lunes, agosto 31, 2009

En la mirilla de Bill Donohue la izquierda laicista

Autor: Deal W. Hudson Fuente: InsideCatholic.com Traductor: Teófilo de Jesús

Logotipo de la Liga Católico para la Defensa de los Derechos Religiosos y CivilesEn 1978 un joven estudiante de treinta y pocos años llamado Bill Donohue se encontraba trabajando en un libro acerca de la Unión Americana de Libertades Civiles (“ACLU” por sus siglas en inglés) y para ello fue a la ciudad de Nueva York a entrevistar a su fundador, Roger Baldwin. Donohue le preguntó por qué la ACLU se oponía a un momento de “meditación” silenciosa en los salones de clase del país. Baldwin respondió, “Yo supongo que eso podría permitirse pero es que es un subterfugio, porque implica que uno está meditando acerca del más allá, en Dios, o en algo así.

Ese momento revelador hizo que Donohue confirmara su sospecha de que Baldwin se oponía a un momento de meditación silenciosa porque temía que algún estudiante se pusiera a pensar en Dios y que el impulso de Baldwin y el de la ACLU no era “la separación entre la iglesia y el estado” si no la extinción misma de la fe religiosa.

La entrevista con Balwin le proveyó a Donohue una mirada inolvidable dentro de la psique laicista que le ha servido bien en su calidad de presidente de la Liga Católica para los Derechos Religiosos y Civiles. Es por esto también que en su recién publicado libro: Sabotaje Laicista: Cómo los Liberales Están Destruyendo la Religión y Cultura en América alcanza dos fines de manera mejor que cualquier otro libro en su clase.

Primero, que el libro demuestra cómo el miedo y el odio son lo que mueven la intentona laicista de aplastar la presencia del cristianismo en la sociedad estadounidense. Segundo, que Donohue prueba que el “sabotaje laicista” que él describe es deliberado e intencional.

¿Por qué es esto importante? Yo mismo me lo he preguntado y estoy seguro que Donohue también: ¿por qué los cristianos no han protestado más ruidosamente ante la pérdida de su libertad religiosa y la incesante burla del cristianismo y particularmente del catolicismo que vemos en los medios?

Los fieles cristianos, pienso yo, están más dispuestos a otorgarles a sus críticos el beneficio de la duda al negarse a ver en ellos el tipo de odio contra sus creencias que Donohue revela en su libro. Similarmente, los cristianos muchas veces ofrecen interpretaciones benignas de la agenda laicista, ejercitando de este modo su capacidad para lo tolerancia de una manera que los laicistas aprovechan para ganar credibilidad.

Como lo explica Donohue, son muchos los que se niegan a ver que el liberalismo ha evolucionado del igualitarismo del movimiento en defensa de los derechos civiles a un estado de mera anarquía. Los laicistas de izquierda no están trabajando hacia una visión de un mundo mejor que se “sumió en llamas con la caída del Muro de Berlín, la Unión Soviética y todos los otros paraísos marxistas,” eventos que son la fuente de su desespero: “Que ellos no tienen absolutamente nada que ofrecer en términos de un orden social alternativo no solamente revela su bancarrota intelectual, sino que también explica su cólera. Lo suyo es la venganza de los nihilistas.”

El Sabotaje Laicista excluye poco, si acaso, de su narrativa. Donohue incluye capítulos dedicados al multicultralismo, la política sexual y las artes – primariamente la pintura y la escultura. También los filmes de Hollywood, la Corte Suprema, el Partido Demócrata, el catolicismo y el protestantismo. A través de su narrativa Donohue nos regala con su don para el aforismo perfecto que ilustra los sorprendentes momentos del prejuicio anticristiano que describe. Por ejemplo, este del cual no estaba al tanto durante la controversia generada por la nominación del católico John Roberts a la Corte Suprema de los EE.UU. por parte del ahora expresidente Bush:
Opinó Nina Totenberg, reportera de la cadena de radio pública estadounidense NPR, “No se olviden que su esposa era una alta oficial de una organización pro-vida.” Y de ahí fue a la yugular; “Tiene hijos adoptivos, digo, él es un católico conservador.” ¿Hijos adoptivos? Eso es un signo seguro de que al hombre tampoco le gustaba el aborto. Probablemente cree en Dios también. Cómo Roberts sobrevivió todo esto sigue sin explicación.
Una estrategia que Donohue usa para defender la libertad religiosa y la Iglesia Católica es la de reconstruir y reafirmar el asunto de marras sustituyendo otras religiones, etnias, o íconos sagrados. Este talento le fue de utilidad cuando enfrentaba artistas que profanaban imágenes de Jesucristo o de la Virgen María. Por ejemplo, cuando Donohue le preguntó a una defensora judía de la obra de Serrano, “El Cristo Meado” – un crucifijo sumergido en orina – “si no se sentiría ofendida si alguien pusiese una Estrella de David en un plato de excreta, ella se horrorizó a la mera sugerencia.”

En historia tras historia, Donohue subraya el hecho de que los laicistas a quienes él reta no se atendrían a ridiculizar del mismo modo al judaísmo, al islam o al budismo como lo hacen con el cristianismo. Pero lo que es más problemático es la ausencia de siquiera un simple ejemplo de que sus argumentos tan sensibles hayan cambiado la mente de cualquiera. ¿Por qué los laicistas son tan incapaces de entender el argumento racional? La descripción que Donohue les aplica a aquellos que acusaban a la Casa Blanca del presidente Bush de ser “teocrática” parece apta: “Ellos guardan un odio contra ellos (hacia los cristianos) que es tan ventral que los vuelve locos.”

Aparte de ser la crónica definitiva del ataque laicista contra el cristianismo en los EE.UU., Donohue ha emitido un grito despertador a esos ciudadanos cristianos de corazón blandito que se niegan a ver que por muchas décadas, el cristianismo ha sido designado para la remoción sistemática del espacio público en preparación de su destrucción última.

Si los cristianos de ese país se diesen cuenta de que enfrentan a un enemigo genuino, uno que es motivado por un odio sin disimulo, tal vez la resistencia cristiana sería una más sostenida y vigorosa. Al publicar Sabotaje Laicista, Donohue, uno de los laicos católicos más influyentes en los EE.UU., a devuelto a esos los liberales radicales a quienes ha enfrentado por tantos años el equivalente de un coctel Molotov. Queda por verse si su libro habrá de incitar a otros a seguir su ejemplo. Yo espero que sí, porque Sabotaje Laicista es un libro que no ha podido llegar en un momento más oportuno.

Deal W. Hudson es el director de InsideCatholic.com.

- Compre Secular Sabotage: How Liberals Are Destroying Religion and Culture in America en Amazon.com. (En inglés)

sábado, agosto 29, 2009

Arzobispo de Denver critica reforma de salud “antivida”

Amigos, esto de acuerdo a ACIPrensa:

En una reciente columna titulada "Reforma de salud y el bien común", el Arzobispo de Denver, Mons. Charles Chaput, advirtió que aprobar una reforma que no ha tenido suficiente debate y que promueve el aborto y la eutanasia, es un acto "imprudente y peligroso" que afecta seriamente a Estados Unidos.

En el texto publicado el 26 de agosto en el Denver Catholic Register, el Arzobispo cita un editorial británico que consideraba que los obispos de Estados Unidos "hasta ahora se han concentrado en un asunto católico –asegurando que la atención médica del estado no incluye el aborto– en vez de dedicarse al asunto más general del bien común" y que los líderes católicos del país deben dejar estas "preocupaciones" para apoyar al Presidente Obama y su programa sanitario.

Para el Arzobispo de Denver, este editorial es interesante por una serie de razones que explica: "primero, prueba nuevamente que la gente no necesita vivir en Estados Unidos para tener opiniones inútiles y desinformadas sobre los asuntos locales. Segundo, algunas de esas pías voces que alguna vez criticaron a los católicos por apoyar a un ex presidente ahora suenan más como acólitos del nuevo".

En tercer lugar, prosigue Mons. Chaput, "el aborto no es y nunca ha sido 'un asunto específicamente católico', y los editores lo saben. Y cuarto, el creciente mal uso en el lenguaje del 'bien común' en el actual debate de la reforma de salud solo ha podido originarse de una de dos cosas: ignorancia o cinismo".

El Arzobispo de Denver señala además que "ningún sistema que permita o ayude económicamente –sin importar si lo hace de manera indirecta– el asesinato de niños no nacidos, o la discriminación de los ancianos o personas con necesidades especiales, puede ser de por sí algo que ayude al 'bien común'. Considerar eso es una mentira".

Seguidamente el Prelado comenta un correo electrónico que recibió de una madre que tiene una pequeña de 3 con Síndrome de Down, Magdalena; en el que le expresa sus preocupaciones y temores por esta reforma que discriminaría y no respetaría la vida de su hija.

"Honestamente –dice la madre en el correo– considero que la gente alrededor de él (Obama) no saben –o no les importa saber– el valor y la bendición de un niño con necesidades especiales. No confío en ellos para moldear una política que respete a mi hija en toda su humanidad o que le ponga un 'valor' a su vida".

Luego de expresar su solidaridad con la madre; y expresar con ella su preocupación por esta reforma de salud, el Arzobispo de Denver recuerda que esta iniciativa "es vital. Por eso los obispos de Estados Unidos la han apoyado por décadas y todavía lo hacen. Pero acelerar un esfuerzo errático y complejo para este otoño, en medio de tantas preocupaciones que siguen creciendo, es una mala política. No solo es imprudente, sino también peligroso.

"Como el Obispo de Sioux City, Mons. Walker Nickless escribió la semana pasada: ' la falta de reforma de salud es mejor que la mala reforma de salud'", añadió.

Finalmente, Mons. Chaput dijo que "si el Congreso y la Casa Blanca quieren genuinamente servir a las necesidades de salud de los estadounidenses, necesitan tomar las cosas con calma, escuchar las preocupaciones de la gente más honestamente; y aprender lo que 'bien común' realmente significa".

Comentario. Estoy de acuerdo completamente. El Arzobispo Chaput, a quien he tenido el gusto y el honor de conocer, es un intelectual de primera y un jerarca comprometido con la enseñanza íntegra de la Iglesia en materia de justicia social. Su crítica debe de ser tomada en serio antes que permitamos que el fomento del aborto y la mentalidad anticonceptiva, escondida como está en la letra pequeña de este proyecto, se convierta en ley para el perjuicio de los más vulnerables de entre nosotros: las personas por nacer.

viernes, agosto 28, 2009

Recordamos hoy a San Agustín de Hipona, Doctor y Padre de la Iglesia

Del Oficio de Lecturas del Día
Lectura de las Confesiones de San Agustín
San Augustín de HiponaHabiéndome convencido de que debía volver a mí mismo, penetré en mi interior, siendo tú mi guía, y ello me fue posible porque tú, Señor, me socorriste. Entré, y vi con los ojos de mi alma, de un modo u otro, por encima de la capacidad de estos mismos ojos, por encima de mi mente, una luz inconmutable; no esta luz ordinaria y visible a cualquier hombre, por intensa y clara que fuese y que lo llenara todo con su magnitud. Se trataba de una luz completamente distinta. Ni estaba por encima de mi mente, como el aceite sobre el agua o como el cielo sobre la tierra, sino que estaba en lo más alto, ya que ella fue quien me hizo, y yo estaba en lo más bajo, porque fui hecho por ella. La conoce el que conoce la verdad.

¡Oh eterna verdad, verdadera caridad y cara eternidad! Tú eres mi Dios, por ti suspiro día y noche. Y, cuando te conocí por vez primera, fuiste tú quien me elevó hacia ti, para hacerme ver que había algo que ver y que yo no era aún capaz de verlo. Y fortaleciste la debilidad de mi mirada irradiando con fuerza sobre mí, y me estremecí de amor y de temor; y me di cuenta de la gran distancia que me separaba de ti, por la gran desemejanza que hay entre tú y yo, como si oyera tu voz que me decía desde arriba: «Soy alimento de adultos: crece, y podrás comerme. Y no me transformarás en substancia tuya, como sucede con la comida corporal, sino que tú te transformarás en mí».

Y yo buscaba el camino para adquirir un vigor que me hiciera capaz de gozar de ti, y no lo encontraba, hasta que me abracé al mediador entre Dios y los hombres, el hombre Cristo Jesús, el que está por encima de todo, Dios bendito por los siglos, que me llamaba y me decía: Yo soy el camino de la verdad, y la vida, y el que mezcla aquel alimento, que yo no podía asimilar, con la carne, ya que la Palabra se hizo carne, para que, en atención a nuestro estado de infancia, se convirtiera en leche tu sabiduría por la que creaste todas las cosas.

¡Tarde te amé, Hermosura tan antigua y tan nueva, tarde te amé! Y tú estabas dentro de mí y yo afuera, y así por fuera te buscaba; y, deforme como era, me lanzaba sobre estas cosas hermosas que tú creaste. Tú estabas conmigo, mas yo no estaba contigo. Reteníanme lejos de ti aquellas cosas que, si no estuviesen en ti, no existirían. Me llamaste y clamaste, y quebrantaste mi sordera; brillaste y resplandeciste, y curaste mi ceguera; exhalaste tu perfume, y lo aspiré, y ahora te anhelo; gusté de ti, y ahora siento hambre y sed de ti; me tocaste, y deseé con ansia la paz que procede de ti.
Fuente: El Testigo Fiel.

jueves, agosto 27, 2009

Obituario de un senador católico

Amigos, hago mención un tanto tardía de la muerte del senador demócrata estadounidense Edward M. Kennedy. Sus partidarios, la generación "progresista" de los años 60 y sus gurús y consejeros andan diciendo sus elegías por ahí, cantando sus virtudes y algunos, en tono quedito, comentando de sus vicios. Así que me quiero limitar al legado en cuestiones del aborto y del "matrimonio" entre personas del mismo sexo que el famoso senador nos dejó, haciéndome eco de lo que LifeSiteNews dijo al respecto:
Kennedy fue uno de los anticonservadores más acérrimos en la historia del senado estadounidense. La Liga Nacional del Derecho al Aborto ("National Abortion Rights Action League" o "NARAL" por sus siglas en inglés) calificó en in 100% el apoyo de Kennedy a su causa. El fenecido senador también apoyó la investigación científica ilimitada en el uso de células madres extraída de embriones y del "matrimonio" entre personas del mismo sexo, siendo uno de sólo 14 senadores en votar en contra de la ley federal en defensa del matrimonio en 1996. Kennedy también fue el principal propulsor de expandir la legislación contra "crímenes de odio" para incluir la protección especial a homosexuales.

Uno de los momentos más infame de la carrera de Kennedy fue su oposición vencedora a la nominación del juez Robert Bork a la Corte Suprema de los EE.UU., a quien el senador acusó de sostener una visión "en la que las mujeres habrían de ser forzadas a tener abortos en callejones" a través del país. El discurso de Kennedy inauguró una era de discordia en el senado cada vez que se discute un nombramiento presidencial al alto tribunal.
Añado mi propio recuerdo juvenil durante la primera primaria presidencial demócrata en Puerto Rico en el 1980, cuando Kennedy fue a hacer campaña en la Isla. Era un promotor del llamado "estado libre asociado," el estatus político corriente en Puerto Rico hasta ahora, el cual disfruta de una autonomía limitada bajo la soberanía estadounidense. Recuerdo su grito de "¡a la victoria!" con fuerte acento en los comerciales de TV. Con todo y eso, Jimmy Carter ganó esa primaria en la Isla. Aun así nunca le guardé simpatía alguna a su agenda política.

Edward Kennedy: nació en 1932, llamado a rendir cuentas ante el Señor en el 2009.

martes, agosto 25, 2009

¿Qué es la Renovación Carismática Católica?

Fuente: www.rccperu.org vía Catholic.Net

Un movimiento mundial, pero no uniforme, ni unificado. No tiene fundador particular, ni un grupo de fundadores como muchos otros movimientos

¿Qué es la Renovación Carismática Católica?

La Renovación Carismática Católica (RCC) es una corriente de gracia por medio de la cual el Espíritu de Dios nos lleva a vivir de manera vivencial la realidad del Cuerpo de Cristo.

La Renovación es una conversión y entrega constante a Dios, una docilidad creciente al Espíritu Santo. De allí que para la Iglesia, la Renovación es un Pentecostés actual para renovar la Iglesia de hoy. La RCC, más que ser un movimiento en la Iglesia, es la Iglesia en movimiento.

En ese sentido se expresó el cardenal Leon Joseph Suenens cuando escribió en su Carta Pastoral para Pentecostés de 1973 lo siguiente: “Digamos de una vez que no se trata de un Movimiento nuevo en el sentido usual del término, sino de una corriente de gracias que el Espíritu Santo hace surgir por todas partes. La Renovación Carismática no es un movimiento, sino el moverse del Espíritu Santo”.

Por su parte, monseñor Alfonso Uribe Jaramillo (Colombia), la definió de esta forma:

- Un mejor conocimiento de la Persona y de la Obra del Espíritu Santo.

- Una experiencia profunda de su presencia en nosotros y de acción en nuestras vidas.

- Una entrega sin limitaciones a la conducción del Espíritu Santo y una constante docilidad para seguir sus inspiraciones.

- Es la renovación del amor en todas sus proyecciones (Del libro: “Conozca la Renovación Carismática”).

El padre Benigno Juanes s.j., destacado líder de la RCC de República Dominicana, la define de esta manera: “La Renovación Cristiana en el Espíritu Santo –como también se conoce en algunos países a la RCC– es el redescubrimiento experimental del poder del Espíritu Santo en cada uno y en la Iglesia, y la apertura a su acción, para vivir el Evangelio en plenitud (hasta sus últimas consecuencias), para evangelizar con poder, ser testigos de Cristo resucitado y renovar todas las formas de presencia –y servicio– de Cristo en la Iglesia y en el mundo” (Del libro: “¿Qué es la Renovación Carismática Católica y qué pretende?”).

Fundamentación Teológica de la Renovación

La base teológica de la Renovación Carismática está en el Misterio Trinitario y, particularmente en el conocimiento progresivo de la Persona del Espíritu Santo y en su acción insustituible e ininterrumpida en la Iglesia y en cada uno de nosotros. Pero la Renovación no se centra exclusivamente en el Espíritu Santo, minimizando la acción del Padre y la de Jesús. Muy al contrario, el Espíritu Santo es quien da al cristiano testimonio de Jesús (Jn 15, 26) y quien lo capacita para que sea testigo de su resurrección. Precisamente uno de los frutos de la Renovación es la proclamación alegre que muchos están haciendo de un Jesús vivo, «constituido Señor y Cristo por Dios» (Hch 2, 36) y a quien están sirviendo con gozo pascual.

Comunicamos una Experiencia Fundamental

Debemos conocer también qué es la Renovación Carismática, según los Estatutos del ICCRS, aprobados por S.S. Juan Pablo II. Allí se nos dice que: “La Renovación Carismática Católica es un movimiento mundial, pero no uniforme, ni unificado. No tiene fundador particular, ni un grupo de fundadores como muchos otros movimientos. No tiene lista de miembros participantes.

La Renovación Carismática es la reunión muy diversa de individuos, grupos y actividades, con frecuencia del todo independientes unos de otros, en diferentes grados y modos de desarrollo, con diversos énfasis; y que sin embargo participan de la misma experiencia fundamental y persiguen los mismos objetivos generales”.

Esta experiencia fundamental es la efusión del Espíritu Santo –o bautismo en el Espíritu–, que es una renovación de las gracias recibidas en nuestro bautismo sacramental, y que nos lleva a vivir la vida nueva en el Espíritu.

domingo, agosto 23, 2009

Apóstata ahora la Iglesia Luterana en los EE.UU.

La Iglesia Luterana Evangélica Americana rechaza la castidad, permite pastorado abiertamente homosexual.

Amigos, esto de acuerdo al New York Times vía El Nuevo Día:

Brazos abiertos para gays en clero luterano

Delegados sonríen y celebran su decisión de abandonar la castidad cristiana y abrazar el clero homosexual. 

Tras un emotivo debate sobre la autoridad de las Escrituras y los límites de la inclusión bíblica, líderes de la denominación luterana más grande de la nación votaron el viernes para permitir a los homosexuales y a las lesbianas en relaciones comprometidas servir como miembros del clero.

La votación convirtió a la denominación, la Iglesia Luterana Evangélica en Norteamérica, en la más reciente iglesia protestante en permitir tales ordenaciones, contribuyendo a la sensación de impulso sobre el tema dentro del protestantismo liberal.

Por votación de 559 a 451, los delegados de la asamblea nacional de la denominación celebrada en Minneapolis aprobaron una resolución en la que declararon que la iglesia encontraría la manera de que personas “en relaciones del mismo sexo, monógamas, públicamente responsables y de toda la vida” sirvan como ministros oficiales.

Poder ser miembro completo de la iglesia es realmente un sueño de toda la vida”, dijo el reverendo Megan Rohrer, de San Francisco, quien tiene una relación comprometida del mismo sexo y sirve en tres congregaciones luteranas pero no pertenece oficialmente a la lista de miembros del clero de la iglesia.

“Ya no tengo que tener un asterisco al lado de mi nombre”, afirmó.

La aprobación de la resolución ahora plantea interrogantes sobre el futuro de la denominación, que cuenta con 4.6 millones de miembros pero que ha visto disminuir constantemente sus filas, y sobre si verá un éxodo de sus seguidores más conservadores o experimentará alguna clase de cisma.

“Pienso que hemos ido más allá de lo que la palabra de Dios permite”, dijo la reverenda Rebecca M.M. Heber, de Heathrow, Florida, quien anticipó que reconsiderará su membrecía.

Los disidentes conservadores dijeron que ellos veían varias opciones, incluyendo ir a otra denominación luterana o crear su propia corporación unificada.

Un contingente de 400 congregaciones conservadoras que representan un grupo que se llama a sí mismo Núcleo Luterano se reunirá en septiembre.

Los líderes del grupo dijeron que no quieren separarse de la Iglesia Luterana Evangélica, sino tratar de proteger sus “verdaderos principios” desde adentro.

Entre las así llamadas denominaciones protestantes “principales”, que se distinguen teológicamente de sus contrapartes más conservadoras, los protestantes evangélicos, tanto la Iglesia Episcopal como la Iglesia Unida de Cristo ya permiten miembros del clero gays.

Según otras fuentes, los líderes de esta denominación estadounidense llegaron a esta conclusión tras haber aprobado una nueva pólitica en la que retiraron su reconocimiento al matrimonio como el único “lugar apropiado para las relaciones sexuales",” seguido por un llamado a que la sociedad hiciese un “acto de confianza” hacia apareamientos menos formales que manifiesten “amor” y “fidelidad mutua.” (Fuente).

Comentario.  De este modo, esta denominación luterana sigue los pasos de sus primos hermanos, la Iglesia Episcopal en los EE.UU. – con quienes tienen acuerdos de intercomunión – hacia la ignominia, irrelevancia y apostasía. Esta decisión convierte a la Iglesia Luterana Evangélica en los EE.UU., la denominación luterana que cuenta con más membresía en ese país, en otra secta marginal. Y como sucede con la Iglesia Episcopal, juzgo que ya no es posible dar testimonio de fe cristiana de modo colectivo dentro de dicha denominación, ya que ese cuerpo ha dejado de ser cristiano por haber abrazado el paganismo que domina nuestra cultura. Los cristianos que queden ahí solamente pueden serlo en su carácter individual.

Martín Lutero, quien no tenía paciencia con las exégesis bíblicas aguadas y ralitas que estallaron a raíz de la rebelión que él mismo provocó, debe de estar convulsando en su sepulcro.

Definitivamente, ese día fue uno triste y vergonzoso en el cristianismo histórico estadounidense. Queda por verse si estos delegados sigan celebrando y sonriendo cuando tengan que comparacer ante el Justo Juez. Algo me dice que el festejo se les acabará ahí.

sábado, agosto 22, 2009

Firman acuerdo gobierno y obispos bolivianos

Amigos, esto de acuerdo a ACIPrensa:

El Presidente de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), Cardenal Julio Terrazas Sandoval; y el Ministro de Relaciones Exteriores, David Choquehuanca, firmaron un convenio de cooperación entre la Iglesia y el Estado que permite la continuidad de las obras en educación, salud y servicio social.

Según el sistema informativo Maná, el convenio se fundamenta en los principios de inclusión y desarrollo sostenible establecidos en la nueva Constitución boliviana y en el contenido de la Doctrina Social de la Iglesia.

El documento, explicó, implica un reconocimiento por parte del Estado de la obra social de la Iglesia, así como de la importancia de la dimensión religiosa en la formación integral de los bolivianos.

Durante la firma, el Cardenal Terrazas agradeció el esfuerzo del Estado a favor de la firma de este convenio. Resaltó que las obras de Iglesia llevan también importantes beneficios espirituales a favor del crecimiento integral de la persona.

Según la CEB, la Iglesia realiza su obra pastoral y social a través de mil 500 obras de educación, 600 obras de salud, 300 obras de protección social, 200 de comunicación y más de 50 proyectos productivos.

Comentario, Roguemos ahora que el gobierno de Evo Morales siga este acuerdo con la buena fe y la seriedad que lo amerita. Los precedentes indican lo contrario pero seamos optimistas. La gente puede cambiar, hasta Evo Morales. Y esperemos que el de Venezuela no venga a meter la cuchara.

jueves, agosto 20, 2009

Recordamos hoy a San Bernardo de Claraval

Del Oficio de Lecturas del Día, de un sermón de San Bernardo de Claraval sobre el Cantar de los Cantares

Amo por que amo, amo por amar

Portrait of Saint Bernard of Clairvaux in the Cathedral Treasury, Troyes.  Picture by Adrian Fletcher of ParadoxPlace.comEl amor basta por sí solo, satisface por sí solo y por causa de sí. Su mérito y su premio se identifican con él mismo. El amor no requiere otro motivo fuera de él mismo, ni tampoco ningún provecho; su fruto consiste en su misma práctica. Amo porque amo, amo por amar. Gran cosa es el amor, con tal de que recurra a su principio y origen, con tal de que vuelva siempre a su fuente y sea una continua emanación de la misma. Entre todas las mociones, sentimientos y afectos del alma, el amor es lo único con que la criatura puede corresponder a su Creador, aunque en un grado muy inferior, lo único con que puede restituirle algo semejante a lo que él le da. En efecto, cuando Dios ama, lo único que quiere es ser amado: si él ama, es para que nosotros lo amemos a él, sabiendo que el amor mismo hace felices a los que se aman entre sí.

El amor del Esposo, mejor dicho, el Esposo que es amor, sólo quiere a cambio amor y fidelidad. No se resista, pues, la amada en corresponder a su amor. ¿Puede la esposa dejar de amar, tratándose además de la esposa del Amor en persona? ¿Puede no ser amado el que es el Amor por esencia?

Con razón renuncia a cualquier otro afecto y se entrega de un modo total y exclusivo al amor el alma consciente de que la manera de responder al amor es amar ella a su vez. Porque, aunque se vuelque toda ella en el amor, ¿qué es ello en comparación con el manantial perenne de este amor? No manan con la misma abundancia el que ama y el que es el Amor por esencia, el alma y el Verbo, la esposa y el Esposo, el Creador y la criatura; hay la misma disparidad entre ellos que entre el sediento y la fuente.

Según esto, ¿no tendrá ningún valor ni eficacia el deseo nupcial, el anhelo del que suspira, el ardor del que ama, la seguridad del que confía, por el hecho de que no puede correr a la par con un gigante, de que no puede competir en dulzura con la miel, en mansedumbre con el cordero, en blancura con el lirio, en claridad con el sol, en amor con aquel que es el amor mismo? De ninguna manera. Porque, aunque la criatura, por ser inferior, ama menos, con todo, si ama con todo su ser, nada falta a su amor, porque pone en juego toda su facultad de amar. Por ello, este amor total equivale a las bodas místicas, porque es imposible que el que así ama sea poco amado, y en esta doble correspondencia de amor consiste el auténtico y perfecto matrimonio. Siempre en el caso de que se tenga por cierto que el Verbo es el primero en amar al alma, y que la ama con mayor intensidad.

miércoles, agosto 19, 2009

Aviso de posible problemas técnicos

Amigos, el auge en el número de visitantes y suscriptores a este blog (¡gracias a todos!) y a su contraparte en inglés está afectando los límites de acceso de banda en mi subscripción de Photobucket, donde residen las gráficas que dan a este blog su apariencia característica. E$tamo$ arreglando el asunto antes de que se convierta en un problema, pero si prensencian un cambio drástico en la apariencia del blog, ese es el meollo. Las subscripciones vía email y RSS/Atom no se verán afectadas. Gracias por su paciencia en este asunto.

martes, agosto 18, 2009

Detallan la destrucción de la libertad de expresión y prensa en Venezuela

Régimen chavista a coartar el derecho a la libre información

Amigos, de acuerdo a un reciente informe publicado por el Centro de Fuentes Abiertas (“Open Source Center” en inglés), “el gobierno de Hugo Chávez ha estado tomando fuertes medidas para silenciar a sus críticos por medio de una propuesta que, de convertirse en ley, le daría a su gobierno una autoridad amplia para encarcelar periodistas, reporteros, líderes de la industria mediática y hasta bloggers que el gobierno considere amenazas para el interés del estado. Simultáneamente, su gobierno está apagando a más de 200 estaciones de radio, imponiendo nuevos requisitos a RCTV Internacional, y posicionándose para confiscar la estación de telenoticias Globovisión. El informe puede ser accedido aquí (en inglés).

Por otro lado, la Conferencia Episcopal Venezolana emitió un Comunicado de Prensa el pasado 10 de julio, advirtiendo que “los Medio de Comunicación Social permiten que la libertad de expresión pueda ser ejercida. Prensa, radio TV, cine, teatro, Internet, publicidad..., se convierten en los canales a través de los cuales los comunicadores sociales llevan a cabo la misión propia de su profesión: informar, formar y entretener sin ningún impedimento, amenaza, discriminación, intimidación, persecución o cualquier tipo de coacción, fuera de la justa regulación que contemplan las leyes.” Los obispos añadieron que “Lamentablemente, en ocasiones las instituciones que detentan el poder, por motivos políticos o económicos, entre otros, coartan la libertad de expresión, amedrentando, interviniendo, manipulando las políticas comunicacionales, estableciendo normas y reglamentos limitantes, controlando los medios y creando legislaciones coercitivas que ahogan la libertad de expresión y violan el derecho a la información. Hay que estar alerta ante estas situaciones, que debilitan el estado de derecho.”

Y ahí estamos, amigas y amigos, espectadores impotentes ante la “fotutización” de los medios de comunicación en Venezuela. Estoy seguro que el combo de admiradores “bolivarianos” en Puerto Rico estará de plácemes mientras el totalitarismo avanza en ese vecino país y otros se harán de la vista larga, justificando lo injustificable con pobres excusas y razones o adoptando una actitud de indiferencia.

Hasta que llegue el día en que este escorpión salte y nos muerda.

lunes, agosto 17, 2009

El mejor de los regalos de Jesús: su Madre

R.P. Nicolás Schwizer

Vamos a hablar del mejor de los regalos de Cristo a la humanidad. Él, que nada tiene, desnudo sobre la cruz, posee aún algo enorme: una madre. Y se dispone a entregárnosla.

Es san Juan quien nos trasmite este episodio (Jn 19, 25-27). Y, con profunda agudeza psicológica, la coloca inmediatamente después de la narración del reparto de las vestiduras y del sorteo de la túnica. Sin decirlo, Juan está explicándonos que esa túnica era obra de la madre de Jesús y que es precisamente ese sorteo lo que hace brotar los recuerdos en la cabeza del moribundo y lo que le empuja a fijar su atención en el grupo de amigos que hace guardia al pie de la cruz.

A esta hora se ha alejado ya el grupo de los curiosos. Gran parte de los enemigos se ha ido también. Quedan únicamente los soldados de guardia y el pequeño grupo de los fieles.

Los apóstoles han huido. El mismo Pedro, por miedo o quizás más probablemente por vergüenza de su traición, tampoco está aquí. Para bochorno de los varones el grupo está formado por mujeres, a excepción de Juan, el más joven del clan de pescadores, en quien el amor ha podido más que los miedos y las dudas.

El centro del grupo lo constituye María, la madre del moribundo. Hay a su lado otras mujeres. “Estaban - dice el evangelista – junto a la cruz de Jesús su madre; las hermanas de su madre; María, esposa de Cleofás; y María de Magdala”. Esta última sabemos ya quien era: la mujer de quien, según san Lucas, habían salido siete demonios (8, 2) Y seguramente la misma mujer a quien, según el mismo evangelista, vimos secar los pies de Jesús en casa de Simón el fariseo (7, 36-50); probablemente es también la hermana de Lázaro, el resucitado.
Sabemos que estaban cerca de la cruz.

Quizás el mismo Jesús les hizo en este momento gestos de que se acercasen porque tenía algo importante que decirles.

En realidad, ninguna ley impedía a los parientes acercarse a los condenados; los soldados defendían las cruces contra un posible golpe de mano o para impedir cualquier forma de tumulto; pero no apartaban a los curiosos, ni a los enemigos, ni tampoco a las personas amigas. Realmente poco podía temerse de aquel grupito de mujeres y un muchacho. Los mismos soldados debían de tener compasión de aquel reo a quien a la hora de la verdad, tan pocos partidarios le habían quedado.

Sabemos también que “estaban” junto a la Cruz, y ese estaban en latín nos dice claramente que permanecían en pie, que se mantenían firmes. Que María pudiera tener algún momento de desmayo entra dentro de su condición humana. Que fuera sostenida por Juan, es normal en una madre. Pero ciertamente lo que Jesús vio desde la cruz no fue una mujer desmayada. Desgarrada por el dolor, estaba allí entera, despierta para asumir la tremenda herencia que iban a encargarle.

No le niega nada. Ciertamente es misteriosa la presencia de María en este momento. Desde el punto de vista humano y sentimental era cruel haberla conducido allí. Cruel para los dos. La presencia de la madre en la cruz era una doble fuente: fuente de dulzura y de dolor. Para Cristo tuvo que ser un consuelo sentirse acompañado por ella, ver desde la cruz el primer fruto purísimo de su obra redentora. Pero también fue fuente de enorme dolor verle sufrir a su madre. El que ama, cuando descubre el eco de su propio sufrimiento en el ser amado, siente desgarrarse nuevas regiones en su corazón. Por otra parte, pienso que el ver sufrir tanto a su madre es la razón porque Jesús no le niega nada.

Preguntas para la reflexión

1. ¿Es la Virgen, una madre para mí?
2. ¿Cuál es mi oración favorita a la Virgen?
3. ¿Qué puedo hacer para vincularme más a María?

domingo, agosto 16, 2009

Pobreza y sencillez en la vida cristiana

Autor: Padre José Pascual Benabarre Vigo | Fuente: El Visitante

Gracias a las maravillas de las modernas comunicaciones, nunca como hoy hemos estado tan conscientes de que la mayor parte de la humanidad vive en la pobreza y en la desnutrición. Es ésta una hiriente y vergonzosa paradoja, pues nunca como hoy ha habido tanta riqueza para repartir y tanta opulencia para gozar. El problema está en la mala distribución.

Dios no condena el disfrute de la vida

Pues Dios fue y continúa siendo el creador de todo (Jn 5: 17), no prohíbe ni condena el disfrute de las riquezas que el mundo atesora o que el hombre ha producido con su ingenio y esfuerzo. Lejos de eso, el Salmista nos dice que Dios creó la vid y su fruto, el vino, para alegrar el corazón del hombre (Sal 104: 15). Y el Autor del Génesis subraya que, desde el primer momento, Dios puso todo lo creado a disposición del hombre (1: 28-30).

Lo que Dios condena es el exceso en el uso y abuso de esos bienes, mientras se niega lo indispensable para la vida a miles de millones de pobres (ver Lc 16: 20 ss).

Jesús nos advierte del peligro de las riquezas

Como quiera que la propiedad privada es cosa legítima, y las riquezas son el factor que hace posible el desarrollo material de la humanidad, Dios no condena ninguna de las dos. Es más, en el Antiguo Testamento, la riqueza era considerada como una bendición de Dios concedida, especialmente, como premio a los buenos. Lo que Jesús condena es el apego y el mal uso de las mismas; el banquetear opíparamente todos los días, mientras se niega a los pobres Lázaros las migajas que caen de esas mesas (Lc 16: 20 ss).

Bien pronto en el Evangelio de San Mateo encontramos esta definitoria sentencia de Jesús: “No podéis servir a Dios y a las riquezas” (6, 24). Nótese el verbo servir, cuyo significado es bien diferente de usar o gozar. Y no podemos servir a ambos en el mismo lugar y tiempo porque, mientras Dios nos exige sobriedad y moderación (1 Tes 5: 8; Ti 2: 4), nuestros bajos instintos nos piden goce y placer a cualquier precio y a todas horas. Otras razones para tener las riquezas bajo control es que instigan el orgullo, ayudan a que el hombre quiera independizarse de Dios, e invitan a despreciar y a abusar del hombre, nuestro hermano.

Compartir las riquezas

Lo que pide la voluntad de Dios, la inteligencia justa y equilibrada e, incluso, muchas veces, el bien del rico, es que las riquezas naturales y las producidas por la industria del hombre se repartan equitativamente. Las naturales, como la tierra, porque Dios las ha dado para todos; y las producidas por el esfuerzo y sagacidad humana porque son conquista no sólo del capital, sino también del duro esfuerzo de los obreros. El reparto equitativo de las ganancias es fundamento para la paz social, que hace posible la creación de la riqueza. Recuérdese que el derecho a la propiedad no es absoluto, según Santo Tomás.

Alguien ha escrito que el reconocimiento de que todos tenemos derecho a disfrutar de las riquezas de la creación es un elemento intrínseco de la pobreza cristiana. El disfrute por todos, hasta cierto grado, de las riquezas es, así mismo, una expresión de la verdad de que todos formamos una comunidad de pueblos en Cristo.

Sencillez en la vida cristiana

En el centro de la tradición de la vida cristiana hay valores que se oponen directamente a la ambición y al disfrute loco de las riquezas en detrimento de los pobres y/o en la deshumanización de las personas. Entre esos valores pueden citarse el reparto voluntario de los bienes, oposición a los apetitos pecaminosos, libertad del corazón, gratitud a Dios y a los hombres, estimación de los bienes eternos más que los terrenales, etc. Todos esos valores pueden sintetizarse, si se practican bien, en una sola frase: vivir con sencillez la vida cristiana. Y sencillez significa aquí que en nuesrtra vida no hay ni artificio ni ostentación; obrar con naturalidad y espontaneidad, sin intento de engañar a nadie.

Si a todo eso añadimos una buena dosis de amor a Dios y al prójimo, ya tenemos al hombre/mujer ideal preparado para el cielo.

La crisis mundial actual es una buena oportunidad para recapacitar sobre las exigencias de la vida cristiana y de sus valores eternos. No desaprovechemos la oportunidad de hacerlo.

sábado, agosto 15, 2009

Celebramos hoy la Solemnidad de la Dormición y Asunción de Ntra. Señora, María Santísima

Icono de la Dormición de Nuestra Señora

Recordamos hoy un hecho de poder: Nuestro Señor Jesucristo llamó hacia sí a su Madre.

Para nosotros los cristianos católicos este hecho es tanto simple como grandioso, y consiste en la firme creencia de que la resurrección de los muertos se verificó en María, Madre de Jesús y Madre nuestra. Ya ella recibió su corona de la vida y está tan cerca de Dios como Dios mismo ha permitido que esté criatura alguna. Por eso la Iglesia canta este antiguo himno:
En verdad eres digna de gloria, o Madre del Señor, la bienaventurada Madre de nuestro Dios. Más honorable que los querubines e incomparablemente más gloriosa que los serafines, quien como virgen dio a luz al Verbo de Dios, verdadera portadora de Dios, te alabamos.
Dios completó la redención del género humano; un Hombre redimió a la humanidad muriendo en la cruz y por su resurrección nos ganó la vida, curando así la culpa de Adán. Al llamar así a la Mujer, restituyó a su género a su estado original como una Nueva Eva.

¡Cuan grandes y poderosos son los designios de nuestro Dios!

¡El Señor ha llamado para sí el Arca de su Majestad!

¡Este es el día que hizo el Señor! ¡Alegrémonos!

viernes, agosto 14, 2009

Recordamos hoy a San Maximiliano Kolbe

Fuente: EWTN

St. Maximilian KolbeMaximiliano significa: "El más importante de la familia". Es este uno de los mártires modernos.

Murió en la Segunda Guerra Mundial. Había sido llevado por los nazis al terrorífico campo de concentración de Auschwitz.

Un día se fugó un preso. La ley de los alemanes era que por cada preso que se fugara del campo de concentración, tenían que morir diez de sus compañeros. Hicieron el sorteo 1-2-3-4...9...10 y al que le iba correspondiendo el número 10 era puesto aparte para echarlo a un sótano a morirse de hambre. De pronto al oírse un 10, el hombre a quien le correspondió ese número dio un grito y exclamó: "Dios mío, yo tengo esposa e hijos. ¿Quién los va a cuidar?".

En ese momento el padre Kolbe dice al oficial: "Yo me ofrezco para reemplazar al compañero que ha sido señalado para morir de hambre".

El oficial le responde: ¿Y por qué?

- Es que él tiene esposa e hijos que lo necesitan. En cambio yo soy soltero y solo, y nadie me necesita.

El oficial duda un momento y enseguida responde: Aceptado.

Y el prisionero Kolbe es llevado con sus otros 9 compañeros a morirse de hambre en un subterráneo. Aquellos tenebrosos días son de angustias y agonías continuas. El santo sacerdote anima a los demás y reza con ellos. Poco a poco van muriendo los demás. Y al final después de bastantes días, solamente queda él con vida. Como los guardias necesitan ese local para otros presos que están llegando, le ponen una inyección de cianuro y lo matan. Era el 14 de agosto de 1941.

Su familia, polaca, era inmensamente devota de la Sma. Virgen y cada año llevaba a los hijos en peregrinación al santuario nacional de la Virgen de Chestokowa. El hijo heredó de sus padres un gran cariño por la Madre de Dios.

Cuando era pequeño tuvo un sueño en el cual la Virgen María le ofrecía dos coronas, si era fiel a la devoción mariana. Una corona blanca y otra roja. La blanca era la virtud de la pureza. Y la roja, el martirio. Tuvo la dicha de recibir ambas coronas.

Un domingo en un sermón oyó decir al predicador que los Padres Franciscanos iban a abrir un seminario. Le agradó la noticia y con su hermano se dirigió hacia allá. En 1910 fue aceptado como Franciscano, y en 1915 obtuvo en la Universidad de Roma el doctorado en filosofía y en 1919 el doctorado en teología. En 1918 fue ordenado sacerdote.

Maximiliano gastó su vida en tratar de hacer amar y venerar a la Sma. Virgen. En 1927 fundó en Polonia la Ciudad de la Inmaculada, una gran organización, que tuvo mucho éxito y una admirable expansión. Luego funda en Japón otra institución semejante, con éxito admirable.

El padre Maximiliano fundó dos periódicos. Uno titulado "El Caballero de la Inmaculada", y otro "El Pequeño diario". Organizó una imprenta en la ciudad de la Inmaculada en Polonia, y después se trasladó al Japón y allá fundó una revista católica que pronto llegó a tener 15,000 ejemplares. Un verdadero milagro en ese país donde los católicos casi no existían. En la guerra mundial la ciudad de Nagasaki, donde él tenía su imprenta, fue destruida por una bomba atómica. A su imprenta no le sucedió nada malo.

Los nazis durante la guerra, al invadir Polonia, bombardearon la ciudad de la Inmaculada y se llevaron prisionero al padre Maximiliano, con todos los que colaboraban. El ya había fundado una radiodifusora y estaba dirigiendo la revista "El caballero de la Inmaculada", con gran éxito y notable difusión. Todo se lo destruyó la guerra, pero su martirio le consiguió un puesto glorioso en el cielo.

Cuando el Santo Padre Pablo VI lo declaró beato, a esa gran fiesta asistió, el hombre por el cual él había ofrecido el sacrificio de su propia vida. Juan Pablo II, su paisano, lo declaró santo ante una multitud inmensa de polacos.

En este gran santo sí se cumple lo que dijo Jesús: "Si el grano de trigo cae en tierra y muere, produce mucho fruto. Nadie tiene mayor amor que el que ofrece la vida por sus amigos".

Quiera Dios que también nosotros seamos capaces de sacrificarnos como Cristo y Maximiliano, por el bien de los demás.

jueves, agosto 13, 2009

Padre Francisco Russo: Cinco décadas de sacerdocio feliz

Autor: Miguel Vicanco | Fuente: El Pregonero

Segundo de dos artículos.

Al padre franciscano Francisco Russo siempre se le ve con sotana y feliz a pesar de trajinar diariamente entre las ciudades de Waldorf y Clinton en Maryland. Luego de haber cumplido 50 años de sacerdocio no duda en privilegiar la celebración eucarística y las oraciones por las nuevas vocaciones, así como asesorar a grupos juveniles e incrementar el diálogo directo con sus feligreses.

Y es que el padre Russo vive con intensidad el carisma de la regla de San Francisco de Asís, en donde lo único que cuenta es vivir en Dios, velar por la paz y hacer el bien, amén de cumplir con los sagrados votos de pobreza, obediencia y castidad.

Hoy a sus 75 años de edad no duda en pregonar que la vocación sacerdotal es el don más grande que Dios entrega a un hombre, debido a que consiste en la identificación con Cristo sacerdote que salva y santifica a la humanidad.

“Tengo 50 años ejerciendo el sacerdocio y soy un hombre feliz. Yo siempre le digo a los jóvenes que sienten el llamado de Dios que no tengan miedo en pedirle al Espíritu Santo que los ayude a discernir sobre el camino que deben seguir. Ser sacerdote es una bendición para la familia y la comunidad”, comentó el padre Russo.

También explicó que en las vocaciones sacerdotales se pueden observar todas las consecuencias del despojamiento del Hijo de Dios en su encarnación, porque la presencia personal de Cristo sacerdote se extiende a hombres concretos, frágiles y llenos de limitaciones que, por la gracia de Dios, se han vuelto dignos de recibir un don tan excelente.

Agregó que la comunidad cristiana no debe olvidar su compromiso con la promoción y formación de las vocaciones sacerdotales, por lo que pidió no aceptar pasivamente la disminución de sacerdotes como si fueran "los signos de los tiempos".

El padre Russo señaló que la Iglesia tiene necesidades y todos los católicos estamos comprometidos en alentar a reforzar la fe y la esperanza en la convicción de que Dios sigue llamando y suscitando a personas capaces de dedicarse al servicio en el sacerdocio.

Recordó que en mayo pasado el Papa Benedicto XVI demandó oraciones por las vocaciones al sacerdocio y la vida religiosa, aclarando que se trata de una responsabilidad de los laicos.

Hispanos presentes

El padre franciscano Francisco Russo, quien en la década pasada trabajó en la Parroquia Sagrado Corazón del barrio latino de Mount Plesant, reconoció que las familias hispanas siempre se han caracterizado por apoyar a las vocaciones sacerdotales.

Puntualizó que de la comunidad hispana surgieron los padres franciscanos Moisés Villalta y Carlos Reyes. También hoy se encuentran haciendo el noviciado los hermanos Miguel Meza, Juan Ortiz y Manuel Avilés.

Asimismo, en el seminario franciscano se hallan estudiando Osvaldo Reyes y Urbano Vásquez.

“La orden de los Padres Franciscanos Capuchinos se encuentra feliz por tener muchos seminaristas de origen hispano. Es una bendición que tiene que ser reforzada con la oración permanente de nuestra comunidad. La idea es apoyar espiritualmente a quienes están preparándose para el sacerdocio y para aquellos que ahora escuchan el llamado de Dios en sus corazones”, acotó Russo.

Fiesta dominical

Debido a su trabajo espiritual el pasado domingo cerca de medio millar de feligreses participaron en la parroquia San Pedro (Waldorf) de una misa en honor del sacerdote franciscano. La homilía estuvo a cargo del obispo auxiliar de Washington, Francisco González, quien destacó la trascendencia e importancia de ejercer el sacerdocio durante cincuenta años.

“La prédica constante con el ejemplo y el estilo de vida como lo hace el padre Russo es un regalo de Dios y una inspiración para las futuras vocaciones”, dijo entre aplausos el obispo González.

Agregó que se necesita nuevos sacerdotes, jóvenes, alegres y fuertes, que puedan llevar la palabra de Dios con valentía, tanto a los pobres como a los ricos, a los creyentes y a quienes no aún no creen en la palabra divina.

“El Padre Russo todavía tiene mucha fuerza para seguir con la obra de Dios, pero se necesita la presencia de nuevos sacerdotes para que lo ayuden con amor y entrega”, enfatizó el obispo auxiliar.

Ante los constantes aplausos y lemas de respaldo de sus feligreses, el padre Francisco Russo se limitó a decir que durante cincuenta años sólo fue un instrumento de Dios y que todo lo logrado fue por gracia del Espíritu Santo.

Recordó que con ocasión del 150° aniversario de la muerte del Santo Cura de Ars, Juan María Vianney, Su Santidad Benedicto XVI anunció que del 19 de junio de 2009 al 19 de junio de 2010, se celebrará un especial Año Sacerdotal, que tendrá como tema “Fidelidad de Cristo, fidelidad del sacerdote”.

Luego de la misa, tanto el obispo González como el padre Russo, participaron de una pequeña procesión en honor al Corpus Christi, que es la solemnidad religiosa por el Santísimo Sacramento.

miércoles, agosto 12, 2009

Padre Francisco Russo: 50 años al servicio de Dios

Primero de dos artículos

Amigos, les presento el primero de dos artículos publicados en la edición digital de El Pregonero, el periódico católico de la Arquidiócesis de Washington, DC, acerca de las bodas de oro sacerdotales del R.P. Francisco Russo, OFM Cap. El Padre Francisco es bien conocido en la comunidad hispana de la capital de los EE.UU. y en Puerto Rico en donde sirvió por largos años y en donde tuve la ocasión providencial de conocerle cuando era párroco de la Parroquia Santa Teresita en Ponce. Desde entonces, hemos seguido en contacto y mi familia y yo tuvimos el honor de asistir a una de las celebraciones en su pueblo natal de Newcastle, en el estado de Pensilvania. Sin lugar a dudas, el Padre Francisco ha sido un padre para mí y me regocijo y le doy gracias a Dios en esta ocasión tan linda de sus bodas de oro y por su bella persona.


Con la presencia del obispo auxiliar Francisco González, este domingo 14 de junio, al mediodía, se realizará una celebración litúrgica en la parroquia de San Pedro en Waldorf, Maryland, en comemoración del quincuagésimo aniversario de ordenación del padre franciscano capuchino Francisco Russo.

Desde finales de los años 80, el padre Russo trabaja de manera activa con la comunidad hispana en el condado de Charles y a principio de los años 90 instauró la misa dominical.

Los actos celebratorios también se repetirán el próximo domingo 21 de junio en la parroquia San Juan Evangelista en Clinton, Maryland, empezando con la misa a las cuatro de la tarde, en la que también predicará monseñor Francisco González, seguida de una celebración social preparada por sus feligreses y el clero de la parroquia.

La predica franciscana de ‘Paz y Bien’ del padre Russo siempre fue muy bien recibida por la comunidad hispana, quienes de manera constante le expresan su reconocimiento por el excelente trabajo pastoral que realiza.

Muestra de cariño

El pasado sábado 6 de junio se cumplió su 50 aniversario de su ordenación, día en que recibió el sacramento de la Orden Sacerdotal de manos de monseñor John McNamara, entonces obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Washington. La misa de ordenación se celebró en la cripta de la Basílica del Santuario de la Inmaculada Concepción.

Para conmemorar la ocasión, y agradecer al Señor por todo lo que ha hecho por él durante estos años, celebró una misa de agradecimiento en el mismo altar de su ordenación.

El domingo 7, durante la Solemnidad de la Santísima Trinidad, celebró una misa especial con su familiares, frailes y amigos en la parroquia de María, Madre de Esperanza, en su pueblo natal de New Castle, Pensilvania.

Entre los visitantes estuvo el Padre Superior de la Provincia Capuchina de Pensilvania, Juan Pavlik, veinte frailes capuchinos, varios sacerdotes de la Diócesis de Pittsburgh, un pastor luterano de Darnestown, Maryland (viejo amigo del padre), amistades y parientes de Puerto Rico, Florida, Arizona, Georgia, New Jersey y Ohio. Su hermano el fraile capuchino Reginald Russo (siete años más joven que él) predicó la homilía.

Vida de servicio

Padre Francisco nació el 21 de marzo de 1934, en New Castle, Pensilvania. Tomó votos como fraile capuchino franciscano en 1954 y luego hizo sus estudios de teología en el Capuchin College en Washington, DC. En 1959, se ordenó sacerdote en la Basílica del Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción.

Luego, en 1961, sus superiores capuchinos lo enviaron a Puerto Rico, donde sirvió hasta 1995, cuando regresó a Washington, para servir de párroco del Santuario del Sagrado Corazón, en el barrio hispano.

Trasladado del Sagrado Corazón para servir de párroco en Filadelfia, regresó al Colegio de los Capuchinos en Washington en el otoño de 2004. para trabajar nuevamente con la comunidad hispana de nuestra Arquidiócesis.

El cardenal Theodore McCarrick le asignó como vicario parroquial para el ministerio hispano de las Parroquias San Pedro en Waldorf y San Juan Evangelista de Clinton, ambas en Maryland.

lunes, agosto 10, 2009

Psicólogos de EE.UU. podrán ayudar a combatir los impulsos homosexuales

Amigos, esto de The Wall Street Journal vía Aceprensa
La Asociación Americana de Psicología (APA) acaba de admitir que es ético –y puede resultar beneficioso- que los terapeutas ayuden a sus pacientes a rechazar los impulsos homosexuales. Este cambio de rumbo resulta sorprendente, si se tiene en cuenta que hasta ahora la terapia más generalizada entre los psicólogos es la afirmativa, es decir, la que dirige a pacientes con estos conflictos a admitir y desarrollar su orientación sexual.

La noticia, publicada por Stephanie Simon en The Wall Street Journal, explica que la revisión de las líneas generales de actuación de la APA, la asociación de mayor implantación mundial -150.000 psicólogos–, se produce para introducir más respeto hacia las creencias religiosas de las personas, que hasta ahora se dejaban de lado. “No estamos intentando animar a la gente a pasar a ser ex gays”, afirma Judith Glassgold, directora del grupo de trabajo implicado, “pero tenemos que reconocer que para algunas personas, la identidad religiosa es una parte muy importante de sus vidas y puede trascenderlo todo”.

Según las nuevas orientaciones de la APA, el terapeuta debe dejar claro que la homosexualidad no es un trastorno mental. “Pero si el cliente cree que reafirmar su atracción por personas del mismo sexo podría ser una ofensa a Dios o resultar destructivo para su fe, los psicólogos deben ayudarle a construir una identidad que rechace el poder de esos impulsos”, recoge Simon en su artículo, “lo que puede requerir vivir en celibato, aprender a desviar los impulsos sexuales o proponerse una vida de lucha como una oportunidad de acercarse más a Dios”.

La asociación tiene previsto promocionar este nuevo enfoque para la sexualidad a través de una campaña de vídeos en You Tube, charlas en colegios e iglesias y presentaciones a terapeutas cristianos. Según la doctora Glassgold, de la APA, hay muy poca investigación sobre los efectos a largo plazo que supone el rechazar una identidad gay, pero no “hay ninguna prueba de que esto haga daño” y “algunas personas parecen estar contentas con ese camino”.
Comentario. De ser correcta esta información, la nueva posición de la APA concuerda ahora generalmente con la postura de la Asociación Nacional Para la Investigación y el Tratamiento de la Homosexualidad - "NARTH" por sus siglas en inglés. Aunque vilipendiada ampliamente por grupos homosexualistas, esta última organización ha dedicado toda su existencia a documentar científicamente el hecho de que la homosexualidad no es una condición permanente ni necesariamente definidora de la persona, y que esta puede ser tratada de varias maneras con consecuencias benéficas para los pacientes. De ser cierto, comento que ya era tiempo que la APA se zafara de su posición ideológica y que abrazara lo que la ciencia demuestra claramente.

Ya quiciera yo que esto convenciera al lobby homosexualista pero no sucederá así. De todos modos, me alegro de esto porque es bueno ver progreso científico en cosas verdaderamente benéficas para todos en la sociedad.

sábado, agosto 08, 2009

Schoenstatt Puerto Rico: Junto a María en el Verano

Autora: Vanessa Rolón | Fuente: El Visitante

image

Mientras unos descansaron y pasearon en las vacaciones, otros eligieron servir, ayudar, aprender y pasarla bien de una manera muy diferente.

Ése fue el caso de quienes trabajaron y participaron en los campamentosde verano que se ofrecieron durante tres semanas consecutivas en el Santuario de
Schoenstatt de Cabo Rojo entre los meses de junio y julio, a los que asistieron 121 niñas y jóvenes.

Desde 1984, esta iniciativa complementa la diversión con la enseñanza sin separarlas de una vivencia espiritual. Por eso, además de ofrecer actividades como
teatro, dibujo, arreglo personal, manualidades y juegos, hay momentos de oración, meditación y charlas de formación, así como para la celebración de la Santa
Misa.

“El objetivo es que las niñas y las jóvenes disfruten, pero también aprendan; que realicen todas las cosas teniendo a Dios como el centro y de todo lo que hagan puedan aprender a ser una mejor persona”, explicó una de las dirigentes de la Juventud Femenina de Schoenstatt, Fabiola Torres Rivera.

 

image

Un equipo de trabajo compuesto por madres colaboradoras y jóvenes universitarias asesoradas por las Hermanas de María de Schoenstatt llevan a cabo con gran entusiasmo un intenso programa

Durante los cuatro días de cada campamento, todas las actividades giran en torno a un lema que escogen las líderes de la Juventud Femenina de Schoenstatt
expresado en una frase que les motivaa luchar con heroísmo ante los desafíos del tiempo actual. Este año el lema fue: “¡Hija del Padre, sigue tu bandera!”.

Según explicó Fabiola Torres, “esta frase nos concientiza de que, como hijas de Dios Padre, debemos seguir una bandera y ser portadoras de ella, y esa bandera es María, quien no sólo es Madre, sino también es el modelo de mujer por excelencia. La bandera no se mueve sola, así que nosotras debemos ser esos instrumentos
que acerquen a otros a Cristo, a través de la Santísima Virgen”.

De otra parte, este año hubo un matiz especial de celebración con motivo de los 25 años de que se realicen estos campamentos que marcan toda una historia
de entrega y amor en bien de la juventud puertorriqueña y a ello se sumó el aniversario 36 del Santuario, el pasado martes 7 de julio.

 

image

Por eso, tanto en los campamentos para niñas de 9 a 12 años, como en el de jóvenes de 13 a 17, hubo una cena formal la última noche para festejar el regalo de
sentirse parte de una gran familia y de una nueva página que da inicio a los años venideros.

Por otro lado, las más pequeñas tuvieron también la oportunidad de aprender valores de convivencia, de divertirse en un ambiente sano y pasar un día en compañía de la Santísima Virgen, puesto que se ofreció todo un día de campamento para niñas de cinco a ocho años.

“Nosotras estamos convencidas que cuando ponemos todo en manos de nuestra Madre y Reina siempre se puede lograr algo durante estos días de campamento,
igual que en los retiros. Sabemos que ellas reciben algo especial, que siempre se logra cultivar algo cuando reconocemos nuestra pequeñez como instrumentos y que Dios es quien se encarga de los frutos”, concluyó Fabiola.

jueves, agosto 06, 2009

Celebramos hoy la Fiesta de la Transfiguración del Señor

Fuente: El Arca de Noé

Textos bíblicos: Mateo 17, 1-9; o bien Marcos 9, 1-9; Lucas 9, 28b-36

(Icono de Theofhanes de Creta. 1546. Monasterio Stavronikita del Monte Athos. Grecia.)"Te has transfigurado en el monte, oh Cristo Dios, mostrando a tus discípulos tu gloria, según us capacidades.
Haz resplandecer sobre nosotros tambien tu luz; por las plegarias de la Madre de Dios, oh dador de luz, gloria a ti.

La Fiesta.
Para las iglesias de tradición bizantina, la fiesta de la "Transfiguración (Metamòrfosis) de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo" expresa en el modo mas completo la teología de la divinización del hombre. En uno de los himnos de la fiesta se canta en efecto: "En este día en el Tabor, Cristo transformó la naturaleza oscurecida por Adán. Habiéndola cubierto de su esplendor la ha divinizado."

La solemnidad tiene su origen en la memoria litúrgica de la dedicación de las basílicas del Monte Tabor. Es posterior a la fiesta de la Exaltación de la Cruz, de la que, no obstante, depende su fecha. Según una antigua tradición, la Transfiguración de Jesús habría tenido lugar cuarenta días antes de su crucifixión. La solemnidad, por tanto se fijaría el 6 de Agosto, o sea, cuarenta días antes de la Exaltación de la Cruz, que caía el 14 de septiembre.

El nexo entre las dos fiestas se comprueba también por el hecho que desde el 6 de agosto se empiezan a cantar los himnos de la Cruz.

La fiesta entró en uso a finales del siglo V, y ya en el siglo VI encontramos insignes representaciones musivas, que recubren la bóveda del ábside central en la basílicas de Parenzo, San Apolinar en Classe en Rávena, y del Monasterio de Santa Catalina del Sinaí.

El iconógrafo y la Fiesta.

Todo iconógrafo, después de haber recibido una consagración de sus manos para ejercitar en la Iglesia este sublime misterio de ser pintor de la belleza y mensajero de la luz que revela la imagen, empieza su servicio pintando precisamente el icono de la Transfiguración del Señor. Entre otras, porque toda imagen es cono un reflejo del rostro luminoso y glorioso del Cristo, como aparece en el Tabor; porque el iconógrafo tiene que plasmar en colores y símbolo la imagen interior contemplada por él en su propia oración, y porque tiene que comunicar a los demás con su arte algo de los rayos divinos que iluminaron a los apóstoles en el monte de la oración.

En un antiguo manual de arte iconográfico se puede leer: " Quien quiera aprender el arte pictórico, antes se instruya en él y se ejercite por un tiempo dibujando solo y sin cánones, hasta que se haga experto, luego haga invocación al Señor Jesucristo y una oración ante el icono de la Madre de Dios Odigítria." La oración y la invocación eran presenciadas por un sacerdote, que recitaba el himno de la Transfiguración y tras esto bendecía al aprendiz de iconógrafo."

La contemplación de la imagen evangélica.

La imagen nos ofrece con fidelidad plástica la narración evangélica de la Transfiguración del Señor, concentrando nuestra atención en una visión total y dinámica. Algunos iconos de este episodio presentan a los lados del monte, a Jesús que sube con sus discípulos a la montaña, y a Jesús que baja ya del monte, diciendo a los suyos que no revelen nada de cuanto ha sucedido.

Pero generalmente todo se concentra en el episodio que este misterio desvela ante nuestros ojos, poniendo de relieve los protagonistas del encuentro y los dos espacios que parecen juntarse: el cielo y la tierra.

La fiesta como el icono, constituye para el pintor y para el simple fiel, "según la medida de fe que Dios" ha dado a cada uno, esa experiencia intelectiva y espiritual que permite embocar la vía para desarrollar dentro del corazón de uno mismo la belleza de la luz.

Dice Gregorio de Nisa (335-395), "La manifestación de Dios le es dada primero a Moisés en la Luz, luego él habló con Él en la nube; y finalmente, devenido más perfecto, Moisés contempla a Dios en la tiniebla".

Pero, ¿qué significa la entrada de Moisés en la tiniebla y la visión que en ésta tuvo de Dios? "El conocimiento religioso es al principio luz para el que lo recibe: pues lo que es contrario a la piedad es la oscuridad, y la tiniebla se disipa cuando aparece la luz. Pero el Espíritu, en su progresar, llega, tras un empeño siempre más grande y perfecto, a comprender lo que es el conocimiento de las realidades y se acerca a la contemplación cuanto más se da cuenta de que la naturaleza divina es invisible.

La tiniebla es el término accesible de la contemplación, visión límite, y por tanto "luminosa". La tiniebla simboliza así la oscuridad de la fe y la experiencia de la proximidad de Dios.

El icono de la Transfiguración, por tanto habla de la luz, revelada a los Apóstoles, manifestación del esplendor divino, gloria sin tiempo. Esta imagen mas que cualquier otra refleja el principio por el que un icono no se mira sino que se contempla.

El Cristo.

En el centro de las representaciones iconográficas de la fiesta, resplandeciente de luz, aparece el Cristo. Los iconógrafos a menudo han sabido reproducir con gran maestría el concepto: cualquier parte del icono que se observe, desde los rostros de los personajes a los vestidos, a las rocas del paisaje, todo está iluminado por la luz procedente del Cristo.

Sus ropas son las blancas, las de la resurrección: la explosión de la divinidad, de la vida, de esa vida que es "la luz de los hombre." Sus vestidos blancos quieren expresar que es la fuente de luz: "Dios de Dios Luz de Luz", como dice la confesión de nuestra fe. Es es blancura esplendorosa de los vestidos que el evangelista Marcos describe con admiración.

Está situado en un círculo de luz que significa la gloria, la divinidad, el infinito. Es Dios. Es como un sol, con títulos bíblicos que se aplican desde la antigüedad a Jesucristo.

Él es el Salvador de los hombres, verdadero hombre, con mirada misericordiosa, que irradia un gran amor salvador hacia todos.

La luz percibida por los discípulos (la luz tabórica) es de tonos apagados -es reproducida, en efecto, con un gris- comparada con aquella tanto más esplendorosa que rodea al Cristo: ésta es sólo una sombra de la luz inaccesible en la que habita el Señor.

Cristo aparece en algunos iconos de la Transfiguración en medio de una figura geométrica que se llama "mandorla", "almendra". Es el signo pictórico que quiere reflejar la "nube" luminosa que lo cubre. Y la "nube" es el signo bíblico de la presencia de Yahvé, y por lo tanto es un símbolo del Espíritu Santo que está dentro de Jesús, que lo envuelve, que lo empuja, que impregna toda su humanidad de una manera velada, hasta que en la resurrección aparezca esta fuerza en todo su vigor.

En la revelación de Cristo se desvela y revela toda la Trinidad:
- el Padre que dice: "Este es mi Hijo muy amado: escuchadle".
- Cristo, el Hijo amado, revelado como Palabra y complacencia del Padre
- El Espíritu es la nube que indica la gloria y la presencia sobre el Hijo amado, como en la Encarnación, cuando cubre con su sombra, como una nube, a Maria.

Moisés y Elías.
Jesús está acompañado por dos personajes. Uno viejo, que es Elías; otro más joven, que es Moisés, representado a veces con un libro, que significa la ley.

De Jesús dan testimonio la ley (Moisés) y los profetas (Elías). Podeos preguntarnos por qué están presentes en este misterio precisamente estos dos personajes que son testigos centrales de la economía de la salvación. Los dos son amigos de Dios, hombres de las montañas y de la oración, el hombre del Sinaí (Moisés), el hombre del Carmelo y del Horeb (Elías). Los dos representan la totalidad de los hombres: Moisés a los muertos; Elías a los vivos, ya que el profeta fue arrebatado al cielo, según la tradición bíblica, y llevado por un carro de fuego, la merkabah. Jesús es el Señor de vivos y muertos. Los dos buscaron el rostro de Dios, pero no lo vieron; ahora lo contemplan en el rostro de Cristo, que es imagen del Padre. Entran en la misma gloria de Cristo, son como sus precusores y profetas, sus evangelistas. Representan la Antigua Alianza que está en continuidad con la Nueva. Ante el Cristo de la Transfiguración la ley cede al que es la ley. La manifestación del Señor ya no es la brisa suave del monte Horeb que sorprende a Elías, sino la revelación plena de la palabra del Padre.

Los Apóstoles.
En la parte inferior del icono están los tres discípulos predilectos de Jesús: Pedro, Juan, Santiago. Es contraste de su postura es evidente. Jesús y sus dos testigos del Antiguo Testamento parecen reflejar ya la paz de una vida eterna. Los discípulos aparecen aterrados por la gloria del Señor, echados por tierra, en postura de terror sagrado. Quizá el iconógrafo quiere decir que nadie puede ver a Dios sin quedar totalmente sacudido por la fuerza de la visión. La luz y la voz del trueno los desconciertan. San testigos que han experimentado la fuerza arrebatadora de una revelación tan fuerte y tan extraña. 

Pedro vuelto hacia Jesús, todavía tiene ánimo para decir algo: "hagamos tres tiendas..." Parece que quiere que este instante quede eternizado en un gozo sin fin.

Juan, el mas joven, el testigo del Verbo, parece lanzado por una fuerza vigorosa; parece que quiere huir y tropieza. Se cubre el rostro ante el resplandor de una luz que parece cegar, más que la del mismo sol.

Santiago, también por tierra, se cubre el rostro, incapaz de contemplar la gloria de su Maestro cara a cara.

Los tres están llenos de gloria. San testigos de la gloria y de la divinidad de Jesús, como serán testigos lejanos de la agonía de Jesús, de su verdadera humanidad, sujeta a los temores de la muerte.

miércoles, agosto 05, 2009

Los Iconos

Fuente: El Arca de Noé

Los iconos no pueden compararse con otras obras de arte en el sentido habitual de esta palabra. Los iconos no son cuadros. Los cuadros, con sus rasgos y colorido, hablan de los hombres y de los acontecimientos de la realidad concreta. A partir del Renacimiento, la vida y la naturaleza se expresan en cuadros con imágenes en tres dimensiones, imágenes que narran el mundo de los hombres, de los animales, de la naturaleza y de las cosas. E, incluso, si el tema se toma de la mitología, se traduce en la lengua de las imágenes terrestres.

La pintura de los expresionistas y el arte abstracto están llamados, en cambio, a expresar las emociones del pintor, emociones que cambian y transforman las proporciones de los acontecimientos y de las cosas y las relaciones del color entre unos y otras, deforman las cosas hasta que no se reconocen o bien prescinden del todo de sus imágenes. Pero también en este caso los distintos experimentos del colorido y el modelado no llevan a los espectadores a otro mundo, a otro espacio y época, a diferentes valores.

Esta misión en la historia de la cultura humana le ha tocado en suerte a los iconos. Estos no representan, sino que constituyen propiamente otro mundo. Y lo hacen con medios de representación especiales, encontrados en el transcurso de muchos siglos.

También el color de los iconos desempeña un papel significativo: el de un lenguaje simbólico que debe expresar, no el color de las cosas, sino su luminosidad y la de los rostros humanos, iluminadas por una luz cuya fuente se encuentra fuera de nuestro mundo físico. Los espacios dorados de los iconos encarnan esta luz no terrestre, y el fondo dorado simboliza el espacio que “no es de este mundo”. En los iconos no hay sombras, porque en el reino de Dios todo está lleno de luz.

Los iconos tampoco pueden examinarse como si fueran cuadros. En ellos no sólo no se encuentra el espacio habitual, sino que tampoco existen acontecimientos vinculados con las relaciones naturales de causa y efecto. El icono es una ventana abierta a un mundo de otra naturaleza, pero esta ventana se abre sólo para quienes poseen una visión espiritual.

Para poder aproximarse a la comprensión de los iconos es preciso verlos con los ojos del creyente, para el cual Dios es una realidad indudable. Una realidad omnipresente que subyace detrás de todo acontecimiento, un invisible espectador y juez de cuya mirada ya no puede esconderse en ninguna parte.

Los cánones y métodos de creación de los iconos se han formado en el transcurso de muchos siglos, incluso antes de que se interesaran por ellos en la antigua Rus (como la conocían sus habitantes). Las tradiciones de la iconografía llegaron a la antigua Rus al mismo tiempo en que se aceptó el cristianismo de Bizancio a finales del siglo X.

El arte bizantino de aquella época tenía carácter religioso y estaba sometido a cánones severos. La regulación de la iconografía era resultado de largas discusiones y luchas, unidas a la iconoclasia. Una de las más importantes causas de la iconoclasia se encontraba en la presión ideológica y militar que ejercían los musulmanes sobre el imperio bizantino. En el Islam, la prohibición de venerar ídolos (entre los que los musulmanes incluían también la cruz y los iconos) llegó a ser absoluta.

En el año 730, el emperador bizantino León III prohibió el culto de los iconos. Antes de ser emperador, había trabajado mucho en las provincias orientales del Imperio y se encontraba bajo la influencia de los obispos de Asia Menor, los cuales, influidos a su vez por el Islam, pretendían purificar la religión cristiana de todo elemento material, sensual y no espiritual. Muchos iconos, mosaicos y frescos fueron destruidos. Pero la veneración de los iconos no se detuvo, más bien continuaba aunque sus seguidores eran cruelmente perseguidos.

El culto de los iconos fue readmitido de forma temporal en el año 787 en el VII Concilio Ecuménico, y definitivamente en 843.

Uno de los defensores autorizados de la veneración de los iconos fue uno de los más grandes teólogos y políticos: Juan Damasceno (675-alrededor de 750), cuyos argumentos ejercieron influencia en las decisiones del VII Concilio Ecuménico. Juan Damasceno enseñaba que la prohibición del Antiguo Testamento acerca de hacer imágenes de Dios tenía un carácter temporal: “En la entigüedad, nadie hacía imágenes de Dios. Pero ahora, después de que Dios se ha manifestado en la carne y ha vivido en medio de los hombres, hacemos imágenes del Dios visible. No hago la imagen de la Divinidad invisible: hago la imagen del cuerpo de Dios que he visto...”. Juan Damasceno escribió que Dios había venido para los hombres en su Hijo Jesúcristo, que entra en el mundo de los hombres y acepta el cuerpo humano: “porque teníamos necesidad de lo que es semejante a nosotros”.

Lo visible no transmite la esencia del Dios inconcebible. Pero, igual que el cuerpo tiene su sombra, también cada original tiene su copia: “el icono es recuerdo”. Y como la Sagrada Escritura es una representación verbal, una imagen de la historia sagrada, también los iconos son representación suya, pero no verbal, sino hecha con los toques del pincel y con los colores.

Por eso el icono –imagen– no es una copia de lo que se representa, sino el símbolo con cuya ayuda podemos alcanzar la comprensión de lo Divino. El icono desempeña el papel de mistico mediador entre el mundo terrestre y el celeste. Así se ha delimitado el sentido de la iconografía.

El VII Concilio Ecuménico exige a los pintores de iconos, durante el proceso de pintura de la imagen, que sigan estrictamente los cánones de la iconografía, los cuales regulan tanto el carácter como el modo de representación de las escenas religiosas y las personas de los santos. Se explica así el hecho de que los iconos son portadores y conservadores de la tradición eclesial. Por ello, la infracción del canon iconográfico y la deformación de la tradición se consideran herejías.

Los iconos están hechos de símbolos y también de letras, con las cuales se puede escribir el texto sagrado. Puede leer y comprender este texto sólo quien conoce las “letras” de este alfabeto.

La recopilación de todos los iconos canónicos constituye por sí misma la plenitud de la enseñanza ortodoxa. “Si se te acerca un pagano, diciendo: Muéstrame tu fe, lo llevarás a la iglesia y lo pondrás delante de varios tipos de imágenes sagradas”.

El icono es una representación sinóptica de la Sagrada Escritura. Y para que permaneciera inmutable, se creaban y transmitían de un autor a otro, de una generación a otra, los originales iconográficos, los modelos. Durante la elaboración de estos modelos, los rostros de los santos canonizados perdían sus trazos individuales y se transformaban en símbolos, es decir, en signos de una espiritualidad sobrenatural.

Las decisiones del VII Concilio Ecuménico se dirigían a todo el mundo cristiano. Pero el rey francés Carlos –el futuro emperador Carlomagno–, competidor del emperador bizantino en aquel mundo medieval, no aceptó estas decisiones (hecho que se convirtió en un motivo lógico de la oposición de Occidente a Oriente).

Como respuesta a las decisiones del VII Concilio Ecuménico, por iniciativa de Carlos se compilaron, en los años 790 a 794, los libros carolingios, en los cuales se hacía constar que el objeto del culto sólo podía ser Dios y de ningún modo los iconos. Estos podían utilizarse únicamente para adornar los templos y con fines ilustrativos. Por esta razón, no se admitía la canonización de las imágenes.

Así, en la Iglesia Occidental no existían modelos iconográficos, y los pintores de la Europa Occidental podían dar su propia interpretación de los temas veterotestamentarios y cristianos. Poco a poco, el arte religioso de la Europa Occidental se aleja cada vez más de la iconografía y crea lo que se llama cuadros de temas religiosos.

El significado de este proceso es enorme. La actividad del pintor es siempre una búsqueda. Y esta búsqueda encuentra sus frutos: se descubren la perspectiva lineal, los modos de representar el movimento y la transmisión de las características del aire, entre otras cosas.

Los parroquianos, cuando venían al templo y se maravillaban de imágenes que podemos llamar iconos, conocían estos descubrimientos y –sin darse cuenta– aprendían. Este “aprendían” debe entenderse en sentido directo y en serio, porque en aquella época la ciencia todavía no estaba separada del arte, y muchos descubrimientos artísticos fueron embriones de las nacientes ciencias.

En Bizancio y en los demás países ortodoxos la situación del arte representativo era diferente. La iconografía canonizada y los dogmas de la fe ortodoxa crearon un sistema de coordenadas que mostraban al hombre el verdadero camino del mar en el cual debía navegar durante su vida. El pintor de iconos no necesitaba la búsqueda de nuevos métodos de representación: ya existían los principios de creación de imágenes adecuadas a la fe.

Al inicio del segundo milenio, la Europa Occidental y la Oriental van hacia el futuro por caminos diferentes tanto en la cultura como en el arte y la ciencia.

La recopilación de las imágenes canónicas que se había realizado y los modelos iconográficos que se habían confirmado, han creado el mundo de la iconografía ortodoxa, cuyas obras maestras refuerzan y purifican la fe. De esta forma, ya plenamente delimitada, el arte iconográfico fue transmitido por Bizancio al pueblo de la antigua Rus.

En la Rus, la iconografía ha encontrado una nueva patria. Los maestros iconográficos rusos no sólo han asimilado de los griegos la tradición del gran arte que estos crearon, sino que también la enriquecieron generosamente. Han dado a la iconografía la estética y el temperamento de un pueblo joven, apenas salido a la escena de la historia mundial. A diferencia de las pesadas y estáticas imágenes bizantinas, los iconos rusos resplandecen de colores luminosos y sonoros, de líneas difuminadas, pero llenas de fuerza y movimento. Los autores de la mayoría de los iconos rusos no son conocidos. Los iconos, al igual que las oraciones, son producto de la creatividad común y han sido cuidadosamente formados por muchas generaciones, como la talla de una piedra preciosa. El pintor de iconos, durante el proceso de pintar, crea sólo una reproducción nueva del original, se remonta al Prototipo. Pero un buen maestro también podía expresarse con difuminados delicadísimos. Tal icono-oración era un directo y personal modo de dirigirse a Dios, y por ello no tenía necesidad de llevar el nombre de la persona que lo creaba. Los mejores iconos de la antigua Rus están llenos de un profundo significado espiritual y, aunque representan el mismo tema, son sorprendentemente distintos, como distintas eran las personas que los pintaron.

La canonización de la iconografía desempeñaba un doble papel: por una parte, limitaba la libertad creativa del pintor de iconos y, por otra, encarnaba la rica experiencia iconográfica, fruto de esfuerzos intelectuales y espirituales de las generaciones pasadas. La iconografía era una obra creativa común, y cada pintor aportaba su contribución a esta gran labor.

El arte eclesiástico puede considerarse sólo desde el punto de vista eclesiástico; tal comprensión no es posible sin conocer la enseñanza ortodoxa. Los iconos y el canto eclesial no pueden tratarse únicamente desde una óptica estética. Por sí mismos representan algo diferente del arte. Y se comprende por qué la Iglesia Ortodoxa Rusa insiste en recuperar los iconos milagrosos, conservados en museos. En un museo, el icono deja de ser icono. Tiene necesidad de toda la estructura de la vida eclesial: el templo, la liturgia, el lugar en el orden de los demás iconos y, sobre todo, los ojos de los fieles, para los cuales el icono es la ventana a otra realidad: la realidad del mundo divino.

lunes, agosto 03, 2009

El Espíritu de la Sagrada Familia

Padre Nicolás Schwizer

El espíritu ejemplar que reinaba en Nazaret, la Iglesia quiere despertarlo hoy, para que reine en todas nuestras familias. Pienso que el espíritu de la Sagrada Familia era ‑ ante todo ‑ un espíritu de amor, un espíritu de fe y un espíritu de sacrificio.

a) Un espíritu de amor. Es un amor que mutuamente se acepta, se sostiene y se soporta ‑ a pesar de todos los defectos y limitaciones, porque Dios mismo ha elegido y unido a sus miembros.

1. Debemos revivir en nuestra familia, en primer lugar, el misterio de la Sagrada Familia: el amor redentor de Cristo.

En Cristo, el marido es responsable de la salvación de su esposa. Tiene que amarla hasta salvarla. La mujer es responsable de la salvación de su marido. Los padres son responsables de la salvación de sus hijos: es su principal misión, de la que algún día se les pedirá cuenta. Y los hijos, poco a poco, a medida que van creciendo, se van haciendo responsables de la salvación de sus padres, responsables de amarlos hasta salvarlos.

2. Según la imagen de María y José, el amor de los padres entre sí y a los hijos debe ser, en segundo lugar, un amor desinteresado y respetuoso.

Educar es servir desinteresada y respetuosamente a la originalidad y particularidad de los hijos. Significa despertar y hacer desarrollar los dones que Dios ha depositado en cada uno de ellos.

Sin duda, esto exige mucho tiempo, mucha energía, mucha paciencia de los padres, porque es su tarea más creadora, más difícil, pero también la más fecunda y hermosa. Los padres deben ver y reconocer a Jesús en sus hijos, tal como en la Familia de Nazaret. Yo educo y amo en mi hijo a Jesucristo mismo: “El que recibe a un niño como éste, a mí recibe”.

3. Según el ejemplo de Jesús, el amor de los hijos a los padres debe ser obediente y respetuoso. Él mismo, hijo de Dios, quedó sumiso a sus padres hasta la edad de treinta años. Recordemos aquel texto del Evangelio, cuando tenía doce años: “Jesús bajó con ellos a Nazaret y siguió bajo su autoridad.”

b) Un espíritu de fe. El espíritu de amor se basa en un profundo espíritu de fe y confianza. En la Santa Familia de Nazaret, como en la nuestra, fue necesario tener confianza mutua, demostrar la fe todos los días. José tuvo que tener una fe ciega en María; tuvo que creer en Ella de una manera extraordinaria, tuvo que amarla mucho para llegar a creer tanto en Ella. Y María tuvo que creer en José; tuvo que confiar en su amor puro, en su respeto, en su estima.

José y María tuvieron que tener fe en su Hijo. Aunque no parecía más que un niño como todos, creyeron siempre en el misterio que vivía en Él. No siempre comprendieron todo lo que Él hacía, todo lo que les decía, pero ellos confiaban en Él, recogían sus palabras y las meditaban. Y Jesús demostraba la confianza que tenía en sus padres: estuvo con ellos durante largos treinta años.

c) Un espíritu de sacrificio. Espíritu de amor auténtico y de fe profunda llevan consigo el espíritu de sacrificio. Y para la S. Familia los sacrificios y sufrimientos comenzaron pronto:
· El nacimiento en la soledad y miseria. Nunca se encontraron más pobres,más fatigados ni más solos que cuando nació el Señor.

· Después, la matanza de los Inocentes: como primer resultado del nacimiento del Salvador, las familias del país en duelo, los niños menores de dos años asesinados.

· Y la huida de la Familia, en plena noche, a Egipto; la estadía allá como fugitivos.

· Y así ocurrió durante toda su vida, hasta el día oscuro del Calvario.
Los sacrificios son propios de la vida familiar. Todos lo sabemos y lo experimentamos siempre de nuevo. Por eso es necesario un espíritu profundo de sacrificio para cada familia que está en camino hacia el ideal de la Santa Familia de Nazaret.

Preguntas para la reflexión

1. ¿Respeto las decisiones de mis hijos?
2. ¿Cómo educo en el respeto a mis hijos?
3. ¿Cómo sobrellevo los sacrificios de la vida familiar?

sábado, agosto 01, 2009

Aborto y racismo, dos formas gemelas de discriminación

Fuente: Washington Time vía ACEPrensa
En un artículo publicado por The Washington Times (20-07-2009), Alveda C. King, sobrina de Martin Luther King, recurre a la experiencia por la que ella misma se convirtió, según dice, en “víctima secundaria” del aborto.

“Os diré que de los 50 millones de niños que desde 1973 han quitado de en medio los abortistas, dos eran míos”, confiesa Alveda King. Un médico logró convencerla de que no se trataba más que de una “masa informe de tejidos”. “En mi cabeza los veo todavía”, dice ella.

La Dra. King, que dirige la African American Outreach of Priests for Life, denuncia un mismo móvil para el racismo y el aborto, que afecta de manera especial a la población negra. “El aborto se ha cobrado una cuota terrorífica en la comunidad negra, matando más que el sida y el crimen juntos”. Según King, “cerca de 14 millones de bebés negros han sido abortados desde 1973”, mientras que las propias estadísticas de la industria del aborto revelan que las negras son en Estados Unidos 4,8 veces más susceptibles de abortar que las mujeres blancas no hispanas.

Parece, pues, existir un doble rasero para juzgar la discriminación, pues como señala la Dra. King, “cuando aparecen disparidades raciales tan dramáticas como estas en el empleo o en la educación, es suficiente para concluir que hay en nuestras instituciones y escuelas un racismo y una discriminación institucionalizados. ¿Por qué hay que aplicar entonces un parámetro distinto para la industria del aborto?”.

Fortuna de abortistas a costa de minorías

Por otro lado, afirma King que “la mayoría, quizá tanto como el 75% de las clínicas abortistas, se encuentran en áreas muy pobladas por las minorías”. Frente al razonamiento que podría justificar este hecho como un servicio a los más pobres, la activista norteamericana responde contundente: “No se sirve a los pobres quitándoles el dinero para exterminar a sus hijos”.

A propósito del modo en que debe asumirse un compromiso social, el artículo compara los alegatos de Margaret Sanger, pionera del movimiento abortista en los Estados Unidos, con el del tío de la autora, Martin Luther King. Sanger, fundadora de la organización que dio origen a Planned Parenthood, y que “no tuvo reparos en hablar en nada menos que 12 encuentros del Ku Klux Klan”, actuaba bajo el lema de “más hijos para los que tienen aptitud, menos para los que no”. Como señala King, “dejaba claro que los no aptos eran los negros y los blancos pobres”.

Martin Luther King, por el contrario, sentó algunos principios que su sobrina encuentra decisivos para apoyar sus argumentos: “Los negros no ganan nada si se inclinan por vender el futuro de sus hijos por su confort y su seguridad personal e inmediata”. Pero, sobre todo, el que contiene la célebre frase escrita desde la cárcel de Birmingham: “La injusticia en cualquier parte amenaza en cualquier parte la justicia”.
Comentario. Mientras más exploro los principios morales de los pro-abortistas, más me percato de que carecen de alguno. El aborto es una industria que se nutre de los hijos de las minorías raciales y económicas. Si favoreces el aborto, para todos los efectos, eres racista también, aunque no lo quieras reconocer.

- Visita la página-web de Sacerdotes por la Vida

- Te reto a que veas fotografías de bebés abortados (Cuando dices que apoyas el aborto, ¿es esto lo que apoyas?)