lunes, abril 30, 2012

Rabino judío condena intolerancia atea

Hermanos, Paz y Bien a todos. Esto, de acuerdo a ACIPrensa:
Rabino ortodoxo judío Moshe Averick
Washington, 26 Abr. 12 / 06:19 am (ACI/EWTN Noticias).- El rabino ortodoxo judío Moshe Averick criticó duramente la intolerancia del evolucionismo ateo y de uno de sus principales promotores en Estados Unidos, el Dr. Jerry Coyne, en un artículo titulado "Darwin es Dios y yo, Dr. Jerry Coyne, soy Su Profeta".

Averick denunció, en su columna del diario judío Algemeiner Journal, que Coyne, biólogo evolucionista de la Universidad de Chicago (Estados Unidos), "ha declarado su propia forma de jihad contra los creyentes que se rehúsen a mostrar la adecuada lealtad a su visión de la realidad atea/científica y por supuesto darwiniana".

"Coyne ve su rol como ser mucho más grande que sólo un profesor que enseña una disciplina científica; él se ha puesto el manto de ‘Ateologista’ y está llevando la buena nueva a todo lugar donde pueda".
Según indica el rabino, el científico estadounidense ha pedido que se le cierren las puertas de la enseñanza universitaria en cursos de ciencia a quienes cuestionen siquiera "la validez de la teoría evolucionista".

Coyne ha señalado que pensar en una evolución en la que haya participado Dios (teoría del Diseño Inteligente) "no es científico, ya que los biólogos ven a los humanos, como cualquier otra especie, evolución por procesos naturales".

Para Moshe Averick, los científicos materialistas como Coyne, "en su celo ateo intentan silenciar la libre expresión y el abierto intercambio de ideas".

Tras citar un fragmento de la Constitución de Estados Unidos, Averick señaló que "los seres humanos están dotados de derechos inalienables por su Creador infinito, mientras que la evolución darwiniana no dota a nadie y nada con ningún derecho inherente en lo absoluto".

"Estados Unidos está construido sobre la noción de que somos responsables de nuestros actos ante el Supremo Juez. La evolución darwiniana está construida sobre el principio de que el ser humano es a un tiburón lo que el tiburón es a una cucaracha, no hay responsabilidad a un poder superior que dirija la evolución".
Comentario. Demás está decir que tiene razón el buen rabino y que sus palabras son acertadas. El fenómeno que él condena está bien difundido alrededor del mundo, ya que la nueva ortodoxia es al ateísmo y sus evangelistas más recalcitrantes han demostrado estar listos para hundir la reputación de sus oponentes mediante el oprobio, el epíteto y el ridículo.

De hecho, recientemente la revista Atlantic Monthly publicó una entrevista al físico teórico Lawrence Krauss, en la cual este defiende su libro A Universe From Nothing: Why There Is Something Rather Than Nothing ("Un Universo de la Nada: Por Qué Hay Ago En Vez de Nada") desde el cual Krauss defiende su tésis de que los conceptos de origen y procedencia, causa y efecto, y contigencia son meras palabras sin equivalencia en el mundo físico y por lo tanto, carentes de significados e irrelevantes. Entre insultos, mofas y muecas hacia filósofos y teólogos, el docto Dr. Krauss impone una reducción unilateral y radical de estos conceptos lo cual le facilita imponer su criterio, en una intentona de establecerlos como indebatibles.

Cabe decir que la despotrificación de Krauss responde a una crítica mordaz de su obra, escrita por un filósofo de la física de la Universidad de Columbia - en la ciudad de Nueva York - de nombre David Albert, publicada el pasado enero en el rotativo neoyorquino, The New York Times. Krauss pensaba en su hubris que su obra no podía ser falsificada y se sintió humillado cuando lo fue y de manera elemental.

El caso de Krauss también ilustra la atmósfera tóxica en la vida académica norteamericana la cual se extiende también a Puerto Rico. Hay una nueva ortodoxia reinante, y su inquisición vive día a día buscando a quién quemar.

domingo, abril 29, 2012

Vivir según Cristo, el Señor

Autor: P. José P. Benabarre Vigo | Fuente: El Visitante

Hay frases lapidarias que valen tanto como un artículo y aun como un libro. Así clasifico la que encabeza este artículo. Es de San Pablo, que la completa con estas otras: “Vivid tal como lo habéis recibido; esforzados y edificados en la fe; apoyados en la fe, tal como se os enseñó, rebosando de acción de gracias” (Colosenses 2, 6-7).

Consagrados a Dios

Por el sacramento del Bautismo, la persona bautizada es “consagrada” a Dios. Consagración significa aquí dedicar u ofrecer una persona a Dios; ponerla incondicionalmente a su servicio y voluntad.

Personalmente, Dios no necesita de nuestros pobres servicios ni tampoco, en mi humilde opinión, podemos añadir algo a su gloria, bienestar o majestad. Pero sí conocemos cuál es el deseo divino respecto de nosotros: “Esta es la voluntad de Dios: vuestra santificación” (1 Tesalonicenses 4, 3).

Inconmovibles enseñanzas

Consideramos santos a los que viven según la voluntad de Cristo, el Señor, en un doble sentido: creyendo en Él y en su Iglesia totalmente y cumpliendo lo que se nos enseñó. San Pablo repite dos veces el primer requisito en el tan breve texto citado. ¡Si sería importante para él! Y aún es mucho más explícito el santo en la Carta a los Gálatas (1, 8-9): “Si alguno os anuncia un evangelio distinto del que habéis recibido, ¡SEA ANATEMA!” ¡Y también lo repite! Solamente los que estén profundamente enraizados en la fe apostólica y edifiquen sobre la misma, cumplen la voluntad de Dios y llegarán a la santidad. Tal fe significa plena confianza en Dios y es la que le agrada. ¿Cuándo se darán cuenta nuestros hermanos no católicos de esa verdad?

Apoyados en la fe

Dada la fragilidad humana en todos los sentidos: físico, espiritual y mental, el hombre/mujer de bien necesita seguros y fuertes asideros, el mayor de los cuales es la fe, por la simple razón de que no se apoya en palabra de hombre, sino en la de Dios. Nos lo enseña también nuestro amigo San Pablo cuando nos dice: “Acogisteis nuestra predicación no como palabra de hombre, sino cual es en verdad, como palabra de Dios” (1 Tesalonicenses 2, 13). Y la Iglesia no se equivoca en las cosas de fe y buenas costumbres, pues el Espíritu Santo está constantemente auxiliándola para conocer la verdad plena (ver Juan 14, 26), y Cristo está y estará con ella hasta el final de los siglos (Mateo 28, 20).Rebosando de alegría en acción de gracias

Cuando el hombre/mujer de bien se da cuenta del inmenso beneficio de estar consagrados al Señor y de los premios que Él ha determinado dar a los que le amen de verdad -tan grandes que ni siquiera podemos imaginarlos (1 Corintios 2, 9)-, naturalmente rebosan de alegría y acción de gracias.

miércoles, abril 25, 2012

María está cerca de cada uno de nosotros

Autor: SS Benedicto XVI | Fuente: Catholic.net

Esta poesía de María –el «Magníficat»– es totalmente original; sin embargo, al mismo tiempo, es un "tejido" hecho completamente con "hilos" del Antiguo Testamento, hecho de palabra de Dios.

Se puede ver que María, por decirlo así, "se sentía como en su casa" en la palabra de Dios, vivía de la palabra de Dios, estaba penetrada de la palabra de Dios. En efecto, hablaba con palabras de Dios, pensaba con palabras de Dios; sus pensamientos eran los pensamientos de Dios; sus palabras eran las palabras de Dios. Estaba penetrada de la luz divina; por eso era tan espléndida, tan buena; por eso irradiaba amor y bondad.

María vivía de la palabra de Dios; estaba impregnada de la palabra de Dios. Al estar inmersa en la palabra de Dios, al tener tanta familiaridad con la palabra de Dios, recibía también la luz interior de la sabiduría. Quien piensa con Dios, piensa bien; y quien habla con Dios, habla bien, tiene criterios de juicio válidos para todas las cosas del mundo, se hace sabio, prudente y, al mismo tiempo, bueno; también se hace fuerte y valiente, con la fuerza de Dios, que resiste al mal y promueve el bien en el mundo.

Así, María habla con nosotros, nos habla a nosotros, nos invita a conocer la palabra de Dios, a amar la palabra de Dios, a vivir con la palabra de Dios, a pensar con la palabra de Dios. Y podemos hacerlo de muy diversas maneras: leyendo la sagrada Escritura, sobre todo participando en la liturgia, en la que a lo largo del año la santa Iglesia nos abre todo el libro de la sagrada Escritura. Lo abre a nuestra vida y lo hace presente en nuestra vida.

Pero pienso también en el «Compendio del Catecismo de la Iglesia católica», que hemos publicado recientemente, en el que la palabra de Dios se aplica a nuestra vida, interpreta la realidad de nuestra vida, nos ayuda a entrar en el gran "templo" de la palabra de Dios, a aprender a amarla y a impregnarnos, como María, de esta palabra. Así la vida resulta luminosa y tenemos el criterio para juzgar, recibimos bondad y fuerza al mismo tiempo.

María fue elevada en cuerpo y alma a la gloria del cielo, y con Dios es reina del cielo y de la tierra. ¿Acaso así está alejada de nosotros? Al contrario. Precisamente al estar con Dios y en Dios, está muy cerca de cada uno de nosotros.

Cuando estaba en la tierra, sólo podía estar cerca de algunas personas. Al estar en Dios, que está cerca de nosotros, más aún, que está "dentro" de todos nosotros, María participa de esta cercanía de Dios.

Al estar en Dios y con Dios, María está cerca de cada uno de nosotros, conoce nuestro corazón, puede escuchar nuestras oraciones, puede ayudarnos con su bondad materna. Nos ha sido dada como "madre" –así lo dijo el Señor–, a la que podemos dirigirnos en cada momento. Ella nos escucha siempre, siempre está cerca de nosotros; y, siendo Madre del Hijo, participa del poder del Hijo, de su bondad. Podemos poner siempre toda nuestra vida en manos de esta Madre, que siempre está cerca de cada uno de nosotros.

lunes, abril 23, 2012

Asociación de religiosas estadounidense bajo la lupa vaticana

Hermanos, Paz y Bien a todos. Esto, de acuerdo a ACIPrensa:

Washington, 19 Abr. 12 / 11:05 pm (ACI/EWTN Noticias).- La Congregación para la Doctrina de la Fe hizo pública una nota dirigida a las Superioras de las Órdenes Religiosas en Estados Unidos la Conferencia del Liderato de las Religiosas de los EE.UU, (LCWR por sus siglas en inglés), donde anima a "una renovación paciente" basada en la doctrina católica.

Según informó este jueves Radio Vaticana, el documento se dio con motivo del encuentro entre las autoridades del dicasterio y las representantes de la conferencia de religiosas, que forma parte de una evaluación llevada a cabo desde 2008 por la Congregación para la Doctrina de la fe.

Según explicó el Prefecto de este dicasterio, Cardenal William Levada, el documento busca animar una renovación paciente y de colaboración de esta Conferencia, "para dotar sus múltiples y loables iniciativas y actividades de un mayor fundamento doctrinal".

Por tanto, este encuentro celebrado en el Vaticano ha sido "el primer paso para poner en práctica los resultados de la evaluación", ofreciendo "la posibilidad de examinar el documento con un espíritu de respeto recíproco y de colaboración, con la esperanza de evitar cualquier eventual incomprensión de las finalidades de este texto".

En una nota de prensa, el Dicasterio aclaró que la evaluación se refiere a la Asociación de Superioras Mayores, y no se ocupa de la fe y de la vida de las religiosas en los Institutos miembros de esta Asociación. Sin embargo, advierte que han surgido "problemas doctrinales serios que atañen a muchas personas en la vida consagrada".

En ese sentido, Radio Vaticana recordó que con el fin de prever a la Asociación de "un sólido enraizamiento doctrinal en la fe de la Iglesia", la Santa Sede nombró a Mons. Peter Sartain, Arzobispo de Seattle (Estados Unidos), como "Delegado para el examen, la guía y la aprobación, si fuera necesario, de la labor de la Asociación".

Se indicó que Mons. Sartain referirá después a la Congregación para la Doctrina de fe, que informará y consultará a los demás dicasterios interesados, es decir el referente a los Institutos para la Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica y el de los Obispos. "La Santa Sede espera ofrecer, de este modo, una contribución de relieve para el futuro de la vida religiosa en los EEUU", afirmó el Cardenal Levada.

Comentario. Lo que sucede, mis queridos lectores, es que desde los años 70 la LCWR ha estado creando una forma de vida al margen de la comunión eclesial y desde ahí forjó un foro permisivo a la disidencia a propagar sus ideas e injertarlas en la vida de las religiosas. Pues, como decimos en Puerto Rico, se acabó la trilla. El experimento de la LCWR ha resultado en aberraciones como las que vemos en la foto arriba – “monja pro ‘derecho a elegir’ (aborto) dice su suéter – así como en el abrazo de posiciones poscristianas y hasta nuevaeristas. Otra consecuencia directa de esa experimentación ha sido la geriatrización de las congregaciones afiliadas a la LCWR donde su edad mediana es 69 años, mientras que las congregaciones de más alto crecimiento en el país son aquellas que se adhieren a sus carismas originales, las que persisten en la comunión eclesial.

A mí mismo la LCWR afectó mi educación religiosa. Cuando las Hermanas de San José decidieron en los años 70 quitarse el hábito y ponerse minifaldas, mi Obispo Juan Fremiot Torres Oliver no se lo permitió. Ellas escogieron irse y dejar mi escuela parroquial en manos laicas. Hasta eso lleva el orgullo.

Oro y espero en el Señor que la LCWR pueda ser reformada auténticamente, para que los servicios legítimamente evangélicos que ellas ofrence a los más pobres y necesitados puedan continuar dentro del marco de la comunión eclesial en los Estados Unidos.

sábado, abril 21, 2012

¿Cuál es el gran secreto del Archivo Secreto?

Autor: Dr. José María Montiu de Nuix | Fuente: Catholic.net

El Archivum Secretum Vaticanum, Archivo Secreto Vaticano, Archivo del Papa, cumple su cuarto centenario de existencia. Son cuatro siglos de servicio a la Santa Sede. Con tal motivo, durante los días 17 y 18 de abril de 2012, en Roma, ha tenido lugar la Reunión de Estudio "Religiosa Archivorum Custodia", destinada a estudiosos de los archivos. Ha sido un acontecimiento que ha revestido gran interés. El mismo ha sido presentado por el cardenal Raffaele Farina, Archivista y Bibliotecario de la Santa Iglesia Romana, siendo clausurado por el obispo Monseñor Sergio Pagano, Prefecto del Archivo Secreto Vaticano. Durante el desarrollo de dicha reunión diversos importantes archivistas han indicado algunas de las innumerables, y generalmente desconocidas, riquezas culturales contenidas en el Archivo Secreto Vaticano.

El Archivo Secreto Vaticano inició su andadura durante el Pontificado de Paulo V. Desarrollándose a través de una historia centenaria que pasa por contingencias tan importantes como el robo, por parte del gobierno napoleónico, de documentos del archivo. Llegando en la actualidad a contener millones de documentos, dispuestos en un total de ochenta y cinco kilómetros. La documentación contenida en el archivo abarca un amplio repertorio cultural, resultando interesante no sólo para la religión y la historia eclesiástica, sino también, por ejemplo, para la historia general, pues nada verdaderamente humano es ajeno al cristianismo. Siendo dicho archivo, en virtud de la cantidad y de la cualidad de los documentos, uno de los archivos más importantes del mundo.

En un mundo que es noticia si un hombre muerde a un perro, pero no lo es si un perro muerde a un hombre; mundo de la comunicación en el que no está de moda la investigación, lo académico, lo científico, lo metódico, lo sistemático y lo profundo; se repara poco, especialmente por parte de algunas mentalidades escépticas, indiferentistas y laicistas, sobre la inmensa cantidad de documentación de que dispone la fe católica. Existencia de una mole mastodóntica de documentación que, incluso a nivel puramente humano, da una respetabilidad al fenómeno religioso. Actitud de respeto y de apertura que con su honestidad por la gracia de Dios puede llevar a las almas al encuentro con la belleza infinita de Jesucristo.

En el Archivo Secreto Vaticano se contienen, por ejemplo, documentos de los Sumos Pontífices, noticias relativas al Santo Padre, documentos de las nunciaturas de muchísimos países del mundo, etc. Ilustraremos esto con algunos ejemplos.

Relativamente al pontificado del Santo Padre Pío XII, se contiene una cantidad innumerable de documentos, inmensa montaña de escritos, en los que resplandece la actitud caritativa de Su Santidad con respecto a las víctimas de la guerra mundial, particularmente para con los judíos. En la documentación se puede contemplar, en los mismísimos escritos de los protagonistas, como se dirigían al Romano Pontífice en petición de ayuda, como recibían una respuesta solidaria y como expresaban su agradecimiento al Santo Padre. Tantas personas judías, cuyos nombres ha olvidado la historia, rostros olvidados, que expresan en la voz del sentimiento y de la vivencia más existencial su situación antes y después de la ayuda del Romano Pontífice. ¡Cuánto mejor habrían hablado de Su Santidad Pío XII algunas personas que han escrito sin fundamento si hubiesen leído esta información, si se hubiesen documentado seriamente! ¡Ciertamente, una historia seria es la que respeta el contenido que se encuentra en las fuentes!

Reiteradamente, algunos teólogos, en nombre del Concilio Vaticano II, han negado el verdadero contenido doctrinal del Concilio. Actitud verdaderamente paradójica y absurda. Ha sido una verdadera negación del Concilio, sustituida por una mera ideología incompatible con la verdadera fe católica. Por lo mismo, los Papas Juan Pablo II y Benedicto XVI han pedido que se conociera el verdadero contenido del Concilio Vaticano II y que hubiese fidelidad al mismo, señalando además el Concilio como uno de los eventos eclesiales más importantes del siglo XX. En el Archivo Secreto Vaticano se contiene también el archivo del Concilio Vaticano II, creado éste por voluntad de Su Santidad Pablo VI. De este modo se ofrece al estudioso la posibilidad de profundizar en la inteligencia de los textos del Concilio, en fidelidad al Magisterio de la Iglesia. Ayudando así al equilibrio en el que se conjugan la fidelidad a la doctrina perenne con la necesidad de que la misma sea llevada al hombre de hoy, de modo que la misma luz del Sol ilumine el tiempo sucesivo y todos los ambientes actuales.

El estudio documentado de la historia permite, por ejemplo, constatar como en el conflicto entre el emperador Napoleón Bonaparte y el Romano Pontífice, estando de parte de aquel la fuerza agresiva y de parte de éste el sufrimiento, el Pontificado resultó triunfante. Napoleón terminó hundiéndose, mientras que el Pontificado resplandece.

Pero, la pregunta que estará naciendo en la mente de tantos es, sin duda, la siguiente: ¿Cuál es el gran secreto del Archivo Secreto? O, en otras palabras, ¿cuál es el gran contenido de este archivo? La respuesta se puede encontrar en una persona que es digna de crédito porque fue un verdadero testimonio, que escribió no con una pluma o con tinta sino con su misma sangre, devorado por las fieras, San Ignacio de Antioquía. Dice al respecto: "Para mí el archivo es Jesucristo, mis archivos inamovibles son su cruz, su muerte y su resurrección y la fe que procede de Él, en ésta quiero por vuestra oración ser santificado". En otras palabras: La gran noticia, la Buena Noticia, es Jesucristo. O, en palabras de San Juan de la Cruz: Dios Padre nos lo ha comunicado todo en Jesucristo, Verbo encarnado, Palabra de Dios. En Jesucristo lo tenemos todo, de modo tal que Dios Padre después de comunicárnoslo todo en Jesucristo se ha quedado como mudo. O como decía San Pablo: Para mí la vida es Jesucristo. Pablo de Tarso, hombre de fuego, sólo quería conocer a Jesucristo. Teresa del Niño Jesús hace eco a estas palabras al decir: Para mí la alegría es amar a Jesucristo. Y, Juan de la Cruz, sólo quería amar. Es desde esta perspectiva que se entiende la dimensión religiosa, la clave sacra, del Archivo del Papa. Y desde esta óptica se entiende la entraña del título elegido para estas sesiones de estudio: "Religiosa Archivorum Custodia". Título que aúna la academicidad científica de los clásicos con la dimensión religiosa, a la vez que nos da la llave que abre en su mayor profundidad la puerta del Archivo Secreto, permitiéndonos explorarlo en su más grande panorámica desplegada ya ante nuestros ojos.



- Posted using BlogPress from my iPad

Location:E Pittsburgh St,Greensburg,United States

jueves, abril 19, 2012

Vídeo: Siete Años Atrás

Hermanos, Paz y bien a todos. ¿Se recuerdan de este evento de 7 años atrás?

miércoles, abril 18, 2012

Se nos fue el Padrecito. Y ahora, ¿qué?

Hermanos y hermanas, Paz y Bien a todos.

Luis Cardenal Aponte Martínez,1922-2012.Los restos mortales de SER Luis Cardenal Aponte Martínez ya descansan en su merecido sitial de honor en la Catedral Metropolitana de San Juan junto a otros eclesiásticos ilustres de nuestra historia. Las muchedumbres, las preces y las nubes de incienso se acabaron. ¿Qué haremos ahora?

Simple. Continuamos su ejemplo de predicar en palabra y obra el Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo en todo momento y lugar. Hagámoslo en todo tiempo y lugar, sólos o acompañados, en nuestros hogares y afuera en nuestros trabajos, en las carreteras y lugares de diversión. Vivamos nuestra vocación cristiana católica abiertamente y sin vergüenza día y noche con la simplicidad que nuestro Cardenal encarnó. Seamos factores de unión, no de división en nuestra sociedad, pero sin sacrificar ni un milímetro la fe que alimenta y alienta nuestra acción social.

Sembremos semillas de amor, como lo hizo el Padrecito. Dios se encargará de hacerlas germinar y crecer a su debido tiempo. Gracias, Señor, por habernos dado a Luis Cardenal Aponte Martínez como Pastor y compañero de camino.

Gloria in excelsis Deo.

lunes, abril 16, 2012

El Buen Pastor

Padre Nicolás Schwizer

El fundamento de toda religión constituye la imagen, la idea que forma de su propio Dios. Cada hombre tiene en su corazón una idea personal de Dios ‑ sobre todo nosotros, que somos cristianos. Y nuestra vida cristiana, nuestra fe vital y profunda dependen decisivamente de la imagen de Dios que tengamos.

Anhelamos un pastor. Es una imagen de Dios muy conocida y viva desde el cristianismo primitivo. Ya la encontramos frecuentemente en las catacumbas. Pero también hoy en día todos conocemos estas imágenes del Buen Pastor en medio de su rebaño, o con la oveja sobre sus hombros. Parece que a todos los cristianos de todos los tiempos esta persona del Buen Pastor los impresionó hondamente.

¿De dónde viene este anhelo escondido, esta simpatía entre el Buen Pastor y nosotros?

Creo que es porque su rostro nos promete cariño y entrega, protección y seguridad. Porque muchas veces nos sentimos solos, desamparados, solitarios. Porque frecuentemente nos sentimos como ovejas perdidas. El peso de nuestras debilidades, de nuestros sufrimientos, de nuestras limitaciones nos dan pena y nos mortifican.

Queremos estar con Jesús, nuestro Pastor, que nos vigila, dirige y nos busca, que conoce a cada uno de nosotros por su nombre, nos llama y, si llega el caso, arriesga su vida por defendernos del enemigo.

Pastor: soledad e incomprensión.

La vida de Jesús fue un gran sacrificio por su misión: un sacrificio de soledad y de incomprensión por los demás. Ni siquiera su Madre lo comprende siempre, si pensamos en el episodio cuando tenía doce años: “¿No sabíais que yo debo ocuparme en los asuntos de mi Padre?” (Lc 2,49).

También la conducta de los apóstoles frente a Él, muestra que no tienen comprensión para con su persona ni para con su misión. Así, un día, Jesús les dice a ellos: “Llevo tanto tiempo con vosotros, y no me habéis conocido”. Y mucho menos que sus discípulos, lo entiende el pueblo.

De modo que Jesús queda, en el fondo, solo con su misión. Y el colmo de su soledad se realiza en su sacrificio en la cruz. Él es realmente el Buen Pastor “que arriesga su vida por sus ovejas”; que la entrega por amor a los suyos. Sólo el mayor sacrificio le basta para manifestar su amor infinito.

Esta es una de las leyes del Reino de Dios: ¡Si quieres ser amado, ama! Si quieres ser amado por los demás, entonces tienes que mostrarles tu propio amor, sacrificándote por ellos. Y Dios emplea esta ley de un modo singularmente hermoso y profundamente eficaz. Él quiere nuestro amor, y por eso nos ama con un amor palpable, desbordante.

Sentirnos amados… el inicio de la santidad. Todos los santos comenzaron a escalar las cumbres de la santidad, cuando se sintieron objeto del amor eterno e infinito de Dios. Cuando me creo y siento amado per Dios, entonces se despierta en mí la respuesta del amor. Mientras estamos convencidos de que hay alguien que nos ama, nuestro amor está asegurado.

Pase lo que pase, jamás debe abandonarnos la profunda convicción: Él me ama.

Y si nos preguntamos, por qué somos tan poco inflamados para Dios y para lo divino, pues ya sabemos la respuesta: no sentimos ni comprendemos ese amor abundante de Dios. Vivimos como si Jesús no hubiera muerto en la cruz por nosotros.

Hemos de acompañar en la oración a nuestros sacerdotes, religiosos y religiosas, para que sean verdaderos pastores de las almas, llenos de amor desinteresado, reflejos auténticos de Jesucristo, nuestro Buen y Eterno Pastor.

Preguntas para la reflexión

1. ¿Me siento amado/a por Dios?

2. ¿Rezo por los sacerdotes?

sábado, abril 14, 2012

Amar a Jesucristo

Padre Nicolás Schwizer

03p-372-blochcarl-christconsolatornd.jpgLa historia humana es una impresionante búsqueda de amor, acompañada de maravillosos éxitos y grandes fracasos. La aspiración más profunda del corazón del hombre, es el deseo de amar y de ser amado. Él ha sido creado por amor y para el amor, y sólo en el amor puede desarrollarse y hacerse fecundo.

Es, seguramente, también una experiencia nuestra: El amor es lo esencial y principal de nuestra vida humana. Y conocemos también la otra cara de la moneda: Sólo es estéril quien vive sin amor; sólo el egoísta fracasa en su vida.

En la vida del cristiano, el amor tiene que manifestarse en dos dimensiones: hacia Dios y hacia los hermanos. Y es en la persona de Jesucristo en que se unen, se cruzan estas dos dimensiones del amor. Él es el Hombre‑Dios. En Él reconocemos y encontramos, a la vez, a Dios y al hombre. Por eso, cuando amamos a Jesús se confunden en una sola cosa, el amor a Dios y el amor a los hombres. Así, la vinculación fundamental, el amor original del cristiano debe dirigirse a Jesucristo.

Es por eso que Jesús le pregunta a Pedro tres veces por su amor a Él: “Simón, hijo de Juan, ¿me amas?” Un amor vital, profundo y personal a su Maestro es lo más importante y decisivo en ese momento, en que Jesús llama a Pedro a ser jefe de los apóstoles y de la Iglesia.

Pero me parece que esta pregunta de Jesús se dirige no sólo a San Pedro, sino también a todos nosotros. Cada uno de nosotros, en lo profundo de su corazón, debe responderle. Cada uno de nosotros debe examinarse a sí mismo, debe examinar su actitud, su fidelidad, su amor frente a Jesucristo.

Y entonces nos queda la pregunta: ¿Qué podemos hacer para que crezca y se profundice nuestro amor a Cristo? A mí me parecen importantes sobre todo dos aspectos:

Primero. Debemos luchar contra el egoísmo, que está muy dentro de nosotros mismos. Ninguno de nosotros, si quiere ser un verdadero cristiano, puede desistir de esta lucha diaria.

Solo esta renuncia del amor egoísta hace al hombre libre, abierto y generoso para amar verdaderamente a Cristo y a los demás.

Segundo. Para poder amar a una persona tenemos que conocerla, tenemos que interesamos por ella. Para poder amar a Jesús tenemos que conocerlo a Él, mirando su vida, escuchando sus enseñanzas.

Si no lo conocemos, si no sabemos nada de su generosidad, ni de su entrega desinteresada, ni de su amor abundante hacia nosotros entonces nunca vamos a responderle a su amor.

Por eso tenemos que dedicarle tiempo a Él, para leer su Evangelio, para hablar con Él, para conocer y meditar su vida, para quedamos en su compañía.

Lo que dijimos de Jesucristo, lo podemos decir también de su Madre, la Sma. Virgen María. Para crecer en vinculación y amor a Ella, tenemos que conocerla más, acercarnos a Ella, hablarle, compartir nuestra vida, nuestros anhelos, nuestras preocupaciones con Ella.

Pidámosle a Jesús y a María que tomen de nosotros ese egoísmo tan penetrante que deja infecunda nuestra vida, y que enciendan en nuestro corazón el fuego del amor que hace auténtica y grande nuestra existencia.

Preguntas para la reflexión

1. ¿Cómo trabajo contra el egoísmo?

2. ¿Cuánto tiempo al día pienso en Jesús?

3. ¿Cómo es mi relación con la Virgen María?

martes, abril 10, 2012

Fallece el Cardenal Luis Aponte Martínez

Hermanos: Paz y Bien a todos en Cristo Jesús.

Les comunico la noticia que el Arzobispo Emérito de San Juan de Puerto Rico, Luis Cardenal Aponte Martínez, ha sido llamado a la Casa del Padre. Reseño su vida y obra a continuación.

Reseña

Luis Aponte Martínez, el octavo de una familia de 18 hermanos, nació el 4 de agosto del 1922, en el Barrio La Haya en Lajas, Puerto Rico.  Sus padres, Santiago Evangelista  Aponte y Rosa María Martínez, ambos fallecidos.

Cursó sus estudios primarios elementales en las escuelas públicas de Lajas: la Luis Muñoz Rivera; la escuela superior la cursó en la Escuela Lola Rodríguez de Tió en San Germán.  Al terminar sus estudios, habiendo recibido el llamado del Señor y sabiendo que su vocación era la vida sacerdotal, el 18 de septiembre de 1940, ingresó en el Seminario de San Ildefonso, con sede en la Calle Cristo del Viejo San Juan, donde comenzó sus estudios sacerdotales. Luego, en el 1944, pasó al “Saint John’s Seminary” en Brighton, Massachusetts, donde cursó y completó sus estudios filosóficos y teológicos.

Fue ordenado sacerdote el 10 de abril de 1950, en la Iglesia parroquial de San Germán, por el Sr. Obispo de Ponce, por aquellos años, Su Excelencia Reverendísima Mons. James E. McManus.

Su primer cargo como neosacerdote fue como asistente en la Parroquia Inmaculado Corazón de María en Patillas.  Posteriormente fue nombrado Párroco de la Parroquia San Juan Bautista en Maricao; luego fue trasladado como Párroco a la Parroquia Santiago Apóstol en Santa Isabel; y finalmente, párroco en la Parroquia San José, en Aibonito.

En el 1955 fue nombrado Secretario del Señor Obispo de Ponce, Monseñor McManus, ejerciendo al mismo tiempo funciones como Vice Canciller y Superintendente de Escuelas Católicas de la Diócesis de Ponce, cargos que desempeñó hasta el 1957.

En el 1957, fue destinado como Párroco en la Parroquia San José en Aibonito; funciones que combinaba con su cargo de Capellán de la Guardia Nacional de Puerto Rico hasta el 1960, cuando le llegó la designación para Obispo Auxiliar de Ponce.

Carrera episcopal

El 23 de julio de 1960, siendo aún Párroco en Aibonito, Su Santidad, el Papa Juan XXIII, de feliz recordación, lo designó Obispo Auxiliar de la Diócesis de Ponce, con la Sede Titular de Lares en el Asia Menor.

Por segunda vez en la historia de Puerto Rico, un sacerdote natural del país era exaltado a la dignidad Episcopal.  El primer Obispo puertorriqueño fue el Dr. Don Juan Alejo de Arizmendi y de la Torre, quien fungió como Obispo de San Juan del 1803 al 1814, cuando falleció.

El 12 de octubre de 1960, recibió la Consagración Episcopal, como Obispo Auxiliar de la Diócesis de Ponce, en la Iglesia Santa María Reina en Ponce, Puerto Rico, de manos del entonces Arzobispo de Nueva York, Su Eminencia Reverendísima Cardenal Francis Spellman.  Poco tiempo después fue nombrado Director de la Oficina de Desarrollo de la Universidad Católica de Puerto Rico, y más tarde, fue nombrado Canciller de dicha Universidad.

El 16 de abril de 1963, fue nombrado Obispo Coadjutor con Derecho a Sucesión de la Diócesis de Ponce.  El 18 de noviembre de ese mismo año, al Mons. James E. McManus presentar la renuncia como Obispo de Ponce, Monseñor Aponte Martínez pasó a ocupar la Sede vacante, instalándose el 22 de febrero de 1964.

El 4 de noviembre de 1964, recibe el nombramiento como Arzobispo Metropolitano de San Juan de Puerto Rico, sucediendo a Su Excelencia Reverendísima Mons. Jaime Pedro Davis, quien fue designado Arzobispo de la Diócesis de Santa Fe en Nuevo México, Estados Unidos.

El 15 de enero de 1965, tomó posesión del Arzobispado de San Juan, convirtiéndose así en el primer puertorriqueño elevado a esta dignidad.

Cardenalato

Su Santidad Pablo VI, en el Consistorio del 5 de marzo de 1973 lo elevó al Cardenalato, asignándole como Iglesia Titular la de Santa María de la Providencia en Monte Verde, Roma. 

Con esta designación el Cardenal Aponte se convirtió en el primer y único Obispo puertorriqueño que ha sido elevado a esta dignidad.

Cónclaves

Por primera vez un Obispo puertorriqueño, por formar parte del Colegio de Cardenales, tiene derecho a participar en la elección de los Papas.  Al Cardenal Aponte le correspondió participar, en agosto del 1978, a la elección del Papa Juan Pablo I; luego, en octubre del mismo año, participar en la elección de Su Santidad Juan Pablo II; y en el mes de abril de 2005, asistió a los funerales del Papa Juan Pablo II, asistió y participó en las ceremonias y preparación de la elección del actual Pontífice, Benedicto XVI, ya que por haber alcanzado la edad de los 80 años, no podía participar de la votación para elegir al nuevo Pontífice.

A la Casa del Padre

Después de una vida llena de hitos y logros, muere en paz, cargado de años, en San Juan de Puerto Rico, el 10 de abril, 2012.

Oremos:

«Al paraíso te lleven los ángeles en volandas,
porque tuviste alas de paz.
A tu llegada te reciban los mártires,
porque fuiste testigo del reinado de Dios.
Que te introduzcan en la ciudad santa de Jerusalén, después de haber peregrinado por este mundo.
El coro de los ángeles salga a tu encuentro
y te reciba en son de triunfo,
para que junto con los Lázaros, pobres en esta tierra, tengas descanso eterno
en el reino definitivo de los cielos».
«Descanse en paz. Amén».

Les invito a que dejen sus pensamientos acerca de este Gran Puertorriqueño en este blog o en la página de Facebook dedicada a nuestro Cardenal.

domingo, abril 08, 2012

Domingo de Pascua de la Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, AD 2012

resurrection icon

Pregón Pascual

Exulten por fin los coros de los ángeles,
exulten las jerarquías del cielo,
y por la victoria de Rey tan poderoso
que las trompetas anuncien la salvación.

Goce también la tierra,
inundada de tanta claridad,
y que, radiante con el fulgor del Rey eterno,
se sienta libre de la tiniebla
que cubría el orbe entero.

Alégrese también nuestra madre la Iglesia,
revestida de luz tan brillante;
resuene este templo con las aclamaciones del pueblo.

En verdad es justo y necesario
aclamar con nuestras voces
y con todo el afecto del corazón
a Dios invisible, el Padre todopoderoso,
y a su único Hijo, nuestro Señor Jesucristo.

Porque él ha pagado por nosotros al eterno Padre
la deuda de Adán
y, derramando su sangre,
canceló el recibo del antiguo pecado.

Porque éstas son las fiestas de Pascua,
en las que se inmola el verdadero Cordero,
cuya sangre consagra las puertas de los fieles.

Ésta es la noche
en que sacaste de Egipto
a los israelitas, nuestros padres,
y los hiciste pasar a pie el mar Rojo.

Ésta es la noche
en que la columna de fuego
esclareció las tinieblas del pecado.

Ésta es la noche
en que, por toda la tierra,
los que confiesan su fe en Cristo
son arrancados de los vicios del mundo
y de la oscuridad del pecado,
son restituidos a la gracia
y son agregados a los santos.

Ésta es la noche
en que, rotas las cadenas de la muerte,
Cristo asciende victorioso del abismo.
¿De qué nos serviría haber nacido
si no hubiéramos sido rescatados?

¡Qué asombroso beneficio de tu amor por nosotros!
¡Qué incomparable ternura y caridad!
¡Para rescatar al esclavo, entregaste al Hijo!

Necesario fue el pecado de Adán,
que ha sido borrado por la muerte de Cristo.
¡Feliz la culpa que mereció tal Redentor!

¡Qué noche tan dichosa!
Sólo ella conoció el momento
en que Cristo resucitó de entre los muertos.

Ésta es la noche
de la que estaba escrito:
«Será la noche clara como el día,
la noche iluminada por mí gozo.»

Y así, esta noche santa
ahuyenta los pecados,
lava las culpas,
devuelve la inocencia a los caídos,
la alegría a los tristes,
expulsa el odio,
trae la concordia,
doblega a los poderosos.

En esta noche de gracia,
acepta, Padre santo,
este sacrificio vespertino de alabanza
que la santa Iglesia te ofrece
por rnedio de sus ministros
en la solemne ofrenda de este cirio,
hecho con cera de abejas.

Sabernos ya lo que anuncia esta columna de fuego,
ardiendo en llama viva para gloria de Dios.
Y aunque distribuye su luz,
no mengua al repartirla,
porque se alimenta de esta cera fundida,
que elaboró la abeja fecunda
para hacer esta lámpara preciosa.

¡Que noche tan dichosa
en que se une el cielo con la tierra,
lo humano y lo divino!

Te rogarnos, Señor, que este cirio,
consagrado a tu nombre,
arda sin apagarse
para destruir la oscuridad de esta noche,
y, como ofrenda agradable,
se asocie a las lumbreras del cielo.
Que el lucero matinal lo encuentre ardiendo,
ese lucero que no conoce ocaso
y es Cristo, tu Hijo resucitado,
que, al salir del sepulcro,
brilla sereno para el linaje humano,
y vive y reina glorioso
por los siglos de los siglos.

Amén.

¡Cristo ha resucitado! ¡En verdad ha resucitado!
Vivimos para esta Noche
La muerte no tendrá la última palabra.

viernes, abril 06, 2012

Viernes Santo de la Pasión del Señor- AD 2012



Oficio de Lecuras del Día
El valor de la sangre de Cristo
San Juan Crisóstomo

Catequesis 3,13-19


¿Quieres saber el valor de la sangre de Cristo? Remontémonos a las figuras que la profetizaron y recorramos las antiguas Escrituras.

Inmolad, dice Moisés, un cordero de un año; tomad su sangre y rociad las dos jambas y el dintel de la casa. ¿Qué dices, Moisés? La sangre de un cordero irracional ¿puede salvar a los hombres dotados de razón? «Sin duda, responde Moisés: no porque se trate de sangre, sino porque en esta sangre se contiene una profecía de la sangre del Señor».

Si hoy, pues, el enemigo, en lugar de ver las puertas rociadas con sangre simbólica, ve brillar en los labios de los fieles, puertas de los templos de Cristo, la sangre del verdadero Cordero, huirá todavía más lejos.

¿Deseas descubrir aún por otro medio el valor de esta sangre? Mira de dónde brotó y cuál sea su fuente. Empezó a brotar de la misma cruz y su fuente fue el costado del Señor. Pues muerto ya el Señor, dice el Evangelio, uno de los soldados se acercó con la lanza, y le traspasó el costado, y al punto salió agua y sangre: agua, como símbolo del bautismo; sangre, como figura de la eucaristía. El soldado le traspasó el costado, abrió una brecha en el muro del templo santo, y yo encuentro el tesoro escondido y me alegro con la riqueza hallada. Esto fue lo que ocurrió con el cordero: los judíos sacrificaron el cordero y yo recibo el fruto del sacrificio.

Del costado salió sangre y agua. No quiero, amado oyente, que pases con indiferencia ante tan gran misterio, pues me falta explicarte aún otra interpretación mística. He dicho que esta agua y esta sangre eran símbolos del bautismo y de la eucaristía. Pues bien, con estos dos sacramentos se edifica la Iglesia: con el agua de la regeneración y con la renovación del Espíritu Santo, es decir, con el bautismo y la eucaristía, que han brotado ambos del costado. Del costado de Jesús se formó, pues, la Iglesia, como del costado de Adán fue formada Eva.

Por esta misma razón afirma San Pablo: Somos miembros de su cuerpo, formados de sus huesos, aludiendo con ello al costado de Cristo. Pues de la misma forma que Dios hizo a la mujer del costado de Adán, de igual manera Jesucristo nos dio el agua y la sangre salida de su costado, para edificar la Iglesia. Y de la misma manera que entonces Dios tomó la costilla de Adán, mientras éste dormía, así también nos dio el agua y la sangre después que Cristo hubo muerto.

Mirad de qué manera Cristo se ha unido a su esposa, considerad con qué alimento la nutre. Con un mismo alimento hemos nacido y nos alimentamos. De la misma manera que la mujer se siente impulsada por su misma naturaleza a alimentar con su propia sangre y con su leche a aquél a quien ha dado a luz, así también Cristo alimenta siempre con sangre a aquellos a quienes él mismo ha hecho renacer.

- Lectura cortesía del sitio digital del Testigo Fiel

jueves, abril 05, 2012

Jueves Santo de la Pasión del Señor, AD 2012


Hermanos, hoy recordamos una vez más la institución de la Eucaristía, el sacrificio incruento de Cristo sobre una mesa de Pascua, previo al sacrificio cruento del día siguiente. Como Cordero Pascual, Cristo nos rescató del pecado y de la muerte hacia la tierra prometida del amor de Dios y del prójimo.

Durante una reciente manifestación en la capital estadounidense que reunió a unos pocos miles de ateos, el Dr. Richard Dawkins, prominente líder y crudo evangelista del neoateísmo, arengó a los asistentes a burlarse y mofarse del cristianismo en general y del catolicismo en particular, diciendo entre otras cosas lo siguiente:
Por ejemplo, si dicen que es católico, pregúntenle: ¿de verdad que tú crees que cuando un cura bendice una hostia se convierte en el cuerpo de Cristo? ¿De verdad que tú quieres que yo crea eso? ¿Tú estás diciendo en serio que el vino se convierte en sangre?
Sí, lo creo, como consecuencia de un cambio que la Iglesia llama transubstanciación, el pan y el vino se convierten en el Cuerpo y la Sangre de Cristo, dejando solamente las especies sensibles de pan y vino - su composición química, por así decirlo. Y como el Cuerpo y la Sangre de Cristo son de un Cristo vivo, también yacen en este su alma y su divinidad, es decir, su humanidad y divinidad enteras.

Es esa conversión lo que hace que nuestras misas sean participaciones directas de la Cena Pascual Eucarística y del Sacrificio de Cristo en la cruz. Es ahí en donde nos encontramos con el único Sacrificio del Calvario y en esa misma Cena, ya que todas las Eucaristías celebradas y por celebrarse son un evento único, pues son una participación del momento axial de la historia. Esta participacion transtemporal es una consecuencia poco estudiada de la teoría de la relatividad general...

Esto puede ser prenda de nuevo del Dr. Dawkins y de sus seguidores, si estos solo abriesen sus mentes de verdad para contemplar la Realidad detrás del universo que ellos dicen admirar. Es una verdad que solamente se puede descubrir de rodillas y esto para ellos es, un gran reto.

Mientras tanto, los pequeños nos acercaremos hoy al altar de Dios, al Dios que es la alegría de nuestra juventud.

miércoles, abril 04, 2012

Procediendo en silencio

Hermanos, gracia y paz a vosotros. La Semana Santa avanza y yo me hundo en el silencio. Durante el Tríduo pasquinaré algunas entradas de naturaleza iconográfica y meditativa que son tradicionales en este blog, pero nada más hasta después de la semana pascual. Mientras tanto, les invito a que exploren el contenido disponible en línea. ¡Gracias!

lunes, abril 02, 2012

Hace siete años...

Hermanos: Paz y bien a vosotros.

Un día como hoy hacen siete años el Beato Papa Juan Pablo Magno partió a la Casa del Padre. Sus largos años de pontificado reverberan aun entre nosotros sus hijos espirituales. Ahora él, junto con la Iglesia Triunfante, ruega por nosotros ante el Trono del Cordero. Oremos:

Oh Trinidad Santa,
Te damos gracias por haber concedido a la Iglesia al papa Juan Pablo II
y porque en él has reflejado la ternura de tu paternidad,
la gloria de la cruz de Cristo y el esplendor del Espíritu de amor.

El, confiando totalmente en tu infinita misericordia y en la maternal intercesión de María, nos ha mostrado una imagen viva de Jesús Buen Pastor,
indicándonos la santidad, alto grado de la vida cristiana ordinaria,
como camino para alcanzar la comunión eterna Contigo.
Concédenos, por su intercesión, y si es tu voluntad, el favor que imploramos,
con la esperanza de que sea pronto incluido en el número de tus santos.