domingo, setiembre 08, 2013

Rosario por la Paz en Siria y en el Mundo Entero


Hacer el Señal de la Cruz

Acto de contrición:

Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, Creador y Redentor mío, por ser Tú quien eres y porque te amo sobre todas las cosas, a mí me pesa, Señor, de todo corazón de haberte ofendido, y propongo firmemente nunca más pecar, confesarme, cumplir la penitencia que fuere impuesta, y apartarme de todas las ocasiones de ofenderte; te ofrezco mi vida, obras y trabajos en satisfacción de todos mis pecados; y así como suplico así confío en tu bondad y misericordia infinitas me los perdonarás por los méritos de tu preciosísima sangre, pasión y muerte, y me darás las gracias necesarias para enmendarme y perseverar en tu santo servicio hasta el fin de mi vida. Amén

Rezar el Credo de los Apóstoles

Creo en Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra.

Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos.

Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.

ORACIÓN DE COMIENZO:

Padre Eterno, Tú que nos diste a Jesús, paz verdadera, en unión con el Papa Francisco, toda la Iglesia y los hombres y mujeres de buena voluntad te ofrecemos por manos de María, nuestra Madre y Reina de la paz, este Santo Rosario suplicando la paz por Siria, Medio Oriente, África y el mundo entero. Por Jesucristo nuestro Señor. AMÉN

3 Avemarías pidiendo crecer en la fe, esperanza y caridad

Dios te salve María, hija de Dios Padre...

Dios te salve María, madre de Dios Hijo...

Dios te salve María, esposa de Dios Espíritu Santo...

Dios te salve María, templo y sagrario de la Santísima Trinidad, Gloria al Padre...



PRIMER MISTERIO: Jesús, camino de paz

Jesús es el “Sol que nace de lo alto para iluminar a los que viven en tinieblas y en sombra de muerte, para guiar nuestros pasos por el camino de la paz”.

INTENCIÓN: Concede Señor a nuestras familias y a todas las naciones vivir como hermanos en comunidad fraterna.

Padre Nuestro, Ave Marías – Gloria

• María, Madre de gracia, Madre de misericordia, en la vida y en la muerte ampáranos, Oh gran Señora.

• Avemaría purísima, sin pecado concebida

• LETANÍA FINAL: Jesús, camino de la paz – ten piedad de nosotros.


SEGUNDO MISTERIO: En Jesús, el Padre nos regala la paz

Dijeron los ángeles cuando Jesús nació: “Gloria a Dios en el cielo y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad.”

INTENCIÓN: Señor, que todos los hombres y mujeres tengamos deseos inmensos de construir la paz.

• Padre Nuestro, Ave Marías – Gloria

• María, Madre de gracia, Madre de misericordia, en la vida y en la muerte ampáranos, Oh gran Señora.

• Avemaría purísima, sin pecado concebida

• LETANÍA FINAL: Jesús paz del universo – ten piedad de nosotros.


TERCER MISTERIO: Jesús, ante su pasión, nos deja su paz

Dijo Jesús a sus Apóstoles: “La paz les dejo, mi paz les doy, no se la doy yo como la da el mundo. Que no se turbe su corazón, ni se acobarde.”

INTENCION: Que seamos instrumentos de Jesús para difundir la paz.

• Padre Nuestro, Ave Marías – Gloria

• María, Madre de gracia, Madre de misericordia, en la vida y en la muerte ampáranos, Oh gran Señora.

• Avemaría purísima, sin pecado concebida

• LETANIA FINAL: Jesús paz del corazón – ten piedad de nosotros.


CUARTO MISTERIO: Bienaventurados los que trabajan por la paz

Dijo Jesús resucitado: “La paz esté con ustedes, como el Padre me ha enviado así también los envío yo”.

INTENCIÓN: Señor que seamos verdaderos instrumentos de paz y concordia.

• Padre Nuestro, Ave Marías – Gloria

• María, Madre de gracia, Madre de misericordia, en la vida y en la muerte ampáranos, Oh gran Señora.

• Avemaría purísima, sin pecado concebida

• LETANÍA FINAL: Jesús, paz eterna – ten piedad de nosotros.


QUINTO MISTERIO: Jesús resucitado nos regala la paz

Dijo Jesús en el sermón de la montaña: “Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque serán ellos llamados Hijos de Dios.”

INTENCION: Que Jesús nos dé la sabiduría para trabajar por la paz.

• Padre Nuestro, Ave Marías – Gloria

• María, Madre de gracia, Madre de misericordia, en la vida y en la muerte ampáranos, Oh gran Señora.

• Avemaría purísima, sin pecado concebida

• LETANIA FINAL: Jesús paz de la comunidad – ten piedad de nosotros.

Se reza la Salve.

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve.

A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas.

Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María!

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Final:

Rezar un Padrenuestro por la persona, necesidades e intenciones del Papa. Rezar un Avemaría por la persona, necesidades e intenciones del nuestro Arzobispo.

Finalmente rezar un Gloria por los fieles difuntos; acompañado por la Jaculatoria por los difuntos: Concédeles Señor el descanso eterno…

ORACION FINAL:

Señor de cielo y tierra, paz infinita, corazón misericordioso; te suplicamos nos acompañes en nuestro caminar y te pedimos nos hagas instrumentos de tu paz. AMEN .

ORACIÓN DE SAN FRANCISCO DE ASÍS

Señor, hazme un instrumento de tu paz.

Donde haya odio, lleve yo tu amor.

Donde haya ofensa, lleve yo tu perdón.

Donde haya discordia, lleve yo la unión.

Donde haya duda, lleve yo la fe.

Donde haya error, lleve yo la verdad.

Donde haya desesperación, lleve yo tu esperanza.

Donde haya tinieblas, lleve yo la luz.

Oh, Maestro, haz que yo no busque tanto ser consolado, como consolar;

ser comprendido, como comprender;

ser amado, como amar.

Porque es dando, que se recibe;

Perdonando, que se es perdonado;

Muriendo, que se resucita a la vida eterna.


+Mons. Leonardo J. Rodríguez Jimenes | Fuente: El Visitante

No hay comentarios.: