domingo, enero 31, 2010

Obispo haitiano indica: nuestra desolación no es "maldición" de Dios

Amigos: esto de acuerdo a ACIPrensa:

La Cruz de Cristo se levanta incólume en Haití El Obispo de Les Cayes, Mons. Guy Poulard, explicó que la tragedia ocurrida en Haití el pasado 12 de enero constituye "un fenómeno natural" y no un castigo divino. "Nuestra actual desolación no es una maldición de Dios", dijo.

En un mensaje a los haitianos y a los familiares de las víctimas del terremoto, el Prelado de Les Cayes mencionó que esta catástrofe no es "una retribución por parte de Dios". Comentó también que las interrogantes sobre el rol de Dios en cuanto al desastre, tendrían lugar si se viviera en los tiempos del antiguo testamento, y agregó "la Palabra de Dios nos ilumina más, Él no hizo esto para torturarnos".

Mons. Poulard citó el evangelio de Juan para aclarar las dudas: "Porque de tal manera amó Dios el mundo, que dio a su Hijo Unigénito, para que todo aquél que cree en Él no perezca, sino que tenga vida eterna. Porque no envió Dios su Hijo al mundo para juzgarle, sino para que el mundo se salve por El".

Refiriéndose luego a la reconstrucción de Haití dijo que el camino va a ser largo y difícil. "Necesitamos rezar. Necesitamos mucha oración, y no la clase de oración que culpa a Dios por lo sucedido (…) sino la clase de oración que hace un niño por su padre, una oración clarificadora, reveladora, una oración pidiendo qué hacer".

El Obispo de Les Cayes reiteró su convicción de que Dios está con el pueblo de Haití. "El Espíritu Santo nos ayuda en estos tiempos difíciles. Tenemos una ardua tarea: muchos han muerto, otros siguen desaparecidos, varios edificios estatales y eclesiales se han derrumbado. ¡Pero nosotros seguimos vivos! La antorcha de la esperanza ha sido encendida, trabajemos juntos para reconstruir Haití", concluyó.

Comentario. Se ha puesto de moda en varios sectores protestantes y hasta ortodoxos en culpar a los haitianos de su corriente desgracia. Todos sabemos lo que dijo el reverendo evangélico Pat Robertson, que sin mencionar a Dios directamente, dijo que el sismo era consecuencia de un "pacto diabólico" que los haitianos ejecutaron en el siglo XIX para lograr su independencia de Francia.

Más recientemente el Patriarca de Moscú, Cirilo, hizo una afirmación similar, culpando "al crimen, las drogas y a la corrupción" del terremoto haitiano.

Esto no es nada nuevo, ni se limita solamente al campo cristiano. Me recuerdo claramente cuando el Dalai Lama, de invitado en el programa de CNN, Larry King Live, respondió a la pregunta de "por qué" la ciudad de Nueva Orleáns fue azotada por el huracán Katrina, el líder budista respondió con una explicación de que cómo el karma no es algo simplemente individual, pero que se agrega y acumula y luego, se equilibra inexorablemente. En otras palabras, el "karma" colectivo de los neoorleandeses - negativo, sin decir más - fue balanceado por el desastre que ellos atrajeron hacia sí.

El Dalai Lama es un niño favorito de la prensa "progresista" estadounidense y nadie dijo ni "ji" cuando el Dalai Lama básicamente responsabilizó a los residentes de Nueva Orleáns de Katrina. Pero Pat Robertson no es santo de la devoción de los medios y la prensa no tiene escrúpulo alguno en demonizarlo. Su reacción hacia el patriarca ortodoxo moscovita queda por verse.

Para mí la cuestión es la siguiente: toda afirmación, venga de quien venga, que diga que Dios está castigando al pueblo haitiano por su iniquidad, o que el desastre es consecuencia de un desbalance kármico - que es decir lo mismo con diferentes palabras - es una afirmación francamente estúpida.

Dios dotó a su creación de una libertad intrínseca de desenvolverse dentro de sus propias leyes. Los terremotos son consecuencias de las leyes que gobiernan las placas tectónicas y no un acto vengativo por parte de un dios que busca castigar y amedrentar a sus súbditos. Dios no juega un jueguito de sobremesa en donde progresa de la amenaza al castigo hacia la muerte en masa para ejercitar de este modo su ego sadista. Total, que Dios tiene maneras más eficientes de "castigar": El simplemente nos puede reducir a la nada total sin tener que tirar los dados ni mover sus piezas en el tablerito de la muerte.

Quien piensa de este modo no piensa en Cristo.

Porque Cristo murió por los pecados de los haitianos; Cristo conoce muy bien lo que es caer bajo el peso de una pesada viga de madera; Cristo sabe lo que es levantarse del suelo bajo ese peso tras heridas indecibles. Dios mismo, en su persona, cargó estos pecados. Decir que los haitianos tenían que repagar el balance muriendo y sufriendo bajo un terremoto es insultar a Cristo en la Cruz.

La manera en la cual Dios se manifestará en Haití dependerá en la medida en que nosotros seamos sus ojos, manos y pies prontos a salvar, sanar y cuidar las víctimas de este desastre natural. En la medida que lo alcancemos, Dios vencerá; en la medida que fracasemos, Dios fracasará. Vayamos, pues, a ser los ojos, las manos y los pies de Dios en el sufriente país de Haití y que aquellos que busquen echarle la culpa del sismo a este pueblo mejor que guarden silencio.

IV Domingo del tiempo ordinario

Lecturas de la Santa Misa de hoy:

sábado, enero 30, 2010

Respondiendo los Argumentos Científicos del Movimiento Homosexual

Fuente: AcciónFamilia.org vía Catholic.net

[no2gay_rights_large[3].jpg]En su esfuerzo por dar a la homosexualidad todas las apariencias de normalidad, el movimiento homosexual se ha vuelto hacia la ciencia, intentando probar tres premisas mayores:

· la homosexualidad es genética o innata;
· la homosexualidad es irreversible;
· una vez que hay animales que tienen vida sexual con otros del mismo sexo, esto es natural.

Los medios de izquierda han estado demasiado dispuestos a anticipar el veredicto de la comunidad científica y difundir la falsa impresión de que la ciencia valida la homosexualidad. La evidencia no podía ser más contraria.

“¡Yo nací de esa forma!”

El argumento de que los homosexuales “nacieron de esa forma” o de que “está en los genes” condujo a la búsqueda del gen homosexual. Tres proyectos de investigación han sido comúnmente mal interpretados para apoyar esa conclusión, en especial las del Dr. Simon LeVay, Drs. J. Michael Bailey y Richard C. Pillard, y Dr. Dean Hamer.[1]

La Asociación Médica Norteamericana resume los hechos en Homosexualidad y Esperanza:

Varios investigadores han tratado de encontrar una causa biológica para la atracción entre seres del mismo sexo. Los medios de comunicación han promovido la idea de que un “gen gay” ya ha sido descubierto… pero, a pesar de varios intentos, ninguno de los muy publicitados estudios…ha sido científicamente demostrado. Varios autores han revisado cuidadosamente estos estudios y encontrado que, no sólo éstos no prueban la base genética para la atracción por el mismo sexo, sino que ni siquiera contienen tales declaraciones…

Si la atracción por el mismo sexo estuviese genéticamente determinada, entonces uno esperaría que gemelos idénticos sean idénticos en sus atracciones sexuales. Hay, sin embargo, numerosos informes de gemelos idénticos que no son idénticos en sus atracciones sexuales.[2]

El Estudio del Dr. Simon LeVay

La investigación del Dr. LeVay sobre el cerebro enfocó una agrupación de células en el hipotálamo conocidas como INAH-3. Él alegó haber encontrado “sutiles, pero significativas diferencias” entre las estructuras cerebrales de hombres homosexuales y normales. Concluyó el resumen de su estudio diciendo: “Este encuentro … sugiere que la orientación sexual tiene un substrato biológico.”[3]

Fue tanta y tan descabellada la especulación que siguió a la publicación de su estudio en Science Magazine que el Dr. LeVay se sintió impelido a enmendarlo. En 1993, escribió:

Para muchas personas, encontrar una diferencia en la estructura cerebral entre hombres homosexuales y normales equivale a probar que los homosexuales son “nacidos de esa forma”. Una y otra vez he sido definido como alguien que “probó que la homosexualidad es genética,” o algo como eso. No lo hice. Mis observaciones fueron hechas sólo en adultos que fueron sexualmente activos por un período considerable de tiempo. No es posible, sólo con base en mis observaciones, decir si las diferencias estructurales estaban presentes al nacer, y más tarde influenciaron a los hombres a hacerse homosexuales o normales; o si surgieron en la vida adulta, quizá como resultado de su conducta sexual.[4]

La insistencia del Dr. LeVay en observaciones más amplias es el punto capital de todo el problema. Explicando la investigación hecha por un profesor de neurología en la Universidad de California en Berkeley, Dr. A. Dean Byrd dice:

[El Profesor] Breedlove concluyó que el cerebro no es un órgano estático. Cambia y se ajusta al comportamiento, y, en el caso de este estudio, específicamente a la conducta sexual. Así, cuando alguien realiza un acto particular repetidamente, ciertos circuitos nerviosos en el cerebro son fortalecidos. Como el cerebro es un órgano físico, cuando estos circuitos nerviosos son fortalecidos, se reflejan en la química del cerebro. Alguien que repetidamente juega basketball tendrá un cerebro diferente de alguien que estudia ciencia de cohetes. Asimismo, el comportamiento de una persona homosexual produce probablemente una estructura cerebral diferente. Estudios como el de LeVay, aunque sean concluyentes, sólo muestran lo que la ciencia ya sabe sobre el cerebro.[5]

El Estudio de Bailey y Pillard

El Estudio de Bailey y Pillard se centró en gemelos. Como el estudio de la Asociación Médica Católica señala, si la homosexualidad es genética, gemelos idénticos, que comparten el mismo código genético, deberían tener actitudes idénticas hacia la homosexualidad.

Sin embargo, los Drs. Bailey y Pillard no pudieron establecer esto. Su estudio probó que, cuando un mellizo era homosexual, había aproximadamente una probabilidad 50/50 de que el otro mellizo fuese también homosexual. No obstante, esta probabilidad 50/50 es más bien atribuible a la influencia de la cultura circundante y a la del otro mellizo.

Como el Dr. Byrd señala: “El único punto esencial que emerge de la investigación de Bailey y Pillard realmente probó que las influencias ambientales juegan un fuerte papel en el desarrollo de la homosexualidad.”[6]

El estudio de Dr. Dean H. Hamer

Mucha gente equivocadamente cree que Dr. Dean H. Hamer descubrió el “gen gay”. Su investigación de DNA enfocó un pequeño trecho del cromosoma X en la posición Xq28. Después de analizar esta secuencia DNA en cuarenta pares de hermanos homosexuales, concluyó que los mismos marcadores genéticos existían en el 83% de ellos.

Sus hallazgos fueron mal interpretados como prueba que la homosexualidad es genética y hereditaria. Sin embargo, como el mismo Dr. Hamer afirmó:

El linaje no produjo lo que originalmente esperábamos encontrar: simple herencia Mendeliana. De hecho, nunca encontramos una sola familia en la cual la homosexualidad estuviese distribuida en el obvio modelo que Mendel observó en sus plantas de guisantes.[7]

El Dr. George Rice repitió la investigación del Dr. Hamer, pero con diferentes resultados. Esto llevó al Dr. Rice a concluir: “Nuestros datos no apoyan la presencia de un gen de amplio efecto que influencie la orientación sexual en la posición Xq28.”[8]

Neil Whitehead, un Ph.D. en bioquímica, afirmó: “la homosexualidad no es innata, no está dictada genéticamente, no es inmutable.”[9]

“¡Yo no puedo cambiar!”

Nada es más devastador para la agenda homosexual que la afirmación de que la homosexualidad puede ser curada. En realidad, si la homosexualidad es genética, dominante e irreversible, entonces nadie es responsable por actos de desvío sexual, una vez que no puede ser resistida o cambiada cuando se lo desea.

El hecho innegable, sin embargo, es que, actuando sobre el comportamiento homosexual pasado, la terapia psicológica probó ser exitosa en disminuir, y en muchos casos aun en eliminar, la atracción indeseada por el mismo sexo. Esto desconcierta a los activistas homosexuales radicales.[10]

Por esta razón, el movimiento homosexual ostenta una marcada aversión hacia aquellos que sugerirían que la homosexualidad puede ser revertida o curada. Por ejemplo, el Dr. C. C. Tripp declaró en un debate público: “No hay una sola instancia registrada de un cambio en orientación homosexual que haya sido validada por jueces externos o probada.”[11]

Basado en su experiencia profesional, el Dr. Lawrence Hatterer respondió:

Yo he “curado” a muchos homosexuales…. Cualquier otro investigador puede examinar mi trabajo porque está todo documentado en 10 años de cintas magnéticas. Muchos de estos pacientes “curados” (prefiero usar la palabra “cambiados”) se han casado, tenido familias y vivido felices. Es un mito destructivo que “una vez que se es homosexual, siempre lo será.”[12]

Enfrentado con la evidencia, aun el Dr. Robert L. Spitzer, que dirigió la campaña en la Asociación Psiquiátrica Norteamericana para dejar de publicar la inclusión de la homosexualidad en la lista de desórdenes psiquiátricos, cambió de opinión: “Como la mayoría de los psiquiatras, yo pensaba que el comportamiento homosexual no podía ser resistido, pues la orientación sexual no podía ser cambiada. Ahora creo que eso es falso –algunas personas pueden hacer y hacen el cambio.”[13]

En 2001, en un estudio sobre 200 ex-homosexuales, el Dr. Spitzer encontró que la religión era una razón muy importante por la que muchos abandonaron la homosexualidad: “Las dos razones más comunes para buscar el cambio eran que vivir como un homosexual o lesbiana ya no era satisfactorio (81%) y que el comportamiento homosexual estaba reñido con la religión del participante (79%).”[14]

Los resultados significativamente positivos de la terapia simplemente no pueden ser ignorados. La declaración Homosexualidad y Esperanza, de la Asociación Médica Católica observa:

Varios terapeutas han escrito ampliamente sobre los resultados positivos de la terapia de la atracción homosexual. Revistas de tratamiento para las atracciones no deseadas hacia el mismo sexo muestran que es tan exitoso como el tratamiento para problemas psicológicos similares: alrededor del 30% se libera de los síntomas y otro 30% experimenta una mejoría.

Relatos de terapeutas individuales han sido igualmente positivos…. Esto es sólo una muestra representativa de los terapeutas que relatan resultados exitosos en el tratamiento de personas que experimentan atracción hacia el mismo sexo.[15]

Si la terapia para la atracción no deseada por el mismo sexo registra una tasa de éxito del 30% (y otro 30% son parcialmente curados) en la sociedad hedonista de hoy, ¿cuán mayor éxito podría esperarse en una cultura verdaderamente católica que proporcione todos los elementos para la práctica de la virtud?

“Si animales lo hacen, entonces debe ser natural”

Enterados de la debilidad científica de sus dos primeras premisas, los activistas homosexuales a menudo usan la tercera premisa basada, en el comportamiento animal.

El raciocinio que existe detrás de esta tercera premisa científica homosexual podría ser formulado así: “El comportamiento homosexual se observa en animales. Los animales siguen sus instintos de acuerdo con su naturaleza. Por tanto, la homosexualidad está de acuerdo con la naturaleza animal. Una vez que el hombre es también animal, entonces la homosexualidad debe también estar de acuerdo con la naturaleza humana.”

¿El infanticidio y el canibalismo son parte de la naturaleza humana?

Esta línea de razonamiento homosexual es insostenible. Aquellos que observan los actos aparentemente homosexuales entre animales deben aceptar también que otras formas de comportamiento animal tales como que los padres maten a sus descendientes, o que algunas especies se devoren entre sí, están también de acuerdo con la naturaleza animal.[16]

Aplicando este raciocinio al hombre (porque también es animal) forzaría a aceptar la conclusión absurda de que el infanticidio y el canibalismo están de acuerdo con la naturaleza humana.[17]

No existe en los animales un “instinto homosexual”

Cualquiera que se ocupe de la más elemental observación animal es forzado a concluir que la “homosexualidad” animal, el infanticidio y el canibalismo son excepciones del comportamiento normal animal. En consecuencia, no se puede hablar de ellos como instintos en la naturaleza animal. Estas formas observables y excepcionales de comportamiento animal resultan de otros factores más allá de los instintos normales.

Explicando el problema: estímulos que se chocan e instintos confusos

Explicando el problema de estos comportamientos, la primera observación que debe ser hecha es que los instintos animales no están atados por el determinismo absoluto de la leyes físicas que gobiernan el mundo mineral. En varios grados, todos los seres vivos pueden adaptarse en algo a las circunstancias. Ellos responden a estímulos internos o externos.

En segundo lugar, la cognición animal es puramente sensorial, limitada a los sonidos, a los olores, al tacto, al gusto y a las imágenes. Así, ellos no tienen la precisión y claridad de la percepción intelectual humana. Por tanto, no es infrecuente que animales confundan una sensación con otra o un objeto con otro.
Los instintos mueven al animal hacia un fin de acuerdo con su naturaleza. Sin embargo, la confianza espontánea del impulso instintivo puede sufrir modificaciones en su curso, como otras imágenes sensoriales, percepciones o la memoria pueden entrar en juego, como nuevos estímulos que afectan el comportamiento del animal. También, el conflicto de dos o más instintos puede a veces modificar el impulso original.

En el hombre, cuando dos reacciones instintivas se chocan, el intelecto determina el mejor curso a seguir, y la voluntad entonces refrena un instinto mientras estimula el otro.

En los animales, dada la ausencia de intelecto y voluntad, cuando dos impulsos instintivos se chocan, prevalece aquel más favorecido por las circunstancias. Esto resulta en casos observables de filicidio animal, canibalismo y “homosexualidad.”

Filicidio animal

Sarah Hartwell explica que las gatas matan a sus crías porque reciben señales mezcladas de sus instintos:

La mayoría de las gatas pueden conmutar entre el “modo jugar” y el “modo cazar” para no dañar a sus crías. En los gatos este desconectar el “modo cazar” puede ser incompleto y, cuando ellas se agitan mucho en el juego, el instinto “cazador” es forzado y ellas pueden matar a los gatitos. El instinto cazador es tan fuerte, y es tan duro desactivarlo cuando la presa está presente, que el descuartizar y aun el comer los gatitos pueden seguirse…. Compare el tamaño, sonido y actividad de gatitos con el tamaño, sonido y actividad de la presa. Ambos son pequeños, tienen voces chillonas y tienen movimientos rápidos y erráticos. Todo esto dispara el comportamiento cazador. En el gato, el comportamiento maternal no siempre puede sobrepasar el comportamiento cazador y él trata a los gatitos exactamente del mismo modo como trataría una presa pequeña. Sus instintos están confusos.[18]

Canibalismo animal

A respecto del canibalismo animal la revista Iran Nature and Wildlife Magazine comenta:

[Un] caníbal es un animal que se alimenta de otros de su propia especie…. Alrededor de 140 diferentes especies muestran tendencias caníbales bajo varias condiciones. El canibalismo es más común entre vertebrados inferiores e invertebrados, a menudo debido a que el animal depredador toma erradamente a uno de sus propios por presa. Pero también ocurre entre pájaros y mamíferos, especialmente cuando la comida es escasa.[19]

Comportamiento animal “homosexual”

Exactamente porque los animales carecen de razón, sus medios de expresar sus estados afectivos (temor, placer, dolor, deseo, etc.) son limitados. Los animales carecen de los ricos recursos de que el hombre dispone de adaptar su modo de hablar, mirar y hacer gestos para expresar sentimientos. En consecuencia, los animales a menudo expresan ambiguamente sus estados afectivos. Ellos piden prestados, por así decir, las manifestaciones del instinto de reproducción para manifestar los instintos de dominio, agresividad, temor, gregarismo, etc.

Un ejemplo típico de este fenómeno puede ser visto con bonobos. Estos mamíferos de la familia de los chimpancés tienen un comportamiento sexual similar. Estas actitudes sexuales son su manera de expresar dominio, temor, aceptación y otros estados afectivos. Así, Frans B. M. de Waal, que gastó cientos de horas observando y filmando bonobos, dice:

Hay dos razones para creer que la actividad sexual [comportamiento] es la respuesta del bonobo para evitar conflicto. Primero, cualquier cosa, no solamente el alimento, que despierta el interés de más de un bonobo a la vez tiende a resultar en contacto sexual. Si dos bonobos se aproximan a una caja de cartón lanzada dentro de su jaula, ellos rápidamente montarán encima del otro antes de jugar con la caja. Tales situaciones conducen a riñas en la mayoría de las otras especies. Pero los bonobos son bastante tolerantes, quizá porque ellos usan el sexo para distraer la atención y diluir la tensión.

Segundo, el sexo de los bonobos a menudo se realiza en contextos agresivos, sin relación alguna con la comida. Un macho celoso podría expulsar a otro lejos de la hembra, después de lo cual los dos machos se reúnen y frotan sus genitales. O después de que una hembra golpea a una cría, la madre de esta última puede embestir a la agresora, una acción que es inmediatamente seguida por frotamiento de genitales entre las dos adultas.[20]

Otra explicación para el comportamiento “homosexual” aparente entre animales es la confusión al identificar el otro sexo. Mientras más bajas sean las especies en la escala animal, más tenues y difíciles de detectar son las diferencias entre sexos, llevando a una confusión más frecuente.

En todo caso, permanece el hecho de que, cualesquiera sean las apariencias “homosexuales” que el comportamiento animal pueda asumir, ellas no vienen de un instinto “homosexual” que sea parte de la naturaleza animal. El Dr. Antonio Pardo, Profesor de Bioética en la Universidad de Navarra, España, explica:
Hablando en términos precisos, la homosexualidad no existe entre animales…. Por razones de supervivencia, el instinto reproductivo entre animales es siempre dirigido hacia un individuo del sexo opuesto. Por tanto, un animal nunca puede ser homosexual como tal. Sin embargo, la interacción de otros instintos (particularmente el dominio) puede resultar en comportamiento que parezca ser homosexual. Tal comportamiento no puede ser considerado equivalente a una homosexualidad animal. Todo lo que significa es que el comportamiento sexual animal abarca aspectos más allá de la reproducción.[21]

En conclusión, la homosexualidad es no sólo contraria a la naturaleza racional del hombre, mas aun a la naturaleza animal.

- Accede a las notas aquí.

- Lee también ¿Se puede derivar incondicionalmente una moralidad sexual para los seres humanos en base a los comportamientos copulativos del reino animal?

lunes, enero 25, 2010

Bloguipausa en efecto

Amigos, me encuentro ocupado en un viaje de trabajo y la publicación de artículos se tornará irregular hasta el fin de semana. Les invito a explorar el contenido disponible. Dios los bendiga a todos.

domingo, enero 24, 2010

Tercer Domingo del tiempo ordinario – Domingo de la Proclamación del Reino de Dios

También, la Semana de Oración para la Unidad Cristiana comienza hoy

Lecturas de la Misa de Hoy

Primera Lectura: Nehemías 8:2-4, 5-6, 8-10
Salmo Responsorial: Salmo 19:8-10, 15
Segunda Lectura: 1 Corintios 12:12-30
Evangelio: Lucas 1:1-4; 4:14-21

Reflexión. Muy buenas lecturas las de hoy y entre ellas una de mis favoritas, el inicio de la Proclamación del Reino de Dios en una humilde sinagoga en Nazaret. El evento también es meditado en el Tercer Misterio Luminoso del Santo Rosario, según propuesto por el Siervo de Dios, Papa Juan Pablo Magno.

También encontramos esta escena dramatizada en la clásica miniserie de Franco Zeffirelli, Jesús de Nazaret. Pueden mirar esta escena aquí (en inglés). La escena comienza en la marca de 3:45 minutos.

«Esta Escritura, que acabáis de oír, se ha cumplido hoy.».

Amén, y Amén.

sábado, enero 23, 2010

Semanario Francés Replantea Críticas al Siervo de Dios, Papa Pío XII

Publica la columna: “Pío XII: ¿Y si Marianne se ha equivocado?”

Fuente: Zenit.org vía Catholic.net

PARÍS, viernes 15 de enero de 2010 (ZENIT.org) – Tras la publicación de un artículo evocando el “escándalo de la beatificación de Pío XII”, el semanario francés Marianne se ha replanteado esta cuestión.

“Nuestro artículo del 2 de enero ‘El Papa que guardó silencio frente a Hitler´, que trató sobre la posible beatificación de Pío XII, ha hecho reaccionar”, observa la redacción de Marianne. “También entre nuestros cronistas habituales.

Entre ellos, Roland Hureaux considera que, ante el Holocausto, Pío XII actuó como hombre responsable en lugar de dar lecciones”.

En el artículo, difundido el 11 de enero, Roland Hureaux recuerda que los “dirigentes de la Iglesia católica se sitúan en el lado de la ética de la responsabilidad”.

“Porque, al contrario de lo que puedan dejar pensar algunos, los buenos cristianos no son los adolescentes tardíos, y porque la Iglesia católica tiene unas responsabilidades efectivas: ¡entre 1939 y 1945, la de millones de católicos, pero también la de centenares de miles de judíos refugiados en sus instituciones!”.
“Es de una inmadurez increíble pensar que el Papa podía hablar indiscriminadamente sin preocuparse de esta responsabilidad”, afirma.

Según el columnista de Marianne, “nada permite decir que, en relación a esa situación, el Papa habría podido, siendo menos “prudente”, mejorar la balanza bien/mal”. “Se necesita una presunción singular de los que no han vivido las mismas circunstancias ni han ejercido nunca unas responsabilidades análogas, para hacer juicios concluyentes sobre esto”.

“Como dijo Serge Klarsfeld, unas palabras solemnes durante la redada de judíos de Roma habrían ´seguramente mejorado la propia reputación actual de Pío XII´. ¡Pero qué criminal habría sido si, para forjar su imagen ante la historia o incluso preservar el honor de la institución, hubiera sacrificado la vida de aunque sólo fuera uno de los miles de niños judíos refugiados en los jardines de Castel Gandolfo y en múltiples conventos!”

Roland Hureaux considera también que tendría que haber “una singular ignorancia de lo que fue el régimen nazi para imaginar que este tipo de proclamaciones habrían podido conmoverlo”.

“¿Cómo se puede decir también que el Papa no dijo nada contra el nazismo, cuando fue el sherpa que redactó de principio a fin la encíclica Mit brennender Sorge (1937)?”, afirma también.

Pío XII estuvo “obsesionado por el anticomunismo”.

“¡Qué ligeras palabras son éstas! Olvidan que entre agosto de 1939 y junio de 1941, Hitler y Stalin fueron aliados, se llevó a cabo un plan de exterminio de los sacerdotes y de las élites polacas y centenares de miles de católicos polacos fueron asesinados. Pero no hubo ninguna protesta memorable”. “¿Por qué? No lo sé”.
“Él sabía que, frente a la ´Bestia inmunda´, no serviría de nada intentar enternecer, había que limitar de manera prioritaria los daños sin alimentar su ira”.

“De hecho – continúa Roland Hureaux –, el verdadero misterio de Pío XII no es tanto su comportamiento durante la guerra como la lectura que se ha hecho sesenta años después. ¿Cómo este Papa, que era objeto de elogios unánimes del mundo judío (Ben Gurion, Golda Meir, Albert Einstein, Léo Kubowitski, secretario del Congreso judío mundial, el gran rabino de Roma, etcétera) y no judío, puede ser hoy de esta forma vilipendiado?”.

viernes, enero 22, 2010

Recursos Pro-Vida en ACIPrensa

Desafíos urgentes

Origen de la Vida

Embarazo

Fecundación Artificial

Regulación de la Natalidad

Anticoncepción

Testimonios

Recursos

jueves, enero 21, 2010

Marchando por la vida...virtualmente

Amigos, gracias al milagro de la Internet y a la imaginación de alguna persona talentosa, my tele-presencia hará presencia en la Marcha por la Vida en Washington, DC, mañana. Si no me creen, aquí les comparto una foto marcando el lugar en donde mi presencia estará proyectada:

image

¡Haz click aquí y únetenos!

“Somos la Iglesia Católica"


¡Y que no se te olvide!

 

- Más en CatólicosRegresen.org

miércoles, enero 20, 2010

Haití: una tragedia perenne

Lo que se requiere es que esta sea la ocasión para que los que comen tres veces al día se ocupen de los que tienen hambre

Autor: Salvador I. Reding Vidaña | Fuente: Catholic.net

Mapa de HaitíEl terremoto que recién devastó a Haití, llevó a los comunicadores y por su medio al mundo entero de asombro en asombro. Un número muy alto e indeterminado de muertos, más la destrucción de la mayor parte de las edificaciones del país y de su estructura productiva, el hambre, la sed y los heridos han pasmado al mundo.

La tragedia producto del terremoto y sus réplicas, ha volcado la ayuda de naciones, organismos y personas preocupadas para remediar la angustiosa situación de los habitantes de Haití. Sin embargo, la insuficiencia de medios hace que la ayuda en alimentos, agua potable, medicinas y otras cosas no pueda ser recibida o distribuida como se requiere. Pero la insuficiencia ya existía.

Las diversas trabas para hacer llegar la ayuda al país y distribuirla no es solamente resultado del terremoto. Haití vive perennemente en estado de tragedia. La infraestructura ya era deficiente antes del sismo: Haití carecía casi de todo y esta es una historia de larga trayectoria. Sin embargo “nadie” estaba enterado.

Es muy grave que apenas estos días, como resultado del terremoto devastador y mortífero, el mundo “descubra” la tragedia perenne de esta pobrísima nación. Los conductores de radio y televisión, así como la prensa escrita, han dado a conocer información existente pero arrumbada sobre la extrema pobreza y atraso de todo tipo en Haití. Digamos que descubren el hilo negro, o el agua caliente.

Haití siempre estuvo allí, con su casi total subdesarrollo, sus incapacidades gubernamentales, sus dictaduras, su hambre, su insalubridad, su falta de empleo, su analfabetismo, su pérdida a gran escala de tierras cultivables y bosques. Sin embargo, con gran asombro, los comunicadores, como dije, y por su medio el mundo, apenas se asoman a esa tragedia permanente de Haití.

Esta es la gran tragedia, no haitiana, sino del mundo desarrollado, ese que vive con todo lo necesario y sobrantes. La tragedia es la gravísima insensibilidad y desinterés por las necesidades de países enteros o regiones que mueren de hambre, insalubridad elemental y enfermedades curables.

Por eso los problemas para hacer llegar ayuda y distribuirla, han abierto el expediente Haití con todas sus limitaciones pre-terremoto. La miseria haitiana había pasado desapercibida, y esta nación sólo se volvía noticia ante sus recurrentes crisis gubernamentales, con una democracia de mentiras.

Igualmente pasa con las miserables naciones africanas en estado de guerras intestinas, con los genocidios tribales, su alta mortandad por hambre y la inexistente atención médica elemental. Al mundo “civilizado” no le interesa este asunto, ni la miseria haitiana ni los millones de muertos por hambre cotidiana.

Sí, la tragedia no es la de Haití u otras naciones, esta volverá por causas naturales sísmicas o de origen climático, como huracanes o marejadas, fríos o calores intensos o grandes sequías. La tragedia es la insensibilidad de los gobiernos y las poblaciones civiles que viven en la abundancia ante la miseria de millones de personas abandonadas a su suerte.

Dios creó el universo con sus leyes naturales, esas que por millones de años han ido modificando la materia de astros y planetas, como el nuestro. La tierra está aún en evolución y con ajustes estructurales en su superficie; es decir que seguirá habiendo sismos de diverso grado, especialmente en zonas sísmicas.

Así, en procesos naturales milenarios, el terremoto en Haití es parte de de ellos. Dios no ha provocado, pensamos, un especial sacudimiento telúrico para que murieran miles de personas y se hiciera polvo el patrimonio misérrimo de un país miserable; sólo permitió que sucediera, como en otros desastres naturales.

Sin embargo, con esta destrucción y muerte en el pobre Haití, Dios nos abre los ojos a una tragedia que no es de estos días, sino de un estado permanente de pobreza y subdesarrollo de una pequeña nación americana.

Esta es la oportunidad, este es el mensaje del Señor, que como ciudadanos del mundo, miremos la miseria, la desorganización, la hambruna y la insalubridad en donde no hemos querido voltear la mirada, para sentirse a gusto en el diario confort. Los miserables están allí, dice el Señor, siempre han estado allí, pero a ustedes no les han importado. ¡Ocúpense de ellos desde ahora!

Pero Dios no quiere que la tristeza provocada por las imágenes televisivas y las notas de prensa ante la crisis aguda se quede en enviar alimentos, medicinas y dinero para sortear una situación angustiosa de momento. No, lo que se requiere es que esta sea la ocasión para que los que comen tres veces al día se ocupen de los que tienen hambre, como dijo hace tiempo el presidente brasileño Lula.

Si a partir de esta desesperante falta de agua, alimento, medicinas y techo que sufre Haití estas semanas, no se organiza el mundo rico o clasemediero para ayudarle a superar su estado de miseria en forma permanente, habrá triunfado de nuevo el egoísmo sobre la solidaridad más elemental.

Si algo podemos hacer, personal o institucionalmente, hagámoslo; pero al menos, quienes sí estamos preocupados por la miseria injusta, por el atraso estructural de países y regiones, pidamos al Señor que mueva los corazones egoístas, no sólo de momento, sino permanentemente, para ayudarles a superar su pobreza.

martes, enero 19, 2010

Es Imposible Ser Ateo

Autora: Vivian Maldonado Miranda | Fuente: El Visitante

No se puede vivir sin un dios, aunque ese dios sea el poder o el dinero.

A esta conclusión ha llegado el director del Instituto de Doctrina Social de la Iglesia en la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico, profesor Guiseppe Zaffaroni.

Y es que según el profesor Zaffaroni, "como seres racionales, no podemos estar ni 5 minutos sin vivir por algo. Cuando actuamos y tomamos decisiones, siempre hay un fin último, afirmamos algo por lo cual vale la pena vivir".

Para él, "en cierto sentido, el ateísmo es imposible, porque aquello por lo que se entrega la vida, es su dios, aunque sea el dios dinero, placer o poder".

"El corazón del hombre desea encontrar aquello por lo que vale la pena vivir. Es un mendigo de Dios. Los que corren detrás de las muchachas, de la droga, ese deseo de felicidad, es realmente deseo de Dios", subrayó. Sin embargo, explicó que la oración cristiana nace de haber encontrado a Aquél que es capaz de realmente corresponder al corazón del hombre.

En esa línea, explicó que existe la oración de petición: "Yo pido porque me siento incapaz de realizar los anhelos profundos de mi humanidad. Deseo comprender, de verdad, el misterio de la realidad".

De ahí, prosiguió con la oración como contemplación, descrita como "el momento del primer encuentro, de la fascinación de estar frente a la presencia de Él". Entonces, culminó con la oración de alabanza, que es un "agradecimiento, una alegría que brota del corazón en la medida en que madura su relación personal con el misterio de Dios".

Zaffaroni lamentó que en la sociedad sea cada vez más común el ateísmo práctico, en el que la persona considera "que Dios existe, pero que no tiene nada que ver con la vida. Que se le puede pedir de vez en cuando que garantice el éxito de algún proyecto, pero que no tiene que ver nada con el matrimonio o el trabajo, y se vive como si no existiera".

Sobre las personas que se autoproclaman "ateos", definidos como ateísmo "teórico", dijo que responde mayormente a una falsa concepción de la ciencia o una visión distorsionada de Dios.

"Hay un ateísmo intelectual que surge de la idea de que la ciencia es la única forma de saber y lo que la ciencia no encuentra como objeto de estudio, no existe", explicó.

Por otro lado, dijo que "a veces se tiene una idea de Dios tan banal, tonta y fea, que hace difícil creer en ese tipo de dios. Puede ser por una idea de Dios deformado, como un juez incomprensible, que hace al hombre de un modo, lo llena de unos deseos y después se los prohíbe", dijo. Por el contrario, destacó que Dios, como Creador del hombre, en realidad conoce cómo puede ser verdaderamente feliz y por eso le muestra el camino hacia la verdadera felicidad.

Paralelo, puntualizó que se multiplican los "paganismos", con un dios "un poco Santa Claus" o, en otros casos, "un poco panteísta". Este último tipo de creencia considera que la naturaleza y el Universo es dios. Así, Dios no es una persona con quien hablar, sino una fuerza.

En contraste, explicó que el Dios cristiano es un Dios personal, que "nos dirige a Él a través de Jesús". Afirmó que la "gran oración" es la Santa Misa. Allí, "Dios busca al hombre (al convertir su cuerpo en pan) y el hombre busca a Dios".

lunes, enero 18, 2010

Hombres y mujeres distintos

Padre Nicolás Schwizer

Si miramos el mundo de hoy, hemos de preguntarnos: ¿Por qué los cristianos, en más de 2000 años, hemos cambiado tan poco el mundo? ¿Por qué se ha perdido aquel espíritu de conquista, de los apóstoles y primeros cristianos? ¿No será porque se ha vivido el cristianismo de una manera egoísta e individualista? Algo de eso pasa también con algunos santuarios cristianos: se convierten en lugares de refugio, donde la gente solo gira en torno a sus propios problemas, donde se esconde de las exigencias del mundo y de la vida.

Nuestros templos no son un refugio, sino un lugar desde el cual Dios y María nos envían. Nos envían a renovar nuestra cultura y sociedad actuales, a cambiar la historia de la Iglesia y del mundo.

Ahora, ¿cómo podemos nosotros colaborar con esta gracia? ¿Cómo podemos aportar a la transformación del mundo? Creo que debemos empezar por transformar nuestro pequeño mundo personal: nuestro hogar, el entorno familiar, el ambiente de trabajo, vecinos, amigos, grupo, etc.

Por lo general no se tratará de hacer cosas extraordinarias, sino de cumplir bien y con amor nuestros deberes de cada día. Y ver estos deberes diarios, por monótonos o pesados que sean, a la luz y al servicio de la gran misión. Porque son el aporte que en ese momento Dios nos pide, para construir un mundo nuevo.

Podemos también salir de nuestro pequeño mundo y ayudar a cambiar el mundo grande de nuestra patria: p.ej. la política, la cultura, los medios de comunicación, la sociedad. Nos esperan muchas y grandes tareas.

Ahora, para poder ser colaboradores aptos de Dios y de la Virgen en la transformación de nuestro mundo:

1. Debemos ser hombres y mujeres filiales. El hijo dice siempre sí a la voluntad del Padre. El hijo lucha por un mundo digno del Padre, donde reinan la fraternidad, la justicia, la paz. Y esa apertura y disponibilidad filial ante Dios es la que permite abrir caminos hacia un mundo nuevo. Porque es la actitud que deja lugar a la actividad paternal de Dios en la historia, tal como lo hizo Cristo.

Se trata aquí de una filialidad madura, propia de un hijo adulto del Padre y corresponsable de su obra. Es el hombre que enfrenta la historia confiado en el Padre y que, por eso, es audaz y creador. Recordemos que la grandeza o la miseria de nuestra vida no se mide por nuestras capacidades ni por nuestros límites, sino por la magnitud de la obra a la que nos consagramos: “Un héroe es quien consagra su vida a lo grande”, solía decirnos el Padre Kentenich, fundador del Movimiento de Schoenstatt.

2. Debemos ser hombres y mujeres distintos. Creo que todos nos damos cuenta de que esta misión de transformar el mundo y crear un mundo nuevo, nos convierte en hombres distintos, en hombres y mujeres que viven de manera distinta de los demás. Tenemos que actuar de forma diferente en el matrimonio, en la vida familiar, en los negocios y la empresa, en la política, en la relación con los hombres. En todo eso tenemos que distinguirnos de la sociedad actual con sus valores.

También los primeros cristianos tuvieron la audacia de ser distintos. Y por eso crearon un mundo nuevo; un mundo impregnado por los valores cristianos. Ser diferentes significa, muchas veces, pasar por locos, lo mismo que los primeros cristianos pasaron por locos.

Significa también luchar contra el pecado en todas sus formas, empezando por uno mismo, pero también luchar contra muchas situaciones de pecado en el mundo que nos rodea. Es por eso que ya los antiguos cristianos decían: “no sin sangre”. El Reino de Dios no avanza sin sangre, sin sacrificio, sin dolor, sin lucha. El mundo no se transforma sin sangre. Por eso, tenemos que arriesgarnos a ser distintos, a pasar por locos, a luchar contra el mal en nosotros mismos ‑ y así vivir anticipadamente el mundo de mañana.

Preguntas para la reflexión

1. ¿Me siento un enviado a transformar mi ambiente?

2. Como cristianos, ¿en qué somos distintos a los demás en nuestro día a día?

domingo, enero 17, 2010

Crítica: "Memorias de un Exorcista" por el R.P. José A. Fortea

Profundo en trayectos, un poco retorcido en otros pero siempre endiabladamente divertido. Así es como describo esta gran obra del sacerdote español José Antonio Fortea, Memorias de un exorcista.

Levitaciones inquietantes y perturbadoras; vómitos a presión; olores inmundos; gritos soeces y alaridos escalofriantes; cosas volando, sucesos paranormales y espectaculares de esos de película – de todo eso el autor de esta obra no trata en nada. En cambio, este es el relato ordinario y parlanchín de un hombre ordinario dotado de vocaciones extraordinarias, primero la de sacerdote y luego la de exorcista.

El relato comienza dentro de una familia poco practicante en el pueblo de Barbastro, en la provincia de Huesca, en la Comunidad Autónoma de Aragón en España, que para nosotros los puertorriqueños, juzgando por las descripciones del Padre José, es como haber nacido entre Jayuya y Adjuntas, o sea, en las sínsoras campestres asentadas entre puntos de mayor o menor vida en la civitas, ahí en donde lae modernidad entraba a regañadientes, al menos en aquellos tiempos. Fue hijo único.

Somos contemporáneos el Padre y yo, la diferencia sólo de un par de años. Cuando narra todo lo que dice de su niñez y juventud temprana, que si la televisión era en blanco y negro, que si recibía solamente tres canales, que si empezaba y terminaba a cierta hora, de eso me acuerdo yo. Todos los programas que él menciona le gustaban me gustaban a mí también, aunque diferían en algunas cosas, por ejemplo, yo veía la versión mexicana de Plaza Sésamo mientras él veía Barrio Sésamo. Los nombres de los personajes que él menciona no me suenan pero me imagino que son Abelardo, Enrique y Beto y sé que hablamos de lo mismo porque él menciona la rana Gustavo que para mí fue René. Disfrutamos también un universo común de cine y fuimos impactados con todo lo que los años setenta y ochenta lanzó contra nosotros – excepto Viaje a las Estrellas o Star Trek que él no menciona. Lástima, tal vez se lo perdió o no le gustó tanto como me gustó a mí y me sigue gustando.

El Padre Fortea tiene talento para recordar hasta los detalles más embarazosos, hasta para cosas que yo no pondría en mi propia autobiografía ­–si alguna vez yo la pusiese por escrito– por no crear en la mente de mis lectores las imágenes consecuentes: no, no nací de nalgas; no, no me hice caca en el río ni me limpié la salida posterior con doce piedras lisas y nunca meé desde un cuarto piso aunque esto último me hubiese intrigado a la edad que el Padre tenía cuando lo hizo porque ahora no y que conste, no solamente porque sería algo poco digno de mi edad y mis canas (ninguna) sino porque ya estoy familiarizado con el fenómeno de la gravedad y de la caída parabólica hacia el piso que hacen los líquidos expulsados con cierta presión.

En fin, que el Padre José revela una personalidad bien humana, nada pía, bien anclada en la tierra y sin intención alguna de ser cura hasta un momento paulino en su juventud donde experimentó una conversión fulgurante a propósito de nada. Fue una experiencia de pura gracia. De ahí en adelante no miró hacia atrás. Detrás de esa efigie formal y sobria se oculta un comentador mordaz de la naturaleza humana, tanto en sus especies laicas como en la clerical, pero sin malicia y lleno de comprensión y compasión.

El Padre Fortea nos cuenta de su vida en el seminario, de su afición a distintas lecturas, de su imaginación, de su formación religiosa y de sus primeras tareas sacerdotales. Como yo, el Padre Fortea es huraño hacia las manifestaciones modernistas y progresistas que infectan nuestra Iglesia, pero no es tampoco un lefevbrerista camuflado. Me imagino que como yo es católico cabal, escéptico de las utopías eclesiásticas de izquierda o derecha y que se siente muy a gusto con la Iglesia concreta, presente y actual, tal y como es y no como los ideólogos de ambos extremos la buscan concebir.

Oh, y por si no lo esperabas así, el Padre Fortea se revela como un hombre cabalmente heterosexual – en esta era donde todo el mundo lleva una etiqueta de esta índole hay que enfatizarlo– y sin remilgos. No es un reprimido, ni un puritano. Acepta la sexualidad como don de Dios, sea la sexualidad sagrada del matrimonio, o en la manifestación abstinente del celibato sacerdotal.

El Padre nos cuenta a grandes rasgos lo que le llevó a la vocación exorcista y aun aquí no hay nada espectacular. Lo diabólico es natural – después de todo el diablo es un ser creado y en este modo pertenece a la naturaleza, el único ser plenamente sobrenatural siendo Dios. El peritaje en lo demoniaco se lo ganó el Padre José tras arduos estudios, investigaciones, entrevistas y prácticas y no sin haberse ganado el desprecio de los modernistas que pululan en el establishment eclesiástico de su país. Lo que también es asombroso es que otros jerarcas le hayan dado rienda suelta y hasta alentado las extrañas aficiones del Padre Fortea: las de exorcista, novelista, conferencista y encarnación hispana de Mark Twain, pero con sonido ortodoxo católico.

El libro acaba cuatro veces. Lo que quiero decir es que el Padre se empieza a despedir en el capítulo anterior al antepenúltimo y uno espera que acabe y finalice pero él sigue jugando con el lector. Yo sé que es chiste y broma pero – y esta es mi única crítica del libro – pero este modo de finalizar es comparable a conducir a un automóvil en una recta donde al final uno sabe que hay un precipicio, y uno se tarda y tarda tanto que al fin y al cabo uno termina ansiando la caída última sobre el precipicio que dará punto final y término a lo leído. Con todo y eso, el último capítulo contiene una gran cantidad de pensamientos nobles que obligan a uno a reflexionar y a madurar en la fe. El precipicio puede esperar.

Me queda una última anécdota. Desde que me enteré de la existencia de esta obra y visité el Blog del Padre Fortea, siempre quise leerla pero no me animaba a ordenarla por correo y es porque a este tipo de libro me gusta manipularlo en persona, para poder apreciar su sustancia en vez de sus accidentes. Y fue así que en un viaje de trabajo a la remota ciudad de El Paso, en el estado de Texas, fui a una librería y lo vi y lo compré. Lo empecé a leer esa misma noche mientras cenaba en un restorán de esa ciudad, la cual, por situada tanto al norte de México como al oeste de Texas todo el mundo habla, lee, o entiende el español. Y fue estando ahí que empecé a reírme a carcajadas a viva voz. Los mozos y meseras empezaron a merodear discretamente mi mesa a ver qué me pasaba y al echar un vistazo al título del libro, al rostro serio del Padre Fortea que lo adorna, y a mí muerto de la risa tal vez pensaron que el poseso era yo.

En fin, acabo aquí, no les voy a hacer lo que el Padre me hizo. Compren el libro, disfrútenlo, y aprendan de este un poquito de todo, cosas que van desde la cultura alta a la popular, latinismos inusitados, viñetas muy humanas, y muchas otras cosas. De hecho, pienso que Memorias de un exorcista puede hacer un buen regalo a sacerdotes de nuestra generación porque demuestra que la santidad hay que buscarse desde nuestra humanidad y no de ninguna otra manera. Es que si hubiese otra, no podríamos. Gracias, Padre Fortea, por sus Memorias de un exorcista.

Segundo Domingo del tiempo ordinario- Domingo de la Boda en Caná

 

Click on the icon to enlarge it!

Evangelio de Hoy

1 Tres días después se celebraba una boda en Caná de Galilea y estaba allí la madre de Jesús.

2 Fue invitado también a la boda Jesús con sus discípulos.

3 Y, como faltara vino, porque se había acabado el vino de la boda, le dice a Jesús su madre: «No tienen vino.»

4 Jesús le responde: «¿Qué tengo yo contigo, mujer? Todavía no ha llegado mi hora.»

5 Dice su madre a los sirvientes: «Haced lo que él os diga.»

6 Había allí seis tinajas de piedra, puestas para las purificaciones de los judíos, de dos o tres medidas cada una.

7 Les dice Jesús: «Llenad las tinajas de agua.» Y las llenaron hasta arriba.

8 «Sacadlo ahora, les dice, y llevadlo al maestresala.» Ellos lo llevaron.

9 Cuando el maestresala probó el agua convertida en vino, como ignoraba de dónde era (los sirvientes, los que habían sacado el agua, sí que lo sabían), llama el maestresala al novio

10 y le dice: «Todos sirven primero el vino bueno y cuando ya están bebidos, el inferior. Pero tú has guardado el vino bueno hasta ahora.»

11 Así, en Caná de Galilea, dio Jesús comienzo a sus señales. Y manifestó su gloria, y creyeron en él sus discípulos.

Otras Lecturas del Día

Primera Lectura: Isaías 62:1-5
Salmo Responsorial: Salmo 96:1-3, 7-10
Segunda Lectura: I Corintios 12:4-11

sábado, enero 16, 2010

Organizaciones caritativas acreditadas para ayudar a los damnificados en Haití

Cruz Roja Americana
redcross.org
800-HELP-NOW
Envíe un texto telefónico a 90999 y contribuya $10.

CARE
https://my.care.org/
800-422-7385
¡Done en línea!

Servicios Católicos de Ayuda 
crs.org
877-HELP-CRS

Visión Mundial
worldvision.org
888-56-CHILD

Fundación Haitiana YELE
yele.org
212-352-0552
Sitio del música haitiano Wyclef Jean

AmeriCares
americares.org
800-486-4357

UNICEF
unicefusa.org
800-4-UNICEF

Comité Internacional de Rescate 
theirc.org/crisis-haiti
877-REFUGEE
Envíe un texto telefónico a 25383 y contribuya $5.

Doctores Sin Fronteras
doctorswithoutborders.org
888-392-0392

Socios en la Salud
pih.org
617-432-5298

Preocupación Mundial EE.UU.
concernusa.org
104 E. 40th St., # 903
New York, NY 10016
212 557 8000
800 59-CONCERN
concernusa.org/HaitiAppeal

Fondo Haitiano Clinton- Bush Haiti Fund
clintonbushhaitifund.org/

Fuente: http://www.time.com/time/world/article/0,8599,1953454,00.html#ixzz0cnphw3wv

viernes, enero 15, 2010

Muy difícil la situación de la Iglesia en Haití

Amigos, esto de acuerto a ACIPrensa:
En comunicación con ACI Prensa, el Nuncio Apostólico en Haití, Mons. Bernardito Auza, dio a conocer la dramática situación de la Iglesia en Haití tras el terremoto de este martes. Explicó, entre otras cosas, que debido a la falta de energía eléctrica que impide la conservación de los cadáveres, el Arzobispo de Puerto Príncipe, Mons. Serge Miot, tendrá que ser sepultado rápidamente.

Tras indicar que él mismo y sus colaboradores tienen que acampar en el jardín en las afueras de la Nunciatura, el Arzobispo explicó que "tenemos grandes dificultades logísticas por diversos motivos. No tenemos reservas de agua y las estaciones de combustible están cerradas. Catholic Relief Service (la agencia de ayuda de los obispos de Estados Unidos) tiene una gran presencia aquí y tal vez el centro de operaciones será transferido a Gonaives porque en Puerto Príncipe las cosas están difíciles: falta todo".

Al hablar luego del fallecido Arzobispo, el Nuncio comentó que habría muerto "mientras esperaba en el balcón de su cuarto a alguna persona para salir a una ceremonia. La fuerza del terremoto lo botó del mismo de cabeza y parece haber muerto tras el impacto. Aquí no hay electricidad y hemos decidido ayer transferir su cuerpo a Saint Marc, en Gonaives".

Asimismo, indicó, "he sugerido sepultarlo rápido, aunque aquí eso no es la tradición, es más, podría entenderse como un insulto. Hay además un número no determinado de sacerdotes y religiosos muertos, algunos todavía por sacar bajo los escombros. También el Vicario General de Puerto Príncipe, Mons. Charles Benoit y el Canciller P. Cherie deben estar bajo las ruinas hasta ahora. Es posible que este último esté muerto, pero todavía no lo sabemos de Mons. Benoit, pero sí sabemos que está bajo los escombros del Arzobispado que de un edificio de cuatro pisos quedó reducido a un montón de cemento".

Seguidamente el Nuncio señaló que esta noche visitará el Seminario Mayor: "es un montón de tierra, nada que ver con un edificio. Gracias a Dios, todos menos uno de los formadores pudieron salir a tiempo, pero todavía falta ubicar a tres o cuatro seminaristas. Nueve han muerto".

"También he visitado las casas de las religiosas para ver y expresar la solicitud del Santo Padre. Todos piden dar prioridad a los que están sepultados bajo los escombros, pero ningún avión de socorro ha llegado. El aeropuerto no es capaz. La torre de control fue destruida. Dentro de poco un avión de la fuerza aérea de Estados Unidos debería llegar. Santo Domingo es ahora nuestra puerta, pero en la frontera hay mucha gente en espera de ayuda".

Al comentar la situación de los sobrevivientes, el Nuncio afirmó que "la gente duerme o vaga sin sentido por las calles, pero muchos han partido hacia las montañas por temor al tsunami"

Finalmente, explicó el Arzobispo, "algunos obispos han llegado a la nunciatura para coordinar y tomar decisiones. Nos encontraremos de nuevo mañana con los líderes de CRS y Caritas en la Nunciatura".
Lee también:

- Episcopados de Latinoamérica se solidarizan con víctimas en Haití

- Cardenal Rouco expresa condolencias a Presidente de Episcopado de Haití

- Oraciones y ayuda solidaria para afectados en Haití, pide Arzobispo de Granada

- Salesianos viven dramática situación en Haití

- Circular Arzobispo :: Damnificados Haití

- Escuche las declaraciones de Arzobispo de San Juan, Roberto González Nieves y del Padre Obispo Rubén

- “A cualquier país del mundo le puede pasar”

- Obispo Auxiliar de San Juan eleva oración por las víctimas en Haití

- Ya empezó la recolección de alimentos en Mayagüez

- Consternado el Obispo de Fajardo-Humacao

jueves, enero 14, 2010

Ayuda a Haití vía Mensaje Texto Celular

Amigos, si quieres ayudar a nuestros hermanos haitianos lo menos que puedes hacer es enviar un mensaje-texto mediante tu teléfono celular al "90999". Escribe "Haiti" en el mensaje. Con este simple gesto estarás enviando $10 a la Cruz Roja Americana para subvencionar este urgente esfuerzo. (Fuente)

¿Por qué hacerlo? Simple:
31. Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria rodeado de todos sus ángeles, se sentará en el trono de Gloria, que es suyo.

32. Todas las naciones serán llevadas a su presencia, y separará a unos de otros, al igual que el pastor separa las ovejas de los chivos.

33. Colocará a las ovejas a su derecha y a los chivos a su izquierda.

34. Entonces el Rey dirá a los que están a su derecha: «Vengan, benditos de mi Padre, y tomen posesión del reino que ha sido preparado para ustedes desde el principio del mundo.

35. Porque tuve hambre y ustedes me dieron de comer; tuve sed y ustedes me dieron de beber. Fui forastero y ustedes me recibieron en su casa.

36. Anduve sin ropas y me vistieron. Estuve enfermo y fueron a visitarme. Estuve en la cárcel y me fueron a ver.»

37. Entonces los justos dirán: «Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te dimos de comer, o sediento y te dimos de beber?

38. ¿Cuándo te vimos forastero y te recibimos, o sin ropa y te vestimos?

39. ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel, y te fuimos a ver?

40. El Rey responderá: «En verdad les digo que, cuando lo hicieron con alguno de los más pequeños de estos mis hermanos, me lo hicieron a mí.»
(San Mateo 25:31-40, Biblia Latinoamericana)
¡El Maestro nos manda! Una contribución monetaria es lo que menos podemos hacer.

martes, enero 12, 2010

¡Ayudemos a Nuestros Hermanos Haitianos!

Amigos, como ya se habrán enterado, un terremoto de magnitud 7.0 en la escala Richter azotó a nuestra hermana república haitiana, dejando una estela de destrucción y probablemente miles de damnificados. Seamos las manos de Dios para nuestros hermanos: ayudemos a los damnificados material y espiritualmente con nuestras oraciones. Para donar dinero, visiten los siguientes URLs:
  • American Red Cross

  • Servicio Católico de Ayuda

  • Caritas Haiti
  • Canción a Santa Teresita - Silvia D'ale

    lunes, enero 11, 2010

    El blog del Corán- Sura 2, 'La Vaca', Versículos 211-221

    Traducido por Aymenn Jawad Al-Tamimi.

    ¿Cuándo se permite que se violen las leyes morales? Cuando la comunidad islámica está perseguida. Eso es el impacto de la frase pequeña que se pasa fácilmente por alto, 'la persecución es peor que la matanza', que aparece en 2:217 y 2:191.

    Los versículos 189-242 de Sura 2, 'La Vaca', responden a varías cosas que le preguntaron aparentemente a Mohamed los musulmanes ya que Alá empieza sus respuestas a Mohamed con 'Te preguntan...' (189, 215, 217, 219, 220, 222). Una de estas preguntas fue si se permitía luchar durante el mes sagrado, lo que discute Alá en 2:217.

    El primer escritor de la vida de Mohamed, musulmán del siglo octavo que se llamaba Ibn Ishaq, proporciona el contexto de este versículo. Después de la Hégira, cuando Mohamed dejó La Meca para ir a Medina, los musulmanes comenzaron a atacar las caravanas de la tribu pagana Quraysh- la tribu de Mohamed él mismo que le había rechazado. Mohamed él mismo lideró muchos ataques. Estos ataques ayudaron a un objetivo económico importante: proporcionar dinero para el movimiento musulmán. Una vez Mohamed envió a uno de sus lugartenientes más fidedignos, Abdulá bin Jahsh, junto con ocho musulmanes otros de forma que vigilasen una caravana de Quraysh en Nakhla, un asentamiento cerca de la Meca, y para que 'descubrieran lo que hacían'.

    Abdulá y su pandilla lo interpretaron como una orden para que atacasen la caravana de Quraysh que llegó pronto, llevando el cuero y las pasas. Sin embargo, fue el último día del mes sagrado de Rajab cuando, según las tradiciones árabes antiguas, se prohibía luchar. Así enfrentaban un dilema: si esperaran hasta que se terminase el mes sagrado, la caravana escaparía, pero si atacaran, pecarían por matar a la gente durante el mes sagrado. Se decidieron finalmente, según Ibn Ishaq, 'a matar a tantos como fue posible y robar lo que tuvieron.'

    Continúa leyendo aquí.

    domingo, enero 10, 2010

    Celebramos hoy la Teofanía o Bautismo de Nuestro Señor Jesucristo

    Venid, adoremos a Cristo, en quien el Padre se complace.

    Icono Festal de la Teofanía del SeñorDel Oficio de Lecturas del día, Sermón 39, En las sagradas Luminarias (14-16.20: PG 36, 350-351. 354. 358-359) de San Gregorio Nacianceno, Obispo

    Cristo es iluminado: dejémonos iluminar junto con él; Cristo se hace bautizar: descendamos al mismo tiempo que él, para ascender con él.

    Juan está bautizando, y Cristo se acerca; tal vez para santificar al mismo por quien va a ser bautizado; y sin duda para sepultar en las aguas a todo el viejo Adán, santificando el Jordán antes de nosotros y por nuestra causa; y así, el Señor, que era espíritu y carne, nos consagra mediante el Espíritu y el agua.

    Juan se niega, Jesús insiste. Entonces: Soy yo el que necesito que tú me bautices, le dice la lámpara al Sol, la voz a la Palabra, el amigo al Esposo, el mayor entre los nacidos de mujer al Primogénito de toda la creación, el que había saltado de júbilo en el seno materno al que había sido ya adorado cuando estaba en él, el que era y habría de ser precursor al que se había manifestado y se manifestará. Soy yo el que necesito que tú me bautices; y podría haber añadido: «Por tu causa». Pues sabía muy bien que habría de ser bautizado con el martirio; o que, como a Pedro, no sólo le lavarían los pies.

    Pero Jesús, por su parte, asciende también de las aguas; pues se lleva consigo hacia lo alto al mundo, y mira cómo se abren de par en par los cielos que Adán había hecho que se cerraran para sí y para su posteridad, del mismo modo que se había cerrado el paraíso con la espada de fuego.

    También el Espíritu da testimonio de la divinidad, acudiendo en favor de quien es su semejante; y la voz desciende del cielo, pues del cielo procede precisamente Aquel de quien se daba testimonio; del mismo modo que la paloma, aparecida en forma visible, honra el cuerpo de Cristo, que por deificación era también Dios. Así también, muchos siglos antes, la paloma había anunciado el fin del diluvio.

    Honremos hoy nosotros, por nuestra parte, el bautismo de Cristo, y celebremos con toda honestidad su fiesta.

    Ojalá que estéis ya purificados, y os purifiquéis de nuevo. Nada hay que agrade tanto a Dios como el arrepentimiento y la salvación del hombre, en cuyo beneficio se han pronunciado todas las palabras y revelado todos los misterios; para que, como astros en el firmamento, os convirtáis en una fuerza vivificadora para el resto de los hombres; y los esplendores de aquella luz que brilla en el cielo os hagan resplandecer, como lumbreras perfectas, junto a su inmensa luz, iluminados con más pureza y claridad por la Trinidad, cuyo único rayo, brotado de la única Deidad, habéis recibido inicialmente en Cristo Jesús, Señor nuestro, a quien le sean dados la gloria y el poder por los siglos de los siglos. Amén.

    Antífonas de Laudes

    Ant 1: El soldado bautiza a su Rey, el siervo a su Señor, Juan al Salvador, el agua del Jordán se estremece, la Paloma da testimonio, la voz del Padre declara: «Éste es mi Hijo.»

    Ant 2: Al manifestarse al mundo la gloria de Cristo, la aguas del Jordán son santificadas; sacad aguas con gozo de las fuentes del Salvador; Cristo, el Señor, ha santificado la creación entera.

    Ant 3: Te glorificamos, oh Señor, Dios y redentor, a ti, que con el Espíritu y el fuego purificas el pecado de los hombres.

    Ant 4: Cristo es bautizado y el universo entero se purifica; el Señor nos obtiene el perdón de los pecados; limpiémonos todos por el agua y el Espíritu.

    Lecturas de la Misa

    Primera Lectura: Isaías 42:1-4, 6-7
    Salmo Responsorial: Salmo 29:1-4, 3, 9-10
    Segunda Lectura: Hechos 10: 34-38
    Evangelio: Mateo 3:13-17

    sábado, enero 09, 2010

    Cristianos durmientes

    Esta es una iglesia de corazones cobardes y manos débiles. Ni milita, ni hace penitencia, ni goza

    Autor: José Manuel Domínguez Prieto | Fuente: Almudi.org  vía Catholic.Net

    Antaño se enseñaba que los miembros de la Iglesia católica formaban tres grandes grupos: el militante, que «peregrina» en la Tierra trabajando por el Reino; el purgante, formado por aquellos que, tras su muerte, están purificándose para poder entrar en la Vida Eterna, y el triunfante, formado por aquellos bienaventurados que ya están en la presencia del Padre.

    Pues bien, hoy podríamos añadir otra categoría más: la Iglesia de los cristianos durmientes.

    Pertenecen a este grupo los que bautizan a sus hijos por la Iglesia y gustan de convocar a un montón de sacerdotes para celebrar el funeral del padre o de la madre (pues hasta esto cuantifican y toman como criterio de distinción y clase), pero pasan el resto de su vida ignorando a esa Iglesia a la que dicen pertenecer. Espiritualistas el domingo de doce a doce y media y materialistas el resto de la semana, viven con desgana todo lo que suene a religioso.

    Intercambian ritos por seguridad, buscadores de precauciones, de prudencias, de virtudes adornadas de adormidera. Falsos creyentes a los que su tibieza les llevó a considerar virtuoso lo que no es sino la dimisión de sí mismos. Y así terminan por llamar mansedumbre a la debilidad de carácter, humildad a su impotencia, resignación a su cobardía. Y son los que, al final, terminan por protestar y enfadarse cuando Dios no se pliega a su voluntad: Hágase mi voluntad, así en el cielo como en mis tierras.

    Se acuerdan de la Iglesia-institución sólo para criticarla. Y en esto andan bien despiertos en no dejar títere con cabeza. Son especialistas en criticar al Papa: si viaja, porque viaja; si no, porque no viaja. Si es viejo, porque es viejo. Y si es viejo y viaja, aún peor. Y critican al obispo, y al cura de la parroquia y a este y aquel movimiento. Sólo ellos, más allá del bien y del mal, parecen estar en la verdad sobre lo que la Iglesia debiera ser. Pero a la vez que critican, no mueven un dedo por hacer las cosas bien. Ni por hacerlas mal. Y a quien hace, se le asaetea, se le somete a todo tipo de críticas, enmiendas, correctivos y sermones. Ni hacen ni dejan hacer. No quieren compromisos pero no soportan el compromiso de otros. Y desde su mirador, critican, se quejan, exigen y pontifican ex cathedra.

    Despiertan sólo para asistir, tediosamente, a alguna procesión, al rito de alguna boda, o para «hacerle la primera comunión» al niño (lo cual cada vez consiste más en la copiosa comida postsacramental que en el mismo sacramento, no faltando nunca quien aconseje al cura que «termine rapidito» que les esperan en el restaurante).

    Asisten "religiosamente" a ver el partido de fútbol del sábado y el domingo, pero a la Eucaristía asistirán si apetece y se ponen bien las cosas. Amodorrados el sábado y el domingo y estresados durante la semana, pondrán siempre todo tipo de excusas para asistir a alguna reunión formativa. Pero siempre tendrán tiempo para un viajecito de fin de semana, para ir de rebajas o para echar alguna horita extra en la empresa. El euro es el euro.

    Rechazan toda opinión que venga de la «jerarquía católica», como "imposición intolerable", pero se abrirán de par en par, acrítica y atolondradamente, a cualquier opinión ajena, dicha por cualquier persona en cualquier lugar, especialmente a aquellas que atacan a su propia Iglesia, sin hacer el mínimo esfuerzo de cotejar en las fuentes la verdad de lo que se dice. Siempre atentos al cotilleo acerca de los desmanes del cura de tal o cual pueblo, nunca tendrán ojos ni oídos para reconocer el trabajo intenso y fecundo hecho por católicos militantes.

    Cristianos tibios, desencantados, tristes, porque ya no creen en nada, no conocen la alegría de la Salvación, porque ya nada quieren saber de salvación ni de "kerigmas".

    Esta iglesia durmiente perdió su primer impulso, su entusiasmo, su vigor. No es ni fría ni caliente. Ya no sabe quién es ni se acuerda de lo que recibió. Es una iglesia de corazones cobardes y manos débiles. Ni milita, ni hace penitencia, ni goza.

    (Resumen de un artículo para la prensa de José Manuel Domínguez Prieto. www.almudi.org)

    jueves, enero 07, 2010

    «El Demonio es Protestante»

    Amigos, muy buen epígrafe publicado en el portal católico de mi colega Romualdo, Tengo Sed De Ti, titulado «El Demonio es Protestante» el cual pueden acceder aquí. Les presento un extracto:

    “El Demonio es protestante”, fue la primera frase que pronuncié, tras mi conversión, a quienes me escucharon por más de doce años como su pastor. El escándalo fue mayúsculo. Algunos ya habían notado que mis vacaciones fueron demasiado precipitadas y quizá hasta exageradamente prolongadas. Fueron unas vacaciones raras incluso para mi familia, que me veía reticente a las prácticas habituales en casa, como la lectura y explicación de la Biblia. Ya habíamos tenido demasiadas rencillas a causa de mis nuevos pensamientos.

    “Al principio fue el Verbo”

    Recuerdo vívidamente los primeros movimientos de rabia que tuve al leer un artículo en esta Revista que ahora aprecio tanto, como es la que me honra publicando este trabajo. Yo encontraba que la nota era demasiado radical en sus afirmaciones, demasiado rotunda para lo que yo estaba acostumbrado a leer.

    No me dejaba muchos “flancos” descuidados por donde atacar. O refutaba el centro del asunto o no tenia sentido desmenuzar tres o cuatro aspectos como se me había enseñado a realizar de forma automática e inconsciente. Generalmente los católicos tienen como que una cierta vergüenza por mostrar todas las cartas sobre la mesa, y como no muestran todo con claridad, es muy fácil prender fuego a sus tiendas de campaña, porque dejan demasiados lados flojos.

    En lo personal nunca recurrí a lo que ahora entiendo como “leyendas negras”, porque me parecía que era inconducente debatir basándome en miserias personales o grupales sin haber derribado la propia lógica de su existencia. Eso hice con algunas sectas o con temas como la evolución o algunos derechos humanos según se les entiende normalmente.

    Reconozco que muchos de los que en ese momento eran mis hermanos caen en ese error, tratando de derribar moralmente al “adversario” diciéndole cosas aberrantes sobre su fe. Pero basta un buen argumento, y bien plantado, para que uno se vea obligado a retirarse a las trincheras de la Biblia y no querer salir de allí hasta que el temporal que iniciamos se calme al menos un poco. Pero no nos funciona a todos el mismo esquema. Muchos no se rigen tanto por la razón como por el placer de vencer en cualquier contienda.

    El artículo en cuestión me obligaba a pensar sólo con ideas, porque de eso trataba. Mi manual con citas bíblicas para cada ocasión me servía poco. Cualquier cosa que dijera sería respondida con otra. No era ese el camino.

    Por favor, sigan leyendo aquí.

    miércoles, enero 06, 2010

    Epifanía de Dios, por medio nuestro

    Padre Nicolás Schwizer

    Epifanía es la fiesta de la aparición de Dios, de la manifestación de Dios. Lo esencial del cristianismo es que Dios se revela a los hombres, que Dios viene a nosotros, que Dios es conocido por nosotros bajo una forma sensible.

    La Biblia nos habla de las revelaciones y manifestaciones de Dios. Ya desde los primeros tiempos, Él se acerca a los hombres. Pero, después de haberse manifestado muchas veces y de muchas maneras, Dios se nos aparece en su Hijo.

    Este es el gran suceso: Dios se hace un niño. Se hace un niño como todos los demás, un niño que llora cuando tiene hambre y al que es necesario cambiarle los pañales. Y sin embargo, tras su debilidad e impotencia oculta y encierra al gran Dios infinito. Eso es Epifanía: la manifestación, la revelación de Dios en un niño recién nacido.

    Los magos que vienen de lejos para ver al niño, subrayan el hecho de que Dios ha aparecido para todo el mundo. Ellos representan todos los hombres de buena voluntad que buscan la felicidad y salvación.

    Y así llegan a la cuna y comprenden que en ese niño está toda la grandeza y todo el amor de Dios a los hombres. Se llenan de inmensa alegría, lo adoran y le ofrecen sus regalos: oro, incienso y mirra.

    Pero, ¿qué significa este suceso para nosotros? ¿Es algo más que un simple recuerdo de aquel tiempo feliz?

    Esto pasó hace siglos pero es, tal vez, hoy más actual que nunca. Epifanía de Dios es lo que buscan los hombres, consciente o inconscientemente. Hoy hay más hambre de Dios, porque el hombre, a pesar de todas sus conquistas ‑ o tal vez precisamente por ellas ‑ se siente más vacío, más necesitado de ayuda.

    También hoy en día, los hombres quieren ver a Dios. Si ese Niño de Belén es Dios, si resucitó y demostró así definitivamente su divinidad - ¿dónde está? La frase de los magos la repiten hoy millares de hombres angustiados: ¿dónde está Dios?

    Hoy debería acontecer Epifanía no ya en un lugar, sino en todos los rincones del mundo. Donde hay un cristiano, donde está viva la Iglesia, allí debería hacerse Epifanía de Cristo, de Dios. Dios ya no se encarna en un solo hombre, sino en todo el pueblo cristiano. Dios se encarna en cada uno de nosotros.

    Si no se lo ve en nuestras vidas, ¿no será porque no lo mostramos? Si no se encuentra su amor, su generosidad, su comprensión y su perdón, ¿no será porque estamos demasiado lejos del Evangelio, de Dios, de su espíritu?

    Hoy son miles o millones los magos que, de cerca y de lejos, vienen hacia la Iglesia y hacia los cristianos ‑ buscando al que vino para ser la salvación del mundo. Están a las puertas de nuestras casas y de nuestros templos para verlo pasar a Cristo. Pero si seguimos mostrando una careta de Él y no su auténtico rostro, ¿cómo pueden reconocerlo?

    No hay nada que nos pueda librar de esa responsabilidad. Hoy en día, es el camino elegido por Dios para su Epifanía, su manifestación. A Dios se lo ha de descubrir leyendo el libro de nuestra vida. Quien a mí me vea, a Él lo debe descubrir. Quien a nosotros se una, con Él debe encontrarse.

    Queridos hermanos, toda Eucaristía es una Epifanía de Dios. Que sea, para nosotros, una invitación y un estímulo de manifestarlo a Cristo a todos los que nos encuentran, a todos aquellos que lo buscan en nosotros, en nuestras vidas, en nuestras familias, en nuestras comunidades.

    Preguntas para la reflexión

    1. ¿Somos una Epifanía para los demás?

    2. ¿Qué ven y qué encuentran en nosotros?

    3. ¿Pensamos en la Eucaristía como una Epifanía de Dios?

    martes, enero 05, 2010

    Se nos fue Sandro

    Amigos, noto la partida del cantautor argentino Roberto Sánchez, mejor conocido como Sandro, debido a complicaciones relacionadas con un transplante cardiaco-pulmonar. Tenía 65 años de edad. Su arte era conocídisimo en Puerto Rico y su música era poesía, tenía un ritmo interno en su mera declamación sin tener que cantarlas. Eso yo lo admiro, aun más si se compara con tanta porquería que llaman "música".


    Supongo que algunos dirán que es cosa "generacional" pero a mi madre y a su generación le gustaba Sandro. Uno puede ser romántico sin ser vulgar, y sugestivo sin ser chabacano. En fin, que se murió un grande de la música y que muchos de los que "reinan" ahora son meros enanos.

    Una frases de mi canción favorita de Sandro - "Una Muchacha y una Guitarra" vista en el vídeo arriba - son aptas para su epitafio:
    No quiero que me lloren
    Cuando me vaya a la eternidad
    Quiero que me recuerden
    Como a la misma felicidad

    Pues yo estaré en el aire
    Entre las piedras y en el palmar
    Estaré entre la arena
    Y sobre el viento que agita el mar
    Si fuese por mí también sería mi propio epitafio, ya que describe mi propia actitud ante mi seguro deceso no sé dónde, no sé cuándo, pero seguramente en este siglo. Por mí que toquen esta canción en mi despedida, cuando me llegue el turno. Gracias, Sandro, por tú música. Espero que ahora impresiones a los ángeles.

    Roberto Sánchez, "Sandro", 1945-2010. RIP.

    lunes, enero 04, 2010

    El Padrenuestro en Árabe

    Amigos, esta es una actualización de un post previo y que aquí recomparto. Cuando encontré esto no me quedó más remedio que admirar su belleza y ponderar su significado. Es el Padrenuestro en árabe:

     

    Y se dice así:
    Abana alathie fi asamawat,
    Padre nuestro que estás en el cielo
    li yatakadas ismok,
    santificado sea tu nombre
    li ya’atie malakotok,
    venga tu reino
    litakon mashia tok,
    hágase tu voluntad
    kama fisama’
    en el cielo
    kathaleka ala al ard.
    como en la tierra
    A’atinia khubzana
    Danos el pan necesario
    kafafa yawmina,
    para vivir hoy
    wa igfer lana khatayana,
    y perdona nuestras ofensas
    kama nahnu naghfer
    como perdonamos
    la man akhta’a elayna,
    a aquellos que nos ofenden
    wa la tudkhilna
    y no nos dejes caer
    fit a jareeb;
    en la tentación
    laken najjina
    mas líbranos
    min ashireer.
    del malo.
    Amin
    Amén

    Homosexualistas del patio buscan destruir la libertad religiosa en Puerto Rico

    no2gay_rights_large Amigos, la siguiente noticia fue publicada ayer en la edición digital de El Nuevo Día, titulada Promesa de ‘lucha por la igualdad’: Grupo defensor de derechos de la gente LGBT define su agenda para 2010. Voy a interactuar con esta noticia y contestar las demandas del activista homosexualista Pedro Julio Serrano punto por punto, lo del sr. Serrano en rojo, mis contestanciones en azul hasta llegar a la conclusión:

    La organización Puerto Rico para Tod@s, que lucha por la igualdad de derechos y la inclusión de las comunidades lésbica, gay, bisexual y transgénero (LGBT), prometió ayer intensificar su lucha por los derechos humanos de esa comunidad y educar a la población puertorriqueña para erradicar del País la homofobia.

    Esta gente define "homofobia" como toda tendencia o análisis que cuestione los nuevos dogmas del homosexualismo y sus consecuencias para la sociedad. En la visión del Sr. Serrano, esto arropa a la mayoría de la sociedad puertorriqueña que es o indiferente, u hostil a la visión homosexualista de la sociedad.

    Pedro Julio Serrano, portavoz de la organización, anunció que como parte de las actividades que realizarán en el año que recién comienza está la III Jornada Educativa contra la Homofobia, programada para el mes de mayo.

    Estas "jornadas" son simplemente tertulias en donde la doctrina del homosexualismo es proclamada y recibida por los conversos o dispuestos a convertirse. A su término declararán un "hito" o un "éxito" para crear la ilusión de una avalancha irresistible a favor de su punto de vista. Y nada más.

    “Estamos listos para enfrentar la homofobia descarada de la mayoría legislativa y para seguir construyendo un Puerto Rico que nos acoja a todos y todas. Por lo que celebraremos en mayo la III Jornada Educativa contra la Homofobia, así como innumerables actividades a favor de la igualdad y la justicia para las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgéneros”, estableció el activista.

    Esto es simplemente la obligatoria retórica batuterista dirigida a inflamar a sus seguidores y a amilanar a la oposición. Aquí no hay nada ni original ni sustantativo. Es una de las muchas fanfarronerías que dominan el discurso público en la Isla.

    Serrano aseguró que no cejarán en su empeño para que “nuestros derechos se reconozcan en igualdad y dignidad”.

    Aquí pregunto yo: ¿pero, qué derechos? Como todo puertorriqueño, los homosexuales, bisexuales, transexuales, etc. tienen todos y cada uno de los derechos enumerados en la Carta de Derechos de la Constitución de Puerto Rico, y de la estadounidense. Y de hecho, gozan de la misma dignidad humana que todos los demás.

    Te digo: quieren el derecho a que sus preferencias sean protegidas por ley, que sus uniones no solamente se reconozcan por ley, mas que se le presenten y promuevan como un ideal alternativo pero en igualdad de condiciones que el heterosexual; que una vez se mutilen para asumir artificialmente el sexo opuesto, que su querencia se reconozca en derecho, que se le cambie el acta de nacimiento para fijar su sexo legal, que ganen acceso sin restricciones a los facilidades sanitarias de su sexo elegido y por lo tanto invadir la intimidad de otros y cosas así por el estilo. En fin, lo que buscan es una retrahila de derechos especiales para su clase demográfica en nombre de una moralidad extraña y un constitucionalismo irreal y demagogo.

    Al criticar la presunta homofobia de la senadora Itzamar Peña, del gubernamental Partido Nuevo Progresista (PNP), Serrano le recordó a la Legislatura que el Código Civil debe acoger “a todos los puertorriqueños, irrespectivamente de su orientación sexual o identidad de género”.

    Si el Código Civil ha de acoger "a todos los puertorriqueños" sin distinción, pues entonces no se necesitan derechos especiales de clase para nadie. A la senadora Itzamar Peña que esté tranquila, que va bien.

    “Lamentablemente, empezamos el año con una muestra más de la homofobia legislativa. Aprobar un código que no otorgue la igualdad de derechos a las personas LGBT sería un ejercicio fútil y una burla a los principios de igualdad y de justicia básicos en una democracia”, subrayó el portavoz de Puerto Rico para Tod@s.

    ¡Embuste! Todos estos "derechos" que el homosexualista Serrano pretende crear en derecho no se derivan de la naturaleza humana y de su dignidad y necesidades. Su fuente es el deconstructivismo filosófico con tufos cientifiquistas que domina el pensamiento posmoderno pero que no responde ni a la naturaleza del hombre ni a nuestros valores como pueblo. Si la justicia en Puerto Rico va a ser ciega, repito, la ley no tiene que crear clases especiales de gente con derechos también especiales.

    Recordó que amplios sectores del País, incluidos profesionales de la salud, abogados constitucionalistas, líderes religiosos y defensores de los derechos civiles, se han expresado “a favor de las uniones de hecho y la igualdad de derechos para todas las parejas, así como a favor del cambio de sexo en el certificado de nacimiento para las personas transexuales”.

    Para clarificar lo que dijo y lo que no dijo el arzobispo de San Juan, Mons. Roberto González, sobre este asunto, y acceder otros ensayos acerca del tema, vayan aquí.

    Por eso destacó la necesidad de que el Proyecto de la Cámara 1725, aprobado en ese cuerpo legislativo y que pretende prohibir el discrimen por orientación sexual, debe ser enmendado para incluir en igualdad de condiciones la identidad de género y que, además, no contenga excepción religiosa alguna.

    ¡Ajá! ¡Ahí está lo nuevo! Ese es el peñón grande que nos tira el Sr. Serrano. Vale la pena repetirlo por si acaso te lo perdiste: que no contenga excepción religiosa alguna. Vamos a ver lo que esto significaría de aprobarse así:

    - Los ministros de todas las iglesias, sinagogas y mezquitas de Puerto Rico serían considerados empleados de sus respectivos cuerpos religiosos ante la ley del estado, y la ley del estado les obligaría a contratar y capacitar sacerdotes, ministros, rabinos o imanes sin importar su preferencia sexual u otros factores discriminantes de tipo "género." En otras palabras, la ley del estado desplazaría los reglamentos internos de todos los cuerpos religiosos en Puerto Rico en torno a esto.

    - Del mismo modo, las escuelas privadas y los centros docentes de educación superior regidos por los distintos cuerpos religiosos estarían obligados a contratar y capacitar candidatos a sus facultades académicas pertenecientes a la persuación homosexualista, bisexual y transgénero por encima y en contra de los reglamentos internos y de los códigos morales de los cuerpos religiosos so pena de violación y desacato a la ley.

    - Los hospitales que operen bajo la dirección de cuerpos religiosos, católicos en su mayoría, quedarían bajo la misma rúbrica y no solamente serían obligados a contratar personal médico, clerical, o religioso que se ajuste a las categorías especiales favorables al homosexualismo, serían también obligados a proveer servicios de salud especialmente dedicados a ciudadanos de la persuasión "LGBT", costeado, por supuesto, por el dinero de los demás.

    - Aplicaría también la supremacía del estado a la contratación de personal subalterno, los conserjes, jardineros, choferes, personal clerical, etc. etc. de dichas instituciones.

    Conclusión: En fin, que lo que el Sr. Serrano propone es la destrucción de la libertad religiosa de los puertorriqueños y la imposición a través de los órganos del estado de una moralidad cónsona con el abecedario homosexualista a la población entera. Es decir, que aquellos que más se quejan de que otros les impongan creencias y moralidades contrarias a la suya a la hora de la verdad no tienen escrúpulos de imponer la suya como sea. Si su propuesta se hiciese realidad, los puertorriqueños tendríamos que aceptar el homosexualismo como dogma civil por encima de lo que nuestra religión nos enseñe, y las instituciones religiosas tendrían que acatar el dogma civil homosexualista en sus procedientos internos. Esto significaría el fin de la libertad religiosa de todos los puertorriqueños.

    Lo voy a dejar aquí porque esta entrada ya es larga, pero no antes sin hacer un llamado a la Legislatura de Puerto Rico, a la Rama Judicial y al Gobernador, así como todo hombre y mujer de buena voluntad, a resistir esta agenda maligna y nefasta propuesta por el sr. Pedro Julio Serrano. A la hora de la verdad, vota por los verdaderos valores humanos y constitucionales, y no por la caricatura funesta, la tiranía con los ropajes de “justicia” que el sr. Pedro Julio Serrano y su organización nos quieren imponer a la cañona.