jueves, agosto 15, 2013

Roberto Francisco Daniel (“Padre Beto”): Sacerdote Caído

Hermanos y hermanas: Paz y Bien a todos.

Quiero compartir este parte noticioso de la BBC:

Roberto Francisco Daniel ("Padre Beto")La frase del papa Francisco al final de su reciente viaje a Brasil preguntando quién es él para juzgar a un homosexual que busca a Dios sorprendió a muchos alrededor del mundo, pero tuvo un valor especial para Roberto Francisco Daniel.

Este cura brasileño de 48 años fue excomulgado por la Iglesia Católica a fines de abril, tras formular un comentario publicado en internet en apoyo a los homosexuales que molestó a la diócesis de Bauru, el municipio del estado de Sao Paulo donde cumplía funciones.

Ahora el "padre Beto", como le llaman localmente, acaba de publicar un libro titulado "Verdades prohibidas" y recurrió a la justicia civil brasileña alegando que la Iglesia ignoró sus derechos y debe ser readmitido.

"Si (la diócesis de Bauru) quisiera excomulgarme, va a tener que hacerlo dentro de las normas legales", sostiene. "No creo que eso ocurra después de la visita del Papa".

A continuación, extractos del diálogo que BBC Mundo mantuvo con el cura excomulgado, que se define como heterosexual, lleva un aro en su oreja derecha y cabello rapado.

¿Cómo define su relación actual con la Iglesia Católica?

"La Iglesia no me respetó como ser humano, no respetó los 14 años de sacerdocio que tengo, no respetó a mi familia" Es ambivalente: me siento católico, perteneciente a esta Iglesia. No hice la opción de dejar de ser padre, por lo tanto continúo siendo padre. Pero a través de la diócesis de Bauru, de la Iglesia local, estoy excluido.

Fue a la justicia civil a reclamar por su excomunión. ¿Busca volver a la Iglesia aunque antes habló de renunciar?

El obispo de Bauru me había dado dos alternativas: retirar todo el material publicado en internet y pedir perdón, o aplicarme el derecho canónico. Ante eso, entendí bueno apartarme de los ministerios sacerdotales y volver en otra época. Aguardar que pase la ola de conservadurismo que existe hoy.

Pero ante la excomunión decidí entrar en la justicia común, no simplemente porque quiera volver, sino porque lo que la Iglesia local hizo conmigo ninguna institución puede hacer con una persona. Fui tratado como un adolescente y expulsado sin derecho defensa.

La Iglesia no me respetó como ser humano, no respetó los 14 años de sacerdocio que tengo, no respetó a mi familia…

Léelo todo aquí.

Comentario. El expadre Beto merece un solo apelativo: caído. Y eso es trágico, porque la caída de un sacerdote entristece a Dios y hiere a la Iglesia de modo particular.

Al ahora Sr. Daniel le invito a que se una a la Iglesia Episcopal, ya que esta es un cuerpo en el cual podrá creer o descreer en lo que quiera, pero reteniendo la vestimenta clerical, la pompa litúrgica y hasta el título de “padre.” Que nos deje quietos en la Iglesia a quienes queremos soluciones católicas para problemas católicos, tratando de vivir una vida netamente católica sin embelecos posmodernos. Por supuesto, la puerta de la Iglesia queda abierta para su conversión y regreso.

Por eso es que tenemos que rezar mucho por nuestros sacerdotes. Ellos son blancos constantes de tentaciones y ataques diabólicos que los llevan al cisma y a la herejía – como al Sr. Daniel – o a cosas peores, dañinas y destructivas como el abuso sexual de menores, o a cometer actos sexuales prohibidos, con mujeres o peor, con hombres.

Recemos, recemos mucho por nuestros sacerdotes y seminaristas.

No hay comentarios.: