martes, enero 31, 2012

Falleció mi primer obispo

Hermanos, Paz y Bien a todos en Cristo Jesús. El fin de semana pasado falleció el Obispo Emérito de mi ciudad natal de Ponce, Puerto Rico,  S.E.R. Monseñor Juan Fremiot Torres Oliver. Le llamo “mi primer obispo” porque en años de mi niñez y adolescencia hablé mucho con él, casi siempre en el contexto de misas que le serví de monaguillo. Fue un hombre de presencia formidable con aura de autoridad, unos dirán que severo, pero la verdad es que conmigo siempre fue paternal. Fue padre en Concilio Vaticano II, pero siempre entendió el Concilio de modo conservador. Hoy entiendo su sabiduría y la aplaudo.

Alegrémonos que Monseñor Juan Fremiot Torres Oliver ha sido llamado a la Casa del Padre, desde donde intercederá por nuestra iglesia ponceña.

Lee también:

- Oran por su eterno descanso

- Presidente de la CEP: 'Fremiot guió con sabiduría a su pueblo'

- De luto la Iglesia que peregrina en Borinquen:

lunes, enero 30, 2012

La existencia del demonio y su actuación sobre el hombre

El demonio es como un gran perro encadenado, que solamente muerde a quienes se le acercan demasiado

Autor: Orden Franciscana Seglar en México | Fuente: http://es.catholic.net

Citas de la Sagrada Escritura sobre el demonio


1. Existencia


He visto a Satanás caer del cielo a manera del relámpago. Lc 10, 18.

Vosotros sois hijos del diablo [...]. El fue homicida desde el principio, no permaneció en la verdad. Jn 8, 44.

Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que, amarrados con cadenas infernales, los precipitó al abismo donde son atormentados. 2 Pdr 2, 4.

A los ángeles que no conservaron su dignidad, sino que abandonaron su morada, los echó (Dios) en el abismo tenebroso con cadenas eternas. Jud 6.

Apartáos de mí, malditos, al fuego eterno, que fue destinado para el diablo y sus ángeles. Mt 25, 41.

2. Oposición entre Jesús y el diablo

Jesús fue conducido por el Espíritu al desierto para ser tentado por el diablo [...]. El diablo le dijo: Todas estas cosas te daré si postrándote ante mí me adorares. Respondióle Jesús: Apártate de mí, Satanás. Mt 4, 1-9; Mc 1, 12-13; Lc 4, 1-13.

El enemigo que sembró la cizaña es el diablo. Mt 13, 39.

Los escribas decían: Esta poseido de Belcebú, y así por arte del príncipe de los demonios es como lanza los demonios. Mas les contestaba con estos similes: ¿Cómo puede Satanás arrojar al mismo Satanás? Si un reino se divide no puede subsistir Mc 3, 22-24; Mt 12, 24-32, Lc 11, 15-20.

Curó (Jesús) a muchas personas, afligidas de varias dolencias, y lanzó a muchos demonios, sin permitirles decir que sabían quien era. Mc 1, 34.

Señor, ten compasión de mi hijo, porque es lunático [...] y lo he presentado a tus discípulos y no han podido curarle. Jesús dijo: Traédmelo acá. Y Jesús amenazó al demonio y salió del muchacho, que quedó curado. Mt 17, 14-17; Mc 9, 17-28; Lc 9, 38-44.

Los que creyeren lanzaran los demonios en mi nombre. Mc 16, 17.

Señor, hasta los demonios mismos se sujetan a nosotros por la virtud de tu nombre. Lc 10, 17.

Un hombre poseido del espíritu inmundo exclamó diciendo: ¿Qué tenemos nosotros que ver contigo, oh Jesús Nazareno? ¿Has venido a perdernos? Mt 8, 29; Mc 1, 24; 5, 7; Lc 8, 28.

Ahora "el príncipe de este mundo" va a ser lanzado fuera. Jn 12, 31.

¿Qué compañía puede haber entre la luz y las tinieblas? ¿qué concordia entre Cristo y Belial? 2 Cor 6, 14-15.

3. Su actuación sobre el hombre

Sed sobrios y vigilantes: porque vuestro enemigo el diablo anda girando como león rugiente alrededor de vosotros, en busca de presa que devorar. I Pdr 5, 8.

Quisimos pasar a visitaros y en particular yo, Pablo, lo he resuelto varias veces; pero Satanás nos lo ha estropeado [...]. I Tes 2, 18.

Los que contradicen la verdad [...] están enredados en los lazos del diablo, que los tiene presos a su arbitrio. 2 Tim 2, 25-26.

Dijo también el Señor: Simón, mira que Satanás va tras de vosotros para zarandearos como el trigo. Mas yo he rogado por ti. Lc 22, 31 -32.

El que oye la palabra del reino y no para en ella su atención, viene el mal espíritu y le arrebata aquello que se había sembrado en su corazón. Mt 13, 19.

Se me ha dado el estímulo de mi carne, un angel de Satanás para que me abofetee. 2 Cor 12, 7.

El mismo Satanás se transforma en angel de luz, así no es mucho que sus ministros se transfiguren en ministros de justicia. 2 Cor 11, 14-15.

Satanás se apodero de Judas, el cual fue a tratar con los príncipes de los sacerdotes Lc 22, 3-4; Jn 13, 17.

Temo que así como la serpiente engañó a Eva con su astucia, así sean manchados vuestros espíritus. 2 Cor 11, 3.

Revestíos de toda la armadura de Dios, para poder contrarrestar las asechanzas del diablo, pues [...] nuestra pelea es contra los espíritus malignos. Efes 6, 11 - 12.

Si os enojáis, no queráis pecar [...]. No déis lugar al diablo. Efes 4, 26-27.

Éstos son espíritus de demonios, que hacen prodigios y van a los reyes de la tierra para coaligarlos en batalla el gran día del Dios todopoderoso. Apoc 16, 14.

Satanás saldrá de su prisión y engañará a las naciones que hay sobre los cuatro ángulos del mundo. Apoc 20, 7.

Quien comete pecado, del diablo es; porque el diablo desde el momento de su caída continúa pecando. Por eso vino el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo. I Jn 3, 8.

Estad, pues, sujetos a Dios y resistid al diablo y huirá de vosotros. Sant 4, 7.

Diversos Textos sobre el demonio

Escogió el mal

Si miras hacia el sol serás inmediatamente iluminado; si miras hacia la sombra, necesariamente quedarás rodeado de tinieblas. El diablo es malo por haber escogido la maldad libre y conscientemente, no porque su naturaleza esté de por si en oposicion con el bien (SAN BASILIO, Sermón 15).

Su actuación constante cerca del hombre

Siempre está ojo avizor contra nosotros el enemigo antiguo; no nos durmamos. Sugiere halagos, pone celadas, introduce malos pensamientos y, para llevarnos a dolorosa ruina, pone delante lucros y amenaza con perjuicios. Todos ahora y cada uno es probado, cada cual a su modo (SAN AGUSTÍN, Sermón 6).

Las cosas que proceden de la naturaleza y las que parten de nuestra voluntad, son de poca importancia, comparadas con la guerra implacable que nos tiene declarada el demonio. (SAN JUAN CRISÓSTOMO,en Catena Aurea,vol I, p.374).

Nos dice también San Pedro: Vigilad constantemente, pues el demonio esta rondando cerca de vosotros como león rugiente, que busca a quien devorar. Y el mismo Jesucristo nos dice: Orad sin cesar, para que no caigais en la tentación: es decir, que el demonio nos acecha en todas partes. De manera que es preciso contar con que, en cualquier parte o en cualquier estado que nos hallemos, nos acompañará la tentacion. (SANTO CURA DE ARS, Sermón sobre las tentaciones).

Nuestro enemigo el diablo nos rodea siempre, tratando de quitarnos la semilla de la palabra que ha sido puesta en nosotros. (SAN ATANASIO, en Catena Aurea, vol. Vl, p. 396).

La tentación

Como general competente que asedia un fortín, estudia el demonio los puntos flacos del hombre a quien intenta derrotar, y lo tienta por su parte mas débil. (SANTO TOMÁS, Sobre el Padrenuestro, 1. c., p. 162).

Sus armas son la astucia, el engaño y la torpeza espiritual y sus despojos los hombres engañados por él. (SAN BEDA, en Catena Aurea, vol. Vl, p. 30).

Dos pasos del diablo: primero engaña, y después de engañar intenta retener en el pecado cometido. (SANTO TOMÁS, Sobre el Padrenuestro, 1. c. , p. 163).

Las tentaciones de Nuestro Señor son también las tentaciones de sus servidores de un modo individual. Pero su escala, naturalmente, es diferente: el demonio no va a ofreceros a vosotros ni a mi todos los reinos del mundo. Conoce el mercado y, como buen vendedor, ofrece exactamente lo que calcula que el comprador tomará. Supongo que pensará, con bastante razón, que la mayor parte de nosotros podemos ser comprados por cinco mil libras al año, y una gran parte de nosotros por mucho menos. Tampoco nos ofrece sus condiciones de modo tan abierto, sino que sus ofertas vienen envueltas en toda especie de formas plausibles. Pero si ve la oportunidad, no tarda mucho en señalarnos a vosotros y a mi como podemos conseguir aquello que queremos si aceptamos ser infieles a nosotros mismos y, en muchas ocasiones, si aceptamos ser infieles a nuestra lealtad católica. (R. A.KNOX, Sermones pastorales, P. 79).

Trata siempre de sembrar la confusión

El diablo no permite a aquellos que no velan, que vean el mal hasta que lo han consumado. (SAN JUAN CRISÓSTOMO, en Catena Aurea, vol. III, p. 345).

Suponed, por ejemplo, que sobre las calles de una populosa ciudad cayera de repente la oscuridad; podeis imaginar, sin que yo os lo cuente, el ruido y el clamor que se produciría. Transeuntes, carruajes, coches, caballos, todos se hallarían mezclados. Así es el estado del mundo. El espíritu maligno que actúa sobre los hijos de la incredulidad, el dios de este mundo, como dice S. Pablo, ha cegado los ojos de los que no creen, y he aquí que se hallan forzados a reñir y discutir porque han perdido su camino; y disputan unos con otros, diciendo uno esto y otro aquello, porque no ven. (CARD.J. H. NEWMAN, Sermón para el Domingo 11 de Cuaresma. Mundo y pecado).

El lobo roba y dispersa las ovejas, porque a unos los arrastra a la impureza, a otros inflama con la avaricia, a otros los hincha con la soberbia, a otros los separa por medio de la ira, a este le estimula con la envidia, al otro le incita con el engaño. De la misma manera que el lobo dispersa las ovejas de un rebaño y las mata, así también hace el diablo con las almas de los fieles por medio de las tentaciones. (SAN GREGORIO MAGNO, Hom. 14 sobre los Evang.).

Siendo un angel apóstata, no alcanza su poder más que a seducir y apartar el espíritu humano para que viole los preceptos de Dios, oscureciendo poco a poco el corazon de aquellos que tratarían de servirle, con el propósito de que olviden al verdadero Dios, sirviéndole a él como si fuera Dios. Ésto es lo que descubre su obra desde el principio. (SAN IRENEO, Trat. contra las herejías, 5).

Perverso maestro es el diablo, que mezcla muchas veces lo falso con lo verdadero, para encubrir con apariencia de verdad el testimonio del engaño. (SAN BEDA, en Catena Aurea, vol. IV, p. 76).

En la hora de la muerte

Debemos procurar pensar con santo temor cuán furioso y terrible se presentará el demonio en el dia de nuestra muerte, buscando en nosotros sus obras; cuando vemos que se presentó a Dios al morir en su carne, y buscó alguna de sus obras en Aquel en quien nada pudo encontrar. (SAN GREGORIO MAGNO, Hom. 39 sobre los Evang.).

Trata de aprovechar cualquier circunstancia y estado de ánimo especialmente la tristeza

Alguien podría quiza preguntar: ¿cómo se explica que el diablo utilice las citas de la Sagrada Escritura?

No tiene mas que abrir el Evangelio y leer. Encontrará escrito: Entonces el diablo lo tomó -se trata del Señor, del Salvador- y lo puso sobre lo alto del templo y le dijo: si eres el Hijo de Dios, échate de aquí abajo; pues está escrito: te he encomendado a los ángeles, los cuales te tomarán en sus manos para que tu pie no tropiece con ninguna piedra (Mt 4, 5-6).

¿Qué no hará a los pobres mortales el que tuvo la osadía de asaltar, con testimonios de la Escritura, al mismo Señor de la majestad? (SAN VICENTE DE LERINS, Conmonitorio, n. 26).

Después (de cometido el mal) el diablo exageró de tal manera su tristeza que llegó a perder al desgraciado. Algo semejante pasó en Judas, pues después que se arrepintió no supo contener su corazón, sino que se dejo llevar por la tristeza inspirada por el diablo, la cual le perdió. (ORIGENES, en Catena Aurea, vol. III, p. 346).

El pecador queda, en cierto modo, bajo la potestad del demonio

De la misma manera que la nave (una vez roto el timón) es llevada a donde quiere la tempestad, así también el hombre, cuando pierde el auxilio de la gracia divina por su pecado, ya no hace lo que quiere, sino lo que quiere el demonio. (SAN JUAN CRISÓSTOMO, en Catena Aurea, vol. III, p.

Cuando el demonio se aparta de alguno, acecha el instante oportuno, y cuando le ha inducido a un segundo pecado, acecha la ocasión para el tercero. (ORIGENES, en Catena Aurea, vol. III, p. 346).


No tiene tanto poder para vencernos como para tentarnos. Incluso tiene limitado el poder de tentar

El afirmar que éstos enemigos se oponen a nuestro progreso, lo decimos solamente en cuanto nos mueven al mal, no que creamos que nos determinen efectivamente a él. Por lo demás, ningún hombre podría en absoluto evitar cualquier pecado, si tuvieran tanto poder para vencernos como lo tienen para tentarnos. Si por una parte es verdad que tienen el poder de incitarnos al mal, por otra es tambien cierto que se nos ha dado a nosotros la fuerza de rechazar sus sugestiones y la libertad de consentir en ellas. Pero si su poder y sus ataques engendran en nosotros el temor, no perdamos de vista que contamos con la protección y la ayuda del Señor. Su gracia combate a nuestro favor con un poder incomparablemente superior al de toda esa multitud de adversarios que nos acosan. Dios no se limita únicamente a inspirarnos el bien. Nos secunda y nos empuja a cumplirlo. Y más de una vez, sin percatarnos de ello y a pesar nuestro, nos atrae a la salvación. Es, pues, un hecho cierto que el demonio no puede seducir a nadie, si no es a aquel que libremente le presta el consentimiento de su voluntad. (CASIANO, Colaciones, 7).

El diablo tiene un cierto poder; sin embargo, las más de las veces quiere hacer daño y no puede porque éste poder está bajo otro poder [...], ya que Quien da facultad al tentador, da tambien su misericordia al que es tentado. Ha limitado al diablo los permisos de tentar. (SAN AGUSTIN, Sobre el Sermón de la Montaña, 2).

El diablo no puede dominar a los siervos de Dios que de todo corazón confían en Él. Puede, sí, combatirlos, pero no derrotarlos. (PASTOR DE HERMAS, Epílogo sobre los Mandamientos, 2).

No conoce directamente la naturaleza de nuestros pensamientos

Los espíritus inmundos no pueden conocer la naturaleza de nuestros pensamientos. Únicamente les es dado columbrarlos merced a indícios sensibles o bien examinando nuestras disposiciones, nuestras palabras o las cosas hacia las cuales advierten una propensión por nuestra parte. En cambio, lo que no hemos exteriorizado y permanece oculto en nuestras almas les es totalmente inaccesible.

Inclusive los mismos pensamientos que ellos nos sugieren, la acogida que les damos, la reacción que causan en nosotros, todo ésto no lo conocen por la misma esencia del alma, antes bien, por los movimientos y manifestaciones del hombre exterior. (CASIANO, Colaciones, 7).

Es como un gran perro encadenado, que solamente muerde a quienes se le acercan demasiado

Nos dice San Agustin, para consolarnos, que el demonio es un gran perro encadenado, que acosa, que mete mucho ruido, pero que solamente muerde a quienes se le acercan demasiado. (SANTO CURA DE ARS, Sermón sobre las tentaciones).

Ayuda de los Sacramentos, de la oración, de la limosna y de los sacramentales para vencer la tentación

Me dices que por qué te recomiendo siempre, con tanto empeño, el uso diario del agua bendita. Muchas razones te podría dar. Te bastará, de seguro, ésta de la Santa de Avila: "De ninguna cosa huyen más los demonios, para no tornar, que del agua bendita" (J. ESCRIVA DE BALAGUER, Camino, n. 5t2).

Dios nos envía amigos, ora sea un santo, ora un angel, para consolarnos [...]; nos hace sentir con mayor fuerza la eficacia de sus gracias a fin de fortalecernos y armarnos de valor. Mas, al recibir los sacramentos, no es un santo o un angel, es Él mismo quien viene revestido de todo su poder para aniquilar a nuestro enemigo. El demonio, al verle dentro de nuestro corazón, se precipita a los abismos; aquí tenéis, pues, la razón o motivo por el cual el demonio pone tanto empeño en apartarnos de ellos, o en procurar que los profanemos. En cuanto una persona frecuenta los sacramentos, el demonio pierde todo su poder sobre ella. (SANTO CURA DE ARS, Sermón sobre la perseverancia)

(Mas líbranos del mal). Nada queda ya que deba pedirse al Señor cuando hemos pedido su protección contra todo lo malo; la cual, una vez obtenida, ya podemos considerarnos seguros contra todas las cosas que el demonio y el mundo pueden hacer. ¿Qué miedo puede darnos el siglo, si en el tenemos a Dios por defensor? (SAN CIPRIANO, en Catena Aurea, vol. II, pp. 371-372).

Ningún poder humano puede ser comparado con el suyo y sólo el poder divino lo puede vencer y tan sólo la luz divina puede desenmascarar sus artimañas. El alma que hubiera de vencer la fuerza del demonio no lo podrá conseguir sin oración ni podrá entender sus engaños sin mortificación y sin humildad (SAN JUAN DE LA CRUZ, Cántico espiritual, 3, 9).

Donde se da limosna no se atreve a penetrar el diablo. (SAN JUAN CRISÓSTOMO, Hom. sobre la l.a Epístola a los Colosenses, 35).

La ayuda del Ángel Custodio

Acude a tu Custodio, a la hora de la prueba, y te amparará contra el demonio y te traerá santas inspiraciones. (J. ESCRIVA DE BALAGUER, Camino, n. 567).

El humilde vence al demonio

Refiérese en la vida de San Antonio que Dios le hizo ver el mundo sembrado de lazos que el demonio tenía preparados para hacer caer a los hombres en pecado. Quedó de ello tan sorprendido que su cuerpo temblaba como la hoja de un árbol, y dirigiéndose a Dios le dijo: "Señor, ¿quién podre escapar de tantos lazos?" Y oyó una voz que le dijo: "Antonio, el que sea humilde; pues Dios da a los humildes la gracia necesaria para que puedan resistir a las tentaciones; mientras permite que el demonio se divierta con los orgullosos, los cuales caerán en pecado en cuanto sobrevenga la ocasión. Mas a las personas humildes el demonio no se atreve a atacarlas" (SANTO CURA DE ARS, Sermón sobre la humildad).

La ayuda de la Virgen

El príncipe de este mundo ignora la virginidad de Maria y su parto y la muerte del Señor: tres misterios resonantes cumplidos en el silencio de Dios. (SAN IGNACIO DE ANTIOQUIA, Carta a los Tralianos, 9, 1).

¿Que por momentos te faltan las fuerzas?-¿,Por que no se lo dices a tu Madre: consolatrix afflictorum, auxilium christianorum... spes postra, regina apostolorum? (J. ESCRIVA DE BALAGUER, Camino, n. 515).

¡Que cosas nos dicen los santos de Maria! ¡Quien volvio a su casa sin alegria ni gozo, despues de haber pedido a Maria, la Madre del Señor, lo que deseaba? (SAN AMADEO, Homilias).

Asi como Eva fue seducida por un angel para que se alejara de Dios, desobedeciendo su palabra, asi Maria fue notificada por otro angel de que llevaría a Dios en su seno, si obedecia su palabra. Y como aquella fue inducida a no obedecer a Dios, asi esta fue persuadida a obedecerlo, y de esta manera la Virgen Maria se convirtio en abogada de la virgen Eva. (SAN IRENEO, Trat. contra las herejias, 5).

En todo peligro puedes alcanzar la salvacion de esta Virgen gloriosa; por eso se dice: Mil escudos-mil remedios contra los peligros-cuelgan de ella (Cant 4, 4). Igualmente, para cualquier obra virtuosa puedes invocarla en tu ayuda; por eso dice Ella misma: En mi esta toda esperanza de vida y de virtud. (Eclo 24, 25) (SANTO TOMAS, Sobre el Avemaria, 1. c., p. 182).

Demonio

"Nadie conoce los lazos en que está preso, ni los que el demonio le prepara: nosotros somos semejantes a las gentes entregadas al vino, que no perciben los cordeles con que los van a atar, ni sienten cuando los atan. (s. Efren., -de morb.ing.- sent. 9, Tric. T. 3, p.78.)"

"Dios clama por sus Profetas, por sus Apóstoles y Evangelistas, y pocos oyen su voz; el diablo llama a los hombres por medio de los bailes, canciones y músicas, y junta una infinidad de gentes. (S. Efren., -Cont. neg. resurrec.- sent. 16, Tric. T. 3, p. 80.)"

"Cuando los demonios se esfuerzan en abatir al alma con el temor y desesperación, otro tanto la levanta la memoria de la misericordia divina con la esperanza de los bienes eternos. Porque Aquel que nos dijo, que era necesario perdonar, no sólo siete veces, sino setenta veces siete, perdonará con más bondad a los que esperan de El su salud. (S. Efren., -de Humilit. compar.- sent. 22, Tric. T. 3, p. 80.)"

"El demonio no se introduce tan fácilmente con la tentación de la gloria humana en los espíritus perezosos y tibios, o en los rudos y pesados, como en los que son más fervorosos y más ricos de méritos y buenas obras: muchas veces derriba con la elevación del orgullo a los que no ha podido mover en otros puntos con los esfuerzos más violentos; pues juzga que cuanto más se han elevado en santidad, más proporcionados los tendrá para caer en sus emboscadas. (S. Ambrosio, -Epist. 84,- sent. 168, Tric. T. 4, p. 348.)"

"Veía yo a Satanás que caía del cielo como un rayo: no temamos, pues, a un enemigo tan débil que tiene que caer. Le dio el Señor libertad para tentar; pero no le concedió facultad para derribar, si el afecto, por no invocar el auxilio, no se resbala con facilidad. (S. Ambrosio, lib. de Parad., c. 2, sent. 2, adic. Tric. T. 4, p. 393.)"

"Todo nuestro trabajo y toda la perfección de nuestra vida, consiste en la vigilancia de nuestro corazón y en el desasimiento de nuestra propia voluntad, por ser incapaces de ver sus tinieblas y de descubrir las emboscadas que nuestro enemigo tiene ocultas, si nuestro espíritu no se desprende de] cuidado de las cosas exteriores, y no entra con aplicación con el examen de sí mismo. (S. Paulino, Ep. 24, ad Sever., sent. 3, Tric. T. 5, p. 330.)"

"En toda la figura de este mundo que pasa, y por medio de los ojos, da deleite al corazón, tiene el demonio tendidas las redes; en su hermosura está el lazo y la espada de la muerte. (S. Paulino, Ep. 2, ad Sever., sent. 3, adic. Tric. T. 5, p. 360.)"

"El demonio se esfuerza contra vosotros con mayor rabia cuando ve que procuramos arreglar nuestra vida; y cuando advierte que hemos trabajado en llenar el navío de nuestro corazón con más preciosos tesoros de gracias, hace todo cuanto puede para causarnos un naufragio mortal. (S. Juan Crisóst., sent. 1, Homil. 1, ad popul. Antioch., Tric. T. 6, p. 300.)"

"Si el demonio no se atreve a entrar en ninguna casa en donde está el Evangelio, mucho menos se atreverá a entrar o introducir el pecado en un alma que continuamente se emplea en leerle. Santificad, pues, vuestra alma y vuestro cuerpo teniendo siempre en vuestro cuerpo y en vuestra alma el Santo Evangelio. (S. Juan Crisóst., Horni. 32, in c. 3, S. Joann., sent. 79, Tric. T. 6, p. 313.)"

"Entre tanto que el demonio nos combatiere sólo por fuera, seremos bastante fuertes para resistirle; pero si le abrimos una vez la puerta de nuestra alma y dejamos entrar este peligroso enemigo, sabed que ya no tendremos fuerzas para defendernos. (S. Juan Crisóst., Sern. de pec. non evulg., n. 4, sent. 224, Trie. T. 6, p. 345.)"

" ¡Qué astuto es el diablo! Como sabe que en la oración alcanzamos de Dios grandes gracias, se esfuerza cuanto puede para apartar las almas imprudentes de un ejercicio tan útil. (San Juan Crisóstomo, Sen-n. de Canan., n. 10, sent. 247, Tric. T. 6, p. 350.)"

"Dios prometió un Reino y los hombres le desprecian. El diablo les prepara un infierno, y le honran y obedecen, siendo así, que el uno es Dios, y el otro no es más que un demonio y la más vil de todas las criaturas. (S. Juan Crisóst., Homi. 6, c. 2, sent. 263, Tric. T. 6, p. 354.)"

"Aunque el demonio es el que nos inspira el amor carnal, con todo eso, de nosotros mismos viene; porque proviene de las compañías, de las lisonjas y de la ociosidad. A la verdad, que tiene tanta fuerza la costumbre, que impone como una necesidad a la naturaleza.

Si la costumbre tiene eficacia para producir el amor malo, no tiene menos para extinguirlo, y así hemos visto que muchos han dejado de amar, porque han cesado de ver. (S. Juan Crisóst., Homi. 5, c. 5, ad Corinth., sent. 335, Tric. T. 6, p. 373.)"

"Así como los que cantan los Salmos están llenos del Espíritu Santo, así los que cantan canciones disolutas y diabólicas están llenos del espíritu inmundo. (S. Juan Crisóst., Hom]. 19, sent. 346, Tric. T. 6, p. 376.)"

"El que siempre tiene el infierno delante, no caerá en él: como al contrario, no le evitará el que le desprecia. (S. Juan Crisóst., Homl. 2, in e. 1, ad Tesal., sent. 365, Tric. T. 6, p. 379.)"

"Dios no permite que el demonio tiente a los fieles, sino en lo preciso para su adelantamiento espiritual. (S. Agust., Saim. 63, sent. 98, Tric. T. 7, p. 4o3.)"

"El diablo sólo persigue a los buenos y no a los malos, porque estos son sus amigos y hacen siempre su voluntad. (S. Cesáreo de Arnés, Serm. 10, sent. 2, Tric. T. 9, p. 44.)"

"Acuérdate, infeliz, que vas caminando entre los lazos del demonio; los cuales, pro todas partes nacen debajo de tus pies: despierta temiendo que tu sueño te precipite en la sombra de una funesta muerte. Desengáñate de la ilusión de una vida larga sobre la tierra, no sea que este error te mantenga en el estado de la culpa y te tenga por más tiempo encerrado en los hábitos perniciosos. Ruega sin cesar a Jesucristo, tu Salvador, que haga que todas las aficiones de tu corazón lleven los frutos de una tierra excelente, y que toda tu vida sea como una fecunda vid, cuyo fruto merezca ser ofrecido a Dios, y que la reciba su Divina Majestad con complacencia. (S. Anselmo, Exhort., ad Contempt. temporal., sent. 2, Tric. T. 9, p. 338.)"

"Más atrevido es el enemigo para envestir por la espalda, que para resistir cara a cara. (S. Bern., Ep. 11, n. 12, sent. 36, Tric. T. 10, p. 324.)"

"No hay seguridad para el que duerme cerca de una serpiente. (S. Berna., Ep. 241, sent. 60, Trie. T. 10, p. 325.)"

"El que rehusa seguir los preceptos, favorece al tentador. (S. Bern., Serm. 77, in Cant., sent. 133, Tric. T. 10, p. 330.)"

"Lo que principalmente persigue el demonio es la perseverancia, porque sabe que a sólo ella se corona. (S. Bem., Ep. 24, sent. 147. Tric. T. 10, p. 330.)"

"Es cambio infeliz y de la mayor locura, por huir del trabajo humano, escoger con el demonio los ardores eternos. (S. Bern., Tract.de Cont. mund., ad Cler., n. 27,ent. 167, tric. T. 10, p. 332.)".

domingo, enero 29, 2012

Oración en tiempos de oscuridad

O Cristo Jesús
cuando todo es oscuridad
y sentimos nuestra debilidad y vulnerabilidad,
danos el sentido de tu Presencia
tu Amor, y tu Fuerza;
Ayúdanos a tener confianza perfecta
en tu Amor protector
y Poder Fortalecedor,
para que nada nos asuste ni preocupe
porque, viviendo cerca de Ti
veremos tu Mano,
tu Propósito, tu Voluntad en todas las cosas.

~ San Ignacio de Loyola

sábado, enero 28, 2012

Breve reflexión de 1 Corintios 1:22-23

Hermanos: Paz y bien a todos en Cristo Jesús.

Quiero compartir con ustedes una breve reflexión del capítulo 1, versículos 22-23 de la primera carta del Apóstol San Pablo a los corintios. En la versión católica de Latinoamérica lee así:

22. Mientras los judíos piden milagros y los griegos buscan el saber,

23. nosotros proclamamos a un Mesías crucificado: para los judíos ¡qué escándalo! Y para los griegos ¡qué locura!

En el griego original, la palabra traducida como “escándalo” (σκάνδαλον) tiene un significado algo distinto al que nuestra palabra tiene en nuestro español coloquial. Significa literalmente: “que ofende.” Y la palabra aquí traducida como ¡qué locura! (μωρίαν) significa literalmente “necedad.” O sea, para los judíos a quienes Pablo se refería les ofendía eso de un “mesías crucificado” mientras que a los griegos, educados en el saber filosófico eso era una necedad, una tontería que no puede ser tomado en serio. Eso es lo que San Pablo enfrentaba.

Simplemente quiero apuntar que las cosas no han cambiado en nada y que los judíos y griegos que Pablo criticaba son epítomes de todos aquellos que rechazan a Cristo hoy día, no importa su nacionalidad. Y de hecho, las dos objeciones son dos caras de la misma moneda. ¿Saben por qué?

Porque el crítico de hoy encuentra ese tema de Dios hecho hombre y luego crucificado como algo que da asco, que le ofende, porque no lo diferencia de otros sacrificios humanos de otras culturas y juzga que la Encarnación del Verbo es un embrollo imposible de entender. Ahí se mueve de la ofensa a la acusación de “necedad” porque el crítico de hoy dice que Dios – si es que existe Dios – nunca juntaría su naturaleza divina a una humana en un ser humano para luego morir. Dios, la Divina, la Realidad Ultima es demasiado transcendental para hacerse finita voluntariamente, o imposible a priori por alguna definición. Diría que Cristo fue mal-interpretado por sus discípulos, o por Constantino, o en alguna otra fase histórica por gente en busca de poder y dominio y que Jesús – si admiten que existió alguna vez – fue un predicador y sanador itinerante que predicó algo nuevo dentro del judaísmo y nada más.

Al contrario, nosotros los cristianos católicos decimos decididamente: Dios se hizo hombre, Dios es Emanuel. El está con nosotros y habiendo vivido como nosotros santificó todo lo noble y natural de nuestra humanidad y con nosotros, la creación entera. Jesús santificó cada etapa de nuestra vida: nuestro nacer, crecer, trabajo, alimento y al final, la muerte misma. Al santificar el momento de la muerte, la destruyó y su resurrección es prenda de la nuestra.

Hermanos, vivimos para siempre. Nuestra vida tuvo un comienzo pero no tendrá final. Que sea en Jesús Crucificado en quien encontremos el significado último de nuestro vivir. Consagremos a Dios Padre todo el bien que hagamos en Cristo Jesús, quien nos dejó en su Espíritu el poder de santificarlo todo como El lo hizo. Que esto sea nuestro testimonio para que tanto el “judío” y el “griego” de nuestros tiempos crea en El, y obtenga la vida eterna. Amén

viernes, enero 27, 2012

Santa Sede se apresta a disciplinar rebeldes austríacos

Hermanos y hermanas: Paz y Bien a todos en Cristo Jesús. De acuerdo a InfoCatólica:
Los disidentes apoyaron un manifiesto del sacerdote Helmut Schüller, en el que se abogaba por la ordenación de las mujeres y de las personas casadas, por permitir que hombres y mujeres laicos preparados, solteros o casados, puedan oficiar misa y dirigir iglesias carentes de párroco, por aceptar que los divorciados puedan volver a contraer un segundo matrimonio religioso y por que los protestantes puedan recibir la comunión.

Schüller, que previamente a su iniciativa había presidido Cáritas Austria durante varios años, ha asegurado a los medios de su país que ha recibido el apoyo de multitud de grupos autodenominados católicos de todo el mundo. Cerca de 400 sacerdotes austriacos se adhirieron a su manifiesto, lo que ha puesto a la Iglesia en Austria ante el peligro de sufrir un cisma, ya que algunas de las reinvindicaciones chocan abiertamente con doctrinas pertenecientes al depósito de la fe católica definidas infaliblemente por el Magisterio de la Iglesia.

El cardenal Schönborn expresó su sorpresa por la iniciativa y recordó a los sacerdotes rebeldes que han hecho libremente voto de obediencia a su obispo cuando fueron ordenados, “por lo que quien rompa este principio disuelve la unidad”.

Los medios de comunicación austriacos han informado que no está previsto una reunión entre Schüller y los obispos para intentar lograr algún tipo de acuerdo.

Según un portavoz del episcopado austriaco la decisión de consultar con Roma fue tomada por el cardenal primado de la Iglesia en Austria.
Comentario. La rebelión en Austria es un intento premeditado e inspirado por los escritos del suizo Hans Küng, quien fue una vez teólogo católico hasta que su disidencia provocó la censura de la Santa Sede. Los pasos seguidos por los rebeldes austríacos siguen con fidelidad los esquemas eclesiológicos del suizo y este es para los rebeldes su inspiración ideológica.

La Santa Sede enfrenta una vez más el reto de ser pastoral y ejecutar disciplina simultáneamente, cosa que no es fácil y que requiere de juicio y prudencia salomónicas.

Si yo estuviese a cargo de la Santa Sede por un día, estudiaría lo que es salvable en la Iglesia austríaca - y en toda Europa Occidental - y dedicaría mis esfuerzos a fortalecer esos segmentos, dejando los herejes y cismáticos al garete para que, una vez privados de la gracia sacramental, al ver que sus ramas se secan, quieran y puedan entonces retornar a la Iglesia de Cristo.

Eso es lo que yo haría, de ser yo jefe por un día. Dios sabe por qué nunca lo seré.

miércoles, enero 25, 2012

Recordamos hoy la Conversión de San Pablo Apóstol


 

Hechos 9: 1 - 22


1 Entretanto Saulo, respirando todavía amenazas y muertes contra los discípulos del Señor, se presentó al Sumo Sacerdote,

2 y le pidió cartas para las sinagogas de Damasco, para que si encontraba algunos seguidores del Camino, hombres o mujeres, los pudiera llevar atados a Jerusalén.

3 Sucedió que, yendo de camino, cuando estaba cerca de Damasco, de repente le rodeó una luz venida del cielo,

4 cayó en tierra y oyó una voz que le decía: «Saúl, Saúl, ¿por qué me persigues?»

5 El respondió: «¿Quién eres, Señor?» Y él: «Yo soy Jesús, a quien tú persigues.

6 Pero levántate, entra en la ciudad y se te dirá lo que debes hacer.»

7 Los hombres que iban con él se habían detenido mudos de espanto; oían la voz, pero no veían a nadie.

8 Saulo se levantó del suelo, y, aunque tenía los ojos abiertos, no veía nada. Le llevaron de la mano y le hicieron entrar en Damasco.

9 Pasó tres días sin ver, sin comer y sin beber.

10 Había en Damasco un discípulo llamado Ananías. El Señor le dijo en una visión: «Ananías.» El respondió: «Aquí estoy, Señor.»

11 Y el Señor: «Levántate y vete a la calle Recta y pregunta en casa de Judas por uno de Tarso llamado Saulo; mira, está en oración

12 y ha visto que un hombre llamado Ananías entraba y le imponía las manos para devolverle la vista.»

13 Respondió Ananías: «Señor, he oído a muchos hablar de ese hombre y de los muchos males que ha causado a tus santos en Jerusalén

14 y que está aquí con poderes de los sumos sacerdotes para apresar a todos los que invocan tu nombre.»

15 El Señor le contestó: «Vete, pues éste me es un instrumento de elección que lleve mi nombre ante los gentiles, los reyes y los hijos de Israel.

16 Yo le mostraré todo lo que tendrá que padecer por mi nombre.»

17 Fue Ananías, entró en la casa, le impuso las manos y le dijo: «Saúl, hermano, me ha enviado a ti el Señor Jesús, el que se te apareció en el camino por donde venías, para que recobres la vista y seas lleno del Espíritu Santo.»

18 Al instante cayeron de sus ojos unas como escamas, y recobró la vista; se levantó y fue bautizado.

19 Tomó alimento y recobró las fuerzas. Estuvo algunos días con los discípulos de Damasco,

20 y en seguida se puso a predicar a Jesús en las sinagogas: que él era el Hijo de Dios.

21 Todos los que le oían quedaban atónitos y decían: «¿No es éste el que en Jerusalén perseguía encarnizadamente a los que invocaban ese nombre, y no ha venido aquí con el objeto de llevárselos atados a los sumos sacerdotes?»

22 Pero Saulo se crecía y confundía a los judíos que vivían en Damasco demostrándoles que aquél era el Cristo.

martes, enero 24, 2012

El Beato Papa Juan Pablo Magno nos mostró cómo perdonar

Hermanos y hermanas, Paz y Bien en Cristo Jesús nuestro Señor. Nos informa ACIPrensa:

El postulador de la causa de canonización del Beato Juan Pablo II, el sacerdote polaco Slawomi Oder, señaló que la sangre del Papa Peregrino recuerda que las bases para construir la paz deben ser la justicia y el perdón.

Así lo indicó el fin de semana Mons. Oder durante su meditación ante la reliquia (una ampolla de sangre) de Juan Pablo II que estuvo en Colombia antes de partir al país africano de Nigeria en donde continúa su itinerario mundial.

En la Catedral Primada de Bogotá, el sacerdote recordó que Juan Pablo II perdonó a Ali Agca, el turco que atentó contra la vida del Papa en la Plaza de San Pedro el 13 de mayo de 1981, iniciando un "itinerario pedagógico sobre el perdón".

Según señala la nota de la Conferencia Episcopal de Colombia, el sacerdote afirmó que este perdón puede ser considerado "contrario a la lógica humana" pero no contrario a la "lógica del amor".

Juan Pablo II muestra además la "acción liberadora" del perdón que sirve para "la edificación de las relaciones y la convivencia humana". En este sentido Juan Pablo II era consciente de que el perdón no es "fácil, espontaneo y natural" y que debe nacer del amor.

Pero el perdón no es suficiente para alcanzar la paz, "de ello era consciente el Papa Juan Pablo II. Por ello, en su discurso sostuvo que solo el restablecimiento de la justicia puede constituirse la raíz para que la paz dure".

Otro aspecto de que destacó el postulador, fue que el Beato Wojtila recalcó insistentemente en que el perdón "en modo alguno" se contrapone a la justicia y que el perdón no significa "inhibirse ante las legítimas exigencias de reparación".

Por ello, recordó que Juan Pablo II fue enfático en señalar que el perdón tiende más bien a la "plenitud de la justicia" y que esta no "prescinde de la conciencia del deber moral de reparar".

"El imperativo de la verdadera justicia, constituye en el pensamiento del Pontífice, el centro alrededor del cual se desarrolla y concentra el discurso sobre la paz", dijo Mons. Oder.

Siempre en la línea del discurso del perdón y la justicia, Juan Pablo II, a la vez que condenaba "sin algún temor" el terrorismo, también exhortaba para que la respuesta civil no esté alejada del ejercicio de la justicia.

La nota de la CEC añade luego que "Karol Wojtyla, constantemente reiteró que el terrorismo era producto del odio, la desconfianza y la exclusión, por ello la calificó como un crimen y una acción que se basa en el desprecio de la vida del hombre".

El Pontífice, concluyó el P. Oder, "ve a las personas que corren el riesgo de la condenación eterna y su ardiente llamada a la conversión. Por ello, Karol Wojtyla se caracterizó por su exquisita sensibilidad pastoral y humana".

Comentario. Hermanos, la vida (y muerte) del Beato Papa Juan Pablo Magno nos demostró que la santidad no es para debiluchos y tímidos. También nos mostró que la santidad es el curso de vida ordinario para todo cristiano. Los santos no son seres de yeso o madera, son gente de sangre y hueso con defectos y limitaciones, pero que ejercitaron las virtudes en grado heroíco.

Cuando rezamos el Padre Nuestro, pedimos que Dios “perdone nuestras ofensas así como nosotros perdomos a los que nos ofenden”. Dios nos perdona si y cuando perdonamos a aquellos que pecan contra nosotros. Aquellos que no perdonan viven una vida amargada, ensimismada e incapaza de ver lo bueno en la vida y de amar y de recibir amor. El único corazón capaz de amar completamente es aquel que su corazón ha sido roto, abierto. Nuestro ejemplo fundamental de esta verdad es Jesucristo mismo, rechazado por los suyos, y su corazón literalmente abierto para mostrar el amor de Dios para el mundo. Su siervo Juan Pablo también le tocó amar del mismo modo y es por eso un ejemplo actual, una encarnación particular del amor de Dios en el mundo. Es por esto que no me cabe duda alguna que un día pronto el Beato Papa Juan Pablo Magno será canonizado, su nombre añadido a la lista de los santos de la Iglesia Universal.

sábado, enero 21, 2012

Algunos obstáculos en el caminar hacia la santidad familiar

Padre Nicolás Schwitzer

1. Soñar con la familia ideal

Un peligro es soñar con la familia ideal y, por eso, rechazar la familia real. Amar al grupo familiar es amar a personas reales, concretas, de carne y hueso. Quien ama a su sueño de familia más que a la familia misma, la juzga, la acusa y condena. Los cristianos somos idealistas. Nuestros ideales son sumamente altos: una familia santa es un desafío fuera de lo común. Pero los cristianos somos también realistas. Sabemos que el crecimiento es lento y que nos exige mucha comprensión, paciencia y confianza. Amemos a nuestra familia tal como es. Amemos a nuestros familiares tal como son, con sus valores y limitaciones. Y a partir de ese amor que es la base de todo, construyamos el futuro.

2. Incapacidad de cambiar

Un elemento que puede dificultar el desarrollo de una familia es la incapacidad de cambiar. Estar dispuesto al cambio o no estarlo es algo que puede causar grandes roces en la vida diaria. El crecimiento siempre lleva consigo transformación de la persona, de su mentalidad y de su vida.

No existe santidad sin grandes cambios. Y el cambio requiere una combinación de humildad, valentía, fuerza y energía que pueden debilitarse con el tiempo. Artritis mental o reumatismo espiritual, lo llama Carlos Vallés, S.J. El lema a partir de los cuarenta puede muy bien ser: “¡dejadme en paz!” Pero en nosotros, que somos cristianos, es decir, jóvenes de espíritu, no debería darse eso.

El gran enemigo del cambio es el deseo de seguridad. Los caminos de siempre son claros, seguros, de fiar. Andando por ellos sabemos lo que nos espera y cómo hacerle frente. Lo nuevo siempre implica riesgo, y el ser humano huye del peligro. El cambio es siempre contra la corriente.

Sin embargo, si aspiramos a la santidad tenemos que tener la fe, el valor y la sencillez de cambiar. Dejemos que Dios nos enseñe nuevas tierras y nos lleve por caminos desconocidos. Negarse a cambiar es endurecerse, estancarse. Estar dispuestos a cambiar es estar dispuestos a vivir, a crecer, a madurar. ¿Estamos dispuestos a ello?

3. Juzgar los demás

Otro obstáculo es nuestra inclinación a juzgar a los demás. Las diferencias entre nosotros, de mentalidad, manera de ser, criterios distintos, nos llevan a criticar y a juzgar con facilidad.

Y el juicio destruye toda relación. Jesús mismo insistía: “No juzguéis”. No juzgar es mandamiento evangélico, es regla básica de relaciones humanas y es precepto inevitable de salud mental. Y, es muy difícil.

No puedo evitar que mis ojos vean lo que es obvio y que mi mente declare en forma espontánea que semejante conducta está mal. El juicio de que algo esté bien o mal, más vale reservárselo a Dios, el Juez supremo.

Lo que yo puedo hacer es expresar claramente mi opinión sobre una conducta concreta, sin emitir un juicio moral sobre ella.

Y lo que tengo que aprender es limitar mis comentarios a la acción, sin juzgar a la persona. Condenar el pecado y no al pecador, es otro gran principio cristiano. Además, se le clasifica a la persona, se le pone etiqueta, se le condena - sin recurso de apelación.

Preguntas para la reflexión

1. ¿Somos resistentes a los cambios?

2. ¿Juzgamos a los demás?

3. ¿Cómo actúo ante la falta de un familiar?

miércoles, enero 18, 2012

Sin buenas obras, no hay salvación posible

Autor: P. José P. Benabarre Vigo | Fuente: El Visitante

Hay que distinguir bien entre credulidad y fe, y entre fe divina y fe humana.

Credulidad es el vicio de los que aceptan como verdad o un hecho cualquier cosa que se les dice. No tienen espíritu crítico, ni saben lo que esto significa.

Fe o creencia es la aceptación mental de algo que se nos presenta como un hecho, y que por las razones que se aducen, o por la honorabilidad de la persona que nos habla, merece nuestra aquiescencia [consentimiento].

Fe humana es el acto mental en virtud del cual, y dada la honorabilidad de la persona que nos habla, y sólo en concepto de ella, creemos lo que nos comunica, aun cuando no lo comprendamos.

Fe divina o sobrenatural es la virtud por la cual aceptamos como verdades absolutas cuanto Dios nos ha revelado, y la Iglesia declara como materia de creencia obligatoria para salvarnos. El acento hay que ponerlo en el hecho de que Dios se nos ha dado a conocer a través de los profetas y de su Hijo, Jesucristo (He 1, 1), y que ha dado a su Iglesia -LA CATÓLICA, Y SÓLO A ELLA- sabiduría y poder para interpretarla (Jn 15, 16; Lc 16, 16).

Para que esta fe sea meritoria para el cielo, hay que trasladarla a la práctica, pues una fe sin obras, es cosa muerta (Stgo 2, 14-17). Y lo muerto nadie lo quiere.

Obras buenas

Obras buenas para el cielo son aquellas que, por su naturaleza, la buena intención y motivación de la gente merecen la aprobación de Dios.

Naturaleza quiere decir aquí, que la obra en sí y de por sí va destinada a beneficiar a alguien o a alguna cosa. Un vaso de agua fría dada al sediento, es por su naturaleza, una obra buena. Ofrecer una droga perjudicante es siempre malo.

Intención significa aquí que lo que la gente hace es para mayor gloria de Dios y el bien material o espiritual de la persona en quien recae la acción. Un millón de dólares dados para que se hable del donante en los periódicos no vale nada para el cielo.

Motivación es la última y principal razón por la que nos movemos a obrar. Para que una obra sea buena y aceptada por Dios tiene que hacerse, en primer lugar, para su mayor gloria. Puede haber otras razones aceptables, pero si está ausente esa motivación, ninguna obra será aceptable a Dios (Is 48, 11).

No las he contado, pero apostaría doble contra sencillo que no hay concepto más repetido en la Biblia que Dios es premiador de buenos y castigador de malos, como decía el sencillo catecismo que yo aprendí de pequeño.

El mejor texto que nos ofrece la Biblia para probar que las obras buenas son absolutamente necesarias para salvarnos lo tenemos en Mateo 25, 31 hasta el final. Sin descartar la fe, que para salvarnos es necesaria (Jn 3, 18), Jesús dirá a los buenos en el juicio universal: “Venid, benditos de mi Padre, a poseer el reino creado para vosotros desde el principio del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber…” (Mt 25, 31-36).

A los malos, en cambio, les dirá con toda dureza: “Apartaos de mí, malditos, id al fuego eterno, preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre y no me disteis de comer; tuve sed y no me disteis de beber…” (Mt 25, 41-42).

Está claro, pues, que la fe es necesaria para salvarse; pero lo es también y con no menos claridad, que sin obras buenas, la fe sola no nos salvará.

martes, enero 17, 2012

Crisis de santidad

La crisis que sufrimos hoy en día es una crisis que hunde sus raíces en una profunda quiebra moral

Autor: Pedro Luis Llera Vázquez | Fuente: Catholic.net

Dice el Diccionario de la Real Academia Española que el honor es la “Cualidad moral que lleva al cumplimiento de los propios deberes respecto del prójimo y de uno mismo”; y en su segunda acepción, sería la “buena reputación que sigue a la virtud o al mérito”.

En los últimos años, la palabra “valores” se ha puesto de moda y se ha repetido hasta la náusea. Hay términos como “solidaridad” o “tolerancia” que una y otra vez se leen y se escuchan vengan o no a cuento. Parece que la “tolerancia” o el “ser tolerante” supone un “valor” incuestionable. Pero pocos se atreven a decir hoy en día que algo es “intolerable”. Por ejemplo, que en España tengamos más de cinco millones de parados resulta intolerable. Que la mentira se haya convertido en algo socialmente aceptado, resulta intolerable. Que el aborto sea una realidad socialmente consentida y aceptada, resulta intolerable. Que la infidelidad conyugal se vea como algo normal, resulta intolerable. Que la corrupción campe a sus anchas y sea una práctica extendida entre políticos, empresarios y trabajadores, resulta intolerable. Que el matrimonio se haya convertido en un cajón de sastre donde cabe cualquier tipo de relación, me parece intolerable. Que el Estado se haya arrogado el derecho a educar moralmente a nuestros hijos, usurpando el derecho que únicamente nos corresponde a los padres, resulta intolerable.

Sinceramente: estoy harto de los “valores”, de la “tolerancia” y del “talante”. Lo decente es luchar por el bien y la justicia; y combatir el mal, la corrupción, la mentira y la opresión, venga esta de donde venga. Por eso reivindico la recuperación del concepto del honor y la necesidad urgente de cultivar las virtudes. Toda persona tiene la obligación de comportarse de acuerdo con unos principios. Tenemos la obligación de comportarnos de manera ejemplar y de combatir a aquellas personas cuyo comportamiento no esté a la altura de esa ejemplaridad.

Una persona con honor - honorable - no miente ni engaña ni roba. Una persona con honor cumple la palabra dada en su vida social y personal. Un hombre o una mujer no pueden prometerse amor y fidelidad y luego engañar a su cónyuge: ¿es que la palabra dada no sirve para nada? Y no vale apelar a la debilidad del ser humano ni pamplinas por el estilo. Cuando uno se compromete a algo o con alguien, tiene la obligación de cumplir con su deber. Y resulta intolerable la facilidad con la que se tolera lo intolerable.

Y otro tanto habría que decir de la obligación de los padres de educar a sus hijos, que para eso los han traído al mundo. O la obligación de tratar con justicia a los trabajadores; o la de los trabajadores de realizar el trabajo que cada uno tenga que desempeñar con el mayor esfuerzo y dedicación y de la mejor manera posible. Las personas no están al servicio de la economía, sino que la economía debe estar al servicio de las personas para que todos puedan vivir con dignidad.

Todos tenemos el deber de tratar a los demás con respeto. Las personas no son objetos de usar y tirar: ni en las relaciones laborales ni en las personales. Las relaciones sexuales no son un juego de niños. El otro, el prójimo, no es algo que esté ahí para que yo lo use y me lo pase bien. Debemos recuperar urgentemente la responsabilidad en las relaciones sexuales y combatir la banalización de la sexualidad y la promiscuidad rampante. No puede ser que en España se lleven a cabo más de cien mil abortos ni que la píldora postcoital se consuma como si fueran caramelos.

¡Cuántas veces se hace una separación drástica entre “vida pública” y “vida privada”! ¡Cuántas veces se escucha esa falacia de que “cada uno en su vida privada puede hacer lo que le dé la gana”! Pues no. La conducta personal debe ser ejemplar en la vida pública y en la privada. Si alguien maltrata o engaña a su mujer, ¿puede ser de fiar en cualquier otro ámbito? Si uno es un sinvergüenza en su vida privada, no puede pretender que nadie se fíe de él en la vida pública. Todos tenemos la obligación, al menos, de intentar ser ejemplares en nuestra vida: la íntima y la pública.

La crisis que sufrimos hoy en día es una crisis que hunde sus raíces en una profunda quiebra moral: vale todo y el “honor” se considera un concepto anticuado y sin vigencia alguna. Y así nos va. Cuando se fomentan los vicios y se desprecian los méritos; cuando la virtud es objeto de burla y desprecio; cuando el fin justifica los medios, el resultado que obtenemos es una sociedad enferma y decadente como la de hoy en día. Sin honor, sin virtudes, sin ejemplaridad y sin esfuerzo ni mérito, no iremos a otro sitio que no sea la ruina. Por eso, hoy más que nunca, hacen falta personas ejemplares y honorables. Para un católico como yo, la crisis más importante que padecemos, en el fondo, es una crisis de santidad.

domingo, enero 15, 2012

Las diez páginas más visitadas en Vivificat en el 2011

Hermanos, les saludo por segunda vez hoy en la paz de Cristo Jesús.

Pensé que les gustaría saber cuáles fueron las páginas más visitadas en Vivificat durante el 2011:

1. El Padre Nuestro en hebreo y arameo

2. El Padrenuestro en Arabe

3. Oración de San Ignacio de Loyola

4. El aporte de la Iglesia Católica a la cultura universal

5. Historia de los colores de la bandera papal moderna

6. Partes de la Santa Misa

7. San Ignacio de Loyola: Reglas de Discernimiento Espiritual

8. Acompañar a Jesús

9. La Señal de la Cruz

10. La cruz, ¿signo de maldición o bendición?

Nuevo "periódico": La Crónica Católica ahora en línea

Hermanos, Paz y Bien a todos en Cristo Jesús.

Les informo que he creado un nuevo periódico digital titulado La Crónica Católica, el cual pueden acceder en el siguiente URL:

http://paper.li/vivificat/1325586753

En este periódico reuno múltiples corrientes informativas de numerosos blogs, Twitter, y agencias noticias mundiales con para desplegar noticias relacionadas con la Iglesia y con católicos particulares. Pueden suscribirse directamente o través de mi cuenta de Twitter, http://twitter.com/vivificat. Mantengo un enlace permanente en el marginal izquierdo del blog.

El periódico tiene dos ediciones, publicadas a las 0600 y 1800 horas, horario del este de los EE.UU. Espero se suscriban, rieguen la voz entre sus amigos, y lo disfruten.

viernes, enero 13, 2012

Vídeo: Visita del Beato Papa Juan Pablo Magno a Puerto Rico

Hermanos y hermanas: Paz y Bien a todos en Cristo Jesús. Discúlpen la falta de pasquines últimamente es que he estado bien ocupado aquí en el Ultramar. Quiero compartir con Uds. un poquito de historia, un breve noticioso documentando la visita del Beato Papa Juan Pablo Magno de felíz memoria a San Juan de Puerto Rico en 1982. Disfruten:

martes, enero 10, 2012

Gays tienen derecho a ser heterosexuales otra vez,

Hermanos y hermanas, Paz y Bien a todos en Cristo Jesús. Comparto esto, de acuerdo a ACIPrensa:
Richard Cohen y su familia (foto El Tiempo)El autor del libro "Comprender y sanar la homosexualidad" y ex gay, Richard Cohen, pidió respetar el derecho de las personas que tras años de ser homosexuales decidieron retornar a la heterosexualidad, y dejar de lado los ataques y la intolerancia.

Cohen se refirió a los ataques que el colectivo gay lanzó en España contra la editorial Libros Libres por publicar una nueva versión del libro.

"Creo que este es un asunto de derechos humanos sobre libertad de expresión. Reitero que los gays y las lesbianas que son felices tienen derecho a vivir sus vidas. Esperaría que ellos respetaran los derechos de otros que desean explorar una salida al homosexualismo. Practiquemos tolerancia, diversidad e igualdad para todos", expresó en una entrevista publicada por el diario colombiano El Tiempo el 8 de enero.

En la entrevista, Cohen –casado y con tres hijos–, recordó que "de acuerdo con la Asociación de Psicólogos Americanos, las personas no necesariamente nacen con atracción hacia el mismo sexo".

"Nadie nace esencialmente con sentimientos homosexuales ni nadie tampoco escoge sentir atracción hacia el mismo sexo. Hay muchas razones para sentir esta atracción (…). Nunca es una cosa únicamente. Influye la crianza de los padres, o la percepción que tiene el hijo de esa crianza. Bajo la atracción hacia el mismo sexo hay dos factores primarios: traumas no resueltos del pasado y una necesidad legítima de amor proveniente del mismo género", afirmó.

Tras señalar que respeta a la comunidad homosexual, Cohen indicó que para que una persona pueda "resolver su homosexualismo no deseado y completar su sueño de ser heterosexual", debe estar "realmente interesado en cambiar".

"Cuando alguien identifica y resuelve los dolores del pasado y experimenta amor de una manera saludable y no sexual con personas del mismo género, entonces de manera natural comienzan a emerger deseos heterosexuales. Yo esto lo experimenté en carne propia y he visto cómo miles han transformado sus vidas con el programa", aseguró.

"Viví esa vida y me di cuenta de que no era para mí. No fue fácil. Muchos me dijeron: 'Tú naciste gay', pero ya sabía que eso no era cierto", afirmó.

Dijo que ahora vive "plenamente mi vida heterosexual y no me atraen otros hombres. Me convertí en terapeuta para ayudar a otros como yo. Para que sepan que hay esperanza, que es posible, que si yo pude, ellos también".

En ese sentido, aseguró que de las personas que acuden a la Fundación Internacional para el Saneamiento se curan el 85 por ciento. "Pero solo funciona si la persona lo desea. Llevamos 21 años en esto y ya tenemos oficinas en México".

La entrevista completa está en http://www.eltiempo.com/cultura/libros/yo-fui-homosexual-pero-ya-me-cure-richard-cohen_10940401-4
Comentario. Hermanos, este libro, como decimos en Puerto Rico, "le está cayendo ni bomba" a la agitadores y propagandistas del homosexualismo quienes declaman que dicha condición es incambiable, rechazan toda terapia de reversión, mientras reclaman respeto, validación y apoyo incondicional a la vida homosexual. El hecho de que existen muchísimos casos de reversión les incomoda, así como el juicio moral negativo que la Iglesia, siguiendo la enseñanza de Cristo, le hace a aquellos actos de naturaleza sexual entre personas del mismo sexo con libre y pleno conocimiento y consentimiento. Estos actos la Iglesia los declara "intrínsicamente malos" ya que frustran la naturaleza, objeto y fin de la potencia sexual, lo cual el onanismo mutuo entre personas del mismo sexo simulan sin lograr.

Vale entonces decir que las personas que sienten atracción sexual hacia personas del mismo sexo que a la vez están convencidas en conciencia que tal acto es malo, tienen un derecho absoluto a reorientar su atraccion, y no hay potencia en la tierra que les niegue el derecho y deber de conformar su actuar al Evangelio y a la Ley Natural. Repito, no hay ni palo ni piedra que se lo pueda impedir, ni poder o persona alguna que diga que orientar su sexualidad es malo.

Recemos muchos por las personas que sufren de atracción sexual hacia otras personas del mismo sexo y que también sufren en conciencia el poder de dicha atracción. Recordemos también que la Iglesia enseña que la orientación homosexual en sí no es mala, que lo que es malo es su actualización y que nuestros co-hermanos homosexuales que buscan en conciencia superar su condición no son ni más ni menos pecadores que el resto de nosotros. Recemos por ellos al mismo tiempo que rezamos por nosotros para que podamos llevarles a ellos y al mundo la verdad sobre el ser humano, una verdad que no está de moda, pero que hay que comunicar a pesar de ello, a un mundo hambriento por la Verdad.

lunes, enero 09, 2012

La doctrina católica sobre la Santísima Trinidad

Fuente: Enciclopedia Católica vía ACIPrensa

Nota del bitacorista: Ya que hoy celebramos el Bautismo de Nuestro Señor el cual fue la primera teofanía trinitaria, me parece adecuado compartir este artículo con Uds. ¡Disfruten!

“La Trinidad” es el término empleado para designar la doctrina central de la religión cristiana: la verdad de que en la unidad de la Divinidad, hay Tres Personas, el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo, que son verdaderamente distintas una de la otra.

De este modo, en palabras del Credo de Atanasio: "El Padre es Dios, el Hijo es Dios, y el Espíritu Santo es Dios, y, sin embargo, no hay tres Dioses sino uno solo". En esta Trinidad de Personas, el Hijo es engendrado del Padre por una generación eterna, y el Espíritu Santo procede por una procesión eterna del Padre y el Hijo. Sin embargo, y a pesar de esta diferencia en cuanto al origen, las Personas son co-eternas y co-iguales: todos semejantes no creados y omnipotentes. Esto, enseña la Iglesia, es la revelación respecto a la naturaleza de Dios que Jesucristo, el Hijo de Dios, vino a la tierra a entregarle al mundo, y la que la Iglesia propone al hombre como el fundamento de todo su sistema dogmático.

En la Escritura, aún no hay ningún término por el cual las Tres Personas Divinas sean designadas juntas. La palabra trias (de la cual su traducción latina es trinitas) fue primeramente encontrada en Teófilo de Antioquía (c. 180 d.C.). El habla de "la Trinidad de Dios (el Padre), el Verbo y su Sabiduría ("Ad. Autol.", II, 15, P.G. VI, 78). El término, por supuesto, pudo haber sido usado antes de su tiempo. Más tarde aparece en su forma en latín de trinitas en Tertuliano ("De pud". C. XXI). En el siglo siguiente la palabra fue de uso general. Se encuentra en muchos pasajes de Orígenes ("In Ps. XVII", 15). El primer credo en el cual aparece es en el del discípulo de Orígenes, San Gregorio Taumaturgo. En su Ekthesis tes pisteos compuesta entre los años 260 and 270, escribe:

“Por lo tanto, no hay nada creado, nada sujeto a otro en la Trinidad; ni tampoco hay nada que haya sido añadido como si alguna vez no hubiese existido, sino que ingresó luego. Por lo tanto, el Padre nunca ha estado sin el Hijo, ni el Hijo sin el Espíritu, y esta misma Trinidad es inmutable e inalterable por siempre.” (P.G., X, 986).

Es evidente que un dogma tan misterioso presupone una revelación Divina. Cuando el hecho de la revelación, entendido en su sentido pleno como el discurso de Dios al hombre, ya no es aceptado, el rechazo a la doctrina le sigue como consecuencia necesaria. Por esta razón no tiene lugar en el protestantismo liberal de hoy día. Los escritores de esta escuela sostienen que la doctrina de la Trinidad, según profesada por la Iglesia, no aparece en el Nuevo Testamento, sino que fue formulada por primera vez en el siglo II, y que recibió su aprobación final en el siglo IV, como resultado de las controversias arrianas y macedonias. En vista de esta afirmación es necesario considerar con algún detalle la evidencia ofrecida por las Sagradas Escrituras. Recientemente se han hecho algunos intentos por aplicar las teorías más extremas de la religión comparada a la doctrina de la Trinidad, y por explicarla mediante una ley imaginaria de la naturaleza que urge a los hombres a agrupar los objetos de su culto en grupos de tres. Parece innecesario dar más de una referencia a estas opiniones extravagantes, que los pensadores serios de cada escuela rechazan como carentes de fundamento.

  • Sigue leyendo el artículo aquí
  • Para saber más del ícono ruso de la Santísima Trinidad escrito por San Andrés Rublev, ve aquí. (En inglés)

Celebramos hoy la Teofanía o Bautismo de Nuestro Señor Jesucristo

Venid, adoremos a Cristo, en quien el Padre se complace.

Icono Festal de la Teofanía del SeñorDel Oficio de Lecturas del día, Sermón 39, En las sagradas Luminarias (14-16.20: PG 36, 350-351. 354. 358-359) de San Gregorio Nacianceno, Obispo

Cristo es iluminado: dejémonos iluminar junto con él; Cristo se hace bautizar: descendamos al mismo tiempo que él, para ascender con él.

Juan está bautizando, y Cristo se acerca; tal vez para santificar al mismo por quien va a ser bautizado; y sin duda para sepultar en las aguas a todo el viejo Adán, santificando el Jordán antes de nosotros y por nuestra causa; y así, el Señor, que era espíritu y carne, nos consagra mediante el Espíritu y el agua.

Juan se niega, Jesús insiste. Entonces: Soy yo el que necesito que tú me bautices, le dice la lámpara al Sol, la voz a la Palabra, el amigo al Esposo, el mayor entre los nacidos de mujer al Primogénito de toda la creación, el que había saltado de júbilo en el seno materno al que había sido ya adorado cuando estaba en él, el que era y habría de ser precursor al que se había manifestado y se manifestará. Soy yo el que necesito que tú me bautices; y podría haber añadido: «Por tu causa». Pues sabía muy bien que habría de ser bautizado con el martirio; o que, como a Pedro, no sólo le lavarían los pies.

Pero Jesús, por su parte, asciende también de las aguas; pues se lleva consigo hacia lo alto al mundo, y mira cómo se abren de par en par los cielos que Adán había hecho que se cerraran para sí y para su posteridad, del mismo modo que se había cerrado el paraíso con la espada de fuego.

También el Espíritu da testimonio de la divinidad, acudiendo en favor de quien es su semejante; y la voz desciende del cielo, pues del cielo procede precisamente Aquel de quien se daba testimonio; del mismo modo que la paloma, aparecida en forma visible, honra el cuerpo de Cristo, que por deificación era también Dios. Así también, muchos siglos antes, la paloma había anunciado el fin del diluvio.

Honremos hoy nosotros, por nuestra parte, el bautismo de Cristo, y celebremos con toda honestidad su fiesta.

Ojalá que estéis ya purificados, y os purifiquéis de nuevo. Nada hay que agrade tanto a Dios como el arrepentimiento y la salvación del hombre, en cuyo beneficio se han pronunciado todas las palabras y revelado todos los misterios; para que, como astros en el firmamento, os convirtáis en una fuerza vivificadora para el resto de los hombres; y los esplendores de aquella luz que brilla en el cielo os hagan resplandecer, como lumbreras perfectas, junto a su inmensa luz, iluminados con más pureza y claridad por la Trinidad, cuyo único rayo, brotado de la única Deidad, habéis recibido inicialmente en Cristo Jesús, Señor nuestro, a quien le sean dados la gloria y el poder por los siglos de los siglos. Amén.

Antífonas de Laudes

Ant 1: El soldado bautiza a su Rey, el siervo a su Señor, Juan al Salvador, el agua del Jordán se estremece, la Paloma da testimonio, la voz del Padre declara: «Éste es mi Hijo.»

Ant 2: Al manifestarse al mundo la gloria de Cristo, la aguas del Jordán son santificadas; sacad aguas con gozo de las fuentes del Salvador; Cristo, el Señor, ha santificado la creación entera.

Ant 3: Te glorificamos, oh Señor, Dios y redentor, a ti, que con el Espíritu y el fuego purificas el pecado de los hombres.

Ant 4: Cristo es bautizado y el universo entero se purifica; el Señor nos obtiene el perdón de los pecados; limpiémonos todos por el agua y el Espíritu.

sábado, enero 07, 2012

Mi opinión personal sobre la FSSPX

Hermanos, Paz y Bien a todos Uds. en Cristo Jesús.

Como sabrán, la Hermandad Sacerdotal San Pío X (latín: Fraternitas Sacerdotalis Sancti Pii X, FSSPX) es una sociedad internacional de sacerdotes católicos romanos tradicionalistas junto con otros miembros religiosos que son hermanos, hermanas, y oblatos, y por afiliación, los miembros de la tercera orden. Fue fundada en noviembre de 1970 en torno a Marcel Lefebvre, un arzobispo francés renombrado por su oposición al rumbo tomado por la Iglesia católica después al Concilio Vaticano II (1962–1965). (Fuente: Wikipedia).

Durante la mayor parte de su existencia esta hermandad ha estado en cisma y que esto, nadie lo dude.

He tratado el tema de en mi blog en inglés muchas veces porque, desde mi punto de vista limitado, la influencia de la FSSPX es mayor en los países de habla inglesa comparativamente. Pero les quiero dar mi opinión particular al respecto de esta hermandad, en vista a que su reconciliación con la Iglesia Católica y su regularización parece ser dudosa.

Sea en inglés o en español mi pensar es el mismo: es la FSSPX la que tiene que regresar a la Iglesia y no la Iglesia a la FSSPX. En la FSSPX encuentro una hubris, una soberbia grandísima a pesar de que en algunas de sus críticas a la Iglesia pos-Vaticano II tienen alguna que otra razón.

Pero la soberbia que les agobia y la pretensión que arrastran los han convertido en seres marginales en vez de factores de renovación en la Iglesia.

Francamente, yo no confío en la FSSPX. No lo hago por sus palabras y sus obras. No creo que ellos quieran reconciliarse con la Iglesia de buena fe. No creo que ellos ven lo trágico de su posición y el arrepentimiento, conversión y penitencia que ellos tienen que hacer. Ellos se creen libres de pecado y prestos a tirar la primera piedra.

Hay que orar mucho, pero que mucho por ellos, para que sufran un arrepentimiento con frutos verdaderos y así, que Dios los sane.

Beato Juan Pablo Magno: Dos vídeos con música






viernes, enero 06, 2012

Celebramos Hoy la Fiesta de la Epifanía o Día de Reyes

Los pastores y reyes del Oriente visitan a Jesús el Mesias, le llevan regalos y lo adoran con oro, incienso y mirra.

Autora: Tere Fernández Fuente: Catholic.net

Epifanía de Nuestro Señor Jesucristo
Origen de la fiesta

El 6 de enero se celebraba desde tiempos inmemoriales en Oriente, pero con un sentido pagano: En Egipto y Arabia, durante la noche del 5 al 6 de enero se recordaba el nacimiento del dios Aion. Creían que él se manifestaba especialmente al renacer el sol, en el solsticio de invierno que coincidía hacia el 6 de Enero. En esta misma fecha, se celebraban los prodigios del dios Dionisio en favor de sus devotos.

La fiesta de la Epifanía sustituyó a los cultos paganos de Oriente relacionados con el solsticio de invierno, celebrando ese día la manifestación de Jesús como Hijo de Dios a los sabios que vinieron de Oriente a adorarlo. La tradición pasó a Occidente a mediados del siglo IV, a través de lo que hoy es Francia.

La historia de los Reyes Magos se puede encontrar en San Mateo 2, 1-11
“Después de haber nacido Jesús en Belén de Judea, en el tiempo del Rey Herodes, unos magos de Oriente se presentaron en Jerusalén diciendo: ¿dónde está el que ha nacido, el Rey de los Judíos? Porque hemos visto su estrella en el Oriente y venimos a adorarlo.

Al oír esto, el Rey Herodes se puso muy preocupado; entonces llamó a unos señores que se llamaban Pontífices y Escribas (que eran los que conocían las escrituras) y les preguntó el lugar del nacimiento del Mesías, del Salvador que el pueblo judío esperaba hacia mucho tiempo.

Ellos contestaron: En Belén de Judá, pues así está escrito por el Profeta:
Y tú, Belén tierra de Judá
de ningún modo eres la menor
entre las principales ciudades de Judá
porque de ti saldrá un jefe
que será el pastor de mi pueblo Israel
Entonces Herodes, llamando aparte a los magos, los envió a la ciudad de Belén y les dijo: Vayan e infórmense muy bien sobre ese niño; y cuando lo encuentren, avísenme para que yo también vaya a adorarlo.

Los Reyes Magos se marcharon y la estrella que habían visto en el Oriente, iba delante de ellos hasta que fue a pararse sobre el lugar donde estaba el Niño. Al ver la estrella, sintieron una gran alegría.

Entraron en la casa y vieron al niño con María su madre. Se hincaron y lo adoraron. Abrieron sus tesoros y le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra. Luego, habiendo sido avisados en sueños que no volvieran a Herodes, (pues él quería buscar al Niño para matarlo), regresaron a su país por otro camino.”
Podemos aprovechar esta fiesta de la Iglesia para reflexionar en las enseñanzas que nos da este pasaje evangélico:
*Los magos representan a todos aquellos que buscan, sin cansarse, la luz de Dios, siguen sus señales y, cuando encuentran a Jesucristo, luz de los hombres, le ofrecen con alegría todo lo que tienen.

* La estrella anunció la venida de Jesús a todos los pueblos. Hoy en día, el Evangelio es lo que anuncia a todos los pueblos el mensaje de Jesús.

* Los Reyes Magos no eran judíos como José y María. Venían de otras tierras lejanas (de Oriente: Persia y Babilonia), siguiendo a la estrella que les llevaría a encontrar al Salvador del Mundo. Representan a todos los pueblos de la tierra que desde el paganismo han llegado al conocimiento del Evangelio.

* Los Reyes Magos dejaron su patria, casa, comodidades, familia, para adorar al Niño Dios. Perseveraron a pesar de las dificultades que se les presentaron. Era un camino largo, difícil, incómodo, cansado. El seguir a Dios implica sacrificio, pero cuando se trata de Dios cualquier esfuerzo y trabajo vale la pena.

* Los Reyes Magos tuvieron fe en Dios. Creyeron aunque no veían, aunque no entendían. Quizá ellos pensaban encontrar a Dios en un palacio, lleno de riquezas y no fue así, sino que lo encontraron en un pesebre y así lo adoraron y le entregaron sus regalos. Nos enseñan la importancia de estar siempre pendientes de los signos de Dios para reconocerlos.

Los Reyes Magos fueron generosos al ir a ver a Jesús, no llegaron con las manos vacías. Le llevaron:

oro: que se les da a los reyes, ya que Jesús ha venido de parte de Dios, como rey del mundo, para traer la justicia y la paz a todos los pueblos; incienso: que se le da a Dios, ya que Jesús es el hijo de Dios hecho hombre; mirra: que se untaba a los hombres escogidos, ya que adoraron a Jesús como Hombre entre los hombres.

Esto nos ayuda a reflexionar en la clase de regalos que nosotros le ofrecemos a Dios y a reconocer que lo importante no es el regalo en sí, sino el saber darse a los demás. En la vida debemos buscar a Dios sin cansarnos y ofrecerle con alegría todo lo que tenemos.

* Los Reyes Magos sintieron una gran alegría al ver al niño Jesús. Supieron valorar el gran amor de Dios por el hombre.

* Debemos ser estrella que conduzca a los demás hacia Dios.

Significado de la fiesta

Antes de la llegada del Señor, los hombres vivían en tinieblas, sin esperanza. Pero el Señor ha venido, y es como si una gran luz hubiera amanecido sobre todos y la alegría y la paz, la felicidad y el amor hubieran iluminado todos los corazones. Jesús es la luz que ha venido a iluminar y transformar a todos los hombres.

Con la venida de Cristo se cumplieron las promesas hechas a Israel. En la Epifanía celebramos que Jesús vino a salvar no sólo a Israel sino a todos los pueblos.

Epifanía quiere decir "manifestación", iluminación. Celebramos la manifestación de Dios a todos los hombres del mundo, a todas las regiones de la tierra. Jesús ha venido para revelar el amor de Dios a todos los pueblos y ser luz de todas las naciones.

En la Epifanía celebramos el amor de Dios que se revela a todos los hombres. Dios quiere la felicidad del mundo entero. Él ama a cada uno de los hombres, y ha venido a salvar a todos los hombres, sin importar su nacionalidad, su color o su raza.

Es un día de alegría y agradecimiento porque al ver la luz del Evangelio, salimos al encuentro de Jesús, lo encontramos y le rendimos nuestra adoración como los magos.

Origen de la Rosca de Reyes

Después de que los Reyes adoraron a Jesús, un ángel les avisó que no regresaran donde Herodes y ellos regresaron por otro camino. Herodes al enterarse que había nacido el Rey que todos esperaban, tuvo miedo de perder su puesto y ordenó matar a todos los niños menores de dos años entre los cuales se encontraría dicho Rey.

La Sagrada Familia huyó a Egipto y el niño Dios se salvó, otras familias escondieron a los bebés en tinajas de harina y así no fueron vistios y salvaron sus vidas. Desde entonces, los judíos comían pan ázimo el 6 de enero en el que escondían un muñeco de barro recordando este acontecimiento.

Los primeros cristianos tomaron un poco de esta tradición y la mezclaron con la historia de la visita de los Reyes Magos para la celebración de la Epifanía: cambiaron el pan ázimo por pan de harina blanca y levadura, cocida en forma de Rosca, endulzándolo con miel y adornándolo con frutos del desierto, como higos, dátiles y algunas nueces.

Para los cristianos, la forma circular de la rosca simboliza el amor eterno de Dios, que no tiene principio ni fin. Los confites son las distracciones del mundo que nos impiden encontrar a Jesús.

El muñequito escondido dentro de la rosca, simboliza al Niño Jesús que los reyes no encontraban porque la estrella desaparecía.

Esta costumbre de los cristianos de Palestina llegó a Europa y posteriormente a América.

En México, el que encuentra el muñequito de la rosca se convierte en el centro de la fiesta: se le pone una corona hecha de cartón y cubierta de papel dorado y se le da el nombramiento de “padrino del Niño Jesús”.

El padrino deberá vestir con ropas nuevas a la imagen del niño Jesús del nacimiento y presentarlo en la Iglesia el día 2 de Febrero, día de la Candelaria. Después hará una fiesta con tamales y atole.

Sugerencias para vivir esta fiesta

Reflexionar y contestar las siguientes preguntas: ¿qué regalo le voy a dar a Jesús este año que comienza?; ¿qué puedo cambiar para ser mejor?; ,qué regalos le voy a ofrecer a Jesús?; ¿me encuentro alegre porque Dios me ama?; ¿tengo fe en Dios?; ¿sé vivir en la pobreza?; ¿soy generoso (con mi tiempo, con mi persona, con los demás)?; ¿suelo perseverar en mi vida espiritual a pesar de las dificultades que se me presentan?; ¿obedezco a Dios con prontitud?