sábado, junio 30, 2012

“TÚ ERES PEDRO Y SOBRE ESTA PIEDRA EDIFICARÉ MI IGLESIA”

Autor: Carlos Cana | Fuente: www.corazones.org vía El Visitante
La historia de San Pedro, el primer Papa, es espejo de nuestra propia relación con Cristo Jesús. Y es que, muchas veces, no hemos confiando en la palabra del Hijo de Dios. Incluso, con algunos de nuestros actos, caemos en una negación de Cristo similar a la de Pedro. Por todo lo anterior, nos identificamos con su ruta hacia la santidad.
Nuestro primer encuentro con Pedro: Mientras Jesús caminaba por la orilla del lago de Galilea, vio a dos hermanos, Simón Pedro y Andrés, echar la red al agua. Y los llamó diciendo: “Síganme, y yo los haré pescadores de hombres”. (Mateo 4,19)
Un poco después, la suegra de Pedro fue curada por Jesús. Esta fue la primera curación atestiguada por Pedro; y siempre lo encontramos escuchando, observando, preguntando, aprendiendo.
Profesión de fe y primado de Pedro
Jesús les preguntó: “Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo?” Pedro contestó: “Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios vivo”. Jesús le replicó: “Feliz eres, Simón, porque esto no te lo ha revelado la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los Cielos. Y ahora yo te digo: Tú eres Pedro (o sea Piedra), y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia”. (Mt 16, 13-19)
Algunos episodios en los que aparece Pedro
Después del milagro de la multiplicación de los panes, Jesús se retiró a orar, mientras sus discípulos cruzaban en una barca el lago de Galilea. De improviso, vieron a Jesús caminando sobre el agua que les dijo: “¡Soy Yo, no temáis!” Pedro respondió: “Señor, si eres Tú, ordena que yo vaya hasta ti sobre el agua”. Pedro empezó a caminar pero titubeó y comenzó a hundirse. Al momento, Jesús lo tomó de la mano y le dijo: “¡Qué poca fe! ¿Por qué dudaste?” (Mateo 14, 22-31)
Pedro figuró entre los tres más allegados a Jesús. Fue elegido con Santiago y Juan, para subir al monte Tabor, donde ocurrió la Transfiguración. (Mateo 17, 1-5).
Después bajaron a Jerusalén, donde Pedro llevó a Jesús aparte y comenzó a reprenderlo, porque no quería aceptar un fin tan terrible como la cruz. Al estar reunidos en la Última Cena, Pedro declaró: “Me quedaré contigo aunque tenga que dar la vida”. Con tristeza Jesús contestó: “Te aseguro que esta misma noche, antes que cante el gallo por segunda vez, me negarás tres veces”. Al desenvolverse esta trágica noche se cumplió la profecía.
Pedro es un pecador arrepentido. Cristo lo perdona y confirma su elección. Pregunta a Pedro: “¿Me amas más que éstos?” (Jn 21,15) Pedro afirma tres veces su amor. Jesús entonces le dice: “Apacienta mis ovejas”; signo de su misión como pastor universal de la Iglesia.
Su ministerio se sostendrá gracias al poder de Cristo, quien ora por él. “He rogado por ti para que tu fe no desfallezca. Cuando te conviertas, confirma a tus hermanos”. (Lc 22,32)
Pedro ejerció su primacía entre los Apóstoles con entereza y valor. Él fue “La Piedra” en la que la Iglesia fue fundada. Fue Pedro quien tomó la iniciativa de elegir uno que tomara el lugar de Judas y quien realizó el primer milagro. En el nombre de Jesús sanó a un mendigo paralítico que pedía limosna.
La expansión del cristianismo atrajo persecuciones y martirio, por lo que muchos de los convertidos se escondieron. Pedro decidió predicar, en las aldeas circundantes. En Samaria predicó y realizó milagros. Allí, reprendío a un mago llamado Simón que le ofrecía dinero a cambio de poderes.
Las autoridades judías lo mandaron arrestar pero por la gracia de Dios fue milagrosamente librado de la prisión y pudo llegar donde moraban sus hermanos. Pedro después predicó en los puertos marítimos de Joppa, Lydda y en Cesarea convirtió al primer gentil.
Fue martirizado durante el reinado de Nerón en el año 67. Él no se consideraba digno de morir bajo las mismas condiciones que padeció su Señor y por eso lo crucificaron con la cabeza hacia abajo. Fue sepultado en lo que hoy es el altar mayor de la basílica de San Pedro. Esto ha sido comprobado por arqueólogos y fue anunciado en 1950 por Pío XII.

viernes, junio 29, 2012

Recordamos hoy a SS. Pedro y Pablo

¡Hoy es el día de mi santo!

Tan atrás como en el siglo cuarto se celebraba una fiesta en memoria de los Santos Pedro y Pablo en el mismo día, aunque el día no era el mismo en Oriente que en Roma. El Martirologio Sirio de fines del siglo cuarto, que es un extracto de un catálogo Griego de santos del Asia Menor, indica las siguientes fiestas en conexión con la Navidad (25 de diciembre): 26 dic. San Estéban; 27 dic. Santos Santiago y Juan; 28 dic. Santos Pedro y Pablo.

La fiesta principal de los Santos Pedro y Pablo se mantuvo en Roma el 29 de junio tan atrás como en el tercero o cuarto siglo. La lista de fiestas de mártires en el Cronógrafo de Filócalo coloca esta nota en la fecha - "III. Kal. Jul. Petri in Catacumbas et Pauli Ostiense Tusco et Basso Cose." (=el año 258) . El "Martyrologium Hieronyminanum" tiene, en el Berne MS., la siguiente nota para el 29 de junio: "Romae via Aurelia natale sanctorum Apostolorum Petri et Pauli, Petri in Vaticano, Pauli in via Ostiensi, utrumque in catacumbas, passi sub Nerone, Basso et Tusco consulibus" (ed. de Rossi--Duchesne, 84).

La fecha 258 en las notas revela que a parir de ese año se celebraba la memoria de los dos Apóstoles el 29 de junio en la Vía Apia ad Catacumbas (cerca de San Sebastiano fuori le mura), pues en esta fecha los restos de los Apóstoles fueron trasladado allí (ver arriba). Más tarde, quizá al construirse la iglesia sobre las tumbas en el Vaticano y en la Vía Ostiensis, los restos fueron restituidos a su anterior lugar de descanso: los de Pedro a la Basílica Vaticana y los de Pablo la iglesia en la Vía Ostiensis.

En el sitio Ad Catacumbas se construyó, tan atrás como en el siglo cuarto, una iglesia en honor de los dos Apóstoles. Desde el año 258 se guardó su fiesta principal el 29 de junio, fecha en la que desde tiempos antiguos se celebraba el Servicio Divino solemne en las tres iglesias arriba mencionadas (Duchesne, "Origines du culte chretien", 5ta ed., París, 1909, 271 sqq., 283 sqq.; Urbano, "Ein Martyrologium der christl. Gemeinde zu Rom an Anfang des 5. Jahrh.", Leipzig, 1901, 169 sqq.; Kellner, "Heortologie", 3ra ed., Freiburg, 1911, 210 sqq.). La leyenda procuró explicar que los Apóstoles ocupasen temporalmente el sepulcro Ad Catacumbas mediante la suposición que, enseguida de la muerte de ellos los Cristianos del Oriente deseaban robarse sus restos y llevarlos al Este. Toda esta historia es evidentemente producto de la leyenda popular.

Una tercera festividad de los Apóstoles tiene lugar el 1 de agosto: la fiesta de las Cadenas de San Pedro. Esta fiesta era originariamente la de dedicación de la iglesia del Apóstol, erigida en la Colina Esquilina en el siglo cuarto. Un sacerdote titular de la iglesia, Filipo, fue delegado papal al Concilio de Éfeso en el año 431. La iglesia fue reconstruida por Sixto II (432) a costa de la familia imperial Bizantina. La consagración solemne pudo haber sido el 1 de agosto, o este fue el día de la dedicación de la anterior iglesia. Quizá este día fue elegido para sustituir las fiestas paganas que se realizaban el 1 de agosto. En esta iglesia, aún en pié (S. Pietro en Vincoli), probablemente se preservaron desde el siglo cuarto las cadenas de San Pedro que eran muy grandemente veneradas, siendo considerados como reliquias apreciadas los pequeños trozos de su metal.

De tal modo, la iglesia desde muy antiguo recibió el nombre in Vinculis, convirtiéndose la fiesta del 1 de agosto en fiesta de las cadenas de San Pedro (Duchesne, op. cit., 286 sqq.; Kellner, loc. cit., 216 sqq.). El recuerdo de ambos Pedro y Pablo fue más tarde relacionado con dos lugares de la antigua Roma: la Vía Sacra, en las afueras del Foro, adonde se decía que fue arrojado al suelo el mago Simón ante la oración de Pedro y la cárcel Tullianum, o Carcer Mamertinus, adonde se supone que fueron mantenidos los Apóstoles hasta su ejecución.

También en ambos lugares se erigieron santuarios de los Apóstoles y el de la cárcel Mamertina aún permanece en casi su estado original desde la temprana época Romana. Estas conmemoraciones locales de los Apóstoles están basadas en leyendas y no hay celebraciones especiales en las dos iglesias. Sin embargo, no es imposible que Pedro y Pablo hayan sido confinados en la prisión principal de Roma en el fuerte del Capitolio, de la cual queda como un resto la actual Carcer Mamertinus.

- Fuente: ACIPrensa

miércoles, junio 27, 2012

Alerta Cúltica: Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

La Iglesia Mormona

Hermanos, Paz y Bien a Todos.

Los hemos visto corriendo bicicleta, jóvenes con camisas blancas, pantalones y corbatas oscuras, mochilas a la espalda.

Aunque jóvenes, llevan el título de "anciano" ("Elder") desplegado prominentemente en una tablita de identificación adheridos a sus camisas. Son los famosos misioneros de la Iglesia mormona, quienes están obligados a rendir dos años de su vida como misioneros, usualmente cuando llegan a la mayoría de edad. Es un llamado bien serio, pues dicho misionero está llamado a ser "otro Cristo," vocación que nosotros asociamos de modo especial a nuestros sacerdotes.

Pero, ¿qué es esta "Iglesia de los Santos de los Últimos Días," conocida popularmente como la "Iglesia de Mormón? ¿Es una iglesia cristiana? ¿Lo son sus prácticas? ¿Es la verdadera iglesia de Cristo? En este breve ensayo haré una respuesta preliminar y a grandes rasgos a estas preguntas.

ORIGENES

• La Iglesia de los Santos de los Últimos Días (Iglesia de Mormón) con sede en Salt Lake City, en el estado norteamericano de Utah, es la demoninación más grande de un movimiento fundado por José Smith, hijo, a raíz de una serie de "visiones" que dijo experimentar a partir del 6 de abril, 1830 cuando se encontraba en el estado de Nueva York.

• Dicha iglesia se considera a sí misma como la verdadera "restauración" de la Iglesia de Cristo, la cual los "mormones" - sus adherentes - afirman fue necesaria para sanar una "gran apostasía" durante la cual la Iglesia de Cristo dejó de existir como tal.

• La necesidad de esta restauración le fue revelada a Smith for un "ángel" llamado "Moroni", quien fungió como "mensajero" (el significado original del nominativo "ángel" en griego) del "Padre Celestial" y de Jesucristo para esta y otras "revelaciones" supuestamente dirigidas a José Smith.

• La principal revelación transmitida por Moroni a Smith consistió del "Libro de Mormón", inscrito en un libro de placas de oro, al que los mormones llaman "otro testamento de Jesucristo". Este libro imita a la Biblia que conocemos en lenguaje - en su original en inglés plagiado de la biblia protestante tradicional, la Biblia del Rey Jaime ("King James' Bible"), también dividido en varios libros de varios supuestos autores. Los mormones declaran que el Libro de Mormón contiene una historia verídica acerca del arribo de refugiados israelitas a las Américas después de la destrucción del primer templo de Jerusalén por los babilonios. Dichos refugiados restablecieron una civilización de carácter semita - algunos dicen que Mesoamérica, otros en territorio estadounidense propio. De acuerdo al Libro de Mormón, esta civilización israelita fue objeto de una visita evangélica de Jesucristo después de su resurrección. De acuerdo a los mormones<, dicha visita fue presagiada por el mismo Jesucristo cuando en una ocasión le dijo a los apóstoles - a los que conocemos - "También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor." (Juan 10:16, RV) Los mormones ven esta aseveración como una referencia a la visita de Jesucristo a esta supuesta civilización israelita en América. El Libro de Mormón recibe su nombre del último profeta de esta civilización, "Mormón", que como Jeremías en el ViejoTestamento fue testigo de la aniquilación de la civilización israelita. El "ángel" (o "mensajero") Moroni también fue un miembro de esta civilización.

REVELACION

• Los mormones también aceptan otros dos libros con carácter de escritura canónica e inspirada, además de la Biblia - mientras esté traducida "correctamente" - y el Libro de Mormón. Estos son: "La Perla del Gran Precio", un libro que agrupa composiciones atribuidas a Moisés y Abrahán, así como varios escritos de José Smith; y "Doctrinas y Pactos", una colección de revelaciones, declaraciones y enseñanzas de José Smith y varios otros presidentes de la iglesia mormona. Estos escritos constituyen la revelación escrita como los mormones la entienden; todos estos libros son del mismo rango de acuerdo a ellos y son testimonio de su creencia que las revelaciones divinas del mismo rango de la Tradición y las Sagradas Escrituras - como nosotros los católicos las entendemos - continúan desde la presidencia de José Smith al presidente de la iglesia del día de hoy, quien como Smith es "profeta, visionario y revelador".

• Aparte de sus escrituras canónicas y siguiendo su creencia de "revelación continuante", los fieles mormones también creen que todo mormón tiene el potencial de recibir revelaciones de carácter público, las cuales son sujetas a un discernimiento horizontal - por parte de los iguales de quien recibe la revelación - y otro vertical, por parte de las autoridades generales. Al alcance de estas revelaciones parecen limitarse de acuerdo al cargo o posición del creyente mormón dentro de su iglesia, e.j. el fiel común a su comunidad o familia, el presidente de la parroquia a su iglesia, el obispo a su conjunto de parroquias, etc.

ESTRUCTURA JERARQUICA

• Consonante con su creencia de que la Iglesia de Jesucristo fue restaurada en la iglesia mormona en base a nuevas revelaciones dictadas por Moroni a José Smith y luego de manera incógnita a sus sucesores en la presidencia de su iglesia, son las creencias acerca de la "restauración de la jerarquía" apostólica." Esta creencia justifica la estructura jerárquica de la iglesia mormona, la cual es piramidal y en su ápex encontramos a su presidente, quien es sucesor de Smith y de Cristo; un "consejo de tres" que imita al círculo de de los tres discípulos favoritos de Cristo, Pedro, Santiago y Juan y quienes actúan como vicepresidentes de la iglesia; un "consejo de los doce" que imita los doce apóstoles, seguidos por un "obispado" (algo así como un secretario general) y un "quorum de los 70" que actuan como órganos consultativos y de gobierno que en conjunto se les conoce como "las autoridades generales." Las iglesias locales son dirigidas por un presidente y un conjunto de iglesias locales son dirigidas por un obispo.

• También consonante con su creencia en la "restauración de la jerarquía" apostólica", los mormones creen en una "restauración del sacerdocio" en dos órdenes: el de Aarón y el de Melquisedec. Dentro de cada orden se ejercen una variedad de apostolados, ministerios y servicios que concuerdan con los grados de la jerarquía de la secta. De acuerdo a la creencia mormona, José Smith recibió estos sacerdocios de mano de Juan el Bautista.

TEOLOGIA

• Los mormones conciben a Dios de un modo bien distinto al recibido por los cristianos católicos, ortodoxos y la gran mayoría de protestantes. Para los mormones, Dios no es un sólo ser en tres personas distintas, pero tres dioses unidos en una unidad "moral" o de común propósito o voluntades. Son de facto politeístas. A esta tríada los mormones le dan el nombre de "la Deidad."

• En cuanto a la naturaleza de estos dioses, los mormones los describen como "personajes corporales", o sea, materiales, ocupando volumen y espacio, aunque dicen que esa corporalidad es "glorificada" y disimilar a la materia común y corriente. Por razones aun desconocidas, los mormones conciben al "espíritu santo" como un "personaje de espíritu", o sea, inmaterial o con un "cuerpo espiritual".

SOTERIOLOGIA

• No creen en la concepción virginal de Cristo en la Santísima Virge. Más bien hablan de su "concepción milagrosa" la cual consiste en la copulación carnal entre "Dios Padre" y María, de modo que Jesús es también un hijo "biológico" de Dios.

• La idea de una deidad triple constriñe su idea de "gracia" como un don gratuito de Dios y como ayuda para que los actos humanos tengan un valor sobrenatural. Por lo tanto, los mormones conciben la salvación como un producto de la "obediencia a la ley evangélica" sin ayuda sobrenatural de "la Deidad."

• No creen en los siete sacramentos, sino tan sólo en dos "ordenanzas": el bautismo - usando la fórmula tradicional "en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo" pero sin su teología - y la comunión o Cena del Señor, esta última celebrada con agua en vez de vino. Rechazan la Presencia Real y, como consecuencia de la falta de una teología de gracia, también rechazan que sus ordenanzas sean canales de gracia. También poseen otra serie de acciones rituales que funcionan como "ordenanzas" pero que no deseo discutir a fondo por razón de brevedad.

• Sin embargo, insisten que el arrepentimiento y la recepción del bautismo y del "espíritu santo" por parte de "ministros auténticos y autorizados" o sea, los de ellos.

NOVISIMOS y POSTRIMERIAS

• Los mormones conciben la salvación final como una serie de "escalafones" o "cielos" en donde personas con diferentes grados de mérito pasarán la eternidad, mientras que el infierno es reservado para el diablo, sus ángeles, y aquellos que hayan cometido "el pecado imperdonable". El grado de salvación más alto le llaman "exaltación" y consiste de la deificación literal de un hombre o mujer así agraciado, quienes pasarán a gobernar como "la Deidad" de otro mundo, tierra o universo.

Estos son, a grandes rasgos, algunas de las creencias centrales de la "Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días." Próximamente, las refutaré una por una. Gracias a todos por su atención.

martes, junio 26, 2012

Arremeten bolivarianos contra Comisión Interamericana de DD.HH.

Hermanos: Paz y Bien a todos.
Esto, de acuerdo a ACEPrensa vía Noticias Jóvenes:
La 42ª Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), que se desarrolló a principios de junio en Cochabamba (Bolivia), se proponía discutir sobre cómo combatir la malnutrición que padecen 53 millones de personas en toda América, un continente rico en producción de alimentos y en desigualdad. La realidad es que apenas se tocó ese asunto. El debate terminó por encenderse por el lado del papel que desempeña la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). 
El eje bolivariano quiere que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos consulte a los Estados antes de emitir medidas cautelares y revise los criterios con que evalúa a los países.

El eje bolivariano formado por Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua, logró que la Asamblea se planteara la necesidad de reformar la CIDH, que, según estas naciones, no responde a las necesidades de los gobiernos democráticos de América. Premisas que, de concretarse, terminarán por debilitar a la CIDH y a restarle autonomía.

Críticas de los gobiernos más criticados

En una decisión de alguna manera salomónica, pero también reflejo de las diferencias que persisten en el continente, la Asamblea de la OEA aceptó hablar sobre las reformas del sistema interamericano de derechos humanos pero tiró la pelota hacia delante al dejar el documento final para una posterior discusión en una cumbre extraordinaria a celebrarse dentro de seis a nueve meses.

Al bloque bolivariano le rechina, sobremanera, la presencia de Estados Unidos en la CIDH y, de paso, la de Canadá. La cuestión es que, a su modo de ver, no gusta la forma en que la comisión evalúa los derechos humanos, y dentro de los cambios se prevé que se consulte a los Estados antes de emitir medidas cautelares.

Además, pide que se revise los criterios y procedimientos con que la CIDH evalúa a los países que más necesitan mejoras en relación a los derechos humanos. Estas naciones suelen ser, justamente, Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua, y no quieren otra cosa que mayor control e incidencia sobre esta comisión que tanto las ha criticado en los últimos años.

Los bolivarianos también critican la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que, según ellos, funciona bajo la órbita de Estados Unidos...
Por favor, sigan leyendo aquí.

Comentario. ¿Saben por qué este "eje bolivariano" (reminiscente de la nomenclatura "eje Roma, Tokío y Berlín) quieren expulsar a los EE.UU. y a Canadá? Para que los líderes de esos países puedan oprimir a sus pueblos y aplastar a sus disidencias sin que nadie les diga que están haciendo algo malo, monstruoso y en violación a los DD.HH. de sus ciudadanos.

Que nadie se engañe: a estos caudillos les importa un comino los DD.HH. en sus países.

Comentarios ahora manejados vía DISQUS

Hermanos: Paz y Bien a todos.

He implementado un nuevo sistema de manejo de comentarios gracias a los servicios de DISQUS (http://www.disqus.com). Yo creo que les gustará el nuevo sistema ya que este le otorga al usuario más alternativas para interactuar con otros comentaristas y si se registran con DISQUS, podrán rastrear todos los mensajes que el comentarista publique en otros sitios-web que utilicen DISQUS.
DISQUS también le concede a los usuarios registrados con un sitio-web público que despliega todos los comentarios, no importa en que sitio lo hayan dejado. Pueden ver mi sitio-web en DISQUS aquí: http://www.disqus.com/vivificat.

Ya he transferido todos los viejos mensajes de blogger a DISQUS y están ya disponibles para continuar conversaciones conmigo o con otros usuarios. Les invito como siempre, a que opinen y comenten en el blog, pero sin SPAM, obscenidades, o blasfemias - injurias hacia Dios o sus santos. Lo demás es rienda suelta.

Queden todos con Dios.

sábado, junio 23, 2012

Pensando en Puerto Rico, Alexandr Solzhenitsyn y mis campos de acción moral

Hermanos: Paz y Bien a todos.

Escribo estas letras mientras viajo en avión desde Ciudad de México en donde me encontraba en un viaje de trabajo, a mi nueva residencia en el área metropolitana de Washington, DC. Escucho a la vez mi disco de los grandes éxitos de nuestro Tony Croatto (QEPD) - precisamente la canción titulada "Yo habito una tierra luz" ahora mismo.

Puerto Rico desde el espacio
Mis viajes a Latinoamérica siempre me dejan sediento por visitar a mi Islita: "Esta es la tierra que habito, pertenezco a este lugar, yo soy tuyo Puerto Rico pa' lo que quieras mandar" canta ahora Tony. Mi lealtad política a los EE. UU. en nada han disminuido mi amor por Puerto Rico. Lo primero es un acto intelectual mientras que lo segundo es emocional, telúrico, inefable. Cuando piso suelo borincano siento que me salen raíces, que mi ser y el suelo se comunican, que transmito la luz de nuestro sol - un sol tan distinto del de otros países - a la tierra misma y en ese momento único, místico, mi tierra, mi sol, y yo somos una sola cosa. Al ver México, ¡cuánto añoré ese éxtasis espiritual, ese nexo de unidad divina, que solamente mi tierra borincana me puede conceder!

¿Te sorprenden mis palabras? ¡Pues que no te sorprendan! Porque el puertorriqueño, no importa su alineación política o su lugar de residencia, siempre se siente así respecto a nuestra Isla. "Boricuas hasta en la luna" dice el refrán popular en Puerto Rico. Y eso es así.

Ahora querido lector, permíteme un breve desvío literario.

Alexandr Solzhenitsyn
Recién acabo de terminar de leer una biografía del escritor, ensayista, historiador y filósofo ruso Alexandr Solzhenitsyn. Él fue un sobreviviente de los campos de prisión engendrados por José Stalin, y de la persecución política del estado soviético, una vez su oligarquía cayó en la cuenta de que las ideas del afamado escritor socavaban el las bases mismas del estado soviético. La prisión y subsecuente persecución provocaron en Solzhenitsyn una conversión, de marxista-leninista convencido a cristiano ortodoxo, enraizado en la iglesia rusa, pero ferviente admirador de Juan Pablo Magno, de Soloviev (pensador ruso y converso al catolicismo), y de los protestantes y judíos rusos a quienes Solzhenitsyn reconoció como compañeros del martirio desatado por el ateísmo militante, la mentira y la crasa injusticia inherentes en el régimen soviético. Solzhenitsyn acabó siendo un profeta tanto para los suyos como para el mundo y sus ideas continúan influyendo el pensamiento de sus compatriotas y de todos aquellos que amamos a Dios y a las libertades personales y de conciencia.

Ahora empato el desvío y voy al punto.

Pues Solzhenitsyn pensaba que toda nacionalidad, no importa que tan pequeña y poco conocida y sin influencia en la arena de las grandes potencias, representa un propósito especial en el plan de Dios. La particularidad de los pueblos manifiesta la voluntad de Dios de que cada cual le encuentre, celebre y manifieste de una manera especial e irrepetible. Estas manifestaciones nacionales merecen ser conservadas y protegidas ante un impulso globalista que busca uniformizar a todo y todos, imponiéndonos un consumismo desmedido, una pseudocultura vulgar y chabacana, y una filosofía utilitaria, hedonista, y antiecológica que destruye a su paso toda diferencia natural y auténtica. Y eso también es así.

Como todas mis lecturas buenas me influyen grandemente, predigo que estas nuevas intuiciones me influirán intelectual y espiritualmente en el futuro y con ello, mis deberes y mis campos de acción moral.

¿Y cuáles son esos campos de acción? Mi hogar, que es ese lugar en donde mi esposa me espera; mi Iglesia que es mi madre; los Estados Unidos que es el país de mi lealtad y del cual soy ciudadano; mi Puerto Rico, mi nación chiquita, mi cuna natal; y todos aquellos lugares y países como ese México lindo de donde regreso, en esos otros lugares en donde estoy llamado a ser prójimo para todo aquel que me necesite.

En esta temporada de grandes cambios y agitación personal, doy gracias a Dios por donde me ha puesto para hacer una diferencia; por el amor de mi esposa, de mis hijos y de mis nietos; y por haberme hecho católico, puertorriqueño, americano y ser humano. Pues estos son los círculos en donde Él me colocó para aprender a amar y así poderme llamar hijo de Dios.

Gracias Padre, Hijo y + Espíritu Santo por todos estos dones inmerecidos. ¡Guía mis pasos en esta nueva etapa de mi vida! Y que el mismo Dios trino nos bendiga a todos, quienes quiera que seamos y en donde estemos, ahora y siempre. Amén.


- Posted using BlogPress from my iPad

jueves, junio 21, 2012

Aviso al Presidente Obama

Hermanos, paz y bien a todos.

Quiero informarle al Presidente de los EEUU, Barack Obama, que me uno y apoyo al llamado de los obispos católicos de dicho país a observar una "temporada de la libertad" en defensa de nuestro derecho más preciado, el derecho a la libertad religioso.

Quiero avisarle al Presidente Obama que ni su administración ni gobierno alguno poseen el poder de dictarme el contenido de mi conciencia ni de limitar mi campo de acción moral según Dios me ha dado las luces de conocerlo, y que estoy preparado para la desobediencia civil de esta ser necesaria para defender mis derechos inalienables.

Llamo al Presidente Obama al arrepentimiento y a cesar el atropello de nuestros derechos fundamentales.


- Posted using BlogPress from my iPad

domingo, junio 17, 2012

Dios bendiga a México y, ¡Que viva Cristo Rey!

Hermanos: Paz y Bien a todos. Hoy pienso en la República Mexicana y su linda gente. Es un pueblo hermoso y privilegiado por Dios por ser el lugar escogido para la primera visita de la Reina del Cielo en este continente. El pueblo mexicano pasa por una gran tribulación en estos días debido a la violencia causada por el trasiego de drogas hacia los EE. UU. Si bien es cierto que este trasiego se nutre de esa demanda, también es cierto que los varones de la droga se enriquecen a costa de la miseria ajena, y que no lo piensan dos veces si tienen que matar, herir, destruir y aterrorizar a aquellos que osen decirles que "No". Los varones de la droga son los tiranos y explotadores de turno en nuestras tierras. Se enriquecen al destruir la libertad de los adictos de vivir libres de sustancias químicas. Mientras tanto, los ideólogos de nuestras vanguardias siguen diagnosticando problemas ficticios y elucubrando soluciones vacías cuando el problema es uno de moral social e individual. Hermanos, tenemos que vivir el Evangelio y adoptar una postura profética en nuestras tierras. Tenemos que llamarle bueno a lo bueno y malo a lo malo, sin confundir lo uno con lo otro. Los varones de la droga no son diferentes a otros villanos explotadores y corruptos: el Evangelio es también para ellos ya que su salvación eterna está en ciernes. Pero antes que nada tenemos que tomar conciencia de nuestra identidad cristiana católica. Somos hijos del Rey y súbditos de un Reino que no es de este mundo. Tenemos una dignidad humana y otra de bautizados. Tenemos el derecho inalienable de vivir en este mundo libre de hambre, de ansiedad y de terror. Hagámos valer estas libertades y ¡Que viva Cristo Rey!

sábado, junio 16, 2012

Luz del Mundo

Padre Nicolás Schwizer

“Vosotros sois la sal de la tierra”. “Vosotros sois la luz del mundo”. El Señor dirige estas palabras a todos los cristianos, a cada uno de nosotros.

Somos llamados a ser testigos de nuestro cristianismo en este mundo, ante todos los hombres. Y este testimonio debe realizarse no tanto en muchas palabras, sino sobre todo en nuestras acciones y obras. Porque el mundo moderno quiere que las palabras se traduzcan en hechos; los principios, en efectos; la fe y la caridad, en obras.

El mundo actual no se convertirá nunca a Dios, si no encuentra en nosotros, en nuestras vidas cristianas, un signo y testimonio de la presencia de Dios. Sabemos que después de su ascensión, Cristo no tiene ya más que una aparición posible, la nuestra. El único rostro que Él puede mostrar a nuestros contemporáneos, para llamarlos y convertirlos, es el nuestro, el de nuestras familias, el de nuestras comunidades y grupos.

Entonces, ¿cómo podemos ser luz del mundo? ¿Cómo podemos dar testimonio de Cristo en medio de los hombres?

El signo característico del cristiano auténtico es el amor, el amor a Dios y el amor a los hermanos. Seremos sal de la tierra, luz del mundo en la medida en que seamos testigos fieles del amor sin límites de Jesucristo, en nuestra propia vida.

Es la única prueba convincente de que Él sigue vivo: que nuestra comunidad cristiana, nuestras familias, cada uno de nosotros vivamos con tanto amor y entrega servicial, que los demás sientan ganas de unirse a nosotros. Que ellos sólo puedan explicarse nuestra entrega cristiana, admitiendo que Cristo se ha hecho vivo de nuevo en nosotros.

Y sabemos: El amor al prójimo es amor a Dios. Porque a partir de la encarnación de Cristo, el segundo mandamiento es semejante, es igual al primero. ¡No separemos pues el amor a Dios del amor a los hermanos!

San Juan Crisóstomo nos explica: “Quien acepta uno de los dos preceptos, observa también el otro. Ni un alma sin cuerpo, ni un cuerpo sin alma pueden constituir un hombre. Así, pues, no se puede hablar de amor a Dios, si no se tiene como compañero el amor al prójimo”.

Cuando, por eso, amamos a nuestros hermanos, estamos amando a Dios de un modo auténtico y directo. Y, además, la prueba de que amamos a Dios es que nos amamos los unos a los otros. Cristo ha revelado que tenemos las mismas relaciones con Dios que con cualquiera de nuestros hermanos. Estamos tan cerca de Dios, como de cualquiera de nuestros prójimos.

San Juan nos explica en su 1ª carta: “El que dice que ama a un Dios, a quien no ve, sin amar a su hermano, a quien ve, es un mentiroso”. El amor a Dios se presta a muchas ilusiones, a mucha imaginación. Pero el amor a nuestros hermanos es extraordinariamente realista.

Podemos saber en cualquier momento en que punto nos encontramos. Así nuestro amor a los demás es nuestra manera concreta de entrar en el amor a Dios. El prójimo es Cristo al alcance de nuestro amor. No amamos verdaderamente a Cristo, si no lo amamos en el hermano.

Ese amor fraternal es el gran signo del cristiano, el único testimonio que aceptan los demás, la única invitación convincente para los de afuera.

Queridos hermanos, tratemos de ahondar en nosotros ese amor a Dios en los hermanos, y nos haga descubrir y superar todos los obstáculos para que sea más pleno. Así nuestra vida será cada vez más sal de la tierra y luz del mundo.

Preguntas para la reflexión

1. ¿Cómo es nuestra comunidad familiar?
2. ¿La cordialidad caracteriza a nuestras relaciones?
3. ¿Soy una luz de Cristo… encendida?

martes, junio 12, 2012

Eucaristía, sacramento de la unidad

Padre Nicolás Schwizer
Desde siempre le ha sido evidente al hombre que el signo más espontáneo y simple de unión y amistad, es el comer juntos, y compartir el pan. También en tiempo de Jesús, practicaban esta costumbre.
Y entre las muchas cenas de familia que un hogar judío podía celebrar, había una especialísima: la cena pascual. Era un agradecimiento a Dios por el milagro de la liberación de Egipto. En ella la familia judía expresaba su unidad no sólo entre sí, sino también con su Dios. Fue celebrando esta cena que Jesús consagró el pan y el vino, instituyendo la Eucaristía.

La Eucaristía es la cumbre de la vida de la Iglesia y la corona de sus sacramentos. Es la gran Cena de agradecimiento de la familia cristiana, en que celebramos todos los dones recibidos del amor del Padre. Agradecemos, en primer lugar, por Cristo, por el milagro de su muerte y resurrección, que nos liberó del pecado y de la muerte. Agradecemos que Cristo nos hiciera hijos y hermanos.

En la Eucaristía expresamos también nuestra unión familiar, comiendo el Pan y el Vino que son el Cuerpo y la Sangre del Señor. Con este gesto, la Iglesia manifiesta lo más profundo de sí misma: la íntima comunión de amor de los hombres, entre sí y con Dios, lograda en Cristo.

Así la Eucaristía constituye un verdadero anticipo en esta tierra, de lo que será la vida de la Familia de Dios, una vez consumada en el Reino de los Cielos. Por eso la Eucaristía es la corona de todos los sacramentos.

Ella es, el sacramento de la unidad de la iglesia: porque la expresa y la acrecienta. Quienes no estén viviendo esa unidad, no pueden acercarse a la mesa del Señor. Porque su gesto de compartir con Él y con los demás un mismo Pan, sería una mentira.

Por eso San Pablo pide que cada uno se revise antes de comer del Pan y beber del Vino. Y el Señor nos dice que si alguien recuerda haber ofendido a un hermano, vaya primero a reconciliarse con él, y vuelva después al altar.

Porque la comunión no puede ser una comedia de hermandad, que celebramos el domingo, mientras durante la semana nos apuñalamos unos a otros con nuestro odio, nuestros rencores, nuestras injusticias.

Debe haber una continuidad entre vida diaria y Eucaristía. Al comulgar debemos expresar esa unidad que ya estamos viviendo, de algún modo en nuestro hogar, en nuestra vecindad. O por lo menos, debemos manifestar el sincero esfuerzo en que estamos empeñados, por construir un mundo donde haya más amor y unidad.

Dios sabe que somos pecadores. Que estamos todos en camino, como el antiguo Israel. Desde este punto de vista, la Eucaristía es el banquete con que el Padre acoge y celebra a sus hijos pródigos. Banquete de perdón y reconciliación para los que humildemente confiesan sus traiciones, y retornan a pedir el Pan que puede ayudarlos, a ser más hijos y más hermanos.

Nadie como María puede enseñamos mejor como acercarnos a la Eucaristía. Este fue su gran sacramento, el único que Ella recibió del mismo modo que nosotros. Cada vez que recibía de manos de San Juan, ese Pan que era el Cuerpo de su Hijo, María tiene que haberse emocionado profundamente. Porque reconocía el mismo Pan que Ella, durante nueve meses, había preparado con amor en su seno. Porque sabía que era harina de su propio trigal.

La Virgen había hecho su “Primera comunión” el día de la Anunciación. Una “Primera comunión” única, que se prolongó durante los nueve meses que Jesús habitó en su cuerpo. Después, cada vez que María comulgaba, revivía esos meses de profunda unión Espiritual y física con el Hijo que esperaba.

Pidámosle por eso, a la Sma. Virgen que nos enseñe el modo de acercamos a la Eucaristía. Que nos ayude a revivir en nosotros su actitud de la Anunciación. Es decir, con un corazón pobre y puro, disponible, capaz de creer y de decir que sí, porque todo lo demás corre por cuenta del Señor, para quien nada es imposible.

Preguntas para la reflexión

1. ¿Me siento unido a mi comunidad?

2. ¿Comulgo estando enemistado con otros?

3. ¿Relaciono a María con la Eucaristía?

lunes, junio 11, 2012

Santa Sede amonesta a monja disidente y corrige su obra

Fuente: Catholic.Net

Introducción
Sor Margaret A. Farley, R.S.M
La Congregación para la Doctrina de la Fe, después de haber concluido un primer examen del libro Just Love. A Framework for Christian Sexual Ethics (New York: Continuum, 2006), de Sor Margaret A. Farley, R.S.M., con carta del 29 de marzo de 2010 se dirigió a la Autora a través de Sor Mary Waskowiak, entonces Presidenta de las Hermanas de la Misericordia de las Américas, para transmitirle una evaluación preliminar de su libro e indicarle sus problemas doctrinales. La respuesta de Sor Farley, del 28 de octubre de 2010, no clarificó de manera satisfactoria tales problemas. En consideración del hecho de que se trataba de errores doctrinales cuya publicación había sido causa de confusión entre los fieles, la Congregación decidió emprender un "Examen con procedimiento urgente" según el Reglamento para el Examen de las Doctrinas (cf. cap. IV, art. 23-27).

Después de la evaluación realizada por una Comisión de expertos (cf. art. 24), la Sesión Ordinaria de la Congregación, reunida el 8 de junio de 2011, confirmó que el libro en cuestión contenía proposiciones erróneas cuya divulgación podía causar grave daño a los fieles. Por tanto, con carta del 5 de julio de 2011, se transmitió a Sor Waskowiak el elenco de las proposiciones erróneas, pidiéndole que invitara a Sor Farley a corregir las tesis inaceptables presentes en su libro (cf. art. 25-26).

El 3 de octubre de 2011, Sor Patricia McDermott, sucesora de Sor Mary Waskowiak, de acuerdo con el Artículo 27 del citado Reglamento, envió a la Congregación la respuesta de Sor Farley acompañada de su propia opinión y a la de Sor Waskowiak. Esta respuesta, después de haber sido examinada por una Comisión de expertos, el 14 de diciembre de 2011 fue sometida a la atención de la Sesión Ordinaria. En esta ocasión, los miembros de la Congregación, considerando que la respuesta de Sor Farley no clarificaba adecuadamente los problemas contenidos en su libro, decidieron proceder con la publicación de la presente Notificación.

I. Problemas generales

La Autora no entiende correctamente el papel del Magisterio de la Iglesia, que es expresión de la autoridad de los Obispos para enseñar en comunión con el Sucesor de Pedro, que guía a la Iglesia a una comprensión siempre más profunda de la Palabra de Dios, que se encuentra en la Sagrada Escritura y que es transmitida fielmente por la Tradición viva de la Iglesia. Sor Farley trata argumentos de carácter moral ignorando la enseñanza constante del Magisterio y cuando ocasionalmente lo menciona, lo trata como a una opinión más. Tal actitud no se puede justificar, aun dentro de la perspectiva ecuménica que ella quiere promover. Sor Farley revela también una comprensión defectuosa del carácter objetivo de la ley moral natural, prefiriendo argumentar en base a conclusiones sacadas de ciertas corrientes filosóficas o de su propia comprensión de la "experiencia contemporánea". Tal enfoque no está de acuerdo con la auténtica teología católica.

 2. Problemas específicos

Entre los numerosos errores y ambigüedades del libro se encuentran sus opiniones acerca de la masturbación, los actos homosexuales, las uniones homosexuales, la indisolubilidad del matrimonio y el problema del divorcio seguido de nuevas nupcias.

Masturbación

Escribe Sor Farley: «La masturbación [...] generalmente no implica ningún problema de carácter moral. [...] Por cierto, muchas mujeres [...] han experimentado un gran bien en el placer auto procurado -quizá en modo especial en el descubrimiento de sus propias posibilidades para el placer-, algo que muchas no habían experimentado y ni siquiera conocido en sus relaciones sexuales ordinarias con maridos o amantes. En este sentido, se podría afirmar que la masturbación favorece las relaciones más que estorbarlas. Mi observación conclusiva es que los criterios de la justicia, como los he estado presentando, parecieran aplicables a la decisión de probar placer sexual auto-erótico solo en la medida en que esta actividad ayude o dañe, mantenga o limite el bienestar y la libertad de espíritu. Y esta es una cuestión de carácter empírico, no moral» (pág. 236).

Tales afirmaciones no están en conformidad con la doctrina de la Iglesia Católica: «Tanto el Magisterio de la Iglesia, de acuerdo con una tradición constante, como el sentido moral de los fieles, han afirmado sin ninguna duda que la masturbación es un acto intrínseca y gravemente desordenado. El uso deliberado de la facultad sexual fuera de las relaciones conyugales normales contradice a su finalidad, sea cual fuere el motivo que lo determine. Así, el goce sexual es buscado aquí al margen de la relación sexual requerida por el orden moral; aquella relación que realiza el sentido íntegro de la mutua entrega y de la procreación humana en el contexto de un amor verdadero. Para emitir un juicio justo acerca de la responsabilidad moral de los sujetos y para orientar la acción pastoral, ha de tenerse en cuenta la inmadurez afectiva, la fuerza de los hábitos contraídos, el estado de angustia u otros factores psíquicos o sociales que pueden atenuar o tal vez reducir al mínimo la culpabilidad moral».

Actos homosexuales
Escribe Sor Farley: «Desde mi punto de vista [...], las relaciones y los actos homosexuales pueden ser justificados de acuerdo a la misma ética sexual de las relaciones y los actos heterosexuales. Por lo tanto, las personas con inclinaciones homosexuales, así como sus respectivos actos, pueden y deben ser respetados, sea que ellas tengan o no la alternativa de ser de otra manera» (pág. 295).

Dicha posición no es aceptable. La Iglesia Católica, en efecto, distingue entre personas con tendencias homosexuales y actos homosexuales. En cuanto a las personas con tendencias homosexuales, el Catecismo de la Iglesia Católica enseña que deben ser acogidas«con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta». En cuanto a los actos homosexuales, en cambio, el Catecismo afirma: «Apoyándose en la Sagrada Escritura que los presenta como depravaciones graves, la Tradición ha declarado siempre que los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados. Son contrarios a la ley natural. Cierran el acto sexual al don de la vida. No proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual. No pueden recibir aprobación en ningún caso».

Uniones homosexuales
Escribe Sor Farley: «Las legislaciones contra la discriminación de los homosexuales así como de las parejas de hecho, las uniones civiles y los matrimonios gay, pueden desarrollar un papel importante en la transformación del odio, de la marginación y de la estigmatización de gays y lesbianas, que todavía está siendo reforzada por enseñanzas sobre sexo "contra natura", deseo desordenado o amor peligroso. [...] Una de las cuestiones actualmente más urgentes ante la opinión pública de los Estados Unidos es el matrimonio entre personas del mismo sexo, es decir, la concesión de un reconocimiento social y una validez jurídica a las uniones homosexuales, masculinas o femeninas, comparables a las uniones entre heterosexuales» (pág. 293).

Tal posición es contraria a la enseñanza del Magisterio: «La Iglesia enseña que el respeto hacia las personas homosexuales no puede en modo alguno llevar a la aprobación del comportamiento homosexual ni a la legalización de las uniones homosexuales. El bien común exige que las leyes reconozcan, favorezcan y protejan la unión matrimonial como base de la familia, célula primaria de la sociedad. Reconocer legalmente las uniones homosexuales o equipararlas al matrimonio, significaría no solamente aprobar un comportamiento desviado y convertirlo en un modelo para la sociedad actual, sino también ofuscar valores fundamentales que pertenecen al patrimonio común de la humanidad. La Iglesia no puede dejar de defender tales valores, para el bien de los hombres y de toda la sociedad». «Para sostener la legalización de las uniones homosexuales no puede invocarse el principio del respeto y la no discriminación de las personas. Distinguir entre personas o negarle a alguien un reconocimiento legal o un servicio social es efectivamente inaceptable sólo si se opone a la justicia. No atribuir el estatus social y jurídico de matrimonio a formas de vida que no son ni pueden ser matrimoniales no se opone a la justicia, sino que, por el contrario, es requerido por ésta».

Indisolubilidad del matrimonio
Escribe Sor Farley: «Mi posición personal es que el compromiso matrimonial está sujeto a disolución por las mismas razones fundamentales por las que cualquier compromiso permanente, extremamente serio y casi incondicionado, puede dejar de ser vinculante. Esto implica que pueden darse situaciones en las que hayan cambiado muchas cosas: una o ambas partes hayan cambiado, la relación haya cambiado, la razón original del compromiso recíproco parezca completamente extinguida. Es evidente que el sentido de un compromiso permanente es unir a los que lo asumen no obstante los cambios que sobrevengan. Pero ¿puede ese compromiso resistir siempre? ¿Puede mantenerse absolutamente, de cara a cambios radicales e inesperados? Mi respuesta es que a veces no puede. A veces la obligación debe ser disuelta y el compromiso puede ser legítimamente cambiado» (págs. 304-305).

Dicha opinión está en contradicción con la doctrina católica sobre la indisolubilidad del matrimonio: «El amor conyugal exige de los esposos, por su misma naturaleza, una fidelidad inviolable. Esto es consecuencia del don de sí mismos que se hacen mutuamente los esposos. El auténtico amor tiende por sí mismo a ser algo definitivo, no algo pasajero. Esta íntima unión, en cuanto donación mutua de dos personas, así como el bien de los hijos exigen la fidelidad de los cónyuges y urgen su indisoluble unidad. Su motivo más profundo consiste en la fidelidad de Dios a su alianza, de Cristo a su Iglesia. Por el sacramento del matrimonio los esposos son capacitados para representar y testimoniar esta fidelidad. Por el sacramento, la indisolubilidad del matrimonio adquiere un sentido nuevo y más profundo. El Señor Jesús insiste en la intención original del Creador que quería un matrimonio indisoluble, y deroga la tolerancia que se había introducido en la ley antigua. Entre bautizados, el matrimonio rato y consumado no puede ser disuelto por ningún poder humano ni por ninguna causa fuera de la muerte».

Divorcio y nuevas nupcias
Escribe Sor Farley: «Si del matrimonio nacieron hijos, los ex esposos quedarán por años o por toda la vida unidos en relación al proyecto común de ser padres. De todos modos, las vidas de dos personas que estuvieron unidas en matrimonio quedan para siempre marcadas por la experiencia de ese matrimonio. Aunque la profundidad de lo que quede admita grados, algo queda. ¿Pero lo que queda, desaprueba un segundo matrimonio? Yo opino que no. Cualquiera sea la obligación que quede de un vínculo no exige incluir la prohibición de un nuevo matrimonio, del mismo modo que el vínculo entre dos esposos no incluye la prohibición de nuevas nupcias, en caso de que uno de los dos muera» (pág. 310).

Dicha opinión contradice la doctrina católica que excluye la posibilidad de segundas nupcias después del divorcio: «Hoy son numerosos en muchos países los católicos que recurren al divorcio según las leyes civiles y que contraen también civilmente una nueva unión. La Iglesia mantiene, por fidelidad a la palabra de Jesucristo ("Quien repudie a su mujer y se case con otra, comete adulterio contra aquélla; y si ella repudia a su marido y se casa con otro, comete adulterio": Mc 10,11-12), que no puede reconocer como válida esta nueva unión, si era válido el primer matrimonio. Si los divorciados se vuelven a casar civilmente, se ponen en una situación que contradice objetivamente la ley de Dios. Por lo cual no pueden acceder a la comunión eucarística mientras persista esta situación, y por la misma razón no pueden ejercer ciertas responsabilidades eclesiales. La reconciliación mediante el sacramento de la penitencia no puede ser concedida más que aquellos que se arrepientan de haber violado el signo de la Alianza y de la fidelidad a Cristo y que se comprometan a vivir en total continencia».

 Conclusión

Con esta Notificación, la Congregación para la Doctrina de la Fe lamenta profundamente que un miembro de un Instituto de Vida Consagrada, Sor Margaret A. Farley, R.S.M., haga afirmaciones que están en contraste directo con la doctrina católica en el ámbito de la moral sexual. La Congregación advierte a los fieles que el libro Just Love. A Framework for Christian Sexual Ethics no está en conformidad con la doctrina de la Iglesia Católica. Por lo tanto, no puede ser usado como si fuese una válida expresión de las enseñanzas de la Iglesia para las sesiones de orientación o formación, ni tampoco para el diálogo ecuménico o interreligioso. La Congregación desea, además, alentar a los teólogos para que cumplan con sus tareas de estudio y enseñanza de la teología moral en plena conformidad con los principios de la doctrina católica.

El Sumo Pontífice Benedicto XVI, durante la audiencia concedida al Cardenal Prefecto el 16 de marzo de 2012, ha aprobado la presente Notificación, acordada en la reunión de la Sesión Ordinaria de esta Congregación el 14 de marzo de 2012, y ha ordenado su publicación.

Roma, en la sede la Congregación para la Doctrina de la Fe, 30 de marzo de 2012.
William Cardenal LEVADA
Prefecto

jueves, junio 07, 2012

Bloguipausa en efecto

Hermanos, Paz y Bien a todos.

En estos momentos mi familia y yo pasamos una transición bien fuerte, ya que he comenzado un nuevo trabajo que a su vez necesita de una mudanza. No puedo pasquinar por el momento, así que les invito a explorar el contenido disponible en línea. ¡Gracias!

domingo, junio 03, 2012

Comentarios ahora restringidos a usuarios registrados

Hermanos: Paz y bien a todos.

Debido a un incremento de SPAM - comentarios de índole propagandístico y comercial - en la caja de comentarios, de ahora en adelante el acceso a esta queda registringido a aquellos usuarios registrados en OpenID ó en Blogger. Lamento haber tenido que recurrir a esta medida, pero los basureros forzaron mi mano.

Les ruego que no deje que este requisito les detenga a compartir sus comentarios y opiniones. Mi regla es bien sencilla: comentarios que contengan blasfemias (injurias verbales dirigidas a Dios o a sus santos), palabras soeces, o SPAM serán eliminados. Si tienen alguna duda o pregunta, déjemenlo saber y yo les contesto.

Los usuarios en Facebook, Google + y Twitter no serán afectados por este cambio.
Gracias a todos:
-Theo