martes, julio 26, 2011

El sacerdote, confesor y director espiritual, ministro de la misericordia divina

Autor: Congregación para el Clero | Fuente: Clerus.org via Catholic.net

Presentación

« Es preciso volver al confesionario, como lugar en el cual celebrar el sacramento de la Reconciliación, pero también como lugar en el que “habitar” más a menudo, para que el fiel pueda encontrar misericordia, consejo y consuelo, sentirse amado y comprendido por Dios y experimentar la presencia de la Misericordia divina, junto a la presencia real en la Eucaristía » [1] .

Con estas palabras, el Santo Padre Benedicto XVI se dirigía durante el reciente Año sacerdotal a los confesores, indicando a todos y cada uno la importancia y la consiguiente urgencia apostólica de redescubrir el Sacramento de la Reconciliación, tanto en calidad de penitentes, como en calidad de ministros.

Junto a la Celebración eucarística diaria, la disponibilidad a la escucha de las confesiones sacramentales, a la acogida de los penitentes y, cuando sea requerido, al acompañamiento espiritual, son la medida real de la caridad pastoral del sacerdote y, con ella, testimonian que se asume con gozo y certeza la propia identidad, redefinida por el Sacramento del Orden y que nunca se puede limitar a mera función.

El sacerdote es ministro, es decir, siervo y a la vez administrador prudente de la divina Misericordia. A él queda confiada la gravísima responsabilidad de “perdonar o retener los pecados” (cfr. Jn 20, 23); a través de él, los fieles pueden vivir, en el presente de la Iglesia, por la fuerza del Espíritu, que es el Señor y da la vida, la gozosa experiencia del hijo pródigo, el cual, cuando regresa a la casa del padre por vil interés y como esclavo, es acogido y reconstituido en su dignidad filial.

Donde hay un confesor disponible, antes o después llega un penitente; y donde persevera, incluso de manera obstinada, la disponibilidad del confesor, ¡llegarán muchos penitentes!

Redescubrir el Sacramento de la Reconciliación, como penitentes y como ministros, es la medida de la auténtica fe en la acción salvífica de Dios, que se manifiesta con más eficacia en el poder de la gracia que en las estrategias humanas organizadoras de iniciativas, incluidas las pastorales, que a veces olvidan lo esencial.

Acogiendo con intensa motivación la llamada del Santo Padre y traduciendo su intención profunda, queremos ofrecer con este material, fruto maduro del Año sacerdotal, un instrumento útil para la formación permanente del Clero y una ayuda para redescubrir el valor imprescindible de la celebración del Sacramento de la Reconciliación y de la dirección espiritual.

La nueva evangelización y la renovación permanente de la Iglesia, semper reformanda, obtienen dinámica linfa vital de la santificación real de cada miembro; santificación que precede, postula y es condición de toda eficacia apostólica y de la invocada reforma del Clero.

En la generosa celebración del Sacramento de la divina Misericordia, cada sacerdote está llamado a hacer experiencia constante de la unicidad y de la indispensabilidad del Ministerio que se le ha encomendado; esta experiencia contribuirá a evitar esas “fluctuaciones de identidad”, que no pocas veces caracterizan la existencia de algunos presbíteros, favoreciendo el estupor agradecido que, necesariamente, colma el corazón de quien, sin mérito propio, ha sido llamado por Dios, en la Iglesia, a partir el Pan eucarístico y a dar el Perdón a los hombres.

Con estos deseos encomendamos la difusión y los frutos del presente material a la Santísima Virgen María, Refugio de los pecadores y Madre de la divina Gracia.

Vaticano, 9 de marzo de 2011
Miércoles de Ceniza

Mauro Card. Piacenza
Prefecto

X Celso Morga Iruzubieta
Arzobispo tit. de Alba marítima
Secretario



ÍNDICE GENERAL



Presentación

Introducción: Hacia La Santidad [1-6]

I. El ministerio de la penitencia y de la reconciliación en la perspectiva de la santidad cristiana

1. Importancia actual, momento de gracia
Una invitación urgente [7-8].
La misión de Cristo operante en la Iglesia [9-11].
Abrirse al amor y a la reconciliación [12-13].
El testimonio y la dedicación de los pastores [14-18].
El ejemplo del Santo Cura de Ars [19-20].
Ministerio de misericordia [21-23].
Naturaleza del sacramento de la penitencia [24].
Celebración pascual, camino de conversión [25-27].
En el camino de santidad [28-31].
Un misterio de gracia [32-35].
El ministerio de suscitar las disposiciones del penitente [36-40].
Celebración litúrgica [41-43].
Las normas prácticas establecidas por la Iglesia como expresión de la caridad pastoral [44-47].
Orientar en el camino de santidad en sintonía con la acción del Espíritu Santo [48-50].
Disponibilidad ministerial y acogida paterna [51-57].
Una formación renovada y actualizada de los sacerdotes para guiar a los fieles en las diversas situaciones [58-60].
Nuevas situaciones, nuevas gracias, nuevo fervor de los ministros [61-63].

II. El ministerio de la dirección espiritual

1. Importancia actual, momento de gracia
Itinerario histórico y actual [64-65].
Formación sacerdotal para este acompañamiento [66-69].
Dirección espiritual y ministerio sacerdotal [70-73].
La dirección espiritual que reciben los ministros ordenados [74-76].
Naturaleza y fundamento teológico [77].
Objetivo específico [78-80].
Dinamismo y proceso [81-83].
En todas las vocaciones eclesiales [84-86].
Itinerario o camino concreto de vida espiritual [87-97].
El discernimiento del Espíritu Santo en la dirección espiritual [98-100].
Cualidades del “director” [101-105].
Cualidades de quien es objeto de dirección espiritual [106-109].
Dirección espiritual del sacerdote [110-116].
La dirección espiritual en la vida consagrada [117-121].
Dirección de los laicos [122-124].
Armonía entre los diversos niveles formativos en el camino de la dirección espiritual [125-134].

viernes, julio 22, 2011

Bloguipausa

Tristan_Post_op_July_2011Hernmanos, tuve que regresar a casa del Ultramar para estar con mi familia durante una cirugía de emergencia  que sufrió mi nieto menor. Como pueden ver ya está recuperándose, y nosotros del susto que nos dió. Para todos aquellos que lo sabían, gracias por sus oraciones y preces. Para aquellos que se enteran ahora, les pido sus oraciones para su pronta recuperación.

Ahora voy a descansar de mis 6 meses de trabajo contínuo. Ya prontito retornaré al “blogueo”

Dios los bendiga a todos.

viernes, julio 15, 2011

Águilas o gallinas

Padre Nicolás Schwizer

El Padre Kentenich, fundador del movimiento de Schoenstatt, distingue tres tipos de personas que se suelen encontrar en una comunidad eclesial.

1. Por una parte, aquellos que tiran fuertemente hacia abajo. También los llama los “seductores”. Son los que ceden demasiado a su naturaleza, que buscan una vida cómoda y tranquila, que tienen una mentalidad naturalista, que tal vez sean buenos, pero que no hacen ningún esfuerzo grande.

Que han olvidado las palabras del Señor: “...El reino de Dios se alcanza a la fuerza y solamente los esforzados entran en él” (Mt 11, 12). Son como las gallinas, que miran siempre hacia abajo, que ven solamente o sobre todo su pequeño mundo.

2. Por otra parte, están aquellos que empujan hacia adelante y hacia arriba. El Padre Kentenich los llama los conductores, los jefes. Son los que extienden las manos hacia las estrellas. Son las águilas en el reino de Dios, los que aspiran a las alturas.

3. Y finalmente, el tercer grupo de aquellos que está en medio de los otros dos. Son los indecisos, los dependientes, los que se inclinan hacia las águilas o hacia las gallinas, según quien domine e influya más en la comunidad. Son como ovejas que se dejan arrastrar por los pastores que más les convienen o les convencen, sea hacia arriba o sea hacia abajo.

Ahora, ¿cuáles son las características de liderazgo que deben tener los miembros de una comunidad eclesial? Evidentemente no todos pueden asumir un puesto o una tarea de dirigentes en cualquier lugar. Pero “cada cual debe poder ser conductor, un líder en su estado de vida y en su ámbito”.

Eso significa, en otras palabras, “la capacidad de influir en su propio ambiente”. Debe ser fermento en su medio, saber arrastrar a los demás, imprimir su sello personal. Preguntémonos si hemos logrado transformar en algo el medio ambiente familiar, profesional y vecinal en que nos movemos.

Otra cualidad del dirigente es la “firmeza de carácter y de principios”. Si mañana o pasado mañana tenemos a derecha o a izquierda a alguno de quien tenemos que avergonzarnos, la comunidad termina perdiendo también su propia autoestimación. El dirigente debe ser, entonces, un hombre sólidamente arraigado en los últimos principios y verdades, en el mundo sobrenatural. Para ello tiene que estudiar, conocer la doctrina de la Iglesia y de su comunidad.

Además, la personalidad del dirigente ha de destacarse por su “capacidad de comprometerse, de aceptar y cumplir compromisos”. A la mayoría no les cuesta tanto, aceptar compromisos. Lo que sí les cuesta realmente, es cumplir los compromisos asumidos.

Esta falta de responsabilidad la encontramos muy a menudo entre nosotros. Me recuerda siempre la parábola de los dos hijos (Mt 21,28 ss): “Un hombre que tiene dos hijos llama al primero y le dice: Anda a trabajar en mi viña. Y él responde: No quiero. Pero después se arrepiente y va. Después el padre llama al otro y le manda lo mismo. Este responde: Voy, señor; pero no va”. En el primer hijo se ven reflejados tal vez algunos pocos melancólicos. Pero más han de reconocerse en el segundo hijo.

Por eso, esta cualidad significa muchas veces: saber rechazar compromisos que uno no se siente capaz de cumplir bien. No sabemos decir no, cuando no queremos o no podemos hacer algo. El corazón nos lo impide. O la persuasión del otro es tan convincente. Y entonces decimos que sí, pero tal vez ya con la intención de no cumplirlo. Es una falta de responsabilidad, una falta de compromiso serio. Nuestras palabras deben expresar siempre nuestra convicción interior. Si no, ¡es mejor que nos callemos! Porque un día se nos va a pedir cuenta, también de nuestras palabras.

Otra cualidad del dirigente es la “firmeza de carácter y de principios”. Si mañana o pasado mañana tenemos a derecha o a izquierda a alguno de quien tenemos que avergonzarnos, la comunidad termina perdiendo también su propia autoestimación. El dirigente debe ser, entonces, un hombre sólidamente arraigado en los últimos principios y verdades, en el mundo sobrenatural. Para ello tiene que estudiar, conocer la doctrina de la Iglesia y de su comunidad.

Además, la personalidad del dirigente ha de destacarse por su “capacidad de comprometerse, de aceptar y cumplir compromisos”. A la mayoría no les cuesta tanto, aceptar compromisos. Lo que sí les cuesta realmente, es cumplir los compromisos asumidos.

Esta falta de responsabilidad la encontramos muy a menudo entre nosotros. Me recuerda siempre la parábola de los dos hijos (Mt 21,28 ss): “Un hombre que tiene dos hijos llama al primero y le dice: Anda a trabajar en mi viña. Y él responde: No quiero. Pero después se arrepiente y va. Después el padre llama al otro y le manda lo mismo. Este responde: Voy, señor; pero no va”. En el primer hijo se ven reflejados tal vez algunos pocos melancólicos. Pero más han de reconocerse en el segundo hijo.

Por eso, esta cualidad significa muchas veces: saber rechazar compromisos que uno no se siente capaz de cumplir bien. No sabemos decir no, cuando no queremos o no podemos hacer algo. El corazón nos lo impide. O la persuasión del otro es tan convincente. Y entonces decimos que sí, pero tal vez ya con la intención de no cumplirlo. Es una falta de responsabilidad, una falta de compromiso serio. Nuestras palabras deben expresar siempre nuestra convicción interior. Si no, ¡es mejor que nos callemos! Porque un día se nos va a pedir cuenta, también de nuestras palabras.

Preguntas para la reflexión

1. ¿A cuál de los tres tipos pertenecemos?

2. ¿Influyo en mi ambiente de trabajo?

3. ¿Cumplo los compromisos asumidos?

miércoles, julio 13, 2011

Recordamos hoy a Santa Teresa de Jesús "De los Andes"

Virgen, Carmelita Descalza
Primera Santa chilena
Fuente: ACIPrensa


SANTA TERESA DE JESUS La joven que hoy es glorificada en la Iglesia con el título de Santa, es un profeta de Dios para los hombres y mujeres de nuestro tiempo.

TERESA DE JESUS DE LOS ANDES, con el ejemplo de su vida, pone ante nuestros ojos el evangelio de Cristo, encarnado y llevado a la práctica hasta las últimas exigencias.

Ella es para la humanidad una prueba indiscutible de que la llamada de Cristo a ser santos, es actual, posible y verdadera.

Ella se levanta ante nuestros ojos para demostrar que la radicalidad del seguimiento de Cristo es lo único que vale la pena y lo único que hace feliz al hombre.

Teresa de Los Andes, con el lenguaje de su intensa vida, nos confirma que Dios existe, que Dios es amor y alegría, que El es nuestra plenitud.

Nació en Santiago de Chile el 13 de julio de 1900. En la pila bautismal fue llamada Juana Enriqueta Josefina de los Sagrados Corazones Fernández Solar. Familiarmente se la conocía, y todavía se la conoce hoy, con el nombre de Juanita.

Su niñez se desarrolló normalmente en el seno familiar: sus padres, don Miguel Fernández y Lucía Solar; sus tres hermanos y dos hermanas; el abuelo materno, tíos, tías y primos.

La familia gozaba de muy buena posición económica y conservaba fielmente la fe cristiana, viviéndola con sinceridad y constancia.

Juana recibió su formación escolar en el colegio de las monjas francesas del Sagrado Corazón. Entre la vida estudiantil y la vida familiar se desarrolló su corta e intensa historia. A los catorce años de edad, inspirada por Dios, decidió consagrarse a El como religiosa, en concreto, como carmelita descalza.

Su deseo se realizó el 7 de mayo de 1919, cuando ingresó en el pequeño monasterio del Espíritu Santo en el pueblo de Los Andes, a unos 90 kms. de Santiago.

El 14 de octubre de ese mismo año vistió el hábito de carmelita, iniciando así su noviciado con el nombre de Teresa de Jesús. Sabía desde mucho antes que moriría joven. Más aún, el Señor se lo había revelado, pues ella misma lo comunicó a su confesor un mes antes de su partida.

Asumió esa realidad con alegría, serenidad y confianza. Segura de que continuaría en la eternidad su misión de hacer conocer y amar a Dios.

Después de muchas tribulaciones interiores e indecibles padecimientos físicos, causados por un violento ataque de tifus que acabó con su vida, pasó de este mundo al Padre al atardecer del 12 de abril de 1920. Había recibido con sumo fervor los santos sacramentos de la Iglesia y el 7 de abril había hecho la profesión religiosa en el artículo de la muerte. Aún le faltaban 3 meses para cumplir los 20 años de edad y 6 meses para acabar su noviciado canónico y poder emitir jurídicamente su profesión religiosa. Murió como novicia carmelita descalza.

Esa es toda la trayectoria externa de esta joven santiaguina. Desconcierta, y crece en nosotros el gran interrogante: ¿y qué hizo? Para tal pregunta hay una respuesta igualmente desconcertante: Vivir, creer, amar.

Sigue leyendo aquí.

martes, julio 12, 2011

Resolución "pro-Gay" de la ONU infringe en los derechos de conciencia

Arzobispo Silvano TomasiHermanos, esto, de acuerdo a ACIPrensa:
El representante del Vaticano ante el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en Ginebra, explicó que la reciente resolución sobre la "orientación sexual e identidad de género" aprobada en este organismo internacional es parte de una agenda que busca restringir la libertad de la Iglesia.

"La resolución marca un cambio. Se ve como el comienzo de un movimiento dentro de la comunidad internacional y las Naciones Unidas para incluir derechos de los homosexuales en la agenda global de derechos humanos", explicó Mons. Silvano Tomasi, jefe de la Misión Permanente de la Santa Sede ante la ONU en Ginebra, en una entrevista concedida por correo electrónico a ACI Prensa.

El Arzobispo expresó su preocupación porque las legislaciones que surjan a partir de la resolución pueden degradar socialmente al matrimonio y la familia al ponerlos al mismo nivel que las uniones homosexuales.

El representante del Vaticano también dijo que el matrimonio se vería amenazado por medidas para impulsar la adopción de niños por parejas homosexuales y la introducción de una "educación sexual obligatoria en la escuela que choca con los valores cristianos".

El pasado 17 de junio, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra aprobó por 23 cobtra 19 votos y tres abstenciones, una resolución en la que se ordena realizar un estudio para medir "el grado de discriminación por orientación sexual o identidad de género en el mundo", celebrada por los activistas homosexuales y el Gobierno de Estados Unidos como un paso "histórico" en el impulso de la agenda gay.

En declaraciones a ACI Prensa, el Arzobispo Tomasi reiteró que la Iglesia no apoya la violencia contra los homosexuales ni los intentos de ciertos estados por castigar a una persona simplemente por "sentimientos y pensamientos."

"Creo que la violencia contra las personas homosexuales no es aceptable y debe ser rechazada, a pesar de que esto no implique una aprobación de su comportamiento", afirmó.

Sin embargo, aclaró que los términos "orientación sexual e identidad de género" no están "definidos en el derecho internacional" y para algunas personas "estas palabras son una frase en clave para ciertos tipos de conducta".

El Arzobispo observó que todas las sociedades regulan el comportamiento sexual, hasta cierto punto -al prohibir prácticas como el incesto, la pedofilia o la violación- por el bien del bien común.

"En lugar de 'género', el concepto que debemos utilizar es el 'sexo', un término universal en el derecho natural se refiere a hombres y mujeres", indicó el Arzobispo y advirtió que términos "como ‘género’ u ‘orientación sexual’ están pensados para escapar de la realidad y para dar cabida a una variedad de sentimientos e impulsos que luego se transforman en derechos", indicó.

Para el Arzobispo, este uso del lenguaje puede parecer superficialmente inofensivo mientras los derechos alegados parezcan confinados a la vida privada. Sin embargo, advirtió que estas demandas están en conflicto con derechos auténticos como el libre ejercicio de la religión y la educación de los hijos, cuando permiten legislaciones contrarias a la defensa de la vida, el matrimonio y la familia.

Citó el caso de España, donde en los últimos años se liberalizó el aborto, se regularon las uniones homosexuales y se adoptó una "política que niega el derecho fundamental de los padres a elegir la educación de sus hijos".

Mons. Tomasi señaló a ACI Prensa que los católicos de hoy tienen una responsabilidad "en aclarar los aspectos legales y morales de la cultura actual", haciendo una distinción entre los deseos y los derechos, la promoción de la síntesis católica de la fe y la razón, y dejando en claro que una sentencia en contra de la homosexualidad es no es una condena a los homosexuales.

"Hay una confusión en la mente de algunas personas, en la combinación de una relación justa y de protección para todas las personas - incluyendo a los homosexuales - y el apoyo a la función indispensable de la familia, el derecho de los padres a educar a sus hijos, el apoyo de la natural de la familia para el bien común", agregó.

Recordó que "la enseñanza de la Iglesia no está condicionada por el consenso político" y por eso "a veces es incomprendida e incluso se convierte en el blanco de represalias y persecución".

"La razón y la ley natural respaldan las posturas inspiradas en la fe, y la convergencia de la fe y la razón es sumamente provechosa para el progreso y el bienestar de la familia humana", concluyó.
Comentario. La tolerancia ha sido abolida por causa la tolerancia. Homosexualistas y fuerzas afines buscan crear un derecho internacional que a su vez viole el derecho de los niños a tener padres de sexos distintos, que debilite la familia tradicional y que viole la intimidad familiar violando el derecho de los padres de educar a sus hijos. Irónicamente, estas fuerzas nocivas buscan imponernos sus (anti)valores usando el poder del estado para lograr su agenda.

Llámenme "intolerante" pero yo no tengo por qué tolerar esto. César no es Dios y a cada cual le daré lo que sea suyo pero a César nunca le daré lo que pertenece a Dios. Hay que luchar para que la Bestia no destruya a nuestros hijos.

sábado, julio 09, 2011

Oraciones de Sanación

Fuente: Catholic.net

Oración por los enfermos - Únete con fe a esta oración depositando tu vida entera en las manos de Jesús.

Oración de sanación de recuerdos - Oración de curación interior para que el Señor sane el corazón por heridas en nuestro pasado.

Oración de Perdón - Señor Jesucristo, hoy te pido la gracia de poder perdonar a todos los que me han ofendido en mi vida.

Oración de sanación de la propia imagen - Señor, dales una buena imagen de sí mismos. Y que puedan verse como Tú les ves.

Oración de sanación por la familia - Hoy venimos a Ti, en nombre de cada una de las personas de nuestra familia.

jueves, julio 07, 2011

Sitio web documenta violencia de activistas del aborto en EEUU

Amigos, esto de acuerdo a ACIPrensa:

La organización Vida Humana Internacional relanzó el sitio web www.prochoiceviolence.com en el que detalle con pruebas y cifras los numerosos actos graves de violencia perpetrados por activistas abortistas que son deliberadamente omitidos por los medios de comunicación masiva.

Brian Clowes, director de investigación de VHI y responsable del proyecto Pro Choice Violence (Violencia de los Pro Elección, como se autodenominan los abortistas en Estados Unidos), explicó que el sitio web busca dar a la opinión pública herramientas en el debate sobre el aborto.

"Si la gente realmente entiende cómo los medios de comunicación" cambian la historia al presentar "a los pro-vida como más intolerantes y violentos que los pro-choice " pro-elección ", tendríamos "una conversación muy diferente sobre el aborto en nuestro país hoy en día".

"Los pro-vida deben conocer la verdad sobre lo pacífico que es en realidad su movimiento, algo que la mayoría lo sabemos por experiencia, y en comparación, cuántos delitos son cometidos por los abortistas y los que defienden su capacidad de destruir la vida humana inocente", indicó Clowes.

El investigador explicó que "el objetivo de este proyecto no es demonizar a cualquier persona que defienda el falso ‘derecho’ a optar por el aborto, sino establecer la historia verdadera. Incontables veces la televisión presenta a los pro-vida como gritones, abusivos y violentos que atacan a los bien intencionados y heroicos abortistas que supuestamente tratan de ayudar a las mujeres".

"Los informes de noticias se detienen en los crímenes reales y a veces fabricados contra los abortistas, pero habitualmente se niegan a cubrir los crímenes reales cometidos por aquellos que realizan abortos o usan la violencia para intimidar a los defensores de la vida".

Mientras que la mayoría de activistas defensores del aborto "no participan en este tipo de ataques, el hecho de que sean ignorados por los medios de comunicación en realidad anima a que el apoyo a la violencia del aborto se traduzca en violencia contra aquellos que defienden el derecho de un niño no nacido a la vida".

El sitio web www.prochoiceviolence.com  ofrece varios documentos que se pueden compartir sobre los distintos aspectos del fenómeno de la violencia de los abortistas. También cuenta con una creciente colección de videos en los que los pro-vida son agredidos por sus puntos de vista.

Comentario. El primer crimen que cometen los abortistas lo es el aborto. Que nuestros códigos criminales no reconozcan ese Holocausto y que de hecho, lo defienden como un derecho “inalienable” de la mujer, esos son otros veinte pesos.

Vida Humana Internacional va a desenmascarar la verdadera cara de odio de los abortistas. Me alegro por ello y lo celebro.

Monseñor Álvaro Corrada del Río Nuevo Obispo de Mayagüez

El Papa Benedicto XVI nombró ayer a Mons. Álvaro Corrada del Río, nuevo Obispo de Mayagüez (Puerto Rico). Mons. Corrada era hasta ahora Obispo de Tyler, estado de Texas (Estados Unidos). Sucede a Mons. Ulíses Aurelio Casiano Vargas, cuya renuncia al gobierno pastoral de la diócesis fue aceptada por haber llegado al límite de edad. Para el gobierno pastoral de la diócesis en la que habitan 418 000 católicos, el Prelado cuenta con la colaboración de 66 sacerdotes, 132 religiosos y 26 diáconos permanentes.

El Obispo electo de Mayagüez nació el Santurce, Puerto Rico, el 13 de mayo de 1942. Fue ordenado sacerdote jesuita el 6 de julio de 1974. Fue designado Obispo Auxiliar de Washington el 31 de mayo de 1985, recibiendo la ordenación episcopal el 4 de agosto de ese mismo año. Fue transferido a la diócesis de Tyler el 5 de diciembre de 2000.

Felicidades a Monseñor Corrada por su regreso a Puerto Rico. (Fuente: ACIPrensa).

martes, julio 05, 2011

El matrimonio

Padre Nicolás Schwizer

Los novios vienen a la Iglesia para casarse ante Dios y ante la comunidad cristiana. Es porque sintieron que ese amor que nacía, se ofrecía como una promesa de felicidad. Fue tan honda su experiencia del amor, que decidieron: esto tiene que durar para siempre.

Y cada uno se habrá dicho a sí mismo: Mi felicidad depende de esta persona extraordinaria con la cual me he encontrado. Me doy cuenta de que sin ella yo no puedo crecer, no puedo ser feliz, la necesito. Y por eso quiero unir mi vida a la de ella.

Y es así como inician el camino del matrimonio llenos de esperanza.

Ahora, ¿qué significa el sacramento del matrimonio para la historia de amor que están viviendo?

Pienso que la gran mayoría de los matrimonios cristianos no tiene muy claro ese significado. Hay mucho de costumbre, de rutina y hasta de presión familiar en eso.

Muchos creen que el casamiento no es más que una simple bendición del propio amor –así como se bendice un coche o una medallita – para que Dios los proteja y no les suceda nada malo. Yo sé que ese no es el concepto que Uds tienen de este sacramento.

Porque el verdadero sentido del matrimonio cristiano es: A través de este sacramento, el Señor hace algo con el amor. Toca este amor y lo cambia, lo cambia en otra cosa distinta de lo que era cuando entraron a la Iglesia.

Algo semejante pasó en la Última Cena, cuando el Señor cambió el pan en su Cuerpo. El pan siguió pareciendo pan, pero ya no era pan, sino signo de que ahí está el Cuerpo de Cristo.

Lo mismo hace el Señor con el amor en el día del casamiento: Toma el amor de los novios y lo convierte en signo y en presencia de su propio amor divino.

El amor sigue siendo el amor de los dos, pero al mismo tiempo es más – como la hostia consagrada es más que pan. El amor de los dos recibe la misión de ser signo y reflejo del amor de Dios entre los hombres.

Y en el sacramento del matrimonio, los dos van a aceptar esa misión. Van a decirle al Señor: Sí, acepto que mi amor se convierte en reflejo del tuyo.

Quiero amar a mi cónyuge no según mis ganas, sino quiero tratar de amarlo como Tú, Señor, amas a la Iglesia, como Tú amas a la humanidad entera, como Tú amas a cada ser humano.

En lo profundo de su corazón van a decirle al otro: yo te acepto a ti, como la persona a través de la cual Cristo se va acercando a mí. Yo sé que a mí Dios se me acerca a través de muchas cosas, de muchas personas, de muchos acontecimientos. Pero al casarme contigo, te acepto a ti como el gran camino por el cual Cristo se me va acercando.

Cada uno se acepta y se regala al otro como lugar privilegiado de encuentro con el Señor. Cada uno se convierte para el otro en Santuario vivo, donde encuentra a Cristo. El rostro de la esposa y del marido se convierte en el rostro de Cristo mismo: rostro lleno de amor, ternura, generosidad, entrega y fidelidad.

Por eso, Dios los llama a convertirse en signos permanentes de su amor, en sacramentos vivos de su amor. Lo importante de la ceremonia del casamiento no es, entonces, el vestido de la novia ni la cantidad de los invitados, sino este encuentro profundo con el DIOS DEL AMOR.

En el libro del Apocalipsis y en la tradición cristiana hay una imagen muy hermosa, que es la imagen de CRISTO COMO SOL. Sabemos que el sol es la fuente de luz, fuente de calor, fuente de vida. Y Jesús es nuestro sol. Porque su amor ilumina, calienta y vivifica nuestra existencia.

Y eso, ¿qué significa? Cada uno ha de ser Sol de Cristo para el otro: darle la luz, darle el calor, la vida que necesita para crecer.

Uds se casan porque cada uno descubrió que el otro era su sol. Porque el encuentro con el otro le hizo sentirse feliz, seguro, aceptado. Y decidieron casarse, para seguir siendo sol del otro, para continuar regalándose mutuamente esa luz.

Queridos hermanos, pido a Dios y a la Sma. Virgen, la Madre del amor hermoso, que cada uno sea Cristo para el otro, sea sol de Cristo para el otro, es decir: luz, alegría, vida, amor, felicidad.

Pregunta para la reflexión

1. ¿Somos un regalo el uno para el otro?

domingo, julio 03, 2011

Cántico de las Criaturas

Autor: San Francisco de Asís

Omnipotente, altísimo, bondadoso Señor,
tuyas son la alabanza, la gloria y el honor;
tan sólo tú eres digno de toda bendición,
y nunca es digno el hombre de hacer de ti mención.

Loado seas por toda criatura, mi Señor,
y en especial loado por el hermano sol,
que alumbra, y abre el día, y es bello en su esplendor,
y lleva por los cielos noticia de su autor.

Y por la hermana luna, de blanca luz menor,
y las estrellas claras, que tu poder creó,
tan limpias, tan hermosas, tan vivas como son,
y brillan en los cielos: ¡loado, mi Señor!

Y por la hermana agua, preciosa en su candor,
que es útil, casta, humilde: ¡loado, mi Señor!
Por el hermano fuego, que alumbra al irse el sol,
y es fuerte, hermoso, alegre: ¡loado mi Señor!

Y por la hermana tierra, que es toda bendición,
la hermana madre tierra, que da en toda ocasión
las hierbas y los frutos y flores de color,
y nos sustenta y rige: ¡loado, mi Señor!

Y por los que perdonan y aguantan por tu amor
los males corporales y la tribulación:
¡felices los que sufren en paz con el dolor,
porque les llega el tiempo de la consolación!

Y por la hermana muerte: ¡loado, mi Señor!
Ningún viviente escapa de su persecución;
¡ay si en pecado grave sorprende al pecador!
¡Dichosos los que cumplen la voluntad de Dios!

¡No probarán la muerte de la condenación!
Servidle con ternura y humilde corazón.
Agradeced sus dones, cantad su creación.
Las criaturas todas, ¡load a mi Señor!

viernes, julio 01, 2011

Tener fe es como vivir enamorado de Dios


Unos meses atrás una amiga que profesa un ateísmo más bien emocional, no teórico, me preguntó con cierta ansiedad y desespero: “¿Qué se siente creer? ¿Qué se siente tener fe? ¡Es que yo ni me lo imagino!

No pude contestarle la pregunta en aquel momento porque la fe es para mí algo tan vital como respirar y aunque yo sí me puedo imaginar a mí mismo sin fe, las consecuencias negras que esto me traerían en todos los ámbitos de mi ser son suficientes para que no pasen de la imaginación como un juego.

Pero esto no contesta la pregunta. ¿Qué yo siento al creer, a tener fe? Es como respirar, sí, algo que yo ejercito todo el tiempo, aun el sueño. Recientemente di con la respuesta: vivir en estado de fe en Dios es igualito a vivir enamorado. Porque creer en Dios es amarle, no simplemente asentir a una serie de fórmulas o argumentos. Creer en Él es amarle, no hay otra salida.

Vivo enamorado de Dios y como enamorado, espero en Él. Lo ansío y le doy la bienvenida en mi corazón cuando entra en este por la Eucaristía, por las visitaciones de su gracia. Le doy la bienvenida, le digo que le amo y Él me dice lo mismo.

Camino en una nube, cantando, alegre en muchos momentos pero siempre tranquilo y hasta sereno, sabiendo que todo lo que me suceda en el día es un regalo de mi Amor, aun las cosas menos buenas. Porque yo sé que las cosas menos buenas que me sucedan servirán para mi perfección en este mundo y mi salvación en el siguiente.

Estar enamorado es, como dice San Agustín, tener el corazón de uno “inscrito” en el del Otro. Y cuando Dios inscribe el suyo en el mío, me siento como San Juan Bautista: disminuyendo en la medida que el Otro crece.

Eso es lo que se siente, como un bombazo de Amor. No hay otra manera de describir lo que yo siento al tener fe.