domingo, noviembre 29, 2009

¿Se peca si vamos a Misa “sin ganas”?

Autor: P. Eduardo Volpacchio | Fuente: Catholic.net

Me preocupa haber encontrado no pocas personas a las que les han aconsejado -incluso algún sacerdote- no asistir a Misa el domingo si “no lo sentían”. De ser cierto estos consejos, significaría que el criterio moral para evaluar la conveniencia de la asistencia a Misa sería el siguiente: “Si lo sentís, tenéis el deber de ir a Misa; si no lo sentís no tenéis que ir (o al menos podrías no ir)”. Es un planteo que hace decisivos, desde el punto de vista moral, los sentimientos.

Si, con una pizca de ironía, nos colocamos en un contexto de buscar excusas para no ir a Misa, el asunto sonaría de tal manera que sentirse bien en Misa sería una carga, que me obliga a ir; y sentirse mal con la Misa, una fuerza liberadora del precepto. Ya se vé que hay algo que no funciona.

En efecto, si consideramos racionalmente la postura, nos daremos cuenta de que es sencillamente un disparate. Es lo que trataremos de analizar en estas líneas.

De entrada hay que decir que el criterio señalado es inaplicable. Para poder usarlo tendríamos que descubrir primero de qué sentimientos se trata: sentir ganar de ir a Misa, sentir emoción en Misa, aburrirse en Misa, sentir pereza, sentir simpatía o enojo con el sacerdote, sentir más ganas de otras cosas y un largo etcétera de posibles sentimientos. Una vez aclarado qué tipos de sentimientos aconsejarían no asistir a Misa; habría que preguntarse qué intensidad de sentimiento sería necesario para excusar de pecado o cometerlo.

De más está decir que todo este planteo carece de sentido.

Sabemos qué nos pide Dios en primer lugar: "Amarás al Señor tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu mente, con toda tu alma y con todas tus fuerzas". No nos pide buenos sentimientos, sino que amemos "con obras y de verdad".

La superficialidad del argumento usado como justificante del abandono de la práctica religiosa, supone además ignorar varias realidades:

• Desconocer el valor salvífico de la Misa más allá de los sentimientos de los asistentes.
• Desconocer el valor de la obediencia a las leyes de la Iglesia.
• Desconocer el sentido del deber.
• Desconocer el valor del sacrificio como expresión de amor.
• Desconocer la psicología humana, ya que si dejo de hacer cosas buenas -está fuera de discusión la bondad del sacrificio Eucarístico- que me cuestan, difícilmente tendré ganas de hacerlas después. Y menos de apreciarlas.

El valor de la Misa

El consejo sería válido si la única función de la Misa fuera suscitar en quienes participan buenos sentimientos. Si fracasara en tal intento -que sería su única razón de ser- efectivamente sería inútil, y no nos serviría para nada la asistencia a la misma.

Pero la Misa es una acción divina, que santifica al mundo. Hay en ella mucho más de lo que veo, de lo que toco, de lo que siento. De manera que la Misa me sirve mucho más de lo que puedo darme cuenta, es más, no sólo me sirve, la necesito para tener vida eterna.

Preceptos y sentimientos

En el caso de la Misa dominical hay en juego algo más que la piedad: un precepto de la Iglesia. Y el cumplimiento de las leyes va más allá de los sentimientos. En este caso, además, se trata de un precepto que obliga gravemente (es decir, que su incumplimiento, en principio, es grave). Un legislador jamás contemplaría entre las causas excusantes del cumplimiento de la ley la carencia de sentimientos: los sentimientos no tienen lugar en el ámbito jurídico porque no pueden ser medibles objetivamente.

Si una persona flaquea y por debilidad falta a Misa el domingo, con humildad pedirá perdón al reconocer su falta, y Dios lo perdonará. El problema aparece cuando se intenta justificar la falta, para que deje de ser falta. Entonces, se confirma en el camino del abandono del cumplimiento de sus deberes religiosos. Y esto, lejos de acercarlo al amor de Dios, lo alejará de su presencia.

La falta de sentimientos puede ser ofensiva

En las relaciones humanas, la falta de sentimiento no exime del cumplimiento de deberes familiares o sociales. Por el contrario, si ése es el motivo del incumplimiento, lo hace más ofensivo. Si no asisto a la celebración del cumpleaños de un amigo, seguramente podrá entender las razones que me lo impiden. Pero si me justifico diciendo que no me dice nada su persona y su celebración, lejos de excusarme, la explicación hará más dolorosa mi ausencia, la convertirá en un auténtico desprecio.
Me parece que a Dios lejos de agradarle que un cristiano no vaya a Misa porque no lo siente, le resulta más ofensivo. Y le “duele” que no haga ningún esfuerzo por superar esa falta de sentimiento para estar con El.

Sería muy egoísta la actitud de quien dejara de ir a Misa cuando deja de “sentir”: como si sólo buscara “sentirse bien” y cuando no lo consigue, la abandonara porque “ya no me sirve”. No vamos a Misa a sentirnos bien, sino a participar del mayor acto de amor de Dios por los hombres; no vamos a pasárnoslo bien, sino a dar Dios el culto que merece ofreciéndole nada menos que la entrega de Cristo y a buscar la gracia que necesitamos para ser buenos hijos de Dios. El valor de esto está mucho más allá de lo que yo pueda sentir.

A Dios no le molesta que no sienta nada. El sabe bien cómo es mi estado interior. Quiere que lo ame, incluso cuando mis sentimientos no me facilitan ese amor.

La solución verdadera

Quizá sea cierto que la mayor parte de la gente que deja de ir a Misa, lo haga por motivos “afectivos”: no siente nada, se aburre, no tiene ganas. Tienen fe, dicen amar a Dios, pero no los llena, no sienten nada. Y es la mayor donación de Dios a los hombres. Es una lástima, pero está muy lejos de justificar la falta de práctica religiosa.

Quienes están en esta situación tienen un problema, y tendrían que buscar cómo resolverlo. Quizá deberían plantearse que la Misa no tiene la “culpa”. Que la solución no es dejar de asistir, sino intentar que les diga algo, entenderla mejor, vivirla con más intensidad. Dejar de ir a Misa es la peor de todas las “soluciones” posibles a su falta de sentimientos, porque no soluciona nada. Nunca “gracias” a dejar de participar en la Misa conseguirán amar más a Dios, y sentir más intensamente ese amor.

Quien ama se lo pasa bien con el amado, pero no es eso lo que busca (el amor egoísta se busca a sí mismo). Quien busca dar gloria a Dios, sabe prescindir de sus sentimientos: busca agradarlo, aunque no saque nada de provecho personal.

Conclusión

Si faltas a Misa los domingos, por favor, no te justifiques diciendo que no te dice nada. No te excusará delante de Dios. Resulta evidente que a quien nos pide como primer mandamiento que lo amemos, no puede resultarle indiferente que le digamos que no sentimos nada por su compañía.

Si escuchas a alguien razonar de esta manera, decirle que lo piense mejor, porque es un razonamiento que carece de lógica por donde lo consideres.

Por otro lado, y para terminar, si ha habido tantas almas enamoradas de la Eucaristía, será que algo tiene, y habrá que ponerse en campaña para descubrirlo. Es todo un desafío.

Primer Domingo de Adviento, AD 2009

Oficio de Lecturas del Día
Las dos parusías de Cristo - San Cirilo de Jerusalén - Catequesis 15,1-3

Anunciamos la venida de Cristo, pero no una sola, sino también una segunda, mucho más magnífica que la anterior. La primera llevaba consigo un significado de sufrimiento; esta otra, en cambio, llevará la diadema del reino divino.

Pues casi todas las cosas son dobles en nuestro Señor Jesucristo. Doble es su nacimiento: uno, de Dios, desde toda la eternidad; otro, de la Virgen, en la plenitud de los tiempos. Es doble también su descenso: el primero, silencioso, como la lluvia sobre el vellón; el otro, manifiesto, todavía futuro.

En la primera venida fue envuelto con fajas en el pesebre; en la segunda se revestirá de luz como vestidura. En la primera soportó la cruz, sin miedo a la ignominia; en la otra vendrá glorificado, y escoltado por un ejército de ángeles.

No pensamos, pues, tan sólo en la venida pasada; esperamos también la futura. Y, habiendo proclamado en la primera: Bendito el que viene en nombre del Señor,diremos eso mismo en la segunda; y, saliendo al encuentro del Señor con los ángeles, aclamaremos, adorándolo: Bendito el que viene en nombre del Señor.

El Salvador vendrá, no para ser de nuevo juzgado, sino para llamar a su tribunal a aquellos por quienes fue llevado a juicio. Aquel que antes, mientras era juzgado, guardó silencio refrescará la memoria de los malhechores que osaron insultarle cuando estaba en la cruz, y les dirá: Esto hicisteis y yo callé.

Entonces, por razones de su clemente providencia, vino a enseñar a los hombres con suave persuasión; en esa otra ocasión, futura, lo quieran o no, los hombres tendrán que someterse necesariamente a su reinado.

De ambas venidas habla el profeta Malaquías: De pronto entrará en el santuario el Señor a quien vosotros buscáis.He ahí la primera venida.

Respecto a la otra, dice así: El mensajero de la alianza que vosotros deseáis: miradlo entrar -dice el Señor de los ejércitos-. ¿Quién podrá resistir el día de su venida?, ¿quién quedará en pie cuando aparezca? Será un fuego de fundidor, una lejía de lavandero: se sentará como un fundidor que refina la plata.

Escribiendo a Tito, también Pablo habla de esas dos venidas, en estos términos: Ha aparecido la gracia de, Dios que trae la salvación para todos los hombres; enseñándonos a renunciar a la impiedad y a los deseos mundanos, y a llevar ya desde ahora una vida sobria, honrada y religiosa, aguardando la dicha que esperamos: la aparición gloriosa del gran Dios y Salvador nuestro, Jesucristo. Ahí expresa su primera venida, dando gracias por ella; pero también la segunda, la que esperamos.

Por esa razón, en nuestra profesión de fe, tal como la hemos recibido por tradición, decimos que creemos en aquel que subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre; y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin.

Vendrá, pues, desde los cielos, nuestro Señor Jesucristo. Vendrá ciertamente hacia el fin de este mundo, en el último día, con gloria. Se realizará entonces la consumación de este mundo, y este mundo, que fue creado al principio, será otra vez renovado. Fuente: El Testigo Fiel

Lecturas de la Misa de Hoy

viernes, noviembre 27, 2009

Damas argentinas pretenden darnos cátedra económica

Amigos, de acuerdo a la edición digital de nuestro rotativo sanjuanero El Nuevo Día, las Madres de la Plaza de Mayo repudian a Fortuño y la Ley 7 diciendo entre otras cosas, lo siguiente:
El Gobierno de Puerto Rico aprobó la Ley 7 que lo autoriza a despedir a más de 30,000 empleados públicos, anular los derechos adquiridos por los trabajadores en convenios colectivos a través de años de lucha; poner el peso contributivo sobre el sector financiero más pequeño y frágil de Puerto Rico, beneficiando aún más a las empresas multinacionales; excluir de fondos públicos a la Universidad de Puerto Rico y delegar a la empresa privada la administración de la educación primaria y secundaria; desalojar y desarticular a más de ocho comunidades pobres que han luchado por décadas por su derecho a poseer la tierra que habitan y ahora se ven amenazadas por el interés de lucro entre el gobierno y las empresas privadas. Doscientosmil puertorriqueños de una pequeña isla de menos de cuatro millones de habitantes salieron a la calle, el 15 de octubre de 2009, oponiéndose a la Ley 7, ley que fragiliza su sistema económico, omite los derechos de los trabajadores, olvida la salud social, privatiza los bienes comunes y endeuda aún más su futuro y obstaculiza las instituciones democráticas. Familias enteras quedaron sin recursos al adoptar estas medidas neoliberales obsoletas y Puerto Rico quedará maltrecho para proveer alternativas a su gente”, denunció Bonafini en la plaza en la que llevan congregándose como organización desde el 1977.
Comentario. A principios del siglo XX, nuestra hermana república Argentina representaba la tercera economía de nuestro hemisferio, detrás del Canadá y de los EE.UU. Hoy, aunque no entre las más paupérrimas, definitivamente no está entre las más avanzadas. ¿Cuál es la causa? El justicialismo y el izquierdismo "progresista" en sus varias manifestaciones han socavado la capacidad de nuestros cohermanos argentinos de producir, ahorrar e invertir en su propio país. Poderosos sindicatos se disputan la magra riqueza que queda cuando se restan todos los impuestos confiscatorios necesarios para pagar su creciente deuda social. ¿Y ahora estas señoras nos vienen a dar lecciones de lo mismo?

Pues está claro que la "obsolecencia" es un problema en el devenir argentino y puertorriqueño y ambos tienen la misma causa: la existencia de un gobierno acaparrador, paternalista y niñero, que nada tiene de democrático y de igualitario; en teorías económicas dañínas y fomentadoras de miseria; en concepciones decimonónicas sobre la creación y distribución de la riqueza y nociones erróneas de "suma cero." En fin, que los puertorriqueños estamos pagando ahora sobre 50 años de errores económicos y tenemos el coraje que les falta a las damas argentinas de concebir y lograr el cambio necesario para que hayan menos pobres y más ricos.

Muy señoras mías, les recomiendo que mantengan sus narices en sus pañuelos y no meterlo en pañuelos ajenos, mucho menos cuando tienen poco o nada que enseñarnos.

jueves, noviembre 26, 2009

Mi posición ante el Concilio Vaticano II

Amigos, añadí el siguiente inciso a mi Ideario Personal por si acaso existen preguntas o dudas entre mis lectores sobre este asunto:
Recibo y atesoro la divina y católica fe transmitida a través de los 21 Concilios Ecuménicos de la Iglesia. Una lista completa puede ser vista aquí. Quiero afirmar de modo particular que recibo al Concilio Vaticano II en sus documentos como una expresión ecuménica de la fe de la Iglesia y que rechazo contundentemente todo atentado por parte de llamados "tradicionalistas" o "progresistas" de reinterpretar el Concilio de tal modo que no signifique nada, o de traspasar sus linderos ortodoxos apelando a un "espíritu del Vaticano II" que simplemente es una fantasía.

martes, noviembre 24, 2009

"Es posible la esperanza"

Amigos, quiero dar a conocer al sitio llamado Es Posible la Esperanza. En sus propias palabras:
La esperanza de sanar, liberar y madurar el corazón humano para que sea capaz de un amor verdadero, un amor de comunión y solidaridad.

La esperanza de sanar, liberar y madurar el corazón del mundo, para que sea capaz de ser un mundo de justicia y de paz, de igualdad y solidaridad.

No nos resignamos a vivir en la herida, en el sufrimiento, en la esclavitud, en la injusticia, en la explotación y en el mal,... de nuestro corazón y de nuestro mundo.

Porque creemos que estamos llamados al Bien, a la Verdad y a la Belleza de un corazón y un mundo creado para vivir la hermosa vocación de la Comunión y la Solidaridad, de la Justicia y la Libertad.

Es por ello por lo que te ofrecemos cinco secciones en nuestra página.

Las tres primeras (Cultura de Muerte - Ideología de Género - Cultura Pro Gay) nos ofrecen un espacio de reflexión y análisis en relación al mundo en el que vivimos y el mundo que hemos de cambiar;

La cuarta sección (Autoayuda) nos ofrece un espacio en el que curar las heridas que se han manifestado en la AMS (Atracción hacia el Mismo Sexo);

La quinta sección (Madurar el Amor) nos ofrece un camino de futuro y esperanza en el que llegar a una Personalidad Madura, es decir, a una personalidad con capacidad de amor verdadero, de amor de Comunión y Solidaridad.
Un sitio bueno, verdadero e informativo, aliado de Catholic.net. ¡Visítenlo!

lunes, noviembre 23, 2009

Recordamos hoy al Beato Miguel Pro, S.J.

Amigos, entre otros dignos mártires, hoy también recordamos el nacimiento celestial del Beato Padre Miguel Pro, S.J. Su vida y el modo en que rindió testimonio también nos recuerdan que, llegado el momento, nosotros mismos podemos ser llamados a testificar a Cristo ante un paredón y que Él mismo nos concederá la ayuda del Espíritu Santo para proclamar su nombre y perdonar a quienes nos quitan la vida. Esta reseña biográfica del beato padre es cortesía de la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús.



Beato Padre Miguel Pro, S.J.Miguel Agustín Pro Juárez, nació el 13 de enero de 1891 en la población minera de Guadalupe, Zacatecas, tercero de once hermanos e hijo de Miguel Pro y Josefa Juárez. El 19 de agosto de 1911, ingresa al Noviciado de la Compañía de Jesús en El Llano, Michoacán, luego de unos Ejercicios hechos con jesuitas y de haber madurado lentamente la decisión. Ya la familia había dado antes dos vocaciones religiosas en la persona de dos hermanas mayores de Miguel.

Luego del Noviciado, continúa sus estudios en Los Gatos, California, obligados los jesuitas a abandonar Los Llanos a causa de la presencia de fuerzas carrancistas. Estudia después retórica y filosofía en España. Desempeña el oficio de profesor en el colegio de la Compañía en Granada, Nicaragua y hace la teología en Enghien, Bélgica, donde recibe el presbiterado.

Un juicio imparcial sobre la vida de formación del P. Miguel nos inclina a admitir que gozaba en alto grado de talento práctico, pero que carecía de facilidad para los estudios especulativos, quizá debido a la deficiente enseñanza de sus primeros años. Su gloriosa muerte contribuyó además a que se esfumara el recuerdo de la parte negativa de su temperamento jocoso, bromista y agudo.

Una úlcera estomacal, la oclusión del píloro y toda la ruina del organismo hicieron prever un desenlace rápido al final de sus estudios en Bélgica. "Los dolores no cesan -escribe en una carta íntima-. Disminuyo de peso, 200 a 400 gramos cada semana, y a fuerza de embaular porquerías de botica, tengo descarriado el estómago... Las dos operaciones últimas estuvieron mal hechas y otro médico ve probable la cuarta". Luego detalla el insoportable régimen dietético que se le hace sufrir. Su organismo se reduce a tal extremo que sus superiores en Enghien tratan de apresurar el regreso a México, para que la muerte no lo recoja fuera de su patria.

En esta situación realiza su anhelo de viajar a Lourdes, al pie del Pirineo, donde espera una intervención de la Virgen que le devuelva las fuerzas que necesitará en México para ayudar a los católicos entonces vejados por una persecución. La prisión, el fusilamiento y el destierro están a la orden del día.

De la visita a la célebre gruta, escribe: "Ha sido uno de los días más felices de mi vida... No me pregunte lo que hice o qué dije. Sólo sé que estaba a los pies de mi Madre y que yo sentí muy dentro de mí su presencia bendita y su acción". Esa experiencia mística es para leerse entera en su vida. Sabemos por ella que la Virgen le prometió salud para trabajar en México. El exorbitante trabajo que tuvo los meses que vivió en la capital desde su llegada en julio de 1926, realizado además mientras huía de casa en casa para despistar a los sabuesos que seguían sus pasos, no hubiera podido ser ejercido por un individuo de mediana salud, y menos por uno tan maltratado como Miguel Agustín, de no haber sido por la intervención de la Madre de Jesucristo.

Así le sorprende el fracasado intento de Segura Vilchis para acabar con Obregón, el presidente electo. Las bombas de aquel católico exasperado estaban tan mal hechas que ni siquiera causaron desperfectos graves en el coche abierto del prócer. El lng. Segura había procedido con todo sigilo para preparar y ejecutar el acto. Nadie, sino el chofer y dos obreros estaban enterados. La liga de Defensa Religiosa, y por tanto Humberto y Roberto Pro, hermanos del Padre, y el mismo Padre, fueron ajenos al plan magnicida.

El Papa Pío XI había defendido a los católicos mexicanos y había condenado la injusta persecución en tres ocasiones a través de documentos públicos dirigidos al mundo. Calles, el perseguidor, estaba irritadísimo contra él; pero no pudiendo descargar sus iras contra un enemigo tan distante las descargó contra un eclesiástico, el P. Pro, al que la indiscreción de una mujer y un niño hizo caer en las garras de la policía mientras cometía sus cotidianos delitos de llevar la comunión, de confesar o socorrer a los indigentes. Calles se vengaría del Papa en un cura... Y aprovechando que el P. Pro estaba en los sótanos de la Inspección de Policía atribuyó a él y a sus hermanos la responsabilidad de un acto cuyo verdadero autor no había podido ser descubierto.

El autor verdadero, el lng. Segura Vilchis, había ágilmente saltado del automóvil desde el que arrojó la fallida bomba. Luego siguió caminando impertérrito por la banqueta mientras preparaba una coartada admirable. Obregón se dirigía a los toros. Segura Vilchis, sin ser reconocido por los esbirros, entró a la plaza detrás del general, buscó su palco y encontró el modo de hacerse bien visible y reconocible por éste. Así podía citarlo como testigo de que él se hallaba en los toros pocos minutos después del atentado.

No obstante, enterado por las extras de los periódicos de que acusaban al padre Pro y a sus hermanos Humberto y Roberto del lanzamiento de la bomba, Segura Vilchis resolvió su caso de conciencia y corrió a la Inspección de Policía para presentarse al general Roberto Cruz, Inspector General y, previa palabra de honor de que soltaría a los Pro, que nada tenían que ver con el delito, se ofreció a decir quién era el verdadero autor. Se delató a sí mismo y probó con toda facilidad que lo era. Con todo, de la Presidencia de la República llegó la orden directa de fusilar a los Pro y a Segura Vilchis, sin sombra de investigación judicial.

Así el 23 de noviembre de 1927, a la puerta del fatídico sótano, y minutos después de la diez de la mañana, un policía llamo a gritos al preso: "¡Miguel Agustín Pro!" Salió el padre y pudo ver el patio lleno de ropa y de invitados como a un espectáculo de toros, a multitud de gente, a unos seis fotógrafos por lo menos y a varios miembros del Cuerpo Diplomático "para que se enteraran de cómo el gobierno castigaba la rebeldía de los católicos".

El padre Pro caminó sereno y tuvo tiempo de oír a uno de sus aprehensores, que le susurraba:
-Padre, perdóneme.

-No sólo te perdono -le respondió-; te doy las gracias.

-¿Su última voluntad?
-le preguntaron ya delante del pelotón de fusilamiento.

-Que me dejen rezar.
Se hincó delante de todos y, con los brazos cruzados, estuvo unos momentos ofreciendo sin duda su vida por México, por el cese de la persecución, y reiterando el ofrecimiento de su vida por Calles, como ya lo solía hacer antes... Se levantó, abrió los brazos en cruz, pronunció claramente, sin gritar.- ¡Viva Cristo Rey! y cayó al suelo para recibir luego el tiro de gracia.


- Observa los cortos de la película del Padre Miguel Agustín Pro, S.J.

- Visita la página de la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús

domingo, noviembre 22, 2009

Celebramos hoy la Solemnidad de Cristo Rey

Fuente: Catholic.Net

Icono de Cristo Rey y Sumo SacerdoteCristo es el Rey del universo y de cada uno de nosotros.

Es una de las fiestas más importantes del calendario litúrgico, porque celebramos que Cristo es el Rey del universo. Su Reino es el Reino de la verdad y la vida, de la santidad y la gracia, de la justicia, del amor y la paz.

Un poco de historia

La fiesta de Cristo Rey fue instaurada por el Papa Pío XI el 11 de Marzo de 1925. El Papa quiso motivar a los católicos a reconocer en público que el mandatario de la Iglesia es Cristo Rey.

Posteriormente se movió la fecha de la celebración dándole un nuevo sentido. Al cerrar el año litúrgico con esta fiesta se quiso resaltar la importancia de Cristo como centro de toda la historia universal. Es el alfa y el omega, el principio y el fin. Cristo reina en las personas con su mensaje de amor, justicia y servicio. El Reino de Cristo es eterno y universal, es decir, para siempre y para todos los hombres.

Con la fiesta de Cristo Rey se concluye el año litúrgico. Esta fiesta tiene un sentido escatólogico pues celebramos a Cristo como Rey de todo el universo. Sabemos que el Reino de Cristo ya ha comenzado, pues se hizo presente en la tierra a partir de su venida al mundo hace casi dos mil años, pero Cristo no reinará definitivamente sobre todos los hombres hasta que vuelva al mundo con toda su gloria al final de los tiempos, en la Parusía.

Si quieres conocer lo que Jesús nos anticipó de ese gran día, puedes leer el Evangelio de Mateo 25,31-46. En la fiesta de Cristo Rey celebramos que Cristo puede empezar a reinar en nuestros corazones en el momento en que nosotros se lo permitamos, y así el Reino de Dios puede hacerse presente en nuestra vida. De esta forma vamos instaurando desde ahora el Reino de Cristo en nosotros mismos y en nuestros hogares, empresas y ambiente.

Jesús nos habla de las características de su Reino a través de varias parábolas en el capítulo 13 de Mateo:

“es semejante a un grano de mostaza que uno toma y arroja en su huerto y crece y se convierte en un árbol, y las aves del cielo anidan en sus ramas”;
“es semejante al fermento que una mujer toma y echa en tres medidas de harina hasta que fermenta toda”; “es semejante a un tesoro escondido en un campo, que quien lo encuentra lo oculta, y lleno de alegría, va, vende cuanto tiene y compra aquel campo”;
“es semejante a un mercader que busca perlas preciosas, y hallando una de gran precio, va, vende todo cuanto tiene y la compra”.

En ellas, Jesús nos hace ver claramente que vale la pena buscarlo y encontrarlo, que vivir el Reino de Dios vale más que todos los tesoros de la tierra y que su crecimiento será discreto, sin que nadie sepa cómo ni cuándo, pero eficaz.

La Iglesia tiene el encargo de predicar y extender el reinado de Jesucristo entre los hombres. Su predicación y extensión debe ser el centro de nuestro afán vida como miembros de la Iglesia. Se trata de lograr que Jesucristo reine en el corazón de los hombres, en el seno de los hogares, en las sociedades y en los pueblos. Con esto conseguiremos alcanzar un mundo nuevo en el que reine el amor, la paz y la justicia y la salvación eterna de todos los hombres.

Para lograr que Jesús reine en nuestra vida, en primer lugar debemos conocer a Cristo. La lectura y reflexión del Evangelio, la oración personal y los sacramentos son medios para conocerlo y de los que se reciben gracias que van abriendo nuestros corazones a su amor. Se trata de conocer a Cristo de una manera experiencial y no sólo teológica.

Acerquémonos a la Eucaristía, Dios mismo, para recibir de su abundancia. Oremos con profundidad escuchando a Cristo que nos habla. Al conocer a Cristo empezaremos a amarlo de manera espontánea, por que Él es toda bondad. Y cuando uno está enamorado se le nota. El tercer paso es imitar a Jesucristo. El amor nos llevará casi sin darnos cuenta a pensar como Cristo, querer como Cristo y a sentir como Cristo, viviendo una vida de verdadera caridad y autenticidad cristiana. Cuando imitamos a Cristo conociéndolo y amándolo, entonces podemos experimentar que el Reino de Cristo ha comenzado para nosotros.

Por último, vendrá el compromiso apostólico que consiste en llevar nuestro amor a la acción de extender el Reino de Cristo a todas las almas mediante obras concretas de apostolado. No nos podremos detener. Nuestro amor comenzará a desbordarse. Dedicar nuestra vida a la extensión del Reino de Cristo en la tierra es lo mejor que podemos hacer, pues Cristo nos premiará con una alegría y una paz profundas e imperturbables en todas las circunstancias de la vida. A lo largo de la historia hay innumerables testimonios de cristianos que han dado la vida por Cristo como el Rey de sus vidas. Un ejemplo son los mártires de la guerra cristera en México en los años 20s, quienes por defender su fe, fueron perseguidos y todos ellos murieron gritando “¡Viva Cristo Rey!”.  La fiesta de Cristo Rey, al finalizar el año litúrgico es una oportunidad de imitar a estos mártires promulgando públicamente que Cristo es el Rey de nuestras vidas, el Rey de reyes, el Principio y el Fin de todo el Universo.

QUE VIVA MI CRISTO
Que viva mi Cristo, que viva mi Rey
que impere doquiera triunfante su ley,
que impere doquiera triunfante su ley.
¡Viva Cristo Rey! ¡Viva Cristo Rey!
Mexicanos un Padre tenemos
que nos dio de la patria la unión
a ese Padre gozosos cantemos,
empuñando con fe su pendón.
Él formó con voz hacedora
cuanto existe debajo del sol;
de la inercia y la nada incolora
formó luz en candente arrebol.
Nuestra Patria, la Patria querida,
que arrulló nuestra cuna al nacer
a Él le debe cuanto es en la vida
sobretodo el que sepa creer.
Del Anáhuac inculto y sangriento,
en arranque sublime de amor,
formó un pueblo, al calor de su aliento
que lo aclama con fe y con valor.
Su realeza proclame doquiera
este pueblo que en el Tepeyac,
tiene enhiesta su blanca bandera,
a sus padres la rica heredad.
Es vano que cruel enemigo
Nuestro Cristo pretenda humillar.
De este Rey llevarán el castigo
Los que intenten su nombre ultrajar.

Lecturas de la Misa Festal

Añaden los hermanos de ACIPrensa un hermoso portal digital donde la fiesta de Cristo Rey se discute a fondo. Espero lo visiten y que Dios los bendiga a todos en este domingo, Día de Nuestro Señor y Rey, Jesucristo.

sábado, noviembre 21, 2009

Pausa creativa

Amigos, perdonen que últimamente no he podido publicar mucho contenido original. He estado ocupado en mi trabajo y también porque he estado escribiendo una serie analizando varios temas comunes entre el judaísmo y el cristianismo en el lado en lengua inglesa de este blog. Si lees inglés, te invito a leer esa serie. Ya prontito volveré a poblar contenido original en este lado.

miércoles, noviembre 18, 2009

El Blog del Corán: 'La Vaca'- Versículos 75-140

Traducido por Aymenn Jawad Al-Tamimi.

La sección próxima de Sura 2 del Corán- los versículos 75-105- continúa criticándoles a los judíos. Cuando lee declaraciones de los líderes de Hamas o de Mahmoud Ahmadineyad sobre Israel, acuérdese de que sus opiniones sobre Israel y los judíos se basan en el Corán. Han aprendido, si han estudiado de cualquier manera el Corán, que los judíos son los enemigos más perversos y culpables- y los más astutos y más persistentes- de Alá, Mahoma y los musulmanes.

En el versículo 75 Alá les pregunta a los musulmanes: ¿cómo pueden esperar que los judíos se hagan musulmanes, ya que 'un grupo de ellos escuchaba las palabras de Alá, pues las cambiaba a propósito, las habiendo entendido? En su 'Táfsir Anwar Al-Bayan', el muftí indio del siglo veinte Mohamed Aashiq Ilahi Bulandshahri nota que algunos comentadores han mencionado que el versículo se refiere a la adulteración de la Tora. Los eruditos judíos aceptaban los sobornos de la gente para que cambiasen mandos ciertos para convenirse. Interpretando este pasaje en relación con versículo 79, Bulandshahri dice que los judíos cometieron dos pecados: modificaron la escritura de Alá y aceptaron los sobornos.' Esta interpretación es la tradicional: el 'Táfsir al-Jalalyan' dice que los judíos modificaron la descripción del Profeta en la Tora, junto con el versículo de lapidar, y otros detalles, y volvieron a escribirlos de manera diferente de la forma en la que se revelaron'.

A causa de su arrogancia creen también que estarán solamente en el Infierno para pocos días (versículo 80). Bukhari cuenta que, después de que Mohamed conquistara a los judíos de Khaibar, un oasis árabe, asaron un cordero para el profeta del Islam- y lo envenenaron. Dándose cuenta de su estrategia, los convocó y preguntó. A lo largo de esto, le dijeron, 'Nos quedaremos en el Infierno para un período breve, y entonces los musulmanes nos sustituirán.' Mohamed respondió con indignación: '¡Seáis malditos y humillados! Por Alá, no os sustituiremos nunca en el Infierno' y afirmó que estaba enterado de su complot para envenenarle.

Los versículos 81-105 recuerdan otra vez a los judíos los favores de Alá que la mayoría de ellos rechazó (versículo 83), y los castiga debido a su terquedad y su desobediencia. El versículo 85 da un resumen de varios actos de desobediencia, culminando con la afirmación que los judíos creen solamente en una parte de sus escrituras sagradas, y rechazan las demás. Ibn Kathir dice que rechazaron algunas partes de la Tora, y afirma también: 'no deben ser creídos cuando describen al profeta de Alá, su venida, su expulsión de la tierra, su emigración, y el resto de la información sobre la que los profetas los informaron. Escondieron lo todo. Los judíos (¡que sufran la maldición de Alá!) escondieron todos los hechos.' Los versículos 88 y 89 destacan que son malditos a causa del hecho de que rechazaron el Islam. (Esto es por qué la mayoría de los musulmanes no aceptan la idea de que los judíos tienen un derecho a la tierra de Israel, a pesar de 5:21 y otros versículos: una gente maldita no recibe los regalos de Alá). El versículo 98 dice que Alá es su enemigo.

Por favor sigan leyendo aquí.

lunes, noviembre 16, 2009

La Madurez Afectiva

Padre Nicolás Schwizer

¿En qué consiste la madurez afectiva? Dos palabras pueden definir esta madurez: primero, la posesión de sí mismo y, segundo, la entrega de sí mismo.

1. La posesión de sí mismo

Podríamos hablar también de equilibrio emotivo que es la capacidad de dominar los propios impulsos, tendencias y tensiones. Es imposible la entrega de sí mismo, si antes uno no se posee, si no se domina, si no tiene autodominio. A través de mi autodominio voy a ser portador de vida y amor para mi cónyuge, mis hijos, mis hermanos de grupo, mis amigos.

Nuestra madurez ha de avivar la vida que encontramos en nuestro hogar y a nuestro alrededor. En lugar de desplomar, de destruir, de matar por mi superficialidad, mi comentario extemporáneo, mi desahogo, mi falta de autodominio, regalo justamente un poquito más de vida. Un amor que no conduzca a la vida, no es amor. El egoísmo es portador de muerte, el amor es portador de vida.

Posesión de sí mismo, significa poseer un mundo interior rico, cultivado, que incluye un buen grado de intimidad personal, de privacidad. Hay gente muy rica interiormente, pero que no se posee, porque está siempre conversando, está hablando permanentemente.

Y el que habla mete la pata; el que habla poco, mete menos; y el que no habla no la mete, de ordinario. La persona que tiene necesidad de contarle a cualquiera todo lo que vive, no tiene intimidad, no tiene posesión de sí. Porque poseerse significa también momentos de silencio, momentos de recogimiento, momentos de oración, así vamos asimilando lo que Dios siembra en nosotros.

Aquí podemos ver el sentido del secreto. Nadie va a confiar en nosotros, si no hay sentido del secreto. ¿Qué es el secreto? Posesión de sí. No estar con unas ganas locas de contarle al primero que aparece. ¡Qué importante es autoeducarse en ese aspecto!

Aunque sea decirse: me muero de ganas de contarle a mi marido tal cosa, pero no, voy a esperar una hora y después recién se lo cuento.

O escuchamos un chisme. Sea verdad o sea mentira, si yo lo sigo contando, lo único que hago es sembrar muerte, no vida. Mato la fama de mi hermano, pongo en duda tal cosa de él. Así es que de mi parte, se acabó el chisme. En el guardar secretos tienen un camino bien concreto de posesión de sí mismo. Hay que ver cómo la gente se abre cuando encuentra una persona capaz de escuchar y quedarse callada después.

Otro pequeño ejercicio, junto con el mantener el secreto, es no desahogarse por cualquier cosa y en cualquier momento y ante cualquier persona. Mejor es postergar esos desahogos: mañana voy a hablar de eso con mi cónyuge, o la próxima semana. Así uno se convierte en una persona que no se ahoga, y por eso no necesita desahogarse.

2. La entrega de sí mismo

La posesión de sí puede acabar en egoísmo. Por eso el segundo aspecto de la madurez afectiva: la entrega de sí. Una vez que yo me estoy poseyendo a mí mismo, me voy entregando, me voy brindando. La entrega de sí es una capacidad, la de salir de un yo receptivo y egoísta, para ser fecundo en un tú y en un nosotros. Darme, entregarme, es una tarea que se aplica en todos los ámbitos de nuestra vida: en el trabajo, en la familia y el matrimonio, en la sociedad, en la parroquia, en la relación con Dios. En todos los ámbitos estoy siempre poseyéndome y entregándome, siempre en ese juego. Y lo hermoso de todo eso es que cuanto más me doy, más recibo: más alegría, más seguridad, más amor, más sabiduría, más felicidad. Decíamos que el amor posesivo es como un barril sin fondo. Este amor, el amor oblativo, se enriquece sin medida. Y cuanto más se da, tanto más se posee a sí mismo.

Preguntas para la reflexión

1. ¿Comento lo que escucho sin antes verificar la verdad?

2. ¿Espero unas horas… antes de contar algo?

3. ¿Escucho a los demás o los “aturdo” con mi conversación?

domingo, noviembre 15, 2009

Trigésimo tercer Domingo del tiempo ordinario

Amigos, estas son las lecturas de la Santa Misa de hoy:

sábado, noviembre 14, 2009

Enlaces Internos Relanzados

Amigos, he creado un nuevo blog auxiliar para retener y mantener el contenido de este blog que apenas cambia o es permanente. Este nuevo blog auxiliar puede ser accedido mediante los “Enlaces Internos” desplegados en el margen izquierdo de este blog o a continuación:

Habilité también la ventada de comentarios por si quieren dialogar con ese contenido. Espero disfruten estas nuevas facilidades.

jueves, noviembre 12, 2009

Diez cosas que Dios no nos preguntará en el juicio

Autor: Padre José Pascual Benabarre Vigo | Fuente: El Visitante

Es de fe que toda criatura humana será juzgada por Dios dos veces: una, inmediatamente después de la muerte real (Catecismo 1021); y, la otra, al final de los tiempos “cuando Cristo vendrá en su gloria para llevar a cabo el triunfo definitivo del bien sobre el mal que, como el trigo y la cizaña, habrán crecido juntos en el curso de la historia” (Catecismo 681).

Dos serán nuestros jueces: Cristo, pues aunque “vino a este mundo no para condenar, sino para salvar” (Juan 3, 17), Dios Padre le entregó todo juicio (Juan 5, 22); y la conciencia que, al aceptar o rechazar la gracia, cada uno ya se juzga a sí mismo (Juan 3, 18; 13, 48) según sus obras (1 Corintios 3, 12-15); y puede, incluso, condenarse eternamente al rechazar el Espíritu de amor (Hebreos 6, 4-6; Catecismo 679).

A la tarde, nos examinarán en el amor

La certera frase “a la tarde nos examinarán en el amor” es de San Juan de la Cruz (Avisos y sentencias, 57), y su verdad corresponde ciento por ciento al pensamiento de Jesús, expresado en Mateo 25, 31 ss, y también fielmente reflejado por San Pablo en el Capítulo 13 de su Primera Carta a los Corintios.

Desde luego, en el juicio particular tras la muerte, no por instantáneo menos exhaustivo, se nos examinará de todo; pero la asignatura más importante y absolutamente necesaria que tendremos que aprobar para entrar en el cielo será la de la caridad: la del amor aceptado y practicado sin posible mezcla de egoísmo, pereza, indiferencia o selectividad.

Al referirse a Cristo en su papel de Juez, San Pablo, cuyas fatigas y padecimientos por Él habían sido tantos y tan severos, le llama “justo” (2 Timoteo 4, 8). Por tanto, nuestro juicio será correcto y la sentencia, que se cumplirá inmediatamente, justa y proporcionada.

Lo he indicado claramente en otros artículos: que nadie espere que en el juicio particular, por eso de ser Cristo infinitamente misericordioso, haya compasión y rebajas. Cristo Jesús, que con tanta frecuencia ejercita su infinita misericordia mientras vivimos, en aquel momento dejará que prevalezca la justicia, pues eso es lo que significa ser “Justo Juez”.

Olvidarnos de esta verdad puede ser trágico, ya que la muerte puede llegarnos en cualquier momento, aunque aparentemente estemos sanos.

Diez preguntas

Por el bendito internet, desde Humacao, y suscrito por mi amiga la señora Rosa María Castañer (Tutty), recibí la siguiente lista de diez preguntas, sobre cuyo comportamiento Cristo NO nos preguntará en el juicio particular. ¡Tienen su miga! Las copio literalmente.
1. No me preguntará qué clase de coche he tenido, sino a cuántos que no lo tienen, les he ofrecido transporte.

2. No preguntará por los metros cuadrados de mi casa, sino a cuántos se la he ofrecido.

3. No cuántos trajes tengo en el ropero, sino a cuántos he ayudado a vestirse.

4. No cuál fue mi salario, pero si comprometí mi conciencia para conseguirlo.

5. No me preguntará qué oficio tuve, sino si cumplí con mi deber lo mejor que pude.

6. No preguntará cuántos amigos tuve, sino a cuántos traté como amigos.

7. No preguntará en qué urbanización viví, sino cómo traté a mi vecino.

8. No preguntará sobre el color de mi piel, sino por el contenido de mi carácter.

9. No preguntará por qué me convertí tan tarde; por el contrario, me llevará a “mi” mansión en el cielo, y no al infierno.

10. No me preguntará a cuántos ayudé a ir al cielo. Eso lo sabe Él mejor que yo.

miércoles, noviembre 11, 2009

Guerras y rumores de guerras

Amigos, esto de acuerdo a ACIPrensa:

El Arzobispo de Caracas, Cardenal Jorge Urosa Savino, pidió al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, que unan esfuerzos para terminar con el "conflicto de guerra de delincuencia" que existe en el país; en vez de hablar de un eventual ataque contra Colombia.

El Purpurado comentó que los venezolanos no quien la guerra sino que "queremos paz, especialmente para vivir con serenidad en medio de las circunstancias difíciles que tenemos".

El Cardenal explicó que los venezolanos ya viven una guerra interna con la cada vez mayor delincuencia. "Esa es la guerra que deberíamos resolver porque está en nuestras calles", agregó y reiteró la necesidad de buscar la mediación internacional para superar las tensiones entre Colombia y Venezuela.

Por su parte el Arzobispo de Coro y segundo Vicepresidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, Mons. Roberto Luckert, hizo un llamado a la paz entre ambas naciones y recordó que "con la guerra todo se pierde, con la paz todo se gana".

Tras resaltar que estas naciones "tienen muchos puntos comunes para poderse unir y bregar por la gran estabilidad sociopolítica", el Prelado crítico la "actitud agresiva" de Chávez que atribuyó a una presunta baja de popularidad y a la asesoría cubana.

"Todo esto debe tener alarmados a los cubanos de la sala situacional que Chávez tiene allí y que son los que le están dando las normas y las líneas de trabajo para poder aún más atreverse a convocar una guerra", dijo el Arzobispo.

En caso de guerra, cuestionó el Prelado, "¿dónde Chávez va a meter los 4 millones de colombianos que hace más de cinco generaciones viven con nosotros?"

Comentario. ¿Y qué dice nuestros pacíficos progresistas, siempre prontos a denunciar las guerras y el militarismo de otros países, ante la abierta amenaza de guerra que el Gran Dictador dirigiese a Colombia y que ahora niega? Nada, pero que nadita de nada. Quedaron mudos y el que calla, otorga.

Hipócritas. Eso es lo que son.

Amigos, hay que orar por la paz, ahora más que nunca que se ve amenazada desde tantas direcciones. Nuestro hemisferio está harto de crímenes, terrorismo y amenazas. Oremos, oremos mucho por la conversión de todos los actores.

lunes, noviembre 09, 2009

El Pueblo Judío y sus Escrituras Sagradas en la Biblia Cristiana

Amigos, me encontré con este valioso recurso publicado por la Comisión Bíblica Pontificia el cual considero debe de ser parte integral de la biblioteca de todo estudiante bíblico. Este estudio trata de la relación entre el Antiguo y Nuevo Testamento, incluyendo consideraciones interpretativas y métodos exegéticos. El propósito es entrar en un diálogo respetuoso con los creyentes judíos y sus Escrituras. Les invito a que exploren el documento a través de su índice el cual incluyo aquí; cada sección está enlazada al tema que introduce. ¡Disfrútenlo! (Nota: Acabo de descubrir que los enlaces no están trabajando bien, pues te llevan al documento pero no a la sección. Trabajo en ello).

PRESENTACIÓN

INTRODUCCIÓN

I. LAS ESCRITURAS SAGRADAS DEL PUEBLO JUDÍO, PARTE FUNDAMENTAL DE LA BIBLIA CRISTIANA (2-18)

A. El Nuevo Testamento reconoce la autoridad de las Sagradas Escrituras del pueblo judío (3-5)

1. Reconocimiento implícito de autoridad

2. Recurso explícito a la autoridad de las Escrituras del pueblo judío

B. El Nuevo Testamento se proclama conforme a las Escrituras del pueblo judío (6-8)

1. Necesidad del cumplimiento de las Escrituras

2. Conformidad con las Escrituras

3. Conformidad y diferencia

C. Escritura y tradición oral en el judaísmo y el cristianismo (9-11)

1. Escritura y Tradición en el Antiguo Testamento y en el judaísmo

2. Escritura y Tradición en el cristianismo primitivo

3. Comparación entre las dos perspectivas

D. Métodos judíos de exégesis empleados en el Nuevo Testamento (12-15)

1. Métodos judíos de exégesis

2. Exégesis en Qumrán y en el Nuevo Testamento

3. Métodos rabínicos en el Nuevo Testamento

4. Alusiones significativas al Antiguo Testamento

E. La extensión del canon de las Escrituras (16-18)

1. Situación en el judaísmo

2. Situación en la Iglesia primitiva

3. Formación del canon cristiano

II. TEMAS FUNDAMENTALES DE LAS ESCRITURAS DEL PUEBLO JUDÍO Y DE SU RECEPCIÓN EN LA FE DE CRISTO (19-65)

A. Comprensión cristiana de las relaciones entre Antiguo y Nuevo Testamento (19-22)

1. Afirmación de una relación recíproca

2. Relectura del Antiguo Testamento a la luz de Cristo

3. Relectura alegórica

4. Retorno al sentido literal

5. Unidad del designio de Dios y noción de cumplimiento

6. Perspectivas actuales

7. Aportación de la lectura judía de la Biblia

B. Temas comunes fundamentales (23-63)

1. Revelación de Dios

2. La persona humana: grandeza y miseria

3. Dios, libertador y salvador

4. La elección de Israel

5. La alianza

6. La Ley

7. La oración y el culto, Jerusalén y el Templo

8. Reproches divinos y condenas

9. Las Promesas

C. Conclusión (64-65)

1. Continuidad

2. Discontinuidad

3. Progreso

III. LOS JUDÍOS EN EL NUEVO TESTAMENTO (66-83)
A. Puntos de vista distintos en el judaísmo de después del exilio (66-69)

1. Los últimos siglos antes de Jesucristo

2. El primer tercio del siglo I d.C. en Palestina

3. El segundo tercio del siglo I

4. El último tercio del siglo I

B. Los judíos en los Evangelios y en los Hechos de los Apóstoles (70-78)

1. Evangelio según Mateo

2. Evangelio según Marcos

3. Evangelio según Lucas y Hechos de los Apóstoles

4. Evangelio según Juan

5. Conclusión

C. Los judíos en las cartas de Pablo y en otros escritos del Nuevo Testamento (79-83)

1. Los judíos en las cartas de Pablo de autenticidad no discutida

2. Los judíos en las demás cartas

3. Los judíos en el Apocalipsis

IV. CONCLUSIONES (84-87)

A. Conclusión general

B. Orientaciones pastorales

NOTAS

domingo, noviembre 08, 2009

XXXII Domingo del Tiempo Ordinario

Lecturas de la Santa Misa de hoy:

¡Anda, a la Iglesia!

sábado, noviembre 07, 2009

Esbirros castristas arrancan de la calle a Yoani Sánchez

Amigos, esto de acuerdo a la conocídisima bitacorista cubana Yoani Sánchez desde su blog, Generación Y:
Cerca de la calle 23 y justo en la rotonda de la Avenida de los Presidente, fue que vimos llegar en un auto negro –de fabricación china– a tres fornidos desconocidos: “Yoani, móntate en el auto” me dijo uno mientras me aguantaba fuertemente por la muñeca. Los otros dos rodeaban a Claudia Cadelo, Orlando Luís Pardo Lazo y una amiga que nos acompañaba a una marcha contra la violencia. Ironías de la vida, fue una tarde cargada de golpes, gritos y malas palabras la que debió transcurrir como una jornada de paz y concordia. Los mismos “agresores” llamaron a una patrulla que se llevó a mis otras dos acompañantes, Orlando y yo estábamos condenados al auto de matrícula amarilla, al pavoroso terreno de la ilegalidad y la impunidad del Armagedón.
Léanlo todo aquí.

De acuerdo a la Agencia EFE, el procedimiento policial fue similar al aplicado frecuentemente a disidentes políticos, en lo que la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (Ccdhrn, no reconocida por el Gobierno) llama "represión de baja intensidad". Con su blog Generación Y, Sánchez, de 34 años, ha ganado el premio español de periodismo digital Ortega y Gaset y el estadounidense María Moors Cabot, entre otros que no ha podido recibir porque las autoridades le impiden salir de Cuba.

Nada, cosas que pasan en "el territorio libre de América". Oremos por Yoani, por sus amigos y por su labor en favor de la paz, de la libre expresión y de la democracia en la triste vecina isla, en donde tantos se resisten a arrastrar sus cadenas mientras otros ilustrados y "progresistas" de nuestro patio se hacen de la vista larga.

viernes, noviembre 06, 2009

Arzobispo Dominicano exige firmeza ante el narcotráfico

Amigos, esto según la versión digital del rotativo dominicano, El Listín Diario
Santo Domingo.- El cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez (foto a la derecha) dijo ayer que el problema del narcotráfico debe ser atacado desde su raíz de una manera más categórica y firme y que no se puede continuar siendo condescendiente, fácil y obsequioso al respecto.

López Rodríguez sugirió que se investigue la denuncia que hace el senador Winston Guerrero, y que se acoja la propuesta de Vincho Castillo de que las personas que se vinculen al narcotráfico no puedan ser candidatos a cargos electorales.

Entrevistado tras oficiar una Misa de Acción de Gracias con motivo del 25 aniversario del Programa de Medicamentos Esenciales (PROMESE), dijo que será difícil saber quienes son todos los que están comprometidos en un asunto tan delicado como es el narcotráfico, y sobre todo en una institución como es el Congreso.

“Lo ideal es que se pudiera saber cómo se está ventilando también ahora, y estoy de acuerdo con la propuesta de Vincho de que las personas que estén vinculadas queden excluidas de candidatos a cargo electivos.

Señaló que el tema del narcotráfico está permeando toda la sociedad dominicana en todos los estamentos, por lo que hay que enfrentarlo. “No podemos estar a expensa de dos o tres individuos irresponsables que estén vendiendo su honor, su dignidad”, aseguró el prelado.

En ese sentido, indicó que hace falta que se actúe de una manera más categórica, firme y sin contemplaciones, y en los tribunales, los jueces también que hagan su trabajo.

Comentario. Aprovecho esta denuncia hecha por el prelado principal de nuestra isla vecina para reiterar que traficar en drogas es pecado mortal. Si te interesa vivir una vida cristiana en atención al bienestar de otros, y temes a Dios y por tu vida futura, no lo hagas.

jueves, noviembre 05, 2009

¿Es moralmente aceptable investigar con animales?

Autora: Vivian Maldonado Miranda | Fuente: El Visitante

De frente a la controversia que se creó por el establecimiento de la empresa Bioculture en Puerto Rico, que criaría primates destinados a la experimentación, la pregunta sobre lo moral del uso de animales para investigaciones médicas surgió en la opinión pública.

Responde el Catecismo de la Iglesia Católica, en el número 2417: “Los experimentos médicos y científicos en animales, si se mantienen en límites razonables, son prácticas moralmente aceptables, pues contribuyen a cuidar o salvar vidas humanas”.

Acto seguido, el próximo número del Catecismo añade: “Es contrario a la dignidad humana hacer sufrir inútilmente a los animales y sacrificar sin necesidad sus vidas. Es también indigno invertir en ellos sumas que deberían remediar más bien la miseria de los hombres. Se puede amar a los animales; pero no se puede desviar hacia ellos el afecto debido únicamente a los seres humanos”. (2418)

Entonces, ¿es necesario investigar con primates?

La respuesta varía según el científico consultado.

De acuerdo con el Director del Centro de Investigación de Primates del Programa de Neuro-SIDA del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico (UPR), el doctor Edmundo Kraiselburd, con la tecnología que existe hoy día, todavía no es posible reproducir todos los componentes del sistema inmune del cuerpo humano, confiando únicamente en las técnicas “in vitro”. Por lo tanto, aseguró que sigue siendo necesario probar primero la vacuna en un animal, antes de probarla en un ser humano, aunque resulte más costoso.

Kraiselburd informó que en la actualidad hay 3,500 monos en las instalaciones de la UPR en Sábana Seca y en Humacao, con los que se investiga la vacuna contra el dengue y la vacuna contra el SIDA, en coordinación con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Atlanta (CDC, por sus siglas en inglés). Situó que las investigaciones con primates se han realizado en la Isla desde el 1938 hasta hoy.

Al respecto, explicó que para elaborar una vacuna, por lo general, se toma el mismo virus que se pretende combatir, como por ejemplo, el polio, y se inactiva con químicos en el laboratorio. “¿Cómo usted sabe que esos virus están bien inactivados antes de ponerle la vacuna a un bebé? Esa pregunta científica se contesta con datos experimentales y hay que probar que usted realmente inactivó esos virus. Si al mono no le da polio o no se infecta con polio, usted está bien seguro que lo puede ofrecer al ser humano”, amplió.

En esa línea, subrayó que la Agencia Federal de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) requiere que se pruebe primero en dos especies de animales distintas, antes de ser probada en seres humanos.

Mencionó que la vacuna contra la influenza porcina se analizó en embriones de pollos. “Cada sistema tiene una especie de animales para ser probada”, dijo. Citó que el mono es el animal que se usa para estudiar vacunas para la malaria, el SIDA y el dengue.

“Si elimináramos la investigación con monos en la actualidad, no tendríamos vacunas”, dijo. Según Kraiselburd, la única forma de eliminar todos los experimentos con animales ahora, sería experimentar directamente en personas.

Sobre la preocupación en torno al sufrimiento de los animales, respondió:

“Ningún científico quiere jugar con animales, matarlos o tratarlos mal, lo que queremos es traer curas para los seres humanos. La naturaleza nos ofrece modelos, que son los animales. Hay reglas extremadamente estrictas para hacer experimentos con ellos. La FDA inspecciona de manera sorpresiva y pueden cerrar el experimento si encuentran que las cosas están mal, multarte o no dejarte trabajar más con animales en tu vida. Las leyes para el cuido de animales son sumamente estrictas y el Instituto Nacional de la Salud es el que tiene las reglas. Usted no estudia un doctorado con todos los sacrificios que eso conlleva, para luego dedicarse a torturar animales. La especialidad de un científico es descubrir cosas que beneficien a la humanidad”.

El doctor Kraiselburd admitió que para las décadas de los años 1960 y 1970, hubo miembros de la comunidad científica que cometieron “atrocidades” con los animales. Sin embargo, aclaró que precisamente a raíz de esos incidentes es que surgió toda la reglamentación actual.

“Los que trabajamos en el campo de las vacunas, la tecnología en estos momentos nos obliga a usar modelos de animales para proteger a la gente viva hoy en día en el planeta. Hay una confusión terrible y una desinformación tremenda con los grupos que piden que para que se usen animales, que se haga en humanos o in vitro”, puntualizó.

“¿Qué es más importante, la vida de un mono o la vida de su hija? Cuando usted me responda a esa pregunta, podremos razonar”, continuó.

Por otro lado, uno de los grupos que reclaman la sustitución de los animales por otras técnicas es el Comité de Médicos por Medicina Responsable (Physician Comitee for Responsible Medicine). La entidad está abogando en contra del establecimiento de la empresa Bioculture en Puerto Rico.

En entrevista para El Visitante, los doctores Hope Ferdowsian, John Pippin y Debrah Durham señalaron que el 92 por ciento de los medicamentos aprobados para investigaciones en humanos por resultar efectivos en las pruebas con animales, luego fallan en recibir la aprobación final de la FDA.

Más aún, indicaron que de las sobre 80 vacunas contra el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) que demostraron ser eficaces en los chimpancés, ninguna resultó ser efectiva en las cerca de 200 pruebas clínicas con humanos.

“Ahora se conoce que la infección con VIH no causa SIDA en los chimpancés, reflejando unos procesos patológicos muy diferentes entre los humanos y los primates. Además de otras diferencias claves, las respuestas celulares de humanos y chimpancés difieren en varias formas importantes. Esas diferencias tienen unos costos muy reales para la salud de los humanos. Por ejemplo, un candidato de la farmaceútica Merk para ser aprobado como vacuna fue suspendido en el 2007 por un panel de revisión de seguridad; los datos mostraron que la vacuna no sólo falló en proteger a los sujetos del estudio o disminuir las cargas virales en aquellos infectados, sino que en realidad aumentó el riesgo de infección”, aseguraron los doctores en la respuesta enviada a la redacción del Periódico.

Citaron como ejemplo de las alternativas disponibles, los cultivos de células, donde se prueba si la vacuna provocó en ellas una respuesta inmune o con los que se intenta predecir el metabolismo de un medicamento. Además, mencionaron la vacuna contra el SIDA, que se está desarrollando con anticuerpos humanos, obtenidos de la sangre de pacientes que han sobrevivido por años con la infección del VIH, sin que se haya desarrollado el SIDA en ellos.

La noticia publicada en el periódico The Independent aclaró: “Estos experimentos han resultado exitosos en células humanas creciendo en un tubo de ensayo. Ahora están planificadas pruebas adicionales en animales de laboratorio y humanos voluntarios”.Otra opción traída por los doctores como una alternativa prometedora fueron los estudios de la vacuna contra la esclerosis múltiple. Según la nota publicada por Andy Coghlan en la revista New Scientist, el experimento consiste en sacarle la sangre a los pacientes y extraerle una muestra de las células rebeldes que provocan la condición. Entonces, estas células se debilitan con radiación y se inyectan nuevamente al mismo paciente. El sistema inmune las reconoce como dañadas y las ataca, arremetiendo también contra las otras células que provocan la enfermedad, según reflejó la investigación con 15 pacientes.

El escrito puntualiza que Richard Rudick del Centro Mellen para el Tratamiento e Investigación de la Esclerosis Múltiple en Ohio, afirmó: “Ninguna (vacuna contra la esclerosis múltiple) ha funcionado por mucho tiempo. Puede que esta sí, pero todavía no lo sabemos”.

Lean también:

- Proponen sustituir a los monos con embriones y fetos humanos

- Vivas las preocupaciones sobre impacto de la empresa

miércoles, noviembre 04, 2009

¿Nos castiga Dios?

Autor: Padre José Pascual Benabarre Vigo | Fuente: El Visitante

Ante las tremedas catástrofes ocurridas últimamente: desolador terremoto en Indonesia (3,000 muertos), devastador Katrina en USA, destructores Ondoy y Pepeng, aquí en Filipinas, desolador tsunami en Samoa... y lo que vendrá (escribo esto en la mañaana del 19 de octubre), muchos nos preguntamos si se trata de ordinarios y simples calamidades naturales, o bien fueron verdaderos castigos enviados – permitidos lo son siempre – por Dios.

El castigo existe

Años atrás, alguien (creo que fue un sacerdote) escribió un artículo en El Visitante en el que manifestaba su parecer de que Dios no castiga en este mundo. Algún tanto molesto, le contesté (sin citar nombre) en uno de mis ordinarios artículos en el que rotundamente afirmaba yo que no hay verdad más repetida en la Biblia que la que “Dios es premiador de buenos y castigador de malos” – citando el Catecismo de Astete.

Dejando de lado los numerosos textos del Antiguo Testamento, me fijo en los del Nuevo y encuentro los siguientes: “Raza de víboras, ¿quién os ha enseñado a huir de la ira inminente?... todo árbol que no dé fruto, será cortado y echado al fuego’ (Mt 3: 7-10). “Yo, a cuantos amo, castigo” (Ap 3: 19). “… a quien ama, el Señor lo corrige, y azota a todos los hijos que acoge. Como a hijos os trata Dios, ¿y qué padre no corrige a su hijo?” (Heb 12: 6-7b).

Es, pues, claro, que Dios, en su sabiduría y amor por los hijos puede castigarnos de un modo o de otro y que, probablemente, lo hace.

Tenemos muy merecido el castigo

Viniendo de Dios, ningún castigo puede tener el signo de venganza, pero sí de corrección y de aviso para que dejemos de pecar. En realidad de verdad, sólo el pecado es la causa verdadera de todos nuestros males, lo único que ofende a Dios, de quien irracionalmente queremos prescindir en nuestras leyes y en nuestros comportamientos diarios.

¿Pero es que se peca, en realidad? Sí, y muchísimo y contra todos los mandamientos, desde la falta de unidad en el servicio y adoración al Dios verdadero – ¡Ay esas mil y pico de religiones que se llaman cristianas! –, pasando por el aborto – el más vil de todos los crímenes contra el hombre –, hasta la práctica de la eutanasia, por la que se eliminan a venerables, pero no deseados ancianos. Y se abusa del matrimonio, rechazando hjos que Dios manda; y se vanaliza y se vende el sexo; y se engaña y se miente en el comercio. Y se pervierte y se deja pervertir a la juventud, ofreciendo toda facilidad para la práctica del vicio. Y todo esto, a la luz del sol. En vez de extrañarnos de lo mucho que padecemos, deberíamos extrañarnos de la inmensa paciencia que Dios tiene con nosotros, que tanto le ofendemos.

Queremos prescindir de Dios

Prácticamente en todas las naciones, se gobierna a base de leyes que prescinden de Dios. En Estados Unidos y en otras naciones, Dios ha sido expulsado de la escuela, en la que ni se permite leer la Biblia ni se le invoca en la oración; se ha legalizado y se facilita el divorcio, más numeroso ya en algunas naciones que los matrimonios legítimos; la blasfemia ya no es considerada como delito civil (en España).

Dios existe y ve todas nuestras acciones; y, como nos ha dado libertad, las respeta. Por tanto, como le pedimos que no se meta en nuestros negocios, hemos quedado a merced de los fieros elementos de la naturaleza.

Una pregunta surge ante esta verdad: “¿Pero es que no hay gente muy buena entre nosotros? ¿Por qué tienen que pagar justos por pecadores?” No tengo respuesta. Remito, sin embargo, al buen lector al Génesis 18, 23-32 y Salmo 116: 11. Algo nos dice Dios en esas citas.

En los castigos pasa como en las bendiciones: el sol nace para buenos y malos, y la lluvia beneficiosa reverdece tanto los campos de los que bendicen a Dios como sobre los de los que le maldicen.

Seamos mejores

Nínive se arrepintió de su mala conducta e hizo penitencia por sus pecados ante la predicación del profeta Jonás. Y Dios detuvo su mano. ¡Qué bueno sería si, al menos los cristianos, aprendiéramos de su ejemplo, y nos decidiéramos a servir a Dios con mayor fidelidad! Nada tenemos que perder en esto y sí mucho que ganar. Si no lo hacemos nosotros, probablemente menos lo harán los que no conocen al Dios verdadero.

martes, noviembre 03, 2009

Se hizo una promesa: es el momento de cumplirla

Hace ocho semanas el Presidente Obama prometió durante una sesión conjunta del Congreso que “su” plan de reforma de salud no incluiría ni proporcionaría fondos públicos para el aborto.  Esta promesa fue convincente porque tenía sentido. Como han demostrado las encuestas, la mayoría de los norteamericanos no quieren el aborto o su financiamiento incluido en cualquier plan de salud que use fondos públicos.

El apoyo del Presidente al “derecho” federal al aborto es algo tan evidente que él ya lo ha puesto por escrito. Guste o no, los votantes pueden asumir que el Presidente nombrará jueces que comparten su punto de vista. Por tanto, la causa principal por la que luchan los votantes “pro-choice” (a favor del aborto) está asegurada bajo el liderazgo de Obama. Estas son malas noticias para nosotros, pero también le da espacio a la Casa Blanca para entrar en negociación y formar acuerdos.  Excluir el financiamiento al aborto de la reforma de salud presentada por el Presidente – y quiero decir excluirlo verdaderamente y no disfrazarlo furtivamente bajo la cubierta de algún juego engañoso – debería ser una concesión fácil de hacer para el Congreso y la Casa Blanca.  Es un precio modesto que ellos podrían pagar por obtener el apoyo de los católicos y de otras organizaciones pro-vida, o por lo menos por su neutralidad.  También podría darle credibilidad a Washington, es decir, dejarían de ser palabras vacías cuando se habla sobre el “estar de acuerdo.”

Ocho semanas después, ya no existe un plan “presidencial”.  En su lugar, desde el 1 de noviembre, el Congreso ha elaborado cinco propuestas diferentes, incluyendo una versión conciliada por los diputados, con un total de casi 2,000 páginas de una compleja y amplia legislación. Muy pocos ciudadanos han leído el texto. Y todavía mucho menos personas entienden realmente sus implicaciones.  Pero todas las propuestas tienen algo en común: ninguna de ellas cumple con la promesa presidencial.

Recordemos que los Obispos Católicos de los Estados Unidos han insistido por décadas  por una reforma nacional de salud nacional,  mucho antes que los medios de comunicación lo sacaran a la luz como un tema importante. La Iglesia considera que el tener acceso a servicios básicos de salud es un derecho, no un privilegio.  Pero para que esto sea legítimo, los esfuerzos por una reforma de salud deben respetar la dignidad de la totalidad de la persona humana desde la concepción hasta la muerte natural. Esto incluye al ser que aún no ha nacido, al inmigrante y al anciano.  Una reforma genuina también exige una fuerte protección al respeto de la conciencia de los profesionales e instituciones médicas. Y también exige que nuestros ideales se fundamenten en los cimientos de una razón objetiva.  En otras palabras, la verdadera reforma debe ser económicamente realista  y financieramente sustentable.

Desde agosto, los Obispos de los Estados Unidos y sus asesores han trabajado incansablemente con miembros del Congreso y personal de la Casa Blanca tratando de elaborar una legislación de reforma de salud que sea de mutua aceptación.  La Iglesia en los Estados Unidos quiere encontrar un estar de acuerdo que permita a los católicos apoyar al Congreso y la Casa Blanca para asegurar el acceso a servicios básicos de salud a todo nuestro pueblo.  Sin embargo, todo el esfuerzo de los miembros del Congreso preocupados por asegurar una legislación moralmente aceptable – a pesar incluso del extraordinario liderazgo del Diputado Demócrata Bart Stupak – ha sido rechazado, frecuentemente con una terminología política engañosa que parece deliberadamente creada para confundir.

Este es el resultado:  El 28 de octubre el Cardenal de Chicago, Francis George y otros líderes de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (U.S.C.C.B. por sus siglas en inglés) han anunciado que todos los esfuerzos para enmendar adecuadamente las actuales propuestas de reforma de salud han fracasado.  En otras palabras, ninguna de las actuales propuestas legislativas ofrece un “acuerdo común” legítimo en los temas que son vitales para los católicos. Y hasta la fecha, a pesar de la promesa original hecha por el Presidente, la Casa Blanca no ha hecho nada para resolver ese problema.

Hay que decirlo claramente: Todas las soluciones para una reforma de salud actualmente presentadas al Congreso violan potencialmente, en una forma grave, la dignidad humana. A menos que estas propuestas sean inmediatamente enmendadas para que reflejen las preocupaciones del congresista Stupak, de otros miembros del Congreso que piensan como él, y los líderes de la comunidad católica nacional, los católicos deben oponerse vigorosamente y ayudar para que esta peligrosa legislación no sea una realidad.

Monseñor James Conley y un servidor hablaremos directamente al pueblo de la Arquidiócesis sobre este asunto urgente a través de una carta que será leída en todas las Misas y en todas las Parroquias este fin de semana del 7 y 8 de noviembre.  Las parroquias tendrán a su disposición material detallando los temas vitales que siguen pendientes en el debate sobre la reforma de salud, y que urge a los fieles a contactar inmediatamente a sus representantes federales.

El debate sobre la reforma de salud en el Congreso se ha visto enajenado por un cúmulo de afirmaciones confusas, complejas y en ocasiones francamente deshonestas contenidas las 2,000 páginas de legislación que actualmente están tomando su forma final y ya se acerca a su voto.  No nos dejemos engañar.  Contacte a sus senadores y representantes.  Exija que las actuales propuestas de salud sean cambiadas para respetar las preocupaciones católicas y pro-vida.  Pero necesitamos hacerlo ahora mismo, esto es de vital  importancia.

Fuente: Arquidiócesis de Denver

lunes, noviembre 02, 2009

Conmemoración de los Fieles Difuntos: Materiales de Estudio

Amigos, ya que conmemoramos hoy los Fieles Difuntos, quiero compartir un conjunto de materiales de índole doctrinal, devocional y de oración para ahondar más profundamente en el significado de esta fiesta. El material es cortesía de ACIPrensa.

Fuente: ACIPrensa.

domingo, noviembre 01, 2009

Celebramos hoy la Solemnidad de Todos los Santos

Lectura del Oficio de Lecturas del Día:

Apresurémonos hacia los hermanos que nos esperan
San Bernardo, abad

Sermón 2 (Opera Omnia, ed. cisterc, 5 [1968], 364-368)

¿De qué sirven a los santos nuestras alabanzas, nuestra glorificación, esta misma solemnidad que celebramos? ¿De qué les sirven los honores terrenos, si reciben del Padre celestial los honores que les había prometido verazmente el Hijo? ¿De qué les sirven nuestros elogios? Los santos no necesitan de nuestros honores, ni les añade nada nuestra devoción. Es que la veneración de su memoria redunda en provecho nuestro, no suyo. Por lo que a mí respecta, confieso que, al pensar en ellos, se enciende en mí un fuerte deseo.

El primer deseo que promueve o aumenta en nosotros el recuerdo de los santos es el de gozar de su compañía, tan deseable, y de llegar a ser conciudadanos y compañeros de los espíritus bienaventurados, de convivir con la asamblea de los patriarcas, con el grupo de los profetas, con el senado de los apóstoles, con el ejército incontable de los mártires, con la asociación de los confesores con el coro de las vírgenes, para resumir, el de asociarnos y alegrarnos juntos en la comunión de todos los santos. Nos espera la Iglesia de los primogénitos, y nosotros permanecemos indiferentes; desean los santos nuestra compañía, y nosotros no hacemos caso; nos esperan los justos, y nosotros no prestamos atención.

Despertémonos, por fin, hermanos; resucitemos con Cristo, busquemos los bienes de arriba, pongamos nuestro corazón en los bienes del cielo. Deseemos a los que nos desean, apresurémonos hacia los que nos esperan, entremos a su presencia con el deseo de nuestra alma. Hemos de desear no sólo la compañía, sino también la felicidad de que gozan los santos, ambicionando ansiosamente la gloria que poseen aquellos cuya presencia deseamos. Y esta ambición no es mala, ni incluye peligro alguno el anhelo de compartir su gloria.

El segundo deseo que enciende en nosotros la conmemoración de los santos es que, como a ellos, también a nosotros se nos manifieste Cristo, que es nuestra vida, y que nos manifestemos también nosotros con él, revestidos de gloria. Entretanto, aquel que es nuestra cabeza se nos representa no tal como es, sino tal como se hizo por nosotros, no coronado de gloria, sino rodeado de las espinas de nuestros pecados. Teniendo a aquel que es nuestra cabeza coronado de espinas, nosotros, miembros suyos, debemos avergonzarnos de nuestros refinamientos y de buscar cualquier púrpura que sea de honor y no de irrisión. Llegará un día en que vendrá Cristo, y entonces ya no se anunciará su muerte, para recordaros que también nosotros estamos muertos y nuestra vida está oculta con él. Se manifestará la cabeza gloriosa y, junto con él, brillarán glorificados sus miembros, cuando transfigurará nuestro pobre cuerpo en un cuerpo glorioso semejante a la cabeza, que es él.

Deseemos, pues, esta gloria con un afán seguro y total. Mas, para que nos sea permitido esperar esta gloria y aspirar a tan gran felicidad, debemos desear también, en gran manera, la intercesión de los santos, para que ella nos obtenga lo que supera nuestras fuerzas. (Fuente: El Testigo Fiel)

Lecturas de la Misa de Hoy