sábado, octubre 31, 2009

Comunidad de los Santos

Padre Nicolás Schwizer

La Iglesia celebra el 01 de noviembre una de las fiestas más alegres y jubilosas de todo el año: la solemnidad de todos los Santos.

La Biblia nos da una visión impresionante de esta comunidad de los Santos. Pertenecen a ella los Santos canonizados: la Sma. Virgen María, los Apóstoles, nuestros santos Patronos y todos los Santos que ya tienen su propia fiesta a lo largo del año.

Ellos nos son dados a nosotros como modelos y guías. A Dios lo vemos, lo vislumbramos y conocemos en sus Santos. Por su vida nos manifiestan, como Jesucristo habría vivido en los distintos tiempos, en los diferentes estados y vocaciones. Jesús no vivió más que una sola vida humana, una vida breve de 33 años.

Pero en la vida de los Santos nos revela la inagotable variedad y riqueza de su imitación. De ahí se entiende también, que algunos Santos nos atraen más que otros, que cada uno de nosotros tiene sus Santos predilectos. Son aquellos Santos que responden más a nuestro carácter propio, a nuestros anhelos personales.

Pero los Santos no son solamente nuestros modelos en la imitación de Cristo, sino resultan ser también nuestros intercesores ante el trono de Dios. Ellos son los hijos maduros de Dios y tienen, por eso, poder sobre su corazón de Padre.

Con la muerte nunca se termina una vocación o misión personal, sino que se continúa desde el cielo. Santa Teresita lo expresa en su manera sencilla: “Desde el cielo haré caer sobre la tierra una lluvia de rosas”.

Así la fiesta quiere profundizar nuestra vinculación, nuestro amor y nuestra confianza en los Santos. Pero festejamos no solo a los Santos canonizados, sino también a los Santos anónimos y desconocidos, que se encuentran en la Casa del Padre. Se trata de los cristianos corrientes como nosotros, que llegaron a la meta de su vida terrenal y entraron ‑ tal vez después de un tiempo de purificación ‑ en la comunidad del cielo.

Todos nosotros tenemos algunas personas queridas entre esta gran multitud de Santos no canonizados: nuestros padres, familiares, amigos y compañeros difuntos. Y si pensamos en su felicidad, entonces no dejamos de alegrarnos con ellos. Entonces nos viene el anhelo de volver a encontrarlos, de ir a juntarnos con ellos.

Dichosos, por eso, nosotros si en el cielo tenemos ya seres queridos. Ellos nos atraen y nos invitan a esa reunión eterna, donde no quieren ser felices sin nosotros. Así, el cielo empieza a ser una realidad palpable para nosotros. Así comenzamos a amar el cielo, a esperar el cielo, a conocer el cielo. Así nos ponemos en marcha por el camino que nos conducirá hacia la Casa del Padre.

Cada cristiano, cada uno de nosotros es llamado a la santidad. Podemos ser santos y debemos esforzarnos en serlo. Los Santos fueron limitados y débiles como nosotros. Y tenemos las mismas ayudas, las mismas gracias, los mismos sacramentos que ellos.

El Evangelio nos muestra el camino que nos conduce hacia esa meta alta. Las bienaventuranzas son las condiciones de entrada en el Reino de Dios. Son un programa entero de perfección y santidad. Los Santos han correspondido a este ideal cristiano, han vivido diariamente estas actitudes fundamentales del Reino. Por eso miramos a los Santos, y mirándolos los amamos, y amándolos los imitamos.

Queridos hermanos, si seguimos fieles por este camino, la fiesta de todos los Santos será algún día, nuestra propia fiesta. Entonces todos nosotros estaremos, un día, reunidos en el cielo ‑ junto a Dios, a María, a los Apóstoles, a todos los Santos, y junto a nuestros familiares y amigos.

Preguntas para la reflexión

1. ¿Suelo rezarles a los familiares que me han precedido en el cielo?

2. ¿Me siento llamado a la santidad?

3. ¿He reflexionado sobre “Las bienaventuranzas”?

jueves, octubre 29, 2009

Halloween ¿Cristianismo o paganismo?

Autor: Tere Fernández | Fuente: Catholic.net

No se puede negar que es divertido disfrazar a los pequeños de la casa y salir con ellos a pedir dulces por las calles, muchos de nosotros tenemos recuerdos gratos de las fiestas de Halloween en donde compartíamos dulces y echábamos mano de todo lo que estaba a nuestro alcance para confeccionarnos el mejor de los disfraces.

Halloween, ¿Lo debe celebrar un cristiano?

Pero no podemos pasar por alto que las fiestas que celebramos reflejan quiénes somos e influyen en nuestros valores. Desgraciadamente muchos cristianos han olvidado el testimonio de los santos y la importancia de rezar por los muertos y se dejan llevar por costumbres paganas para festejar con brujas y fantasmas.

"Halloween" significa (All hallow´s eve), del inglés antiguo, all hallows eve, o Víspera Santa, pues se refiere a la noche del 31 de octubre, víspera de la Fiesta de Todos los Santos. La fantasía anglosajona, sin embargo, le ha robado su sentido religioso para celebrar en su lugar la noche del terror, de las brujas y los fantasmas. Halloween marca un triste retorno al antiguo paganismo, tendencia que se ha propagado también entre los pueblos hispanos.

Raíces paganas de Halloween

Ya desde el siglo VI antes de Cristo los celtas del norte de Europa celebraban el fin del año con la fiesta de Samhein (o La Samon), fiesta del sol que comenzaba la noche del 31 de octubre. Marcaba el fin del verano y de las cosechas. El colorido de los campos y el calor del sol desaparecían ante la llegada de los días de frío y oscuridad.

Creían que aquella noche el dios de la muerte permitía a los muertos volver a la tierra fomentando un ambiente de muerte y terror. La separación entre los vivos y los muertos se disolvía aquella noche y haciendo posible la comunicación entre unos y otros. Según la religión celta, las almas de algunos difuntos estaban atrapadas dentro de animales feroces y podían ser liberadas ofreciéndole a los dioses sacrificios de toda índole, incluso sacrificios humanos. Sin duda Samhein no es otro sino el mismo demonio que en todas las épocas busca implantar la cultura de la muerte.

Aquellos desafortunados también creían que esa noche los espíritus malignos, fantasmas y otros monstruos salían libremente para aterrorizar a los hombres. Para aplacarlos y protegerse se hacían grandes hogueras. Estas hogueras tuvieron su origen en rituales sagrados de la fiesta del sol. Otras formas de evitar el acoso de estos macabros personajes era preparándole alimentos, montando macabras escenografías y disfrazándose para tratar de asemejarse a ellos y así pasar desapercibidos sus miradas amenazantes.

¿Como sabía aquella gente la apariencia de brujas, fantasmas y monstruos?. Al no conocer al verdadero Dios vivían aterrorizados ante las fuerzas de la naturaleza y las realidades del sufrimiento y la muerte. De alguna forma buscaban desahogar aquella situación dándole expresión en toda clase de fantasías. Todo lo feo, lo monstruoso y lo amenazante que se puede imaginar en figuras de animales y seres humanos constituye la base para darle riendas libres a la imaginación del terror.

Mezcla con el cristianismo

Cuando los pueblos celtas se cristianizaron, no todos renunciaron a las costumbres paganas. Es decir, la conversión no fue completa. La coincidencia cronológica de la fiesta pagana con la fiesta cristiana de Todos los Santos y la de los difuntos, que es el día siguiente, hizo que algunos las mezclaran. En vez de recordar los buenos ejemplos de los santos y orar por los antepasados, se llenaban de miedo ante las antiguas supersticiones sobre la muerte y los difuntos.

Algunos inmigrantes Irlandeses introdujeron Halloween en los Estados Unidos donde llegó a ser parte del folklore popular. Se le añadieron diversos elementos paganos tomados de los diferentes grupos de inmigrantes hasta llegar a incluir la creencia en brujas, fantasmas, duendes, drácula y monstruos de toda especie. Desde USA, Halloween se ha propagado por todo el mundo.

Algunas costumbres de Halloween

Trick or Treat

Los niños (y no tan niños) se disfrazan (es una verdadera competencia para hacer el disfraz mas horrible y temerario) y van de casa en casa exigiendo «trick or treat» (truco o regalo). La idea es que si no se les da alguna golosina le harán alguna maldad al residente del lugar que visitan. Para algunos esto ha sido un gracioso juego de niños. Ultimamente esta práctica se ha convertido en algo peligroso tanto para los residentes (que pueden ser visitados por una ganga violenta), como para los que visitan (Hay residentes que reaccionan con violencia y han habido casos de golosinas envenenadas).

La Calabaza

Según una antigua leyenda irlandesa un hombre llamado Jack había sido muy malo y no podía entrar en el cielo. Tampoco podía ir al infierno porque le había jugado demasiados trucos al demonio. Tuvo por eso que permanecer en la tierra vagando por los caminos, con una linterna a cuesta. Esta linterna primitiva se hace vaciando un vegetal y poniéndole dentro un carbón encendido. Jack entonces se conocía como "Jack of the Lantern" (Jack de la Linterna) o, abreviado, Jack-o-´Lantern. Para ahuyentar a Jack-o-´Lantern la gente supersticiosa ponía una linterna similar en la ventana o frente a la casa. Cuando la tradición se popularizó en USA, el vegetal con que se hace la linterna comenzó a ser una calabaza la cual es parte de las tradiciones supersticiosas de Halloween. Para producir un efecto tenebroso, la luz sale de la calabaza por agujeros en forma del rostro de una carabela o bruja.

Fiestas de Disfraces

Una fiesta de disfraces no es intrínsecamente algo malo. Pero si hay que tener cuidado cuando estas se abren a una cultura desenfrenada como la nuestra. Detrás de un disfraz se pueden hacer muchas cosas vergonzosas con impunidad. Con frecuencia se hace pretexto para esconderse y aprovecharse de la situación. Como hemos visto, los disfraces de Halloween tienen origen en el paganismo y por lo general aluden a miedo y a la muerte. Hoy día con frecuencia los disfraces se burlan de las cosas sagradas. Vemos, por ejemplo, disfraces de monjas embarazadas, sacerdotisas, pervertidos sexuales, etc. Nada de eso es gracioso y solo puede ofender a Dios.

Con el reciente incremento de satanismo y lo oculto la noche de halloween se ha convertido en la ocasión para celebrar en grande toda clase ritos tenebrosos desde brujerías hasta misas negras y asesinatos. Es lamentable que, con el pretexto de la curiosidad o de ser solo por pasar el tiempo, no son pocos los cristianos que juegan con las artes del maligno.

Jesucristo es la victoria sobre el mal

La cultura moderna, jactándose de ser pragmática y científica, ha rechazado a Dios por considerarlo un mito ya superado. Al mismo tiempo, para llenar el vacío del alma, el hombre de hoy retrocede cada vez mas al absurdo de la superstición y del paganismo. Ha cambiado a Dios por el mismo demonio. No es de extrañar entonces que vivamos en una cultura de la muerte en la que millones de niños son abortados cada año y muchos mas mueren de hambre y abandono.

Es más fácil dejarse llevar por la corriente de la cultura y regresar al miedo, a la muerte y a un "mas allá" sin Dios porque, sin la fe, el hombre se arrastra hacia la necesidad de protegerse de fuerzas que no puede dominar. Busca de alguna manera con sus ritos exorcizar las fuerzas superiores.

Como católicos, profesamos que solo Jesucristo nos libera de la muerte. Solo Él es la luz que brilla en la oscuridad de los largos inviernos espirituales del hombre. Solo Él nos protege de la monstruosidad de Satanás y los demonios. Solo Él le da sentido al sufrimiento con su Cruz. Solo Él es vencedor sobre el horror y la muerte. Solo Dios basta para quién ha recibido la gracia y vive como discípulo de Cristo. Ante Cristo la cultura de la muerte cede el paso al amor y la vida.

Alternativas a Halloween

Los cristianos debemos no solo desenmascarar el mal sino ser además luz en las tinieblas. Debemos abogar por el retorno a la verdadera celebración de la Fiesta de Todos los Santos y la riqueza del festejo del Día de muertos . Se pueden hacer muchas celebraciones en torno al recuerdo de los santos.

Un ejemplo puede ser nuestro Proyecto: Fiesta de Todos los Santos

Los niños se pueden disfrazar de un santo favorito y aprenderse su vida, especialmente sus virtudes, con el fin de imitarlas. Los mayores pueden leer acerca de los santos, tener una fiesta en honor a un santo favorito de la comunidad o de la familia.

En algunas comunidades que aun se mantienen cristianas se puede renovar la costumbre de pueblos españoles de ir de puerta en puerta cantando, tocando instrumentos musicales y pidiendo dinero para las «ánimas del Purgatorio».

Aquellos que hagan el esfuerzo por vivir su fe lograrán en la Fiesta de Todos los Santos recordar que todos somos llamados a la santidad. Podrán conocer la vidas maravillosas de los santos que les ayudarán a vivir el Evangelio. Encontrarán además grandes amigos que intercederán desde el cielo por su salvación.

Si tienes alguna duda escribe al Padre Jordi Rivero

Consulta también Halloween, Origen, Mitos y Realidades.

miércoles, octubre 28, 2009

El Señor me saludó esta mañana

Amigos, esta mañana al salir de mi casa rumbo a mi trabajo, tan pronto abrí la puerta, el Señor me saludó con esto:


Me dijo, "¡Buenos días! ¿Cómo puedo alegrar tu día hoy?

Se me humedecieron los ojos. El día comenzó glorioso.

domingo, octubre 25, 2009

El Blog Del Corán -- La Vaca: Sura 2:40-75

Amigos, comparto con ustedes una cita de una traducción de un comentario de la sura coránica de “La Vaca,” publicado recientemente en el blog de Jihad Watch:

Traducido por Aymenn Jawad Al-Tamimi

Versículo 40 de Sura 2 habla de los 'Hijos de Israel', empezando una meditación extensa sobre todo lo que hizo Alá por los judíos, y la ingratitud con la que le pagaron. Versículo 41 les advierte que no abandonen 'mis revelaciones por un precio insignificante', lo que interpretan generalmente los comentadores islámicos como exhortar a que se antepongan los servicios de Alá a las preocupaciones de este mundo. Sayyid Abul A'la Maudadi, un intelectual famoso islámico del siglo veinte y partidario del Islam político, dice en su comentario masivo 'Para Comprender El Corán' que este versículo se refiere a los beneficios de este mundo por los cuales (los judíos) rechazaban las directivas de Alá'. Sin embargo, muchos lo han interpretado como reprender a los que le vendieran a Mohamed las materias que afirmaron que fueron la revelación divina, pero no fueron en realidad- son la gente que es vuelta otra vez sobre los carbones en 2:79.

No obstante, los judíos pueden volver a recibir el apoyo de Dios si se hacen musulmanes. El lector que hable inglés no lo vea posiblemente ya que les exhortan las traducciones a que recen tenazmente y practiquen de manera frecuente la caridad (como traduce Abdullah Yusuf Ali), pero en árabe la palabra utilizada aquí para la oración es 'salat' (الصَّلاَة) y la palabra para la caridad es 'zakat' (الزَّكَاة) que se refieren específicamente a la oración y a la caridad islámica. Los no musulmanes no pueden ni rezar ni pagar el zakat. Ibn Kathir lo afirma directamente acerca de la necesidad de hacerse musulmán: 'Alá les mandó a los Hijos de Israel que se hicieran musulmanes y siguieran a Mohamed'. Sayyid Qutb dice aquí que Alá 'les invita a los israelitas a unirse a los musulmanes en sus prácticas religiosas y que abandonen sus prejuicios y sus tendencias etnocéntricas.'

A partir de versículo 47, dice Maudadi, 'se refiere a los episodios más conocidos de la historia judía. Ya que estos episodios fueron conocidos por todos los niños judíos, se narran brevemente, en lugar de en detalle. Se espera que la referencia les recuerde a los judíos tanto de los favores con los que los israelitas habían sido dotados por Dios como los delitos con los que habían respondido a esos favores'. Éstos incluyen el hecho de que los hebreos fueron rescatados del Faraón (2:49-59); el episodio del becerro de oro (2:54-55), y la alimentación de la gente con maná y codornices en el salvaje (2:57 y 2:61), culminando con la afirmación que los judíos fueron cubiertos de humillación y sufrimiento; se la buscaron la ira de Alá. Esto fue porque continuaron rechazando las señales de Alá y matando a sus profetas sin causa justa. Esto fue porque se rebelaron y continuaron pecando.' (2:61).

Ibn Kathir aplica estas palabras a todos los judíos: 'Este Ayah (versículo) indica que los Hijos de Israel fueron plagados de humillación, y que esto va a continuar, lo que significa que no cesará nunca. Continuarán sufriendo la humillación a manos de todos los que interactúen con ellos, junto con la vergüenza que se sienten.'

Por favor, sigue leyendo aquí.

Comentario. Lo voy a hacer breve pero provocador. Yo he estado trazando poco a poco la evolución del antijudaismo y antisemitismo en las Iglesias Católica y Ortodoxa y estoy concluyendo que el antijudaismo – la oposición, primero teológica, luego irreflexiva, hacia el judaísmo como religión – no se tornó abiertamente en antisemitismo – el odio hacia los judíos como etnia, nacionalidad y pueblo – hasta después que el pensamiento islámico comenzó a influenciar el pensamiento cristiano al comienzo del medievo.

Ya yo discutí con lujo de detalles el origen del antisemitismo y esto aplica claramente al origen mismo tanto a esta sura coránica como a su interpretación tradicional por parte de exegetas y juristas musulmanes. Me parece a mí que la fe islámica ponzoñó al extremo nuestra relación con la fe judía posbíblica y con sus creyentes del mismo modo como incitó a la iconoclasia en su tiempo. La relación entre el cristianismo y el judaísmo rabínico se encontraban en una coyuntura crítica cuando el arribo del islam agudizó una triste trayectoria que ya había empezado antes, dándole un empujón conclusivo a los cristianos hacia el lado del odio y de la enemistad que tanta miseria, pecado rampante y escándalo habría de generar con creces más tarde y aun hasta nuestros días.

Nos encontramos hoy en otra coyuntura crítica y esta envuelve las relaciones entre cristianos y musulmanes como seres humanos y como individuos ya que, en el último análisis, la fe cristiana y la religión musulmana son incompatibles. La alternativa al odio y a la guerra entre cristianos y musulmanes son el diálogo y la discusión apologética vigorosa de las contradicciones internas de la religión musulmana en vista a suras coránicas como esta y muchas otras que no sobreviven un análisis literario y textual riguroso. Con caridad, pero con fuerza, hay que iluminar un gran número de doctrinas islámicas para examinar sus alcances y consecuencias últimas en nuestra realidad contemporánea.

Lean también:

- El blog del Corán- Sura 2 (La Vaca) -- Versículos 1-39

- El blog del Corán- 'El Principio'

XXX Domingo del Tiempo Ordinario

Amigos, comparto con ustedes las lecturas de la Santa Misa de hoy:

viernes, octubre 23, 2009

Oremos por Puerto Rico

Amigos, las recientes explosiones que acabaron - y que por el momento, siguen acabando - con una principal refinería en San Juan de Puerto Rico han causado gran desasosiego e intranquilidad en el país. Conociendo mi país como lo conozco, sospecho preliminarmente mano criminal. Espero fervientemente estar en un error. Pero si no lo estoy, espero que encuentren, arresten y procesen a los culpables con todas las de la ley.

Oremos todos por el bienestar de mi Puerto Rico.

jueves, octubre 22, 2009

Alegan posible creación de prelatura personal para disidentes tradicionalistas

Amigos, esto de acuerdo a ACIPrensa:
Obispo Bernard Fellay - Foto ACIPrensa/CNAEn una entrevista concedida al diario chileno “El Mercurio”, el superior general de la Fraternidad San Pío X, Bernard Fellay (foto a la derecha), aceptó que el Vaticano está considerando la posibilidad de convertir a su grupo en una Prelatura Personal como parte de las discusiones camino a la reconciliación.

Fellay, que visitó en Chile a los miembros de su grupo, es uno de los cuatro obispos lefebvristas a los que el Papa Benedicto XVI levantó la excomunión en enero pasado.

Al ser consultado sobre las especulaciones respecto de que la Fraternidad San Pío podría ser elevada a Prelatura Personal al igual que el Opus Dei, Fellay respondió que "hay mucho de cierto. Creo que el Vaticano está caminando hacia esa solución canónica".

Asimismo, consideró que lo ocurrido con la polémica desatada por las declaraciones del obispo lefebvrista Richard Williamson sobre el holocausto nazi, “fue un ataque muy bien planeado, no en contra de la Fraternidad, sino que directamente a la persona del Papa Benedicto XVI, a fin de empañar su gestión".
Comentario. No confío en la SSPX. Su actitud siempre ha sido pedántica y arrogante. Se creen que la Iglesia tiene que regresar a ellos y no ellos a la Iglesia. A ver si vemos un poco de humildad departe de este grupo y que la reconciliación se efectúe.

Yo por mi parte considero una prelatura personal para ellos como algo completamente innecesario, por ser ellos de rito latino. ¿Para qué hace falta? ¿Y qué del clero diocesano o religioso que celebran misas tridentinas con el beneplácito del obispo local, se les agruparía bajo esa estructura? ¿Para qué sirve entonces el ordinario local? ¿Es que está pintado en la pared? Mejor que se constituyan en una orden religiosa y que sigan al mando de los obispos locales. Ellos ni merecen ni se han ganado el privilegio de tener una prelatura personal. Esa sería mi sugerencia personal que tras las paredes del Vaticano vale poco o nada pero me manifiesto por si acaso alguien intramurii vaticani por casualidad se tropieza con este blog y le da con leerme.

Sabiduría 2:12-20

Amigos, de acuerdo a la Wikipedia,el "Libro de la Sabiduría", o "Sabiduría de Salomón", es un libro bíblico del Antiguo Testamento. Por no haber sido incluido en el Tanaj judío hebreo-arameo, las distintas facciones y expresiones del Cristianismo Histórico lo incluyen en sus Biblias entre los llamados deuterocanónicos, en tanto que los grupos protestantes,[1] y otros grupos cristianos con ideas diferentes de los antes citados,[2] lo excluyen de sus Biblias, así como a los otros deuterocanónicos, a los cuáles dieron en dar por "apócrifos". En las Biblias Católicas aparece después del Cantar de los Cantares, y antes del Eclesiástico, dentro de la sección de los llamados "Libros Sapienciales". Este libro es definitivamente uno de mis favoritos del Antigo Testamento, particularlmente por lo que podemos leer en 2:12-20:

Hagamos la guerra al que nos reprende porque violamos la Ley; nos recuerda cómo fuimos educados y nos echa en cara nuestra conducta.  Pretende conocer a Dios y se proclama hijo del Señor. No hace más que contradecir nuestras ideas, y su sola presencia nos cae pesada.  Lleva una vida distinta a la de todos y es rara su conducta. Nos considera unos degenerados, creería mancharse si actuara como nosotros. Habla de una felicidad para los justos al final y se vanagloría de tener a Dios por padre. Veamos pues si lo que dice es verdad y hagamos la prueba: ¿cómo se librará?  Si el justo es hijo de Dios, Dios le ayudará y lo librará de sus adversarios. Sometámoslo a humillaciones y a torturas, veamos cómo las acepta, probemos su paciencia. Luego condenémoslo a una muerte infame pues, según él, alguien intenvendrá".

El Libro de la Sabiduría influyó en los autores del Nuevo Testamento y en este caso su narrativa es paralela a San Mateo 27:43. También los eruditos han detectado influencias de este libro en las cartas de San Pablo y en el Evangelio de San Juan

Es una pena que los Protestantes hayan cortado este libro de sus biblias, porque se han perdido de un libro santo de enseñanzas preclaras y como podemos ver, hogar de preclara profecía.

Tengo otros pasajes favoritos en este bello libro de la Sabiduría que espero compartir con ustedes en el futuro

miércoles, octubre 21, 2009

Los nenes venezolanos a celebrar la memoria de un asesino

Amigos, nos cuenta El Nuevo Día:
CARACAS - Con la difusión del nuevo “calendario estratégico escolar”, el Gobierno de Venezuela consagró como obligatoria la celebración de fechas como la del natalicio del revolucionario argentino Ernesto “Ché” Guevara, así como la conmemoración de los fallidos golpes de Estado del 4 de febrero y 27 de noviembre de 1992, liderados por el actual presidente, Hugo Chávez.

El inicio del año académico en Venezuela fue hace tres semanas y con él entró en vigor la nueva Ley de Educación, cuyos reglamentos, dados a conocer la semana pasada, tienen como punto fuerte el referido calendario.

Entre las nuevas celebraciones está la llamada “Semana del poder popular”, que destaca los días 12, 13 y 14 de abril de 2002, fechas en que Chávez fue derrocado por 72 horas y regresó al poder con el apoyo de oficiales leales.

Voceros de sociedades de padres, así como dirigentes gremiales, denunciaron que “se está incurriendo en el abuso de promover descaradamente la ideología política” del Gobierno.

El presidente del movimiento Asamblea de Educación, Leonardo Carvajal, destacó la inclusión en el nuevo calendario de efemérides vinculadas con personajes comunistas y socialistas, así como con guerras o hechos violentos, además de presentar interpretaciones sesgadas de la historia de Venezuela.

“En este calendario hay varias efemérides que todos compartimos, las que tienen que ver con la vida de Simón Bolívar, Andrés Bello, Francisco de Miranda y Simón Rodríguez, pero rechazamos de manera enérgica el contrabando ideológico al incluir a Ezequiel Zamora, Carlos Marx, Fabricio Ojeda y Ernesto “Che” Guevara, por ser elementos que exaltan la violencia y la guerra”, cuestionó.

Otra dirigente gremial, Olga Ramos, comentó que los cambios “fueron incluidos sin consulta a las sociedades de padres y representantes, docentes y directores de escuelas”.

Entretanto, en el sector oficial califican de “propaganda basura” la denuncia de los docentes.

El diputado Carlos Escarrá, del Partido Socialista Unido de Venezuela, aseguró que el país “está transitando una revolución socialista y soberana y estamos revisando paradigmas y el calendario escolar es uno de ellos. No es cierto todo lo que dicen los educadores golpistas”. Agregó que “esto es una alharaca que se está armando por un supuesto calendario comunista. Yo sí lo soy pero en el movimiento bolivariano hay revolucionarios de todas las tendencias y eso se respeta”.

Al cierre de esta edición, el Ministro de Educación, Héctor Navarro, no se había pronunciado sobre la difusión del “calendario estratégico escolar”.

Mientras, en las zonas educativas de Venezuela se seguían distribuyendo copias de este polémico documento.
Comentario. Las invenciones del régimen chavista, siempre trágicas, a veces mueven a la risa, como este esperpento de obligar a los nuevos pioneritos a celebrar la memoria del Ché Guevara y de las gestas patrióticas - y fallidas - del caudillo Chávez.

Como estadista y como ser humano, Ernesto "Ché" Guevara fue un fracaso rotundo. Sus teorías económicas sucumbieron rápidamente en Cuba, inaugurando la miseria colectiva que todos vemos a simple vista excepto los intelectualuchos de izquierda. Guevara fue el arquitecto del neocolonialismo soviético en Cuba para luego - y muy tarde - haberse dado cuenta de ese sendo disparate que le costó a Cuba su tan mentada independencia. Su manual de guerrilla no ha resultado en un solo triunfo fuera de Cuba. Pero lo peor de su tenuria en el régimen castrista fue su presidencia sobre un proceso de "justicia revolucionaria" que resultó en la muerte de millares de personas a raíz de juicios sumarios y tribunales parcializados. Esto tornó al Guevara en un asesino vil y un verdugo. Resulta irónico que este sujeto ahora sea digno del encomio de los chiquillos y de los jóvenes venezolanos.

Es cómico también ver que el oficialismo calificó las críticas de los opositores venezolanos como "propaganda basura". Sucede que es al revés. Pero los esbirros chavistas ya son bien adeptos en generar lo que una vez George Orwell llamó Newspeak, que como la "nueva trova" en su tiempo sugiere ahora una "nueva habla" donde el intercambio de lo bueno y lo malo es la orden del día.

Alerta, mis amigos, que no pase lo mismo en nuestras tierras.

martes, octubre 20, 2009

Anglicanos bienvenidos a la Iglesia Católica

Amigos, de acuerdo a la Agencia EFE / Via El Nuevo Día:
Redacción internacional - El Vaticano anunció hoy su disposición a acoger en la Iglesia Católica a los anglicanos que así lo deseen y para ello ha aprobado una Constitución Apostólica (norma de máximo rango) que contempla la concesión de una prelatura personal, similar a la del Opus Dei y a los Ordinariatos Castrenses.

El cardenal William Joseph Levada, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, afirmó que la iniciativa "se ha debido al deseo de varios grupos de anglicanos de compartir la común fe católica, como expresa el Catecismo de la Iglesia Católica y de aceptar el ministerio petrino como un elemento querido por Cristo para la Iglesia".

La Iglesia de Inglaterra surgió en 1531 tras el cisma provocado por la disputa entre el rey Enrique VIII con Roma a raíz de su divorcio de Catalina de Aragón, su primera esposa e hija de los Reyes Católicos de España.

En 1531 el rey se hizo reconocer jefe de la Iglesia de Inglaterra mediante la promulgación de la denominada Acta Suprema que consagraba la separación de la Iglesia Anglicana de la obediencia del Papa.

El anglicanismo y su contrapartida norteamericana, el episcopalianismo, son las ramas protestantes más cercanas al catolicismo de Roma.

Pese a los desencuentros dogmáticos y a que en 1896 el Papa León XIII negó mediante la bula Apostolicae Curae la validez de las ordenaciones anglicanas, el diálogo entre ambas iglesias, aunque con altibajos, nunca se ha interrumpido.

Sin embargo, el impulso más importante se dio a raíz del Concilio Vaticano II, durante el Pontificado de Juan XXIII.

La Declaración conjunta firmada en 1966 por la que católicos y anglicanos se comprometen a buscar soluciones; la visita del entonces arzobispo de Canterbury, Michael Ramsay, cabeza de la iglesia anglicana, a Pablo VI en 1966, o la creación de la Comisión Internacional Católico-Anglicana, (ARCIC, de sus siglas en inglés) que por primera vez se reunió en 1970, son algunas de las muestras del diálogo entre ambas confesiones.

Aunque en estos años las distancias entre católicos y anglicanos se han acortado, las diferencias entre ambos credos radican sobre todo en el misterio de la Eucaristía, el orden sagrado y la autoridad de la Iglesia.

Posteriormente se ha añadido la aceptación de la ordenación presbiteral y episcopal de mujeres, la admisión a la comunión eucarística de divorciados vueltos a casar y la legitimidad moral de los métodos anticonceptivos.

En medio de este clima de entendimientos el Arzobispo Carey viajó a Roma en diversas ocasiones, como la de 1996 para tratar sobre la Primacía del Papa, o la de 2000, que junto a Juan Pablo II asistió en Roma a la apertura de la Puerta santa de San Pablo Extramuros, en una celebración ecuménica sin precedentes en la historia.

Sin embargo, después de que en 2008 el Sínodo General de la Iglesia de Inglaterra autorizara la ordenación de mujeres obispos, el Vaticano, a través del Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos, se manifestó contrario a esta decisión, que advirtió supondrá "un obstáculo para la reconciliación" entre las ambas Iglesias.
Comentario. Esta movida anunciada simultáneamente en Roma y Canterbury finaliza el diálogo formal entre las dos sedes. Habrán ahora dos grupos de anglicanos, los que regresan a Roma como individuos o como grupos y los que no. El arribo de esta nueva estructura llega justo a tiempo para darle la bienvenida a las múltiples diócesis episcopalianas en los EE.UU. que deseen regresar a la comunión con Roma por estar hastiadas de la apostasía de su Iglesia y de su desliz al paganismo y a la indiferencia.

lunes, octubre 19, 2009

Perspectiva de género: sus peligros y alcances.

Autor: Arbil. | Fuente: Catholic.net

Es claro que para esta nueva "perspectiva de género", la realidad de la naturaleza incomoda, estorba, y por tanto, debe desaparecer.

Esta perpectiva de género que se quiere imponer desde los organismos internacionales está en la misma línea contraria al orden natural como el antinatalismo.
"El género es una construcción cultural; por consiguiente no es ni resultado causal del sexo ni tan aparentemente fijo como el sexo… Al teorizar que el género es una construcción radicalmente independiente del sexo, el género mismo viene a ser un artificio libre de ataduras; en consecuencia hombre y masculino podrían significar tanto un cuerpo femenino como uno masculino; mujer y femenino, tanto un cuerpo masculino como uno femenino".

Estas palabras que podrían parecer tomadas de un cuento de ciencia ficción que vaticina una seria pérdida de sentido común en el ser humano, no son otra cosa que un extracto del libro "Gender Trouble: Feminism and the Subversion of Identity" (El Problema del Género: el Feminismo y la Subversión de la Identidad") de la feminista radical Judith Butler, que viene siendo utilizado desde hace varios años como libro de texto en diversos programas de estudios femeninos de prestigiosas universidades norteamericanas, en donde la perspectiva de género viene siendo ampliamente promovida.

Mientras muchos podrían seguir considerando el término ´género´ como simplemente una forma cortés de decir ´sexo´ para evitar el sentido secundario que ´sexo´ tiene en inglés, y que por tanto ´género´ se refiere a seres humanos masculinos y femeninos, existen otros que desde hace ya varios años han decidido difundir toda una "nueva perspectiva" del término. Esta perspectiva, para sorpresa de muchos, se refiere al término género como "roles socialmente construidos".
La IV Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre la Mujer, realizada en setiembre de 1995 en Pekín, fue el escenario elegido por los promotores de la nueva perspectiva para lanzar una fuerte campaña de persuasión y difusión. Es por ello que desde dicha cumbre la "perspectiva de género" ha venido filtrándose en diferentes ámbitos no sólo de los países industrializados, sino además de los países en vías de desarrollo.

Definición del término “género”

Precisamente en la cumbre de Pekín, muchos de los delegados participantes que ignoraban esta "nueva perspectiva" del término en cuestión, solicitaron a sus principales propulsores una definición clara que pudiera iluminar el debate. Así, la directiva de la conferencia de la ONU emitió la siguiente definición:

"El género se refiere a las relaciones entre mujeres y hombres basadas en roles definidos socialmente que se asignan a uno u otro sexo".

Esta definición creó confusión entre los delegados a la cumbre, principalmente entre los provenientes de países católicos y de la Santa Sede, quienes solicitaron una mayor explicitación del término ya que se presentía que éste podría encubrir una agenda inaceptable que incluyera la tolerancia de orientaciones e identidades homosexuales, entre otras cosas. Fue entonces que Bella Abzug, ex-diputada del Congreso de los Estados Unidos intervino para completar la novedosa interpretación del término "género":

"El sentido del término ´género´ ha evolucionado, diferenciándose de la palabra ´sexo´ para expresar la realidad de que la situación y los roles de la mujer y del hombre son construcciones sociales sujetas a cambio".

Quedaba claro pues que los partidarios de la perspectiva de género proponían algo mucho más temerario como por ejemplo que "no existe un hombre natural o una mujer natural, que no hay conjunción de características o de una conducta exclusiva de un sólo sexo, ni siquiera en la vida psíquica". Así, "la inexistencia de una esencia femenina o masculina nos permite rechazar la supuesta ´superioridad´ de uno u otro sexo, y cuestionar en lo posible si existe una forma ´natural´ de sexualidad humana".

Ante tal situación, muchos delegados cuestionaron el término así como su inclusión en el documento. Sin embargo, la ex-diputada Abzug abogó férreamente en su favor:

"El concepto de ´género´ está enclavado en el discurso social, político y legal contemporáneo. Ha sido integrado a la planificación conceptual, al lenguaje, los documentos y programas de los sistemas de las Naciones Unidas… los intentos actuales de varios Estados Miembros de borrar el término ´género´ en la Plataforma de Acción y reemplazarlo por ´sexo´ es una tentativa insultante y degradante de revocar los logros de las mujeres, de intimidarnos y de bloquear el progreso futuro".

El apasionamiento de Bella Abzug por incluir el término en Pekín llamó la atención de muchos delegados. Sin embargo, el asombro y desconcierto fue mayor luego que uno de los participantes difundiera algunos textos empleados por las feministas de género, profesoras de reconocidos Colleges y Universidades de los Estados Unidos. De acuerdo a la lista de lecturas obtenida por el delegado, las "feministas de género" defienden y difunden las siguientes definiciones:

· Hegemonía o hegemónico: Ideas o conceptos aceptados universalmente como naturales, pero que en realidad son construcciones sociales.

· Desconstrucción: La tarea de denunciar las ideas y el lenguaje hegemónico (es decir aceptados universalmente como naturales), con el fin de persuadir a la gente para creer que sus percepciones de la realidad son construcciones sociales.

· Patriarcado, Patriarcal: Institucionalización del control masculino sobre la mujer, los hijos y la sociedad, que perpetúa la posición subordinada de la mujer.

·Perversidad polimorfa, sexualmente polimorfo: Los hombres y las mujeres no sienten atracción por personas del sexo opuesto por naturaleza, sino más bien por un condicionamiento de la sociedad. Así, el deseo sexual puede dirigirse a cualquiera.

· Heterosexualidad obligatoria: Se fuerza a las personas a pensar que el mundo está dividido en dos sexos que se atraen sexualmente uno al otro.

·Preferencia u orientación sexual: Existen diversas formas de sexualidad -incluyendo homosexuales, lesbianas, bisexuales, transexuales y trasvestis- como equivalentes a la heterosexualidad.

· Homofobia: Temor a relaciones con personas del mismo sexo; personas prejuiciadas en contra de los homosexuales. (El término se basa en la noción de que el prejuicio contra los homosexuales tiene sus raíces en el ensalzamiento de las tendencias homosexuales).

Estas definiciones fueron tomadas del material obligatorio del curso "Re-imagen del Género" dictado en un prestigioso College norteamericano. Asimismo, las siguientes afirmaciones corresponden a la bibliografía obligatoria del mismo:

"La teoría feminista ya no puede darse el lujo simplemente de vocear una tolerancia del ´lesbianismo´ como ´estilo alterno de vida´ o hacer alusión de muestra a las lesbianas. Se ha retrasado demasiado una crítica feminista de la orientación heterosexual obligatoria de la mujer".

"Una estrategia apropiada y viable del derecho al aborto es la de informar a toda mujer que la penetración heterosexual es una violación, sea cual fuere su experiencia subjetiva contraria".

Las afirmaciones citadas podrían parecer suficientemente reveladoras sobre la peligrosa agenda de los promotores de esta "perspectiva". Sin embargo, existen aún otros postulados que las "feministas de género" propagan cada vez con mayor fuerza:

"Cada niño se asigna a una u otra categoría en base a la forma y tamaño de sus órganos genitales. Una vez hecha esta asignación nos convertimos en lo que la cultura piensa que cada uno es -femenina o masculino-. Aunque muchos crean que el hombre y la mujer son expresión natural de un plano genético, el género es producto de la cultura y el pensamiento humano, una construcción social que crea la ´verdadera naturaleza´ de todo individuo".

Es así que para las "feministas de género", éste "implica clase, y la clase presupone desigualdad. Luchar más bien por desconstruir el género llevará mucho más rápidamente a la meta".

Léanlo todo aquí.

domingo, octubre 18, 2009

XXIX Domingo en Tiempo Ordinario

Amigos, comparto con ustedes las lecturas de la Santa Misa de hoy para su provecho espiritual:

sábado, octubre 17, 2009

¿Hay que ser católico para salvarse?

Cristo quiso continuar su acción salvadora por medio de la Iglesia.

Autor: P. Fernando Pascual | Fuente: Catholic.net

El hombre necesita de Dios para salvarse. La experiencia cotidiana del mal, en la vida de los demás, en nuestra propia vida, no es sino la consecuencia del pecado original. Romper las cadenas que nos atan al mal sólo es posible si Dios decide descender, sacarnos de las tinieblas, tender su mano amorosa y rescatarnos de la situación en la que nos encontramos.

Todo eso ocurrió con la venida de Cristo al mundo. No tenemos otro nombre bajo el cual podamos salvarnos (Hch 4, 12). Jesús, con su aceptación total de la Voluntad del Padre, nos ha salvado y rescatado, por su sangre, de nuestros pecados (Ap 1, 5-6). "Por lo cual Dios le exaltó y le otorgó el Nombre, que está sobre todo nombre. Para que al nombre de Jesús toda rodilla se doble en los cielos, en la tierra y en los abismos, y toda lengua confiese que Cristo Jesús es Señor para gloria de Dios Padre" (Flp 2, 9-11).

Por los Evangelios sabemos que Cristo quiso continuar su acción salvadora por medio de la Iglesia. Ha garantizado que estará con sus discípulos siempre, y, a la vez, los envía a bautizar en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo (Mt 28, 18-20). De forma que quien no recibe al discípulo de Cristo rechaza al mismo Salvador (Lc 10, 16).

Por lo cual, resulta claro que sólo la salvación se encuentra en la Iglesia. ¿Y qué pasa con los que están fuera de ella? Nosotros sabemos también, por la Biblia, que Dios "quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento pleno de la verdad" (1Tm 2, 4). La acción visible de Cristo y del Espíritu Santo en la Iglesia no impide el que haya una acción invisible, que puede alcanzar también a los que no pertenecen de modo explícito a la Iglesia, pero que, en el fondo, son tocados por la salvación del Señor.

Podríamos decir, según un documento del Magisterio, que por su buena voluntad tienen un implícito deseo de ser miembros de la Iglesia, y, en cierto sentido, están unidos a nosotros por esa apertura de su corazón, que es resultado de la acción de Dios, aunque haya otros motivos históricos, psicológicos o sociales que les impidan dar el paso para entrar plenamente en la Iglesia.

Podemos decir, por lo tanto, que sólo Cristo es el Salvador del mundo. La Iglesia católica es la señal visible y plena de la acción salvadora de Cristo y de la acción santificadora del Espíritu Santo.

Fuera de la Iglesia católica hay elementos de salvación, pero no en su plenitud, por lo que conviene seguir anunciando a los hombres que sólo serán plenamente felices y acogerán de verdad la acción redentora de Cristo si viven el Evangelio y se unen, en el amor, la fe y la esperanza, a la comunidad visible que Nuestro Señor creó y en la que sigue presente gracias a los sacramentos, bajo la guía del Santo Padre y de los obispos que suceden en el tiempo a los primeros apóstoles.

Para profundizar:

viernes, octubre 16, 2009

¿El diálogo o la pelea conyugal?

Padre Nicolás Schwizer

¿Cómo anda nuestro diálogo, el momento decisivo de la comunión conyugal? La falta de diálogo es la peor enfermedad del matrimonio, una enfermedad que lo carcome por dentro. Por eso, periódicamente deberíamos revisar nuestro sistema de diálogo: ¿cuándo dialogamos? ¿Por qué no dialogamos?

Aquí podemos recordar que existe una diferencia entre varón y mujer: Las mujeres tienen una necesidad y una capacidad de diálogo mucho mayor que la del hombre. Además giran permanentemente en torno a las personas, mientras que los hombres generalmente se interesan más por las cosas. Por eso, al varón le cuesta más darse, entregarse a sí mismo, dialogar. Por otra parte, la mujer se enreda fácilmente en su riqueza afectiva, puede ponerse susceptible y rencorosa.

La cumbre del diálogo es la unión conyugal. Debería culminar el diálogo que ya en palabras no puede expresarse. Es tal vez la experiencia humana más parecida a la comunión y la que más les puede ayudar a prolongar o preparar bien la comunión eucarística. De allí la importancia de realizar ese acto con el espíritu en que Cristo se nos da: con la generosidad, el respeto, la apertura a la vida, con la conciencia de que es algo santo.

La comunión es comunión de fidelidad. Es necesario revisar, cómo anda nuestra fidelidad. Cristo no se nos da una sola vez, sino que está siempre, todos los días ofreciéndonos la misma comunión, y no se cansa a pesar de nuestros pecados. Nosotros, ¿cómo andamos en esa fidelidad, en ese tener la mesa siempre puesta?

Todo esto ayuda a prolongar y preparar la comunión con Cristo en la misa. Una auténtica comunión conyugal es uno de los mejores caminos hacia la Eucaristía.

¿Qué es lo central, lo esencial en nuestra Alianza matrimonial? Es el don del corazón, el don de lo íntimo de cada uno. Los cónyuges han de abrir sus corazones y regalarse mutuamente su intimidad, su profundidad. Es fácil dar cosas, pero es difícil darse, regalar lo de adentro. Por eso, nos cuesta el diálogo conyugal.

Y no sé cuántos matrimonios consiguen hacer realmente buenos diálogos profundos que no terminen en discusión y pelea.

Algunas dificultades. Ahí esta sentada la señora suspirando con los problemas inventados de la telenovela. En cambio no tiene tiempo para escuchar los problemas reales del marido. Y viceversa.

Es difícil encontrar el tiempo y, sobre todo, encontrarlo en el momento en que el otro me necesita. Sólo es posible si estoy dispuesto a renunciar a ciertas cosas, a dejar ciertas cosas cuando veo que el otro busca mi apoyo y mi comprensión.

El varón, generalmente menos personal y menos comunicativo por naturaleza, prefiere su trabajo por encima de todo. Cuando llega a casa por la noche, aspira a la tranquilidad total y se considera en estado de completo relajamiento. Tiene, por eso, la tendencia a relegar a un segundo plano todos los problemas del hogar. Considera que el ejercicio de su profesión le ha provisto ya de su correspondiente porcentaje de preocupaciones y responsabilidades hogareñas. El silencio es su refugio.

Otro factor sicológico: el miedo a dar su brazo a torcer. Al final de un intercambio efectivo, existe muchas veces un cierto número de verdades que es necesario reconocer, ciertos hechos que no se pueden esquivar, ciertas concesiones que habrá que hacer. Sin embargo, el orgullo de ambos cónyuges les sugerirá, con frecuencia, que más vale huir del diálogo, porque éste podría conducir a estas concesiones desagradables. Comunicarse con el otro es otorgarle un cierto dominio sobre uno. Y por temor a ser sutilmente dominado, se prefiere una actitud de no-apertura para protegerse.

Preguntas para la reflexión

1. ¿Cuáles son los obstáculos para un mejor diálogo?
2. ¿Soy de los que huyo del diálogo?
3. ¿Dialogamos o peleamos?

jueves, octubre 15, 2009

Recordamos hoy a Santa Teresa de Jesús

Virgen y Doctora de la Iglesia.

Nació en Ávila, España, el 28 de marzo de 1515.

Santa Teresa de JesúsSu nombre, Teresa de Cepeda y Ahumada, hija de Alonso Sánchez de Cepeda y Beatriz Dávila Ahumada. En su casa eran 12 hijos. Tres del primer matrimonio de Don Alonso y nueve del segundo, entre estos últimos, Teresa. Escribe en su autobiografía: "Por la gracia de Dios, todos mis hermanos y medios hermanos se asemejaban en la virtud a mis buenos padres, menos yo".

De niños, ella y Rodrigo, su hermano, eran muy aficionados a leer vidas de santos, y se emocionaron al saber que los que ofrecen su vida por amor a Cristo reciben un gran premio en el cielo. Así que dispusieronse irse a tierras de mahometanos a declararse amigos de Jesús y así ser martirizados para conseguir un buen puesto en el cielo. Afortunadamente, por el camino se encontraron con un tío suyo que los regresó a su hogar. Entonces dispusieronse construir una celda en el solar de la casa e irse a rezar allá de vez en cuando, sin que nadie los molestara ni los distrajese.

La mamá de Teresa murió cuando la joven tenía apenas 14 años. Ella misma cuenta en su autobiografía: "Cuando empecé a caer en la cuenta de la pérdida tan grande que había tenido, comencé a entristecerme sobremanera. Entonces me arrodillé delante de una imagen de la Santísima Virgen y le rogué con muchas lágrimas que me aceptara como hija suya y que quisiera ser Ella mi madre en adelante. Y lo ha hecho maravillosamente bien".

Sigue leyendo aquí.

miércoles, octubre 14, 2009

En el 25 aniversario de la visita: Llama el Cardenal a retomar el mensaje del Papa

Autora: Vivian Maldonado Miranda | Fuente: El Visitante

Momento en que el Papa Juan Pablo II besó suelo puertorriqueño, en el Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín, el 12 de octubre de 1984. - Foto: El Visitante
¿Qué diría el Santo Padre si volviera a Puerto Rico hoy?

Con esta frase, el Cardenal Luis Aponte Martínez llamó a reflexionar sobre el mensaje que pronunció el Papa Juan Pablo II en Puerto Rico, aquél 12 de octubre de 1984.

Y es que según el Cardenal boricua, las palabras del Pontífice podría volverlas a decir en la actualidad.

Los temas abordados por el Papa viajero en la homilía predicada en Hato Rey, incluyeron la defensa de la familia y la vida, la evangelización de los jóvenes y el papel de los laicos en la transformación de la sociedad.

Momento en que el Papa Juan Pablo II besó suelo puertorriqueño, en el Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín, el 12 de octubre de 1984.

Sobre la familia, el Papa exhortó en aquél entonces a que sea “un ambiente intensamente evangelizado, para que esté impregnado de los valores cristianos y refleje el ejemplo de vida de la Sagrada Familia”.

“La apertura a otras sociedades debe pues serviros para enriquecer la vuestra. Pero no permitáis que concepciones ajenas a vuestra fe y peculiaridad como pueblo destruya la familia, atacando la unidad y la indisolubilidad del matrimonio. ¡Salvad el amor fiel y estable! Y superad a la concepción divorcista de la sociedad”, dijo en aquél entonces el Pontífice.

“En estos días en que tanto se está hablando de uniones de hecho, debemos recordar que la verdadera unión es el matrimonio. La familia, la verdadera unión es la del hombre y la mujer, y en eso hay que insistir”, comentó el Cardenal Luis Aponte Martínez al recordar el mensaje del Papa.

“Sería bueno que nuestros legisladores pensaran en esa insistencia del Santo Padre en lo que verdaderamente es el matrimonio cristiano. Podríamos preguntarnos si el abuso que hay, cuando matan a una mujer, esa desgracia, esa tragedia de que haya tantos hombres que no respeten la vida de las mujeres y que atacan hasta a sus hijos, se debe a las uniones consensuales”, añadió el Cardenal.

Al respecto, el purpurado relacionó la falta de compromiso y de una vivencia cristiana real, con la falta de respeto por la vida de las mujeres y de los hijos. “No tienen ningún respeto por la vida y le da lo mismo usarlos de escudo humano”, opinó Aponte Martínez.

Otro de los aspectos de la homilía destacado por el Cardenal fue el llamado a los laicos a mejorar la sociedad. En particular, el Papa Viajero urgió a los católicos puertorriqueños a “imbuir la realidad temporal de los valores del Evangelio” y “luchar desde dentro en la transformación de la sociedad”.

“A ellos [los laicos] se abre un inmenso campo de acción, para contribuir con todas sus fuerzas a la mejora social en la difícil situación económica presente”, predicó Juan Pablo II en Hato Rey hace 25 años.

“A su tarea generosa queda abierta la necesaria obra de moralización de la vida pública, el esfuerzo para que el peso mayor de la situación no caiga sobre los más pobres, la lucha contra lo que trastorna la convivencia social, contra la delincuencia, la drogadicción, la corrupción, el alcoholismo. Con ideales de insobornable sentido ético y de amor al hombre imagen de Dios, podrá el laico cristiano cambiar los corazones y elevar así el tono moral de la sociedad”, prosiguió el Pontífice.

“Eso lo podría decir hoy”, comentó Aponte Martínez.

“Con una mucha mayor razón, meditando en esas palabras, podríamos reafirmarnos más en nuestra necesidad de esperanza y compromiso con todos para mejorar el momento que hoy está viviendo Puerto Rico”, continuó el cardenal boricua.

Sobre la educación de los jóvenes, recordó las palabras del Papa en Puerto Rico:

“Ojalá los padres encuentren plena libertad para elegir el tipo de escuela que prefieran para sus hijos, sin soportar por ello cargas económicas adicionales, y que las escuelas provean también a la educación religiosa y moral de los jóvenes, de acuerdo con la conciencia de sus padres”.

De frente a esta cita, Aponte Martínez lamentó la polémica suscitada en torno a los cinco minutos de reflexión en las escuelas.

“¡Qué pena que los jóvenes hoy puedan hablar de todo, menos de los valores y de la religión, porque enseguida entra la separación de Iglesia y estado, como si eso fuera óbice para educar a los jóvenes en los verdaderos valores!”, expresó el Cardenal boricua.

“Qué pena que se puedan tocar tantas otras coas y no se puedan tocar las que verdaderamente importan, que es el espíritu y no sólo lo material”, prosiguió Aponte Martínez.

Compromiso con el deseo del Pontífice

“En momentos históricos difíciles para la fe, el jíbaro bueno de esta tierra llevaba, y lleva aún, colgado de su cuello el rosario de la Virgen María. Era la identificación de su fe”, dijo el Papa Juan Pablo II en tierra puertorriqueña.

En su referencia a la devoción mariana del pueblo boricua, el Papa continuó “Sé que ahora tenéis el propósito de edificar a María, Madre de la Divina Providencia, un santuario, donde vosotros y vuestros hijos aprendáis a caminar mejor hacia Jesús por medio de María. Quiero alentar vuestro deseo y pido al Señor que os conceda poder realizarlo. Este santuario mariano deberá recordaros que vosotros sois las piedras vivas del templo espiritual y universal que es la Iglesia”.
“Veinticinco años y aún no hemos cumplido con aquél deseo que él expresó”, dijo el Cardenal Aponte Martínez.

El prelado natural de Lajas exhortó a que en octubre, Mes del Rosario, la conmemoración de la visita del Papa a Puerto Rico lleve a los católicos a comprometerse con convertir el Santuario en una realidad.

Lee también:

martes, octubre 13, 2009

Decálogo para leer con provecho la Biblia

1. Nunca creer que somos los primeros que han leído la Santa Escritura. Muchos, muchísimos a través de los siglos la han leído, meditado, vivido, transmitido. Los mejores intérpretes de la Biblia son los santos.

2. La Escritura es el libro de la comunidad eclesial. Nuestra lectura, aunque sea a solas, jamás podrá ser en solitario. Para leerla con provecho, hay que insertarse en la gran corriente eclesial que conduce y guía el Espíritu Santo.

3. La Biblia es "Alguien". Por eso se lee y celebra a la vez. La lectura mejor de la Biblia es la que se hace en la Liturgia.

4. El centro de la Santa Escritura es Cristo; por eso, todo debe leerse bajo la mirada de Cristo y cumplido en Cristo. Cristo es la clave interpretativa de la Santa Escritura.

5. Nunca olvidar que en la Biblia encontramos hechos y dichos, obras y palabras íntimamente unidas unas con otras; las palabras anuncian e iluminan los hechos, y los hechos realizan y confirman las palabras.

6. Una manera práctica y provechosa de leer la Escritura es comenzar con los santos Evangelios, seguir con los Hechos y las Cartas e ir entreverando con algún libro del Antiguo Testamento: Génesis, Éxodo, Jueces, Samuel, etcétera... No querer leer el libro del Levítico de corrido, por ejemplo. Los Salmos deben ser el libro de oración de los grupos bíblicos. Los profetas son el "alma del Antiguo Testamento: hay que dedicarles un estudio especial.

7. La Biblia se conquista como la ciudad de Jericó: dándole vueltas. Por eso, es bueno leer los lugares paralelos. Es un método entretenido, pero muy provechoso. Un texto esclarece al otro, según aquello de San Agustín: "El Antiguo Testamento queda patente en el Nuevo y el Nuevo está latente en el Antiguo".

8. La Biblia debe leerse y meditarse con el mismo Espíritu con que fue escrita. El Espíritu Santo es su autor principal y es su principal intérprete. Hay que invocarlo siempre antes de comenzar a leerla y al final, dar gracias.

9. Nunca debe utilizarse la Santa Biblia para criticar y condenar a los demás.

10. Todo texto bíblico tiene un contexto histórico donde se originó y un contexto literario donde se escribió. Un texto bíblico, fuera de su contexto histórico y literario, es un pretexto para manipular la Palabra de Dios. Esto es tomar el nombre de Dios en vano.

+ Mario De Gasperín Gasperín
Obispo de Querétaro
Vía el blog Ser Persona.

lunes, octubre 12, 2009

Estamos para quedarnos

Amigos, a través del mundo hoy celebramos el Día del Descubrimiento de América, de la Raza y de la Hispanidad, una celebración escupida por aquellos que odian tanto a la civilización occidental como a la Iglesia Católica, pero no yo. Hasta a Santa Clós – Papá Noel, Papá Navidad – se le honra más que al erudito genovés que plantó la Cruz y los estandartes de la otrora católica España en nuestras tierras.

Así que en vista de la intensa agitación y propaganda reinante contra este día, resuelvo lo siguiente:

  • Christopher Columbus, Admiral of the Ocean Sea, Discoverer of the IndiesNo me disculpo por mi presencia ni por mi existencia aquí, en este hemisferio, en estas Américas en general, ni en los EE.UU. ni en Puerto Rico en particular. Dios quizo que naciese aquí y aquí, si Dios quiere, moriré. Dios me quiere aquí, como te quiere a ti. Sin importar nuestros gentilicios, desde el Estrecho de Bering al Cabo de Hornos, estamos para quedarnos.
  • Siento que mis ancestros hayan maltratado a las poblaciones nativas y porque esclavizaron a millones de africanos al brindar la civilización europea a este continente. Eso estuvo mal y no lo condono y lo condeno. Pero lo que yo sienta al respecto es irrelevante. No puedo hacer nada al respecto excepto vigilar, mientras viva, para que no suceda otra vez mientras continúo defendiendo la tradición moral y de derechos humanos que mis ancestros jesuitas y franciscanos idearon para acabar con los abusos. Su obra forma parte de la fibra de nuestras sociedades libres y yo lo celebro y lo cultivo en la polémica que llevo contra el neopaganismo reinante. Así que católicos y cristianos de toda estirpe que glorifican el Nombre de Nuestro Señor Jesucristo, ¡alégrense! Que estamos para quedarnos.

  • A mis cohermanos indígenas de las Américas, les digo que no soy un extranjero en estas tierras. Pertenezco a este lugar. Cosufro con ustedes para cultivar el bienestar de nuestros hijos. No me desdeñen como a un tumor extraño. Adorando al Gran Padre del Cielo, Wakan Tanka o Yukiyú, no importa, bajo su merced y por su gracia, estamos para quedarnos.

  • A esos otros “americanos” en los EE.UU. que se atreven a decirnos que “nos devolvamos a México – el único país hispano que parecen conocer – les digo, que no. A este país los hispanos llegamos primero y hemos contribuido y continuamos contribuyendo para el bien común. No pensamos que tenemos que renunciar a nuestra hispanidad para ser mejores estadounidense sino que, al contrario, nuestra hispanidad nos hace mejores estadounidenses, mejores incluso que los pseudopatriotas que demandan lo contrario, así que confórmense que estamos para quedarnos.

  • Claro que sí, Cristóbal Colón debe de ser recordado y su memoria honrada porque fue un hombre valiente, decidido, de gran visión y devoto cristiano católico. ¿Que no tenía defectos? ¡Pues claro que sí! Al último hombre perfecto lo clavaron en una Cruz. A pesar de sus defectos y de la opinión de intelectuales y académicos de poca monta, Colón y su gesta merecen honor. Nosotros, los descendientes de los consquistadores, de los esclavos y de los primeros pobladores, cantemos con júbilos, porque estamos para quedarnos.

¡Viva la raza!

¡Viva la Hispanidad!

¡Viva Cristóbal Colón!

¡Viva Cristo Rey!

¿Se salvarán los ricos, sí o no?

Autor: P. Sergio A. Córdova | Fuente: Catholic.net

Lectura del Santo Evangelio Según San Marcos (Marcos 10, 17-30)

En aquel tiempo, cuando Jesús se ponía ya en camino, se le acercó corriendo un hombre y arrodillándose ante él, le preguntó: «Maestro bueno, ¿qué he de hacer para tener en herencia vida eterna?» Jesús le dijo: «¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno sino sólo Dios. Ya sabes los mandamientos: No mates, no cometas adulterio, no robes, no levantes falso testimonio, no seas injusto, honra a tu padre y a tu madre.» El, entonces, le dijo: «Maestro, todo eso lo he guardado desde mi juventud.» Jesús, fijando en él su mirada, le amó y le dijo: «Una cosa te falta: anda, cuanto tienes véndelo y dáselo a los pobres y tendrás un tesoro en el cielo; luego, ven y sígueme.» Pero él, abatido por estas palabras, se marchó entristecido, porque tenía muchos bienes. Jesús, mirando a su alrededor, dice a sus discípulos: «¡Qué difícil es que los que tienen riquezas entren en el Reino de Dios!» Los discípulos quedaron sorprendidos al oírle estas palabras. Mas Jesús, tomando de nuevo la palabra, les dijo: «¡Hijos, qué difícil es entrar en el Reino de Dios! Es más fácil que un camello pase por el ojo de la aguja, que el que un rico entre en el Reino de Dios.» Pero ellos se asombraban aún más y se decían unos a otros: «Y ¿quién se podrá salvar?» Jesús, mirándolos fijamente, dice: «Para los hombres, imposible; pero no para Dios, porque todo es posible para Dios.» Pedro se puso a decirle: «Ya lo ves, nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido.» Jesús dijo: «Yo os aseguro: nadie que haya dejado casa, hermanos, hermanas, madre, padre, hijos o hacienda por mí y por el Evangelio, quedará sin recibir el ciento por uno: ahora al presente, casas, hermanos, hermanas, madres, hijos y hacienda, con persecuciones; y en el mundo venidero, vida eterna.

Reflexión

Esta pregunta parece superflua o tonta, pero no lo es tanto. Al menos, a juzgar por las palabras de nuestro Señor: “¡Qué difícil les va a ser a los ricos entrar en el Reino de los cielos!”. Los mismos discípulos se quedaron extrañados al oírle expresarse así. Y Jesús, con su conducta habitual, en vez de apaciguar el tono de sus sentencias, lo hace todavía más rotundo: “Sí, hijos, más fácil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja que a un rico entrar en el Reino de Dios”. Los discípulos se espantaron aún más –nos refiere san Marcos— y comentaban: “Entonces, ¿quién puede salvarse?”

Hace no mucho tiempo algunos teólogos católicos, así llamados de la “teología de la liberación”, trataron de manipular el mensaje de Cristo –sobre todo en los países de América Latina— diciendo que la Iglesia debía ocuparse sólo de los pobres y marginados; e, inspirándose en la filosofía marxista, preconizaban la lucha de clases dentro de la misma Iglesia. ¡Qué aberración! Y, tristemente, todavía hay muchos sectores eclesiásticos que siguen pensando y opinando lo mismo….

Sin embargo, hay que hablar con la verdad del Evangelio: nuestro Señor nunca condenó la riqueza ni los bienes terrenos por sí mismos. Es más, entre sus amigos y discípulos se encontraban José de Arimatea y Nicodemo, que eran hombres ricos; Jesús se hospedó en la casa de Zaqueo y de Simón el fariseo, que también tenían grandes riquezas; entre sus apóstoles se contaba uno que había sido publicano, o sea, recaudador de impuestos. Y además, aceptaba en su compañía a “algunas mujeres que le asistían y le ayudaban con sus bienes” –nos refiere san Lucas—. Lo que nuestro Señor condena es, pues, el apego desordenado a las riquezas y a los bienes terrenos, el “hacer depender de ellos la propia vida” y el “acumular tesoros sólo para sí mismos” (cfr. Lc 12, 13-21).

Y es que el apego desmedido al dinero lleva al hombre a la avaricia y a la más completa ceguera hasta el punto de olvidar lo más importante en la vida: “¡Necio! –llamó nuestro Señor en una de sus parábolas a un avaro—; esta misma noche te van a reclamar el alma. Todo lo que has acumulado, ¿para quién será?” (Lc 12, 20). La avaricia hace mucho más difícil la entrada al Reino de Dios no por las riquezas en sí mismas, sino porque se convierten en una idolatría. Por eso dijo Jesús que “no se puede servir a dos señores, porque se ama a uno y desprecia al otro; no se puede amar a Dios y al dinero” (Mt 6, 24). Y esto fue lo que le ocurrió al joven rico del evangelio de hoy. Y eso fue también lo que le pasó a Judas Iscariote, que entregó a Cristo por treinta miserables monedas de plata.

Pero está claro que tanto los ricos como los pobres son hijos de Dios, y tanto unos como otros pueden ser no sólo buenos cristianos, sino también santos. Ha habido muchos reyes y reinas, príncipes y nobles que han sido ejemplos preclaros de virtud y de santidad, y sus riquezas no les han impedido su camino hacia Dios. Allí están san Enrique, san Luis de Francia, santa Isabel de Hungría, santa Brígida de Suecia, san Francisco de Borja, santa Margarita de Escocia, san Wenceslao, san Casimiro y miles más.

Las riquezas son algo accidental, y deben ser un medio más para vivir y para servir mejor a Dios y al prójimo. Cuando el dinero no se usa para eso, es entonces cuando comienzan los problemas… y ahora sí nuestro Señor condena. De aquí nace la prepotencia, la soberbia, la avaricia desenfrenada, el maquiavelismo, la injusticia diabólica y la corrupción de muchos ricos y poderosos de la tierra que sólo se sirven a sí mismos y a sus propios intereses… Es entonces cuando la riqueza se convierte en un gravísimo peligro y un obstáculo para la propia salvación. Y así se cumple la palabra del Señor: “es más fácil a un camello entrar por el ojo de una aguja que a un rico entrar en el Reino de los cielos”.

Lo importante es, pues, cómo usamos de los bienes: si le damos gracias a Dios porque nos da elementos para vivir y descansar, y con ellos ayudamos a nuestros semejantes, o si sólo nos servimos a nosotros mismos y a nuestros caprichos. Pero, ¡atención!, no hay que ayudar a los demás sólo con las migajas que nos sobran y que caen de nuestra mesa, sino con verdadera generosidad. Sólo así vamos por el recto camino.

domingo, octubre 11, 2009

XXVIII Domingo del Tiempo Ordinario

¡Vete pa' Misa! Estas son las lecturas de hoy pa’ que las medites antes de ir. 

sábado, octubre 10, 2009

Reflexiones sobre el Premio Nóbel de la Paz

Barack Obama, Presidente de los EE.UU. Amigos, como ya han podido leer en CNN y otros medios noticiosos, el Presidente de los EE.UU, Barack Obama recibió el premio Nóbel de la Paz. Aunque muchos se sentirán contentos y orgullosos por el reconocimiento de nuestro presidente, mis sentimientos son de incredulidad y de pena.

Desde que el comité de selección escogió al antiguo Vicepresidente Al Gore para recibir el Nóbel de la Paz en el 2007, me convencí que dicho premio se abarató y perdió su significado. En aquel entonces, Irena Sendler, una mujer polaca de 96 años de edad que salvó a más de 2,500 niños judíos durante el Holocausto perdió ante Gore, quien ganó por simplemente ser un bocón, alguien que no ha botado ni una gotita de sangre a favor de la paz de nadie en ningún sitio. El año pasado el comité cometió algo que se está convirtiendo en una rareza, honrando con su premio a al expresidente finlandés Martti Ahtisaari por su mediación en varias guerras y conflictos.

Este es el triste contexto de la premiación de este año. Al Presidente Obama lo nominaron apenas dos semanas de empezar su administración, tras cinco años de ser el senador júnior por Illinois y antes que eso, legislador de dicho estado y "organizador comunitario" sin distinción alguna excepto la de su carisma. Carece por completo de antecedentes como hombre de paz y mediador. Compárenlo con otro laureado Nóbel, el expresidente Jimmy Carter quien al menos empujó a Israel y a Egipto a firmar una paz que aun dura y que después de su pésima presidencia se dedicó entre otras cosas a ayudar a construirle hogares a los más necesitados en un programa de asistencia mutua y uno se pregunta, ¿qué rayos ha hecho el Sr. Obama?

El hecho es que el comité que otorga el Nóbel de la Paz le importa poco los logros específicos de sus escogidos. Su preferencia ahora es la de apoyar, cultivar e influenciar personas o agencias con agendas políticas específicas y de una ideología particular que resuenan mejor con el ethos posmoderno escandinavo. Los días que el comité honraba figuras como la Madre Teresa de Calcuta ya se fueron para siempre.

El comité del Nóbel de la Paz se caracteriza por sus fragrantes omisiones a través de los años. Ellos han ignorado trabajadores dignos del premio en momentos clave de la historia, personalidades como Mahatma Gandhi, Corazón Aquino, los papas Juan XXIII, y Juan Pablo II, Dorothy Day, César Chávez, Monseñor Oscar Arnulfo Romero, José Figueres Ferrer, y muchos otros. No nos deberíamos sorprender entonces de la selección del Sr. Obama pero aun así, molesta.

Busco una razón para al menos sentirme orgulloso como ciudadano estadounidense por la premiación del Sr. Obama pero encuentro que no puedo. Me uno en esto a los escépticos y a los objetores. Este premio fue otorgado prematuramente, a la persona equivocada, en el momento equivocado. Debido a esto, el premio Nóbel de la Paz ha perdido su lustre, su dignidad y hasta su significado.

No quiero terminar en una nota agria. Espero que el Sr. Obama ahora trabaje con ahínco para merecer su premio. Espero que honre su promesa de no usar dinero público para pagar por abortos y que respete la conciencia de los trabajadores de salud que se opongan a este y a la anticoncepción en su "reforma de salud", promesas ya erocionadas por el Congreso en sus procesos legislativos. Rezo para que no siga aglutinando su administración con gente de ideologías anticristianas extremas que siembran la división y el desasosiego en el país. Oremos por esa intención y tal vez, dentro de cuatro años, podramos mirar atrás y decir que sí, que el Sr. Barack Obama se ganó su premio y entonces y solo así diré que estoy orgulloso por él y por todos nosotros.

martes, octubre 06, 2009

Recordamos hoy a San Bruno

Confesor, autor eclesiástico y fundador de la Orden de la Cartuja

Amigos, nos dice la Enciclopedia Católica:

Nació en Colonia hacia el año 1030; murió el 6 de octubre de 1101. Se le representa habitualmente con una calavera en las manos, un libro y una cruz, o coronado con siete estrellas; o con un pergamino que porta la divisa O Bonitas. Su fiesta se celebra el 6 de Octubre. Según la tradición, San Bruno pertenecía a la familia de Hartenfaust, o Hardebüst, una de las principales familias de la ciudad, y en recuerdo de este origen diferentes miembros de la familia de Hartenfaust han recibido de los Cartujos o bien oraciones especiales por los muertos, como en el caso de Peter Bruno Hartenfaust en 1714, y Louis Alexander Hartenfaust, barón de Laach, en 1740; o una relación personal con la orden, como con Louis Bruno de Hardevüst, barón de Laach y burgomaestre de la ciudad de Bergues-S. Winnoc, en la diócesis de Cambrai, con el que se extinguió la línea masculina de la familia Hardevüst el 22 de Marzo de 1784.

Tenemos poca información sobre la infancia y juventud de San Bruno. Nacido en Colonia, habría estudiado en el colegio de la ciudad, o colegiata de San Cuniberto. Mientras era aún bastante joven (a pueris) fue a completar su educación a Reims, atraído por la reputación de la escuela episcopal y de su director, Heriman. Allí acabó sus estudios clásicos y se perfeccionó en las ciencias sagradas que en esa época consistían principalmente en el estudio de las Sagradas Escrituras y de los Padres. Allí se hizo, según el testimonio de sus contemporáneos, instruido tanto en la ciencia humana como divina. Completada su educación, San Bruno volvió a Colonia, donde fue provisto de una canonjía en San Cuniberto, y según la opinión más probable, elevado a la dignidad sacerdotal. Esto fue hacia el año 1055. En 1056, el obispo Gervais le llamó a Reims, para ayudar a su antiguo maestro Heriman en la dirección de la escuela. Este último estaba ya dirigiendo su atención hacia una forma de vida más perfecta, y cuando al final dejó el mundo para ingresar en la vida religiosa, en 1057, San Bruno se encontró como director de la escuela episcopal, o ecólatra, un puesto tan difícil como elevado, pues entonces incluía la dirección de las escuelas públicas y la supervisión de todos los establecimientos educativos de la diócesis. Durante casi veinte años, de 1057 a 1075, mantuvo el prestigio que la escuela de Reims había alcanzado bajo sus antiguos directores, Remi de Auxerre, Hucbald de St. Amand, Gerberto y últimamente Heriman. De la excelencia de su enseñanza tenemos una prueba en los títulos funerarios compuestos en su honor, que celebran su elocuencia, sus talentos poético, filosófico y por encima de todos exegético y teológico; y también en los méritos de sus discípulos, entre los cuales estaban Eudes de Châtillon, después Urbano II, Rangier, cardenal y obispo de Reggio, Robert, obispo de Langres y un gran número de prelados y abades.

Por favor, sigan leyendo aquí.

Comentario. San Bruno es uno de esos santos que he venido a "descubrir" recientemente. Su herencia espiritual consiste primeramente de todos los monjes y monjas que mantienen vivo su ideal monástico en las Cartujas del mundo. Si quieres captar una muestra de la espiritualidad de San Bruno no te pierdas de ver el documental Into Great Silence (Hacia el Gran Silencio). San Bruno, ¡ruega por nosotros!

lunes, octubre 05, 2009

Lo siento, no soy creyente

Ahora llegaría el momento de decir en qué cosas no creo pero me falta el valor

Autor: P. Enrique Monasterio | Fuente: Fluvium.org via Catholic.Net

¿Es usted creyente?

A uno ya nadie le pregunta estas cosas. Claro que, siendo sacerdote y vistiendo como tal, la fe se te nota enseguida. Los curas, como los taxistas, necesitamos atrapar clientes al vuelo, y es útil que nos reconozcan desde lejos. No sé cómo no lo comprenden algunos colegas, ilustres y piadosos por otra parte. Si no fuese demasiado pintoresco, yo me colocaría en la cresta una lucecita verde.

El caso es que, como iba diciendo, ya nadie me interroga sobre mis convicciones religiosas. Es una pena, porque, si un día me preguntaran por la calle ¿es usted creyente?, con toda sinceridad y con ánimo de escandalizar sólo un poquito, respondería:

Por supuesto que no.

Sería una forma, como otra cualquiera, de decir que uno es católico, ya que, en esta sociedad moderadamente pagana y laicista, los cristianos nos distinguimos de los que no lo son, no tanto por lo que creemos, como por aquellas cosas en las que no nos da la gana creer.

El paganismo sí que ha sido y es creyente; incluso crédulo, supersticioso, idólatra, devotamente asustadizo ante las fuerzas ocultas que imagina sepultadas en lo hondo de las alcantarillas. El paganismo prescinde del Dios que da racionalidad y sentido a cada una de las criaturas, olvidando que al principio no existía el caos, sino el Verbo, la inteligencia divina que todo lo abarca y penetra. Sin ella el universo se torna opaco, irracional, esclavo de extravagantes poderes que nadie controla. De ahí que el pagano recurra a dioses de bisutería, a conjuros, amuletos, horóscopos y demás ansiolíticos en oferta para aplacar sus inevitables ataques de pánico. Lo decía Joseph Ratzinger años antes de ser elegido Papa: el mundo sin su Creador se convierte en un lugar muy peligroso.

Pero el laicismo es otra cosa ¿O no?

No, mi querido Kloster. El laicismo, al menos en teoría, expulsa de la sociedad a todos los dioses. Los tolera como se toleran las enfermedades infecciosas, pero toma medidas: procura ponerlos en cuarentena para evitar contagios. El laicismo da por supuesto que la fe se sitúa en el ámbito de lo irracional, de lo que nunca debe inficionar el mundo del pensamiento, de la cultura o de la ciencia.

Lo que ocurre es que, a la postre, también el laicismo necesita sus propias creencias. Y este laicismo, versión siglo XXI, ha creado un elenco interminable de dogmas políticamente correctos que se presentan a sí mismos como artículos de fe civil, se proclaman por todos los medios y cristalizan en frases-tópico que todo buen demócrata debe repetir de vez en cuando y aceptarlas religiosamente si no quiere ser anatemizado por los inquisidores y enviado a las tinieblas de la reacción y el fundamentalismo.

Por eso digo que no soy "creyente" ni estoy dispuesto a serlo. No puedo creer en las majaderías del paganismo, y me revientan aún más las pedanterías dogmáticas del relativismo militante. Quizá en un próximo artículo me anime a explicar con más detalle por qué la tengo tomada con la palabra "creyente". Baste decir este mes que sólo pretendo ser una persona juiciosa: creer con toda el alma en Dios y en muy pocas cosas más, porque eso es lo sensato; ser consciente de que la fe es un don recibido, desde luego, pero un don razonable al decir de San Pablo, que enriquece la inteligencia y ayuda a pensar por libre.

En todo caso no un sentimiento, ni una neurosis. Al laicismo le encanta hablar del respeto a los "sentimientos religiosos". Ya se ve que el laicismo es sensiblón y compasivo. Pero a las 6 de la mañana uno anda escaso de ese tipo de sentimientos y no por eso deja de ser cristiano.

Ahora llegaría el momento de decir en qué cosas no creo; pero me falta el valor. Temo que mis lectores se rasguen las vestiduras, y no está el tiempo para andar muy ventilados.

domingo, octubre 04, 2009

Hoy celebramos el memorial de San Francisco de Asís

Dicen que a San Francisco de Asís lo declaró santo el pueblo, antes de que el Sumo Pontífice le concediera ese honor, y que si se hace una votación entre los cristianos (aún entre los protestantes) todos están de acuerdo en declarar que es un verdadero santo. Todos, aun los no católicos, lo quieren y lo estiman.

A San Francisco de Asís lo quieren los pobres, porque él se dedicó a vivir en total pobreza, pero con gran alegría.

A San Francisco de Asís lo estiman los ecologistas porque él fue el amigo de las aves, de los peces, de las flores, del agua, del sol, de la luna y de la madre tierra.

Nació en Asís (Italia) en 1182.

Su madre se llamaba Pica y fue sumamente estimada por él durante toda su vida. Su padre era Pedro Bernardone, un hombre muy admirador y amigo de Francia, por la cual le puso el nombre de Francisco, que significa: "el pequeño francesito".

Cuando joven a Francisco que le agradaba era asistir a fiestas, paseos y reuniones con mucha música. Su padre tenía uno de los mejores almacenes de ropa en la ciudad, y al muchacho le sobraba el dinero. Los negocios y el estudio no le llamaban la atención. Pero tenía la cualidad de no negar un favor o una ayuda a un pobre siempre que pudiera hacerlo.

Tenía veinte años cuando hubo una guerra entre Asís y la ciudad de Perugia. Francisco salió a combatir por su ciudad, y cayó prisionero de los enemigos. La prisión duró un año, tiempo que él aprovechó para meditar y pensar seriamente en la vida.

Al salir de la prisión se incorporó otra vez en el ejército de su ciudad, y se fue a combatir a los enemigos. Se compró una armadura sumamente elegante y el mejor caballo que encontró. Pero por el camino se le presentó un pobre militar que no tenía con qué comprar armadura ni caballería, y Francisco, conmovido, le regaló todo su lujoso equipo militar. Esa noche en sueños sintió que le presentaban en cambio de lo que él había obsequiado, unas armaduras mejores para enfrentarse a los enemigos del espíritu.

Francisco no llegó al campo de batalla porque se enfermó y en plena enfermedad oyó que una voz del cielo le decía: "¿Por qué dedicarse a servir a los jornaleros, en vez de consagrarse a servir al Jefe Supremo de todos?". Entonces se volvió a su ciudad, pero ya no a divertirse y parrandear sino a meditar en serio acerca de su futuro.

La gente al verlo tan silencioso y meditabundo comentaba que Francisco probablemente estaba enamorado. Él comentaba: "Sí, estoy enamorado y es de la novia más fiel y más pura y santificadora que existe". Los demás no sabían de quién se trataba, pero él sí sabía muy bien que se estaba enamorando de la pobreza, o sea de una manera de vivir que fuera lo más parecida posible al modo totalmente pobre como vivió Jesús. Y se fue convenciendo de que debía vender todos sus bienes y darlos a los pobres.

Paseando un día por el campo encontró a un leproso lleno de llagas y sintió un gran asco hacia él. Pero sintió también una inspiración divina que le decía que si no obramos contra nuestros instintos nunca seremos santos. Entonces se acercó al leproso, y venciendo la espantosa repugnancia que sentía, le besó las llagas. Desde que hizo ese acto heroico logró conseguir de Dios una gran fuerza para dominar sus instintos y poder sacrificarse siempre a favor de los demás. Desde aquel día empezó a visitar a los enfermos en los hospitales y a los pobres. Y les regalaba cuanto llevaba consigo.

Un día, rezando ante un crucifijo en la iglesia de San Damián, le pareció oír que Cristo le decía tres veces: "Francisco, tienes que reparar mi casa, porque está en ruinas". Él creyó que Jesús le mandaba arreglar las paredes de la iglesia de San Damián, que estaban muy deterioradas, y se fue a su casa y vendió su caballo y una buena cantidad de telas del almacén de su padre y le trajo dinero al Padre Capellán de San Damián, pidiéndole que lo dejara quedarse allí ayudándole a reparar esa construcción que estaba en ruinas. El sacerdote le dijo que le aceptaba el quedarse allí, pero que el dinero no se lo aceptaba (le tenía temor a la dura reacción que iba a tener su padre, Pedro Bernardone) Francisco dejó el dinero en una ventana, y al saber que su padre enfurecido venía a castigarlo, se escondió prudentemente.

Pedro Bernardone demandó a su hijo Francisco ante el obispo declarando que lo desheredaba y que tenía que devolverle el dinero conseguido con las telas que había vendido. El prelado devolvió el dinero al airado papá, y Francisco, despojándose de su camisa, de su saco y de su manto, los entregó a su padre diciéndole: "Hasta ahora he sido el hijo de Pedro Bernardone. De hoy en adelante podré decir: Padrenuestro que estás en los cielos".

El Sr. Obispo le regaló el vestido de uno de sus trabajadores del campo: una sencilla túnica, de tela ordinaria, amarrada en la cintura con un cordón. Francisco trazó una cruz con tiza, sobre su nueva túnica, y con ésta vestirá y pasará el resto de su vida. Ese será el hábito de sus religiosos después: el vestido de un campesino pobre, de un sencillo obrero.

Se fue por los campos orando y cantando. Unos guerrilleros lo encontraron y le dijeron: "¿Usted quién es? – Él respondió: - Yo soy el heraldo o mensajero del gran Rey". Los otros no entendieron qué les quería decir con esto y en cambio de su respuesta le dieron una paliza. Él siguió lo mismo de contento, cantando y rezando a Dios.

Después volvió a Asís a dedicarse a levantar y reconstruir la iglesita de San Damián. Y para ello empezó a recorrer las calles pidiendo limosna. La gente que antes lo había visto rico y elegante y ahora lo encontraba pidiendo limosna y vestido tan pobremente, se burlaba de él. Pero consiguió con qué reconstruir el pequeño templo.

La Porciúncula. Este nombre es queridísimo para los franciscanos de todo el mundo, porque en la capilla llamada así fue donde Fracisco empezó su comunidad. Porciúncula significa "pequeño terreno". Era una finquita chiquita con una capillita en ruinas. Estaba a 4 kilómetros de Asís. Los padres Benedictinos le dieron permiso de irse a vivir allá, y a nuestro santo le agradaba el sitio por lo pacífico y solitario y porque la capilla estaba dedicada a la Sma. Virgen.

En la misa de la fiesta del apóstol San Matías, el cielo le mostró lo que esperaba de él. Y fue por medio del evangelio de ese día, que es el programa que Cristo dio a sus apóstoles cuando los envió a predicar. Dice así: "Vayan a proclamar que el Reino de los cielos está cerca. No lleven dinero ni sandalias, ni doble vestido para cambiarse. Gratis han recibido, den también gratuitamente". Francisco tomó esto a la letra y se propuso dedicarse al apostolado, pero en medio de la pobreza más estricta.

Cuenta San Buenaventura que se encontró con el santo un hombre a quien un cáncer le había desfigurado horriblemente la cara. El otro intentó arrodillarse a sus pies, pero Francisco se lo impidió y le dio un beso en la cara, y el enfermo quedó instantáneamente curado. Y la gente decía: "No se sabe qué admirar más, si el beso o el milagro".

El primero que se le unió en su vida de apostolado fue Bernardo de Quintavalle, un rico comerciante de Asís, el cual invitaba con frecuencia a Francisco a su casa y por la noche se hacía el dormido y veía que el santo se levantaba y empleaba muchas horas dedicado a la oración repitiendo: "mi Dios y mi todo". Le pidió que lo admitiera como su discípulo, vendió todos sus bienes y los dio a los pobres y se fue a acompañarlo a la Porciúncula. El segundo compañero fue Pedro de Cattaneo, canónigo de la catedral de Asís. El tercero, fue Fray Gil, célebre por su sencillez.

Cuando ya Francisco tenía 12 compañeros se fueron a Roma a pedirle al Papa que aprobara su comunidad. Viajaron a pie, cantando y rezando, llenos de felicidad, y viviendo de las limosnas que la gente les daba.

En Roma no querían aprobar esta comunidad porque les parecía demasiado rígida en cuanto a pobreza, pero al fin un cardenal dijo: "No les podemos prohibir que vivan como lo mandó Cristo en el evangelio". Recibieron la aprobación, y se volvieron a Asís a vivir en pobreza, en oración, en santa alegría y gran fraternidad, junto a la iglesia de la Porciúncula.

Dicen que Inocencio III vio en sueños que la Iglesia de Roma estaba a punto de derrumbarse y que aparecían dos hombres a ponerle el hombro e impedir que se derrumbara. El uno era San Francisco, fundador de los franciscanos, y el otro, Santo Domingo, fundador de los dominicos. Desde entonces el Papa se propuso aprobar estas comunidades.

A Francisco lo atacaban a veces terribles tentaciones impuras. Para vencer las pasiones de su cuerpo, tuvo alguna vez que revolcarse entre espinas. Él podía repetir lo del santo antiguo: "trato duramente a mi cuerpo, porque él trata muy duramente a mi alma".

Clara, una joven muy santa de Asís, se entusiasmó por esa vida de pobreza, oración y santa alegría que llevaban los seguidores de Francisco, y abandonando su familia huyó a hacerse moja según su sabia dirección. Con santa Clara fundó él las hermanas clarisas, que tienen hoy conventos en todo el mundo.

Francisco tenía la rara cualidad de hacerse querer de los animales. Las golondrinas le seguían en bandadas y formaban una cruz, por encima de donde él predicaba. Cuando estaba solo en el monte una mirla venía a despertarlo con su canto cuando era la hora de la oración de la medianoche. Pero si el santo estaba enfermo, el animalillo no lo despertaba. Un conejito lo siguió por algún tiempo, con gran cariño.

Dicen que un lobo feroz le obedeció cuando el santo le pidió que dejara de atacar a la gente.

Francisco se retiró por 40 días al Monte Alvernia a meditar, y tanto pensó en las heridas de Cristo, que a él también se le formaron las mismas heridas en las manos, en los pies y en el costado.

Los seguidores de San Francisco llegaron a ser tan numerosos, que en el año 1219, en una reunión general llamado "El Capítulo de las esteras", se reunieron en Asís más de cinco mil franciscanos. Al santo le emocionaba mucho ver que en todas partes aparecían vocaciones y que de las más diversas regiones le pedían que les enviara sus discípulos tan fervorosos a que predicaran. Él les insistía en que amaran muchísimo a Jesucristo y a la Santa Iglesia Católica, y que vivieran con el mayor desprendimiento posible hacia los bienes materiales, y no se cansaba de recomendarles que cumplieran lo más exactamente posible todo lo que manda el santo evangelio.

Dispuso ir a Egipto a evangelizar al sultán y a los mahometanos. Pero ni el jefe musulmán ni sus fanáticos seguidores quisieron aceptar sus mensajes. Entonces se fue a Tierra Santa a visitar en devota peregrinación los Santos Lugares donde Jesús nació, vivió y murió: Belén, Nazaret, Jerusalén, etc. En recuerdo de esta piadosa visita suya los franciscanos están encargados desde hace siglos de custodiar los Santos Lugares de Tierra Santa.

Por no cuidarse bien de las calientísimas arenas del desierto de Egipto se enfermó de los ojos y cuando murió estaba casi completamente ciego. Un sufrimiento más que el Señor le permitía para que ganara más premios para el cielo.

San Francisco de Asís, que era un verdadero poeta y le encantaba recorrer los campos cantando bellas canciones, compuso un himno a las criaturas, en el cual alaba a Dios por el sol, y la luna, la tierra y las estrellas, el fuego y el viento, el agua y la vegetación. "Alabado sea mi Señor por el hermano sol y la madre tierra, y por los que saben perdonar", etc. Le agradaba mucho cantarlo y hacerlo aprender a los demás y poco antes de morir hizo que sus amigos lo cantaran en su presencia. Su saludo era "Paz y bien".

Cuando sólo tenía 44 años sintió que le llegaba la hora de partir a la eternidad. Dejaba fundada la comunidad de Franciscanos, y la de hermanas Clarisas. Con esto contribuyó enormemente a enfervorizar la Iglesia Católica y a extender la religión de Cristo por todos los países del mundo. Los seguidores de San Francisco (franciscanos, capuchinos, clarisas, etc.) son el grupo religioso más numeroso que existe en la Iglesia Católica. El 3 de octubre de 1226, acostado en el duro suelo, cubierto con un hábito que le habían prestado de limosna, y pidiendo a sus seguidores que se amen siempre como Cristo los ha amado, murió como había vivido: lleno de alegría, de paz y de amor a Dios.

Cuando apenas habían transcurrido dos años después de su muerte, el Sumo Pontífice lo declaró santo y en todos los países de la tierra se venera y se admira a este hombre sencillo y bueno que pasó por el mundo enseñando a amar la naturaleza y a vivir desprendido de los bienes materiales y enamorados de nuestra buen Dios. Fue San Francisco de Asís quien popularizó la costumbre de hacer pesebres para Navidad.

San Francisco de Asís: pídele a Jesús que lo amemos tan intensamente como lo lograste amar tú.

- Fuente: Churchforum.mx