jueves, setiembre 27, 2012

Anticatólicos en acción en la Argentina

Hermanos, Paz y Bien a todos.

De acuerdo a ACIPrensa:
BUENOS AIRES, 27 Sep. 12 / 02:17 am (ACI/EWTN Noticias).- Decenas de jóvenes argentinos se apostaron el 23 de septiembre en el atrio de la Catedral de La Plata (Argentina), rezando el Rosario, para defenderla del ataque organizado por los lobbies abortista y gay, además de grupos anticristianos de izquierda.
Según relató a ACI Prensa uno de los jóvenes que defendió la Catedral de La Plata, la degeneración promovida por los grupos abortistas llegó al punto de que algunas mujeres se descubrieron los senos ante los jóvenes que rezaban, rompieron varios rosarios y una de ellas frotó un rosario entre sus genitales y lo arrojó a quienes rezaban en el atrio de la iglesia.
La marcha anticristiana, que ponía en riesgo al templo católico, fue convocada por la Coordinadora de Organizaciones y Movimientos Populares de Argentina (COMPA), y reunió a organizaciones izquierdistas y promotores de la ideología de género, del aborto y del mal llamado “matrimonio” homosexual.
La agresiva manifestación comenzó en un “campamento” de promoción de la ideología de género en la Facultad de Agronomía de la Universidad Nacional de La Plata, desde donde se movilizaron a la Catedral de la ciudad, donde paralelamente se realizaba un evento pro-vida.
La actividad, según los propios manifestantes, estuvo enmarcada en la celebración del 28 de setiembre, en que los abortistas celebran el “día de la lucha por la despenalización y la legalización del aborto en América Latina y el Caribe”.
En un comunicado remitido a ACI Prensa el 26 de setiembre, el grupo de Acción Nacional Católica (ANC), uno de los que defendió la catedral platense y que colgó un video del hecho en YouTube, señaló que ese día “los defensores, soldados de Cristo y de su Iglesia, entendimos desde el primer momento que debíamos acudir por deber, pero agradeciendo al Cielo el inmenso don de poder estar cumpliendo esa hermosa tarea”.
Comentario. Los manifestantes se ven de lo más monos en el vídeo, cantando sus consignas y haciendo sus gestos. Se ven encapuchados aquí y allá, lo más seguro para que sus mamás no los reconozcan. Es que son valientes hasta cierto punto…
La cantaleta es la misma en toda Latinoamérica. No hay nada nuevo que ver aquí.
Felicito a mis hermanos católicos por haber formado una línea que impidió el avance del mal, literalmente, frente a la catedral argentina. Eso es lo que tenemos que hacer: trazar la línea, bloquear el puente para que el mal no progrese.
Finalmente me pregunto: si lo que sucede en la privacidad del cuarto entre adultos con consentimiento mutuo no me importa, si tenemos que mantener nuestros rosarios "alejados de sus ovarios", ¿por qué gravar mi bolsillo para pagar por eso? ¡Que dejen mi cartera quieta y que se busquen sus propios dineros aparte del erario público!

lunes, setiembre 24, 2012

Nueve razones para observar el Año de la Fe

Fuente: Catholic.net
El próximo 11 de octubre iniciará el Año de la Fe, convocado por Benedicto XVI. Pero, ¿de qué se trata? ¿qué desea el Santo Padre? ¿qué se puede hacer? Respuestas a las preguntas que surgen a menos de un mes del inicio.

1. ¿Qué es el Año de la Fe?
El Año de la Fe "es una invitación a una auténtica y renovada conversión al Señor, único Salvador del mundo" (Porta Fidei, 6).
2. ¿Cuando inicia y termina?
Inicia el 11 de octubre de 2012 y terminará el 24 de noviembre de 2013.
3. ¿Por qué esas fechas?
El 11 de octubre coinciden dos aniversarios: el 50 aniversario de la apertura del Concilio Vaticano II y el 20 aniversario de la promulgación del Catecismo de la Iglesia Católica. La clausura, el 24 de noviembre, será la solemnidad de Cristo Rey
4. ¿Por qué el Papa ha convocado este año?
"Mientras que en el pasado era posible reconocer un tejido cultural unitario, ampliamente aceptado en su referencia al contenido de la fe y a los valores inspirados por ella, hoy no parece que sea ya así en vastos sectores de la sociedad, a causa de una profunda crisis de fe que afecta a muchas personas". Por eso, el Papa invita a una "auténtica y renovada conversión al Señor, único Salvador del mundo". El objetivo principal de este año es que cada cristiano "pueda redescubrir el camino de la fe para poner a la luz siempre con mayor claridad la alegría y el renovado entusiasmo del encuentro con Cristo".
5. ¿Qué medios ha señalado el Santo Padre?
Como expuso en el Motu Proprio "Porta Fidei": Intensificar la celebración de la fe en la liturgia, especialmente en la Eucaristía; dar testimonio de la propia fe; y redescubrir los contenidos de la propia fe, expuestos principalmente en el Catecismo.
6. ¿Dónde tendrá lugar?
Como dijo Benedicto XVI, el alcance será universal. "Tendremos la oportunidad de confesar la fe en el Señor Resucitado en nuestras catedrales e iglesias de todo el mundo; en nuestras casas y con nuestras familias, para que cada uno sienta con fuerza la exigencia de conocer y transmitir mejor a las generaciones futuras la fe de siempre. En este Año, lascomunidades religiosas, así como las parroquiales, y todas las realidades eclesiales antiguas y nuevas, encontrarán la manera de profesar públicamente el Credo".
7. ¿Dónde encontrar indicaciones más precisas?

En una nota publicada por la Congregación para la doctrina de la fe. Ahí se propone, por ejemplo:
Alentar las peregrinaciones de los fieles a la Sede de Pedro;

Organizar peregrinaciones, celebraciones y reuniones en los principales Santuarios.

Realizar simposios, congresos y reuniones que favorezcan el conocimiento de los contenidos de la doctrina de la Iglesia Católica, y mantengan abierto el diálogo entre fe y razón.

Leer o releer los principales documentos del Concilio Vaticano II.

Acoger con mayor atención las homilías, catequesis, discursos y otras intervenciones del Santo Padre.

Promover trasmisiones televisivas o radiofónicas, películas y publicaciones, incluso a nivel popular, accesibles a un público amplio, sobre el tema de la fe.

Dar a conocer los santos de cada territorio, auténticos testigos de fe.

Fomentar el aprecio por el patrimonio artístico religioso.

Preparar y divulgar material de carácter apologético para ayudar a los fieles a resolver sus dudas.

Eventos catequéticos para jóvenes que transmitan la belleza de la fe.

Acercarse con mayor fe y frecuencia al sacramento de la Penitencia.

Usar en los colegios el compendio del Catecismo de la Iglesia Católica.

Organizar grupos de lectura del Catecismo y promover su difusión y venta.
8. ¿Qué documentos puedo leer por ahora?
El motu proprio de Benedicto XVI "Porta Fidei"

La nota con indicaciones pastorales para el Año de la Fe

El Catecismo de la Iglesia Católica

40 resúmenes sobre la fe cristiana
9. ¿Donde puedo obtener más información?
Visite el sitio oficial del Año de la Fe www.annusfidei.va

viernes, setiembre 21, 2012

La Gran Guerra de la Religión

Autor: Alexis Morales Cales | Fuente: El Visitante


En Puerto Rico se fragmenta el análisis de las cosas, en lugar de ver el todo para mejor comprensión. El aumento en la gasolina, la movilización de soldados puertorriqueños y las medidas tomadas en los aeropuertos con los registros y los equipajes, no son temas aparte. Por el contrario, son partes que se complementan para señalar hacia unos eventos próximos a ocurrir.

Un grupo religioso asesinó al embajador de Estados Unidos en Libia. Otro grupo religioso atacó la embajada americana en Egipto. Lo mismo en Yemen. Desde Virginia salen barcos de guerra hacia el Mediterráneo. Francia y Alemania están enviando más barcos. Ya hay docenas de buques de guerra y portaaviones de la OTAN en la zona. La Fuerza Aérea de Israel en estado de máxima alerta esperando la orden de ataque para destruir fábricas de armas atómicas en Irán y de armas químicas en Siria. Las Naciones Unidas tienen preparada la Resolución Contra la Intolerancia Religiosa, con la cual se pretende acabar con el poder político y militar de los grupos religiosos en todo el mundo. Mientras el gobierno de Irán pregona la cercanía de la Gran Guerra de la Religión. Desde principios de año los analistas internacionales venían advirtiendo que a partir de septiembre debíamos esperar la Guerra de Ormuz. ¿Por qué a partir septiembre? Porque el otoño en general y los meses de septiembre en particular tienen un especial significado para los grupos fundamentalistas musulmanes desde 1970. Desde la Masacre de Munich el 9 de septiembre de 1972, hasta el ataque a la embajada de Libia en 2012, sin olvidar el atentado del 11 de septiembre de 2001, el otoño ha sido época de mucha actividad para los fundamentalistas.

El papa Benedicto XVI pidió este domingo a la comunidad internacional y a todas las partes implicadas el inicio "inmediato de un diálogo" para lograr un alto el fuego en Libia. "Pido a las organizaciones internacionales y a todos aquellos que tienen responsabilidades políticas y militares que comiencen un diálogo inmediatamente para suspender la utilización de las armas", declaró el Papa después de la misa dominical del Angelus en el Vaticano. No se trata de un mensaje dirigido a los católicos del mundo. El Papa habla en su doble papel de jefe de estado y de máximo jerarca de la confesión religiosa más grande de la cristiandad. Como jefe de estado, el Sumo Pontífice sabe que una embajada de un país no es meramente un edificio de oficinas. Es la representación de un estado extranjero que incluso puede otorgar refugio y protección a residentes del país donde se ubica la embajada, y así ha sucedido en muchas ocasiones. Un ataque a una embajada es, pues, un ataque al país que representa esa embajada. Aunque a simple vista parece un incidente de dentro de un espacio limitado, es un evento de alcance internacional. Por eso, en forma diplomática pero mostrando gran preocupación, el Papa Benedicto pide que se evite una escalada en ese conflicto que siendo local tiene proyección internacional. "Ante las noticias cada vez más dramáticas provenientes de Libia, mi inquietud por la seguridad de la población civil aumenta, así como mi temor por la evolución actual marcada por el uso de las armas", indicó Benedicto XVI. El Papa entiende que "en los momentos de mayor tensión se hace más urgente la exigencia de recurrir a todos los medios que tiene la diplomacia, y de apoyar también la más débil señal de apertura y de voluntad de reconciliación".

Ya salieron buques de guerra desde Virginia a sumarse a los portaaviones que ya están en el Mediterráneo. Aviones de reconocimiento ubican y envían imágenes de las bases fundamentalistas. La combinación de portaaviones y buques con proyectiles de largo alcance, sumada al estado de alerta de la Fuerza Aérea, solamente puede significar un inminente ataque por mar y tierra contra los grupos religioso - militares que han estado realizando atentados. La Guerra de Ormuz, o la Gran Guerra de la Religión como le llaman en Irán. Esto cambia la historia. No se trata de una guerra entre dos potencias, sino entre las principales potencias políticas - militares vs. una fuerza que aspira a ser la gran potencia religiosa- militar. No es de extrañar entonces la preocupación del Papa Benedicto XXI, en momentos en que como jefe de estado hace gestiones diplomáticas y como jerarca religioso busca acercamientos amistosos con los grupos religiosos orientales como el Islam. La posibilidad de que los grupos fundamentalistas y extremistas tomen el control sobre los grupos moderados debe ser motivo de reflexión y observación para todo el mundo, no solamente para el Papa Benedicto XI. Porque la llamada Gran Guerra de la Religión sería la división del mundo en dos nuevos polos, con consecuencias inimaginables.

lunes, setiembre 17, 2012

La calle musulmana no entiende o no quiere saber de la libertad de expresión

Hermanos, paz y bien a todos.
La pancarta lee: "Decapiten a quienes insulten el Islam
Como saben, aquí en los EE.UU. se hizo una película de esas que hacen los canallas a quienes les gusta echarle leña al fuego. El propósito de dicha producción era la de insultar a Mahoma, el fundador de la fe islámica y a la vez, insultar a todos los creyentes musulmanes. Claro, que las reacciones de estos han variado de país a país, de nula en los EE.UU. y pacífica en Europa, a los desparpajos que vemos en países de mayoría islámica. En Libia, en Egipto, Irán, Afganistán, Paquistán y hasta en Turquía se han dado manifestaciones diversas, muchas veces violentas y costosas en términos de vida y propiedad. En el trasfondo, la persecución contra los cristianos en estos países se ha visto incrementada gracias a estos eventos – pero esto a nuestras élites les importa un bledo. No es un factor si mueren cristianos a manos de otros, es más, se lo merecen digo que piensan ellos. Pero esos son otros 20 pesos.
Puedo estar de acuerdo con mi prójimo musulmán que la cinta en cuestión es ofensiva y una tremenda porquería. Peor, que los productores se hagan los que no saben y que se lavan las manos ante el desmadre que ellos han provocado hace todo esto un basurero moral. No hay que ofender las convicciones del prójimo gratuitamente, no importa que tan en desacuerdo estemos.

Pero hablemos de ese desacuerdo. A mí me ofende la visión musulmana de Cristo y del cristianismo. Eso de que el profeta Mahoma es el “sello de los profetas” y que vino a arreglar las Escrituras que, dicen ellos nosotros los cristianos y los judíos cambiamos, eso es pamplina. Peor, los intentos de reinterpretación bíblica que los apologistas musulmanes realizan para justificar su fe y denigrar la nuestra son absurdos y muchas veces, llanitos de significado y contenido. Eso me ofende, y me ofende también eso de que Cristo no murió en la cruz, que Judas mágicamente lo sustituyó y que Cristo vendrá como un yijadista para reconquistar a Palestina a sangre y fuego, para luego casarse y tener hijos y morir y ser enterrado al lado de Mahoma en La Meca, esos son otra ristra de embustes. A mi modo de ver, la religión musulmana es la gran religión innecesaria, que no hacía falta y que lo que ha hecho es confundir a billones con un montón de falsedades.

Pero así es nuestra historia y no importa que crea o descrea mi prójimo, no lo voy a agredir ni en su persona ni en su propiedad ni en sus derechos por el simple hecho de que no crea lo mismo que yo. Ni aun por más rabia que me dé lo que dicho sujeto diga de mi Señor Jesucristo ni de mi fe cristiana católica. ¿Por qué? Porque lo que Mahoma les permite a sus seguidores Dios me lo prohíbe, no es mi fe eso de odiar a mis enemigos como lo hacen los musulmanes observantes. A mis enemigos les tengo que amar y bendecir, no importa cuánto me odien y me insulten. Por eso es que la moral cristiana es mil veces mejor que la musulmana. Que la pongamos en práctica como Cristo exige, esos son otros 20 pesos más.

Si yo fuese a decir eso de los dos párrafos de arriba en un país de mayoría musulmana, me costaría la vida. Es como ir en contra de la revolución en la hermana y sufriente Cuba: es un pecado social con amplias repercusiones. En estos lugares no se les ocurre, o se niegan a ver, que la mejor manera de oponerse a un ejercicio de expresión que incluya lo bajo y sórdido es de ejercitar nuestro derecho a la libre expresión en dirección contraria, sin matar a nadie ni pegarle fuego a nada.

La calle musulmana en el Medio Oriente tiene que despertar y preguntarse si van a dejar que el odio sigan dictando el significado de su existencia y si admitirán en sus plazas de expresión a otras voces con mejores ideas y mensajes que les haga verdaderamente humanos y no animales feroces, mensajes como el Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo.

domingo, setiembre 16, 2012

Pregunta a todos: ¿Crees que vivimos en los Últimos Tiempos?

 

Hermanos y hermanas, Que la paz sea con Uds.

La pregunta en ciernes es poco común entre católicos y poco característica de este servidor, pero me gustaría hacerla de Uds. y recibir su opinión.

¿Crees que vivimos en los Últimos Tiempos, los tiempos postreros precedentes a la Parusía de Nuestro Señor? ¿Sí, no, o no sabes? Y por favor, explica tu pregunta.

Pongo a tu disposición la caja de comentarios para que compartas tu respuesta con nosotros.

Que la bendición de nuestro Dios Trino y Uno y la protección de Nuestra Señora quede con Uds.

jueves, setiembre 13, 2012

Puerto Rico: Taller sobre la teología del sexo

Beato Papa Juan Pablo Magno
Autor de la "Teología del Cuerpo"
En un mundo en que el “amor humano y la sexualidad” se han desvirtuado de su propósito divino, es importante conocer la posición de la Iglesia al respecto.

Ciertamente, cada católico está llamado a ser “sal y luz de la tierra” e iluminar los corazones quebrantados y de igual manera sanar heridas propias con el fin de tener una vida plena en Jesucristo.

Y precisamente en el encuentro taller “Afectividad e Integridad Sexual y Relacional” se desarrollará una serie de temas desde la óptica del Magisterio de la Iglesia.

El taller, que se llevará a cabo el sábado, 15 y domingo, 16 de septiembre en la Parroquia Santa Bernardita, contará con tres temas principales que serán de gran enriquecimiento tanto para sacerdotes, religiosos, maestros, líderes de grupos y para todo católico que ama a su Señor y a su prójimo como a sí mismo.

Uno será “Teología del Cuerpo”, basado en las enseñanzas del Beato Juan Pablo II. Para esta conferencia, vendrá de Estados Unidos el Padre José Lavastida, Doctor en Teología del Cuerpo y Rector del Seminario de Notre Dame en Nueva Orleans.

Oscar Rivas, Fundador y Director de la Asociación Mexicana de Psicólogos para el Estudio de la Atracción del Mismo Sexo (Renacer) y Patricia Sánchez, consejera psicológica y espiritual, especializada en brindar apoyo a personas con quebrantamiento sexual, hablarán del tema “Atracción Homosexual”.

Por su parte, Andrew Comiskey, director y fundador del Ministerio Internacional de Redención Sexual y quien es un ex pastor evangélico convertido al catolicismo, presentará el tema de “Restauración Integral”, al cual le sumará su propio testimonio.

Cabe señalar que este proyecto nació en el corazón de unos jóvenes católicos de la Arquidiócesis de San Juan que sintieron el llamado hace aproximadamente un año.

Estos jóvenes laicos son Nectarie Martell y José A. Santos, de la Parroquia Santa María de los Ángeles en Río Piedras y Adriana Rivera y Christian Laguna, de la Parroquia Santa Bernardita.

“Nosotros tuvimos la preocupación sobre cómo se ha desvirtuado el cuerpo humano y la falta de respeto que se tiene de éste tanto en los medios como en la sociedad en general. De ahí viene la preocupación de hacer un taller donde nosotros podamos formar a los católicos de cómo nosotros fuimos hechos y para qué propósito Dios hizo nuestro cuerpo”, expresó Nectarie Martell.

Por su parte, José Santos indicó que “este es un tema que nos toca a todos. Además, somos testigos de cómo los medios seculares pueden hablar a favor del homosexualismo, pero nosotros como cristianos católicos con este taller queremos llevar un mensaje de conocimiento y misericordia”.

Tanto el administrador parroquial de Santa María de los Ángeles, Padre Luis Norberto Correa como Monseñor Wilfredo Peña de Santa Bernardita, le han brindado un apoyo incondicional a estos jóvenes.

Además, sobre 10 parroquias de la Arquidiócesis de San Juan han auspiciado el taller para ayudar a estos comprometidos jóvenes católicos con los gastos que conlleva esta actividad.

Para más información sobre el Encuentro Taller “Afectividad e Integridad Sexual y Relacional” y adquirir su boleto, ya que los espacios son limitados, se puede comunicar al 787-762-0375 ó por correo electrónico:

integridadsexual@gmail.com

(Fuente: El Visitante)

martes, setiembre 11, 2012

Un minuto de silencio...

Hermanos, que la paz sea con ustedes.

Observemos un minuto de silencio en honor a las víctimas y los héroes de los ataques terroristas del 11 de septiembre, 2011 y de sus familias.

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60

lunes, setiembre 10, 2012

Lo que se espera de los católicos en el Año de la Fe

Autora: Marielisa Ortiz Berríos | Fuente: El Visitante


La palabra Amén envía un mensaje de aprobación y afirmación sobre un credo. Sin embargo, más allá de una confirmación, la fe en la vida del cristiano católico debe tener coherencia, consecuencia y manifestarse en acciones concretas, expresaron a El Visitante los obispos de las diócesis de Caguas y Ponce, Padre Rubén González Medina y Monseñor Félix Lázaro, respectivamente.

Sobre esta palabra de sólo dos letras y con un gran significado, Padre Obispo Rubén hizo alusión al capítulo 11 de la Carta a los Hebreos, donde dice que la fe es la garantía de lo que se espera y la prueba de las realidades que no se ven. “Sobre todo abrir el corazón a esa acción de Dios que nos mueve a actuar motivados por el amor, ya que dice el apóstol Santiago, que la fe sin obras no vale”, expresó el Obispo de Caguas.

El hombre y la mujer, motivados por los sentidos, tienden a aferrarse a las cosas materiales del mundo y a la creación visible de Dios. Es por esto que creer en lo espiritual y en lo no visible resulta más difícil para el ser humano. Ante esta realidad, Monseñor Lázaro recordó la promesa del Señor en el evangelio de Juan, donde dice que el que cree alcanzará la vida eterna.

Aun así, la vida cotidiana de aquél que ha abrazado la fe, no carece de pruebas. La enfermedad, las finanzas, la familia, la falta de empleo, etcétera, en ocasiones resquebrajan esa virtud teologal. Sobre el particular, el Obispo de Caguas mencionó que hay que entender que la fe pasa por un proceso de maduración y crecimiento. “Esto conlleva tomar postura, un cambio de actitudes, un diálogo sincero y una búsqueda honesta de la verdad”, afirmó.

Por su parte, el Obispo de Ponce recomendó que durante ese proceso se alimente la fe con la oración y los sacramentos, especialmente la Penitencia y la Eucaristía.

En octubre comienza el Año de la Fe

Ante la debilidad y ausencia de esta virtud en la vida diaria del hombre y la mujer, la Iglesia Católica comienza este próximo 11 de octubre de 2012, el Año de la Fe, promulgado por el Sumo Pontífice Benedicto XVI en su Carta Apostólica Porta Fidei, cuyo objetivo principal es reavivar y redescubrir este camino. La celebración culmina el 24 de noviembre de 2013, con la solemnidad de Cristo Rey. El inicio del año coincide con el 50 aniversario de la apertura del Concilio Vaticano II y el 20 aniversario de la promulgación del Catecismo de la Iglesia Católica.

“Desde el comienzo de mi ministerio como Sucesor de Pedro, he recordado la exigencia de redescubrir el camino de la fe para iluminar de manera cada vez más clara la alegría y el entusiasmo renovado del encuentro con Cristo”, declaró en su Carta Benedicto XVI.

“No podemos dejar que la sal se vuelva sosa y la luz permanezca oculta (cf. Mt 5, 13-16). Como la samaritana, también el hombre actual puede sentir de nuevo la necesidad de acercarse al pozo para escuchar a Jesús, que invita a creer en él y a extraer el agua viva que mana de su fuente (cf. Jn 4, 14). Debemos descubrir de nuevo el gusto de alimentarnos con la Palabra de Dios, transmitida fielmente por la Iglesia, y el Pan de la vida, ofrecido como sustento a todos los que son sus discípulos (cf. Jn 6, 51)”, dijo el Sumo Pontífice.

La lectura de la Biblia

“El Santo Padre ha insistido mucho que la forma de redescubrir ese camino es tener un encuentro personal con el Señor”, insistió, entretanto, Padre Obispo Rubén, al enfatizar que esa reflexión debe comenzar con la lectura de la palabra de Dios, individual y colectivamente. “Una palabra orada y escuchada en comunidad, te mueve, te impulsa, te anima a ponerte otra vez en ruta, a redescubrir ese camino que ilumina nuestras vidas y provoca la alegría y entusiasmo”, dijo.

Mientras, Monseñor Lázaro mencionó que la oración también es un medio importante para aumentar la fe. “[...] hay que tener en cuenta que la fe es un don de Dios y por lo tanto hay que pedírselo al Señor”.

Asimismo, el Obispo de la diócesis ponceña destacó que durante el Año de la Fe el Papa propone que se profundice en el conocimiento, y recomendó algunos documentos del Concilio Vaticano II, como Lumen Gentium (sobre el misterio de la Iglesia) y Dei Verbum (sobre la Palabra de Dios). También aconsejó leer el libro de San Agustín, La Ciudad de Dios, el cual describió como una de las mejores obras apologéticas de la fe.

Actividades en el Año de la Fe

Según informó la Santa Sede durante su anuncio oficial del Año de la Fe, los eventos más importantes de este año especial contarán con la presencia del Santo Padre y se realizarán en Roma. Entre éstos se destacan la apertura el jueves, 11 de octubre con una solemne Eucaristía. El 21 de octubre se canonizarán siete mártires y confesores de la fe. El 25 de enero de 2013, en una celebración ecuménica en la Basílica de San Pablo Extramuros, se rezará por que los cristianos no olviden el camino de la unidad.

Ya en el mes de abril de 2013 el Santo Padre confirmará un grupo de jóvenes y el domingo, 5 de mayo estará dedicado a la piedad popular y a la labor de las cofradías. Luego, el 18 de mayo será la vigilia de Pentecostés y los movimientos eclesiales se reunirán en la Plaza de San Pedro. Además, el domingo, 2 de junio será la celebración de Corpus Christi y habrá una solemne adoración eucarística, que se realizará a la misma hora en todas las catedrales e iglesias del mundo. El domingo, 16 de junio se dedicará al testimonio del evangelio de la vida y el 7 de julio concluirá en la Plaza de San Pedro la peregrinación de los seminaristas, novicias y novicios de todo el mundo.

Los eventos continúan el 29 de septiembre con el aniversario de la publicación del Catecismo. Mientras que el 13 de octubre se dedicará a la presencia de María en la Iglesia. Finalmente, el 24 de noviembre de 2013 se celebrará la jornada de clausura del Año de la Fe.

Participe en Puerto Rico del Año de la Fe

¿De qué manera los puertorriqueños pueden participar del Año de la Fe? El Obispo Rubén González Medina recomendó las obras de caridad. “La fe es fortalecida cuando somos capaces de entregarnos a los demás, cuando compartimos lo que tenemos, no sólo los dones materiales, sino los espirituales”, precisó.

“Si miramos a Madre Teresa de Calcuta nos sorprende que en su diario personal hay una serie de dudas e interrogantes, en el plano de la fe, que se vieron fortalecidas por la perseverancia en las acciones a favor de los demás”.

Además, enfatizó que “el Papa dice que el cristiano no puede pensar que el creer es un hecho privado, la fe tiene que manifestarse en acciones concretas”.

(La Santa Sede anunció la publicación de una página web dedicada al Año de la Fe. Puede accederla en http://www.annusfidei.va. Está disponible en inglés e italiano).

miércoles, setiembre 05, 2012

Padre Fortea: La Verdad sobre los lefevreristas

Hermanos, Gracia y Paz con Uds.

El Padre José Antonio Fortea escribió lo siguiente en su blog el pasado mes de julio, y en vista a mi reciente discusión con un sede vacantista, reproduzco el epígrafe con todo el respeto y crédito al Padre Fortea. El Padre lo tituló: Marcel Lefevre: Lo que el viento se llevó. Y lo que dice, es la pura verdad.


Esta preciosa pintura de Vasily Perov representa al sacerdote Nikita Pustosviat disputando con el patriarca Joaquín acerca de la Confesión de la Fe. Una magnífica pintura para hablar de los seguidores del arzobispo Marcel Lefevre, arzobispo excomulgado.

El más bello elogio a mi obra teológica más conocida, Summa Daemoniaca, lo recibí de mano de los censores lefevrianos. Se trata de una loa que, desde hace muchos años, guardo en mi corazoncito como la más entrañable que he recibido nunca. En ella se decía, que quedaba prohibido leer mi libro, porque en él se presentaba una visión excesivamente misericordiosa de Dios y una enfoque exageradamente optimista de la Salvación. Desde entonces, he tenido contacto más veces con fieles y sacerdotes de esa fraternidad, que buscan una Iglesia monárquica, uniforme y parecida a la estructura de un ejército.

Por eso me sorprendo cuando he escuchado a algunos articulistas, que no creo que los conozcan personalmente, afirmando que ellos pueden aportar mucho a la Iglesia. No sé lo que aportarán a la Iglesia, pero sí que conozco el mensaje que ellos traen por el mundo.

No traen la Santa Tradición de la Iglesia, sino la Tradición entendida bajo una personal inflexibilidad decimonónica.No traen el rigor, sino el rigorismo.

No traen la obediencia a los cánones dentro de la ortodoxia, sino la desobediencia a los cánones con la excusa de la ortodoxia.No traen la belleza de la liturgia, sino la soberbia del non serviam.

Su espíritu no es el amplio, libre y amable patrimonio de la patrística, sino el espíritu puntilloso del fariseísmo mezclado con el mensaje de Cristo.

Al final, la Iglesia los admitirá como siempre ha admitido a los hijos pródigos, sin reproches, con los brazos abiertos. Y ese día haremos fiesta en la casa universal de los creyentes. Y la haremos de corazón. Pero en este caso el hijo que retornará a casa, no es el hijo pródigo que gastó su herencia con prostitutas, sino el riguroso hijo fiel que enrrabietado se marcho de la casa y no volvió durante años.
Pero volverán y les acogeremos. Y les acogeremos con la generosidad que nos enseñó el Gran Concilio Vaticano II. A ellos que tanto claman a favor de una férrea autoridad, cuando retornen, se les aplicará la autoridad bondadosa que nos enseñó el Espíritu Santo en tiempos de Juan XXIII y Pablo VI.

Sí, retornarán. Y retornarán, porque en el fondo saben que no son las rúbricas y las prescripciones las que salvan. Se puede amar todo lo que uno quiera las rúbricas, las capas pluviales, los roquetes y el incienso en incensario de plata, pero a condición de que uno sepa que no son ellos los que salvan. El camino que nos enseñó Jesús, está plasmado en la Tradición, no en el tradicionalismo. No es el ritual de San Pío V, ni el Novus Ordo, los que nos salvan, es la misericordia de Dios.

Ellos lo saben en lo más profundo de su alma, y también ellos escuchan en su corazón una Voz Divina que les advierte en lo más interno de su conciencia: los budistas y los musulmanes os adelantarán en el Reino de los Cielos.

martes, setiembre 04, 2012

Cuatro formas de amor a Cristo

Padre Nicolás Schwizer

Cristo es el camino, la verdad y la vida. Es el Único mediador hacia el Padre. Sólo Él, mediante la redención, nos regala la vida divina, nos justifica, nos hace hijos de Dios. El amor a Cristo se da en cuatro formas principales.

1. Amor al Cristo histórico. Es el Hombre‑Dios que nació de María, vivió sus 33 años en esta tierra y reina ahora desde el cielo. Tiene que estar en el centro de toda espiritualidad cristiana. Los Evangelios nos muestran la imagen concreta del Cristo histórico. La Biblia tiene que ser, por eso, el libro preferido de todo cristiano, también de nosotros. ¿Lo es realmente? Y también la pregunta es si nosotros ¿leemos realmente la Biblia?

Ahora, la imagen de Cristo es tan grande e inagotable que es difícil asumirla integralmente. Por eso, cuando tratamos de mirarlo y sobre todo de seguirle, cada uno busca el rostro y los rasgos que más le atraen, le gustan, que más le llenan. Y allí surge nuestra imagen personal de Cristo o nuestra imagen íntima de María, espejo de Cristo. Y no estaría mal preguntarnos de nuevo: ¿Cuál es mi imagen personal de Cristo?

2. Amor al Cristo eucarístico. El amor al Cristo histórico debe despertar en nosotros el amor a la Eucaristía. Porque en ella se da el encuentro más íntimo, hondo y cercano con el Señor, en la comunión.

En la comunión, por lo tanto, se ahonda esa unidad espiritual y física con Jesús, producida ya por el Bautismo. Y alcanza una cumbre inimaginable. Porque esta unión con el Señor que se deja comer por nosotros, para habitar en nuestro corazón y hacemos un solo Cuerpo con Él, supera todas las posibilidades de unión del amor humano. Uniéndonos con Él, nos hacemos también uno con todos los que comen el mismo Pan, de modo que en este sacramento culmina la fraternidad nacida del Bautismo.

¿Y cómo estoy yo en esto? ¿Estamos luchando todavía, para cumplir con la misa dominical?

3. Amor al Cristo místico. Es la idea del Cuerpo de Cristo místico. Todos los miembros de la Iglesia estamos unidos en una comunidad de ser y de vida con Cristo.

La imagen del cuerpo: Cristo la cabeza, nosotros los miembros y la Virgen María el corazón.

La imagen de la vid y de las ramas. La gracia y la vida de Cristo nos une y alimenta a todos, en Él participamos de la vida divina y nos divinizamos progresivamente. Pero en Cristo también nos vinculamos con los demás, con los hermanos, para caminar juntos hacia el encuentro definitivo con Él.

La mejor y más profunda manifestación de ello es la comunidad eucarística: juntos nos ofrecemos, juntos nos transformamos, juntos recibimos al mismo Cristo. ¿En qué medida nos sentimos miembros activos comprometidos del Cuerpo de Cristo, miembros de esa Familia que es la Iglesia?

4. Amor al Cristo de mi corazón. Es la consecuencia de lo anterior: en el Bautismo nos hemos convertido en miembros de su Cuerpo místico. Y a partir de ese momento, Cristo tomó posesión de nuestro corazón. A partir del Bautismo, Cristo vive dentro de mí, trabaja, ora y sufre dentro de mí. Él quiere ser el centro, quiere ser el Rey de mi corazón.

Es por eso que San Pablo puede decir: “No vivo yo, sino que es Cristo quien vive en mí” (Gal 2,20). ¿Soy consciente de ese regalo tan grande que es la presencia del Señor en mi corazón?

Preguntas para la reflexión

1. ¿Cuán grande es mi amor al Cristo presente en la Eucaristía?

2. ¿Qué aporto para que crezca y se profundice esa comunidad en Cristo?

3. ¿Amo a ese Cristo que se hace tan pequeño para poder estar siempre conmigo?