jueves, diciembre 31, 2009

¿Se han trastornado los diez mandamientos en “las diez sugerencias”?

¿Se puede cambiar la ley moral? La peor tragedia espiritual no es pecar, sino no reconocer que uno ha pecado

Autor: Javier Garralda Alonso | Fuente: Forum Libertas vía Catholic.net

Moisés (Charlton Heston, RIP) muestra las tablas de las Diez Sugerencias Algunos teólogos que se apartan del magisterio de la Iglesia afirman que el cristianismo no sería seguir una moral (cabría no cumplir algunos de los diez mandamientos, sobre todo en materia sexual), sino seguir a una persona, seguir a Cristo. Ahora bien, la pregunta que se plantea de modo inmediato es si es posible seguir a Cristo sin cumplir sus mandamientos. Y la Escritura nos contesta - dice Jesús al joven rico: "Si quieres entrar en la vida guarda los mandamientos" (no matarás, no cometerás adulterio, etc.) (Mt. 19, 17).

Y como dice en su encíclica "Veritatis Splendor", Juan Pablo II: «Se puede "permanecer" en el amor sólo bajo la condición de que se observen los mandamientos, como afirma Jesús: "Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor, como Yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor" (Jn. 15, 10). Y dice San Juan: "En esto sabemos que le conocemos: en que guardamos sus mandamientos. Quien dice: "Yo le conozco" y no guarda sus mandamientos es un mentiroso y la verdad no está en él. Pero, quien guarda su Palabra, ciertamente en él el amor de Dios ha llegado a su plenitud. En esto conocemos que estamos en Él. Quien dice que permanece en Él, debe vivir como vivió Él" (1 Jn 1, 5-6; 2, 3-6).»

Los partidarios de cambiar la moral de siempre de la Iglesia Católica alegan que "hay que superar el legalismo y el carácter inmovilista de la moral tradicional, enfrentando a los hombres a esas exigencias de fe y amor (al seguimiento de Cristo como contrapuesto al seguimiento de la moral que Él enseñó). Y de este modo, elaborar una ética de la responsabilidad, sin formalismos, con "mayoría de edad". Para lograr sus fines, estos innovadores de la moral se sirven de una terminología aparentemente cristiana; pero enseguida se advierte que ha sido vaciada de contenido sobrenatural, y también, en la mayor parte de los casos, del contenido propio del lenguaje común.

Ante todas estas doctrinas, resuenan con particular actualidad las palabras inspiradas de San Pablo a Timoteo: "Has de saber que en los días postreros sobrevendrán tiempos peligrosos: se levantarán hombres amadores de sí mismos, codiciosos, altaneros, soberbios, blasfemos, desobedientes de sus padres, ingratos, facinerosos, desnaturalizados, implacables, calumniadores, disolutos, fieros, inhumanos, traidores, protervos, hinchados y más amadores de deleites que de Dios, mostrando así apariencia de piedad o religión pero renunciando a su espíritu. Apártate de esos tales; porque de ellos son los que se meten en las casas y cautivan a las mujercillas cargadas de pecados, arrastradas de varias pasiones, las cuales andan siempre aprendiendo, y jamás llegan al conocimiento de la verdad.

En fin, así como Jannes y Mambres resistieron a Moisés, del mismo modo éstos resisten a la verdad, hombres de corazón corrompido, réprobos en la fe, que quisieron pervertir a los demás; mas no lograrán sus intentos, porque su necedad se hará patente a todos, como antes se hizo la de aquéllos"(II Tim. 3, 1-8)».[1]

De otra manera tratan algunos falsos teólogos de cambiar la moral de la Iglesia: A saber, dicen que lo importante para salvarse es haber tomado una decisión profunda en favor de Dios, elegirlo a Él, la llamada opción fundamental que supondría un compromiso de fe-amor a los demás hombres, compromiso que sobrepasaría toda "categoría moral", que exigiría cambiar el corazón y no cumplir un código.

De modo que una vez asegurada esta opción fundamental (normas trascendentales), en cambio, podemos orillar un precepto moral particular (normas categoriales) si, en un caso concreto, impide la felicidad del sujeto y su incumplimiento no produce daño a nadie. Sería el caso de algunos pecados contra el sexto y noveno mandamientos, que podrían ser incumplidos sin que uno perdiera la amistad con Dios asegurada por la "opción fundamental" positiva.

Frente a esta postura nos dice el Papa en la encíclica "Veritatis Splendor":"Por tanto, dichas teorías son contrarias a la misma enseñanza bíblica, que concibe la opción fundamental como una verdadera y propia elección de la libertad y vincula profundamente esta elección a los actos particulares. Mediante la elección fundamental, el hombre es capaz de orientar su vida y - con la ayuda de la gracia - tender a su fin siguiendo la llamada divina.

Pero esta capacidad se ejerce de hecho en las elecciones particulares de actos determinados, mediante los cuales el hombre se conforma deliberadamente con la voluntad, la sabiduría y la ley de Dios. Precisamente por esto, la opción fundamental es revocada cuando el hombre compromete su libertad en elecciones conscientes de sentido contrario, en materia moral grave. En realidad el hombre no va a la perdición solamente por la infidelidad a la opción fundamental según la cual se ha entregado "entera y libremente a Dios".

Con cualquier pecado mortal cometido deliberadamente, el hombre ofende a Dios que ha dado la ley y, por tanto, se hace culpable frente a toda la ley (cf. Sant. 2, 8-11); a pesar de conservar la fe, pierde la "gracia santificante", la "caridad" y la "bienaventuranza eterna". "La gracia de la justificación que se ha recibido -enseña el Concilio de Trento - no sólo se pierde por la infidelidad, por la cual se pierde incluso la fe, sino por cualquier otro pecado mortal." [2]

En realidad, es evidente que nadie puede decir que ama a Dios si le desobedece en materia grave. Por el contrario el que comete un pecado mortal, asesina, o comete adulterio, de modo deliberado, se aparta de la amistad de Dios: “Obras son amores y no buenas razones”.

La perversa influencia de estas teorías radica en que apartan, so capa de aparente compasión, de la misericordia de Dios, ya que, supuesto que todo hombre o mujer es débil, la peor tragedia espiritual no es pecar, sino no reconocer que uno ha pecado, pues entonces se cierra uno la puerta al arrepentimiento y al perdón de Dios que, como buen Padre, siempre está dispuesto a usar con nosotros su infinita misericordia, por poco que seamos verdaderos (humildes) y nos apene haberle ofendido.

martes, diciembre 29, 2009

No consultes ni a adivinos ni a espiritistas

Autora: Vivian Maldonado Miranda | Fuente: El Visitante


espiritismo_ouija

Los cristianos deben alejarse del mal, porque “el mal es real”.

Con esta expresión, el Diácono Iván Domínguez, profesor del curso “La Batalla Espiritual, Camino de Santidad” en el Instituto Superior de Teología y Pastoral de la Arquidiócesis de San Juan (ISTEPA), llamó a los católicos a mantenerse alejados de las consultas a los espiritistas, usualmente practicadas “para la buena suerte” en el Año Nuevo.

Domínguez es parte del equipo de liberación y sanación de la Arquidiócesis de San Juan, compuesto por 11 integrantes, a quienes son referidos los casos sospechosos de estar “posesos”.

En entrevista para El Visitante, enfatizó que no se debe jugar Uija, consultar adivinos, brujos o espiritistas, ni siquiera por ignorancia o por entretenimiento, como es en el caso de los horóscopos. “En estas abominaciones, el mal está ahí”, afirmó.

De los espiritistas, admitió haber sido testigo de posesiones causadas por maleficios practicados por otros integrantes de la familia.

Sobre los horóscopos, destacó que existen 6 billones de personas en el mundo y 12 signos del zodiaco. Entonces, se supone que todas las personas que tienen el mismo signo, consigan empleo o la promesa que ofrezca, cuando el horóscopo así lo indica. En contraste, las personas con ese signo que viven en los países pobres, mueren de hambre.

EV: Pero hay gente buena que consulta estas prácticas.

“No estamos llamados a ser buenos. Estamos llamados a ser santos”, respondió.

Según Domínguez, “el mal existe desde el principio” y para comprobarlo, “lo único que hay que hacer es mirar a nuestro alrededor”. Amplió que la mayoría de las personas se dejan usar por el mal en un momento dado, por lo que distinguió entre lo que es dejarse usar, versus estar poseído.

Mencionó que hasta el mismo San Pedro se dejó usar por el demonio cuando trató de persuadir a Jesús de que no pasara por la cruz. (Mt 16, 23)

Sin embargo, opinó que “la persona poseída es un ser humano, redimido por Jesucristo, pobre entre los pobres, que en ese momento necesita de toda la misericordia de la Iglesia, personificada en el sacerdote exorcista y en el equipo que lo auxilia”.

“El demonio actúa de forma habitual y normal sobre todos los hombres a través de las tentaciones, pero en ocasiones interfiere de forma extraordinaria con hechizos o posesiones y ahí es donde entra la labor del exorcista. Pero hay que aclarar que aunque el poder de Satanás es grande, nunca ataca el alma, porque no puede. Sólo se puede atacar el cuerpo. Incluso, el maligno no tiene acceso a nuestros pensamientos”, detalló.

Sobre el “dejarse usar”, explicó que, por lo general, cuando una persona es herida por otra, los espíritus malos se aprovechan. Al respecto urgió a buscar “la libertad de estos sentimientos (de ira, venganza y coraje), que nos hacen daño”.

“Todo ser humano necesita sanación de las heridas y dolores causados en las diversas etapas de su vida.  Toda herida nos limita y el único que te puede liberar de éstas es Jesucristo, el Señor, y hay que pedirle en la oración que Él sea el que te permita reconocer esas heridas, con un buen examen de conciencia, para obtener la sanación.  Recordemos frecuentemente participar de la maravilla del sacramento de la reconciliación (confesarse). Hay que también estar conscientes que para quedar liberado, hay que siempre perdonar y bendecir”, concluyó.

lunes, diciembre 28, 2009

Recordamos hoy los Santos Inocentes, Protomártires


El día de hoy se conmemora a los Niños Inocentes que el cruel Herodes mandó matar.

Según señala el Evangelio de San Mateo, Herodes llamó a los Sumos Sacerdotes para preguntarles en qué sitio exacto iba a nacer el rey de Israel, al que habían anunciado los profetas. Ellos le contestaron: "Tiene que ser en Belén, porque así lo anunció el profeta Miqueas diciendo: "Y tú, Belén, no eres la menor entre las ciudades de Judá, porque de ti saldrá el jefe que será el pastor de mi pueblo de Israel" (Miq. 5, 1).

Entonces Herodes se propuso averiguar exactamente dónde estaba el niño, para después mandar a sus soldados a que lo mataran. Y fingiendo dijo a los Reyes Magos: - "Vayan y averiguen acerca de ese niño, cuando lo encuentren regresan y me lo informan, para ir yo también a adorarlo". Los magos se fueron a Belén guiados por la estrella que se les apareció otra vez, al salir de Jerusalén, y llenos de alegría encontraron al Divino Niño Jesús junto a la Virgen María y San José; lo adoraron y le ofrecieron sus regalos de oro, incienso y mirra. En sueños recibieron el aviso divino de que no volvieran a Jerusalén y regresaron a sus países por otros caminos, y el pérfido Herodes se quedó sin saber dónde estaba el recién nacido. Esto lo enfureció hasta el extremo, por lo que rodeó con su ejército la pequeña ciudad de Belén, y dio la orden de matar a todos los niñitos menores de dos años, en la ciudad y alrededores.

El mismo evangelista San Mateo afirmará que en ese día se cumplió lo que había avisado el profeta Jeremías: "Un griterío se oye en Ramá (cerca de Belén), es Raquel (la esposa de Israel) que llora a sus hijos, y no se quiere consolar, porque ya no existen" (Jer. 31, 15). (Fuente)

Es también apropiado recordar hoy a los millones de infantes víctimas del aborto. Pidamos su intercesión ante el trono del Cordero, para que aquellos que causamos sus muertes, sea por palabra, obra, u omisión, consigamos el arrepentimiento y el perdón de Dios.

domingo, diciembre 27, 2009

¿Y porqué faltar a misa el domingo es pecado?

La participación en la celebración común de la eucaristía dominical es un testimonio de pertenencia y fidelidad a Cristo y a su Iglesia.

Autor: P. Eduardo María Volpacchio | Fuente: Catholic.net

¿Es pecado faltar a Misa el domingo? La respuesta a esta pregunta podría ser muy corta:  Sí, faltar a Misa -sin un motivo serio que lo justifique- es pecado grave. Quizá te interese detenernos un poco a analizar porque esto es así.

¿Y por qué faltar a Misa el domingo es un pecado?

Porque dejando de asistir dejamos de cumplir voluntariamente una obligación grave que tenemos. Y el incumplimiento de un deber grave, es una falta grave. Por eso el punto de partida de esta cuestión es la consideración de la ley de la Iglesia que manda participar en la Misa los domingos y días festivos.

¿Por qué puede ser pecado, si quien falta a Misa no hace mal a nadie?

La gravedad de los pecados no se mide por cuánto mal hace a otros, sino por la ofensa que representa a Dios. Por eso, por ejemplo la blasfemia es un pecado grave, aunque ninguna otra persona la escuche. Por otro lado quien falta a Misa el domingo se hace daño a sí mismo y a la Comunidad eclesial a la que pertenece. La falta de Dios es una carencia peligrosa: hace daño al alma.

¿Cuáles son las obligaciones del católico?

Los católicos, además de los Diez Mandamientos que resumen la ley natural y que son válidos para todos los hombres -no sólo para los cristianos-, tenemos otras obligaciones específicas por serlo: son los cinco Mandamientos de la Iglesia. Se trata de algunos deberes que regulan y encauzan la forma concreta de ser católicos: cómo nosotros amamos a Dios y le rendimos culto en la Iglesia. Entre ellos se encuentra la obligación de participar en la Santa Misa los domingos y fiestas de precepto. Es una de las obligaciones más básicas de los católicos.

Sorprendentemente algunos católicos desconocen sus obligaciones. Y otros no acaban de creerse que existan verdaderos deberes que los obliguen. Piensan que por ser el amor la máxima ley cristiana, todo tendría que ser amor espontáneo, sin obligaciones. Pero esto no es así, ya que el amor es muy exigente: cuánto más amor, más exigencia de manifestarlo y de evitar todo lo que lo ofenda.

¿Es un consejo o es una ley?

Es importante distinguir los consejos y las leyes. Una cosa son las recomendaciones de cosas buenas que nos dan para ayudarnos a ser mejores: “procura ayudar a los demás”, “trata de rezar el Rosario”, etc. En este caso haremos lo que nos parezca oportuno, pero sin estar obligados en conciencia a seguir dichos consejos. Obviamente no pecamos, si decidimos no seguir un consejo.

Otra muy distinta son las leyes que nos obligan en conciencia: las leyes establecen estrictos deberes.

Entonces, ¿el incumplimiento de las leyes es pecado?

Tenemos que distinguir entre la ley divina -que viene directamente de Dios- y la ley eclesiástica -dictada por la Iglesia para concretar modos de servir y honrar a Dios.

La ley divina regula cuestiones esenciales de la vida, por lo que no admite excepciones: su incumplimiento siempre es malo, no puede no ser pecado. Es el caso de los Diez Mandamientos.

En cambio, la ley eclesiástica trata de unas concreciones mínimas de la Iglesia para ayudarnos a vivir la vida cristiana y no tiene intención de obligar cuando existe una grave dificultad para cumplirla. Por esto la ley eclesiástica no me obliga cuando su cumplimiento me representa una incomodidad grave: si un domingo estoy enfermo o tengo otra dificultad que me lo hace muy difícil no tengo obligación de ir a Misa. Pero en situaciones normales obliga de tal manera que su incumplimiento es pecado. Porque el desprecio de la ley de la Iglesia no puede ser bueno. Y no darle importancia, dejar voluntariamente de cumplirla, sin motivo, supone de hecho un desprecio.

Como no es una cuestión de opiniones personales, sino de lo establecido por la Iglesia, que es quien ha establecido las leyes eclesiásticas.

Veamos ahora qué nos enseña el Catecismo de la Iglesia Católica acerca de estos mandamientos (he resaltado con negrita las partes específicas sobre este tema).

LOS MANDAMIENTOS DE LA IGLESIA

2041 Los mandamientos de la Iglesia se sitúan en esta línea de una vida moral ligada a la vida litúrgica y que se alimenta de ella. El carácter obligatorio de estas leyes positivas promulgadas por la autoridad eclesiástica tiene por fin garantizar a los fieles el mínimo indispensable en el espíritu de oración y en el esfuerzo moral, en el crecimiento del amor de Dios y del prójimo. Los mandamientos más generales de la santa Madre Iglesia son cinco:

2042 El primer mandamiento (oír misa entera y los domingos y demás fiestas de precepto y no realizar trabajos serviles") exige a los fieles que santifiquen el día en el cual se conmemora la Resurrección del Señor y las fiestas litúrgicas principales en honor de los misterios del Señor, de la Santísima Virgen María y de los santos, en primer lugar participando en la celebración eucarística, y descansando de aquellos trabajos y ocupaciones que puedan impedir esa santificación de estos días (cf CIC can. 1246-1248; CCEO, can. 880, § 3; 881, §§ 1. 2. 4).

El segundo mandamiento ("confesar los pecados mortales al menos una vez al año") asegura la preparación para la Eucaristía mediante la recepción del sacramento de la Reconciliación, que continúa la obra de conversión y de perdón del Bautismo (cf CIC can. 989; CCEO can.719).

El tercer mandamiento ("recibir el sacramento de la Eucaristía al menos por Pascua") garantiza un mínimo en la recepción del Cuerpo y la Sangre del Señor en conexión con el tiempo de Pascua, origen y centro de la liturgia cristiana (cf CIC can. 920; CCEO can. 708. 881, § 3).

2043 El cuarto mandamiento (abstenerse de comer carne y ayunar en los días establecidos por la Iglesia) asegura los tiempos de ascesis y de penitencia que nos preparan para las fiestas litúrgicas y para adquirir el dominio sobre nuestros instintos, y la libertad del corazón (cf CIC can. 1249-51; CCEO can. 882).

El quinto mandamiento (ayudar a las necesidades de la Iglesia) enuncia que los fieles están además obligados a ayudar, cada uno según su posibilidad, a las necesidades materiales de la Iglesia (cf CIC can. 222; CCEO, can. 25. Las Conferencias Episcopales pueden además establecer otros preceptos eclesiásticos para el propio territorio. Cf CIC, can. 455).

Y en concreto, sobre la Misa dominical, señala:

2177 La celebración dominical del Día y de la Eucaristía del Señor tiene un papel principalísimo en la vida de la Iglesia. "El domingo en el que se celebra el misterio pascual, por tradición apostólica, ha de observarse en toda la Iglesia como fiesta primordial de precepto" (CIC, can. 1246,1).

"Igualmente deben observarse los días de Navidad, Epifanía, Ascensión, Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo, Santa María Madre de Dios, Inmaculada Concepción y Asunción, San José, Santos Apóstoles Pedro y Pablo y, finalmente, todos los Santos" (CIC, can. 1246,1).

2178 Esta práctica de la asamblea cristiana se remonta a los comienzos de la edad apostólica (cf Hch 2,42-46; 1 Co 11,17). La carta a los Hebreos dice: "no abandonéis vuestra asamblea, como algunos acostumbran hacerlo, antes bien, animaos mutuamente" (Hb 10,25).

La tradición conserva el recuerdo de una exhortación siempre actual: "Venir temprano a la Iglesia, acercarse al Señor y confesar sus pecados, arrepentirse en la oración…Asistir a la sagrada y divina liturgia, acabar su oración y no marchar antes de la despedida…Lo hemos dicho con frecuencia: este día os es dado para la oración y el descanso. Es el día que ha hecho el Señor. En él exultamos y nos gozamos (Autor anónimo, serm. dom.).

La obligación del Domingo

2180 El mandamiento de la Iglesia determina y precisa la ley del Señor: "El domingo y las demás fiestas de precepto los fieles tienen obligación de participar en la Misa" (CIC, can. 1247). "Cumple el precepto de participar en la Misa quien asiste a ella, dondequiera que se celebre en un rito católico, tanto el día de la fiesta como el día anterior por la tarde" (CIC, can. 1248,1)

2181 La eucaristía del Domingo fundamenta y ratifica toda la práctica cristiana. Por eso los fieles están obligados a participar en la eucaristía los días de precepto, a no ser que estén excusados por una razón seria (por ejemplo, enfermedad, el cuidado de niños pequeños) o dispensados por su pastor propio (cf CIC, can. 1245). Los que deliberadamente faltan a esta obligación cometen un pecado grave.

2182 La participación en la celebración común de la eucaristía dominical es un testimonio de pertenencia y de fidelidad a Cristo y a su Iglesia. Los fieles proclaman así su comunión en la fe y la caridad. Testimonian a la vez la santidad de Dios y su esperanza de la salvación. Se reconfortan mutuamente, guiados por el Espíritu Santo.

2183 "Cuando falta el ministro sagrado u otra causa grave hace imposible la participación en la celebración eucarística, se recomienda vivamente que los fieles participen en la liturgia de la palabra, si ésta se celebra en la iglesia parroquial o en otro lugar sagrado conforme a lo prescrito por el Obispo diocesano, o permanezcan en oración durante un tiempo conveniente, solos o en familia, o, si es oportuno, en grupos de familias" (CIC, can. 1248,2).

Como se ve el Catecismo no deja lugar a dudas. Todo lo que se sale de esto, será una opinión personal al margen de lo establecido por la Iglesia.

Observamos hoy el Domingo de la Sagrada Familia

Amigos, les presento las lecturas de la Santa Misa de hoy para su reflexión devota:

viernes, diciembre 25, 2009

Gaudete! Christus Natus Est! Gaudete!


Kalenda o Proclama de Navidad

En el año 5199 de la Creación del mundo, cuando al principio creó Dios el cielo y la tierra; en el 2957 del diluvio; en el 2015 del nacimiento de Abrahán; en el 1510 de Moisés y de la salida del pueblo de Israel de Egipto; en el 1031 de la unción del rey David; en la semana 65 de la profecía de Daniel; en la Olimpíada 194; en el año 752 de la fundación de Roma; en el 42 del imperio de Octavio Augusto; estando todo el orbe en paz; en la sexta edad del mundo: Jesucristo, Dios eterno e Hijo del eterno Padre, queriendo consagrar al mundo con su misericordiosísimo Advenimiento, concebido por el Espíritu Santo, y pasados nueve meses después de su concepción, nació, hecho Hombre, de la Virgen María, en Belén de Judá.

Les deseamos a todos nuestros lectores una Feliz Navidad, llena de paz y ricas bendiciones.

martes, diciembre 22, 2009

¿Qué sucede con la justicia en Brasil?

Algo anda mal con la jurisprudencia carioca.

David Goldman y su hijo Sean - foto MSNBC Amigos, de acuerdo a las últimas informaciones que tengo disponibles, el Juez Presidente de la Corte Suprema de Brasil, Gilmar Mendes, ha declarado que Sean Goldman, de 9 años de edad debe de ser devuelto a su padre, el estadounidense David Goldman, tras cinco años de combates legales entre este y la familia de su fenecida esposa. Aunque el abogado de esa familia insiste en que seguirán apelando, los analistas legales insisten en que las posibilidades de que el niñito le sea arrebatado a su padre una vez más son remotas.

Lo que yo me pregunto es por qué ha tomado tanto tiempo.

Justicia lenta

Miren, durante la controversia generada por la pelea sobre la custodia del niño cubano Elián González hacen casi 10 años, yo apoyé el derecho de su padre a ganar su custodia. Sí, claro, el asunto fue explotado hasta lo último por el moribundo déspota cubano para su conveniencia y sí, su mamá entregó su vida para que su hijo escapara la bota de Fidel en busca de una vida mejor. Sin embargo, en ausencia de su mamá – y sin discutir las implicaciones morales del secuestro maternal por el momento – si algo me enseñó esa tragedia fue que la ley moral natural exige que un hijo tiene un derecho absoluto a ambos padres biológicos y que en ausencia de uno, tiene el derecho al otro a menos que medie un debido proceso justo que elimine la patria potestad del padre superviviente. La legislación humana positiva no puede eliminar a priori el derecho de los padres a estar con sus hijos o sus hijos con sus padres sin consulta de todos los afectados. Estos derechos de los padres a sus hijos y de sus hijos a sus padres no cesan, no importa el régimen represivo bajo el cual un padre resida.

Las dictaduras populistas de derecha e izquierda en el Brasil son cosa del pasado, gracias a Dios y en Brasil no se vive lo que se vive en Cuba. Pero el hecho que este derecho natural fundamental no haya sido respetado desde el principio en este caso, a pesar también de que Brasil es un signatario de un tratado internacional que prohíbe precisamente este tipo de secuestros es algo que me preocupa sinceramente. Algo no funciona bien con ese sistema legal si tomó tanto tiempo en hacerse justicia – justicia que en este mismo momento no es del todo segura. Y es que existe otro precedente molestoso: el caso del asesinato de la monja y misionera estadounidense, naturalizada brasileña Dorothy Stang. Si no fuera por ese precedente yo no haría ese juicio tan negativo de la jurisprudencia brasileña.

El Caso de sor Dorothy Stang

Sor Dorothy Stang Sor Dorothy Stang era una religiosa consagrada de la Congregación de Notre Dame de Namur. Era oriunda de Dayton, ciudad principal del estado de Ohio, quien desde la década de los 70 trabajaba como misionera en defensa de los campesinos pobres, a quienes les enseñaba el cultivo agrícola en escala pequeña para que pudieran sobrevivir la deforestación amazónica aun en progreso. En la mañana del 12 de febrero, 2005 cayó asesinada con cuatro disparos en la cabeza por sicarios siguiendo las órdenes de Regivaldo Pereira Galvão, un empresario que veía con malos ojos las actividades de sor Dorothy.

Las actividades de sor Dorothy, su vil asesinato, y las maquinaciones legales que rodean el caso fueron objeto de un documental producido por el cineasta estadounidense Daniel Junge, narrado en inglés por Martin Sheen y en portugués por el actor y cantante brasileño Wagner Maniçoba Moura, titulado They Killed Sister Dorothy («Mataron a Sor Dorothy»). En este documental yo pude ver capturadas en filme las nauseabundas maquinaciones del abogado defensor brasileño, Américo Leal, quien se jactó abiertamente de asesinar el carácter de sor Dorothy, pintarla como instrumento del “imperialismo yanqui” y hacer del juicio uno de la política exterior norteamericana en el Brasil. Si no fuera porque su estrategia ha rendido fruto ya que hasta el día de hoy los culpables no han recibido su justo castigo, esto sería una comedia.

La jurisprudencia de Brasil: Dictamen Negativo

Pues, ¿Cuál es la conexión que veo entre el caso Goldman y el caso de sor Dorothy? Que tal como sucedió con O.J. Simpson aquí en los EE.UU. en 1995,concluyo que quien se gasta un buen abogado en Brasil puede caminar sobre cualquier pequeña víctima sin importar las consecuencias. Esos afortunados pueden distorsionar la justicia a su manera, jugar con el sistema y hacer de éste una farsa para aplastar a quien se le ponga de frente. La persona bien conectada o los poderosos intereses creados tienen poco que temer de la justicia brasileña y de las obligaciones internacionales asumidas por su país, sea en el terreno legal ó, como vimos recientemente en Copenhague, en el ecológico. Esta medusa tiene numerosos tentáculos y sor Dorothy, el campesinado indio, el niño Goldman y su padre han sido meramente sus víctimas más recientes y mejor conocidas. Temo que la de las víctimas de este sistema defectuoso es en su mayoría anónima. Si la rama judicial de cualquier sistema democrático puede ser influida por consideraciones fuera de la ley, la credibilidad entera del estado en cuestión queda en entredicho.

Nos dice la Doctrina Social de la Iglesia:

En cuanto a la primacía de la familia, principio violado en el caso Goldman, la Iglesia nos recuerda que

254 El reconocimiento, por parte de las instituciones civiles y del Estado, de la prioridad de la familia sobre cualquier otra comunidad y sobre la misma realidad estatal, comporta superar las concepciones meramente individualistas y asumir la dimensión familiar como perspectiva cultural y política, irrenunciable en la consideración de las personas. Ello no se coloca como alternativa de los derechos que las personas poseen individualmente, sino más bien como su apoyo y tutela. Esta perspectiva hace posible elaborar criterios normativos para una solución correcta de los diversos problemas sociales, porque las personas no deben ser consideradas sólo singularmente, sino también en relación a sus propios núcleos familiares, cuyos valores específicos y exigencias han de ser tenidos en cuenta.

Otros principios de la doctrina social católica aplican a las cuestiones relacionadas con las injusticias perpetradas contra sor Dorothy, la deforestación, y sobre el poder de los grandes intereses económicos nativos de Brasil, pero eso se lo dejo al lector a que lo investigue. Mientras tanto los gobernantes y mis cohermanos del Brasil tienen que entender que estos traspiés de su sistema legal han dañado la imagen internacional de Brasil y que nos queda mucho trabajo por realizar para hacer valer los derechos de los pobres, del campesinado y de la persona extranjera que visita o levanta su hogar de ese bello país, de esa tierra bendecida por Dios.

- Tradução Português via Google Translator

lunes, diciembre 21, 2009

Ideología del Género: el nuevo nombre del marxismo

El criticismo a la Cátedra de Pedro, venga de donde venga, siempre contribuye a la destrucción buscada por sus enemigos

Autor: Álvaro Fernández | Fuente: Catholic.net

Muchos identificaron la caída del marxismo con la caída del Muro de Berlín; pero China sigue bajo un régimen marxista y en Cuba no se ha visto aún "La Hora Final de Castro", como profetizaba Oppenheimer. De lo que pocos se percataron, es que con la caída del Muro de Berlín, lo único que cayó fue la Unión Soviética; pero el marxismo, como materialismo histórico ateo que es, sigue gozando de muy buena salud. Porque si bien el marxismo como régimen de gobierno totalitario y como modelo económico se hizo pedazos en la vieja URSS, nadie puede negar que vestido de hedonismo, es una cultura, sino dominante, al menos influyente en muchos ambientes; sobre todo en ambientes capitalistas y por tanto consumistas. Sobre esto se podría -se debería- escribir un libro; desde estas páginas, sólo pretendemos dar una idea general del problema real al que se enfrentan quienes día a día luchan por la vida y la familia.

Es imponente el paralelismo encontrado entre la descripción del marxismo de Gramsci realizada por el Dr. Rafael Gambra en su libro Historia Sencilla de la Filosofía (Editorial RIALP, pág. 213, 21ª edición) y un documento publicado por la Conferencia Episcopal Peruana titulado "Perspectiva de género: sus peligros y alcances", que también se encuentra en el Nº 21 de la Revista Arbil:

Según Gambra, "Las dos últimas décadas han conocido (…) una evolución importante en la ideología (y la praxis) del marxismo. Se trata de la obra que el marxista Antonio Gramsci (1891-1937) escribió durante sus últimos años en las cárceles de la Italia fascista. En ella se da una moderación de las tesis rigurosas del materialismo histórico con fines más bien tácticos. Para Gramsci las ideas y creencias no son simple emanación pasajera de la economía, sino que poseen una realidad que constituye la cultura en que cada hombre y cada pueblo vive inmerso.

La idea propulsora del pensamiento gramsciano es que la Revolución nunca se realizará verdaderamente mientras no se produzca de un modo en cierto modo orgánico y dialéctico dentro de lo que Gramsci llama una cultura, que es lo que habrá que desmontar y sustituir al propio tiempo que se utiliza."

Quienes luchan por la vida y la familia, conocen los peligros de la perspectiva de género, y saben a que se refiere Gramsci cuando habla de "desmontar y sustituir una cultura al mismo tiempo que se utiliza": en efecto, los promotores el género, proponen "desconstruir la famila -y por extensión la sociedad", para luego rearmar la sociedad con parámetros marxistas. De acuerdo el folleto de la C.E.P., "para las "feministas de género", éste "implica clase, y la clase presupone desigualdad. Luchar más bien por desconstruir el género -los roles socialmente construidos- llevará mucho más rápidamente a la meta". Esta meta consiste en "llegar a una sociedad sin clases de sexo." Meta que coincide, obviamente, con los fines de la revolución marxista. Lo increíble del caso, es que todo esto lo hacen con la complicidad del liberalismo, e incluso de algunos sectores más bien "conservadores" o considerados "de derecha" por algunos. El concepto desconstrucción es considerado por los activistas de género, como "la tarea de denunciar las ideas y el lenguaje hegemónico (es decir aceptados universalmente como naturales), con el fin de persuadir a la gente para creer que sus percepciones de la realidad son construcciones sociales."

Pero sigamos con el análisis que Gambra realiza sobre la obra de Gramsci y su marxismo cultural:

"Si la revolución brota de un hecho violento o de una ocupación militar, siempre será superficial y precaria, y se mantendrá asimismo en un estado violento. El hombre no es una unidad que se yuxtapone a otras para convivir, sino un conjunto de interrelaciones activas y conscientes. Todo hombre vive inmerso en una cultura que es organización mental, disciplina del yo interior y conquista de una superior conciencia a través de una autocrítica, que será motor del cambio. La vida humana es un entramado de convicciones, sentimientos, emociones e ideas; es decir, creación histórica y no naturaleza."

No hay un sólo defensor o defensora del género que no pase por pacifista, por víctima o por defensor/a de todas las víctimas ataques y discriminaciones que impone la injusta sociedad en la que viven. La agenda de lucha, pasa por no violenta, pero en los hechos violenta las conciencias, lo cual es mucho peor. Queda claro asimismo, que para Gramsci, todo es creación histórica ("construcción cultural" en código de "género") y no naturaleza. En este sentido, cabe recordar que las feministas de género, consideran que el hombre y la mujer adultos son construcciones sociales; que en realidad el ser humano nace sexualmente neutral y que luego es socializado en hombre o mujer. Esta socialización, dicen, afecta a la mujer negativa e injustamente. Por ello, las feministas proponen depurar la educación y los medios de comunicación de todo estereotipo y de toda imagen específica de género, para que los niños puedan crecer sin que se les exponga a trabajos "sexo-específicos". Por eso hablan también de "roles socialmente construidos" cuando se refieren a las ocupaciones que una sociedad asigna a uno u otro sexo.

Sigue el Dr. Gambra:"De aquí el interés de Gramsci por el cristianismo al que considera germen vital de una cultura histórica que penetra la mente y la vida de los hombres, sus reacciones profundas. Será preciso, para que la revolución sea orgánica y "cultural", adaptarse a lo existente y, por la vía de la crítica y la autoconciencia, desmontar los valores últimos y crear así una cultura nueva. El ariete para esa transformación será el Partido, voluntad colectiva y disciplina que tiende a hacerse universal. Su misión será la infiltración en la cultura vigente para transformarla en otra nueva materialista, al margen de la idea de Dios y de todo valor trascendente."

No es casualidad entonces, que hace dos años, las feministas de género y sus secuaces, hayan inventado una campaña para quitar al Vaticano el status de Estado miembro a nivel de la ONU. Y qué decir de la infiltración en la cultura vigente, y de su alianza con el capitalismo y el consumismo con el fin de promover, en última instancia, el materialismo y el olvido de Dios.

De acuerdo con Gambra, "su arma principal será la lingüística (la gramática normativa) que penetre en el lenguaje coloquial, alterando el sentido de las palabras y sus connotaciones emocionales, hasta crear en quien habla una nueva actitud espiritual. Si se cambian los valores, se modifica el pensamiento y nace así una cultura distinta."

Cómo no representarse inmediatamente al llegar a este punto, los términos "interrupción del embarazo", "salud sexual y reproductiva", "anticoncepción de emergencia", "preembrión"; así como los cambios aparentemente inocuos de la palabra "amante" o "concubina/o" por la palabra "compañero" o "pareja" y muchos más. El denominador común es que todos llevan al error y a la confusión a grandes masas de personas que como neófitos en estos temas, dejan de llamar a las cosas por su nombre sin la más mínima capacidad crítica y se tragan "lo que dice la tele". Comenta el documento de la Conferencia Episcopal Peruana que para desconstruir la sociedad, las feministas de género "proponen desconstruir el lenguaje, las relaciones familiares, la reproducción, la sexualidad, la educación, la religión, la cultura, entre otras cosas. Estos cambios en el lenguaje son posibles, si se dan cámbios en la educación: "La educación es una estrategia importante para cambiar los prejuicios sobre los roles del hombre y la mujer en la sociedad. La perspectiva del ´género´ debe integrarse en los programas. Deben eliminarse los estereotipos en los textos escolares y conscientizar en este sentido a los maestros, para asegurar así que niñas y niños hagan una selección profesional informada, y no en base a tradiciones prejuiciadas sobre el ´género".

Después que nadie se asombre si María Pía se "casa" con Ana Inés o Ramón con Lorenzo, pues éste es el objetivo: "El final de la familia biológica eliminará también la necesidad de la represión sexual. La homosexualidad masculina, el lesbianismo y las relaciones sexuales extramaritales ya no se verán en la forma liberal como opciones alternas, fuera del alcance de la regulación estatal; en vez de esto, hasta las categorías de homosexualidad y heterosexualidad serán abandonadas: la misma ´institución de las relaciones sexuales´, en que hombre y mujer desempeñan un rol bien definido, desaparecerá. La humanidad podría revertir finalmente a su sexualidad polimorfamente perversa natural".

Prosigue el Dr. Gambra: "El medio en que esta metamorfosis puede realizarse es el pluralismo ideológico de la democracia, que deja indefenso el medio cultural atacado, porque en ella sólo existen "opiniones" y todas son igualmente válidas. La labor se realizará actuando sobre los "centros de irradiación cultural" (universidades, foros públicos, medios de difusión, etc.) en los que, aparentando respetar su estructura y aún sus fines, se inoculará un criticismo que les lleve a su propia destrucción.

Si se logra infiltrar la democracia y el pluralismo en la propia Iglesia (que tiene en esa cultura el mismo papel rector que el Partido en la marxista), el éxito será fácil. La democracia moderna será como una anestesia que imposibilitará toda reacción en el paciente, aun cuando esté informado del sistema por el que está siendo penetrada su mente."

Vaya si son conocidos los nefastos resultados de la implantación del pluralismo y la tolerancia como valores absolutos en nuestras sociedades: nada se puede criticar si es políticamente correcto; todo se debe criticar si es políticamente incorrecto. Nuestras endebles democracias se ven amenazadas día tras día por los personeros de la mentira y de la muerte, por el terrorismo ideológico y por sus principales aliadas, las mafias de la desinformación. El odio a la Iglesia, es capaz de unir en este "pluralismo", a un individuo como Ted Turner, paradigma del capitalista liberal, con el marxismo cultural, a cuyo servicio pone diariamente la CNN. Este odio se verifica también diversas organizaciones pseudocatólicas, como las "Católicas por el Derecho a Decidir" de triste memoria; o los miembros de la organización "Donum Vitae" en Alemania, que según el propio Nuncio, actúan directamente contra la voluntad del Papa al emitir certificados de asistencia médica requeridos para el aborto legal.

Y termina Gambra: De aquí la revolución cultural, meta principal del actual marxismo, y movimientos como cristianos para el socialismo y otro semejantes que jalonan esto que se ha llamado la autodemolizione de la Iglesia."

Es deber de todos los cristianos contribuir a evitar esa "autodemolizione" de la Iglesia -cuya estabilidad gracias a Dios, no depende de la voluntad humana-, tan buscada por el marxismo cultural que ahora se viste con ropaje de "género": otra alteración del lenguaje, esta vez para no asustar. No menos importante es el deber de agradecer que una de las pocas voces que se atreven a defender la dignidad del hombre y su verdadera libertad, es la del Papa. Valiente y sereno, enérgico y caritativo, el Santo Padre custodia y defiende a tiempo y a destiempo, la Verdad. Por eso, contra quienes consciente o inconscientemente contribuyen con sus ácidas e incisivas críticas a esa "autodemolizione" pergreñada por Gramsci, es necesario afirmar que el criticismo a la Cátedra de Pedro, que es un mazazo a la Iglesia, pues venga de donde venga, siempre contribuye a la destrucción buscada por sus enemigos. Pues aún sabiendo que la barca de Pedro no perecerá jamás, nada exime a los crsitianos de remar para llevarla a buen puerto.

Ante la tentación del criticismo, todo cristiano debería recordar -con la C.E.P.- que "los dueños de la "nueva perspectiva" promueven el ataque frontal al cristianismo y a toda figura que lo represente. En 1994, Rhonde Copelon y Berta Esperanza Hernández elaboraron un folleto para una serie de sesiones de trabajo de la Conferencia Internacional de Población y Desarrollo del Cairo. El folleto atacaba directamente al Vaticano por oponerse a su agenda que entre otras cosas incluye los "derechos a la salud reproductiva" y por consecuencia al aborto.

"Este reclamo de derechos humanos elementales confronta con la oposición de todo tipo de fundamentalistas religiosos, con el Vaticano como líder en la organización de oposición religiosa a la salud y a los derechos reproductivos, incluyendo hasta los servicios de planificación familiar".

Por tanto, si los cristianos no tomamos conciencia de que el marxismo cultural: a) existe; b) goza de buena salud y c) está haciendo estragos en las conciencias y en las almas de muchos hombres y mujeres inocentes; si no permanecemos muy unidos al Papa y a su Magisterio; si no libramos junto a Pedro y bajo Pedro, esta lucha por la vida y la familia, dificilmente podremos contribuir a la derrota final del materialismo histórico encarnado en el marxismo gramsciano. Es demasiado grave la hora como para que los cristianos estemos divididos, y peor aún, ¡distraídos!, cuando lo que realmente importa es el restablecimiento de la Cultura de la Vida y la Familia.

Vídeo: Mujeres Bellas Bailando y Cantando

¡Sirviendo al Señor!

 
¡Qué lindas, qué bellas en Cristo Jesús, seguidoras de su siervo Francisco! Dios las bendiga y las guarde siempre.

domingo, diciembre 20, 2009

Cuarto Domingo de Adviento, AD 2009

Oficio de Lecturas - Lectura Patrística
Todo el mundo espera la respuesta de María
San Bernardo

Homilía sobre las excelencias de la Virgen Madre 4,8-9

Foto cortesía de Light on Dark Water

Oíste, Virgen, que concebirás y darás a luz a un hijo; oíste que no será por obra de varón, sino por obra del Espíritu Santo. Mira que el ángel aguarda tu respuesta, porque ya es tiempo que se vuelva al Señor que lo envió. También nosotros, los condenados infelizmente a muerte por la divina sentencia, esperamos, Señora, esta palabra de misericordia.

Se pone entre tus manos el precio de nuestra salvación; en seguida seremos librados si consientes. Por la Palabra eterna de Dios fuimos todos creados, y a pesar de eso morimos; mas por tu breve respuesta seremos ahora restablecidos para ser llamados de nuevo a la vida.

Esto te suplica, oh piadosa Virgen, el triste Adán, desterrado del paraíso con toda su miserable posteridad. Esto Abrahán, esto David, con todos los santos antecesores tuyos, que están detenidos en la región de la sombra de la muerte; esto mismo te pide el mundo todo, postrado a tus pies.

Y no sin motivo aguarda con ansia tu respuesta, porque de tu palabra depende el consuelo de los miserables, la redención de los cautivos, la libertad de los condenados, la salvación, finalmente, de todos los hijos de Adán, de todo tu linaje.

Da pronto tu respuesta. Responde presto al ángel, o, por mejor decir, al Señor por medio del ángel; responde una palabra y recibe al que es la Palabra; pronuncia tu palabra y concibe la divina; emite una palabra fugaz y acoge en tu seno a la Palabra eterna.

¿Por qué tardas? ¿Qué recelas? Cree, di que sí y recibe.

Que tu humildad se revista de audacia, y tu modestia de confianza. De ningún modo conviene que tu sencillez virginal se olvide aquí de la prudencia. En este asunto no temas, Virgen prudente, la presunción; porque, aunque es buena la modestia en el silencio, más necesaria es ahora la piedad en las palabras.

Abre, Virgen dichosa, el corazón a la fe, los labios al consentimiento, las castas entrañas al Criador. Mira que el deseado de todas las gentes está llamando a tu puerta. Si te demoras en abrirle, pasará adelante, y después volverás con dolor a buscar al amado de tu alma. Levántate, corre, abre. Levántate por la fe, corre por la devoción, abre por el consentimiento.

Aquí está -dice la Virgen- la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra. (Fuente: El Testigo Fiel)

Lecturas de la Misa de Hoy

Primera Lectura: Miqueas 5:1-4
Salmo Responsorial: Salmo 80:2-3, 15-16, 18-19
Segunda Lectura: Hebreos 10:5-10
Evangelio: Lucas 1:39-45

sábado, diciembre 19, 2009

Declaran “Venerables” a los Papas Pío XII y Juan Pablo Magno

Amigos, esto de acuerdo a ACIPrensa:

Papa Pio XIIEn un "magnífico" regalo por Navidad para millones de católicos, el Papa Benedicto XVI ha firmado y autorizado la promulgación de los decretos que reconocen las virtudes heroicas de los Siervos de Dios Juan Pablo II y Pío XII, abriendo su camino hacia la beatificación. Para que sean beatos, solo falta del reconocimiento oficial de un milagro obrado por su intercesión.

En la extensa relación de nuevos beatos y venerables dada a conocer esta mañana por la Oficina de Prensa de la Santa Sede, se precisa que el Santo Padre ha autorizado a la Congregación para las Causas de los Santos, la promulgación, entre otros, de los decretos referentes a:

"Las virtudes heroicas del Siervo de Dios Pío XII (Eugenio Pacelli) Sumo Pontífice, nacido en Roma el 2 de marzo de 1876 y muerto en Castelgandolfo el 9 de octubre de 1958".

Asimismo, "las virtudes heroicas del Siervo de Dios Juan Pablo II (Karol Wojtyla) nacido el 18 de mayo de 1920 en Wadowice (Polonia) y muerto en Roma el de abril de 2005".

Con la firma de estos decretos, lo que hace falta para la beatificación de ambos pontífices es el reconocimiento oficial por parte de la Congregación para las Causas de los Santos de un milagro obrado por su intercesión.

Papa Juan Pablo MagnoComentario. Estoy muy contento por estas decisiones que permiten el culto público limitado a figuras tan excelsas como estos Papas. Es de esperarse que la decisión de reconocer como "venerable" a Pío XII disgustará a varios segmentos de la opinión pública mundial, como ya lo han manifestado diversas organizaciones judías. Sucede que a Pío XII, quien fue reconocido por sus contemporáneos como una figura central en la mediación pacífica durante la Segunda Guerra Mundial y como un rescatador secreto de miles de judíos, ha sufrido desde los años sesente un cruel e injusto ataque que buscan pintarlo como una figura cruel, antisemita e indiferente al Holocausto. La revisión histórica ganó tracción completa hasta el punto que a quienes la disputamos se nos tilda de "revisionistas." Francamente, el mote me importa poco. Pío XII pertenece en los altares y me regocijo que el Santo Padre Benedicto XVI así lo reconoce.

El reconocimiento de la "venerabilidad" del Papa Juan Pablo Magno es completamente merecida y me llena de un gozo particular. Gracias a un número considerable de excelentes biografías es el Papa a que mejor conozco. Su vida, su pensamiento, su espiritualidad me han impactado tanto que a veces hasta sueño que le conozco, que le hablo y que me sonríe. Los logros en la arena global de nuestro Papa Juan Pablo son del todo conocidos: sus muchos viajes - incluyendo su viaje a Puerto Rico hacen 25 años; el papel instrumental que jugó en la caída de las dictaduras comunistas de la Europa central y oriental; su actuación como mediador en varios conflictos y su reconocimiento del Estado de Israel fueron cada uno hitos de gran importancia. Y sin embargo, lo que yo más le agradezco es la manera fuerte y decisiva en la cual retomó su responsabilidad única de ser el intérprete auténtico del Concilio Vaticano II, arrancándole de las manos a los teólogos y liturgistas académicos que se habían contrapuesto como un magisterio alterno al papal y al episcopal. Esos teólogos iban en ascendencia hasta que Juan Pablo les paró el caballito y por eso todos los católicos tenemos que estar agradecidos a Dios por habernos dotado del liderazgo del Papa Wojtyla, o la Iglesia hubiese muerto. Mucho queda por hacer y el Papa Benedicto es un sucesor digno del Gran Papa polaco de quien no tengo duda un día será reconocido como Doctor de la Iglesia. En fin, que es verdad, el Papa Benedicto nos ha hecho un gran regalo de Navidad. Deo Gratias.

jueves, diciembre 17, 2009

¡A cantar las siete antífonas mesiánicas!

(Este esbozo sobre las antífonas mayores del Adviento son cortesía del padre Maurice Gilbert y de Sandro Magister de Chiesa.com)

Se cantan una por día, durante el recitado del Magnificat en las Vísperas. Son muy antiguas y valiosísimas, con referencias a las profecías del Mesías. Sus iniciales forman un acróstico. Transcriptas a continuación, con la clave de lectura

ROMA, 17 de diciembre de 2008 – Desde hoy hasta la vigilia anterior a la de Navidad, en el momento que se recita el Magnificat, en la oración de Vísperas del rito romano, se cantan siete antífonas, una por día, cada una de las cuales comienza con una invocación a Jesús, quien en este caso nunca es llamado por su nombre.

Este septenario es muy antiguo, se remite a la época del papa Gregorio Magno, alrededor del año 600. Las antífonas están en latín y se inspiran en textos del Antiguo Testamento que anuncian al Mesías.

Al comienzo de cada antífona, en ese orden diario, Jesús es invocado como Sabiduría, Señor, Raíz, Llave, Sol, Rey, Emmanuel. En latín: Sapientia, Adonai, Radix, Clavis, Oriens, Rex, Emmanuel.

Leídas a partir de la última, las iniciales latinas de esas palabras forman un acróstico: "Ero cras", es decir, "Será mañana". Es el anuncio del Señor que viene. La última antífona, que completa el acróstico, se canta el 23 de diciembre y al día siguiente, con las primeras vísperas, comienza la fiesta de Navidad.

Quien extrajo del olvido estas antífonas ha sido, inesperadamente, "La Civiltà Cattolica", la revista de los jesuitas de Roma que se edita con el control previo de la Secretaría de Estado vaticana.

Es inusitado también el puesto de honor otorgado al artículo que comenta las siete antífonas, escrito por el padre Maurice Gilbert, director de la sede de Jerusalén del Pontificio Instituto Bíblico. El artículo abre el número previo a Navidad de la revista, donde normalmente se publica el editorial.

En el artículo, el padre Gilbert comenta las antífonas una por una. Muestra las riquísimas referencias a los textos del Antiguo Testamento y destaca una particularidad: las tres últimas antífonas incluyen algunas expresiones que se explican únicamente a la luz del Nuevo Testamento.

La antífona "O Oriens" del 21 de diciembre incluye una clara referencia al "Benedictus", el cántico de Zacarías inserto en el capítulo 1 del Evangelio de san Lucas: "Nos visitará el sol que nace de lo alto, para iluminar a los que viven en tiniebla y en sombras de muerte".

La antífona "O Rex" del 22 de diciembre incluye un pasaje del himno a Jesús del capítulo 2 de la epístola de san Pablo a los Efesios: "El que de dos [es decir, judíos y paganos] ha hecho una sola cosa".

La antífona "O Emmanuel" del 23 de diciembre se concluye al final con la invocación "Dominus Deus noster": una invocación exclusivamente cristiana, porque solamente los seguidores de Jesús reconocen en el Emmanuel a su Señor y Dios.

Aquí entonces, inmediatamente a continuación, los textos íntegros de las siete antífonas, en latín y traducidas, resaltando las iniciales que forman el acróstico "Ero cras" y, entre paréntesis, las principales referencias al Antiguo y al Nuevo Testamento:

I – 17 de diciembre

O SAPIENTIA, quae ex ore Altissimi prodiisti, attingens a fine usque ad finem fortiter suaviterque disponens omnia: veni ad docendum nos viam prudentiae.

Oh Sabiduría que sales de la boca del Altísimo (Eclesiástico 24, 3), te extiendes hasta los confines del mundo y dispones todo con suavidad y firmeza (Sabiduría 8, 1): ven a enseñarnos el camino de la prudencia (Proverbios 9, 6).

II – 18 de diciembre

O ADONAI, dux domus Israel, qui Moysi in igne flammae rubi apparuisti, et in Sina legem dedisti: veni ad redimendum nos in brachio extenso.

Oh Señor (Éxodo 6, 2 Vulgata), guía de la casa de Israel, que apareciste ante Moisés en la zarza ardiente (Éxodo 3, 2) y en el Monte Sinaí le diste la Ley (Éxodo 20): ven a liberarnos con brazo poderoso (Éxodo 15, 12-13).

III – 19 de diciembre

O RADIX Iesse, qui stas in signum populorum, super quem continebunt reges os suum, quem gentes deprecabuntur: veni ad liberandum nos, iam noli tardare.

Oh Raíz de Jesé, que te elevas como bandera de los pueblos (Isaías 11, 10), callan ante ti los reyes de la tierra (Isaías 52, 15) y las naciones te invocan: ven a liberarnos, no tardes (Habacuc 2, 3).

IV – 20 de diciembre

O CLAVIS David et sceptrum domus Israel, qui aperis, et nemo claudit; claudis, et nemo aperit: veni et educ vinctum de domo carceris, sedentem in tenebris et umbra mortis.

Oh Llave de David (Isaías 22, 22), cetro de la casa de Israel (Génesis 49, 10), que abres y nadie puede cerrar; que cierras y nadie puede abrir: ven, libera de la cárcel al hombre prisionero, que yace en tinieblas y en sombras de muerte (Salmo 107, 10.14).

V – 21 de diciembre

O ORIENS, splendor lucis aeternae et sol iustitiae: veni et illumina sedentem in tenebris et umbra mortis.

Oh Sol que naces de lo alto (Zacarías 3, 8; Jeremías 23, 5), esplendor de la luz eterna (Sabiduría 7, 26) y sol de justicia (Malaquías 3, 20): ven e ilumina a quien yace en tinieblas y en sombras de muerte (Isaías 9, 1; Evangelio según san Lucas 1, 79).

VI – 22 de diciembre

O REX gentium et desideratus earum, lapis angularis qui facis utraque unum: veni et salva hominem quel de limo formasti.

Oh Rey de los gentiles (Jeremías 10, 7), esperado por todas las naciones (Ageo 2, 7), piedra angular (Isaías 28, 16) que reúnes en uno a judíos y paganos (Epístola a los Efesios 2, 14): ven y salva al hombre que has creado usando el polvo de la tierra (Génesis 2, 7).

VII – 23 de diciembre

O EMMANUEL, rex et legifer noster, expectatio gentium et salvator earum: veni ad salvandum nos, Dominus Deus noster.

Oh Emmanuel (Isaías 7, 14), nuestro rey y legislador (Isaías 33, 22), esperanza y salvación de los pueblos (Génesis 49, 10; Evangelio según san Juan 4, 42): ven a salvarnos, oh Señor Dios nuestro (Isaías 37, 20).

miércoles, diciembre 16, 2009

Tres ecologías diferentes

La ecología necesita conocer y amar al hombre, a cada hombre

Autor: P. Fernando Pascual | Fuente: Catholic.net

La ecología parece ser una ciencia reciente, pero no lo es. En mayor o menor medida los hombres del pasado se han preocupado por el ambiente: por la limpieza de los ríos, por la belleza de los bosques, por la abundancia de los animales y de los peces. Muchas veces han pensado cómo adornar las ciudades, cómo levantar nuevos parques, cómo conocer más y mejor los misterios de la vida.

Podemos recordar, en el mundo griego, los proyectos de Platón para construir una ciudad ideal, pensada para vivir en armonía con el ambiente exterior; o los estudios de Aristóteles sobre los animales y las plantas, que le permitían repetir una y otra vez que la naturaleza “no hace nada en vano”. Los hebreos soñaban una tierra prometida donde abundase la leche y la miel, o donde el niño pudiese jugar con el león. Muchos otros pueblos han celebrado ritos y fiestas por los cambios de la luna, por la llegada de las lluvias, por la primera cosecha, y han soñado en momentos de paz y de equilibrio entre hombres, animales y plantas.

A simple vista, uno puede pensar que todas las ecologías son iguales. En ellas se busca conocer a fondo las distintas relaciones que existen entre los seres vivos y el ambiente que los rodea. Pero en seguida notamos diferencias profundas.

Intentemos presentar, entre otros que podrían ser mencionados, tres modelos distintos de ecología.

El primer modelo se limita simplemente a analizar cómo están las cosas y qué cambios se están produciendo, sin decir nada sobre si es bueno o es malo lo que ocurre. Es una ecología “neutra”. Si un volcán quemó miles de árboles e hizo que muriesen ardillas, jabalíes y coyotes, constatará el hecho, sin mayores problemas. Ocurrió esto y basta. Lo mismo se aplica a la contaminación: los hombres crean fábricas que contaminan, y los animales (no sólo los animales, sino también muchos hombres) mueren por culpa de los gases tóxicos. ¿Es esto algo bueno o malo? La ecología neutra no se pronuncia ni quiere pronunciarse sobre esto: describe y basta.

El segundo y tercer modelo se parecen, pues creen que se puede distinguir entre cambios buenos y cambios malos. Se diferencian, sin embargo, a la hora de determinar cuáles cambios ecológicos sean buenos, cuáles malos, y por qué. El segundo modelo toma como punto de referencia una situación ideal, en la que sería bueno que todos los organismos pudiesen convivir con un cierto equilibrio, sin realizar entre las especies animales y vegetales ninguna discriminación. Así, consideran que el clima de los últimos siglos, sus glaciares y desiertos, las especies animales y vegetales que han dominado en amplias llanuras o en selvas ecuatoriales, son algo bueno en sí, que habría que conservar. Algunos de estos ecologistas ven, como principal enemigo de este equilibrio ecológico, al ser humano (no a todos), en cuanto que ha creado industrias y sistemas de vida que han destruido millones de hectáreas de bosques, han contaminado ríos y mares, y han terminado con la vida de un número incontable de animales y plantas. Algunas especies, incluso, se han extinguido para siempre.

Según el criterio de bien que se escoge en este modelo, habría que tomar soluciones profundas, aunque nos puedan resultar dolorosas: disminuir el nivel de vida de los ricos, impedir a los pobres que copien los malos ejemplos de los países industrializados, controlar la natalidad. Habría que conseguir, por ejemplo, la eliminación radical de los coches de combustión; o volver al sistema de cultivos naturales sin el uso de fertilizantes (aunque baje la producción: ya luego veremos cómo dar de comer a todos los hombres que piden alimento…). No falta quien dice que sería bueno disminuir el número de seres humanos del planeta, para conseguir así un equilibrio ecológico idealizado. Los caminos para esta disminución pueden ser muchos: desde la esterilización de millones de mujeres (a veces incluso por medio de engaños o de presiones de todo tipo) hasta el aborto promovido como medio de control natal. Dentro de esta perspectiva hay quien ha llegado a decir que el ser humano es como un tumor o un cáncer que está dañando a la tierra. Quien afirma esto sabe cuál es la “solución”: los tumores se curan eliminándolos…

El tercer tipo de ecología también habla de un “bien” y un “mal” a la hora de valorar cada ecosistema, pero establece el criterio de lo que se debe hacer o evitar no en función del equilibrio en sí, sino en función del ser humano. Es una ecología de tipo humanístico. Es bueno cuidar el agua, el aire, la temperatura o la belleza de los bosques, y es bueno porque todo ello hace más hermosa y más digna la vida de los hombres. De los de hoy, de los que ya están viniendo (esos millones de embarazos que se producen cada mes), y de los que vendrán. El hombre, en esta perspectiva, no es el malo del planeta, ni un “cáncer”. No hay que promover la esterilización ni el aborto ni cámaras de gas para eliminar a los hombres que “sobran” o para impedir que puedan nacer más. El hombre es el que administra un tesoro, un sistema de vida y de muerte, que nunca acaba de controlar del todo, y que debe respetar, si quiere sobrevivir y si quiere hacer más amable la existencia de todos los demás seres humanos y otras formas de vida que alegran y embellecen nuestros bosques y praderas. El hombre, que en sí no es malo, puede serlo si vive de modo irresponsable y arbitrario, si daña de modo indiscriminado el ambiente o destruye a los animales y las plantas por puro capricho egoísta.

Es cierto (primer modelo) que el equilibrio actual no es estático, y que basta un volcán o un meteorito para que empiece a llover en el Sahara y se seque la selva del Amazonas. Pero no podemos quedarnos con los brazos cruzados: podemos hacer algo (tal vez mucho) para controlar la contaminación de las ciudades, para defender los bosques de los incendios o las montañas de la erosión por falta de árboles. Es cierto también (segundo modelo) que algunos hombres han abusado de los bienes de la tierra y han destrozado un equilibrio que era bastante bueno, aunque no perfecto. Pero la culpa de esos hombres (muchos o pocos, no importa) no puede ser nunca motivo para acusar a todo el género humano como si fuese el “animal malo” del planeta. Además, la idealización de un modelo ecológico no podrá justificar nunca el que unos nuevos poderosos, en nombre del ecologismo internacional, quieran eliminar a otros o controlar de modo salvaje e inhumano su fertilidad o su misma existencia.

Pero lo más cierto (tercer modelo) es que la ecología verdadera debe ser humanista: debe defender el valor de todos y de cada uno de los seres humanos, o no podrá ofrecer criterios justos para custodiar el patrimonio terráqueo de todos. Sólo por amor al hombre protegeremos y conservaremos las riquezas de un planeta que, gracias al trabajo y al ingenio de millones de hombres que han vivido antes que nosotros, nos han permitido nacer, ser curados y alimentados. Gracias a sus conquistas y progresos podemos hoy disfrutar de la salida del sol, del canto de un jilguero y, lo que es más hermoso todavía, de los ojos de un niño que miran al futuro y piden un poco de amor y de esperanza.

La ecología no puede no ser humanística. Necesita conocer y amar al hombre, a cada hombre. De este modo podremos proteger e, incluso, mejorar, algunos ecosistemas en los que se desarrolla nuestra vida terrena, y en la que vivirán, si así lo quiere Dios y lo permiten los hombres, las generaciones que vendrán en los siglos futuros.

Un nacimiento extraño

Padre Nicolás Schwizer

¿Qué celebramos en Navidad? Celebramos el nacimiento de un niño, pero no de un niño común, sino de un Niño que es Dios.

Ahora, si comparamos este nacimiento con otros nacimientos, p.ej. con el de nuestros hijos, entonces notamos algunas cosas extrañas. Este niño nace en condiciones sorprendentes, desconcertantes y hasta chocantes ‑ ya que se trata del Hijo de Dios.

1. Una primera condición extraña. Se da a conocer a los pastores.

Vino a la tierra. No previno a los grandes. No avisó a los poderosos. No hizo saber nada a los sacerdotes. Ha tirado por tierra a la jerarquía.

No hubo conferencia de prensa para anunciar al mundo un suceso de tal categoría. Y sin embargo tenía sumo interés de que alguien lo supiera. Alguien tenía derecho a ser el primero en conocer la noticia. Y manda sus mensajeros a unos pastores que acampan cerca de la ciudad guardando sus rebaños. Los pastores viven al margen de la sociedad y muchas veces también al margen de la religión. Son incultos, no conocen la ley, y por eso están destinados al infierno, según los fariseos. Y precisamente a estos “excomulgados” es a quienes Cristo envía sus ángeles para anunciarles su venida.

Es que Jesús quiere poner las cosas en claro desde el comienzo. Él ve todo al revés. A sus ojos, los grandes son los pequeños. Los últimos son los primeros. Los arrojados de la sociedad, sus clientes privilegiados. La Buena Nueva se comunica antes que a nadie y llega a pertenecer primero a aquellos que están “fuera”.

2. Una segunda circunstancia extraña. No es reconocido por los hombres.

Pensemos p.ej. en los posaderos de Belén. Si hubieran sabido que Dios estaba allí, le habrían abierto la puerta, lo habrían acogido. Porque eran personas religiosas, como nosotros. Pero creyeron que se trataba de vagabundos, de refugiados de quién sabe dónde, un par de desconocidos.

Y no los quisieron recibir. Y nosotros, ¿los hubiéramos recibido? ¿Cómo creer que Dios podría presentársenos bajo esa forma?

3. Una tercera circunstancia extraña del nacimiento. Es Dios y nace en la miseria.

Dios es totalmente distinto de cómo nos lo imaginamos; Dios es todo lo contrario al poder, a la majestad, a la autoridad, a la riqueza, a la fuerza que le hemos atribuido.

Pero Dios es totalmente semejante a los sencillos, a los pobres, a los que se sienten hermanos, a los misericordiosos, a los que aman, a los que tienen hambre de justicia.

No es que Cristo no sea un hombre como nosotros, sino que es tan hombre, el único verdadero hombre: verdaderamente libre, sencillo, amante, fiel, disponible. La Buena Nueva que anuncia Navidad, consiste en eso.

Para asemejarnos a Dios, no tenemos que hacernos ricos, fuertes, solitarios o majestuosos. Nos basta con amar un poco más, con servir un poco más, con acercarnos más a los pobres, con luchar un poco más por la justicia. Podemos convertirnos en Cristo en seguida, en nuestra misma situación, en nuestro nivel social o cultural. Sin aguardar visiones o milagros, sino haciéndonos los últimos de todos y los servidores de todos.

Dios es pobre: pobre de todas esas cosas que ambicionamos, que buscamos, que pretendemos. Y no digamos que Dios se oculta o está ausente del mundo. Dios está extraordinariamente presente y visible: tan presente y tan visible ‑ o tan poco presente y tan poco visible como lo están, en nuestra vida, los pobres.

Si queremos encontrarnos con el verdadero Dios que en Navidad viene a nosotros, hemos de ir a encontrarnos con los pobres.

Y si entonces ese amor a los desdichados nace en nosotros, Dios se hace presente realmente en nuestro corazón. Esa es la Navidad que hemos de hacer. Esa es la Navidad verdadera en la que hemos de creer. Somos responsables de que se haga esa Navidad en todas partes.

Preguntas para la reflexión

1. ¿Cómo vivo la Navidad?

2. ¿Soy capaz de ver al Niño Dios entre los pobres de nuestro tiempo?

martes, diciembre 15, 2009

Benedicto XVI advierte peligro de "panteísmo neopagano"

El hombre es superior a la naturaleza, afirma el Papa

Amigos, esto de acuerdo a Zenit.org
CIUDAD DEL VATICANO, martes 15 de diciembre de 2009 (ZENIT.org).- El respeto de la naturaleza está “estrechamente relacionado” con el respeto a la persona humana, pues “el libro de la naturaleza es único”.

Por tanto, el respeto del medio ambiente no puede ir en contra del respeto a la persona humana, a su vida y a su dignidad. Al contrario, el hombre es superior al resto de la creación, y por ello tiene el deber de cuidarla y protegerla.

Así lo afirma el Papa Benedicto XVI en su mensaje con motivo de la próxima Jornada Mundial de la Paz, que se celebrará el 1 de enero de 2010, y que ha dedicado este año a la cuestión del respeto medio ambiente, necesario para promover la paz en el mundo.

En el mensaje, el Papa advierte contra las actuales tendencias filosóficas que llevan a considerar al ser humano como un peligro para el medio ambiente, y que incluso propugnan el control de la población como una medida de protección de la naturaleza.

Benedicto XVI explica que “una correcta concepción de la relación del hombre con el medio ambiente no lleva a absolutizar la naturaleza ni a considerarla más importante que la persona misma”.

“El Magisterio de la Iglesia manifiesta reservas ante una concepción del mundo que nos rodea inspirada en el ecocentrismo y el biocentrismo, porque dicha concepción elimina la diferencia ontológica y axiológica entre la persona humana y los otros seres vivientes”.

De este modo, advierte el Papa, “se anula en la práctica la identidad y el papel superior del hombre, favoreciendo una visión igualitarista de la 'dignidad' de todos los seres vivientes”.

Este “igualitarismo” falso forma parte, explica, “de un nuevo panteísmo con acentos neopaganos, que hace derivar la salvación del hombre exclusivamente de la naturaleza, entendida en sentido puramente naturalista”.

“La Iglesia invita en cambio a plantear la cuestión de manera equilibrada, respetando la 'gramática' que el Creador ha inscrito en su obra, confiando al hombre el papel de guardián y administrador responsable de la creación, papel del que ciertamente no debe abusar, pero del cual tampoco puede abdicar”, aclara.

El Papa explica que “hay una cierta forma de reciprocidad: al cuidar la creación, vemos que Dios, a través de ella, cuida de nosotros”.

“En efecto, también la posición contraria de absolutizar la técnica y el poder humano termina por atentar gravemente, no sólo contra la naturaleza, sino también contra la misma dignidad humana”, añade.

Ecología humana

En este sentido, el Papa subrayó que una verdadera protección de la naturaleza está íntimamente relacionada con el respeto a la dignidad de la persona, lo que se llama “ecología humana”.

“Los deberes respecto al ambiente se derivan de los deberes para con la persona, considerada en sí misma y en su relación con los demás”, afirma el Pontífice.

En este sentido, subraya la importancia de una educación en la responsabilidad ecológica que “salvaguarde una auténtica ecología humana”.

Es necesario afirmar “con renovada convicción la inviolabilidad de la vida humana en cada una de sus fases, y en cualquier condición en que se encuentre, la dignidad de la persona y la insustituible misión de la familia, en la cual se educa en el amor al prójimo y el respeto por la naturaleza”.

“Es preciso salvaguardar el patrimonio humano de la sociedad. Este patrimonio de valores tiene su origen y está inscrito en la ley moral natural, que fundamenta el respeto de la persona humana y de la creación”, añade el Papa.

“No se puede pedir a los jóvenes que respeten el medio ambiente, si no se les ayuda en la familia y en la sociedad a respetarse a sí mismos: el libro de la naturaleza es único, tanto en lo que concierne al ambiente como a la ética personal, familiar y social”.

Benedicto XVI subraya que la Iglesia “tiene una responsabilidad respecto a la creación y se siente en el deber de ejercerla también en el ámbito público, para defender la tierra, el agua y el aire, dones de Dios Creador para todos, y sobre todo para proteger al hombre frente al peligro de la destrucción de sí mismo”.

“En efecto, la degradación de la naturaleza está estrechamente relacionada con la cultura que modela la convivencia humana, por lo que cuando se respeta la 'ecología humana' en la sociedad, también la ecología ambiental se beneficia”.
Lee el mensaje del Papa aquí.

domingo, diciembre 13, 2009

Tercer Domingo de Adviento, AD 2009

Lectura del Oficio de Lecturas del Día
De un sermón de San Agustín

Juan era la voz, Cristo es la Palabra

Juan era la voz, pero el Señor es la Palabra que en el principio ya existía. Juan era una voz provisional; Cristo, desde el principio, es la Palabra eterna.

Quita la palabra, ¿y qué es la voz? Si no hay concepto, no hay más que un ruido vacío. La voz sin la palabra llega al oído, pero no edifica el corazón.

Pero veamos cómo suceden las cosas en la misma edificación de nuestro corazón. Cuando pienso lo que voy a decir, ya está la palabra presente en mi corazón; pero, si quiero hablarte, busco el modo de hacer llegar a tu corazón lo que está ya en el mío.

Al intentar que llegue hasta ti y se aposente en tu interior la palabra que hay ya en el mío, echo mano de la voz y, mediante ella, te hablo: el sonido de la voz hace Llegar hasta ti el entendimiento de la palabra; y una vez que el sonido de la voz ha llevado hasta ti el concepto, el sonido desaparece, pero la palabra que el sonido condujo hasta ti está ya dentro de tu corazón, sin haber abandonado el mío.

Cuando la palabra ha pasado a ti, ¿no te parece que es el mismo sonido el que está diciendo: Ella tiene que crecer y yo tengo que menguar? El sonido de la voz se dejó sentir para cumplir su tarea y desapareció, como si dijera: Esta alegría mía está colmada. Retengamos la palabra, no perdamos la palabra concebida en la médula del alma. ¿Quieres ver cómo pasa la voz, mientras que la divinidad de la Palabra permanece? ¿Qué ha sido del bautismo de Juan? Cumplió su misión y desapareció. Ahora el que se frecuenta es el bautismo de Cristo. Todos nosotros creemos en Cristo, esperamos la salvación en Cristo: esto es lo que la voz hizo sonar.

Y precisamente porque resulta difícil distinguir la palabra de la voz, tomaron a Juan por el Mesías. La voz fue confundida con la palabra: pero la voz se reconoció a sí misma, para no ofender a la palabra. Dijo: No soy el Mesías, ni Elías, ni el Profeta.

Y cuando le preguntaron: ¿Quién eres?, respondió: Yo soy la voz que grita en el desierto: «Allanad el camino del Señor». La voz que grita en el desierto, la voz que rompe el silencio. Allanad el camino del Señor, como si dijera: «Yo resueno para introducir la palabra en el corazón; pero ésta no se dignará venir a donde yo trato de introducirla, si no le allanáis el camino».

¿Qué quiere decir: Allanad el camino, sino: «Suplicad debidamente?» ¿Qué significa: Allanad el camino, sino: «Pensad con humildad»? Aprended del mismo Juan un ejemplo de humildad. Le tienen por el Mesías, y niega serlo; no se le ocurre emplear el error ajeno en beneficio propio.

Si hubiera dicho: «Yo soy el Mesías», ¿cómo no lo hubieran creído con la mayor facilidad, si ya le tenían por tal antes de haberlo dicho? Pero no lo dijo: se reconoció a sí mismo, no permitió que lo confundieran, se humilló a sí mismo.

Comprendió dónde tenía su salvación; comprendió que no era más que una antorcha, y temió que el viento de la soberbia la pudiese apagar.

Fuente: El Testigo Fiel.

Lecturas de la Misa de Hoy

Primera Lectura: Sofonías 3:14-18
Salmo Responsorial: Isaías 12:2-6
Segunda Lectura: Filipenses 4:4-7
Evangelio: Lucas 3:10-18

sábado, diciembre 12, 2009

Celebramos hoy la fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe

Nuestra Señora de Guadalupe Un sábado 9 de diciembre, el indio Juan Diego, recién convertido a la fe católica, se dirigió al templo para oir Misa. Al pie de un cerro pequeño llamado Tepeyac vio una nube blanca y resplandeciente y oyó que lo llamaban por su nombre. Vio a una hermosa Señora quien le dijo ser "la siempre Virgen María Madre de Dios" y le pidió que fuera donde el Obispo para pedirle que en aquel lugar se le construyera un templo. Juan Diego se dirigió a la casa del obispo Fray Juan de Zumárraga y le contó todo lo que había sucedido. El obispo oyó con admiración el relato del indio y le hizo muchas preguntas, pero al final no le creyó.

De regresó a su pueblo Juan Diego se encontró de nuevo con la Virgen María y le explicó lo ocurrido. La Virgen le pidió que al día siguiente fuera nuevamente a hablar con el obispo y le repitiera el mensaje. Esta vez el obispo, luego de oir a Juan Diego le dijo que debía ir y decirle a la Señora que le diese alguna señal que probara que era la Madre de Dios y que era su voluntad que se le construyera un templo.

De regreso, Juan Diego halló a María y le narró los hechos. La Virgen le mandó que volviese al día siguiente al mismo lugar pues allí le daría la señal. Al día siguiente Juan Diego no pudo volver al cerro pues su tío Juan Bernardino estaba muy enfermo. La madrugada del 12 de diciembre Juan Diego marchó a toda prisa para conseguir un sacerdote a su tío pues se estaba muriendo. Al llegar al lugar por donde debía encontrarse con la Señora prefirió tomar otro camino para evitarla. De pronto María salió a su encuentro y le preguntó a dónde iba. El indio avergonzado le explicó lo que ocurría. La Virgen dijo a Juan Diego que no se preocupara, que su tío no moriría y que ya estaba sano. Entonces el indio le pidió la señal que debía llevar al obispo. María le dijo que subiera a la cumbre del cerro donde halló rosas de Castilla frescas y poniéndose la tilma, cortó cuantas pudo y se las llevó al obispo.

Una vez ante Monseñor Zumarraga Juan Diego desplegó su manta, cayeron al suelo las rosas y en la tilma estaba pintada con lo que hoy se conoce como la imagen de la Virgen de Guadalupe. Viendo esto, el obispo llevó la imagen santa a la Iglesia Mayor y edificó una ermita en el lugar que había señalado el indio.

Pio X la proclamó como "Patrona de toda la América Latina", Pio XI de todas las "Américas", Pio XII la llamó "Emperatriz de las Américas" y Juan XXIII "La Misionera Celeste del Nuevo Mundo" y "la Madre de las Américas".

- Fuente: ACIPrensa.

jueves, diciembre 10, 2009

Progreso de la Petición para la Definición Dogmática de la Maternidad Espiritual de María

Carta del cardenal Luis Aponte Martínez, arzobispo emérito de San Juan de Puerto Rico

SAN JUAN, martes, 8 diciembre 2009 (ZENIT.org).- Republico la carta que ha enviado el cardenal Luis Aponte Martínez, arzobispo emérito de San Juan de Puerto Rico, en la que informa sobre los pasos que está dando la petición de que el Papa proclame la definición de la maternidad espiritual de la Santísima Virgen María.



8 de Diciembre del 2009
Solemnidad de la Inmaculada Concepción

Mis queridos hermanos cardenales y obispos:

Luis Cardenal Aponte Martínez, arzobispo emérito de San Juan de Puerto RicoEl 1 de enero del 2008, cinco cardenales escribimos a todos los obispos del mundo para notificarles de la petición hecha a Su Santidad Benedicto XVI, por un grupo internacional de cardenales y obispos reunidos en Fátima, pidiéndole en humildad la solemne definición de la Santísima Virgen María como la Madre Espiritual de la humanidad, bajo sus tres roles como Corredentora, Mediadora de todas las gracias y Abogada. Ya en el pasado, cientos de obispos y millones de fieles han hecho esta súplica. Una vez más y recientemente muchos obispos han respondido. Como uno de esos cinco cardenales que envió esta petición global, ahora quiero darles una actualización sobre esta solicitud de la Iglesia universal.

Recientemente las Filipinas presentaron a Su Santidad una petición por esta solemne definición, a través del Cardenal Vidal, Arzobispo de Lagdameo y Presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Filipinas, junto con otros arzobispos y obispos. La petición fue acompañada de una carta personal de la Presidente de Filipinas, la Sra. Gloria Arroyo, en la cual apoyó fuertemente la petición de los obispos.

Asimismo, varios grupos representativos de cardenales y obispos de la India y países cercanos, incluyendo el Cardenal Vithayathil, Presidente de la Conferencia Nacional de Obispos de la India, han presentado su propia petición por este 5º dogma Mariano al Papa Benedicto XVI. Una petición similar fue enviada desde África, por el Arzobispo Félix Job, Presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Nigeria y varios otros obispos Nigerianos. De igual manera, obispos de Europa del Este, incluyendo al Arzobispo Kramberger de Eslovenia, han enviado su propia petición por esta proclamación Mariana. Y, junto con obispos de numerosos países de Latinoamérica, envié nuestra propia petición al Papa Benedicto por esta definición papal de la Maternidad Espiritual de Nuestra Señora.

Cientos de Congregaciones de Religiosas Contemplativas están en oración y ofrecimiento permanente, y fieles laicos en todo el mundo se han unido a sus obispos. Muchos días de oración comunitaria, conferencias, oraciones individuales y peticiones al Santo Padre del laicado, constituyen una manifestación positiva del sensus fidelium por este potencial dogma Mariano.

Todos hemos percibido una urgencia mundial por la más grande intercesión posible de nuestra Madre celestial por las crisis sin precedentes de fe, familia, sociedad y paz, que marcan la condición humana presente. Vemos la definición papal de la maternidad espiritual de la Santísima Virgen, como un remedio extraordinario a estas crisis globales que amenazan hoy a gran parte de la humanidad. Entre más reconozcamos libremente el poder intercesor de María, más será capaz de ejercerlo por todos los pueblos del mundo que le fue entregado a su cuidado en el Calvario.

Por lo tanto, queridos hermanos, los invito encarecidamente a unírsenos en esta renovada petición al Santo Padre, el Papa Benedicto XVI, enviándole su propia carta por este discernimiento, de lo que pueda constituir un siguiente paso positivo para esta solemne proclamación de la Maternidad Espiritual de María. Gracias por sus oraciones y discernimiento para esta importantísima obra en honor de Nuestra Señora, la que puede constituir un histórico beneficio de gracia y bendición para toda la humanidad.

+Luis Cardenal Aponte Martínez
Arzobispo Emérito
San Juan, Puerto Rico.

miércoles, diciembre 09, 2009

"Compatible" creación y evolución

Autora: Vivian Maldonado Miranda Fuente: El Visitante
Una foto, una radiografía, una pintura o un poema.
¿Cuál de todas es la verdad sobre una joven mujer?
“Todas, pero no tienen la misma función”.
Con esta comparación, el director del Museo Puertorriqueño de Antropología Religiosa, el sacerdote jesuita Juan José Santiago, explicó la relación que existe entre los relatos de la creación en el Génesis y la teoría de la evolución.

El profesor de antropología teológica de la Universidad Pontificia Comillas de Madrid, Pedro Fernández Castelao. (VMM)“Todas son expresiones de una misma realidad, pero el novio no va a guardar la radiografía en la cartera para pensar en su novia, ni ella va a llevar el poema al médico para que el doctor haga el diagnóstico”, aseveró el Padre Juan José.

“El relato bíblico no es menos verdadero que el relato paleontológico. Es verdad expresada de otra forma”, prosiguió.

Las expresiones del sacerdote jesuita sirvieron de resumen al conversatorio “La Revolución de la Evolución: el Diálogo entre Ciencia y Fe”. El evento se llevó a cabo en el Recinto Metropolitano de la Universidad Interamericana, con motivo de la conmemoración a nivel mundial de los 200 años del nacimiento del padre de la teoría de la evolución, Charles Darwin, y los 150 años de la publicación de su libro “El Origen de las Especies”.

Durante su participación, el paleoantropólogo español, Emiliano Aguirre Enríquez, mostró fotografías de los huesos humanos encontrados en las excavaciones de los yacimientos en la Sierra de Atapuerca, España.

Los hallazgos constituyen uno de los conjuntos de fósiles humanos más importantes para la comunidad científica en la actualidad, en 4 sitios explorados hasta ahora. Una de las zonas tiene 1.2 millones de años. La otra, no ha sido excavada aún y un centenar de las áreas exploradas, tienen 800 mil años.

La antigüedad de los huesos se calculó, entre otros métodos, por el nivel del terreno en que fueron encontrados.

Según Aguirre, el estudio de miles de fósiles en una de las zonas, llamada Sima de los Huesos, apunta a que este grupo de personas se escondieron hace 320 mil años en una cueva, para protegerse de una fuerte lluvia. Entonces, ocurrió un alud que tapó la entrada y todos murieron. Sus cuerpos fueron arrastrados hasta el fondo, donde se conservaron los huesos hasta hoy.

De los hallazgos, explicó que el grupo tenía un líder, que se identificaba con un distintivo de piedra tallada.

Para Aguirre, el ser humano es aquél que comenzó a tener una infancia prologada y adolescencia, lo que implica un espacio de tiempo mayor para aprender de sí mismo, de la naturaleza que lo rodea y del grupo social. A partir de ahí, él considera que los demás fósiles encontrados pueden ser sólo diferentes “razas”, aunque se les dan nombres de “especies” en latín.

El extenso periodo de aprendizaje citado se registró por primera vez hace 1.8 millones de años, con el “Homo ergaster”.

El desarrollo del “Homo” comenzó hace aproximadamente 2 y medio millones de años. Según Aguirre, algunos primates anteriores mostraban en sus fósiles señales de caminar erguidos con dos pies. No obstante, su cavidad craneal era menor, como la de los actuales chimpancés y gorilas.

Fue entonces cuando el volumen del cerebro empezó a crecer. La búsqueda de alimentos dejó de depender de que nacieran con una mandíbula más grande para masticar frutos duros. En contraste, empezaron a tallar piedras que sirvieran como herramientas.

Agregó que los “neandertales” de hace 130mil años sepultaban a sus muertos, con flores u otros adornos. Esto indica que tenían un “sentido de trascendencia”.

Amplió que durante más de 15mil años, “neandertales” y “sapiens” coexistieron. Citó que compartieron el terreno “sin matarse unos a otros” y hasta se aparearon, dando a luz mestizos que no se multiplicaron, “quizá por derivas genéticas”.

Sin pretender entrar en análisis alguno del relato bíblico, teorizó que el nombre Adán pudiese hacer referencia al humano con conciencia de su identidad y responsabilidad, anterior a la agricultura y el pastoreo.

La agricultura aparece en el Génesis con Caín y el pastoreo de ovejas con Abel. Según Aguirre, los primeros agricultores y pastores aparecieron en el periodo del Neolítico, hace 10 mil años.

De su parte, el profesor de antropología teológica de la Universidad Pontificia Comillas de Madrid, Pedro Fernández Castelao, citó al Papa Juan Pablo II, El Grande, afirmando que “no hay oposición entre la creación y la evolución”.

Explicó que el sentido teológico de la creación hace referencia al misterio del hombre en el mundo ante el misterio de Dios.

“La evolución supone la creación”, dijo al ampliar que para que algo haya evolucionado, tuvo que tener un principio.

“Todo cuanto existe procede absolutamente de Dios y tiene una relación primera y última con el Creador”, agregó. Fernández Castelao añadió que la Creación se relaciona con los tres modos de tiempo: pasado, presente y futuro.

Explicó que “en el principio creó Dios el cielo y la tierra”, significa que con todo lo creado, también fue creado “el tiempo”.

Por lo tanto, amplió que la creación tiene que verse como “creación continua”, ya que es una “relación entre el origen de todo cuanto existe y el discurrir de todas las creaturas que ocupan el espacio y tiempo”.

“¿Qué puede significar a imagen y semejanza de Dios?”, preguntó. Luego de una hilera de citas de diferentes opiniones de pensadores a lo largo de la historia, respondió:

“El misterio del hombre ante el misterio de Dios”.

Fernández Castelao opinó que los conflictos entre la creación y la evolución surgieron a causa de los dos extremos “igualmente indeseables”: “creacionismo” y “evolucionismo”.

Por un lado, mencionó que el “evolucionismo” surge de “una ciencia arrogante e imperialista que trata de negar absolutamente la legitimidad de la teología, reduciéndola a un discurso emotivo que tiene carta de ciudadanía en el ámbito privado, pero no en el público”.

Junto a ella, criticó a unos “científicos que tienen reconocido prestigio, pero que hacen extrapolaciones cuestionables”, que “traspasan los límites de la ciencia y se lanzan a hacer afirmaciones metafísicas sobre Dios”. En esa línea, subrayó que entonces deja de ser ciencia y se convierte en “una ideología con un propio dogmatismo no-científico”.

En el otro extremo, objetó también las interpretaciones fundamentalistas que hace el “creacionismo”.

Ante preguntas de la audiencia de por qué no mirar al ser humano “como un animal más”, respondió que eso sería borrar la “diferencia fundamental” del ser humano, por lo que “no es acorde con la naturaleza específica humana”.

Agregó que eliminaría la “distinción cualitativa que obviamente tiene el ser humano frente a otras formas de vida”. Sobre el particular, enfatizó que sólo el ser humano es capaz de reflexionar, de una creación artística e imaginativa.

“Aunque es atractivo para unas corrientes de pensamiento moderna que vinculan al hombre con todas las formas de vida del planeta, en la práctica (ver al hombre como ‘un animal más’) ha tenido tremendos costos en regímenes políticos que han socavado la dignidad del ser humano”, dijo. Ejemplo de ello fue el régimen Nazi.

“El concepto de creación es perfectamente compatible, armonizable, (con la evolución), mostrando el carácter insustituible y cualitativamente diverso del ser humano ante el misterio de Dios”, concluyó.

- Lee también: ¿Qué significa el relato de la Creación? en El Visitante.