sábado, setiembre 04, 2010

Hugo Chávez y la religión palo mayombe

Autor: Maibort Petit | Fuente: Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas

Caricatura de Roman GennHugo Chávez y la religión palo mayombe” es el título de un artículo de Maibort Petit publicado hace unos días en el medio digital Analítica. Es una muestra de las reacciones críticas que ha habido a la reciente apertura de la tumba deSimón Bolívar por parte del actual mandatario venezolano. Lo reproducimos a continuación.

Tras la publicación de mi artículo titulado: Cuánto cuesta que Chávez profane tumbas y esculque huesos de los próceres de la Independencia, mi correo electrónico se abarrotó de preguntas en torno a la verdadera razón que motivó a Chávez a profanar la tumba de Bolívar. La mayoría coincidía en señalar que más que un acto de patriotismo barato, fue un ritual de la religión Palo Mayombe o Paleros y cuyo objetivo era “coronar” a Chávez en el poder, y evitar el triunfo de las fuerzas opositoras en las próximas elecciones legislativas, que tendrán lugar el 26 de septiembre de 2010.

Como periodista y politólogo, me resulta harto difícil hacer un analizar del acontecer venezolano colocando como elemento de discusión, un tema relacionado con brujería o rituales de magia negra, sin embargo, la realidad que impera en la Venezuela de Hugo Chávez, hace que, definitivamente, el país se haya transformado, no solamente en un modelo del caos social e incivilidad política, sino en la máxima expresión del realismo mágico Latinoamericano, donde cabe, por supuestos, éste tipo de actuaciones por parte de un jefe de Estado.

El tema de Chávez y el supuesto ritual televisado, dejó estupefactos a muchos venezolanos que se negaban a creer que el Jefe de la Revolución dedicara tiempo y recursos del erario público, para supersticiones de ésta naturaleza. A pesar que una parte importante de la población venezolana cree en el ocultismo, no ha sido fácil digerir que el presidente se dedique hacer magia con los restos del Libertador. Quien les escribe, cree que en una mente desviada y trastocada como la de Hugo Chávez, cualquier cosa puede ocurrir, especialmente, sí se hace con el objetivo de mantenerlo en el poder por tiempo indefinido. Sí algún charlatán le prometió que profanando la tumba Bolívar y otros próceres, él seguiría teniendo el poder absoluto, no dudo que Chávez fue capaz de creerlo y de pagar cualquier suma de dinero para ello.

Con el ocultismo desde hace rato

Las debilidades de Chávez por la brujería tienen un largo trayecto. Desde su llegada al poder el 1998, sus seguidores aseguraban que Chávez estaba “coronado por sus santos”, y muchos daban fe de las relaciones que éste había establecido en Cuba con logias de santeros y de paleros. Por aquella época, muchos periodistas hicimos caso omiso a esos comentarios por ilógicos e irracionales. Fue siempre -su gente- la que informaba- muchas veces con orgullo- que Chávez creía y practicaba paralelamente la santería y la religión Palo Mayombe, y que sus frecuentes viajes a Cuba, además de representar una oportunidad para establecer alianzas y acuerdos con Fidel Castro, eran para hacerse ver por babalawos, quienes “hipotéticamente” lo mantendrían “seguro” en su cargo e intacto de las garras de sus enemigos.

Cuando ya ejercía en la presidencia y empezó a tener dificultades, en las salas de redacción llovían rumores que aseguraban que Chávez tenía un brujo personal, en quien confiaba sus más íntimos secretos. Después de una década en el poder, a Hugo Chávez se le relaciona con la práctica del sincretismo religioso. Abundan publicaciones nacionales e internacionales, donde se explica la cercana relación que existe entre sacerdotes paleros y otros de la santería, y Hugo Chávez.

Su obsesión por recuperar los resto mortales de personajes del siglo XIX

La manía se andar desenterrando muertos por el mundo, no es nueva en Chávez. Una de las primeras gestiones que hizo como presidente, en 1999, fue repatriar los huesos del presidente que le dio mayor civilidad y modernidad a la Venezuela del siglo XIX, el general, Antonio Guzmán Blanco. Con motivo del centenario de su muerte, el gobierno de Hugo Chávez hizo que se trasladaran, en vuelo comercial desde París a Caracas, los restos del llamado Ilustre Americano, cuyo cuerpo estuvo enterrado en un cementerio la capital francesa desde 1899.

Luego procedió a buscar los restos de Manuelita Sáez, amante del Libertador, para colocarlos junto a Bolívar en el Panteón. Dichos restos vinieron acompañados de tierra de cementerio, sin que ello ameritara alguna explicación. Posteriormente, procedió a encargar a científicos genéticos, la búsqueda de los huesos del Precursor de la Independencia Iberoamericana, Generalísimo, Francisco de Miranda, para lo cual mandó a desenterrar al hijo de este prócer en Londres, Leandro Miranda Andreuws. Luego le tocó a Simón Bolívar, que lo hizo ante las cámaras de TV, y ahora anunció que iba a desenterrar a la hermana del Libertador, Antonieta Bolívar y posiblemente al Mariscal,Antonio José de Sucre.

Tampoco son nuevas las informaciones que relatan el fanatismo de Chávez por las logias religiosas, especialmente la conocida como Palo Mayombe. Recuerdo que para el año 2002, (cuando trabajaba como reportera en Caracas), recibí llamados de varios residentes de la parroquia del 23 de Enero, (cercana al palacio Presidencial de Miraflores), que advertían que en el patio del palacio había un león muerto o dormido. Nunca fue posible verificar tales denuncias pero si busqué testimonios de varios vecinos del palacio que relataban exactamente lo mismo.

Varios días después, hubo insistentes rumores que aseguraban que Chávez había practicado un ritual de magia negra, que suponía el sacrificio de una bestia, para salvarse de la crisis desatada tras el asesinato de venezolanos inocentes durante la marcha opositora del 11 de abril de 2002 en Caracas. Asimismo, el padre católico José Palmar, fiel militante del chavismo por aquellos tiempos, y hoy opositor al régimen, también denunció a la prensa que en Miraflores se practicaban sacrificios con animales bajo la dirección de un grupo de brujos cubanos.

Bolívar, Chávez y los babalawos

Motivado a lo espinoso del tema y a mi absoluta ignorancia sobre el mismo, decidí para esta parte de la entrega buscar fuentes conocedoras de la religión Palo Mayombe, que tiene su origen en el Congo, África y que fue traída a América por los esclavos. Se dice que Cuba, Republica Dominicana, USA y Puerto Rico son los países donde más seguidores existen de esta religión.

Así conversé con el sacerdote Palero, Carlos Ospina, practicante de la religión por 55 años, cubano, residenciado en Miami. Ospina asegura que el acto público de profanación de la tumba del Libertador es uno de los más elevados rituales de invocación de espíritus fuertes, que tiene como único propósito apoderarse de la fuerza y brillo de ese espíritu (en este caso del de Bolívar) para elevarse como poderoso, haciéndose de la voluntad del pueblo y venciendo las fuerzas del enemigo opositor.

Ospina dice que este tipo de rituales deben hacerse en día y horas específicas, y es por ello que se escogió el 16 de julio, día de la Virgen del Carmen, y las tres de la mañana, “que es cuando las almas del mal trabajan para consagrar sus objetivos". En este caso, “Chávez recibe las fuerzas de los espíritus fuertes y eso le da un poder de dominio de voluntades y fortaleza en su cargo”.

Según Ospina, todos los elementos que se requerían para lograr que el ritual se coronara con éxito, estuvieron presentes: luna (llena que le da más fuerza), los días especiales (jueves para el inicio y viernes en la madrugada para la culminación) y los sacerdotes vestidos de blanco. Este trabajo contó con la presencia de Oya (Virgen del Carmen para los católicos) que ilumina la hora de la muerte y de los cementerios.

Este sacerdote confiesa que sí bien el ritual fue hecho con todos los requerimientos, no representa un acto acabado, lo que significa que debe haber un reforzamiento con el uso de nuevos y más fuertes espíritus. La naturaleza misma de Chávez, y su enorme capacidad de generar enemigos, lo obliga a mantenerse en la búsqueda constante de fuerzas que lo acompañen a mantenerse en su posición, comentó.

¿Qué es Palo Mayombe?

Es una religión conocida también como Palo, y al igual que la santería, mezcla aspectos religiosos del chamanismo africano y el catolicismo, con elementos del espiritismo y la magia. El Palo Mayombe viene de la creencia africana muy antigua, según la cual el mundo es habitado por espíritus, con los cuales puede haber comunicación. Para poder establecer contacto con esos espíritus y recibir de ellos favores, los creyentes acuden a un los llamados sacerdotes iniciados o paleros, quienes a través de una consulta, le preguntan a los espíritus lo que el consultante desea saber. Los que deciden formar parte de esta religión, deben pasar por una ceremonia de iniciación conocida como Nkimba, celebrada en un templo, llamado Munanso.

El objetivo de la práctica del Palo se centra en la idea de canalizar el poder de los espíritus para lograr propósitos temporales en la vida de todos aquellos que son capaces de ofrecer sacrificios y ofrendas, a través de rituales de magia. La principal herramienta de adoración es llamada prenda o Nganga, que es un candelero consagrado de hierro que normalmente tiene el sacerdote. Esa prenda debe llenarse con los cuatro elementos para que faciliten la comunicación con los espíritus: huesos de muerto, tierra de muerto, hierbas sagradas y árboles.

La comunicación con los espíritus se da con la práctica del espiritismo, por la vía de un médium. Dentro de la jerarquía de Palo, existen: Nsambi (deidad suprema o dios que gobierna a todos los seres); Nkitas (espíritus elementales de los árboles, ríos y Aire); Mfumbe (muertos o fantasmas de espíritus muertos); Eggun (que son espíritus ancestrales de gran poder) y Mpungos o fuerzas.

Ospina dice que Palo Mayombe no debe confundirse con la santería, y que no todos los que practican esta religión hacen magia negra. Un palero puede escoger trabajar con espíritus de luz que es la verdadera meta: y llevar luz y progreso espiritual al practicante.

No obstante, acota que hay algunos sacerdotes paleros que eligen trabajar con espíritus oscuros so fantasmas, para conseguir propósitos egoístas y perversos, que le permiten al practicante cultivar el poder, acabar con sus enemigos, lograr una reputación o la dominación de un hombre sobre los otros. Este sería el caso del presidente de Venezuela.

Como quiera que hay diversos puntos de vista al respecto, y cada quien tiene la libertad de creer o no, desde mi punto de vista, Hugo Chávez pareciera estar totalmente convencido que sus hechizos de magia negra funcionan y que los espíritus de los próceres le permitirán quedarse en el poder por siempre. Para mí no hay ningún tipo de efectividad en sus rituales. Sus brujerías sólo sirven para despilfarrar el dinero público y alimentar el imaginario popular... Mientras Chávez sigue entretenido con sus chamanes, todos los que amamos a Venezuela debemos seguir denunciando los abusos del poder y luchando para que la cordura y la democracia regresen a las instituciones venezolanas.

No hay comentarios.: