domingo, octubre 31, 2010

Hispania Pagana Denuo

España otra vez pagana

Autora: Laura L Ruiz | Fuente: Xornal de Galicia via RIES

Hace unos días, un portavoz de la Iglesia católica proponía a sus fieles celebrar la Noche de Brujas, también llamado Halloween, disfrazándose de santos para cristianizar el festejo. Pero tal y como asegura Ángel Luis Pérez, presidente de la Federación Internacional Pagana en España, resulta contradictorio “recristianizar una tradición con la costumbre pagana del dizfraz”. Lo entrevista Laura L. Ruiz en el Xornal de Galicia.

- Ahora mismo se usa pagano como sinónimo de no religioso o secular.

- En efecto. Actualmente es una de las expresiones más usadas, pero incorrecta. Los actuales paganos reivindicamos que el paganismo son las religiones nativas europeas anteriores al Cristianismo. Los ritos religiosos y el resto de la cultura pagana, que es mucho más rica.

- ¿Qué religiones están englobadas en la familia pagana?

- Es difícil englobarlas a todas las que se practicaban en Europa antes del cristianismo, pero, por descarte, podemos decir que son todas las que no son abrahámicas: judaísmo, cristianismo e islam. El paganismo tiene cuatro grandes grupos, que, a su vez se ramifican: Druismo, Heathenismo, Wicca, Tradicionalismos y Reconstruccionismo. A esta última se le llama así porque sus seguidores tratan de reconstruir los ritos y tradiciones locales. Un ejemplo podría ser el mundo celta en Galicia.

- A grandes rasgos, ¿qué diferencia el druidismo de las tradiciones celtas?

- En el druidismo existía una élite social que no había en el mundo céltico gallego. En este predominaba más la religiosidad del pueblo: adorar a dioses, simbolismos propios, convertir en héroes a vecinos y familiares. Todo en función de la fertilidad del pueblo, ya que era su sustento principal. En el fondo eran ritos y tradiciones muy familiares, de grupos pequeños. Por eso, en la actualidad es difícil recomponer esta cultura, ya que tiene guiños muy locales.

- Se aproxima Halloween, algo que ha suscitado polémica con la Iglesia.

- Sí. La Iglesia decidió recristianizar la tradición pidiendo a sus fieles que se disfrazaran de santos y santas en la Noche de Difuntos. Y es curioso que intenten despaganizar una celebración con una costumbre muy pagana: la de disfrazarse. Algo parecido pasó en el Carnaval: una costumbre pagana, que la Iglesia cargó de simbolismo cristiano y que acabó declarándose laica.

- Entonces, ¿cuál es su origen?

- Pues es una costumbre que se da en varias religiones paganas. Es la festividad en la que pasamos del mundo de la luz (primavera y verano) al mundo de la oscuridad (otoño e invierno). Decían que en ese momento el paso entre el mundo de los vivos y de los muertos se estrechaba, y, entonces, aparecían los espíritus, que reivindicaban su parte de fertilidad de la tierra. La gente les daba ofrendas, lo que ahora llamamos truco o trato, para que la familia estuviera protegida y en paz con los muertos y con Samhaim, nombre original de este festejo.

- El pragmatismo es algo muy propio de la mayoría de las tradiciones paganas.

- Efectivamente. El otoño es el momento de recolectar grano, de calcular cuantas cabezas de ganado se pueden criar con ese grano durante el invierno y sacrificar las que no se puedan mantener. De ahí que pedir la ofrenda por las casas también fuera un acto de solidaridad grupal, ya que dabas a tu vecino el excedente de tu producción.

- Hay mucha gente que no celebra Halloween porque cree que solo es una fiesta consumista.

Botón pagano instando a los paganos a registrarse en el censo español- Puede ser que se haya convertido en algo más consumista que espiritual, pero al menos lo hemos recuperado. No podemos esperar celebrar los ritos de hace más de 2.000 años de la misma manera en que se celebraban antes. Esto se llama reactualización del mito y no podemos ser ortodoxos porque las sociedades cambian. En la Navidad pasa lo mismo con las compras, es algo inevitable. Además no hay que olvidar que las religiones paganas son muy vitalistas y no está reñido lo espiritual con pasarlo bien.

- Y, a diferencia de otras religiones más puristas, parece que las paganas eran muy permeables.

- Sí, es increíble ver como en sitios muy remotos y con tradiciones muy diferentes se conservan celebraciones o mitos tan parecidos. Por ejemplo, en el norte de Europa hay un mito llamado la Cacería Salvaje, en el cual aparece una procesión de ánimas guiados por un vivo o una deidad que avanza por los caminos. Una visión muy parecida a la de la Santa Compaña, seguramente por la extensión de los mitos por parte de los celtas.

- Parece que, aunque se conservan muchas tradiciones paganas, no conocemos ni su origen ni su significado.

- Así es. España entera es pagana y no lo sabe. Me gustaría hacer una encuesta: ¿pones luces de Navidad?, ¿pones un árbol decorado en tu casa?, ¿vas a misa del gallo? Seguramente que hay más gente que practica el paganismo que el cristianismo en esas fechas. Nosotros no aspiramos a que la gente se haga pagana, pero sí a que conozcan lo que, al fin y al cabo, es su propia identidad.

Comentario. Es la misma cosa en Puerto Rico y en otros paises del mundo, en especial los poscatólicos. Y es que el ateísmo no teórico, el práctico - no creer en Dios sin muchas razones - y el paganismo - creer en cualquier cosa - es un mismo fenómeno, es la posición religiosa por default, es decir, por falta, en ausencia de otras. Es punto de partida religioso del hombre a falta de la iluminación de la fe, sea esta falta por ignorancia, indiferencia o repudio.

Quien no cree en Dios, cree en cualquier cosa.

Así que el fenómeno del neopaganismo no me sorprende. El Señor mismo se lo preguntó:

Les aseguro que en un abrir y cerrar de ojos les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará fe sobre la tierra?" (San Lucas 18:7-8)

La pregunta no es meramente retórica. El Señor a su regreso espera encontrar bien poca fe sobre la tierra. Estas manifestaciones ateas-paganas son la puntita del témpano.

sábado, octubre 30, 2010

El Papa Benedicto XVI No Aprueba La Llamada "Danza Litúrgica"

Feo, feo, feísimoAmigos, aquí comparto con ustedes otras observaciones de una persona con autoridad desde hace mucho tiempo, el Papa Benedicto XVI. En su libro, El Espíritu de la Liturgia el cual escribió siendo cardenal, dijo lo siguiente:
Bailar no es una forma de expresión de la liturgia cristiana. Allá por el siglo III ciertos círculos gnóstico-docéticos trataron de introducirlo en la liturgia. ...Los bailes cúlticos de las distintas religiones tienen propósitos diferentes - encantamientos, la magia imitativa, éxtasis místico - ninguno de los cuales son compatibles con el propósito esencial de la liturgia.

Es totalmente absurdo tratar de hacer la liturgia "atractiva" introduciéndole pantomimas danzarinas (generalmente ejecutados por grupos de bailes profesionales) los cuales terminan con frecuencia (y desde el punto de vista de los profesionales, normal) en aplauso. Todas las veces que el aplauso ocurre en la liturgia debido a algún logro humano, es signo seguro de que la esencia de la liturgia ha desaparecido, habiendo sido reemplazado por un tipo de entretenimiento religioso...

Yo mismo he experimentado el reemplazo del rito penitencial por un baile el cual, no es necesario decir, fue recibido con una ronda de aplauso. ¿Se puede pensar en algo que no sea más extraño a la penitencia verdadera?

Ninguno de los ritos cristianos incluye el baile. Lo que la gente llama "baile" en rito etíope o en la forma zaireana de la liturgia romana es simplemente una procesión con orden rítmico, algo que se ajusta muy bien a la dignidad de la ocasión
Esto es otra referencia más a quienes me siguen porfiando de que "se puede".

viernes, octubre 29, 2010

El Cardenal-electo Raymond Burke Orienta sobre las Obligaciones de Conciencia del Votante Católico

Amigos, lo que sigue es una traducción hecha por este servidor de una entrevista concedida por el cardenal-electo Raymond Burke, Prefecto de la Signatura Apostólica, el "tribunal supremo" de la Iglesia Católica. La entrevista fue conducida por el Sr. Thomas McKenna, Presidente de Acción Católica por la Fe y la Familia, una organización sin fines de lucro basada en los EE.UU. El vídeo de la entrevista de 25 minutos de duración puede ser visto aquí. (Read it in English Em Português)



¡Buenas tardes! Me llamo Thomas McKenna y soy el Fundador y Presidente de la organización Acción Católica por la Fe y la Familia, una organización de laicos que busca defender y promover los valores de nuestra fe católica.

Hoy estoy en Roma con Su Excelencia, el Arzobispo Raymond Burke quien justamente hace unas horas se enteró de que próximamente será elevado al Colegio Cardenalicio por voluntad de Su Santidad, el Papa Benedicto XVI. Invité al Arzobispo Burke hoy aquí para discutir conmigo la carta pastoral que escribió cuando servía como Arzobispo de San Luis en los EE.UU., la cual trataba del votante católico y de sus obligaciones.

Su Excelencia, me complace mucho estar con Ud. aquí hoy y me siento muy honrado, justamente en este día que es tan especial para Ud. cuando el Santo Padre le ha elevado al Colegio de Cardenales. Su Excelencia, es un honor estar con Ud. este día y quiero ser la primera persona que lo felicite por el honor que Ud. ha recibido del Santo Padre.

Arzobispo Burke (AB) – Muchas gracias, Thomas.

Thomas McKenna (TM) – Una de las preguntas que me gustaría hacerle para empezar, es, ¿por qué Su Excelencia cuando era arzobispo en aquel tiempo, durante las elecciones generales del 2004, concibió la idea de escribir una carta pastoral abordando el tema del [votante] católico y de sus [preferencias] eleccionarias?

AB – Fue debido a que yo había descubierto a través de los años mucha gente simplemente se encontraba confundida acerca de sus obligaciones morales al momento de votar. Muchos católicos llevan la idea de que ellos pueden mantener ciertas verdades morales en sus vidas personales, pero que al momento de votar estas verdades podían ser echadas de lado y votar de acuerdo a otros criterios. Por esto yo quería asegurarme de que los fieles se dieran cuenta de que ellos tenían una grave obligación moral de votar por aquellos candidatos que defendieran la verdad de la ley moral la cual, por supuesto, sirve al mayor bien social de todos en la sociedad.

Esa fue mi razón principal de escribir la carta pastoral, para mostrar una vez más los principios morales que nos deben guiar al momento de votar, a los fieles de la Arquidiócesis de San Luis y de otros fieles de más allá que leyesen la carta.

Esto adquiere un significado particular en una república democrática como la nuestra, porque nosotros cooperamos de verdad en la formulación de las leyes y políticas públicas de nuestra nación cuando elegimos a quienes ejercen el poder. Por eso es que no podemos decir que, por ejemplo, que ya que la práctica del aborto procurado es una ampliamente propagada en nuestra sociedad, o que se permite con mayor frecuencia la práctica de supuestos “matrimonios” entre personas del mismo sexo, no podemos decir “Pero, yo no tengo nada que ver con eso”. Claro que tenemos que ver, porque somos nosotros los que elegimos a los oficiales que permiten estas cosas en nuestra sociedad. Esa fue mi razón principal de escribir esta carta.

TM – Eso es muy importante, muy importante en nuestros tiempos: la claridad. Una de las cosas que nos hace mucha falta hoy día es eso, claridad.

AB – No podemos hacer nada que sea bueno si no estamos diciendo la verdad. Existe por ahí una idea extraña que a hace pensar a la gente que de algún modo, sin uno ser claro y verdadero, todavía podemos hacer de algún modo lo que es recto y bueno y eso no funciona.

TM – Su Excelencia, ¿qué usted le diría a esos que dicen que cuando un obispo escribe una carta pastoral acerca de nuestras obligaciones al votar, ese obispo está interfiriendo y rompiendo el supuesto pacto de separación entre la iglesia y el estado en nuestro país?

AB – Bueno, la noción única de la separación entre la iglesia y el estado según se entiende propiamente en nuestra nación se encuentra la Cláusula de Establecimiento, que es el nombre real de esa parte de nuestra Constitución, o de las Enmiendas de la Constitución. Y lo que significa es que en EE.UU. no tenemos una religión del estado, por ejemplo. Es un país en donde la fe católica o cualquiera otra fe carecen de status particular.

Simultáneamente, los fundadores de nuestro país se mostraban bien interesados en promover la fe religiosa del pueblo porque los fundadores entendían que la religión inspiraría al pueblo con los motivos más exaltados que los convertiría en buenos ciudadanos y promotores del bien para todo el país.

Por eso y de hecho, es mi obligación como obispo urgir a los fieles a que lleven a cabo sus obligaciones cívicas de acuerdo a su fe católica. Al mismo tiempo, yo no puedo meterme en la política ni lo hice en mi carta pastoral, en el sentido de favorecer a un candidato por sobre otro. No, simplemente lo que yo hice fue darle a los votantes los principios que ellos necesitaban para decidir por quién ellos querrían votar. Yo nunca le dije a nadie que votara por este o aquel candidato, sino que simplemente les dije los principios que ellos iban a necesitar para votar de un modo moralmente bueno por cualquier candidato a elección.

TM – Muy bien. Su Excelencia, una de las cosas que yo pienso es de la mayor gravedad hoy día y que yo sé que muchos políticos y mucha gente no quieren escuchar es el asunto del aborto procurado en nuestro país. Hasta la fecha, de acuerdo a las estadísticas oficiales más sobrias, al menos 50 millones de bebés han sido asesinados en los vientres de sus madres en nuestro país. Para dejarlo por sentado aquí, ¿diría Ud. que si sería lícito para un católico votar por un candidato que favorezca al aborto, ya sea que lo haya dicho en su plataforma política, o manifestado mediante su voto legislativo que esté a favor del aborto: ¿es válido votar por dicho candidato?

AB – No. Tú no nunca puedes votar por alguien que apoye el derecho absoluto de una mujer a escoger la destrucción de una vida humana en su vientre o el derecho al aborto procurado. En el caso en que no haya candidato alguno que busque eliminar todo aborto, puedes votar por aquel candidato que busque limitar este grave mal en nuestro país, pero nunca podrás justificar tu voto para un candidato que no quiera limitar el aborto y que busque aumentar su acceso.

TM – No es solamente en los EE.UU., en nuestro país, en donde arde el debate sobre el aborto. Ahora mismo, en Brasil, el país católico más grande del mundo en donde el aborto continúa siendo ilegal, se acrecienta el debate porque uno de los candidatos que representa a un partido político de ese país es pro-aborto y los obispos católicos de Brasil se han declarado fuertemente en su contra. Me gustaría saber si Ud. que viene de los EE.UU. y que escribió esta carta pastoral en 2004, si podría dirigirles a los obispos de Brasil alguna palabra de aliento. ¿Qué usted les diría a los obispos de Brasil en cara a este momento, uno crucial en Brasil, ya que allí todavía no existe el aborto y este tema podría ser decisivo en las elecciones de ese país?

AB – Yo ciertamente les aliento y antes los felicito por el ejercicio que han hecho de su oficio, que es el de ser maestros de la fe en un asunto bien crítico. ¿Cómo un obispo puede dormir de noche cuando falta en enseñar y advertir a sus fieles que el aborto es un mal grave que se cierne sobre su nación? A estos obispos hay que felicitarles mucho, ya que lo que hacen es ejerciendo su oficio de maestros de la fe y la moral. Y es como yo digo, esto es un asunto bien fundamental y crítico, el de la protección de la vida humana inocente e indefensa. Por eso prometo que rezaré por estos obispos, para que continúen anunciando valientemente la fe.

Tristemente, en esta sociedad en la que vivimos, se le hace bien difícil a los obispos ejercer su oficio porque entonces se les acusa de ser partisanos o de otras cosas. Pero lo que un obispo se debe de decir a sí mismo es esto: ¿Qué es lo que la fe católica enseña acerca de esta materia y cómo yo puedo anunciarlo de la mejor manera al pueblo, para alertarles, para que en sus conciencias hagan lo que están obligados a hacer?

TM – En su calidad de maestro, de padre de la Iglesia, ¿qué usted le diría a un católico que dice “Por razones sociales o por otras razones yo pienso esto, y aunque la Iglesia dice esto otro, yo voto de acuerdo a mis razones”?

AB – Yo simplemente les diría: ¿Ustedes siguen la Regla de Oro que Nuestro Señor mismo nos enseñó en los evangelios? Dicho de otro modo, ¿ustedes “tratan a los demás como ustedes quieren que los demás les traten”? ¿Ustedes piensan que es de verdad justo avanzar algún otro interés, por bueno que sea por ejemplo, como la protección del medioambiente o cualquier otro, al costo de negarles a otros miembros de la sociedad y especialmente aquellos que dependen de nosotros para su supervivencia, negarles su derecho a la vida? Y yo pienso que si la mayoría de la gente reflexionara de este modo, simplemente en términos de la Regla de Oro, ellos entenderían que esta negación nunca debiera ser un derecho.

No se puede justificar votar por un candidato que, a pesar de que proponga algo bueno por un lado, favorece el mal intrínseco y grave que es el aborto por el otro. Es así que yo urgiría al pueblo a que consideren los más pequeños de nuestros hermanos y hermanas, co-miembros con nosotros de la familia de Dios a quienes nuestra sociedad nos enseña a no tener en cuenta o a no pensarles ni siquiera como seres humanos, pero que en realidad y de verdad son seres humanos como nosotros y así obrar hacia ellos de modo correcto, de la misma manera que a nosotros nos hubiese gustado que obraran con nosotros cuando éramos seres pequeñitos en nuestros vientres maternos, desde la etapa embrionaria hasta antes de nacer, como ahora queremos que el electorado vote para proteger y salvaguardar nuestras vidas.

TM – Hay una guerra encendida en los EE.UU., como Ud. ya sabe, sobre el asunto de llamado “matrimonio” entre personas del mismo sexo. Uno de los grandes obstáculos, se podría decir, o preguntas que se hacen los católicos es que muchos de ellos piensan que se trata de discriminación – que es algo que se le representa de este modo – y que nosotros somos una nación basada en la imparcialidad y que al no permitir a la gente del mismo sexo que se casen y que vivan como los casados de sexos opuestos, que esto es discriminación hacia las parejas del mismo sexo. En mi experiencia este punto de vista ha afectado a muchos católicos. ¿Cuál sería la respuesta de la Iglesia hacia esta idea de que el matrimonio entre personas del mismo sexo debiera permitirse porque de no hacerse equivaldría a la discriminación hacia el pueblo de descendencia africana que se practicaba antes en nuestro país, lo cual fue injusto, pero cómo eso se compara con lo que vemos hoy?

AB – Cuando se encuentra una discriminación injusta, por ejemplo, cuando vemos que un ser humano como nosotros, por causa del color de su piel, no es parte de la raza humana como lo sería, digamos, una persona de piel blanca, eso es un tipo de discriminación que es injusta e inmoral. Pero hay una clase de discriminación que es justa y buena y esa es la discriminación entre lo bueno y lo malo, entre lo que está de acuerdo a nuestra naturaleza humana y lo que es contrario a ésta. Por eso la Iglesia Católica, cuando enseña que los actos sexuales entre personas del mismo sexo son intrínsecamente malos y contra la naturaleza, simplemente anuncia la verdad que ayuda al pueblo a discriminar entre lo bueno y lo malo en sus acciones.

¿Qué significa esto en el caso concreto de alguien que encontramos quien, por alguna razón, siente una atracción de actuar de este modo, que se siente atraída sexualmente a personas de su mismo sexo y de mantener actividad sexual con éstas? Tenemos que ser absolutamente compasivos. No tenemos el derecho de negarle la dignidad humana al individuo que sufre de esta atracción contranatural. Pero nuestra compasión con la persona nos debe de llevar antes que nada a ser honestos con él o ella, y ayudarles a conocer que esta atracción no es correcta, y de bregar con esta atracción de la manera que seamos capaces de bregar con la atracción como los seres morales que somos; corregir esta atracción dentro de sí mismos, y esforzarse más y más a redirigir sus afectos en un modo que respete la ley de Dios.

Así que decir, pues, “que no” al matrimonio entre personas del mismo sexo, no es signo de discriminación. Con crear una nueva idea del matrimonio que sea contraria a la manera que Dios nos creó, de tal modo que el matrimonio entre un hombre y una mujer no sea diferente del “matrimonio” entre dos hombres o dos mujeres, no le estamos haciendo bien alguno a las personas que sienten este tipo de atracción.

TM – Su Excelencia, en la carta pastoral que Ud. escribió había un punto al cual Ud. se refirió: aquellos funcionarios públicos que votan a favor del aborto, o de manera contraria a la enseñanza de la Iglesia en otros asuntos, pero que continúan recibiendo comunión o asistiendo a la iglesia y presentándose como católicos, esto crea escándalo. ¿Podría indicarnos por qué esto es un escándalo y qué tan serio es?

AB – Te puedo decir que es bien serio. Y es porque para mucha gente, católicos y no-católicos, han comenzado a creer que la enseñanza de la Iglesia Católica acerca de la maldad del aborto parece no ser muy firme, o que esté a punto de cambiar de algún modo. Te voy a dar un ejemplo. En el 2004 estaba visitando un funcionario público de alto rango en Washington quien no es católico pero que es un cristiano devoto y sincero. Él me preguntó – durante nuestra larga visita a solas – “Ud. cree que cuando este Santo Padre muera” – refiriéndose al Venerable Papa Juan Pablo II – “que el próximo Santo Padre tal vez cambie la enseñanza sobre el aborto?”

Yo me quedé pasmado. Le dije, “¿Y por qué me preguntas eso? La Iglesia no puede cambiar su enseñanza respecto al aborto. Es parte de la ley moral natural. La Iglesia lo que ha hecho es apegarse más y más a esta enseñanza con fidelidad.” Él me contestó: “Bueno, es que he llegado a pensar de que esta no debe de ser una enseñanza muy firme porque te apuesto a que te puedo mencionar por nombre a 70 u 80 católicos en el capitolio –la casa de las leyes en EE.UU.– que votan regularmente a favor de leyes que impulsan el aborto.”

Entonces, ¿qué es dar escándalo? El escándalo es un acto o una omisión que lleva al pueblo a confundirse o a caer en un error acerca del bien moral. Aquí hay un ejemplo perfecto: los católicos que traicionan su fe católica en el transcurso de su vida política, como legisladores, jueces o lo que sean, llevando a la gente a creer que el aborto no es la gran maldad que es, o que de hecho, que el aborto es bueno en algunas circunstancias, esos dan escándalo.

Hoy es más importante que nunca considerar la realidad del escándalo porque existe una tendencia – si le dices a alguien, “Eso me escandaliza” – la tendencia es responder “Eso es problema tuyo. Hablas de una persona bueno que hace lo que piensa es correcto” y así por el estilo, sin distinguir lo verdadero de lo falso – “y eres tú el causante de la dificultad por criticarle.”

Eso no es verdad. Cuando expresamos el escándalo que algo nos causa estamos llamando a la persona a que se reforme y, uno espera, a que repare el daño causado. No es cuestión de acusar a otros falsamente. No es cuestión de introducir falta de unidad o discordia en la comunidad. Es realmente una cuestión de buscar los fundamentos donde se encuentra la unidad real, es decir, unidad en la promoción del bien común. Por eso es que tenemos que recapturar esta idea de escándalo porque es lo que está sucediendo aunque la gente no quiera reconocerlo. Mucha gente ha sido descarriada en cuanto a lo que se relaciona con la vida humana y ahora lo vemos de modo particular en lo que concierne a las uniones entre personas del mismo sexo.

TM – Aquel funcionario público que sea católico y haya dado escándalo, cuando al fin lo entienda así, ¿qué tipo de reparación o enmienda de vida cualificaría para reparar el mal realizada por el escándalo en el mundo de hoy?

AB – Antes que nada tiene que haber una verdadera reforma del corazón. Eso se hace mediante el Sacramento de la Penitencia, mediante la satisfacción o penitencia que se le asigne en el sacramento. Pero entonces uno tiene que reconocer que porque uno es un funcionario público que ha promovido algo bien malo, uno tiene que renunciar públicamente el error bajo el cual operaba y al cual dirigía otras personas.

Así que para mí la única cosa adecuada para un funcionario público es decir, “Yo estaba en un error y ahora entiendo la verdad acerca de la vida humana y me arrepiento profundamente de lo que he hecho.” Te doy por ejemplo, en el campo médico, el de Bernard Nathason, quien fue un gran promotor del aborto procurado y después hizo reparación, reconoció su error y empezó a escribir libros y dar charlas para tratar de reparar las muchas, muchísimas vidas que él una vez quitó.

Recuerdo también cuando escuché una charla de un médico cuando yo era obispo de LaCrosse. Él había estado haciendo abortos por 14 años. Finalmente, entendió la maldad del aborto. ¿Cómo esto acaeció? Él y su esposa tenían una hijita de cinco años de edad. Un día, salió corriendo a jugar con amigo al otro lado de la calle sin mirar a ambos lados y la atropelló un automóvil. Tristemente, murió.

Dijo que no se dio cuenta en ese momento de su muerto, Claro que sufrieron terriblemente. Tuvo su funeral y eventualmente regresó a su práctica médica. Dijo que cuando entró al quirófano para hacer el aborto, se dio cuenta. Entendió al fin y al cabo que: “Aquí estoy sufriendo por la muerte de mi hijita…” y ahí mismo dejó de hacer abortos. Dedicó su vida – esto ocurrió hacen varios años, estoy seguro que aun continúa” a conducir charlas con varios grupos, especialmente gente joven, acerca de la maldad del aborto y de ese modo repara sus previos actos. Él declaró su error abiertamente y con tristeza profunda por las vidas que él quitó.

TM – Eso es una historia bien conmovedora, Su Excelencia. Me demuestra cómo Dios dará la gracia suficiente para una conversión.

AB – Así mismo. Es algo extraordinario. Uno mismo se dice: “¿Cómo es que alguien puede ser perdonado por cometer abortos?” Dios nos perdona. Su misericordia no tiene límites y esa misericordia nos lleva a lo que humanamente tenemos que hacer, a reparar el mal realizado y a llevar al pueblo hacia el bien.

TM – Quiero agradecerle por su tiempo y por compartir su perspicacia e inspiraciones acerca de la importante que es para los católicos ejercer el voto y cómo esto puede afectar nuestra vida cívica y espiritual. Quiero preguntarle si tiene algo que decirnos a nosotros sus conciudadanos estadounidenses para concluir.

AB – Primero, quiero agradecerte por todo el trabajo que has hecho con tu organización para promover el bien común de nuestra nación. Segundo, quiero invitar a todos los que nos escuchan a invocar de modo particular la intercesión de Nuestra Señora de Guadalupe, la que nos ha sido dada como Madre de América. Ella es nuestra Madre, la Madre de Nuestro Señor Jesús pero también de un modo particular, nuestra Madre. Ella apareció en nuestro continente en 1531 y se nos reveló como Protectora de toda vida humana.

Oremos de modo bien especial que, a través de su intercesión, uniendo nuestros corazones con su Corazón Inmaculado, a orar por el fin de todos los males, del aborto y todos los ataques contra la familia, especialmente para detener toda promoción de las “uniones del mismo sexo.” Tengamos confianza que Nuestro Señor escuchará nuestra oración. Que a través de nuestros pobres esfuerzos y de nuestras oraciones, ganaremos para nuestros hermanos y hermanos el don del amor y misericordia de Dios.

TM – Muchas gracias y felicidades otra vez por su elevación al cardenalato.

AB – Gracias a ti. Dios te bendiga.

© 2010 Acción Católica Por la Fe y la Familia – Reproducido con permiso.

jueves, octubre 28, 2010

Recordamos hoy a San Judas Tadeo

Fuente: Santuario Insular de San Judas Tadeo, Ponce, PR.

Judas es una palabra hebrea que significa: "alabanzas sean dadas a Dios".

Tadeo quiere decir: "valiente para proclamar su fe".

Simón significa: "Dios ha oído mi súplica".

San Judas Tadeo estaba íntimamente relacionado con nuestro Señor por su parentesco con San Joaquín y Santa Ana, padres de la Santísima Virgen. Sobrino nieto de estos dos santos, es a la vez sobrino de María y José, de donde resulta ser primo de nuestro Señor Jesucristo.

San Judas es hermano del Apóstol Santiago el Menor. Tenía otros dos hermanos a quienes llama el Evangelio "hermanos" de Jesús. Cuando nuestro Señor regresó de Judea a Nazaret, comenzó a enseñar en la sinagoga. La gente que le oían estaban asombradas y decían: "¿ De dónde le ha llegado tanta sabiduría y ese poder de hacer milagros? ¿No es el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María y sus hermanos Santiago, José, Simón y Judas?" (Mt 13,54).

La palabra "hermanos" en hebreo comúnmente significa un pariente próximo. El padre de San Judas era Cleofás. El nombre de su madre era María, que era pariente próxima de la Virgen Santísima. Ella también permaneció junto a la Cruz cuando murió nuestro Señor Jesucristo. "Cerca de la cruz de Jesús estaban su madre, y la hermana de su madre , María, esposa de Cleofás, y María Magdalena" (Jn 19,25).

Durante su adolescencia y juventud, Judas fué compañero de Jesús. Cuando Jesús comenzó su vida pública, Judas dejó todo por seguirle. A San Judas se le llama Tadeo para diferenciarlo de Judas Iscariote que fue el que vendió a Jesús. En la noche de la Última Cena le preguntó a Jesús: "¿Por qué revelas tus secretos a nosotros y no al mundo?". Jesús le respondió que esto se debía a que ellos lo amaban a Él y cumplían sus mandatos y que a quien lo ama y obedece, vienen el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo y forman habitación en su alma (Jn. 14, 22).

Como Apóstol, trabajó con gran celo por la conversión de los paganos. Fue misionero por toda la Mesopotamia durante diez años. Regresó a Jerusalén para el Concilio de los Apóstoles. Después se unió a Simón en Libia, donde los dos Apóstoles predicaron el Evangelio a los habitantes de aquel país.

Refiere la tradición que San Judas y San Simón sufrieron martirio en Suanis, ciudad de Persia, donde habían trabajado como misioneros. A San Judas le dieron muerte con una cachiporra. Por eso se le representa con una porra sobre la cabeza. Luego, le cortaron la cabeza con un hacha. Trasladaron su cuerpo a Roma y sus restos se veneran ahora en la Basílica de San Pedro.

San Judas es conocido principalmente como autor de la Carta de su nombre en el Nuevo Testamento. Carta probablemente escrita antes de la caída de Jerusalén, por los años 62 al 65. En ella, San Judas denuncia las herejías de aquellos primeros tiempos y pone en guardia a los cristianos contra la seducción de las falsas doctrinas. Habla del juicio que amenaza a los herejes por su mala vida y condena los criterios mundanos, la lujuria y "a quienes por interés adulan a la gente". Anima a los cristianos a permanecer firmes en la fe y les anuncia que surgirán falsos maestros, que se burlarán de la Religión, a quienes Dios, en cambio, les tiene reservada la condenación .

A la soberbia de los malos contrapone la humilde lealtad del Arcángel San Miguel. Anima a los cristianos a levantar un edificio espiritual llevando una vida fundada en la fe, el amor a Dios, la esperanza y la oración. Alienta la práctica del amor al prójimo; exhorta a los cristianos a que sean pacientes y con sus vidas virtuosas conviertan a los herejes.

San Judas concluye su carta con una oración de alabanza a Dios por la Encarnación, pues por ella Jesucristo, Palabra eterna de Dios, tomó sobre sí nuestra naturaleza humana para redimirnos.

lunes, octubre 25, 2010

La Caída de los Angeles Rebeldes

Amigos, hoy simplemente quiero compartir esta pintura medieval que captura la caída de los ángeles rebeldes. Apunte y haga "clic" en la imagen para verla más grande:

The Fall of the Rebel Angels
.
Les Très Riches Heures du duc de Berry, Folio 64v - La Caída de los Angeles Rebeldes del Musée Condé, Chantilly, Francia. La foto muestra a Dios sentado en su trono rodeado por serafines mientras que todos los ángeles rebeldes, expulsados de sus rangos propios, caen del cielo al caos del infierno. Miguel y sus ángeles (vestidos de caballeros) combaten con los ángeles caídos. Satanás es el primero en caer, de cabeza al infierno.

domingo, octubre 24, 2010

¡A disfrutar del Día del Señor!

Amigos, hoy es el verdadero sabbath cristiano, el Día del Señor, el Domingo. Celébralo participando del Santo Sacrificio de la Misa y, si puedes, participando del Cuerpo y la Sangre de nuestro Cordero Pascual. Luego, disfruta del resto del día con tu familia y amigos. ¡Dios nos bendiga a todos!

jueves, octubre 21, 2010

El justo vivirá por la fe

Autor: P. Angel M.Santos Santos | Fuente: El Visitante

A veces se identifica el avivamiento espiritual con sus formas externas: la oración en voz alta, el uso del cuerpo para la danza, el aplauso y el levantamiento de los brazos. No hay duda que estos gestos externos pueden ayudar al cristiano en la alabanza divina, pero el crecimiento en el Espíritu es mucho más que estas expresiones externas.

Cuando san Pablo habla de “avivar el fuego de la gracia Dios” se refería al sacramento del Orden que Timoteo recibió cuando fue consagrado ministro al servicio de Dios y de la Iglesia. La autoridad sagrada se le concedió a Timoteo como hoy todavía se otorga, por la imposición de manos (II Tim 1:6).

El avivamiento

Esta exhortación puede aplicarse a todos los cristianos que deben avivar en ellos el don de Dios recibido en el bautismo. La activación del don de Dios, concedido en el primero de los sacramentos, es el verdadero florecimiento espiritual que necesita la Iglesia. La renovación en el Espíritu no se queda en formas externas, sino que llega al corazón del ser humano para intensificar la amistad con Dios.

Cuando el cristiano despierta el don de Dios recibido por el agua y el Espíritu, su vida se transforma. Se activa en el alma el espíritu de la energía, del amor y del buen juicio (I Tim 5:7). Ya no se sigue el espíritu de la cobardía, de la timidez o del retraimiento. Un cristiano renovado toma la iniciativa para ponerse en primera fila en el servicio de los demás.

La actitud que tienen algunos de no arriesgarse a orar delante de los demás, ni decidirse a hablar de Cristo se supera al descubrir el don de Dios recibido en el bautismo. El que vive la gracia bautismal no se avergüenza de dar testimonio del Señor.

La fe

En el proceso de avivar la riqueza de la gracia bautismal siempre existe el peligro de contaminar la fe como se infecta un pozo de agua potable que ya no puede consumirse porque hace daño. El que ha avivado el don de Dios guarda el depósito de la fe puro con la ayuda del Espíritu Santo. Eso manda san Pablo cuando dice a Timoteo: “Guarda este tesoro con la ayuda del Espíritu Santo” (II Tim 5:14).

La promesa del Padre ayuda a discernir lo que es de la fe católica (Lc 24:49) de lo que no lo es. Ilumina para discernir lo que viene del espiritismo, el fundamentalismo bíblico, la superstición, el paganismo o la nueva era. El Espíritu descubre estas formas extrañas y las rechaza para no permitir que extingan la fe.

No esconder la fe

Hoy existen fuerzas que buscan que la fe y la religión sean algo privado, limitado a la intimidad de las personas o lo máximo confinado al seno de las familias. Esas mismas corrientes abogan para que sea público y socialmente aceptado el aborto provocado, las prácticas sexuales desordenadas y toda clase de vicios.

Estas tendencias ideológicas quieren poner una censura pública a la Iglesia, a la fe y la religión para limitar su influjo en el mundo. En cambio, la presencia en la sociedad la quieren asignar sólo al imperio de muerte que domina la cultura. La fe en Dios viva no debe guardarse como algo privado. La fe existe para iluminar a los demás seres humanos y se manifiesta al mundo por las buenas obras (Mt 5:16). La fe viva se muestra por el testimonio valiente, las obras del amor y la oración.

miércoles, octubre 20, 2010

Enseñar a pensar

La verdad suplantada por ideologías: el pensamiento por el sentimiento

Autor: Antonio Orozco | Fuente: Ideas Claras vía Catholic.net

No hace mucho tiempo, Juan Pablo II se dirigía a los jóvenes, en Francia, con las siguientes palabras: "¡Aprended a reflexionar más y más, aprended a pensar! Los estudios que hacéis deben ser un momento privilegiado de aprendizaje para la vida del espíritu ¡Desenmascarad los slogans, los falsos valores, los espejismos, los caminos sin salida!"

¿Acaso los humanos no estamos pensando siempre? El Papa parece indicar que no tanto como creemos. Pensar, ponderar, pondus. "Pensar" sugiere algo de peso: gravedad, consistencia, seriedad, solidez.

Lo más grave

¿Qué es lo más grave que sucede hoy en día? Recuerdo una lección del profesor Leonardo Polo, en la que aseguraba que lo lo más grave que hoy sucede es que no sucede el pensar. Y a la vuelta de seis lustros parece que el diagnóstico sobre la situación de nuestra sociedad sigue siendo el mismo: se "pasa" de pensar.

Julián Marías ha advertido que esta sociedad peca de omisión en el pensamiento. ¿Cuántos filósofos de finales del siglo XX - se pregunta-, serán estudiados en los manuales del siglo próximo?

Esta crisis, aunque parcial, se manifiesta también en los hábitos del ciudadano medio: pocos leen un artículo de periódico que desarrolle algún tema de pensamiento; esto es frecuente incluso entre personas que tienen enmarcado un título universitario.

La verdad suplantada por ideologías: el pensamiento por el sentimiento

El pensamiento acerca de la verdad de las cosas ha sido sustituido por ideologías que hacen agua apenas nacen. De otra parte, lo que parece interesar más en la actualidad es no el pensamiento sino lo que alguien ha llamado con humor y acierto, "sensamiento". Se presta mucha atención a lo que "se siente", si se siente mucho o se siente poco, si lo siento o si no lo siento. Es un modo de vivir sobre fundamentos inconsistentes e inestables; un modo de discurrir un tanto irracional, porque procede de vacíos del alma y se desarrolla en la epidermis de la existencia, o en los espacios etéreos de la ficción o del formalismo verbal y la logomaquia.

No se piensa en lo que hay y en lo que son en el fondo las cosas. No se piensa por ejemplo si esto o aquello es "medio" o "fin". Se renuncia a proseguir aquella tarea emprendida con tanto entusiasmo cuando éramos niños: averiguar hasta el último porqué de las cosas. ¿No es cierto -como escribió José María Albareda- que "hay algo en las cosas que las convierte en cautivadora estancia del pensar"? Sin embargo, lo que dijo San Anselmo, que "sólo unos pocos piensan en la verdad de las cosas", parece ser una constante histórica.

Quizá suceda porque debemos "aprender a pensar" y no se enseña suficientemente, cuando ambas cosas constituyen un importante deber. En frase de Alejandro LLano, "pensar, enseñar a pensar, aprender a pensar, es la triple obligación de la inteligencia". Se trata sin duda de una obligación estrictamente moral, pues la razón es la facultad que Dios nos ha dado para descubrir el bien y regir toda nuestra conducta.

¿Por qué a menudo hay miedo a pensar, miedo a la luz y a la libertad del pensador auténtico? Quizá porque cualquier rayo de luz nos guía hacia el sol, y no siempre el hombre se encuentra dispuesto a interesarse por la fuente de la luz y de la vida que puede saciar su más profunda sed.

En qué consiste pensar bien

"El pensar bien -dice Balmes, con acierto- consiste, o en conocer la verdad, o en dirigir el entendimiento por el camino que conduce a ella. La verdad es la realidad de las cosas... "Si deseamos pensar bien, hemos de procurar conocer la verdad, es decir, la realidad de las cosas. ¿De qué sirve discurrir con sutileza, o con profundidad aparente, si el pensamiento no está conforme con la realidad?

"El buen pensador procura ver en los objetos todo lo que hay, pero no más de lo que hay. Ciertos hombres tienen talento para ver mucho en todo; pero les cabe la desgracia de ver todo lo que no hay, y nada de lo que hay. Una noticia, una ocurrencia cualquiera, les suministran abundante materia para discurrir con profusión, formando, como suele decirse, castillos en el aire. Estos suelen ser grandes proyectistas y charlatanes.

"Otros adolecen del defecto contrario; ven bien, pero poco; el objeto no se les ofrece sino por un lado; si este desaparece, ya no ven nada. Estos se inclinan a ser sentenciosos y aferrados en sus temas. Se parecen a los que no han salido nunca de su país: fuera del horizonte a que están acostumbrados, se imaginan que no hay más mundo.

Un entendimiento claro, capaz y exacto, abarca el objeto entero; le mira por todos sus lados, en todas sus relaciones con lo que le rodea. La conversación y los escritos de esos hombres privilegiados se distinguen por su claridad, precisión y exactitud. En cada palabra encontráis una idea, y esta idea véis que corresponde a la realidad de las cosas. Os ilustran, os convencen, os dejan plenamente satisfechos; decís con entero entendimiento: "sí, es verdad, tiene razón". Para seguirlos en sus discursos no necesitáis esforzaros; parece que andáis por un camino llano, y que el que habla sólo se ocupa de haceros notar con oportunidad los objetos que encontráis a vuestro paso. Si explican una materia difícil y abstrusa, también os ahorran mucho tiempo y fatiga (...)

"Echase pues de ver que el arte de pensar bien no interesa solamente a los filósofos, sino también a las gentes más sencillas. El entendimiento es un don precioso que nos ha otorgado el Criador, es la luz que se nos ha dado para guiarnos en nuestras acciones; y claro es que uno de los primeros cuidados que debe ocupar al hombre es tener bien arreglada esta luz. Si ella falta nos quedamos a oscuras, andamos a tientas; y por este motivo es necesario no dejarla que se apague. No debemos tener el entendimiento en inacción con peligro de que se ponga obtuso y estúpido; y por otra parte, cuando nos proponemos ejercitarle y avivarle, conviene que su luz sea buena para que no nos deslumbre, bien dirigida para que no nos extravíe."

Es obvio que una de las más importantes facetas de la educación -si no la que más- es la del pensamiento, pues al intelecto toca regir la conducta humana toda, llevarla a buen fin, a buen puerto, al Fin final que da sentido a todo el existir.

martes, octubre 19, 2010

En son de nostalgia: “La la la”

Amigos, estos días de resfriado me vuelven nostálgicos. Comparto con ustedes un vídeo de la cantante española Massiel, de cuando ganó el festival Eurovisión en 1968. ¡Disfrútenlo!

lunes, octubre 18, 2010

San Ignacio de Antioquía

Si pudiera hablarse de patronazgos en el martirio o se tratara de elegir un modelo perfecto, como símbolo del testimonio máximo del cristiano, habría que proponer para ocuparlo a San Ignacio de Antioquía. Su amable figura, amasada de dulzura, de mística y de valentía que desconoce el miedo al dolor y a la muerte, resplandece, desde los tiempos apostólicos, como un faro y una invitación a cuantos tienen que sufrir por ser fieles a Jesucristo. Su estampa está envuelta en luz celestial, no por lo extraordinario de los milagros o de cualquiera forma de prodigios, sino por la sobrenatural sencillez de su conducta, moviéndose totalmente en el mundo de la fe, desde el cual adquiere una lógica incontrastable lo que, a nuestros ojos humanos, parecen aterradoras perspectivas de dolor.

Además de esto, San Ignacio es, sin pretenderlo, el cantor de su propio martirio. Sus cartas apasionadas. de estilo único, siguen vivas, estremeciendo al lector, que percibe en ellas el rugido de las fieras, el zarpazo sangrante, el crujir de los huesos triturados, todo el horror del circo romano, en el que perecían las primicias del cristianismo, convertidas en simiente de sangre, cuya espléndida cosecha recogió la historia. Pero estos horrores pierden en San Ignacio sus tonos repulsivos, para convertirse en canto de gloria. No es la muerte cruel, sino el martirio por Jesucristo; no es el sufrimiento, sino la ofrenda de una hostia pacífica. lo que allí se retrata. La crueldad queda sepultada en la caridad, la muerte es entrada triunfal en la vida eterna, la ignominia de la condenación queda convertida en apoteosis de inmortalidad. Las cartas del santo obispo de Antioquía. que hoy nos conmueven ciertamente constituyeron, para los cristianos de los siglos de persecución, para aquellos que se sabían destinados a la muerte violenta, una arenga de combate, una fuente pura de fortaleza y de esperanza, porque en ellas estaba presente la eternidad, iluminando el tránsito tenebroso de esta vida hacia la otra.

Ignacio lleva como sobrenombre Theophoros, portador de Dios. El Martyrium que relata su vida atribuye al santo obispo, al presentarse voluntariamente en Antioquía a Trajano, orgulloso por su triunfo militar sobre los dacios, el siguiente diálogo, que, si históricamente no parece genuino, refleja la verdad de su vida. Trajano le pregunta:

- ¿Quién eres tú, demonio mísero, que tanto empeño pones en transgredir mis órdenes y persuades a otros a transgredirías, para que míseramente perezcan?

Respondió Ignacio:

- Nadie puede llamar demonio mísero al portador de Dios, siendo así que los demonios huyen de los siervos de Dios. Mas, si por ser yo aborrecible a los demonios, me llamas malo contra ellos, estoy conforme contigo, pues teniendo a Cristo, rey celeste, conmigo, deshago todas las asechanzas de los demonios,

Dijo Trajano:

- ¿Quién es el Theophoros o portador de Dios?

Respondió Ignacio:

- El que tiene a Cristo en su pecho...

(Sigue leyendo aquí).

domingo, octubre 17, 2010

El espíritu de la alianza matrimonial

 


¿Cuál es el Espíritu de la Alianza matrimonial?: Un donarse y un pertenecerse.

Un donarse

La Alianza matrimonial es una entrega, una donación. No es un pedir, en primer lugar, sino un darse. Y este es el primer sentido de la Alianza matrimonial: yo me doy, como marido, como esposa y recibo como respuesta la donación de mi cónyuge. En relación con la Virgen María es una entrega filial; en la vida matrimonial es una entrega esponsalicia.

Esta entrega esponsalicia es una superación radical del egoísmo. Amar es vivir centrado en el TÚ y no en el yo. Si uno dice: “yo te quiero”, puede significar dos cosas distintas. Si hay verdadero amor significa: “yo te quiero para hacerte feliz”. De lo contrario significa: “yo te quiero para que me hagas feliz “.

Amar con autenticidad no es renunciar a la propia felicidad, sino descubrir que mi felicidad más grande es vivir para hacer feliz al otro. Es la felicidad de Dios: Dios es feliz porque está siempre dándose, a las otras personas de la Trinidad y a nosotros.

Y el hombre está llamado a encontrar una felicidad semejante a la de Dios, y que es la felicidad de darse y regalarse a los demás.

Amar es estar siempre para el tú, sólo para el tú.

Un pertenecerse (consagrarse)

En la Alianza matrimonial se nos pide una entrega total, no una entrega parcial. Es una entrega de toda la persona y para siempre.

Y este espíritu debe animarnos matrimonial: una entrega total y permanente. Y esto crea en nosotros una conciencia de pertenencia y de consagración.

Nuestra vida está consagrada a alguien y desde ese momento ya no puede haber soledad. Esa conciencia de consagración, de que yo no me pertenezco, sino que le pertenezco a otra persona, eso es lo que nos pide nuestra alianza matrimonial: pertenezco al cónyuge, ahora y para siempre.

No solamente queremos caminar juntos, compartir toda la vida, hacernos responsables el uno por al otro, sino que hay también un derecho mutuo. El otro tiene derecho a mi amor, mi apoyo, mi tiempo, tiene derecho a que yo luche por alcanzar su realización personal, su felicidad, su santidad.

Esa conciencia de consagración que nos da la alianza matrimonial, debería ser tan fuerte como la que tiene un sacerdote o una religiosa que se han consagrado a Dios. Y lo mismo que el sacerdote o la persona consagrada usa un distintivo externo - un hábito, una cruz - que recuerda este carácter de pertenencia a alguien, así también los esposos tienen ese distintivo.

Este es el sentido, de nuestro anillo de casamiento, nuestro anillo matrimonial, nuestra “alianza”. No es un adorno, sino el símbolo de una pertenencia, de una consagración.

La persona que lleva anillo da a conocer su carácter de comprometido, de aliado, no sólo ante el cónyuge, sino también ante los demás. Que importantes son los símbolos y que gran significado tiene este anillo: nos recuerda el amor, la presencia, la fidelidad del cónyuge en cada circunstancia.

Y lo que se renueva se vuelve a revivir. De allí la importancia de renovar a menudo nuestra alianza de amor matrimonial. Hay matrimonios que lo hacen todos los meses.

Preguntas para la reflexión

1. ¿Busco hacer feliz al otro?

2. ¿Soy consciente que estoy consagrado a mi cónyuge?

3. ¿Uso, siempre, mi anillo de bodas?

jueves, octubre 14, 2010

Obispos de Chile: Gracias a Dios por histórico y exitoso rescate de mineros

Amigos, esto de acuerdo a ACIPrensa:
En un comunicado dado a conocer hoy, la Conferencia Episcopal de Chile dio gracias, primeramente a Dios, y a todos y cada una de las personas involucradas en este histórico acontecimiento, por haber rescatado exitosamente a los 33 trabajadores que se encontraban atrapados en la mina San José.

En el texto titulado "Junto a un pueblo agradecido al Dios de la Vida" los obispos manifiestan su "inmensa alegría" y agradecen al Señor "por el exitoso rescate de los 33 hermanos mineros que permanecieron durante 68 días atrapados en la mina San José, en la región de Atacama", que culminó con la salid de Luis Urzúa, el jefe del equipo de trabajadores quien le "entregó el turno" al Presidente Sebastián Piñera.

El mandatario, emocionado hasta las lágrimas, con Urzúa a su costado, agradeció a Dios por haber acompañado esta operación sin precedentes, animó a los presentes a cantar el himno nacional y declaró que los mineros han dado una muestra importante de solidaridad y compañerismo que "lo hace orgulloso de ser chileno".

Los obispos en su declaración recuerdan que durante todo este tiempo en el que los 33 hombres estuvieron dentro de la mina san José, tiempo de "fe y esperanza, nos hemos unido en una plegaria permanente junto a millones de personas en todo Chile y el mundo. Agradecemos de un modo particular al Santo Padre Benedicto XVI su especial cercanía y preocupación".

Seguidamente señalan que "al concluir esta Operación San Lorenzo", que terminó oficialmente con la salida del último de los rescatistas, Manuel González, a las 00:32 (hora de Chile), "nos alegra ver y oír a estos hermanos mineros, a sus seres queridos, a las autoridades y a tantas personas en todo Chile, agradeciendo al Padre Dios por este regalo, por este milagro con que nos bendice. Valoramos, en este sentido, el admirable esfuerzo de técnicos, profesionales y demás trabajadores, compatriotas y extranjeros, que han contribuido a la preparación y ejecución del rescate".

Los prelados alientan luego a seguir "orando por los 33 mineros de Atacama y sus familias. Que este reencuentro con la vida sea una oportunidad para que ellos y todos nosotros valoremos lo más preciado que tenemos: la vida, la dignidad de hijos de Dios, la fe, el tesoro de la familia, el valor de un trabajo justamente recompensado y en condiciones seguras y siempre dignas".

Finalmente los obispos señalan que "estos 33 hermanos, con su testimonio de unidad y solidaridad, también nos han unido a todos los chilenos. Su fortaleza y esperanza nos invitan a trabajar juntos, como sociedad, para ir al ‘rescate’ de tantos hermanos que sufren la pobreza y marginación, buscando hacer de Chile ‘una mesa para todos’".
Comentario. Definitivamente, démosle gracias a Dios, como mucho de los mineros ya lo han hecho y dicho frente a las cámaras. Un Te Deum es la orden del día:
A ti, oh Dios, te alabamos,
a ti, Señor, te reconocemos.
A ti, eterno Padre,
te venera toda la creación.

Los ángeles todos, los cielos
y todas las potestades te honran.
Los querubines y serafines
te cantan sin cesar:

Santo, Santo, Santo es el Señor,
Dios de los ejércitos.
Los cielos y la tierra
están llenos de la majestad de tu gloria.

A ti te ensalza el glorioso coro de los apóstoles,
la multitud admirable de los profetas,
el blanco ejército de los mártires.

A ti la Iglesia santa,
extendida por toda la tierra,te aclama:
Padre de inmensa majestad,
Hijo único y verdadero, digno de adoración,
Espíritu Santo, defensor.

Tú eres el Rey de la gloria, Cristo.
Tú eres el Hijo único del Padre.
Tú, para liberar al hombre,
aceptaste la condición humana sin desdeñar el seno de la Virgen.

Tú, rotas las cadenas de la muerte,
abriste a los creyentes el Reino de los Cielos.
Tú sentado a la derecha de Dios
en la gloria del Padre.

Creemos que un día has de venir como juez.

Te rogamos, pues, que vengas en ayuda de tus siervos,
a quienes redimiste con tu preciosa sangre.
Haz que en la gloria eterna
nos asociemos a tus santos.

Salva a tu pueblo, Señor,
y bendice tu heredad.
Sé su pastor
y ensálzalo eternamente.

Día tras día te bendecimos
y alabamos tu nombre para siempre,
por eternidad de eternidades.

Dígnate, Señor, en este día
guardarnos del pecado.
Ten piedad de nosotros, Señor,
ten piedad de nosotros.

Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros,
como lo esperamos de ti.
En ti, Señor, confié,
no me veré defraudado para siempre.

domingo, octubre 10, 2010

Los estigmas, ¿pueden sucederle a cualquiera?

Siempre ha sido gente excepcional, virtuosa, probada en el dolor y convencida de la fe quienes los han recibido realmente

Autor: Ignacio Ibañez / Tito Paolo Zecca | Fuente: Acción Católica Argentina / Zenit.org

El estigma es un fenómeno místico extraordinario por medio del cual se presentan en el cuerpo las llagas de la pasión de Cristo. Y como afirma De Grandmaison, reconocida autoridad en el campo de la investigación sobrenatural, esta experiencia se concede únicamente a quienes merecen ser presencia amorosa de Dios en el mundo. El estigma es un hecho del todo extraordinario, como comprueba el doctor Imbert Gourbeyre, quien dedicó años a investigar sobre estos casos. El primer caso famoso fue el de San Francisco de Asís. Son numerosos los testimonios de quienes lo vieron y presenciaron.

La Iglesia nunca ha querido servirse de estos acontecimientos sobrenaturales para promover la fe católica o la misma imagen de la Iglesia. Al contrario, siempre ha adoptado una actitud de reserva, dando más importancia a las virtudes y al testimonio de vida que al carácter sobrenatural de los que han recibido la estigmatización en su cuerpo.

El último caso que ha dado la vuelta al mundo es el Padre Pío. Aunque el Padre Pío llevó durante 53 años la herida de los estigmas en sus manos, en sus pies y en su costado, la Iglesia nunca quiso hacer alarde de ello. Las llagas permanecían cerradas todos los días y sólo se abrían y sangraban los viernes. Las fotos que existen fueron tomadas de manera espontánea por gente que se saltó la prohibición de fotografiar las manos del capuchino. A pesar de la evidencia del caso, la Iglesia nunca declaró oficialmente que los estigmas del P. Pío fueran de origen divino.
Los estigmas no se han producido en gente neurótica, trastornada o hipocondríaca. La psiquiatría experimental afirma que no pueden ser simples fluxiones o supuraciones de sangre producidas por el poder de la imaginación, ya que las heridas aparecen y sangran sin ninguna intención ni esfuerzo por parte del estigmatizado.

Los estigmas se han dado siempre de manera instantánea, causando gran sorpresa e impresión en quienes los han recibido. Las llagas nunca han supurado y su sangre se ha mantenido siempre fresca y limpia. Además, han sido heridas que no se curan nunca y que permanecen un gran número de años sin que pueda darse una explicación médica o científica. Es cierto también que algunos ilusos se han dejado llevar por un fanatismo exagerado y han fingido llevar las huellas de las llagas de Cristo (Caso: Giorgio Bongiovanni). No hay que dejarse llevar por quienes tratan de apantallar. Ni en la vida, ni mucho menos, en la fe.

Han sido muy pocos quienes a lo largo de la historia han recibido realmente en su cuerpo la impresión de los estigmas. Siempre ha sido gente excepcional, virtuosa, probada en el dolor y convencida de la fe. Gente que ha recibido un don del que nunca se han sentido merecedores ni dignos. Genteque nos recuerda que es maravilloso imitar a Jesús. En las sonrisas y en las heridas. En todo. Y ofreciendo el dolor de sus heridas para que haya más sonrisas en todos. Como Jesús.

Los estigmas, desconcertante signo de la pasión de Cristo. Entrevista con el catedrático de espiritualidad Tito Paolo Zecca

Los estigmas, signo distintivo de la pasión de Cristo, se han convertido en el centro de un debate teológico muy interesante.

Desde Francisco de Asís (primer santo de la historia en que se ha podido comprobar este fenómeno) hasta el beato Pío de Pietrelcina (uno de los últimos casos) se han dado unos 250 casos de personas con estigmas, en la mayoría de los casos con comprobación científica. Pero, ¿qué significan esas llagas dolorosas en las manos y en los pies de personajes que en algunos casos, con su espiritualidad, han cambiado la historia del mundo y del cristianismo?

Para comprender mejor el debate, Zenit ha entrevistado al padre pasionista Tito Paolo Zecca, profesor de Teología pastoral y espiritualidad en la Universidad Pontificia de San Juan de Letrán y en el Ateneo Pontificio Antonianum de Roma. Este catedrático, que ha dedicado investigaciones y libros al argumento, es uno de los máximos expertos mundiales en la materia.
Acaba de presentar sus últimos descubrimientos en una conferencia dictada sobre «El Crucifijo de la Sábana Santa y las personas con estigmas» en el centro de Sindonología del Caravita, en Roma (http://www.sindonologia.it).

¿Cuál es el significado de los estigmas?

En el misterio de la resurrección de Jesús, el Evangelio muestra cómo no han quedado canceladas su llagas. Los estigmas representan un signo de lo que sufrió Cristo durante la pasión, y por tanto constituyen un dato teológico en el que hay que profundizar mucho más de lo que hemos hecho hasta ahora. En el Evangelio de Juan, cuando Jesús entra en el Cenáculo con las puertas cerradas y saluda a los discípulos, muestra los estigmas para identificarse. A santo Tomás le dice: «Mete tu dedo en mi costado». La consternación de los apóstoles es también un hecho revelador de este misterio. Este fenómeno muestra la eficacia de la salvación de Cristo en la Cruz y permanece de manera particular en el signo de los estigmas, convirtiéndose en un dato distintivo de la eficacia redentora y salvadora de la fe.

Ha habido 250 casos de santos y beatos que han tenido los estigmas. ¿Cuál es el significado histórico de este signo?

Es un dato particular de la espiritualidad y de la mística occidental. A partir de san Francisco, hemos tenido un número significativo de santos y beatos que han vivido la experiencia desconcertante de la reproducción en su cuerpo de los estigmas de Cristo. Hasta ahora, la investigación ha subrayado el carácter de configuración e imitación de Jesús, que surge de la intensa relación personal que han mantenido con él estas personas. Sin embargo, se ha analizado muy poco el papel que estos santos y beatos han desempeñado en la Iglesia. No se ha reflexionado suficientemente en la misión particular que está ligada a los estigmas.

¿Puede poner algún caso concreto?

Por ejemplo, san Francisco de Asís recibió los estigmas cuando todos sus proyectos de santidad --fundación de la Orden, aprobación de la regla primitiva, viaje a Palestina-- habían fracasado. Se encuentra solo y abandonado. La configuración con el Crucificado le consuela, pero al mismo tiempo el sufrimiento de los estigmas se convierte en un bien para su Orden y en un mensaje para toda la Iglesia.

El sucesor de san Francisco, Fray Elías, entendió el significado de los estigmas y así lo subrayó en la carta que dirigió a todos los fieles.

Este mismo mensaje y misión de los estigmas puede constatarse en Santa María Magdalena de Pazzi y en santa Catalina de Siena. En el siglo que acaba de concluir esta misión se constata con claridad en personajes como santa Gemma Galgani (fallecida en 1913), el beato padre Pío de Pietrelcina (1887-1968), y Marthe Robin (mística francesa fallecida en 1981 de quien se están estudiando sus escritos antes de emprender el proceso de beatificación).

Marthe Robin se ha hecho conocida después de que el famoso escritor Jean Guitton escribiera el libro «El viaje inmóvil» Durante cuarenta años esta mujer estuvo sin moverse en su lecho. Al igual que Gemma Galgani y Pio de Pietrelcina, ha dado vida a muchísimos grupos de espiritualidad y oración en todo el mundo.

¿Qué es lo que experimenta quien recibe los estigmas de la pasión de Cristo?

Se trata de una experiencia de alegría y dolor. El Señor es siempre el que toma la iniciativa. Los destinatarios de los estigmas consideran esto como una inmensa gracia, de la que no se sienten dignos. De hecho piden al Señor que se la quite, pues se avergüenzan. Esta actitud es evidente en el padre Pío. El beato de Pietrelcina muestra claramente cuál es la misión de quien lleva los estimas. El padre Pío funda grupos de oración y la Casa de Alivio del Sufrimiento (un gran hospital), realizando una obra concreta para aliviar los sufrimientos físicos. Además, a través de la oración, profundiza en la capacidad de intercesión de las personas unidas a quien padece los estigmas que renueva el mundo, lo salva y lo protege.

Pero, entonces, ¿por qué da el Señor esta «gracia» a ciertas personas?

La respuesta está precisamente en su misión. Es un servicio que la Iglesia necesita en un momento particular de su historia. Es como un signo profético, un llamamiento, una dato sorprendente capaz de recordar a los hombres las cosas esenciales, es decir, la conformación con Cristo y la salvación de Cristo que con sus llagas nos ha rescatado.

En cierto sentido, todos nosotros llevamos los estigmas, pues con el bautismo estamos sumergidos en la vida de Cristo, que nos permite participar en el misterio pascual de su muerte y resurrección. En su pequeñez, cada uno de nosotros lleva los estigmas. Si los lleva con espíritu de fe, esperanza, valentía y fortaleza, estas llagas, que pueden ser purulentas y que no cicatrizan nunca, pueden servir para curar a los demás.

En definitiva, los estigmas representan la aceptación consciente de la Cruz vivida espiritualmente.

jueves, octubre 07, 2010

Atención compatriotas de Puerto Rico: Traficar en Drogas es Pecado Mortal

Amigos, en vista a los recientes arrestos masivos de agentes del orden público en Puerto Rico, reportado por múltiples medios de información, comparto nuevamente con ustedes esta entrada, titulada, Traficar en Drogas es Pecado Mortal, puesta al día para incluir este escándalo que nos ha traido vergüenza y humillación ante el mundo.

Aunque yo sé que a los traficantes de drogas en general les importa poco o nada su felicidad eterna, tengo que decir lo siguiente con la esperanza de que alguien, en algún sitio, vea la luz y le pida a Dios y a sus víctimas el perdón necesario para su salvación. Y lo que quiero decir es esto: traficar en drogas es un pecado mortal.

El Catecismo de la Iglesia Católica define al pecado mortal como aquel pecado que “destruye la caridad en el corazón del hombre por una infracción grave de la ley de Dios; aparta al hombre de Dios, que es su fin último y su bienaventuranza, prefiriendo un bien inferior.”

El Catecismo también dice:

1857. Para que un pecado sea mortal se requieren tres condiciones: ‘Es pecado mortal lo que tiene como objeto una materia grave y que, además, es cometido con pleno conocimiento y deliberado consentimiento’ (RP 17).

1858 La materia grave es precisada por los Diez mandamientos según la respuesta de Jesús al joven rico: ‘No mates, no cometas adulterio, no robes, no levantes testimonio falso, no seas injusto, honra a tu padre y a tu madre’ (Mc 10, 19). La gravedad de los pecados es mayor o menor: un asesinato es más grave que un robo. La cualidad de las personas lesionadas cuenta también: la violencia ejercida contra los padres es más grave que la ejercida contra un extraño.

1859. El pecado mortal requiere plena conciencia y entero consentimiento. Presupone el conocimiento del carácter pecaminoso del acto, de su oposición a la Ley de Dios. Implica también un consentimiento suficientemente deliberado para ser una elección personal. La ignorancia afectada y el endurecimiento del corazón (cf Mc 3, 5-6; Lc 16, 19-31) no disminuyen, sino aumentan, el carácter voluntario del pecado.

Resulta entonces que aquellos que cosechan, producen, transportan, distribuyen y venden drogas ilegales y fármacos para convertir a otros seres humanos en drogadictos, esclavizando de tal forma a otros seres humanos para enriquecerse del proceso, están cayendo en pecado mortal en cada acto individual.

Del mismo modo, todos esos actos delictivos relacionados con el tráfico de drogas, por ejemplo, los asesinatos, intimidaciones y terrorismo, sean dirigidos a individuos o a poblaciones enteras, también son pecados mortales.

Aquellos que invocan el auxilio y la bendición de Dios o de sus santos, particularmente de la Santísima Madre de Dios, sobre sus empresas malignas, blasfeman por ello o caen en el sacrilegio. Por si no lo sabían, también estos son pecados mortales. Quienes niegan a Dios mientras levantan su sed por el poder y la riqueza al nivel de dioses, siendo ellos ateos en teoría pero paganos en la práctica, pecan mortalmente. En el otro extremo, quienes invocan el auxilio de poderes malignos, incluyendo al diablo o a la llamada “Santa Muerte” para que los protejan en sus actividades criminales, caen en la idolatría o en la superstición – o sea, pecan mortalmente.

Toda ganancia pecuniaria que derive de este tráfico en la miseria humana son robadas y las propiedades y servicios adquiridos con estas ganancias, también. Toda donación caritativa aceptada como tal a sabiendas está manchada de sangre y quien recibe esta donación se hace cómplice de las muertes y sufrimientos de otros – o sea, también peca mortalmente.

Si no eres un narcotraficante, pero libremente y a sabiendas les ayudas recibiendo paga por ellos – recibiendo una “propina” o una “mordidita,” también pecas mortalmente porque estás cooperando con un universo de pecados mortales y la multiplicación del sufrimiento de otros.

Particularmente, si eres un funcionario público, un agente del orden, un militar, y cooperas libremente y a sabiendas con el narcotráfico, traicionas la confianza del pueblo, tu juramento de oficial y te haces partícipe de la miseria ajena. Tras tu deshonra, pecas mortalmente.

La paga del pecado es la muerte (Romanos 6:23). Quienes mueren en estado de pecado mortal sin perdonar vivirán por siempre separados de Dios, o sea, para ponerlo llanamente, están condenados al infierno.

Si eres uno de estos, por favor, piensa lo que te digo con mucho cuidado. Mira a tu alrededor y observa la miseria en la que vives y el dolor y el sufrimiento que le causas a otros. Arrepiéntete. Pide perdón y repara el daño que has hecho de la mejor manera posible. Pídele a Nuestro Señor y Salvador Jesucristo la gracia que necesitas para arrepentirte y convertir tu vida. Abandona ese infierno viviente que has creado para ti en esta tierra antes que el infierno eterno te alcance.

La Sangre de Jesucristo es lo único que puede limpiar tu alma y darte la fortaleza para hacer el bien. Pídele a Jesús que venga a tu vida y te cambie. Si te criaste como católico o quieres convertirte en uno, vete al templo católico más cercano, saluda a Jesús Sacramentado y luego ponte en la fila de quienes esperan confesarse.

El Señor te dirá qué hacer después.

miércoles, octubre 06, 2010

Los cristianos sofocados por el islam

Fuente: ACIPrensa

Entrevista al P. Samir Khalil Samir, SJ, Profesor en Roma y Beirut de relaciones islamo-cristianas en relación a los cristianos sofocados por el Islam

Estas son las partes principales del diálogo que el P. Samir sostuvo con la Agencia Fides

¿Qué dificultades tienen y que discriminaciones sufren los cristianos en países musulmanes?

Parto de mi experiencia egipcia y libanesa, donde vivo. La primera dificultad es que el Islam es a la vez política y religión, sin posibilidad de separación. Esto lleva consiguientemente a la idea de un Estado islámico, a que en todos los particulares se aplique la sharia islámica, la ley civil inspirada por el Corán, en los dichos y hechos del Profeta y de la tradición musulmana de los primeros cuatro siglos: esto constituye una gran dificultad en afrontar la modernidad. La referencia a tal pasado es, en efecto, difícil: otra cultura, otro contexto, en el que el pluralismo no era un principio, sino sólo un hecho esporádico.

La segunda dificultad es la omnipresencia del Islam en la vida. En Egipto, dondequiera vayas oyes la radio que predica y canta el Corán: en el autobús, en el taxi, en la calle: las noticias, los filmes de la TV son interrumpidos 5 veces al día para la oración. Los niños reciben la enseñanza coránica, aprenden el Libro de memoria (con la excusa de ser una buena base para la lengua). Por la mañana, tanto en las escuela como en el cuartel, se comienza con un encuentro de 10 minutos para un comentario islámico de la situación, o para narraciones de la historia islámica. Todas las materias de enseñanza hacen referencias al Islam. Algunos cursos históricos lo hacen de manera todavía más insistente.

El Islam influye también sobre las costumbres: si dos jóvenes caminan dignamente de la mano por la calle, sucede un accidente. Si un cristiano lleva la cruz al cuello, los fundamentalistas se la arrancan, con frecuencia con la fuerza.. Esto sucede menos ahora, pero sólo porque los cristianos se auto-censuran para prevenir enfrentamientos. En la universidad, casi sistemáticamente, los exámenes son en Pascua o en Navidad. Los cristianos pueden tomarse vacaciones esos días, pero, a causa de los exámenes, no pueden dejar la universidad.

Hay, pues, una omnipresencia del Islam, que es su característica y su fuerza. El Islam es din, wadunya, wa-dawla: religión, sociedad y política. Penetra incluso en las cosas mínimas. Bajo la influencia de la Arabia Saudí, que controla la distribución de las películas en el mundo árabe, el cine se hace cada vez más islámico. Los directores reciben reglas precisas: las mujeres deben estar veladas, en el film se debe escuchar varias veces la voz del muezín; los periódicos tienen siempre una o varias páginas dedicadas a la enseñanza islámica, etc. Toda esta situación hace difícil incluso la respiración para el cristiano.

La vinculación entre religión, sociedad, cultura, no es un mal de por sí.

No, pero este estilo de vida no deja espacio, es invasor. Y los musulmanes dicen: "¿Por qué os lamentáis? Nosotros somos la mayoría. En los países democráticos es la mayoría la que decide". Pero una cosa es la mayoría política y otra la religiosa. La política es contingente, puede cambiar con una elección, está ligada a las personas. Las religiones, sin embargo, son más permanentes: no se cambian fácilmente. Esto hace que este estilo de vida islámico sea opresivo. El problema es que este estilo opresor no está codificado por leyes. Y así, los occidentales dicen a los cristianos de Oriente: "¿Por qué os lamentáis? ¡No hay leyes opresivas!".

Otro hecho muy pesante, no escrito en las Constituciones, es la discriminación en el trabajo. Esto sucede ya desde hace decenios. Algunos sectores, como la ginecología, están prohibidos a los cristianos. Antiguamente, los ginecólogos eran casi todos doctores cristianos. Ahora, dado que los cristianos -con manos "impuras"- no pueden tocar a las mujeres, la casi total mayoría de ellos es musulmana. En el sector militar, un cristiano puede llegar sólo a un cierto grado. Si asciende demasiado, aunque tenga 40 años, se prefiere jubilarlo antes que ascenderle. Si busca trabajo, en base al nombre se descubre que uno es cristiano o musulmán y, entonces se dice a los cristianos: "Lo siento, no tenemos trabajo". Si llega un musulmán, se encuentra un puesto.

¿Y la libertad de convertirse de una religión a otra?

Este elemento es absoluto. Según la enseñanza tradicional islámica, la apostasía es condenada con la pena de muerte, con frecuencia conmutada en cárcel. También en países liberales, como el Líbano, es imposible abandonar el Islam. En el Líbano, si una mujer musulmana se casa con un cristiano, no puede abandonar el Islam. Si una mujer cristiana se casa con un musulmán, la ley coránica prevé que la mujer permanezca siendo cristiana. Pero, si lo hace, por ley no puede heredar. Los hijos, aunque estén bautizados, son oficialmente musulmanes.

El Islam parece, pues, una religión totalizante.

El Islam es una fuerza asimiladora en sentido único: se estimula el ingreso, pero se impide la salida. En Egipto, los cristianos -al menos el 10% de la población- para construir una iglesia deben pedir permiso directamente al Presidente de la República, además de otros permisos y condiciones, que se obtienen sólo con gran dificultad. Y pensar los cristianos no piden nada al Estado: ni ayudas económicas, ni terreno, etc. (a diferencia de lo que sucede en Europa con los musulmanes). Al final, gran parte de las iglesias que se han construido, se hicieron aprovechando apoyos, trucos legales, usando terrenos lejanos de la ciudad, etc.

¿Es Osama Bin Laden un verdadero representante del Islam?

El atacar ciegamente y a cualquier no es algo representativo del Islam, pero los principios recordados por Bin Laden crean un vastísimo eco en el mundo islámico. Recuerdan principios tradicionales del Islam, enseñados corrientemente. Hay que hacer notar, en efecto, que el terrorismo no es extraño al Islam, como con frecuencia se repite por "buenismo".

El terrorismo islámico, o mejor la violencia islámica, tiene su raíz en el Corán y en la Sunna, es decir, en la práctica del Profeta. Los textos coránicos favorables a la violencia son numerosísimos (yo he contado al menos 75). Los no violentos son muchos menos y pertenecen al período más antiguo. En el Islam rige el principio interpretativo por el que las últimas revelaciones borran las precedentes.

De tal modo, quien promueve un régimen islámico basado en el Corán y en la Sharia tiene las cartas en regla: la guerra, en casos definidos por el Corán, es una obligación de todo musulmán. Mahoma, en sus 10 últimos años de vida en Medina, llevó acabo al menos 19 guerras, una práctica habitual. Por eso, es falso decir que en el Corán no existe la guerra, sino sólo paz. Hay un principio de guerra, pero con reglas (como sucedía en el derecho romano): no en cualquier momento, no en ciertos períodos, no con algunas personas.Pero cuando hay que defender los derechos de Dios -oposición al Islam o el peligro de una rebelión- la guerra es una obligación.

Todo ésto hace la tradición islámica muy ambigua. Y tal ambigüedad va dicha y afrontada. Hay que afrontar también el problema de la incredulidad. El Corán admite un espacio para los no musulmanes (cristianos y hebreos), pero no para los incrédulos, ateos y animistas. En lugar de dialogar con claridad sobre éstos, se esconden. Algunos dicen: "El Islam es sólo violencia", y ésto no es verdad. Otros dicen: "Islam quiere decir sólo tolerancia y paz", pero también es falso.

martes, octubre 05, 2010

Algunos puntos concretos para crecer en la vida espiritual

Padre Nicolás Schwizer

1. No hay prácticas religiosas más importantes o más fecundas que la Eucaristía. Para alguien que aspira seriamente a la perfección, es lo más valioso. El caso ideal sería la Eucaristía diaria. Pero ya sería un avance notable, proponérselo una o dos veces durante la semana. Probablemente nos hace falta convencernos más del valor infinito de este sacramento, conocer mejor su contenido, sus partes.

2. El Rosario. Es una oración que presupone sencillez y debemos hacerla de forma sencilla. Es difícil decir cada palabra conscientemente. Más fácil es meditar el misterio respectivo, sin fijarse en cada palabra. A través de la repetición se crea un clima interior que hace vibrar sobre todo el subconsciente y los afectos del alma. Vemos el gran éxito de la Campaña del Rosario. Se han dado ya muchos milagros de transformación, de apertura, de reconciliación personal y familiar. Todo esto nos invita a reflexionar sobre la eficacia y fecundidad de esta oración tan querida por la Virgen María.

3. Otro punto importante me parece ser la lectura espiritual. Tengo la impresión de que a muchos les cuesta leer. No sé si es falta de interés, falta de motivación o falta de orden y organización que lo impide.

Pero pienso que todos podrían encontrar un momento para hacer una breve lectura diaria. Creo que un laico comprometido, no puede vivir a la altura de su misión sin cultivar la lectura. El Padre Kentenich, fundador del Movimiento de Schoenstatt, trae como ejemplo a José Engling. Él dependía mucho de la lectura. Sobre todo biografías de santos o grandes devotos de la Virgen adquirían mucha importancia en su vida: le encendieron interiormente y le impulsaron al camino de la santidad. Nos recomienda especialmente la lectura sobre María. Porque Ella despierta en nosotros fuertes impulsos que nos empujan hacia las alturas, hacia la santidad.

4. Otra sugerencia es hacer diariamente una breve meditación. El sentido de ello es, unir nuestra vida práctica con Dios, mantener en medio del mundo el contacto con Él.

¿Y cuál puede ser el tema de esa meditación? Por ejemplo un acontecimiento importante del día, una sugerencia que recibimos de alguien, una idea que surgió de la lectura, un problema que encontramos en nuestro camino.

Y tratamos de encontrar a Dios en los sucesos de la vida: sobre todo en mi vida personal, pero también en la vida matrimonial y familiar, en los acontecimientos del mundo. Si vemos la vida con los ojos de la fe, descubrimos que en cada detalle y suceso puede haber una intervención de Dios.

Tenemos que aprender a dialogar con Dios sobre las cosas diarias de nuestra vida. El P. Kentenich opina que seríamos más serenos interiormente y más sanos psíquicamente, si nuestros problemas diarios los lleváramos hacia Dios, los conversáramos con Él. En eso debemos buscar un trato más cercano, más espontáneo, más sencillo y filial con el Señor.

Y al final sacar alguna conclusión: ¿Qué quería decirme Dios con esto? ¿Qué respuesta espera de mí? ¿Qué me pide que haga o cambie?

5. Otro punto recomendado es el examen de conciencia nocturno. Tiene su importancia en nuestra lucha por la madurez cristiana. Porque en él pretendemos tener una visión de conjunto rápida de nuestras debilidades y faltas diarias. Y esa visión de conjunto tiene que convertirse en una vivencia de la propia pequeñez y miseria que, a su vez, nos invita a una entrega filial al Padre de la misericordia.

Así el examen de conciencia responde también al anhelo profundo del hombre sano: darse ante alguien tal cual uno es, con el alma desnuda, para ser conocido y aceptado en toda su realidad. Esto es sicológicamente muy importante para la higiene del alma y tiene una fuerte repercusión también en el crecimiento de la filialidad.

Preguntas para la reflexión

1. ¿Es el rosario una oración habitual para mí?
2. ¿Qué me parece el propósito de participar en una Eucaristía extrasemanal?
3. ¿Acostumbro a buscar a Dios en mi día a día?

lunes, octubre 04, 2010

Ideólogos siguen empujando la maldita "perspectiva de género"

Autora: Vivian Maldonado Miranda | Fuente: El Visitante

Los intentos por introducir la “perspectiva de género” en las escuelas públicas de Puerto Rico no han cesado. Cada vez se escuchan con más fuerza las voces en los medios de comunicación seculares que reclaman esta ideología para los niños, bajo el pretexto de combatir el machismo y la violencia doméstica.

Pero, ¿saben en realidad los padres de lo que se está hablando?

Denunciaba el Presidente del Consejo Pontificio para la Familia, Cardenal Ennio Antonelli, que el desafío más peligroso para la familia en la actualidad viene, precisamente, de la ideología de género, “nacida en los ambientes feministas y homosexuales anglosajones y ya difusa ampliamente en el mundo”.

“Según dicha teoría, el sexo biológico no tiene ninguna importancia; no tiene más significado que el color de cabello. Lo que cuenta es el género, o sea la orientación sexual que cada uno elige libremente y construye según los propios impulsos, tendencias, deseos y preferencias. (…) El ser humano es, pues, no una realidad natural, sino cultural (constructivismo)”, explicó el Cardenal Antonelli el 17 de septiembre de 2009.

Prosiguió que según esta ideología, “Cada uno debe tener la posibilidad de construir la orientación sexual propia y eventualmente cambiarlo durante su vida. Mientras los sexos biológicos son dos solamente, las categorías de comportamiento sexual son numerosas: heterosexual masculina, heterosexual femenina, homosexual, lésbico, bisexual, transexual, travesti, voyeurismo, otras formas indiferenciadas y flexibles”.

Entonces, detalló que para esta ideología de “géneros”, las diferencias naturales entre hombres y mujeres son una excusa del pasado que se usa para afirmar la supremacía de los hombres sobre las mujeres, por lo que—según la perspectiva de géneros—“el valor falso del sexo” debe sustituirse por el género y “se necesita renovar la mentalidad y el modo de vivir, cambiando las normas sociales que rigen la sexualidad”.

Que el nuevo Secretario de Educación recuerde la promesa de campaña del gobierno actual, articulada en rechazo a los intentos de introducir la perspectiva de género en las escuelas: “Protegeremos el derecho natural y obligación moral de los padres a educar sus hijos según sus convicciones” (página 150 de la Plataforma del Partido Nuevo Progresista, bajo “Familia y valores: Tu familia y tus valores cuentan”). Fue una promesa.
Comentario. Esto de la "perspectiva de género" es uno de los embustes más corrosivos y dañinos perpetrados contra la humanidad por parte de las "vanguardias" y supuestas clases "intelectuales". Enteramente semiótico y deconstruccionista en origen, hace uso selectivo de supuestas evidencias científicas y se vale de burros con diplomas, astutos del sofisma y del palabrón, con el objetivo de subvertir, redefinir y destruir la familia y con esto, la sociedad. Esta pseudofilosofía busca avalar los comportamientos desviados, degenerados y perversos para constituir a quienes lo sufren en una especie de minoría perseguida, incomprendida y merecedora de protecciones civiles y legales sin base en la ley natural. De hecho, es la ley natural lo que los ideólogos, agitadores y propagandistas buscan soslayar y con ello, la misma naturaleza humana.

Azuzando esta corriente generista se encuentra la cultura de la muerte, el impulso a la animalización del ser humano y el relativosmo que busca liberarnos de toda "atadura" que nos impide abrazar todo placer ilicíto. La maldita "perspectiva de género" es simplemente una implementación del dictado de Nietzsche, quien nos dijo que "Dios está muerto" y que ahora podemos hacer lo que nos dé la gana:
...“¿Dónde se ha ido Dios? Yo os lo voy a decir”, les gritó. ¡Nosotros lo hemos matado, vosotros y yo! ¡Todos somos sus asesinos! Pero, ¿cómo hemos podido hacer eso? ¿Cómo hemos podido vaciar el mar? ¿Y quién nos ha dado la esponja para secar el horizonte? ¿Qué hemos hecho al separar esta tierra de la cadena de su sol? ¿Adónde se dirigen ahora sus movimientos? ¿Lejos de todos los soles? ¿No caemos incesantemente? ¿Hacia adelante, hacia atrás, de lado, de todos lados? ¿Hay aún un arriba y un abajo? ¿No vamos como errantes a través de una nada infinita? ¿No nos persigue el vacío con su aliento? ¿No hace más frío? ¿No veis oscurecer, cada vez más, cada vez más? ¿No es necesario encender linternas en pleno mediodía? ¿No oímos todavía el ruido de los sepultureros que entierran a Dios? ¿Nada olfateamos aún de la descomposición divina? ¡También los dioses se descomponen! ¡Dios ha muerto y nosotros somos quienes lo hemos matado! ¿Cómo nos consolaremos, nosotros, asesinos entre los asesinos? Lo que el mundo poseía de más sagrado y poderoso se ha desangrado bajo nuestro cuchillo. ¿Quién borrará de nosotros esa sangre? ¿Qué agua podrá purificarnos? ¿Qué expiaciones, qué juegos nos veremos forzados a inventar? ¿No es excesiva para nosotros la grandeza de este acto? ¿No estamos forzados a convertirnos en dioses, al menos para parecer dignos de los dioses? No hubo en el mundo acto más grandioso y las futuras generaciones serán, por este acto, parte de una historia más alta de lo que hasta el presente fue la historia...
Los ideólogos, agitadores y propagandistas de este esperpento se creen que nosotros nos chupamos el pulgar. Pero si creen que vamos a dar la otra mejilla mientras ellos hacen y deshacen nuestras familias, que se preparen, que no estén desprevenidos. Nosotros también votamos, aunque a ellos no les guste.

Recordamos hoy a San Francisco de Asís

Fundador de la Orden Franciscana, nació en Asís, en la Umbría, en 1181 o 1182- no se tiene un dato exacto. Allí mismo murió, el 3 de octubre de 1226.

Su padre, Pietro Bernardone, fue un rico mercader de telas de Asís. De su madre, Pica, poco se sabe, pero se dice de ella que perteneció a una familia noble de Provenza. Francisco fue uno de varios hijos. La leyenda que dice que él nació en un pesebre data apenas del siglo quince y parece haberse originado por el deseo de varios escritores de hacer que su vida se pareciese a la de Cristo. En su bautismo el santo recibió el nombre de Juan, mismo que su padre cambió después por el de Francesco, a causa de su cariño por Francia, a donde sus negocios lo habían llevado en la época del nacimiento de su hijo. Como quiera que haya sido, el cambio de nombre ocurrió durante su infancia y no tuvo nada que ver con su aptitud para aprender francés, como algunos pensaron.

Francisco recibió alguna educación elemental de parte de los sacerdotes del templo de San Jorge en Asís, aunque quizás aprendió más en la escuela de los Trovadores, quienes en ese tiempo pugnaban por el refinamiento italiano. Una cosa es segura, él no era muy estudioso y su educación literaria nunca se completó. A pesar de que trabajó con su padre en el comercio, nunca mostró gran interés por la carrera mercantil, y parece que sus padres le consentían todos sus caprichos. Tomás de Celano, su primer biógrafo, habla de la juventud de Francisco en términos muy severos. Ciertamente la primera parte de la vida del santo no vaticinaba los años dorados que estaban por venir. Nadie disfrutaba más del placer que Francisco. Muy simpático, cantaba alegremente, y gustaba de lucir buena ropa. Bien parecido, jovial, audaz, bien educado, pronto se convirtió en el favorito de los jóvenes nobles de Asís, el más aventajado en toda actividad marcial, líder de las parrandas, el auténtico rey de la diversión. Pero con todo, desde entonces ya mostraba una innata compasión por los pobres. Aunque despilfarraba el dinero, de algún modo éste siempre fluía de modo que testimoniaba una magnanimidad de espíritu digna de un príncipe.

Cuando rondaba los veinte años, Francisco salió con sus paisanos a pelear contra los habitantes de Perusa, en uno de tantos combates tan frecuentes entre ciudades rivales de aquel tiempo. En esa ocasión En esa ocasión fueron derrotados los soldados de Asís, y Francisco, que se contaba entre los que fueron capturados, estuvo en cautividad en Perusa por más de un año. Una fiebre que lo afectó en ese lugar parece que lo hizo orientar sus pensamientos hacia las cosas eternas. Durante la larga enfermedad, por lo menos el vacío de la vida que había llevado hasta entonces se le hizo patente. A pesar de ello, en cuanto sanó, se despertó su sed de gloria y su fantasía volvió a vagar en busca de nuevas victorias. Al fin, decidió abrazar la carrera militar y todo parecía favorecer tales aspiraciones. Un caballero de Asís, Walter de Brienne, quien había tomado las armas contra el emperador en los Estados napolitanos, estaba por alistarse en "la cuenta noble" y Francisco hizo todos los arreglos para unirse a él. Los biógrafos nos dicen que la noche anterior a partir Francisco tuvo un extraño sueño en el que él veía un gran salón lleno de armaduras marcadas que tenían la insignia de la Cruz. "Estas"- dijo una voz- "son para ti y tus jóvenes soldados". "Ahora sé que seré un gran príncipe" exclamó exaltado Francisco, mientras se ponía en camino hacia Apulia. Pero una segunda enfermedad detuvo su camino en Espoleto. Se narra que fue ahí donde Francisco tuvo otro sueño en el que se le ordenó volver a Asís, cosa que cumplió inmediatamente. Era el año 1205.

- Sigue leyendo este artículo en la Enciclopedia Católica.

sábado, octubre 02, 2010

Recordamos hoy a San Teófilo de Bulgaria

Mi santo patrono.

Sts. Eulampia, Theophilus, and Eulampius.Amigos, hoy, junto con los Santos Angeles Guardianes, recordamos a San Teófilo de Bulgaria y Constantinopla, un monje benedictino en el oriente cristiano que murió durantes las persecuciones provocadas por los iconoclastas del siglo VIII.

Las fuentes latinas son parcas. Dicen que nació en Bulgaria, que fue un monje benedictino en el Asia Menor fallecido en el año 750. Se le maltrató y se le envió al exilio durante el imperio de León Isáurico por su oposición a la destrucción de íconos -- imágenes religiosas. El calendario latino dice lo siguiente:
Constantinópoli sancti Theóphili Monáchi, qui, pro defensióne sanctárum Imáginum a Leóne Isáurico saevíssime caesus et in exsílium pulsus, migrávit at Dóminum.
Las fuentes griegas y eslavas añaden más datos, algunos de carácter ciertamente legendario y discrepan en la fecha de su muerte. De acuerdo al Synaxarion ortodoxo griego:
San Teófilo, el confesor de Bulgaria, es nativo de la comarca de Tiberíada. A la edad de trece años, el santo abandonó su hogar en secreto y se escapó al monasterio en el Monte Selenteya. Ahí maduró espiritualmente siendo guiado por el anciano San Esteban. San Teófilo recibió después de tres años la tonsura monástica. Cuando los padres del santo se enteraron en dónde este se encontraba, fueron al monasterio a pedir del abad a que le enviaran a Teófilo y a varios otros monjes a fundar un monasterio más cerca de su domicilio. El abad le pidió a los monjes a que ayunaran y oraran en espera de un signo. Al tercer día, se escuchó una voz en la iglesia bendiciendo la empresa de Teófilo y prometiendo reconocimiento a su virtud. Durante el período de la controversia iconoclasta que culminó durante el reinado del despiadado emperador León Isáurico (717-741), San Teófilo se opuso abiertamente a la necedad iconoclasta. Siguiendo las órdenes del emperador, el oficial Hipatio apresó a Teófilo a quien le imprecaba con frecuencia a que renunciara a la veneración de los íconos. Teófilo permaneció incólume y en cambio, convirtió a Hipatio. Como prueba de la validez de las santas imágenes, Teófilo citaba a la serpiente de bronce eregida por Moisés en el desierto (Números 21:9) y la colocación de querubines sobre el Arca de la Alianza, y finalmente, el hecho de que el mismo Salvador envió a Abgar, el Príncipe de Edesa, el ícono "no-hecho-por-manos." Persuadido por esta evidencia, Hipatio recibió permiso del emperador para librar al santo. Teófilo regresó a su monasterio y vivió por poco tiempo, cayendo dormido en el Señor en el año 716 AD.
Para honrar a este monje occidental quien vivió y murió en el oriente cristiano, escogí su nombre cuando me hice oblato de San Benito. San Teófilo es un santo del oriente y occidente cristiano, griego y latino, amante de los santos íconos y defensor de la Encarnación de Cristo. Fue una sorpresa encontrar también que su memoria se celebra el día después del Santa Teresita del Niño Jesús, cuyo nombre mi esposa asumió cuando se hizo oblata de San Benito junto a mí. San Teófilo, ¡ruega por nosotros!

Deo gratias.