desafortunadamente, en muchos hogares contemporáneos, el vacío causado por la poca vida espiritual se llena con estas ideas “nuevas”. Hemos trastocado los valores con el consumismo y la satisfacción inmediata. El mejor ejemplo es el anuncio: “el cuerpo me la pide”. Tenemos que explicarles a los jóvenes que el cuerpo es pedigüeño. Hay que hablar de la diferencia entre una dieta para rebajar y un ayuno por amor a Dios.

Tenemos que mejorar la educación en la familia. Apoyemos a los colegios católicos y las actividades parroquiales, para que los jóvenes tengan la experiencia de una vida católica en abundancia. Con todas estas ideas, podrás ayudar a que tus hijos y nietos tengan una verdadera experiencia religiosa.

(El Autor es Presidente de la Asociación Médica de Puerto Rico.)

- Lee también: A salvo de las influencias de la ‘nueva era’ en El Visitante.

martes, junio 18, 2013

El Papa Francisco nos enseña qué es el Pueblo de Dios

Reflexión de Papa Francisco sobre el significado del término Pueblo de Dios del Concilio Vaticano II referido a la Iglesia. Catequesis 12 junio 2013

Autor: Papa Francisco | Fuente: es.radiovaticana.va vía Catholic.net
Queridos hermanos y hermanas ¡Buenos días!

Hoy voy a referirme brevemente sobre otro de los términos con los que el Concilio Vaticano II definió a la Iglesia, el de "Pueblo de Dios" (cf. Constitución dogmática Lumen Gentium, 9, Catecismo de la Iglesia Católica, 782). Y lo hago con algunas preguntas acerca de las cuales todo el mundo pueda reflexionar.


1. ¿Qué quiere decir "Pueblo de Dios"?

En primer lugar, significa que Dios no pertenece de manera propia a ningún pueblo; porque es Él quien nos llama, nos convoca, nos invita a ser parte de su pueblo, y esta invitación esta dirigida a todos, sin distinción, porque la misericordia de Dios "quiere la salvación para todos "(1 Tim 2:04). Jesús no dice a los Apóstoles y a nosotros que formemos un grupo exclusivo; un grupo de élite. Jesús dice: "Vayan, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos" (cf. Mt 28,19). San Pablo afirma que en el pueblo de Dios, en la Iglesia, "no hay ni judío ni griego... porque todos ustedes son uno en Cristo Jesús" (Gálatas 3:28).

Me gustaría decir a aquellos que se sienten lejos de Dios y de la Iglesia, a los que son temerosos o a los indiferentes, a los que piensan que ya no pueden cambiar: ¡el Señor también te está llamando a ti a ser parte de su pueblo y lo hace con gran respeto y amor!, ¡El nos invita a hacer parte de este pueblo; pueblo de Dios!


2. ¿Cómo se convierte en miembro de este pueblo?

No es a través del nacimiento físico, sino por medio de un nuevo nacimiento. En el Evangelio, Jesús dice a Nicodemo que hay que nacer de lo alto, del agua y del Espíritu para entrar en el Reino de Dios (cf. Juan 3:3-5). Es " a través del Bautismo que nosotros somos introducidos en este pueblo, a través de la fe en Cristo, don de Dios que debe ser alimentado y hecho crecer en toda nuestra v

Preguntémonos: ¿cómo puedo hacer crecer la fe que he recibido del Bautismo?; ¿cómo hago crecer esta fe que yo he recibido y que el pueblo de Dios tiene?; ¿cómo hago para hacerla crecer?


3. ¿Cuál es la ley del pueblo de Dios?

Es la ley del amor, amor a Dios y amor al prójimo, según el nuevo mandamiento que nos ha dejado el Señor (cf. Jn 13,34). Un amor, sin embargo, que no es sentimentalismo estéril o algo vago, sino que es el reconocer a Dios como único Señor de la vida y, al mismo tiempo, aceptar al otro como un verdadero hermano, superando divisiones, rivalidades, incomprensiones, egoísmos; las dos cosas van de la mano. ¡Cuánto camino todavía tenemos que recorrer para vivir de manera concreta esta nueva ley, la del Espíritu Santo que obra en nosotros, la de la caridad, la del amor!

Cuando vemos en el diario en la TV, tantas guerras entre cristianos, ¡como puede pasar esto! Dentro del pueblo de Dios ¡cuántas guerras! En el barrio, en el puesto de trabajo ¡cuántas guerras por envidias y celos! También en la misma familia, cuantas guerras internas. Pidamos al Señor que nos haga entender bien esta ley del amor. ¡Que bueno! ¡Que hermoso es amarse los unos a los otros como verdaderos hermanos!, ¡que hermoso es esto!

Hagamos una cosa hoy: Quizá todos tenemos simpatías y antipatías. Quizá tantos de nosotros estamos enojados con alguno. Al menos digamos al Señor: Señor yo estoy enojado con este, con aquella. Yo te pido por este y por aquel. Rezar por aquel con el que estamos enojados es un hermoso paso en esta ley del amor. ¡Hagámoslo hoy!


4. ¿Qué misión tiene este pueblo?

La de llevar al mundo la esperanza y la salvación de Dios: ser signo del amor de Dios que llama a todos a la amistad con Él; ser levadura que hace fermentar toda la masa, sal que da sabor y preserva de la corrupción, luz que ilumina. A nuestro alrededor, basta abrir un periódico, para ver que la presencia del mal existe, que el Diablo actúa. Pero quisiera decir en voz alta, Dios es más fuerte. ¿Ustedes creen esto que Dios es más fuerte? Digámoslo juntos todos ¡Dios es más fuerte! ¡Todos! ¿Y saben por qué es más fuerte? Porque Él es el Señor. ¡Es el único Señor! Dios es más fuerte. ¡Bién! Quisiera agregar que la realidad a veces oscura signada por el mal puede cambiar. Si nosotros primero les llevamos la luz del Evangelio sobre todo con nuestra vida. Si en un estadio, pensemos aquí el Roma Olímpico o en ese de San Lorenzo en Buenos Aires, en una noche oscura una persona enciende una luz, apenas se entrevé, pero si los otros setenta mil espectadores encienden cada uno su propia luz, el estadio se ilumina. Hagamos que nuestra vida sea una luz de Cristo. Juntos llevaremos la luz del Evangelio a toda la realidad. 


5. ¿Cuál es el objetivo de este pueblo?

El fin es el Reino de Dios, iniciado sobre la tierra por Dios mismo, y que debe ampliarse hasta el cumplimiento, cuando aparecerá Cristo, vida nuestra (cf. Lumen Gentium, 9). El fin entonces es la plena comunión con el Señor, entrar en su misma vida divina, donde viviremos la alegría de su amor sin medida. ¡Aquella alegría plena!

Queridos hermanos y hermanas, ser Iglesia es ser pueblo de Dios, de acuerdo con el gran proyecto de amor del Padre, quiere decir ser el fermento de Dios en esta nuestra humanidad, quiere decir anunciar y llevar la salvación de Dios en este mundo nuestro, que a menudo se pierde, necesitado de tener respuestas que alienten, que den esperanza, que den nuevo vigor en el camino. Que la Iglesia sea un lugar de la misericordia y de la esperanza de Dios, donde todo el mundo pueda sentirse acogido, amado, perdonado y alentado a vivir según la vida buena del Evangelio. Y para sentirse recibido, amado, perdonado, animado. La Iglesia debe tener las puertas abiertas para que todos puedan venir y nosotros debemos salir de esas puertas y anunciar el Evangelio. ¡Muchas Gracias!

domingo, junio 16, 2013

Angeles: Compañeros de Combate

Hermanos y hermanas, Paz y Bien a todos.

Por favor contemplen este ícono.

San Miguel Arcángel

Me encantan estas representaciones porque no tienen nada de dulzonas. Los ángeles no son seres afeminados, son guerreros prestos al combate. Y lo son, porque nuestro mundo es una zona de combate. Libramos una guerra. Las guerras entre los hombres son nada más que la puntita del témpano en una guerra de escala cósmica entre el Bien y el mal. Por eso, los ángeles que nos visitan vienen vestidos como los soldados que son.

Esta guerra es una guerra mientras permanezca engre seres creados: entre hombres, ángeles y demonios. Es que no somos dualistas: el Bien y el mal no son cosas opuestas pero equivalentes. La idea de mantener un balance entre ellas es una idea pagana.

El mal carece de ser, es meramente la ausencia de lo Bueno y lo Bueno es Dios mismo. La victoria en esta guerra es cierta para todos aquellos que abrazamos la Cruz de Jesucristo.

El mal desaparecerá de nuestra historia: habrán cielos nuevos y una nueva tierra. Dios será con su pueblo para siempre.

Oremos:

San Miguel Arcángel,
defiéndenos en la lucha.

Sé nuestro amparo
contra la perversidad y asechanzas
del demonio.

Reprímale Dios, pedimos suplicantes,
y tú Príncipe de la Milicia Celestial,
arroja al infierno con el divino poder
a Satanás y a los otros espíritus malignos
que andan dispersos por el mundo
para la perdición de las almas.
Amén.

martes, junio 11, 2013

Interesante audiencia con el Papa Francisco

Hermanas y hermanos: Paz y Bien a todos.

Estaba leyendo en el sitio-web de Reflexión y Liberación, un sitio chileno dedicado a la teología de liberación, un reportaje acerca de una visita que la Confederación Latinoamericana y Caribeña de Religiosas y Religiosos (CLAR) le hiciese al Papa Francisco, y los comentarios informales que el Santo Padre les hiciera. Yo creo que dichos comentarios merecen una lectura y reflexión exhaustivas. Aquí se los presento verbatim con crédito a Reflexión y Liberación. Les invito también a que compartan sus comentarios.

Audiencia con el Papa Francisco
CLAR, 06.06.13
 
 
·         Abran puertas… ¡abran puertas!
 
Se van a equivocar, van a meter la pata, ¡eso pasa! Quizá hasta les va a llegar una carta de la Congregación para la Doctrina (de la Fe) diciendo que dijeron tal o cual cosa… Pero no se preocupen. Expliquen lo que tengan que explicar, pero sigan adelante… Abran puertas, hagan algo ahí donde la vida clama. Prefiero una Iglesia que se equivoca por hacer algo que una que se enferma por quedarse encerrada …
 
·         (sobre su elección) No perdí la paz en ningún momento, ¿saben? Y eso no es mío, yo soy más de preocuparme, de ponerme nervioso… Pero no perdí la paz en ningún momento. Eso me confirma que esto es de Dios…
 
·         (al reflejarle la esperanza que nos han traído sus gestos de este tiempo, hace referencia a haberse quedado a vivir en Santa Marta) …estos gestos… no han venido de mí. No se me han ocurrido a mí. No es que yo trajera un plan, ni que me haya hecho uno en cuanto me eligieron. Lo hago porque sentí que era lo que el Señor quería. Pero estos gestos no son míos, hay Otro aquí… eso me da confianza
 
Yo venía con la ropa justa, la lavaba en la noche, y de repente esto… ¡Si yo no tenía ninguna posibilidad! En las apuestas de Londres estaba en el lugar 44, fíjense ustedes, ¡el que apostó por mí ganó muchísimo, claro…! Esto no viene de mí…
 
·         Hay que dar vuelta la tortilla. No es noticia que en Ottaviano muera un anciano de frío en la noche, o que haya tantos niños sin educación, o con hambre, pienso en la Argentina… En cambio, las principales bolsas del mundo suben o bajan 3 puntos y eso es un acontecimiento mundial. ¡hay que darlo vuelta! No puede ser. Las computadoras no están hechas a imagen y semejanza de Dios; son un instrumento, sí, pero no más. El dinero no es imagen y semejanza de Dios. Sólo la persona es imagen y semejanza de Dios. Hay que darlo vuelta. Ese es el evangelio.
 
·         Hay que ir a las causas, a las raíces. El aborto es malo, pero es que eso está claro. Pero qué hay detrás de aprobar esa ley, qué intereses están detrás… son a veces las condiciones que ponen los grandes grupos para apoyar con dinero, ¿saben ustedes? Hay que ir a las causas, no nos podemos quedar sólo en los síntomas. No tengan miedo de denunciar… lo van a pasar mal, van a tener problemas, pero no tengan miedo de denunciar, esa es la profecía de la vida religiosa…
 
·         Yo les comparto dos preocupaciones. Una es una corriente pelagiana que hay en la Iglesia en este momento. Hay ciertos grupos restauracionistas. Yo conozco algunos, me tocó recibirlos en Buenos Aires. ¡Y uno siente que es como volver 60 años atrás! Antes del Concilio… Uno se siente en 1940… Una anécdota, sólo para ilustrar, no es para reírse, yo la tomé con respeto, pero me preocupa; cuando me eligieron, recibí una carta de uno de estos grupos, y me decían; “Santidad, le ofrecemos este tesoro espiritual; 3.525 rosarios”. Por qué no dicen rezamos por usted, pedimos… pero esto de llevar las cuentas… Y estos grupos vuelven a prácticas y a disciplinas que yo viví –ustedes no, porque ninguno es viejo– a disciplinas, a cosas que en ese momento se vivían, pero no ahora, hoy ya no son…
 
La segunda es por una corriente gnóstica. Esos panteísmos… Las dos son corrientes de elite, pero ésta es de una elite más formada… Supe de una superiora general que alentaba a las hermanas de su congregación a no rezar en la mañana, sino a darse un baño espiritual en el cosmos, cosas así… ¡Me preocupan porque se saltan la encarnación! Y el Hijo de Dios se hizo carne nuestra, el Verbo se hizo carne, y en América Latina tenemos carne para tirar al techo! Qué pasa con los pobres, los dolores, ésa es nuestra carne…
 
El evangelio no es la regla antigua, ni tampoco este panteísmo. Si mirás a las periferias; los indigentes… ¡los drogados! La trata de personas… Ese es el evangelio. Los pobres son el evangelio...
 
·         (al reflejarle lo difícil de hacerse cargo de la Curia romana, y de la comisión de cardenales que lo apoyará, etc.) Y, sí… es difícil. En la curia hay gente santa, de verdad, hay gente santa. Pero también hay una corriente de corrupción, también la hay, es verdad… Se habla del “lobby gay”, y es verdad, está ahí… hay que ver qué podemos hacer…
 
La reforma de la Curia romana es algo que pedimos casi todos los cardenales en las congregaciones previas al Cónclave. Yo también la pedí. La reforma no la puedo hacer yo, estos temas de gestión… Yo soy muy desorganizado, nunca he sido bueno en esto. Pero los cardenales de la comisión la van a llevar adelante. Ahí está Rodríguez Maradiaga, que es latinoamericano, que lleva la batuta, está Errázuriz, son muy ordenados. El de Munich también es muy ordenado. Ellos la llevarán adelante.
 
·         Oren por mí… que me equivoque lo menos posible
 
·         Aparecida no terminó. Aparecida no es solo un documento. Fue un acontecimiento.
Aparecida fue algo distinto. Partiendo porque no tuvo documento de trabajo. Tuvo aportes, pero no un documento. Y al terminar tampoco tenía un documento, si el día anterior a terminar teníamos 2.300 “modos”… Aparecida envío a la misión continental. Ahí termina Aparecida, en el impulso a la misión.
 
Lo que tuvo Aparecida de especial es que no se celebró ni en un hotel, ni en una casa de retiros… se celebró en un Santuario mariano. En la semana celebrábamos la eucaristía y había unas 250 personas, porque era día normal de trabajo. Pero los fines de semana eso estaba lleno…! El pueblo de Dios acompañaba a los Obispos, pidiendo el Espíritu Santo…
 
Yo veía –lo nombro a él porque lo veo más estirado, más así, es bueno, pero es así– veía al prefecto, a João, que salía con su mitra, y la gente se acercaba, y le acercaban a los niños, y él saludaba, y los abrazaba así… Ese mismo obispo después votaba. ¡No puede haber votado igual que si hubiera estado en un hotel!
 
Teníamos las salas de reuniones debajo del Santuario. Así que la música de fondo eran los cantos, las celebraciones en el Santuario… Eso dio algo muy especial.
 
·         Hay algo que me preocupa, aunque no sé cómo leerlo. Hay congregaciones religiosas, grupos muy, muy pequeños, unas pocas personas, gente muy mayorNo tienen vocaciones, qué sé yo, el Espíritu Santo no quiere que sigan, quizá han cumplido ya su misión en la Iglesia, no sé… Pero ahí están, aferradas a sus edificios, aferradas al dinero… Yo no sé por qué pasa esto, no sé cómo leerlo. Pero les pido que se preocupen de esos grupos… El manejo del dinero… es algo que necesita ser reflexionado.
 
·         Aprovechen este momento que vivimos en la Congregación para la Vida Consagrada… Es un momento de sol… Aprovechen. El Prefecto es bueno. ¡Y el Secretario, que fue “lobbyado” por ustedes! No, en realidad, siendo el presidente de la USG, ¡lo lógico era que fuera él! Qué mejor
 
·         Pongan todo su empeño en el diálogo con los Obispos. Con el CELAM, con las conferencias nacionales… Yo sé que hay algunos que tienen otra idea de la comunión, pero… Hablen, conversen con ellos, díganles…

Padre José Fortea: Pesadillas, pesadillas realizables

Hermanos y hermanas: Paz y Bien a todos.

El Padre José Antonio Fortea escribe lo siguiente en su blog:


Dejando aparte toda una corriente de falsa apocalíptica (en la que no creo), dejando aparte signos verdaderamente extraños que se están dando en el mundo (en los que sí que creo) y que parecen avisos del Cielo de que algo se está preparando, sí que es cierto que la razón, la mera razón, nos advierte que se están acumulando una serie de tensiones que van a desencadenar la tormenta perfecta.

Dejando aparte los pequeños o mayores problemas que puedan desencadenarse en un futuro a corto plazo, mi mayor preocupación es la posibilidad a largo plazo (insisto, a largo plazo) de que se dé algo que me planteé de forma teórica allá por el año 1998: la posibilidad de un fallo económico sistémico global perfecto. En 1998 me lo planteé como una cuestión teórica, en el 2014 ya no lo veo tan imposible si miramos con la vista puesta en los próximos veinte años.

Desde 1929 hasta ahora se han dado mayores o menores cracks económicos en diversos países. Pero ningún crack ha provocado la perfecta paralización de una economía, ni ninguno ha sido mundial. Ha habido crisis con influencia mundial, pero cada crack ha quedado más o menos localizado en su epicentro.

La cuestión de una paralización económica perfecta, tiene muchas semejanzas con los mecanismos meteorológicos de la Tierra como Bola de Nieve. El círculo vicioso que en el pasado llevó a la Tierra a la glaciación.

Para desencadenar ese proceso de derrumbamiento de la economía, se precisa de un evento tan catastrófico (vg. varias cabezas nucleares en varias capitales) cuyo impacto económico sea inasumible de cualquier manera. La paralización de los flujos financieros provoca al cabo de las semanas el hundimiento de las empresas. Los pescados se pueden congelar, las empresas no. Las empresas tras un mes sin entrada de dinero, entran en quiebra. Quiebras que todavía provocan una mayor retirada de capitales del mercado. El círculo vicioso sería imparable.

Este tipo de pesadillas, a diferencia de una invasión marciana de la tierra, entran dentro de lo posible a largo plazo. De aquí a veinte años, sí que veo crecientes amenazas geopolíticas capaces de poner en marcha el mecanismo de paralización económica global. El número de locos en la Tierra es más o menos estable desde el siglo XVIII. Pero el número de locos con cabezas nucleares sí que va creciendo
.
Comentario. Yo también estoy en vela por un desastre así, pero discrepo con el Padre Fortea en cuanto al método. No hacen falta explotar varias cabezas nucleares en varias ciudades: solamente tomaría una, disparada derechito pa'rriba y estallada en órbita. El pulso electromagnético difundido por la explosión freiría un montón de satélites de los cuales dependemos para comunicarnos, - incluyendo nuestras comunicaciones financieras - orientarnos, pronosticar el tiempo...de la noche a la mañana estaríamos en los años '50.

¿Quién lo haría? La Corea del Norte. ¿Por qué? Porque ellos pueden pelear una guerra a la '50 y nosotros no tantito sin nuestros juguetes tecnológicos. ¿Que qué tienen ellos que perder? Pues nada, porque su obsoleta economía no depende tanto de las maquinitas satelitales. Ejecutar algo así les caería como anillo al dedo.

Solamente hace falta un loco con un arma nuclear para destruirlo todo.

lunes, junio 10, 2013

Reflexión sobre la dignidad de la persona humana

"…Y por ellos yo me santifico a mí mismo, para que también ellos sean santificados en la verdad".

San Juan 17;19

S.E.R. Mons. Álvaro Corrada del Río, sj
Con mucho dolor, hemos visto cómo se intenta presentar a la Iglesia como opositora de los derechos humanos y civiles. Esa discusión fraudulenta, atizada por el sensacionalismo, las agendas políticas y la inmadurez social, lo que hace es promover el fanatismo en cada grupo o sector. La discusión misma, en lugar de buscar cómo promover la convivencia justa, intenta sembrar las semillas de la discordia.

Por el contrario, la Iglesia tiene una función de madre y maestra que va por encima de las ideologías de moda o de las presiones de la estridencia masificada. Las enseñanzas de la Iglesia Catolica no están, ni pueden estar, sujetas al chantaje de la popularidad pasajera. Por eso, queremos plantear unos puntos para la reflexión individual y colectiva.

Las enseñanzas de nuestra Iglesia Catolica sobre la moral individual y social, sobre la familia y el matrimonio y sobre la imperiosa necesidad de promover la cultura de la vida están claras.

Con igual claridad, la Iglesia orienta sobre la dignidad de la persona humana y la libertad de conciencia.

La inviolabilidad de la dignidad de la persona humana nos viene de nacimiento, es herencia nuestra porque tenemos un mismo Padre Celestial. La persona humana no se gana la dignidad, es un don y regalo de Dios. Así entendida, la dignidad no la da ni la quita la condición social o económica, no la dan ni la quitan las virtudes ni los defectos, no la da ni la quita la fuerza o la debilidad, ni puede otorgarla o suprimirla sistema de gobierno alguno. Atentamos contra esa dignidad inviolable cuando menospreciamos, perseguimos o abusamos de otros seres humanos por su naturaleza, su forma de ser, o su forma particular de sentir o pensar.

Una parte consustancial de esa dignidad humana es la libertad de la conciencia. De igual manera que no se puede imponer el mal, mucho menos se puede imponer el bien. Nuestro mismo Padre Celestial nos ha creado libres. Sin libertad de conciencia, todas las demás libertades serían una mueca, una negación de nuestro derecho a escoger.

Por eso, es responsabilidad de cada uno y del colectivo de la sociedad, buscar las maneras más sabias de convivencia en las que la fe, la cultura, los valores y el sistema de ley no sean usados para destruir, sino más bien promover la paz, la libertad de cada uno y el bien de todos.


S.E.R. Mons. Álvaro Corrada del Río, sj
Vice Presidente- Conferencia Episcopal Puertorriqueña (C.E.P)
Presidente- Comisión de Familia
Fuente: El Visitante

viernes, junio 07, 2013

Celebramos hoy la Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús

“Procura ejercitarte y frecuentar con piadosa devoción el culto del piadosísimo Corazón de Nuestro Señor Jesucristo, copiosísimamente comunicativo de amor y misericordia; besándole y entrándote en él espiritualmente. Cuanto pidieres, pídelo por este dulcísimo Corazón, ofreciendo por él tus ejercicios; porque es el tesoro de todas las gracias, y la puerta por donde nos llegamos a Dios y Dios a nosotros. Pon alguna imagen del Corazón de este Señor en algún lugar por donde has de pasar frecuentemente, para recuerdo e incentivo de tu amor. ... Conviene, y es ejercicio muy piadoso, rendir devotos obsequios al Corazón de Jesús; en el debes refugiarte en todos tus trabajos y peligros: pues en él hallarás consuelo y gracia; y cuando te desampararen y engañaren todos los corazones de los mortales, está seguro que este fidelísimo Corazón no te dejará ni te engañará”. - Juan Lanspergio de Colonia, Cartujo.

Oremos: “¡Oh Padre Eterno! Por medio del Corazón de Jesús, mi vida, mi verdad y mi camino, llego a Vuestra Majestad: por medio de este adorable Corazón, os adoro por todos los hombres que no os adoran; os amo por todos los que no os aman; os conozco por todos los que voluntariamente ciegos no quieren conoceros: por este divinísimo Corazón deseo satisfacer a Vuestra Majestad las obligaciones que os tienen todos los hombres. Doy vuelta con el pensamiento a todo el mundo, buscando las almas redimidas por la preciosa Sangre de mi Esposo, para satisfacer por ellas a Vuestra Majestad por medio de este Sacrosanto Corazón: a todas abrazo, y os las presento por el Corazón de Jesús: pido a Vuestra Majestad la conversión de todas por el mismo suavísimo Corazón. ¡Ah! No permitáis que sea por más tiempo ignorado de ellas mi amado Jesús! Haced que vivan por Jesús, que murió por todas. Estáis viendo, Padre Divino, que muchas almas están ciertamente muertas; ¡Ah¡ Haced, os ruego encarecidamente por este divino Corazón de Jesús que, finalmente, empiecen ya a vivir. Presento a Vuestra Majestad, sobre este santísimo Corazón, a vuestros siervos NN. (aquí se pueden poner los nombres de los que fueren de la devoción de cada uno): pídoos por mi divino Esposo que, siendo su protector el mismo deífico Corazón, merezcan estar con vos eternamente”. ~ Venerable María de la Encarnación, Ursulina.

lunes, junio 03, 2013

Jesús, división y contradicción

Padre Nicolás Schwizer

Si observamos el mundo de hoy, distinguimos dos tipos de personas.


1. El hombre adaptado. Sufre bajo una enfermedad grave y universal: la masificación. Por eso, podemos llamarlo también el hombre masa. Aquel que piensa lo que piensa, porque los demás lo piensan; aquel que dice lo que dice, porque los demás lo dicen; el que hace lo que hace, porque los demás lo hacen.

Es un esclavo de lo que dicen los diarios y la TV, de lo que opina su partido, de lo que dicta la moda, porque “hay que estar en onda”. El hombre masificado no piensa por sí mismo y no decide por sí mismo, sino se deja arrastrar por los demás. Por eso, no tiene personalidad, ni interioridad.

Tal vez deberíamos vernos también a nosotros mismos en ese espejo del hombre moderno. Probablemente encontraríamos algunos rasgos nuestros en él.

2. Al otro tipo de hombre podríamos llamar el hombre‑contradicción. Es el hombre anti‑masa, el hombre plenamente libre, que puede pensar y decidir por sí mismo. Por ello puede asumir responsabilidades, de comprometerse, de ser fiel.

Resulta ser una personalidad sobresaliente, pero también un hombre que inquieta y choca, que desconcierta y desafía, que nada contra la corriente. Y es porque actúa de acuerdo con su propia conciencia, y no con la opinión pública. Pero eso le da también una paz verdadera, una lucidez interior, una serenidad muy grande.

Modelo de este hombre pleno, de este hombre nuevo, de este hombre‑contradicción es Jesucristo mismo. En Él y en su mensaje se dividen los espíritus. 

La vida de Jesús no es una vida tranquila y tranquilizante.

Cuando es todavía un niño ya se profetiza de Él: “Este será un signo de contradicción para muchos” (Lc 2, 34). Y al final de su vida, los jefes de Israel lo acusan ante Pilato con estas palabras: “alborota al pueblo” (Lc 23, 2).

Todo lo contrario, es un profeta perseguido sin piedad por las autoridades del pueblo, excomulgado de la comunidad judía, traicionado por falsos amigos, entregado a los romanos y crucificado para escarmiento de todos.

Pero no cabe duda de que Jesús quiere la paz y no la guerra. Sólo que su paz no tiene nada que ver con lo que el mundo entiende por paz. Esta es una falsa paz, construida sobre la injusticia, la discriminación, la marginación. Frente a esta falsa paz, Jesús sí quiere la guerra.

Jesús no viene al mundo para ser un hombre sin problemas y compromisos. Jesús viene al mundo para dar testimonio de la verdad y luchar contra la mentira, para anunciar la Buena Nueva a los pobres y denunciar la injusticia de los poderosos.

Jesús viene al mundo para decir a unos: “¡Bienaventurados!” y a otros: “¡Ay de vosotros, hipócritas!”.

El Evangelio de Jesús es conflictivo: Lleva la división dentro de la familia y crea conflictos en nuestra conciencia. Nos obliga a definirnos, a tomar posición, a optar entre dos alternativas.
La palabra de Dios es conflictiva, porque pide nuestra conversión, la renuncia a nuestros planes egoístas, la lucha por un mundo mejor.

Decidirse por Cristo y seguirle fielmente no es asunto fácil. Pero su camino nos colma también de una alegría profunda y una paz verdadera y segura. Y al final del camino nos espera el gozo y la felicidad de Cristo para siempre.

Preguntas para la reflexión

1. ¿Compro lo que todos compran?
2. ¿Repito sin reflexionar lo que dice la TV?
3. ¿Guardo silencio cuando veo algo que está mal?