viernes, abril 30, 2010

Contra la dictadura del conformismo

Muchos cristianos quisieran que la Iglesia llegara a algún tipo de compromiso ´progresista´ con el mundo

Autor: Francisco Rodríguez Barragán | Fuente: forumlibertas.com vía Catholic.Net

Ha recordado el Papa que padecemos la sutil dictadura del conformismo, que nos obliga a pensar como piensan todos y a actuar como actúan todos.

Que se trata de una verdadera dictadura, salta a la vista cuando se busca silenciar y agredir a la Iglesia porque no comparte la propaganda de quienes quieren imponer su pensamiento único sobre lo políticamente correcto, sobre los ´nuevos derechos´, sobre el lenguaje manipulado, sobre la ideología de género, sobre la sexualidad como placer sin restricciones, sobre la naturaleza por encima del hombre, sobre la indisponibilidad de la vida.

Si los cristianos nos resistimos a esta dictadura del progresismo, seremos excluidos de todos los foros, motejados de inmovilistas, hasta de enemigos de la humanidad, carcas, fascistas, meapilas y otros insultos al uso.

Pero lo más grave es que muchos cristianos se asustan, quieren aparecer también como ´progresistas´ de no se qué progreso, y quisieran que la Iglesia llegara a algún tipo de compromiso con el mundo, pensando que así nos aceptarían en los más altos y manipulados organismos.

Por eso dice el Papa que "hoy tenemos miedo de hablar de la vida eterna. Hablamos de las cosas que son útiles para el mundo, mostramos que el cristianismo ayuda también a mejorar el mundo, pero no nos atrevemos a decir que su meta es la vida eterna y que de la meta vienen luego los criterios de la vida".

Efectivamente, apenas si se habla de la vida eterna a no ser en las homilías de las misas de los entierros. Hay cristianos que se esfuerzan en demostrar que trabajan por hacer un mundo mejor, pero no aclaran que su meta es la vida eterna y que la única forma de alcanzarla es amando a los demás como Dios nos ama, buscando activamente el bien de todo hombre y de todos los hombres y que este amor que recibimos de Dios para vivir en el mundo es el criterio que inspira nuestras vidas.

Es la vida eterna con Dios la que se ofrece a quienes vivieron amando a los demás y trabajando por la verdad y la justicia y es la vida eterna sin Dios, la que espera a quienes hicieron lo contrario. Esto es más serio que el Código Penal. Desgraciados quienes piensen que no se les pedirá cuenta de su vida.

No es posible para un cristiano, que quiera vivir como tal, el conformismo con el mundo cuyos valores son el placer y el tener, que cree que puede decidir sobre todo: el bien y el mal, la naturaleza y el hombre, con plena autonomía, para lo cual tienen que borrar a Dios del horizonte y elevar a instancia última y definitiva, el consenso de la inconstante mayoría y este consenso puede ser consenso para el mal, como dice el Papa.

El voto de la mayoría entrega el poder a un partido y el elegido se cree en posesión de la verdad para conseguir aprobar leyes que deciden quién debe vivir y quién no, cómo deben ser educadas las nuevas generaciones, cómo debe vivirse la sexualidad, en qué lengua tiene que hablar, cuál es su historia, cómo expresar sus sentimientos religiosos, etcétera. Todo apoyado por un enorme aparato de agitación y propaganda.

Por desgracia, no tenemos la seguridad de que si el voto de la mayoría entrega el poder a un partido distinto la situación cambie sustancialmente.

Ahora más que nunca los cristianos tenemos que hablar de la vida eterna, de que hay que obedecer a Dios antes que a los hombres, de que no se puede construir un mundo fraterno sobre el egoísmo sino sobre el amor. No hay que colaborar con la dictadura del conformismo, sino proclamar en cualquier tiempo y lugar el mensaje de Jesús, cuya muerte y resurrección, es la única realidad que puede salvar al mundo. ¡No tengáis miedo!

jueves, abril 29, 2010

Legado de los Papas del siglo 19 y 20

Autora: Vivian Maldonado Miranda | Fuente: El Visitante

La dignidad de la persona humana, hombre o mujer, rico o pobre, concebido o nacido, y la defensa de la familia, resumen el mensaje de los sucesores de Pedro en los últimos siglos. Las realidades han cambiado, pero el mensaje de la Iglesia sigue siendo el mismo, desde León XIII, Pablo VI, Juan XXIII, Juan Pablo II hasta Benedicto XVI.

León XIII                        (electo Papa en el 1878)

De frente al avance de las ideas socialistas que proponían eliminar la propiedad privada, quedando el estado como el dueño y el administrador de todo, el Papa defendió los derechos de la persona y de la familia, ambos anteriores al estado.

En su Encíclica Rerum Novarum, el Sumo Pontífice también reiteró el derecho de las familias a que el estado no penetre en la intimidad de sus hogares, salvo una “alteración grave de los derechos mutuos” y el derecho de los padres a la educación de los hijos.

El Papa recordó a “los ricos y patronos” el deber de respetar la dignidad de los obreros y enumeró las protecciones que deben tener los trabajadores. Además, evocó el deber de socorrer a los demás y, a los gobernantes, subrayó el “defender por igual a todas las clases sociales, observando inviolablemente la justicia llamada distributiva”.

Asimismo, afirmó, entre “lo que más contribuye a la prosperidad de las naciones”, “la probidad de las costumbres, la recta y ordenada constitución de las familias, la observancia de la religión y de la justicia, las moderadas cargas públicas y su equitativa distribución”. (23)

Pío X                           (electo Papa en el 1903)

En su Carta Encíclica Pascendi, el Papa Pío X criticó cómo las ideas “modernistas”, incluidos el agnosticismo y el ateísmo, reducían la fe a un “sentimiento religioso”. De este modo, se abría paso al relativismo religioso que existe hoy día.

La encíclica también objetó que estas ideas consideraran la fe y la ciencia como campos completamente separados, donde la fe no tenía nada que decir sobre lo que incumbe a la ciencia, pero prácticamente quedaba sujeta a lo que la ciencia pudiese demostrar.

Además, alertó sobre las estrategias de estos filósofos y “la grandísima audacia con que todos unánimemente elogian y atribuyen al progreso científico lo que cualquiera de ellos profiere y con que todos arremeten contra el que quiere examinar por sí el nuevo portento, y acusan de ignorancia al que lo niega mientras aplauden al que lo abraza y defiende”.

Benedicto XV                 (electo Papa en el 1914)

Como Papa, Benedicto XV vivió la Primera Guerra Mundial. En su Carta Encíclica Pacem Dei Munus, llamó a “suprimir o reducir al menos los enormes presupuestos militares, que resultan ya insoportables para los Estados, y acabar de esta manera para siempre con las desastrosas guerras modernas, o por lo menos alejar lo más remotamente posible el peligro de la guerra, y asegurar a todos los pueblos, dentro de sus justos límites, la independencia y la integridad de sus propios territorios.” (13)

Pío XI                 (electo Papa en el 1922)

Un resumen del Papado de Pío XI, de Roberto O’Farrill Corona, subraya: “Criticó las dictaduras enemigas y las ideologías ateas, el comunismo marxista soviético, el fascismo italiano y la locura racista del nacional-socialismo alemán(Nazismo). A través de tratados y concordatos procuró fortalecer los derechos civiles de los católicos”.

En su Carta Encíclica Casti Connubii, sobre el matrimonio cristiano, el Papa reitera la indisolubilidad del matrimonio, hace un llamado a la fidelidad conyugal y objeta los intentos de igualar otros tipos de uniones al matrimonio en la legislación.

Además, condenó el aborto como “crimen gravísimo” y la mentalidad anticonceptiva, mediante la cual, “muchos se atreven a llamar [a la prole] pesada carga del matrimonio, por lo que los cónyuges han de evitarla con toda diligencia, y ello, no ciertamente por medio de una honesta continencia (permitida también en el matrimonio, supuesto el consentimiento de ambos esposos), sino viciando el acto conyugal”. Asimismo, reiteró a los padres como primeros educadores de los hijos.

El Pontífice lamentó que, “ya por medio de novelas, de cuentos amatorios y comedias, del cinematógrafo, de discursos radiados, en fin, por todos los inventos de la ciencia moderna, se conculca y se pone en ridículo la santidad del matrimonio, mientras los divorcios, los adulterios y los vicios más torpes son ensalzados o al menos presentados bajo tales colores que parece se les quiere presentar como libres de toda culpa y de toda infamia”.

Pío XII                             (electo Papa en el 1939)

Sobre Pío XII, el Papa Benedicto XVI resaltó el pasado 9 de abril que “constituye un claro ejemplo de la caridad que debe vivirse y guiar a la Iglesia, demostrada de manera especial con su incansable labor que ayudó a salvar a más de 700 mil judíos de la persecución nazi durante la Segunda Guerra Mundial”.

En el 1951, escribió la carta encíclica Sempiternus Rex Christus, en la que hizo un “llamamiento al retorno” de las iglesias orientales a la sede apostólica.

Juan XXIII                       (electo Papa en el 1958)

Según la agencia católica ACI, presentó al mundo “una auténtica imagen del buen Pastor”. Se destaca que convocó el Sínodo romano, instituyó una Comisión para la revisión del Código de derecho canónico y convocó el Concilio ecuménico Vaticano II.

En su Carta Encíclica Mater Et Magistra, retomó la Rerum Novarum, llamó a respetar las características de cada pueblo y a “que los Estados que prestan ayuda técnica y financiera a las naciones poco desarrolladas lo hagan sin intención alguna de dominio político y con el solo propósito de ponerlas en condiciones de realizar por sí mismas su propia elevación económica y social” (173).

Pablo VI

(electo Papa en el 1963)

En su Carta Encíclica Humanae Vitae, el Papa mencionó como ilícitos al aborto directamente querido y procurado y “la esterilización directa, perpetua o temporal, tanto del hombre como de la mujer”. En contraste, presenta como lícita la alternativa de la observancia de los ritmos naturales para espaciar los nacimientos, cuando existen “serios motivos” para hacerlo.

El Papa advirtió que el separar el acto unitivo del procreativo por medio de los métodos no-naturales, daría un “arma peligrosa” a los gobiernos que quieran imponer al pueblo el método anticonceptivo que juzguen más eficaz para el control poblacional.

Juan Pablo I (electo Papa el 26 de agosto de 1978 y murió el 28 de septiembre)

El “Papa de la sonrisa” trató las virtudes teologales de la caridad, esperanza, fe y “la gran virtud” humildad, en las audiencias de septiembre de 1978.

En su discurso a los obispos de Estados Unidos del 21 de septiembre, reiteró a los padres como primeros educadores de los hijos y destacó “la participación del laicado —y especialmente de la familia— en la misión salvífica de la Iglesia”.

Además, llamó a no temer “anunciar todas las exigencias de la Palabra de Dios”, “Sobre todo es importante la indisolubilidad del matrimonio cristiano; aunque sea una parte difícil de nuestro mensaje, la debemos proclamar fielmente como parte de la Palabra de Dios y parte del misterio de la fe”.

Juan Pablo II              

(electo Papa el 26 de agosto de 1978)

Con 26 años como Papa, su Pontificado fue uno de los más largos de la historia de la Iglesia. Realizó 104 viajes fuera de Italia. Reiteró la doctrina de la Iglesia sobre vida y familia, frente al aborto, la procreación asistida, la experimentación con embriones humanos, la eutanasia y el reconocimiento legal de las uniones de hecho y los enlaces del mismo sexo. Además, se expresó sobre las filosofías que se distancian de la doctrina católica, luchó por la paz, llamó a la nueva evangelización y propició el ecumenismo. Impartió una serie de catequesis sobre la teología del cuerpo que profundizan sobre la igual dignidad, diferencia y complementariedad de los sexos. En su Exhortación Apostólica Familiaris Consortio, abordó además los temas de mujer y sociedad, ofensas a la dignidad de la mujer, el hombre esposo y padre, derechos del niño y los ancianos en familia.

miércoles, abril 28, 2010

La Amenaza de las Botánicas

Autor: Arturo Vásquez | Fuente: Inside Catholic | Traducido por Teófilo de Jesús con permiso del autor


Una de mis alegrías al crecer como un mexicoamericano fue la de aprender mucho sobre la religión en el supermercado. En la tienda de abarrotes de mi barrio infantil se podían encontrar una gran variedad de veladoras votivas –“velones” en Puerto Rico – para la venta, todas con rezos impresos en inglés y en español para toda ocasión: San Lázaro, San Ramón Nonato, La Virgen de San Juan de los Lagos, El Santo Niño de Atocha, y por ahí la lista sigue. Fue un modo pintoresco de conocer a Cristo, la Virgen y los santos.

Muchas de estas veladoras mostraban rostros familiares para todos los católicos estadounidenses, sin embargo, había una veladora que se me hizo difícil identificar. Era la de las “Siete Potencias Africanas”. En ella, sobre varias ilustraciones de santos católicos (Santa Bárbara, San Francisco, San Juan Bautista) se encontraban escritos también varios nombres africanos (Changó, Orula, Ogum). Después fue que comprendí que estos eran nombres de deidades africanas en la religión sincretista de origen cubano conocida como “santería”. Estas veladoras se podían conseguir en dicha tienda a pesar de que en mi vecindario casi no vivían cubanos, si es que había alguno.

Los inmigrantes provenientes de América Latina a menudo brindan consigo no solamente su centenaria fe católica, mas también su gusto por el ocultismo. Esto lo vemos hasta por la televisión en español, en donde se contempla a adivinos y curanderos anunciando sus poderes de limpiar “las envidias” de la gente (por un precio, por supuesto). Pero el centro de esta espiritualidad subterránea es un fenómeno cuya prevalencia va en aumento en los barrios hispanos. Ya, junto a las tiendas de abarrotes de productos étnicos, restoranes, y otros negocios pequeños podemos encontrar la botánica.

El vocablo botánica también se origina en la santería pero en EE.UU. ya es común que se le aplique a cualquier negocio de ocultismo localizado en un barrio hispano que se dedique a la compraventa de artículos religiosos, sean ortodoxos o no. Estos negocios siempre han existido de un modo u otro en Latinoamérica, sean en tiendas de escaparates pequeños o por vendedores de esquina. Junto a las estatuas tradicionales y a regalos de Primera Comunión ellos venden jabones especiales, perfumes y aceites que te ayudarán en cosas desde encontrar un trabajo hasta hacer que alguien se enamore de ti. Los nombres de estos productos van de lo amenazante a lo ridículo: Lluvia de Dinero, Yo Domino a Mi Hombre, y Veladora para Ganar la Lotería. Estas cosas se encuentran junto a imágenes de la Virgen de Guadalupe o un crucifijo barroco.

No sería exagerado decir que estos sitios son iglesias paralelas. Muchos de los clientes de estos negocios son católicos nominales y otros son más que eso. Muchos de los que acuden a estas botánicas asisten a misa los domingos. Estos negocios son manejados por curanderos folklóricos con clientela propia a quienes ayudan en sus problemas personales y espirituales. Algunos de estos negocios proveen medicamentos de origen mexicano que le permite a los indocumentados automedicarse cuando no disponen de tratamiento médico alternativo. Y lo que encuentro más impactante es que estos negocios sirven de centros de culto a “santos folklóricos” como la Santa Muerte y Maximón.

Camina por el barrio latino de cualquier ciudad grande y podrás ver estas cosas dondequiera. La Santa Muerte te observa de cualquier tienda de 5 y 10. O tal vez verás la figura de un hombre en un traje negro, con un saco de dinero en su falda, una escopeta en las manos y un cigarro en boca: este es el Maximón guatemalteco. Entra en la botánica y encontrarás toda una buena selección de espíritus cuestionables, como el Ánima Sola de Juan Minero, El Poderoso Monicato, El Coyote, Don Diego el Duende, y la lista gótica no se acaba. Pero en todos sitios vemos la misma, la Muerte, la Santa Muerte. En la botánica, en la tienda de abarrotes, en la estantería de revistas, la Muerte se vende. La podríamos hasta llamar la diosa extraoficial de la botánica y por lo que podemos ver, su culto aumenta a ambos lados de la frontera.

Todo esto puede parecer como un lavado de los trapos sucios de los latinos en público, pero creo que la Iglesia Católica debería de estar más consciente de estos negocios de ocultismo en nuestro país. Por un lado, estos representan la manifestación más oscura de una superstición antigua: son nidos de iniquidad donde medran los pecados contra el Primer Mandamiento. Por otro lado, tenemos que reconocer la naturaleza desencantada de la mayor parte del catolicismo estadounidense y su reduccionismo religioso que resulta con frecuencia en un deísmo politizado con accesorios. Sin duda alguna uno tiene que escandalizarse ante la existencia de botánicas pero sin olvidarse de la actitud despectiva hacia lo sobrenatural que encontramos hasta en los mejores católicos.

La solución del problema de las botánicas no ha de encontrarse secularizando las mentes y las aspiraciones de los inmigrantes, sino en una dosis mayor de catolicismo a la antigua, un remedio que de por sí beneficiaría a la Iglesia entera.

Arturo Vázquez es un escritor e investigador independiente radicado en Nueva Orleans. Bloguea regularmente en Reditus: A Chronicle of Aesthetic Christianity.

martes, abril 27, 2010

Atesoran la Misa en Latín

Autora: Vivian Maldonado Miranda | Fuente: El Visitante

Un grupo de fieles en Puerto Rico se dio a la tarea de preservar la celebración de la Misa Tradicional en latín, para aquéllos que deseen participar en ella.

A los efectos, se ofrece los primeros domingos de mes, a las 3pm, en la Parroquia San Jorge en Santurce, y los terceros domingos, en la Parroquia San José de Villa Caparra. La próxima corresponde al 2 de mayo.

“Todos sabemos que Benedicto XVI es un Papa que esta muy preocupado y ocupado por preservar el tesoro litúrgico de la Iglesia. Él promueve mucho la correcta celebración de la liturgia romana. A tales efectos y en el espíritu de aclarar lo que hoy día ha sido una mala interpretación de las reformas litúrgicas del Concilio Vaticano II, el 7 de julio de 2007 decretó la carta apostólica en forma de Motus Propio Summorum Pontificum”, explicó el coordinador de estas misas en Puerto Rico, Edgardo Cruz.

Cruz añadió que el documento papal, “lo que busca es darle el acceso debido a todos los fieles y sacerdotes, no importa en que parte del mundo se encuentren, a la celebración de la misa, de acuerdo al Misal Romano de 1962, que es la última edición típica del Misal, antes de surgir el post Vaticano II”.

Opinó que la crítica de quienes afirmaron “que el Papa estaba tratando de llevar la iglesia para atrás”, provino de “personas mal informadas”. A esos efectos, citó que el Pontífice subrayó que el rito romano tradicional nunca fue abrogado o abolido por el Concilio Vaticano II, sino que “el hecho de que naciera otro modo, no quiere decir que invalidara el anterior”.

Cruz explicó que “para efectos de la liturgia, el Latín es un alengua muy viva, porque preserva las verdades que los católicos profesamos”.

“El Latín no muta, no se transforma, no sufre regionalismos a lo largo del mundo, como sí surge, por ejemplo, con el español, que en cada país la misma palabra significa algo diferente”, añadió.

A modo de ejemplo, citó que durante la Consagración del vino, la correcta traducción de lo que dice el sacerdote sobre la sangre de Cristo es que será derramada por ustedes y “por muchos” y no como usualmente se ha traducido, “por todos”.

“Eso significa que ciertamente Jesucristo subió a la cruz para salvarlos a todos, pero el hombre juega un papel fundamental en su salvación. El ‘pro-multis’, o sea, ‘por muchos’, afirma la realidad de que el hombre también tiene que participar de la salvación. No es un ente pasivo, sino activo. El alma que no haga lo necesario por conformar su vida a la cruz de Cristo, es posible que no se salve”, añadió.

Además, subrayó que la Misa tradicional en Latín “enseña al fiel a contemplar el sacrificio de Jesús a la luz del silencio”, ya que hay unos espacio de silencio más marcados que en la Misa moderna.

Para las personas que asistan a la Misa en Latín, en el templo estarán disponibles los misales para fieles latino-español.

Información, 787-594-0071.

Comentario. Quiero añadir que nada impide que la forma ordinaria de nuestra misa en el vernacular, o Misa del Papa Pablo VI, sea celebrada en latín en todo o en parte. Estoy convencido de que la restauración del latín en nuestras liturgias las fortalecerían frente a los excesos como el reportado en Caguas el Día de Pascua de Resurrección. ¡Qué bueno ver que nuestro patrimonio litúrgico latino sea celebrado de nuevo en el rito extraordinario de nuestra Santa Misa en Puerto Rico! En verdad que hace falta. Espero que la celebración de la forma extraordinaria de nuestra misa se extienda por la Isla y se convierta en el "rito maestro" para la propia celebración de nuestra liturgia vernacular.

Los Santos Ángeles


Autor: Monjes de Solesmes | Traducidos del francés por José Gálvez Krüger para ACI Prensa

Capítulo I. La fe de la Iglesia:

  • Existen seres espirituales creados por Dios
  • ¿Quiénes son?
  • Cristo “con todos sus ángeles”
  • Los ángeles en la vida de la Iglesia

Capítulo II. Existencia y naturaleza de los ángeles

  • Lo que nos enseña la revelación
  • Una manifestación de la Providencia divina
  • Inmaterialidad e inmortalidad de los ángeles
  • Seres personales y agrupados en coros
  • Inteligentes y libres
  • Su elección decisiva e irrevocable
  • Los buenos y los malos ángeles

Capítulo III. Rol y Misión de los ángeles

  • Una función de mediación entre Dios y los hombres
  • En el Antiguo Testamento
  • En el Nuevo Testamento
  • Los ángeles contemplan a Dios y lo alaban
  • Participan en la obra de salvación de los hombres
  • El ministerio de los ángeles guardianes y de los arcángeles

Capítulo IV. Los ángeles guardianes

  • Compañeros dados a los hombres
  • Un ángel para cada nuevo ser humano
  • Solicitud de los ángeles hacia nosotros
  • Siempre a nuestro lado en el camino
  • Nuestros deberes hacia los santos ángeles

Capítulo V: los tres arcángeles

  • La misión de los tres grandes arcángeles
  • San Miguel protector de los fieles, especialmente de los esposos
  • Protector de la salud y patrón de los enfermos
  • Guardián de las almas y ángel de la paz
  • San Gabriel, patrón celeste de las telecomunicaciones
  • San Miguel defensor y sostén de la Iglesia
  • Oración a San Miguel

Capítulo VI. Rezar con los ángeles el Angelus y el rosario

  • Angelus
  • Un buen modo de invocar al Ángel guardián
  • Saludar a María con el ángel de la Anunciación
  • La Resurrección anunciada por los Ángeles
  • El mes de los ángeles y del rosario
  • Nuestro destino evocado en el rosario
  • El Contemplar y rezar con los ángeles

domingo, abril 25, 2010

Papa Benedicto XVI: Hay que anunciar a Cristo en la Internet

Amigos, esto de acuerdo a ACIPrensa:

 

Al recibir este mediodía (hora local) a los participantes del congreso nacional "Testimonios digitales. Rostros y lenguajes en la era digital", promovido por la Conferencia Episcopal Italiana, el Papa Benedicto XVI resaltó que la misión irrenunciable de la Iglesia también es anunciar a Cristo en Internet, mostrando a todos la verdadera dignidad de la persona creada por Dios para que con Él llegue a su plenitud.

Al iniciar su discurso en italiano, el Santo Padre hizo un breve diagnóstico sobre las nuevas realidades virtuales, en medio de las cuales "aumentan los peligros de homologación y control, de relativismo intelectual y moral" y expresó su deseo de que este congreso apunte a "reconocer los rostros, supere esas dinámicas colectivas que pueden hacer desaparecer la percepción de la profundidad de las personas y quedarse en su superficie: cuando esto sucede, se convierten en cuerpos sin alma, objetos de cambio y de consumo".

Al hablar luego del camino de humanización, Benedicto XVI recordó su encíclica Caritas in veritate en la que señala la necesidad de que los medios estén centrados en "la promoción de la dignidad de las personas y los pueblos, estén animados por la caridad y puestos al servicio de la verdad, del bien y de la fraternidad natural y sobrenatural".

"Solamente con tales condiciones el paso de época que estamos atravesando puede revelarse rico y fecundo de nuevas oportunidades. Sin temor queremos adentrarnos en el mar digital, afrontando la navegación abierta con la misma pasión que desde hace dos mil años gobierna la barca de la Iglesia. Más que los recursos técnicos, que son necesarios, queremos calificarnos habitando también este universo con un corazón creyente, que contribuya a darle un alma al ininterrumpido flujo comunicativo de la red".

Ésta, continuó el Papa, "es nuestra misión, la misión irrenunciable de la Iglesia: la tarea de todo creyente que obra en los medios es la de ‘allanar el camino a nuevos encuentros, asegurando siempre la calidad del contacto humano y la atención a las personas y sus verdaderas necesidades espirituales, ofreciendo a los hombres que viven este tiempo ‘digital’ los signos necesarios para reconocer al Señor’".

"Queridos amigos, también en la red estamos llamados a colocarnos como ‘animadores de comunidades’, atentos a ‘preparar caminos que conduzcan a la Palabra de Dios’ y a expresar una particular sensibilidad para cuantos ‘están desesperanzados y tienen en el corazón deseos de absoluto y de verdad no caducos’. La red podrá así convertirse en una especie de ‘pórtico de los gentiles’ en donde se ‘haga espacio también para quienes Dios es todavía un desconocido’".

Tras alentar el trabajo de los medios católicos en Italia, el Santo Padre exhortó a "todos los profesionales de la comunicación a no dejar de nutrirse en el propio corazón de aquella sana pasión por el hombre que se convierte en tensión así como a acercarse siempre más a sus lenguajes y a su verdadero rostro. Los ayudará en esto una sólida preparación teológica y sobre todo una profunda y alegre pasión por Dios, alimentada en el continuo diálogo con el Señor".

Al finalizar, Benedicto XVI alentó a "recorrer, animados por el coraje del Espíritu Santo, los caminos del continente digital. Nuestra confianza no está acríticamente puesta en algún instrumento de la técnica. Nuestra fuerza está en el ser Iglesia, comunidad creyente, capaz de testimoniar a todos la perenne novedad del Resucitado, con una vida que florece en plenitud en la medida en que se abre, entra en relación, se dona con gratuidad".

Santo Padre, muchos ya llevamos largo rato obedeciendo este santo mandato. Y lo seguiremos haciendo hasta que nos llamen a la Casa del Padre.

¡Viva Cristo Rey!

sábado, abril 24, 2010

Vídeo - EWTN - Padre José Antonio Fortea - La Permanente Lucha Entre el Bien y el Mal

Interesante entrevista con el sacerdote español Padre José Antonio Fortea, conocido escritor, conferencista y exorcista. Cortesía de EWTN en Español.
 

miércoles, abril 21, 2010

Respuestas para el Sr. Hernando Álvarez de la BBC

Amigos, leí con algún interés las preguntas que el reportero de la BBC, Hernando Álvarez, hiciese en su blog patrocinado por dicha cadena noticiosa. En su entrada titulada Preguntas para la Iglesia Católica, el Sr. Álvarez hace una lista de preguntas que le gustaría proponer a los jerarcas de la Iglesia. Yo no soy jerarca de la Iglesia pero como miembro educado de la Iglesia, me gustaría contestarlas. Pero empecemos con su preámbulo. El Sr. Álvarez comienza diciéndonos:
Uno de los mayores desafíos editoriales a la hora de hacer la cobertura sobre los escándalos de pederastia en la Iglesia Católica es el poco acceso que hay a las autoridades eclesiásticas.

Por lo general los grandes jerarcas no suelen conceder entrevistas y es prácticamente imposible que el Papa acepte ser cuestionado por un periodista.
Yo creo saber el por qué de esta reticencia. Recuerdo claramente cuando el Papa Benedicto XVI fue electo que el reportero radial de la BBC en inglés dijo y repitió muchas veces que él pensaba que la elección de Joseph Ratzinger representaba una “elección transicional” dada “la avanzada edad del papa electo”. Lo repitió con tanto celo que me dio la impresión que le deseaba una muerte próxima.

Luego, en octubre del 2006, la BBC actuó como pionera en esto de intentar enlodar el nombre del Papa cuando en el programa televisivo Panorama cuando le concedió espacio a Colm O’Gorman y al P. Thomas Doyle, precedido con toda una panoplia de vídeos deleznables que apuntaban al tratamiento sensacional y tabloide del reportaje. A la Iglesia no se le concedió espacio para responder. Ese mismo mes salió a relucir un memorando en donde altos ejecutivos de la BBC admitían un prejuicio anticristiano, antijudío y pro-izquierdista. Al mismo tiempo los ejecutivos de la BBC admitieron que en su programación no insultarían sensibilidades islámicas pero que insultar a las demás no le importaban.

Cabe preguntar entonces que, dado su historial de prejuicio contra los cristianos en general y contra la Iglesia Católica y su nuevo líder en particular, si algún jerarca se sentiría cómodo siendo entrevistado por la BBC cuando los editores de esta cadena corren el riesgo de desestimar o hasta distorsionar lo que los prelados dijesen dado el prejuicio admitido de esta cadena. Si yo fuese un prelado, la BBC sería el último medio en mi lista al cual yo concedería una entrevista y nunca si yo fuese Papa.

Así que como laico me siento responsable de responder a estas preguntas porque francamente, nadie va a querer hablar con la BBC.
  • ¿Qué es más grave: el pecado o el delito?

    Pues el pecado, por supuesto. El delito le costará al criminal un tiempo finito en una cárcel, pero el pecado bien le puede costar un tiempo infinito en el infierno.

  • ¿Basta con arrepentirse del pecado ante Dios o es necesario enfrentar los tribunales civiles?

    No. Las dos cosas.

  • ¿Qué tipo de castigo cree que debe recibir un sacerdote que haya abusado de un menor?

    El que dicte tanto la ley civil como la eclesiástica.

  • ¿Se debe castigar de la misma manera a un sacerdote y a un civil que han abusado de un menor?

    Sí.

  • ¿Hay perdón posible para quien haya abusado de un menor?

    ¡Pues por supuesto! El perdón de Dios se extiende hasta a Osama Bin Laden si este pidiese perdón. Nadie exento de la misericordia de Dios.

  • ¿Quién en la Iglesia se está encargando de ayudar y representar a las víctimas?

    Aquí en los EE.UU. las víctimas reciben un representante que ni es necesariamente clérigo o varón para velar por los intereses de las víctimas ante los procesos y para canalizar las ayudas necesarias hacia estas. Todo esto funciona mejor a nivel local.

  • ¿Cree que la Iglesia debe arrepentirse de la forma como ha manejado los casos de abusos sexuales contra menores?

    La pregunta asume que la Iglesia solamente se compone de su oficialidad. Yo soy miembro de la Iglesia también y yo ni he abusado ni he escondido a nadie que lo haya hecho. Quienes se deben disculpar son los abusadores y los encubridores, no la Iglesia.

  • Si se pudiera volver al pasado, ¿cómo manejaría el tema desde que se inició el escándalo?

    Una pregunta bien hipotética. Yo hubiera sido escéptico de las terapias habladas, de matices freudianos que supuestamente “curaban” el mal del efebo- y la pedofilia. Gran chasco que nos hemos llevado al creerles a los terapeutas del momento en los años 50, 60 y 70. También hubiese sido escéptico a la actitud de silencio que predominaba en todos los ámbitos e instituciones sociales ante este mal durante esta época y hubiese sacado a la Iglesia de esa marcha ciega. Finalmente, hubiese coartado la invasión de las psicobaboserías que invadieron los seminarios durante esos años y que facilitaron la subcultura del abuso y del encubrimiento. Pero eso es mirar hacia atrás con visión perfecta.

  • La Iglesia hace intensas campañas contra el aborto entre sus fieles de todo el mundo, ¿ha hecho campaña entre sus fieles contra el abuso sexual de menores?

    Aquí en los EE.UU., desde el 2002, sí. Lo que a mí me sorprende de todo esto es cómo aquí los obispos americanos le metieron mano al asunto inmediatamente mientras el resto de los obispos del mundo, particularmente los de la Iglesia continental europea, no pensaron que las mismas medidas tenían que ser tomadas en sus jurisdicciones. Es como si ellos no se dieron por aludidos, pensando que el escándalo era un fenómeno netamente estadounidense. De haber tomado las mismas medidas en el 2002 no estaríamos viendo estas erupciones en este año, al menos no con la misma furia.

  • ¿Las últimas denuncias que han salido a la opinión pública ameritan un cambio radical en la estructura de la Iglesia? ¿Se debería incluso pensar en una posible dimisión del Papa?

    El Papado no es una corporación pública que tiene que ceder a presiones mediáticas para lograr esto o aquello. ¡Ya quisieran ustedes! En la Iglesia Católica el mejor “castigo” que se le puede dar a un obispo es decirle: “no vas a ningún sitio, arregla este lío.” Conociendo a Benedicto a través de sus escritos y alocuciones, entiendo que a él le sorprenderá la muerte trabajando en este asunto y es así como debe de ser. Los Papas no dimiten, menos bajo presión, mucho menos porque la BBC lo pida.
  • ¿Alguna otra pregunta que yo pueda contestar, Sr. Álvarez? Quedo a sus órdenes.

    martes, abril 20, 2010

    Necesitamos de Cristo

    Padre Nicolás Schwizer

    Nuestro Dios es un Dios de la vida y de historia. Un Dios que nos habla por medio de las circunstancias y los acontecimientos. Todo lo que ocurre trae siempre, si bien “en clave”, algo que Dios nos quiere enseñar. El cristiano siempre debe responder a la pregunta: ¿Qué me quiere decir Dios con esto que sucede o que estoy viviendo?

    Es una experiencia dolorosa descubrir lo que el hombre es: un ser en el cual se mezclan la grandeza y la miseria, la capacidad del bien y del mal, de vivir en la verdad y de mentir, de amar y de odiar, de construir y de destruir. Somos capaces de lo mejor y de lo peor.

    La situación que vivimos en el mundo constituye también una dolorosa experiencia. Constatamos en carne propia de lo que somos capaces. Constatamos los límites de nuestras posibilidades humanas. Sentimos la fragilidad de las soluciones puramente humanas. Vemos cómo se hacen planes, cambian hombres, y sin embargo no salimos del pantano.

    Sentimos más que nunca la necesidad de Alguien que nos salve, de una nueva luz y una nueva fuerza. Ellas vienen, en definitiva, del más allá, de Dios.

    “Si no coméis la carne del Hijo del Hombre y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros”. El pan que necesitamos, el único que puede darnos vida, es el pan vivo “que ha bajado del cielo”. Es Cristo mismo, es el Hombre‑Dios. Sólo Dios puede darnos la luz y la fuerza para construir una gran nación de hermanos, donde haya trabajo, respeto, amor y alegría.

    La presencia de Cristo, Hijo de Dios, en la Eucaristía, es un misterio impresionante. A Él tenemos acceso solamente en la medida de nuestra fe. La eficacia del pan eucarístico que recibimos depende de la medida de la fe con que lo recibamos. Ese pan que comemos nos va transformando siempre más a semejanza de Cristo: nos da sus sentimientos y actitudes, nos hace participar, misteriosa pero realmente, de la vida divina.

    “El que come mi carne y bebe mi sangre, habita en mí y yo en él”. Éste es el misterio del hombre nuevo cristiano. Se trata de un hombre divinizado, que vive en Cristo y Cristo vive en él. La comunión nos une personalmente con Jesús. Tanto nuestra alma como nuestro cuerpo se unen estrechamente con Él. En cada Eucaristía, Él quiere bajar de nuevo a la tierra, encarnarse en cada uno de nosotros. Nos hacemos así, carne de su carne y sangre de su sangre.

    En Cristo somos hijos de Dios nuestro Padre del cielo, y por eso somos todos hermanos. El pan eucarístico es el pan de la unidad y fraternidad. Por eso, el Padre José Kentenich, fundador del Movimiento Apostólico de Schoenstatt, dice en una oración personal a Jesús: “Eres límpida fuente de paz, el vínculo que une todos los pueblos, el poder que vence las disensiones, la luz que trae calor y claridad”.

    A grandes males, grandes remedios. ¿Qué nos enseñan las circunstancias actuales? Nos enseñan lo relativo de todas las soluciones y sistemas humanos si no se apoyan, si no se alimentan del pan de vida. Y además nos enseñan que dificultades son tareas. Hemos de buscar con renovado ahínco, hasta las últimas consecuencias, esa “fuente de paz”; ese “vínculo”; ese “poder” y esa “luz” que vienen de arriba, que vienen de Cristo.

    Queridos hermanos, en cada Eucaristía, Cristo nos invita a unirnos a Él, a identificarnos con Él, para que así su voluntad se vaya haciendo la nuestra, su inteligencia y sus afectos se nos contagien. Hasta que un día podamos decir con San Pablo: “Ya no soy yo quien vivo, sino que es Cristo el que vive en mí”.

    Preguntas para la reflexión

    1. ¿Las dificultades, son tareas para mí?

    2. ¿Me dejo abatir por el peso de las dificultades?

    3. ¿Soy conciente de la fuerza de la Eucaristía?

    lunes, abril 19, 2010

    Se hace justicia en Brasil

    Amigos, noto con beneplácito la noticia de la justa condena del hacendado brasileño Vitalmiro Bastos Moura, condenado a 30 años de prisión, por el asesinato en 2005 de la monja estadounidense y activista por el medio ambiente, Dorothy Stang (foto a la derecha). Anteriormente hubo salido absuelto. Dorothy Stang trabajó en el Amazonas por 30 años, para la conservación de la selva y la protección de los derechos de los trabajadores rurales contra de los grandes agricultores que querían apropiarse de sus tierras. Grupos defensores de los derechos humanos aseguran que la violencia es un medio común para arreglar las disputas territoriales en el Amazonas. Espero que este caso ilumine las depredaciones que ocurren diariamente en el Amazonas. Noto también, aunque algo tarde, el regreso del niño estadounidense-brasileño Sean Goldman a Estados Unidos, su país natal, junto con su padre David Goldman, a quien la justicia brasileña le concedió su guardia tras una disputa de cinco años por su custodia.

    A sor Dorothy se le ha hecho justicia, ahora puede descansar en paz y a Sean y a su padre David les deseo lo mejor en esa vida juntos a la que siempre habían tenido un derecho inalienable. No hay justicia rápida en el Brasil pero espero que cuando se haga, sea duradera. Este es mi mejor deseo y creo que la mejor lección aprendida en estos dos asuntos.

    domingo, abril 18, 2010

    Tercer Domingo de Pascua

    Amigos, estas son las lecturas para la Santa Misa de hoy:

    sábado, abril 17, 2010

    “El celo por tu casa me consume”

    Amigos, recibí el siguiente comentario anónimo como contestación a mi epígrafe titulado, Disparate litúrgico en Caguas, Puerto Rico. Le quiero contestar dedicándole su propia entrada:

    Mi opinión es q la persona q escribió esta crítica tiene una mente ARCAICA y q debe de aprender q la iglesia tiene q desarrollarse y tiene q modernizarse porque por eso es q muchas personas se van porque el mero echo de q no se pueda cantar o alabar en forma espontánea y del corazón los limita a solo un rito q a veces resulta vacío, monótono y tradicional. Yo creo q si en esta parroquia danzaron, alabaron y cantaron el señor debe de haber estado gozoso, pues eso es todo lo que NOSOTROS como humanos le podemos dar, no hay nada más en el mundo q nosotros le podamos dar u ofrecer, pues El es el dueño de todo, así que hermanos A LEVANTAR LAS MANOS (como dice Samuel) y esto no es cuestión de Religión, es cuestión de ALABAR A DIOS.

    Contesto: Estas palabras de Jesús en Juan 2:13-17 también son “arcaicas”:

    Jesús purifica el templo
    (A) 13 Cuando se aproximaba la Pascua de los judíos, subió Jesús a Jerusalén.14 Y en el *templo[a] halló a los que vendían bueyes, ovejas y palomas, e instalados en sus mesas a los que cambiaban dinero.15 Entonces, haciendo un látigo de cuerdas, echó a todos del templo, juntamente con sus ovejas y sus bueyes; regó por el suelo las monedas de los que cambiaban dinero y derribó sus mesas.16 A los que vendían las palomas les dijo:

       —¡Saquen esto de aquí! ¿Cómo se atreven a convertir la casa de mi Padre en un mercado?

    17 Sus discípulos se acordaron de que está escrito: «El celo por tu casa me consumirá.»[b] 

    Como lo son también estas palabras de San Pablo

    Orden en los cultos

    26 ¿Qué concluimos, hermanos? Que cuando se reúnan, cada uno puede tener un himno, una enseñanza, una revelación, un mensaje en *lenguas, o una interpretación. Todo esto debe hacerse para la edificación de la iglesia.27 Si se habla en lenguas, que hablen dos —o cuando mucho tres—, cada uno por turno; y que alguien interprete.28 Si no hay intérprete, que guarden silencio en la iglesia y cada uno hable para sí mismo y para Dios.
    29 En cuanto a los profetas, que hablen dos o tres, y que los demás examinen con cuidado lo dicho.30 Si alguien que está sentado recibe una revelación, el que esté hablando ceda la palabra.31 Así todos pueden profetizar por turno, para que todos reciban instrucción y aliento.32 El don de profecía está[a] bajo el control de los profetas,33 porque Dios no es un Dios de desorden sino de paz.
    (1 Corintios 14:26-33)

    Que quede bien claro, que no traigo ánimo de contrariar simplemente por contrariar. Después de un cuarto de siglo de haber estudiado en detalle nuestra liturgia latina, en marcos informales o académicos; después de haber militado en el Movimiento de Renovación Carismática Católica, y en Schoenstatt, y habiendo estudiado y participado en Liturgias cristianas orientales y de la Misa Tridentina, y de haber observado múltiples “innovaciones” y abusos, estos últimos siempre en contextos del Novus Ordo del Papa Pablo VI, humildemente declaro:

    Lo que dice el comentarista es otro disparate. Revela una falta de catequesis litúrgica alguna. Desconoce el origen, naturaleza y fin de la Santa Misa. No sabe nada del origen, contexto, y propósito del movimiento litúrgico. No sabe nada del Concilio Vaticano II. Carece de noción alguna del concepto de ley y disciplina eclesial. Confía en que su punto de vista particular “renovador” es el único punto de vista válido y necesario para justificar el desparpajo que se vió en Caguas. Repite el ERROR que se escucha entre nuestros hermanos separados de eso de que “no es cuestión de Religión sino de ‘alabar a Dios’.”

    Sí mi’jo, la religión y la alabanza verdaderas son cosas que van UNIDAS. Al fin, amenaza implícitamente con irse de la Iglesia si de algún modo impera el “pensamiento arcaico” al que me acusa de algún modo representar.

    Todo eso más el desconocimiento de las Escrituras que aplican aquí equivale, como ya dije, a una falta completa de catequesis litúrgica cuya culpa recae solamente de modo parcial sobre nuestro comentarista. Esto es evidencia de una FALLA GRAVE tanto en las parroquias como en las diócesis en lo que respecta a la catequesis de nuestra liturgia latina ordinaria en el vernacular. El resultado ya lo vemos: falta de celo por la Casa del Señor, y falta de respeto al orden que Dios impone sobre su Iglesia. ¿El resultado? Falta de Paz.

    Pues bien, yo voy a tomar el reto de mi comentarista en serio y le dirijo uno nuevo: si a ti no te gusta que la celebración de la Santa Misa tenga su reglamento y su orden, VETE, como dices, a alguna secta o culto más a fin a tus gustos. Yo prefiero una Iglesia Católica con pocos miembros que respeten el Cuerpo y la Sangre del Señor a una Iglesia llena de irrespetuosos porque yo sé que los primeros son los que echan la Iglesia pa’lante mientras que los segundos sólo van pa’ sentirse bien chévere.

    VETE, pero acuérdate, la puerta estará abierta siempre, y siempre recuerda el camino de regreso, porque un día querrás regresar.

    Sí, estas son palabras duras. ¿Qué puedo decir? ¡Si me consume el celo por la Casa del Señor! Esto es cosa seria, no hay espacio para el compromiso porque el compromiso conlleva el irrespeto a la Casa del Señor, a su sacrificio, a su cena.

    Ningún individuo, grupo, movimiento, parroquia, o diócesis es dueño y propietario de la Liturgia. La Liturgia pertenece a la Iglesia COMPLETA. Nadie puede hacer cambios unilaterales sin el permiso de los demás y este permiso solamente se canaliza a través de todos los obispos en unión con el Papa en lo que compete a todos los ritos bajo su jurisdicción. Los diáconos de la Parroquia San José de Caguas carecen de ese poder y mucho menos nuestro comentarista, a quien el Señor reprenda, sane, ilumine, y guíe por sus sendas, siempre. Amén.

    miércoles, abril 14, 2010

    Juan 3:16

    Amigos, la lección del Evangelio de la Misa de hoy me cayó como agua fresca y bálsamo:
    16 Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna.

    17 Porque Dios no ha enviado a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.

    18 El que creee en él, no es juzgado; pero el que no cree, ya está juzgado, porque no ha creído en el Nombre del Hijo único de Dios.

    19 Y el juicio está en que vino la luz al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas.

    20 Pues todo el que obra el mal aborrece la luz y no va a la luz, para que no sean censuradas sus obras.

    21 Pero el que obra la verdad, va a la luz, para que quede de manifiesto que sus obras están hechas según Dios.»
    (Juan 3:16-21)
    Amigos, mi familia pasa por un momento difícil. Recen por nosotros para que salgamos airosos de esta prueba. Que creamos en el Hijo para no perecer sino tener la vida eterna.

    Vídeo - Santa Gianna Beretta Molla

    lunes, abril 12, 2010

    Disparate litúrgico en Caguas, Puerto Rico

    DisparateAmigos, leí con gran preocupación y alarma un mensaje de un vecino del pueblo – y también diócesis católica – de Caguas, en mi Puerto Rico, publicado recientemente en la bitácora del conocido liturgista estadounidense, el R.P. John Zuhlsdorf. El mensaje, enviado en inglés, pero pensado en español al cual lo retraduzco, dice así:
    Soy de Puerto Rico y quiero consultarle algo que me molestó mucho durante la Vigilia Pascual en mi parroquia. Pertenezco a la Parroquia San José de Caguas, Puerto Rico. Es una parroquia de los Carmelitas Descalzos. Perdone que mi inglés no sea muy bueno porque mi idioma principal es el español.

    Después del Gloria, diez niñas adolescentes entraron por las puertas del templo gritándose la una a la otra, diciendo, “¡El resucitó! ¿Lo oíste, fulana? Después todas convergieron al centro del templo y empezaron a bailar al ritmo de una canción titulada “Creeré”, de la agrupación hispana cristiana llamado “Tercer Cielo”. (Esta agrupación ni es católica ni la canción era acerca de la resurrección, sino de cómo uno ha de confiar en Dios para alcanzar la victoria.) Al finalizar la canción, entró un muchacho adolescente vestido como un Jesús quien se puso a desfilar por el templo como “el resucitado”.

    La mayor parte de la feligresía se puso a palmotear; yo, como estaba con mis tres niños no lo hice porque lo consideré irreverente.

    Los diáconos de nuestra parroquia fueron quienes ayudaron a montar esta danza y ellos no son fáciles de corregir y menos sin un documento eclesial para usar como referencia. Hasta entonces no lo llevaré a nuestro párroco, no sin documentación.

    Comentario. Digo lo siguiente y con todo el respeto a los diáconos envueltos: esto fue un Disparate, así con letras mayúsculas. Esto fue una falta de respeto a la Santa Misa, a Jesús Sacramentado y a la feligresía, aun a quienes aprobaron de este Disparate palmoteando y aplaudiendo.

    La Santa Misa no es un “show,” no es un espectáculo ni mucho menos el entorno para uno de esta mala calaña. La Santa Misa es el Sacrificio del Cordero de Dios y la Santa Cena donde se participa de este Sacrificio. Todo lo que detraiga de este objetivo es un insulto a Aquél quien se hace presente ante nosotros en esta cena sacrificial.

    La llamada “danza litúrgica” fue expresamente prohibida en la Nota Número 11 (1975) 202-205 de la Congregación para el Culto Divino y de la Disciplina de los Sacramentos. Los obispos católicos de los EE.UU. hicieron lo mismo en su comunicado fechado Abril/Mayo de 1982. No pienso que los obispos de Puerto Rico hayan aprobado expresamente una desobediencia a la directiva de la congregación vaticana pertinente.

    El Misal Romano es la autoridad inmediata que cubre lo que se puede hacer en la Misa. Si no está ahí expresamente, no se puede hacer. El silencio del misal no otorga licencia para la innovación y mucho menos la irreverencia.

    Para colmo, la canción popular, no importa qué tan noble o si es cristiana – mucho menos si es protestante – no tiene lugar en la liturgia católica. Esto fue otro grave error.

    No hay excusa. Estos diáconos están muy mal informados y permitieron una falta egregia contra el Cuerpo y la Sangre del Señor, en la tierra de nuestro Beato y Amante de la Liturgia, Carlos Manuel Rodríguez, quien debió haber temblado en su tumba al enterarse de este insulto a su amada Liturgia Pascual.

    Les pido a mis lectores en Puerto Rico que le dejen saber de este delito a las autoridades diocesanas de Caguas para que estas tomen cartas en el asunto, aquí, o con los Padres Carmelitas Descalzos en Caguas a través de los siguientes contactos:

    Carmelitas Descalzos
    Villa Blanca
    C/ Coral, esquina Muñoz Marín
    Box 1749
    Caguas P.R. 00726 (Puerto Rico)
    Tel: (787) 743 58 89 (Comunidad)
    Tel: (787) 744 89 93 (Colegio)
    Fax: (787) 744 44 11
    sanjose_caguas@yahoo.com

    domingo, abril 11, 2010

    Celebramos hoy el Domingo de la Divina Misericordia

    Durante el transcurso de las revelaciones de Jesús a la hermana Faustina sobre la Divina Misericordia Él le pidió en diversas ocasiones que se dedicara una fiesta a la Divina Misericordia y que esta fiesta fuera celebrada el domingo después de la Pascua. Los textos litúrgicos de ese día, el segundo domingo de Pascua, son concernientes a la institución del Sacramento de Penitencia, el Tribunal de la Divina Misericordia, de manera que van perfectamente con las peticiones de nuestro Señor. Esta fiesta ya ha sido otorgada a la nación de Polonia, al igual que es celebrada en la Ciudad del Vaticano. La canonización de la hermana Faustina el 30 de abril 2000 representa el respaldo más grande que la Iglesia le puede dar a una revelación privada, un acto de infalibilidad Papal proclamando la segura santidad de la mística.

    De hecho el día de la canonización de Sor Faustina esta fiesta se extendió a lo largo de la Iglesia universal. Sobre esta fiesta dijo Jesús:

    "Quien se acerque ese día a la Fuente de Vida, recibirá el perdón total de las culpas y de las penas." (Diario 300).

    "Quiero que la imagen sea bendecida solemnemente el primer domingo después de Pascua y que se le venere públicamente para que cada alma pueda saber de ella. " (Diario 341)

    "Esta fiesta ha salido de las entrañas de Mi misericordia y está confirmada en el abismo de Mis gracias." (Diario 420)

    "Una vez, oí estas palabras: Hija Mía, habla al mundo entero de la inconcebible misericordia Mía. Deseo que la Fiesta de la Misericordia sea refugio y amparo para todas las almas y, especialmente, para los pobres pecadores. Ese día están abiertas las entrañas de Mi misericordia. Derramo todo un mar de gracias sobre las almas que se acercan al manantial de Mí misericordia. El alma que se confiese y reciba la Santa Comunión obtendrá el perdón total de las culpas y de las penas. En ese día están abiertas todas las compuertas divinas a través de las cuales fluyen las gracias. Que ningún alma tema acercarse a Mí, aunque sus pecados sean como escarlata. Mi misericordia es tan grande que en toda la eternidad no la penetrará ningún intelecto humano ni angélico. Todo lo que existe ha salido de las entrañas de Mi misericordia. Cada alma respecto a mí, por toda la eternidad meditará Mi amor y Mi misericordia. La Fiesta de la Misericordia ha salido de Mis entrañas, deseo que se celebre solamente el primer domingo después de la Pascua. La humanidad no conocerá paz hasta que se dirija a la Fuente de Mi misericordia." (Diario 699)

    "Sí, el primer domingo después de la Pascua es la Fiesta de la Misericordia, pero también debe estar presente la acción y pido se rinda culto a Mi Misericordia con la solemne celebración de esta Fiesta y con el culto a la imagen que ha sido pintada." (Diario 742)

    "Deseo conceder el perdón total a las almas que se acerquen a la confesión y reciban la Santa Comunión el día de la Fiesta de Mi Misericordia." (Diario 1109)

    Podemos apreciar de estos extractos que Nuestro Señor desea que durante la celebración de esta fiesta se incluye la veneración solemne y pública de la imagen de la Divina Misericordia por parte de la Iglesia, como así desea además la veneración individual de cada uno de nosotros. La gran promesa para cada alma es que un acto devocional de penitencia sacramental y comunión obtendrán para esa alma la plenitud de la Divina Misericordia en la fiesta.

    El Cardenal de Cracovia, Cardenal Macharski cuya diócesis es el centro donde se esparció la devoción y fue el patrocinador de la Causa de Sor Faustina, escribió que debemos utilizar la cuaresma como una preparación para la fiesta y confesarnos aún antes de la Semana Santa!. De modo que está claro que los requisitos de confesión no tienen que cumplirse el mismo día de la fiesta. Esto sería una carga imposible para el clero. Los requisitos de la comunión pueden ser cumplidos fácilmente en ese mismo día ya que es día de obligación siendo un Domingo. Solamente necesitaríamos confesarnos otra vez, si este sacramento se recibió temprano en la cuaresma o en la Pascua, o si estamos en pecado mortal en el día de la fiesta.

    Fuente: EWTN.

    jueves, abril 08, 2010

    Blogui-Pausa en Efecto Esta Primera Semana de Pascua

    Amigos, como habrán notado, el ritmo de publicación en este su blog ha sido escaso esta semana. Las razones son: mucho trabajo, enfermedad, y el reciente nacimiento de mi tercer nieto. La pausa continuará hasta después del domingo entrante, Domingo de la Misericordia. Disfruten, pues, del contenido disponible en línea. ¡Cristo ha Resucitado! ¡En Verdad ha Resucitado!

    domingo, abril 04, 2010

    Domingo de Pascua de la Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, AD 2010

    resurrection icon

    Pregón Pascual

    Exulten por fin los coros de los ángeles,
    exulten las jerarquías del cielo,
    y por la victoria de Rey tan poderoso
    que las trompetas anuncien la salvación.

    Goce también la tierra,
    inundada de tanta claridad,
    y que, radiante con el fulgor del Rey eterno,
    se sienta libre de la tiniebla
    que cubría el orbe entero.

    Alégrese también nuestra madre la Iglesia,
    revestida de luz tan brillante;
    resuene este templo con las aclamaciones del pueblo.

    En verdad es justo y necesario
    aclamar con nuestras voces
    y con todo el afecto del corazón
    a Dios invisible, el Padre todopoderoso,
    y a su único Hijo, nuestro Señor Jesucristo.

    Porque él ha pagado por nosotros al eterno Padre
    la deuda de Adán
    y, derramando su sangre,
    canceló el recibo del antiguo pecado.

    Porque éstas son las fiestas de Pascua,
    en las que se inmola el verdadero Cordero,
    cuya sangre consagra las puertas de los fieles.

    Ésta es la noche
    en que sacaste de Egipto
    a los israelitas, nuestros padres,
    y los hiciste pasar a pie el mar Rojo.

    Ésta es la noche
    en que la columna de fuego
    esclareció las tinieblas del pecado.

    Ésta es la noche
    en que, por toda la tierra,
    los que confiesan su fe en Cristo
    son arrancados de los vicios del mundo
    y de la oscuridad del pecado,
    son restituidos a la gracia
    y son agregados a los santos.

    Ésta es la noche
    en que, rotas las cadenas de la muerte,
    Cristo asciende victorioso del abismo.
    ¿De qué nos serviría haber nacido
    si no hubiéramos sido rescatados?

    ¡Qué asombroso beneficio de tu amor por nosotros!
    ¡Qué incomparable ternura y caridad!
    ¡Para rescatar al esclavo, entregaste al Hijo!

    Necesario fue el pecado de Adán,
    que ha sido borrado por la muerte de Cristo.
    ¡Feliz la culpa que mereció tal Redentor!

    ¡Qué noche tan dichosa!
    Sólo ella conoció el momento
    en que Cristo resucitó de entre los muertos.

    Ésta es la noche
    de la que estaba escrito:
    «Será la noche clara como el día,
    la noche iluminada por mí gozo.»

    Y así, esta noche santa
    ahuyenta los pecados,
    lava las culpas,
    devuelve la inocencia a los caídos,
    la alegría a los tristes,
    expulsa el odio,
    trae la concordia,
    doblega a los poderosos.

    En esta noche de gracia,
    acepta, Padre santo,
    este sacrificio vespertino de alabanza
    que la santa Iglesia te ofrece
    por rnedio de sus ministros
    en la solemne ofrenda de este cirio,
    hecho con cera de abejas.

    Sabernos ya lo que anuncia esta columna de fuego,
    ardiendo en llama viva para gloria de Dios.
    Y aunque distribuye su luz,
    no mengua al repartirla,
    porque se alimenta de esta cera fundida,
    que elaboró la abeja fecunda
    para hacer esta lámpara preciosa.

    ¡Que noche tan dichosa
    en que se une el cielo con la tierra,
    lo humano y lo divino!

    Te rogarnos, Señor, que este cirio,
    consagrado a tu nombre,
    arda sin apagarse
    para destruir la oscuridad de esta noche,
    y, como ofrenda agradable,
    se asocie a las lumbreras del cielo.
    Que el lucero matinal lo encuentre ardiendo,
    ese lucero que no conoce ocaso
    y es Cristo, tu Hijo resucitado,
    que, al salir del sepulcro,
    brilla sereno para el linaje humano,
    y vive y reina glorioso
    por los siglos de los siglos.

    Amén.

    ¡Cristo ha resucitado! ¡En verdad ha resucitado!
    Vivimos para esta Noche
    La muerte no tendrá la última palabra.

    sábado, abril 03, 2010

    Vivimos Para Esta Noche: ¡Cristo ha Resucitado! ¡En Verdad, ha Resucitado!

     

    HOMILÍA PASCUAL DE SAN JUAN CRISÓSTOMO

    Aquél que es devoto y amante de Dios, que disfrute de esta magnifica y brillante fiesta.

    Aquél que es un siervo agradecido, que entre alegremente en el gozo del Señor.

    Aquél que está cansado en ayuno que reciba ahora el denario de recompensa.

    Si alguien ha trabajado desde la primera hora, que reciba su gratificación correspondiente.

    Si alguien ha llegado después de la tercera hora, que participe en la fiesta agradecido.

    Aquél que llega después de la sexta hora, que no dude: él nada pierde.

    Si alguien ha demorado hasta la novena hora, que se aproxime, sin vacilación.

    Aquél que llega en la undécima hora, que no tema a causa de su demora, porque el Señor es de gracia y de generosidad.

    El recibe tanto a los últimos como a los primeros.

    El concede descanso al que viene en la undécima hora, igual como aquél que ha trabajado desde la primera hora.

    El tiene misericordia del último, y satisface al primero. A aquél da, y a éste regala.

    El recibe las obras y acepta la intención. Honra los hechos, y alaba el empeño.

    Por lo tanto, entrad vosotros todos al gozo de vuestro Señor. Los primeros y los últimos, tomad vuestra recompensa.

    Ricos y pobres, regocijaos y alegraos juntos. Porque la mesa está llena, deleitaos de ella todos.

    El ternero está echado entero; que nadie se retire con hambre. Regocijaos todos del banquete de la fe.

    Disfrutad de todas las riquezas de la bondad.

    Que nadie se queje de su pobreza, porque el Reino Universal se ha manifestado.

    Que nadie se lamente a causa de los pecados, porque el perdón ha surgido resplandeciente del Sepulcro.

    Que nadie tema la muerte, porque la muerte del Salvador nos ha librado.

    Porque destruyó la muerte cuando ésta se apoderó de El.

    Aquél que descendió al infierno aniqui1ó al infierno; y lo hizo experimentar la amargura; cuando éste tomó su Cuerpo.

    Esto predijo Isaías cuando exclamó diciendo: "El hades fue amargado, cuando Te encontró abajo.

    Ha sido amargado, funestamente, porque ha sido destruido. Ha sido amargado porque ha sido encadenado.

    Recibió un Cuerpo, y he aquí que era Dios.

    Tomó la tierra, y encontró Cielo.

    Tomó lo visible, y fue vencido invisiblemente.

    ¿Oh muerte dónde está Tu poder?

    ¿Oh hades dónde está Tu victoria Cristo resucitó, y fuiste aniquilado.

    Cristo resucitó y fueron arrojados los demonios, Cristo resucitó y los Angeles se regocijaron.

    Cristo resucitó y reinó la vida. Cristo resucitó, y los sepulcros se vaciaron de los muertos.

    Porque Cristo habiendo resucitado de entre los muertos, fue el Primogénito de entre los muertos,

    a El sea la gloria y el poder por los siglos de los siglos.

    Amén.

    Fuente: Monasterio Virtual

    Para los críticos del Papa y de la Iglesia, el fin justifica los medios

    H.H. Pope Benedict XVIAutor y Traductor: Teófilo de Jesús | Original en inglés aquí | Em português| En italiano

    Como acostumbro en la cuaresma durante estos últimos años, me puse a esperar por la erupción inevitable de reportes sensacionales, supuestas revelaciones, o astutas reinterpretaciones del mensaje cristiano tradicional que siempre surgen durante esta época. Me pregunté, ¿qué nos esperará este año, un nuevo documental acerca del cadáver de Jesús? ¿Será otro bestseller sin mérito literario como el infame Código de Da Vinci?

    Nada de eso. La sorpresa pascual de este año han sido el arrecio de ataques contra la Iglesia Católica en general y al papa Benedicto en particular, por parte de críticos dentro y fuera de la Iglesia. Que quiénes son y qué es lo que dicen nos revela ampliamente lo que en verdad quieren.

    Pero antes de explorar el asunto, reafirmo lo que todo el mundo sabe: que esta herida es una que ha sido propinada por nosotros mismos. El manejo inepto de las acusaciones de abuso sexual durante muchos años es lo que nos ha traído aquí. Ha sido como lo dijo el papa Benedicto a los obispos irlandeses:

    No se puede negar que algunos de vosotros y de vuestros predecesores han fracasado, a veces lamentablemente, a la hora de aplicar las normas, codificadas desde hace largo tiempo, del derecho canónico sobre los delitos de abusos de niños. Se han cometido graves errores en la respuesta a las acusaciones. Reconozco que era muy difícil comprender la magnitud y la complejidad del problema, obtener información fiable y tomar decisiones adecuadas en función de los pareceres contradictorios de los expertos. No obstante, hay que reconocer que se cometieron graves errores de juicio y hubo fallos de dirección. Todo esto ha socavado gravemente vuestra credibilidad y eficacia.

    Y a los sacerdotes y religiosos acusados de ese mismo país, les dijo:

    Habéis traicionado la confianza depositada en vosotros por jóvenes inocentes y por sus padres. Debéis responder de ello ante Dios Todopoderoso y ante los tribunales debidamente constituidos. Habéis perdido la estima de la gente de Irlanda y arrojado vergüenza y deshonor sobre vuestros semejantes. Aquellos de vosotros que son sacerdotes han violado la santidad del sacramento del Orden, en el que Cristo mismo se hace presente en nosotros y en nuestras acciones. Junto con el inmenso daño causado a las víctimas, un daño enorme se ha hecho a la Iglesia y a la percepción pública del sacerdocio y de la vida religiosa.

    Lo mismo aplica aquí en los EE.UU. y en todos los países aunque el Papa no lo hubiese dicho.

    Abp. Demeritus Rembert WeaklandCon todo lo que ha pasado, aun encuentro chocante que una de las fuentes de un artículo investigativo recientemente publicado por el New York Times acerca de la supuesta complicidad del Vaticano fue el ex-arzobispo de Milwaukee, Rembert Weakland (foto a la izquierda), un homosexual declarado que fue obligado a dimitir a su cargo por haber usado dinero de la iglesia para pagar el silencio de su amante.

    Lo que me parece peor, Weakland mantuvo su información en su seno y esperó con toda malicia hasta el momento adecuado para revelarla y así ocasionar el impacto más severo posible.

    O consideren el caso del teólogo disidente, el suizo Hans Küng (foto abajo a la derecha), cuyas obras principales he leído y quien en su momento, pienso yo, tuvo cosas importantes que decir acerca del ser cristiano y de la naturaleza de la iglesia.

    En la década de los 70, Küng propuso como hechos una serie de opiniones personales en materia teológica y moral que no solamente socavaban el mensaje cristiano, mas canonizaban el relativismo ético y la psicobaba que reforzaron la ecología de abuso sexual en la Iglesia. Ahora este sujeto busca responsabilizar al Papa por supuestamente encubrir los casos de abuso sexual en su antigua diócesis alemana.

    Entonces, ¿cuál es la agenda aquí?

    Dr. Hans KüngWeakland y Küng son nada más que dos piezas pequeñas en una maquinaria bien aceitada que busca, sino la destrucción de la Iglesia, entonces hacerla irrelevante en la arena pública.

    Los fustigadores de afuera entienden que una Iglesia Católica sin credibilidad no será capaz de defender convincentemente a los pobres, los marginados, a los ancianos, enfermos y a los no-nacidos.

    Una Iglesia débil y sin credibilidad será una impotente e incapaz de oponerse a agendas de moda tales como el matrimonio civil y hasta eclesiástico entre personas del mismo sexo, o exigirle a personajes políticos a que detengan una reforma de salud que le regale tanto a los aborcionistas, como sucedió recientemente aquí en los EE.UU.

    La crítica interna busca reemplazar la norma teológica y moral, imponiendo sus puntos de vista favorables a la ordenación de hombres casados y de mujeres al sacerdocio y el relajamiento de la ética sexual católica particularmente en materias del control artificial de la natalidad y del aborto.

    Esa misma crítica interna busca también potenciar a organizaciones supuestamente católicas que sin escrúpulos se enfrentan constantemente al magisterio del papa y los obispos como lo vemos frecuentemente aquí en los EE.UU. durante la reforma de salud.

    Y para terminar, la crítica interna y sus activistas buscan rehabilitar a teólogos disidentes como Küng y elevarlos al status de normatividad católica.

    Habiéndose envuelto en la bandera de la defensa de las víctimas de abuso sexual, los fustigadores han estado ganando mediante procesos judiciales interminables que buscan agotar a la Iglesia de su patrimonio material mientras que someten al papa y a los obispos al ridículo, al criticismo sinfín y a la desobediencia.

    Con todo y esto a la prensa no le interesa cuestionar los motivos de la crítica y eso, opino yo, la hace cómplice de esa agenda de socavación a la Iglesia.

    Considerando todo esto, parece ser que para los enemigos de la Iglesia, el fin justifica los medios.

    Y eso es también un mal al cual hay que resistir.

    viernes, abril 02, 2010

    Canto Bizantino: Las Lamentaciones del Viernes Santo

     

    Las Tres de la Tarde - La Hora de la Misericordia

    Oraciones.

    "Expiraste, Jesús, pero la fuente de vida brotó inmensamente para las almas, y el océano de Misericordia se abrió por todo el mundo. O fuente de Vida, Oh Misericordia Infinita, abarca el mundo entero y derrámate sobre nosotros."

    "Oh Sangre y Agua, que brotaste del Corazón de Jesús como una Fuente de Misericordia para nosotros, en Vos confío."

    Según el diario de Santa María Faustina Kowalska.

    "Yo te recuerdo hija mía que tan pronto como suene el reloj a las tres de la tarde, te sumerjas completamente en mi Misericordia, adorándola y glorificándola; invoca su omnipotencia para todo el mundo, y particularmente para los pobres pecadores; porque en ese momento la Misericordia se abrió ampliamente para cada alma."

    "A la hora de las tres imploren Mi misericordia, especialmente por los pecadores; y aunque sea por un brevísimo momento, sumérgete en Mi Pasión, especialmente en MI desamparo en momento de agonía. Esta es la hora de gran misericordia para el mundo entero. Te permitiré entrar dentro de Mi tristeza mortal. En esta hora, no le rehusare nada al alma que me lo pida por los méritos de Mi Pasión."

    La traición de Judas

    Padre Nicolás Schwizer 

    Yo os aseguro que uno de vosotros me entregará Muy entristecidos, se pusieron a decirle uno por uno: ¿Acaso soy yo, Señor? Él respondió: El que ha mojado conmigo la mano en el plato, ése me entregará. El Hijo del hombre se va, como está escrito de él, pero ¡ay de aquel por quien el Hijo del hombre es entregado! ¡Más le valdría a ese hombre no haber nacido!» Entonces preguntó Judas, el que iba a entregarle: ¿Soy yo acaso, Rabbí? Dícele: Sí, tú lo has dicho.

    La traición de Judas Iscariote nos parece una acción totalmente repugnante. Y nos cuesta entender el misterio de ese hombre. ¿Qué motivos tenía para traicionar a su Maestro?

    Fue elegido, un día, por Jesús para formar parte del círculo más íntimo de sus amigos. Lo acompañó durante su vida pública. Escuchó sus enseñanzas. Vio sus innumerables milagros. Y sin embargo lo entrega por treinta monedas. ¿Qué habrá pasado en ese hombre para llegar a tal extremo?

    No se sabe con seguridad cuáles han sido los motivos de su traición. Unos piensan que ha sido por codicia. Según el Evangelio de San Juan, él estaba encargado de la bolsa común y los demás apóstoles sospechaban que era un ladrón. Pero, por otra parte, treinta monedas era muy poco dinero en aquel tiempo. Sabemos también que Judas, cuando supo que Jesús había sido condenado, se llenó de remordimientos y devolvió las treinta monedas a los sumos sacerdotes.

    Otros piensan que Judas se sintió defraudado por su Maestro: Jesús no era lo que él esperaba. Él esperaba una liberación de su pueblo del yugo de los romanos, esperaba a un Mesías político. Los demás apóstoles tenían también ambiciones humanas, pero en su contacto con Jesús, lograron purificar su fe. Judas no consiguió eso y la traición fue su manera de vengarse.

    De todos modos, es muy difícil penetrar en el misterio de ese hombre y de su acción: misterio de la debilidad y la maldad humana.

    Como contraste, tenemos que ver la actitud de Jesús frente a Judas. Más de un año antes de estos sucesos, el Señor le advierte a Judas: “Yo mismo los elegí a ustedes los doce, y sin embargo uno de ustedes es un demonio” (Jn 6, 70).

    Después, cuando se acerca el momento, un acto de humillación profunda frente a aquel que está a punto de traicionarlo: “Se levantó mientras cenaba, echó agua en un recipiente y empezó a lavarles los pies a sus discípulos” (Jn 13, 4s), y sabemos que Judas estaba entre ellos.

    Y enseguida una segunda advertencia ante los doce: “Os aseguro que uno de vosotros me va a entregar... El Hijo del Hombre se va como está escrito de él; pero ay del que va a entregar al Hijo del Hombre, más le valdría no haber nacido”. Y cuando Judas le pregunta, si está hablando de él, Jesús se lo confirma.

    Y, finalmente cuando Judas consuma su traición con un beso, el Señor le pregunta: “Amigo, ¿a qué vienes? ¿Con un beso traicionas al Hijo del Hombre?” (Mt 26, 40; Lc 22, 48). Hasta el final, Jesús lo considera amigo...

    Por una parte, Jesús -por todos los medios- trata de salvar a Judas, de detenerlo a tiempo. Por otra parte, quiere aceptar y cumplir la voluntad del Padre en todo.

    Queridos hermanos, ¿Y nosotros? ¿Tenemos motivos para indignarnos contra Judas, motivos de condenarlo?

    Preguntas para la reflexión

    1. ¿Cuántas veces nosotros hemos traicionado al Señor?

    2. ¿Cuántas veces le hemos sido infieles, lo hemos dejado solo, hemos antepuesto otros intereses a los suyos?

    3. ¿Y cuántas veces lo hemos traicionado a Jesús en uno de nuestros hermanos, amigos, compañeros?

    Viernes Santo de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo, AD 2010

    Oficio de Lecuras del Día

    El valor de la sangre de Cristo
    San Juan Crisóstomo

    Catequesis 3,13-19

    ¿Quieres saber el valor de la sangre de Cristo? Remontémonos a las figuras que la profetizaron y recorramos las antiguas Escrituras.

    Inmolad, dice Moisés, un cordero de un año; tomad su sangre y rociad las dos jambas y el dintel de la casa. ¿Qué dices, Moisés? La sangre de un cordero irracional ¿puede salvar a los hombres dotados de razón? «Sin duda, responde Moisés: no porque se trate de sangre, sino porque en esta sangre se contiene una profecía de la sangre del Señor».

    Si hoy, pues, el enemigo, en lugar de ver las puertas rociadas con sangre simbólica, ve brillar en los labios de los fieles, puertas de los templos de Cristo, la sangre del verdadero Cordero, huirá todavía más lejos.

    ¿Deseas descubrir aún por otro medio el valor de esta sangre? Mira de dónde brotó y cuál sea su fuente. Empezó a brotar de la misma cruz y su fuente fue el costado del Señor. Pues muerto ya el Señor, dice el Evangelio, uno de los soldados se acercó con la lanza, y le traspasó el costado, y al punto salió agua y sangre: agua, como símbolo del bautismo; sangre, como figura de la eucaristía. El soldado le traspasó el costado, abrió una brecha en el muro del templo santo, y yo encuentro el tesoro escondido y me alegro con la riqueza hallada. Esto fue lo que ocurrió con el cordero: los judíos sacrificaron el cordero y yo recibo el fruto del sacrificio.

    Del costado salió sangre y agua. No quiero, amado oyente, que pases con indiferencia ante tan gran misterio, pues me falta explicarte aún otra interpretación mística. He dicho que esta agua y esta sangre eran símbolos del bautismo y de la eucaristía. Pues bien, con estos dos sacramentos se edifica la Iglesia: con el agua de la regeneración y con la renovación del Espíritu Santo, es decir, con el bautismo y la eucaristía, que han brotado ambos del costado. Del costado de Jesús se formó, pues, la Iglesia, como del costado de Adán fue formada Eva.

    Por esta misma razón afirma San Pablo: Somos miembros de su cuerpo, formados de sus huesos, aludiendo con ello al costado de Cristo. Pues de la misma forma que Dios hizo a la mujer del costado de Adán, de igual manera Jesucristo nos dio el agua y la sangre salida de su costado, para edificar la Iglesia. Y de la misma manera que entonces Dios tomó la costilla de Adán, mientras éste dormía, así también nos dio el agua y la sangre después que Cristo hubo muerto.

    Mirad de qué manera Cristo se ha unido a su esposa, considerad con qué alimento la nutre. Con un mismo alimento hemos nacido y nos alimentamos. De la misma manera que la mujer se siente impulsada por su misma naturaleza a alimentar con su propia sangre y con su leche a aquél a quien ha dado a luz, así también Cristo alimenta siempre con sangre a aquellos a quienes él mismo ha hecho renacer.

    - Lectura cortesía del sitio digital del Testigo Fiel

    Recordamos hoy también el trásito hacia la Casa del Padre del Siervo de Dios, Papa Juan Pablo Magno

    Te recordamos
    Juan Pablo, Papa, Pastor
    Padre Ejemplar

    Doctor Magno y
    Amigo de Dios y de
    los hombres de bien

    Sufriste ante
    todos tu pasión por la
    Santa Iglesia

    A semejanza
    de Jesús tu Señor y
    Maestro Fiel, Leal

    Ruega entonces
    por tu pueblo, semilla
    que sembraste y

    Que hoy rinde su
    fruto bajo un nuevo
    sol. ¡Ruega por nos!

    jueves, abril 01, 2010

    Jueves Santo de la Pasión del Señor - AD 2010


    El Cordero inmaculado nos sacó de la muerte a la vida
    Melitón de Sardes, obispo - Homilía sobre la Pascua 65-71


    Muchas predicciones nos dejaron los profetas en torno al misterio de Pascua, que es Cristo: a él la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

    Él vino desde los cielos a la tierra a causa de los sufrimientos humanos; se revistió de la naturaleza humana en el vientre virginal y apareció como hombre; hizo suyas las pasiones y sufrimientos humanos con su cuerpo, sujeto al dolor, y destruyó las pasiones de la carne, de modo que quien por su espíritu no podía morir acabó con la muerte homicida.

    Se vio arrastrado como un cordero y degollado como una oveja, y así nos redimió de idolatrar al mundo, como en otro tiempo libró a los israelitas de Egipto, y nos salvó de la esclavitud diabólica, como en otro tiempo a Israel de la mano del Faraón; y marcó nuestras almas con su propio espíritu y los miembros de nuestro cuerpo con su sangre.

    Éste es el que cubrió a la muerte de confusión y dejó sumido al demonio en el llanto, como Moisés al Faraón. Éste es el que derrotó a la iniquidad y a la injusticia, como Moisés castigó a Egipto con la esterilidad.

    Éste es el que nos sacó de la servidumbre a la libertad, de las tinieblas a la luz, de la muerte a la vida, de la tiranía al recinto eterno, e hizo de nosotros un sacerdocio nuevo y un pueblo elegido y eterno. Él es la Pascua de nuestra salvación.

    Éste es el que tuvo que sufrir mucho y en muchas ocasiones: el mismo que fue asesinado en Abel y atado de pies y manos en Isaac, el mismo que peregrinó en Jacob y fue vendido en José, expuesto en Moisés y sacrificado en el cordero, perseguido en David y deshonrado en los profetas.

    Éste es el que se encarnó en la Virgen, colgado del madero, sepultado en tierra, y el que, resucitado de entre los muertos, subió al cielo.

    Éste es el cordero que enmudecía y que fue inmolado; el mismo que nació de María, la hermosa cordera; el mismo que fue arrebatado del rebaño, empujado a la muerte, inmolado al atardecer y sepultado por la noche; aquel que no fue quebrantado en el leño, ni se descompuso en la tierra; el mismo que resucitó de entre los muertos e hizo que el hombre surgiera desde lo más hondo del sepulcro.

    - Fuente: El Testigo Fiel