domingo, mayo 31, 2009

El Espíritu Santo y María

P. Nicolás Schwizer

Quisiera meditar con Uds. algunos momentos en la vida de María.

La Encarnación. No hay duda de que la vida de la Sma. Virgen estaba, desde su inicio, bajo la fuerte influencia del Espíritu de Dios. La Virgen es la “Todasanta” porque desde el primer momento de su existencia fue “sagrario del Espíritu Santo”.

Pero su gran encuentro con el Espíritu fue la Anunciación del ángel que culminó con la encarnación. Allí María tuvo su primer Pentecostés: “El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el Poder del Altísimo te cubrirá con su sombra” (Lc 1, 35). A partir de ese acontecimiento, Ella es llamada sagrario, tabernáculo, santuario del Espíritu. Con ello se indica la inhabitación del Espíritu Santo en María de un modo del todo singular y superior al de los demás cristianos. Como en todo ser humano, el Espíritu de santidad quiere actuar en la Virgen y a través de Ella. Pero aquí hay algo más, algo nuevo y único: el Espíritu Santo quiere actuar junto con la Virgen. ¿Y para qué? Quiere unirse y atarse a María para que de Ella nazca Jesucristo, el Hijo de Dios. Y quiere que la Sma. Virgen diga su Sí totalmente voluntario y libre, para entregarse al Espíritu de Dios, para convertirse en Madre de Dios.

Su crecer en el orden del Espíritu. No debemos pensar que la Virgen haya entendido todo desde el primer momento. Evidentemente comprendió mucho más que nosotros. Porque tenía, como dice Santo Tomas de Aquino, la luz profética que le regaló un conocimiento mayor de las cosas de Dios.

Sin embargo, como ser humano, Ella crecía en sabiduría y desarrollaba su entendimiento a lo largo de la vida. Por eso dice el Padre Kentenich, fundador del Movimiento de Schoenstatt, que María iba adentrándose crecientemente en el orden del Espíritu. ¿Y que quiere decir eso? María tenía que ir comprendiendo, paso a paso, lo que quería Jesús y lo que debía hacer Ella a su lado. Tenía que entrar progresivamente en ese mundo de su Hijo Divino, en el que sólo el Espíritu Santo podía introducirla.

En diálogo con el Espíritu de Dios, tenía que recorrer su propio camino de fe. Pensemos en la pérdida de Jesús, al cumplir los doce años. Cuan difícil fue para Ella cuando su Hijo los abandonó y después les dijo:

“¿No saben que tengo que preocuparme de los asuntos de mi padre?” (Lc 2, 49). Como agrega el texto, María no entendió lo que Jesús acababa de decirles. Pero seguramente se dio cuenta de que su Hijo llevaba en su interior otro mundo, el mundo del Padre, en el cual también Ella tenía que adentrarse de un modo más perfecto.

Otro momento difícil surgió en las bodas de Cana. “Mujer, Tú no piensas como yo: todavía no ha llegado mi hora” (Jn 2.4). El pensar de María es todavía muy humana: quiere ayudar a los novios en su necesidad. Jesús mira más allá, piensa en su gran Hora, la hora de la Cruz. Y, sin embargo, cumple el deseo de su Madre.

Y cuando llegó la gran Hora, sobre el monte Calvario, ya callan en Ella los deseos y necesidades naturales. Todo queda sujeto a la voluntad del Padre. Ya no quiere otra cosa que cumplir perfectamente con su rol en el plan de salvación.

Cumbre de ese insertarse en el orden del Espíritu fue la espera de Pentecostés. Allí María se convirtió en instrumento perfecto del Espíritu Santo. Condujo a los apóstoles y discípulos a la sala del Cenáculo. Les transmitió su anhelo profundo por el Espíritu Divino. E imploró con ellos la fuerza de lo alto sobre toda la Iglesia reunida. En Pentecostés se colmó su ansia por el Espíritu de Dios. Allí quedó completamente compenetrada y transformada por El. Ya en su vida tuvo un cuerpo espiritualizado, es decir, transformado por el Espíritu, de modo que no podía ser destruido. Y así ya quedó preparada para su último y definitivo paso: la asunción en cuerpo y alma al cielo.

Creo que también en nuestra propia vida debe existir un insertarnos paulatinamente en el orden del Espíritu.

Preguntas para la reflexión

1. ¿ Cómo cultivo mi relación con el ES?

2. ¿Sentimos cómo el Espíritu Santo nos capta e introduce en el mundo de Dios?

3. ¿Es la Virgen mi compañera en la oración?

Hoy celebramos la fiesta de Pentecostés, AD 2009

¡Feliz cumpleaños, Santa Madre Iglesia!


Véni Sáncte Spíritus, et emítte caélitus Lúcis túae rádium.
Véni páter páuperum, Véni dátor múnerum, Véni lúmen córdium.
Consolátor óptime, Dúlcis hóspes ánimae, Dúlce refrigérium.
In labóre réquies, In aéstu temperies, In fletu solátium.
O luz beatíssima, Reple cordis íntima Tuórum fidélium.
Sine túo númine, Nihil est in hómine, Nihil est innóxium.
Láva quod est sórdidum, Ríga quod est áridum, Sána quod est saúcium.
Flécte quod est rígidum, Fóve quod est frígidum, Rége quod est dévium.
Da túis fidélibus, In te confidéntibus, Sácrum septenárium.
Da virtútis méritum, Da salútis éxitum, Da perénne gáudium. Amen (Aleluia).

Ven Espíritu Santo y desde el cielo envía un rayo de tu luz.
Ven padre de los pobres, ven dador de las gracias, ven luz de los corazones.
Consolador óptimo, dulce huésped del alma, dulce refrigerio.
Descanso en el trabajo, en el ardor tranquilidad, consuelo en el llanto.
Oh luz santísima: llena lo más íntimo de los corazones de tus fieles.
Sin tu ayuda nada hay en el hombre, nada que sea inocente.
Lava lo que está manchado, riega lo que es árido, cura lo que está enfermo.
Doblega lo que es rígido, calienta lo que es frío, dirige lo que está extraviado.
Concede a tus fieles que en Ti confían, tus siete sagrados dones.
Dales el mérito de la virtud, dales el puerto de la salvación, dales el eterno gozo.

Amén, Aleluya.

- Lea más sobre la Fiesta de Pentecostés aquí.

viernes, mayo 29, 2009

Las verdaderas noticias detrás de la apostasía del reverendo Alberto Cutié

Amigos, ¿quién no ha escuchado la noticia? El paparazi de una revista farandulera española sorprendió in fraganti al ahora exsacerdote católico Alberto Cutié, en pleno romance playero con una atractiva compañera. Las fotos causaron un escándalo – como era de esperarse – y la cola llevó al padre Cutié a la apostasía, es decir, a la deserción de su estado clerical y de su compromiso previo y solemne con la Iglesia Católica.

El padre Cutié fue una estrella mediática en Miami y bien apreciado por una amplia feligresía católica, tantos por sus dotes espirituales como por su buena presencia. También era un autor reconocido y un analista noticioso para las grandes cadenas televisivas estadounidenses. Como consecuencia del escándalo, su superior, el arzobispo de Miami, suspendió al padre Cutié de sus facultades sacerdotales. El padre Cutié respondió desertando la Iglesia Católica rumbo a la Iglesia Episcopal.

No había comentado hasta ahora de la situación del padre Cutié porque simplemente no la consideré noticia. Esto fue un evento artificial, inflado por los medios noticiosos normalmente anticatólicos y por la estatura mediática del conocido exsacerdote, llamado por muchos “Padre Oprah,” hasta ahora la versión masculina y católica de la conocida anfitriona estadounidense, Oprah Winfrey. No es noticia que un sacerdote haya sido infiel a sus votos, ni que deje a la Iglesia Católica por otra comunidad eclesial. Ha pasado antes y seguirá pasando mientras haya pecadores dentro de la Iglesia. No hay nada nuevo bajo el sol.

¿Qué me hizo cambiar de opinión? ¿Qué me movió a cubrir el evento ahora? Bueno, primero porque la diócesis Episcopal de Miami convirtió la admisión del ahora reverendo Cutié y su prometida en un gran espectáculo sensacional para los medios noticiosos. Normalmente estas cosas pasan calladamente. El hecho que los líderes Episcopales lo hicieron con ruido revela una agenda anteriormente oculta.

“"Me siento sinceramente decepcionado con el anuncio hecho en esta tarde por el padre Alberto Cutié'', expresó el arzobispo de Miami, monseñor John C. Favarola. Sus acciones, aseguró al periódico Miami Herald, "han causado gran escándalo dentro de la Iglesia Católica, han hecho daño a la Arquidiócesis de Miami, especialmente a nuestros sacerdotes y han creado una división dentro de la comunidad ecuménica y la comunidad religiosa''.

Y segundo, lo que capturó mi atención fue el hecho de que alguien de renombre en la Iglesia Católica se haya movido a la Episcopal. Durante las últimas décadas el movimiento ha sido más bien contrario. Desde que la Provisión Pastoral de 1980 permitió la recepción de exministros Episcopales a la Iglesia Católica, cerca de 100 hombres han sido ordenados u ordenados condicionalmente al sacerdocio, sin tener que renunciar a sus deberes conyugales si estos han contraído nupcias anteriormente a su ordenación.

¿Y cuál es la conexión entre todo esto? Sucede que la Iglesia Episcopal en los EE.UU., junto a otras denominaciones protestantes principales, ha ido en caída: han perdido un millón de feligreses desde el 1966. Eso es una estadística pasmosa, principalmente cuando se toma en cuenta que la Iglesia Episcopal es una de las iglesias más liberales, abiertas y “tolerantes” de ese país. ¿Qué es lo que ha causado el desangre de la Iglesia Episcopal? Voy a dejar esa pregunta colgando aquí, para contestarla luego.

Yo creo que los líderes de la diócesis episcopal de Miami vieron en la apostasía del reverendo Cutié una oportunidad para detener su decadencia y aumentar sus miembros entre la comunidad hispana a costa de la Iglesia Católica. Lo de ellos fue una movida estratégica para posicionar a la Iglesia Episcopal como un refugio viable para los católicos desafectos que seguirían al reverendo Cutié a la Iglesia Episcopal así como otros hispanoamericanos de Miami que tal vez no van a iglesia alguna pero que se sentirían atraídos por dicho reverendo. “Robar ovejas” lo llamarían algunos y otros, “revancha” por el goteo de refugiados episcopalianos que han dejado a su iglesia durante los últimos 43 años debido a la erosión de la identidad bíblica y católica de dicha denominación. Opino que la fanfarria se debe a todo esto.

El reverendo Cutié es un apóstata porque traicionó una promesa que hiciese voluntariamente cuando era más joven y lleno de ilusiones. Resolvió la disonancia moral provocada por la falta a sus votos adhiriéndose a un cisma y cayendo en la excomunión. Al transmitir su deserción por los medios de comunicaciones motivará a otros a pecar de modo similar. La Iglesia Episcopal de Miami explotó todo esto para sus propios propósitos.

Es ahí que están las verdaderas “noticias.” Pero apuesto a que nadie las cubrirán así. Todo lo contrario, ahora arreciará la crítica contra la disciplina del celibato en la Iglesia Católica, una disciplina claramente basada en la Escritura y en la Tradición.

Me atrevo a predecir el futuro: bien prontito, “Padre Oprah” y su novia serán invitados por la Oprah de verdad a aparecer en su programa de televisión. La Winfrey los entrevistará y reirán y llorarán juntos. Y la teleaudiencia que depende tanto de Oprah para forjar sus opiniones acusará a la Iglesia Católica de haber maltratado a un hombre de Dios debido a la adherencia eclesiástica a una forma de vida “obsoleta y antinatural.” Para ellos, el reverendo Cutié será una víctima, no una persona que violó sus votos.

Que Dios bendiga al reverendo Alberto Cutié y su prometida que ahora comienzan nuevas vidas en otra comunidad eclesial. Oremos por ellos, pero oremos mucho por la Iglesia Católica de Miami, cuya herida abierta es el legado que el reverendo Cutié le dejó. Señor Jesús: sánalos a todos y que haya arrepentimiento, conversión, reparación y una voluntad renovada a no pecar más.

- Read the English version of this post here.

jueves, mayo 28, 2009

Cómo me pasó a mí

Autor: Alberto Rosario | Fuente: El Visitante

Don Alberto Rosario Es necesario que todos sepan que Dios no está de vacaciones; El sigue actuando hoy como en tiempo de los apóstoles y quiere ser parte de nuestras vidas, si así se lo permitimos.

¡Cómo no compartir las manifestaciones del amor misericordioso de Dios cuando éstas nos transforman! Es muy válido querer tener una experiencia con Dios, pero la rutina diaria a veces ahoga ese deseo para que sea transformador. La fe es muy frágil, como un papel pegado a la nevera de nuestra casa, y en la medida que va secando, cualquier brisa hace que se despegue; ahí va la fe... se la llevó el viento.

He estado en la Iglesia desde mi adolescencia, más de cuarenta años, asumiendo distintos roles que entiendo han sido parte de mi formación. Una formación que en momentos me llevó a servir a pacientes con HIV / Sida, en retiros, consejos parroquiales y en la comunidad parroquial, como católico práctico y por supuesto, tratando de ser el mejor padre de familia y esposo con casi treinta y ocho años de experiencia.

Pero un día la Virgen María fue la cómplice de su Hijo Jesús, que me cautivó con el libro Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen María y El Secreto de María (San Luis Grignion de Montfort). Así sucedió: una combinación de Madre e Hijo me permitió consagrarme como esclavo de Jesús y María, fascinado a su servicio. Un año después Ella me transfirió a su Hijo diciéndome: “Haz lo que El te diga”. Así El me reclutó al servicio de la Divina Misericordia, que es El mismo.

La Divina Misericordia me permitió descubrir que María es el Eco de Jesús y Jesús es el Eco de María. El, Jesús, me permitió descubrir que su mayor atributo es la Misericordia. Lo primero que hizo fue cubrir mis miserias con su ilimitada e insondable Misericordia. Me cautivó con todo tipo de detalles de amor misericordioso para mí y mi familia; me llenó de paz y de alegría; también de mucha energía, fuerzas y deseo de servirle. Me tocó el corazón, lo sanó y me enamoró porque hay que enamorarse de Dios. Si no te enamoras no puedes seguir adelante.

En el proceso de transformación acudí a visitar el Santuario Nacional de la Divina Misericordia en Eden Hill, Stockbridge, Massachusetts, dirigido por los Marianos de la Inmaculada Concepción. Esta orden religiosa de origen polaco de más de trescientos años de fundada, trajo la devoción de la Divina Misericordia a América después de fallecer Santa Faustina en el 1938. Regresé a la Isla para llevar el mensaje del Dios Misericordioso y vivir la devoción como estilo de vida. De eso se trata.

En menos de un año, por la misericordia y la gracia de Dios fui certificado oficialmente promotor de la devoción de la Divina Misericordia en la Isla, al servicio de nuestra Iglesia. Como me pasó a mí, te puede pasar a ti; ruégale que así sea. ¡Jesús, en ti confío! Amén.

Para información pueden llamar al 787-612-4178 o escribir a: divinamisericordiapr@gmail.com o visitar www.divinamisericordiapr.org

(El autor es feligrés en la Parroquia del Carmen Playa, en Vega Baja, Puerto Rico.)

martes, mayo 26, 2009

Juez Sotomayor nominada para el Supremo Federal

Amigos, de acuerdo a CNN, el President Barack Obama ha nombrado a la Juez Sonia Sotomayor para llenar la vacante dejada en el Tribunal Supremo de los EE.UU. tras el retiro de David Souter. Sotomayor es de padres puertorriqueños nacida en Nueva York donde ejerce como juez del Tribunal de Apelaciones, nombrada a ese cargo por el primer Presidente Bush.

Mi reacción es mixta. Primero, orgullo, porque el nombramiento demuestra que los puertorriqueños hemos llegado a nuestra adultez ciudadana como ciudadanos de los EE.UU. ¿Cómo no voy a sentirme orgulloso cuando uno de los míos es nombrado a tan alto cargo tras 110 años de historia común entre la Isla y los EE.UU?

Ahora, atempera mi orgullo el récord ignoto de la distinguida jurista acerca del derecho inalienable a la Vida que para mí es lo más importante y trasciende la simpatía que yo tenga por la honorable juez debido a nuestro origen común. Esa historia la estaré examinando con mucho cuidado y mi apoyo final será basado en ello.

Así pues, enhorabuena a la juez Sotomayor por el honor conferido y el reconocimiento que a través de ella se nos otorga a todos los puertorriqueños.

Lo demás está por verse.

*Una cosa que he notado en la cobertura mediática es que la juez Sotomayor obtuvo una educación católica temprana en Nueva York. Ya veremos cómo esto la influye, a ver si su fe católica ha hecho alguna diferencia en su vida y opiniones.

Temas en las cartas de Pablo

Autor: Padre Juan José Genovard | Fuente: El Visitante

Las cartas paulinas son escritos ocasionales, condicionados por situaciones concretas de su actividad misionera. El contexto en que se escribe cada carta influye en la temática de la misma. Para ver como aflora esta temática en la teología de Pablo, aludimos brevemente a tres de sus cartas: a los tesalonicenses, a los corintios y a los gálatas.

Primera Carta a los Tesalonicenses

“Una inscripción pagana en Tesalónica proclamaba: Después de la muerte no hay revitalización. Después de la tumba no hay un nuevo encuentro.”1 Esta inscripción nos ayuda a entender el contexto en el que es recibida la primera carta de Pablo: “La ‘tristeza’ por el destino de los muertos”2.

Pablo responde a la situación con el tema de la elección. El marco en el que esto sucede es el de la creencia en la parusía. Ante un final inminente, como era la convicción de la primera generación cristiana, se relativiza y se convierte en provisional cualquier actitud de vida. La elección significa seguridad: Ustedes los elegidos irán al encuentro del Señor cuando él venga. Aparece entonces el problema de los que van muriendo, para quienes Pablo anuncia la resurrección que les permitirá también asistir a la parusía.

Con todo, el tema central no es la resurrección sino la presencia del Espíritu que “impulsa desde dentro a la santificación en el amor entre hermanos y hermanas, porque es ese el Espíritu de Dios que anunciaron los profetas como Espíritu del tiempo final (Ezequiel 36: 26 ss.)”3.

Cartas a los Corintios

Pablo evangelizó a Corinto con su teología de la elección y la comunidad orientó su cristianismo a partir de ella. El problema aparece cuando el Espíritu se manifiesta con numerosos dones que se muestran con vehemencia y vitalidad en palabras y obras. Los Corintios realizan, por medio del Espíritu, la unidad identificadora con el Señor glorificado y participan así en su trascendencia cósmica y en su reinado definitivo (I Corintios. 4: 8). El proceso de salvación se entiende como una revelación neumática (por medio del Espíritu), aquí y ahora, de los más profundos misterios de Dios.

Nos hallamos ante el fenómeno que R. Knox describe en su conocido libro sobre el “entusiasmo” definiéndolo, de entrada, como “ultra-super-naturalismo”. “El germen de vida sobrenatural plantado en ellos recientemente está en peligro de acelerar la maduración de la semilla y producir una cosecha de sobrenaturalismo.”4

Esta carta de Pablo, es la gran ocasión para aclarar los términos y transformar su teología de la elección en una teología de la cruz específica y propia. Del mismo modo que en la I Tesalonicenses, la elección se presentaba íntimamente ligada al don del Espíritu, ahora en la I Corintios, el don de Espíritu tiene que entenderse a la luz de la teología de la cruz.

La teología de la cruz es un modo de interpretar a Dios y al mundo. Nos enseña a entenderlo todo a la luz del Dios revelado en Cristo Crucificado y pone cada realidad en su sitio delante de Dios. No es la cruz por la cruz, sino que, a propósito de la cruz, nos presenta una nueva visión del mundo según Dios. Nos habla del tipo de elección que Dios realiza y del tipo de relación que la comunidad elegida tiene con el mundo. “Dios aparece aquí por siempre y definitivamente, como aquel que elige lo que nada vale para que nadie tenga de que engreírse ante Dios.”5

Carta a los Gálatas

En Galacia se da otra situación: la presencia de los judaizantes. Éstos consideran al cristianismo como una agrupación intra-judía en la que tienen derecho a intervenir. Ellos se creen los auténticos herederos de la elección de Abraham, imponen la circuncisión y, sobre todo, exigen el sometimiento de los gentiles a la ley.

Pablo se sustenta tanto en la teología de la elección como en la teología de la cruz para enfrentar esta nueva situación. Dios ha llamado a los gálatas mediante el evangelio de Cristo, a un nuevo nivel de salvación, el nivel de la gracia. Este nivel se basa en la cruz de nuestro Señor Jesucristo. Los gálatas, al regresar a la ley, han olvidado esta doctrina y rechazan la imagen de Dios revelada en la cruz de Cristo.

La acción del Espíritu es escrita ahora en términos de la teología de la cruz. El evangelio nos remite a la gracia de Cristo, haciendo que muramos a la ley para vivir según Dios. La liberación de la esclavitud de la ley se realiza en la nueva condición de hijos e hijas de Dios. La justificación es un morir espiritual, una nueva creación porque en ella actúa Dios que llama a una nueva vida. Los que asumen esta vida nueva viven en el Espíritu, se expresan con la libertad de los hijos de Dios y actúan las obras del amor.

Estas tres pinceladas nos muestran la flexibilidad de Pablo para adecuar la doctrina a las diversas situaciones para evitar posibles desviaciones. Pablo invita a escudriñar las particularidades de cada contexto y detectar la palabra o el mensaje adecuado a cada situación. Nos indica los parámetros desde los cuáles leer y aplicar la palabra de Dios.

 

¡Anímate!

La celebración bimilenaria de San Pablo continúa hasta la fiesta de San Pedro y San Pablo el próximo 29 de junio. Entretanto, busca cómo conocer más al Apóstol de los gentiles. Puedes:

1. Repasar o releer sus escritos en la Santa Biblia. Invita a otros a conocer y celebrar su vida mediante grupos de estudio.

2. Haz una peregrinación a los templos designados por la Arquidiócesis para ganar las indulgencias del Año Santo. ¿Sabes cuáles son?

3. Haz una novena a San Pablo y ora por los países donde él predicó y por la unidad de los cristianos.

4. Predica el evangelio: puedes ser catequista; lector en tu parroquia; orar y ayudar económicamente alguna orden religiosa misionera, etc.

5. Conoce acerca de San Pablo. ¡Hay tanto que aprender de él!

 

Notas

1 The First Epistle to the Tessalonians, Tomado del Internet: Bibleinst.com / Bible School. p. 2

2 Senen Vidal. Pablo. De Tarso a Roma. Santander: Sal Terrae. 2007. P. 44

3 Ibid.P. 136

4 Ronald A. Knox. Enthusiasm. Maryland: Christian Classics: 1983. P. 11

5 Op. cit. Vidal. P. 25

lunes, mayo 25, 2009

Amar para ser felices

Autor: Padre José Pascual Benabarre | Fuente: El Visitante

Amar, lo que se dice amar de verdad, exige siempre olvidarse de sí mismo y de nuestros intereses para poner toda nuestra atención en la persona amada, cuyos intereses, necesidades y deseos queremos sinceramente ayudar a satisfacer. Y esto comporta sacrificio – gozoso, si se quiere, pero sacrificio de verdad, si el amor es total y desinteresado.

El buen Jesús, que sabía lo que es amar de verdad, y hablaba siempre con propiedad y corrección, nos dice en el Evangelio de este VI Domingo del Tiempo pascual (Jn 15: 9-17), “que nos amemos unos a otros como Él nos amó para que nuestra alegría sea total”. ¡Extraña, pero verdadera condición para ser felices!

Qué es amor

“Amor es un sentimiento que mueve a desear que la realidad amada: otra persona, un grupo humano o alguna cosa alcance lo que se juzga su bien, a procurar que ese bien se cumpla y a gozar como bien propio el hecho de haberlo cumplido” (Real academia española, Diccionario de la lengua española). De este fino amor, hay que distinguir el romántico, que sólo se queda en palabras bonitas o deseos vacíos.

Orden en el amor

Para que el amor sea según Dios, única forma de hacernos verdaderamente felices, ha de ser desinteresado y ordenado. Desinteresado significa que, al amar, no debemos buscar subrepticiamente muestros intereses ni pensar en retribuciones de ninguna clase. Se ha de amar no para obtener beneficio alguno, sino buscando exclusivamente el bien de la persona amada.

Y la justicia exige que, en primer lugar y sobre toda otra consideración, “amemos a Dios con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma, con toda nuestra mente y con todas nuestras fuerzas. Y al prójimo como a nosotros mismos. No existe otro mandamiento mayor que éstos” (Mc 12: 31-32).

Ya se entiende que esa totalidad en el amor a Dios no excluse otros amores legítimos y necesarios, pues el mismo Jesús nos manda amar también al prójimo. Y en otra ocasión nos advierte consoladoramente que “cuanto hagamos a los hermanos más pequeños lo toma Él como hecho a su persona” (Mt 25: 40). Las obras de misericordia que tenemos que hacer para ir al Cielo, nos enseñan lo mismo (ver Mt 25: 46).

En cuanto al amor a las criaturas, nuestros padres y resto de la familia deben ocupar el primer lugar después de Dios. Sería un pecado olvidarles en sus necesidades para atender a otros.

Amar a Dios sobre todas las cosas puede exigirnos grandes y dolorosos sacrificios que, por ser grandes, pensamos que merecen también grandes recompensas. Y, sin embargo, San Juan nos advierte que no hay lugar para la vanagloria, pues fue Dios quien se adelantó a amarnos mucho antes de que pudiéramos hacerlo nosotros (ver 1 Jn 4: 10). Nos amó al crear el mundo para nosotros, en quienes pensó individualmente con nombre y apellidos; nos amó infinitamente al morir por nosotros en la cruz; y nos sigue amando y protegiendo con su Providencia.

A menor escala, pero algo de esto hicieron nuestros padres (muy especialmente la madre). Pensemos en los nueve meses que nos llevó con tanto cuidado en su seno; y en sus desvelos durante nuestra infancia y niñez. Y no nos olvidemos de los padres, que tuvieron que trabajar tanto para que no nos faltara nada. Por todo eso, después del amor a Dios, tiene que venir el amor a nuestros progenitores.

Amar para ser felices

Una aserción inverosímil o absurda, que se presenta con apariencias de verdadera, se llama paradoja. Eso es, precisamente, afirmar que para ser verdaderamente felices hay que amar, cuando sabemos que amar de verdad exige no poco sacrificio. Y, sin embargo, es verdad. Lo experimentaron todos los Santos del cielo, y nos lo afirma solemnemente el buen Jesús: “Os he hablado de estas cosas (de amaros unos a otros) para que mi alegría esté en vosotros, y vuestra alegría llegue a plenitud” (Jn 15: 11).

¡Gracias, Buen Jesús, por tus hermosas enseñanzas!

Mi rincón de oración

PrayerNook

¿Tienes algún lugar en tu hogar en donde puedas estar a solas con el Señor? Si no lo tienes, deberías de o buscar un lugar así, o de arreglar uno. Puede ser un cuarto especial, o puede ser debajo de algún árbol en tu jardín, no importa. Busca un lugar en donde puedas estar a solas con el Señor por al menos 15 minutos diarios.

La amistad con el Señor es como cualquiera otra amistad en este respecto, tienes que cultivarla y eso se hace hablando.

¡Encuentra ese lugar especial en donde puedas hacer coloquios con el Señor!

sábado, mayo 23, 2009

¡Vivificat Reinaugurada!

Padres, hermanos y hermanas:

¡Cristo ha resucitado! ¡En verdad ha resucitado!

Gracias a los buenos oficios de George yAshley Weis, dueños de Tekeme.com, y verdaderos artistas del pincel digital, los blogs Vivificat y Vivificat en Español despliegan ahora con mucho orgullo una nueva fachada gráfica que me parece comunica de mejor manera el espíritu que quiero compartir con todos ustedes en este vehículo de expresión personal. George y Ashley trabajaron conmigo en cada etapa de diseño y desarrollo, queriendo hasta conocerme mejor para así capturar la esencia de esta publicación digital.

La nueva fachada gráfica es simple, fácil de usar, y al día en todas las tecnologías que pueden ser integradas a esta. Más aun, me concede control completo no importa dónde me encuentre y eso siempre es útil y hasta necesario en este mundo de viaje y ajetreo constante.

Pero también quiero actualizar los objetivos de este blog. Sí, todavía quiero influir y hasta cambiar la cultura mediante el intercambio noticioso, la opinión, y la reflexión pausada. Pero quiero hacerme el propósito ahora más que nunca desde un punto de vista contemplativo, que me lleve de la oración a la acción, que me ayude a aplicar lo que he aprendido en la oración, la adoración, la lectio divina, el estudio escolástico y lo pueda compartir a través de un verdadero diálogo con todos ustedes.

Al concluir su reciente mensaje en anticipación al XLIII Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, el Santo Padre Benedicto XVI dijo lo siguiente:

Quisiera concluir este mensaje dirigiéndome de manera especial a los jóvenes católicos, para exhortarlos a llevar al mundo digital el testimonio de su fe. Amigos, sentíos comprometidos a sembrar en la cultura de este nuevo ambiente comunicativo e informativo los valores sobre los que se apoya vuestra vida. En los primeros tiempos de la Iglesia, los Apóstoles y sus discípulos llevaron la Buena Noticia de Jesús al mundo grecorromano. Así como entonces la evangelización, para dar fruto, tuvo necesidad de una atenta comprensión de la cultura y de las costumbres de aquellos pueblos paganos, con el fin de tocar su mente y su corazón, así también ahora el anuncio de Cristo en el mundo de las nuevas tecnologías requiere conocer éstas en profundidad para usarlas después de manera adecuada. A vosotros, jóvenes, que casi espontáneamente os sentís en sintonía con estos nuevos medios de comunicación, os corresponde de manera particular la tarea de evangelizar este "continente digital". Haceos cargo con entusiasmo del anuncio del Evangelio a vuestros coetáneos. Vosotros conocéis sus temores y sus esperanzas, sus entusiasmos y sus desilusiones. El don más valioso que les podéis ofrecer es compartir con ellos la "buena noticia" de un Dios que se hizo hombre, padeció, murió y resucitó para salvar a la humanidad. El corazón humano anhela un mundo en el que reine el amor, donde los bienes sean compartidos, donde se edifique la unidad, donde la libertad encuentre su propio sentido en la verdad y donde la identidad de cada uno se logre en una comunión respetuosa. La fe puede dar respuesta a estas aspiraciones: ¡sed sus mensajeros! El Papa está junto a vosotros con su oración y con su bendición.

Ahora, no seré tan joven como la gente que el Santo Padre tendrá en mente, pero tengo una vocación confirmada a escribir y un talento para este medio que quiero poner al servicio de Cristo y su Iglesia.

Por todo esto, declaro a este blog reinaugurada en el Nombre del Padre, del Hijo y del + Espíritu Santo. Que nuestro Dios Trino y Uno haga su morada en todo aquel que visite este humilde medio y que le conceda la gracia que más necesita en este momento.

viernes, mayo 22, 2009

Renovación en progreso



Amigos, como pueden ver, la nueva fachada gráfica está desplegada. Pero todo estará en flujo durante el fin de semana mientras reorganizo las cosas. Todo el contenido sigue estando disponible.

Déjenme saber si les gusta la nueva fachada gráfica.

jueves, mayo 21, 2009

Celebramos hoy la Solemnidad de la Ascensión del Señor

(otras jurisdicciones observarán la fiesta el próximo domingo)

Lectura del Oficio de Lecturas para la Solemnidad de la Ascensión
Sermón sobre la Ascensión del Señor, Mai 98, 1-2 de San Agustín, obispo


Nadie asciende al cielo, sino el que desciende del cielo

Escuchemos al Apóstol: Ya que habéis resucitado con Cristo, buscad los bienes de allá arriba, donde está Cristo, sentado a la derecha de Dios; aspirad a los bienes de arriba, no a los de la tierra. Y así como él ascendió sin alejarse de nosotros, nosotros estamos ya allí con él, aun cuando todavía no se haya realizado en nuestro cuerpo lo que nos ha sido prometido.

Él fue ya exaltado sobre los cielos; pero sigue padeciendo en la tierra todos los trabajos que nosotros, que somos sus miembros, experimentamos. De lo que dio testimonio cuando exclamó: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? Así como, tuve hambre, y me disteis de comer.

¿Por qué no vamos a esforzarnos sobre la tierra, de modo que gracias a la fe, la esperanza y la caridad, con las que nos unimos con él, descansemos ya con él en los cielos? Mientras él está allí, sigue estando con nosotros; y nosotros, mientras estamos aquí, podemos estar ya con él allí. Él realiza aquello con su divinidad, su poder y su amor; nosotros, en cambio, aunque no podemos llevarlo a cabo como él con la divinidad, sí que podemos por el amor hacia él.

No se alejó del cielo, cuando descendió hasta nosotros; ni de nosotros, cuando regresó hasta él. Él mismo es quien asegura que estaba allí mientras estaba aquí: nadie subido al cielo, sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre que está en el cielo.

Esto se refiere a la unidad, ya que es nuestra cabeza, y nosotros su cuerpo. Y nadie, excepto él, podría decirlo, ya que nosotros estamos identificados con él, en virtud de que él, por nuestra causa, se hizo Hijo del hombre, y nosotros, por él, hemos sido hechos hijos de Dios.

En este sentido dice el Apóstol: Lo mismo que el cuerpo es uno y tiene muchos miembros, y todos los miembros del cuerpo, a pesar de ser muchos, son un solo cuerpo, así es también Cristo. No dice: "Así es Cristo", sino: Así es también Cristo. Por tanto, Cristo es un solo cuerpo formado por muchos miembros.

Bajó, pues, del cielo por su misericordia, pero ya no subió él solo, puesto que nosotros subimos también en él por la gracia. Así, pues, Cristo descendió él solo, pero ya no ascendió él solo; no es que queramos confundir la dignidad de la cabeza con la del cuerpo, pero sí afirmamos que la unidad de todo el cuerpo pide que éste no sea separado de su cabeza.

- Fuente: El Testigo Fiel.

miércoles, mayo 20, 2009

Pope2You: El Papa en la Red

Fuente: ACIPrensa.

El Presidente del Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales, Mons. Claudio Maria Celli, anunció el lanzamiento del sitio web "Pope2you.net" este jueves 21 de mayo con la finalidad de que los jóvenes entren, en el mundo digital, en contacto con el Papa Benedicto XVI.

Así lo indicó el Prelado a L'Osservatore Romano, quien indicó además que esta iniciativa se enmarca en los actos celebrativos de la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, que se celebra este domingo 24 de mayo y que este año lleva como lema "Nuevas tecnologías, nuevas relaciones".

La idea de este sitio web, dijo luego el Arzobispo, "es que para poder entrar en un diálogo fértil, rico, caracterizado por el respeto y la amistad, hemos querido utilizar el mundo digital, es decir el instrumento más amigable para ellos (los jóvenes), a través del cual se encuentran cotidianamente y en ocasiones sin conocerse en persona".

Comentando luego las palabras de aliento que el Papa Benedicto XVI dirigió en la Audiencia General de hoy a los jóvenes sobre el buen uso de la tecnología, Mons. Celli afirmó que "el llamado de esta mañana representa un estímulo y un aliento. El estímulo es el de ser propositivos al promover una cultura de diálogo, del respeto recíproco, de la amistad. El aliento es para involucrarse en el mundo de las redes sociales, y dar allí testimonio del amor de Dios por todos los hombres".

El Presidente del Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales precisó también que el nuevo sitio web "permitirá acceder directamente al mundo paralelo de facebook gracias a un aplicación que permitirá enviar a los propios amigos una fotografía virtual con una frase elegida de los discursos del Papa".

"Es necesario precisar –añadió– que la presencia misma del Papa en el facebook se limita a esto, es decir a la posibilidad de enviar una fotografía suya con una dedicatoria, es decir con una frase tomada de su magisterio".

Este nuevo sitio web estará en cinco idiomas: italiano, español, inglés, francés y alemán. En él, concluyó, "los jóvenes no solo podrán encontrar todas las noticias referentes al Papa y su actividad, sino que también podrán entrar en contacto con la persona de Benedicto XVI, a través de su palabra".

El nuevo sitio web que estará disponible desde mañana es: http://www.pope2you.net.

martes, mayo 19, 2009

¡Se transforma Vivificat!

Amigos, tras un año de duración de la presente fachada gráfica de ¡Vivificat! diseñada por mí, he alcanzado el límite de lo que puedo hacer con mis limitados conocimientos en HTML 1, así que he contratado los servicios de Tekeme Studios para poner el blog al día con las últimas versiones de XML y CSS. La nueva fachada me permitirá también integrar las más nuevas tecnologías de publicación digital más fácil y rápidamente.

Me encontré con la obra de Tekeme Studios cuando accedí por casualidad el blog del Padre Dwight Longenecker. Fue una coincidencia de esas que se pueden llamar "providenciales" que el blog del Padre Longenecker compartiera muchas de sus características con Vivificat, empero en un diseño limpio, integrado y hermoso. El blog del Padre Dwight Longenecker servirá de modelo a la quinta - y definitiva - versión de ¡Vivificat! en sus dos versiones en inglés y en español.

No creo que la nueva versión sea desplegada hasta el mes que viene (junio) y mientras tanto tengo que organizar un par de cosas para aprovechar la nueva fachada gráfica al máximo, aunque no preveo cambio alguno en la frecuencia de los "posteos".

Manténganos en oración mientras rediseñamos y relanzamos este blog para la gloria de Dios y el servicio de su Santa Iglesia.

Directrices para evaluar el Reiki como terapia alternativa

Comité Doctrinal de la Conferencia Estadounidense de Obispos Católicos

WASHINGTON, sábado, 16 mayo 2009 (ZENIT.org).- Publicamos el documento "Directrices para evaluar el Reiki como terapia alternativa" publicado por Comité Doctrinal de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos.

La traducción al español ha sido realizada por Luis Santamaría del Río, miembro de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES), del original inglés (http://www.usccb.org/dpp/Evaluation_Guidelines_finaltext_2009-03.pdf), y ha sido autorizada por la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB), depositaria de los derechos de autor, que ha permitido también su difusión.

* * *

1. Con frecuencia se formulan preguntas sobre las diversas terapias alternativas disponibles en los Estados Unidos. A los obispos se les pregunta en ocasiones: «¿Cuál es la posición de la Iglesia sobre estas terapias?» El Comité Doctrinal de la USCCB ha preparado este recurso para asistir a los obispos en sus respuestas.

I. CURACIÓN POR GRACIA DIVINA Y CURACIÓN POR PODERES NATURALES

2. La Iglesia reconoce dos clases de curación: la curación por gracia divina y la curación que utiliza los poderes de la naturaleza. En cuanto a la primera, podemos señalar al ministerio de Cristo, que realizó muchas curaciones físicas y encargó a sus discípulos continuar esa tarea. Siendo fieles a este encargo, desde el tiempo de los apóstoles la Iglesia ha intercedido a favor del enfermo mediante la invocación del nombre del Señor Jesús, pidiendo la curación por el poder del Espíritu Santo, ya sea en la forma de la imposición sacramental de las manos y la unción con el óleo, ya sea en la forma de simples oraciones por la curación, que a menudo incluyen una invocación a los santos para conseguir su ayuda. En cuanto a la segunda, la Iglesia nunca ha defendido la curación divina -que viene dada como un don de Dios- como excusa para excluir el recurso a los medios naturales de curación a través de la práctica de la medicina (1). Junto con su sacramento de curación y con las diversas oraciones para la sanación, la Iglesia cuenta en su haber con una larga historia de cuidado de los enfermos mediante la utilización de medios naturales. El signo más obvio de esto es el gran número de hospitales católicos que se encuentran en todo nuestro país.

3. Las dos clases de curación no son excluyentes. El hecho de que sea posible ser curado por el poder divino, no significa que no debamos recurrir a los medios naturales que están a nuestra disposición. No nos corresponde a nosotros decidir si Dios curará o no a alguien con medios sobrenaturales. Como afirma el Catecismo de la Iglesia Católica, el Espíritu Santo da en ocasiones a algunas personas «un carisma especial de curación para manifestar la fuerza de la gracia del Resucitado» (2). Sin embargo, este poder de curación no está a disposición del hombre, porque «ni siquiera las oraciones más fervorosas obtienen la curación de todas las enfermedades» (3). Por lo tanto, el recurso a los medios naturales de curación sigue siendo totalmente apropiado, ya que están a disposición del hombre. De hecho, la caridad cristiana exige no negarles a las personas enfermas los medios naturales de curación.

II. REIKI Y CURACIÓN

A) Los orígenes y las características básicas del reiki

4. El reiki es una técnica de curación inventada en Japón a principios del siglo XIX por Mikao Usui, que estudiaba textos budistas (4). De acuerdo con la enseñanza del reiki, la enfermedad es consecuencia de algún tipo de trastorno o desequilibrio en la «energía vital» de la persona. Un practicante de reiki lleva a cabo la curación al poner sus manos en determinadas posiciones sobre el cuerpo del paciente para así facilitar el flujo del reiki, la «energía vital universal», del practicante al paciente. Hay numerosas posiciones de las manos para tratar diferentes problemas. Los partidarios del reiki aseguran que el practicante no es la fuente de la energía sanadora, sino simplemente un canal para que fluya (5). Para llegar a ser un practicante de reiki, la persona debe recibir una «iniciación» o «armonización» por parte de un Maestro reiki. Esta ceremonia hace que la persona esté «armonizada» con la «energía vital universal», lo cual le permite servir como un conducto para ella. Se dice que hay tres niveles diferentes de armonización (algunos enseñan que son cuatro). En los niveles superiores, uno puede canalizar supuestamente la energía reiki y realizar curaciones a distancia, sin contacto físico.

B) El reiki como un medio natural de curación

5. Aunque los partidarios del reiki parecen estar de acuerdo en que no representa una religión en sí misma, sino una técnica que puede ser utilizada por gente de muchas tradiciones religiosas, el reiki tiene diversos aspectos de una religión. Con frecuencia se describe el reiki como un tipo de curación «espiritual», en oposición a los procedimientos médicos comunes de curación que emplean medios físicos. Gran parte de la literatura sobre el reiki está llena de referencias a Dios, a la Diosa, al «poder de curación divino» y a la «mente divina». Afirman que la energía vital procede directamente de Dios, la «Inteligencia Superior» o la «conciencia divina». Asimismo, las diversas «armonizaciones» que el practicante de reiki recibe de un Maestro reiki se logran a través de «ceremonias sagradas» (que tradicionalmente han sido mantenidas en secreto por los Maestros reiki). Además, se describe frecuentemente al reiki como un «modo de vivir», con una lista de cinco «preceptos reiki» que prescriben una conducta ética apropiada.

6. Sin embargo, hay algunos practicantes de reiki, sobre todo enfermeras, que intentan acercarse al reiki como un mero medio natural de curación. Pero si se considera como un medio natural de curación, el reiki pasa a ser evaluado bajo los parámetros de las ciencias naturales. Es cierto que puede haber medios de curación natural que no hayan sido entendidos o reconocidos por la ciencia. Sin embargo, la ciencia es la que proporciona los criterios fundamentales para juzgar si alguien se debe confiar o no a un medio natural de curación en concreto.

7. Juzgado de acuerdo con estos parámetros, el reiki carece de credibilidad científica. No ha sido aceptado por las comunidades científicas y médicas como una terapia efectiva. Faltan estudios científicos acreditados que atestigüen la eficacia del reiki, así como la explicación científica plausible de cómo podría posiblemente ser eficaz. La explicación de la eficacia del reiki depende enteramente de una cosmovisión particular que ve el mundo como permeado por esta «energía vital universal» (reiki) que está sujeta a la manipulación por el pensamiento y la voluntad humanos. Los practicantes de reiki afirman que su capacitación les permite canalizar la «energía vital universal» que está presente en todas las cosas. Sin embargo, esta «energía vital universal» es desconocida para la ciencia natural. Como la presencia de tal energía no se ha observado por los medios de la ciencia natural, la justificación para estas terapias debe provenir necesariamente de algo diferente a la ciencia.

C) El reiki y el poder sanador de Cristo

8. Algunas personas han intentado identificar el reiki con la curación divina conocida por los cristianos (6). Se equivocan. La diferencia radical puede apreciarse de inmediato en el hecho de que para el practicante de reiki el poder sanador está a disposición del hombre. Algunos maestros quieren eludir esta implicación y arguyen que no es el practicante de reiki quien realiza personalmente la curación, sino la energía reiki dirigida por la conciencia divina. No obstante, la realidad es que para los cristianos el acceso a la curación divina es mediante la oración a Cristo como Señor y Salvador, mientras que la esencia del reiki no es una oración sino una técnica que transmite el «Maestro reiki» al alumno, una técnica que una vez que se llega a dominar, producirá formalmente los resultados previstos (7). Algunos practicantes intentan cristianizar el reiki añadiendo una oración a Cristo, pero esto no afecta a la naturaleza esencial del reiki. Por estas razones, el reiki y otras técnicas terapéuticas similares no pueden identificarse con lo que los cristianos llamamos curación por la gracia divina.

9. La diferencia entre lo que los cristianos reconocemos como curación por la gracia divina y la terapia reiki también queda de manifiesto en los términos básicos que utilizan los partidarios del reiki para describir lo que sucede en la terapia reiki, particularmente en lo relativo a la «energía vital universal». Ni la Escritura ni la tradición cristiana en su conjunto consideran el mundo natural como algo basado en la «energía vital universal» que quede sujeto a la manipulación por parte del poder natural humano del pensamiento y de la voluntad. De hecho, esta cosmovisión tiene sus orígenes en las religiones orientales y tiene un cierto carácter monista y panteísta, en el que las distinciones entre uno mismo, el mundo y Dios tienden a diluirse (8). Como hemos visto, los practicantes de reiki son incapaces de diferenciar con claridad entre el poder de curación divino y el poder que está a disposición del hombre.

III. CONCLUSIÓN

10. La terapia reiki no encuentra apoyo ni en los hallazgos de la ciencia natural ni en la doctrina cristiana. Para un católico, creer en la terapia reiki plantea problemas irresolubles. En términos del cuidado de la salud física propia o la de los demás emplear una técnica que no tiene apoyo científico (ni siquiera plausibilidad) por lo general no es prudente.

11. En términos del cuidado de la salud espiritual personal, existen importantes peligros. Para usar el Reiki, uno tendría que aceptar, al menos de forma implícita, conceptos claves de la cosmovisión que subyacen a la teoría reiki, elementos que no pertenecen ni a la fe cristiana ni a la ciencia natural. Sin justificación ni en la fe cristiana ni en la ciencia natural, no obstante, un católico que pone su confianza en el reiki estaría actuando en la esfera de la superstición, tierra de nadie que no es la fe ni la ciencia (9). La superstición corrompe la adoración personal de Dios, ya que conduce el sentimiento religioso personal y la práctica hacia una dirección equivocada (10). Dado que a veces la gente cae en la superstición por ignorancia, es responsabilidad de todos los que enseñan en el nombre de la Iglesia eliminar tal ignorancia en la medida de lo posible.

12. Dado que la terapia reiki no es compatible ni con la doctrina cristiana ni con la evidencia científica, no sería apropiado para las instituciones católicas -como aquellas encargadas del cuidado de salud o los centros de retiro- o para las personas que representan a la Iglesia -como los capellanes católicos- promover o prestar apoyo a la terapia reiki.

Mons. William E. Lori (Presidente)

Obispo de Bridgeport

Mons. John C. Nienstedt

Arzobispo de St. Paul y Minneapolis

Mons. Leonard P. Blair

Obispo de Toledo

Mons. Arthur J. Serratelli

Obispo de Paterson

Mons. José H. Gómez

Arzobispo de San Antonio

Mons. Allen H. Vigneron

Obispo de Oakland

Mons. Robert J. McManus

Obispo de Worcester

Mons. Donald W. Wuerl

Arzobispo de Washington

NOTAS AL PIE

1. Cf. Congregación para la Doctrina de la Fe, Instrucción sobre las oraciones para obtener de Dios la curación (14 de septiembre de 2000), I, 3: «Obviamente, el recurso a la oración no excluye, sino que al contrario anima a usar los medios naturales para conservar y recuperar la salud, así como también incita a los hijos de la Iglesia a cuidar a los enfermos y a llevarles alivio en el cuerpo y en el espíritu, tratando de vencer la enfermedad».

2. Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1508.

3. Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1508.

4. También se afirma que simplemente redescubrió una antigua técnica tibetana, pero se carece de pruebas que corroboren esta afirmación.

5. Sin embargo, como veremos más abajo, las distinciones entre uno mismo, el mundo y Dios tienden a desmoronarse en el pensamiento reiki. Algunos maestros de reiki explican que al final uno alcanza la comprensión de que uno mismo y la «energía vital universal» son uno, «que somos fuerza vital universal y que todo es energía, incluidos nosotros mismos» (Libby Barnett - Maggie Chambers - Susan Davidson, Reiki Energy Medicine: Bringing Healing Touch into Home, Hospital, and Hospice [Rochester, Vt.: Healing Arts Press, 1996], p. 48; cf. también p. 102).

6. Por ejemplo, cf. «Reiki and Christianity» en http://iarp.org/articles/Reiki_and_Christianity.htm, y «Christian Reiki» en http://areikihealer.tripod.com/christianreiki.html, y la web www.christianreiki.org.

7. Los Maestros de reiki ofrecen cursos de capacitación con varios niveles de avance, servicios por los que los maestros exigen una remuneración pecuniaria significativa. El alumno tiene la expectativa y el Maestro de reiki ofrece la garantía de que la inversión que hace de tiempo y dinero le permitirá llegar a dominar una técnica que producirá los resultados esperados.

8. Aunque esto parece implícito en la doctrina reiki, algunos de sus partidarios plantean explícitamente que al final no existe una distinción entre uno mismo y el reiki. «La alineación con uno mismo y ser reiki es un proceso abierto. La buena voluntad para dedicarse a este proceso favorece tu evolución y puede llevarte al reconocimiento sostenido y a la experiencia final de que tú eres fuerza vital universal» (The Reiki Healing Connection [Libby Barnett, M.S.W.], http://reikienergy.com/classes.htm, con acceso el 6/2/2008 [énfasis en el original]). Diane Stein resume el sentido de algunos de los «símbolos sagrados» usados en la armonización del reiki como «La Diosa en mí saluda a la Diosa en ti», «Hombre y Dios llegando a ser uno» (Essential Reiki Teaching Manual: A Companion Guide for Reiki Healers [Berkeley, Cal.: Crossing Press, 2007], pp. 129-131). Anne Charlish y Angela Robertshaw explican que la armonización superior del reiki «señala un cambio del ego y de uno mismo a un sentimiento de unidad con la energía vital universal» (Secrets of Reiki [New York, N.Y.: DK Publishing, 2001], p. 84).

9. Algunas formas de reiki enseñan la necesidad de invocar la asistencia de seres angélicos o «guías espirituales reiki». Esto introduce el riesgo lejano de exposición a fuerzas o poderes malévolos.

10. Cf. Catecismo de la Iglesia Católica, n. 2111; Santo Tomás de Aquino, Summa theologiae II-II, q. 92, a. 1.

sábado, mayo 16, 2009

Apéndice – Nuestra Señora de Fátima, los Protocolos de los Sabios de Sión y los Errores de Rusia

Amigos, quiero compartir una inquietud a modo de anejo a la serie sobre el antisemitismo y la judeofobia. Traigo a colación las apariciones de Nuestra Señora juzgadas por la Iglesia como dignas de crédito, a tres pastorcitos del pueblo de Fátima en Portugal en 1917. Estas revelaciones, aunque reconocidas por la Iglesia, son revelaciones privadas que en sí solamente atan a los videntes y a nadie más. Sin embargo, muchos han sido quienes a lo largo de los años han encontrado esperanza y sosiego en estas revelaciones, particularmente en esos “secretos” que Nuestra Señora dio a guardar a los niñitos que la vieron.

Uno de esos secretos es relevante a este tema del antisemitismo y los llamados Protocolos de los Sabios de Sión y es el siguiente:

La guerra (la I Guerra Mundial) pronto terminará. Pero si no dejaren de ofender a Dios, en el pontificado de Pío XI comenzará otra peor. Cuando veáis una noche iluminada por una luz desconocida, sabed que es la gran señal que Dios os da de que va a castigar al mundo por sus crímenes, por medio de la guerra, del hambre y de las persecuciones a la Iglesia y al Santo Padre. Para impedirla, vendré a pedir la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón y la Comunión reparadora de los Primeros Sábados. Si se atienden mis deseos, Rusia se convertirá y habrá paz; si no, esparcirá sus errores por el mundo, promoviendo guerras y persecuciones a la Iglesia. Los buenos serán martirizados y el Santo Padre tendrá mucho que sufrir; varias naciones serán aniquiladas. Por fin mi Inmaculado Corazón triunfará. El Santo Padre me consagrará a Rusia, que se convertirá, y será concedido al mundo algún tiempo de paz.

El énfasis es mío. Y esta es la fuente.

Muchos han visto el cumplimiento principal de esa profecía en el auge del bolchevismo ruso y todas sus manifestaciones, los gulags y el esparcimiento de regímenes filiales en la Europa Oriental, Asia y América Latina. Pero el final de la Guerra Fría nos permite ampliar la óptica de esa profecía.

Los Protocolos de los Sabios de Sión fue publicado por primera vez en 1903, en la Rusia zarista para justificar ideológicamente los pogromos que sufrían los judíos. Nos dice la Wikipedia que…

…si bien ha sido muy leído y citado por sectores antisemitas, su verdadera autoría resulta confusa. La teoría más aceptada dice que fue obra de los servicios secretos zaristas, que buscaban desacreditar a la izquierda bolchevique acusándolos de colaborar con la conspiración judía expresada en el libro (Marx, Trotsky y Kérensky, por ejemplo, eran de ascendencia judía). Los teóricos de la conspiración señalan generalmente que estas reuniones se habrían llevado a cabo en el Primer Congreso Sionista de Basilea (Suiza), del 20 al 31 de agosto de 1897, presidido por Theodor Herzl. Sin embargo, no hay evidencias que lo demuestren. En diciembre de 1901, un oscuro personaje conocido como Sergei Nilus afirmó haber traducido al ruso unos textos que en conjunto tituló Los protocolos de los sabios de Sión. Durante los primeros quince años, los Protocolos tuvieron escasa influencia. A partir de 1917 vendieron millones de ejemplares en más de veinte idiomas.

El énfasis es mío otra vez.

Qué curioso dato ese y qué coincidencia que los Protocolos comenzaron a esparcirse con ímpetu el mismo año de las apariciones en Fátima. Desde entonces y desde Rusia, afectaron y continúan afectando el antisemitismo mundial que tanto han hecho sufrir al Pueblo de Dios—a la Iglesia y a los judíos. Es como si el comienzo del esparcimiento de los errores rusos comenzó inmediatamente como reacción a la advertencia dada por Nuestra Señora a los videntes de Fátima.

Nuestra Señora es apolítica. Ella nunca dijo que los errores rusos se limitarían a la extensión del bolchevismo. Nunca lo especificó. Aparentemente los errores rusos vendrían en diversos sabores incluyendo este tan identificado con nuestros fascistas.

Hasta el mismo cielo se ha declarado contra los errores rusos contenidos en Los Protocolos de los Sabios de Sión. Aquí hay una lección que se ignora a cuenta y riesgo propio.

P.D.

Y si a los antisemitas no le gusta la cita de la Wikipedia, que busquen una mejor que la contradiga.

No al Antisemitismo y a la Judeofobia - Conclusión

Amigos, hemos llegado al final de esta serie en donde discutí a fondo el problema del antisemitismo y la judeofobia que todavía infectan ciertos sectores de opinión que se dicen católicos. Es hora de resumir lo dicho y de formular varias conclusiones generales que sirvan de guía a los católicos de buena fe que quieran tener relaciones fraternales y constructivas con nuestros hermanos del Testamento Anterior.

Empecé esta serie explicando el origen de esta como reacción a la infestación del odio hacia el judío como individuo, pueblo y practicante religioso demostrados por el blog Santa Iglesia Militante y otros afines. Partimos desde definiciones generalmente aceptadas sobre lo que es el antisemitismo, la cual fue criticada por “Constantino,” el escribiente de Santa Iglesia Militante por ser extraída de la Wikipedia, la cual a su vez desdeñó por ser fuente menos fidedigna controlada por magnates judíos sin atisbar si quiera en la falacia que caía con esa famélica crítica.

Hablé del “pliego acusatorio” contra ese blog, por desplegar con orgullo en su margen derecho un gráfico enlazado a una farsa comprobada, la de Los protocolos de los sabios de Sión la cual, según la Wikipedia, es un panfleto antisemita publicado por primera vez en 1903, en la Rusia zarista cuyo objetivo era justificar ideológicamente los pogromos que sufrían los judíos. Destaqué que el propósito de esta serie era de delinear una respuesta catequética desde la Palabra - oral y escrita - y exponer al antisemitismo como una mentira, un insulto a la fe y a la razón y como materia moral grave que lleva a quien la abrace libremente y con pleno conocimiento al pecado mortal.

Seguidamente destaqué cómo la salvación proviene de los judíos (San Juan IV: 22), haciéndome eco de la doctrina de la Iglesia que si bien la Iglesia es el nuevo Pueblo de Dios, no se ha de señalar a los judíos como reprobados de Dios ni malditos, como si esto se dedujera de las Sagradas Escrituras...Además, la Iglesia, que reprueba cualquier persecución contra los hombres, consciente del patrimonio comûn con los judíos, e impulsada no por razones políticas, sino por la religiosa caridad evangélica, deplora los odios, persecuciones y manifestaciones de antisemitismo de cualquier tiempo y persona contra los judíos.

Entonces discutí cómo la liturgia cristiana tiene sus raíces en la judía, siendo esta meramente una continuación del servicio de la sinagoga. Esta discusión sirvió de trasfondo a la siguiente en la cual expuse del uso que hace este segmento, en parte cismático y en parte irregular del llamado tradicionalismo católico, dentro del cual –“Constantino” milita–de la forma extraordinaria de la liturgia latina para ocultar su antisemitismo y judeofobia bajo un manto de piedad tradicional. Fue también en esa parte en la cual discutí cómo ese segmento se arroga para sí el poder de vetar las constituciones dogmáticas y declaraciones de los padres del Concilio Vaticano II.

En el subsiguiente epígrafe hablé del origen histórico del antisemitismo y la judeofobia y las fuerzas malignas que se han empatado para destruir el pueblo judío: el demonio, el mundo y la carne. Ahí nos dimos cuenta cómo antes del nacimiento de Cristo el demonio, el mundo y la carne odiaban la simiente de Abraham, Isaac y Jacob por una simple razón: porque de esa simiente nacería ese mismo Mesías, Dios-con-nosotros, Jesucristo. Para evitar su eventual nacimiento de una virgen judía los poderes del infierno intentaron destruir ese pueblo con tentaciones, guerras, invasiones, y exilios. Pero cuando la voluntad de Dios se hizo plena en la historia y su encarnación y nacimiento se convirtieron en hechos– expliqué –los poderes malignos cambiaron de estrategia, llegando a la conclusión de que para desvirtuar el amor de Dios y la Buena Nueva del Reino, era mucho mejor engañar a cuantos cristianos fuese posible, instigándolos a odiar a los judíos  y de ese modo, contar con la Iglesia de aliada para destruir esa simiente. El escándalo y los descréditos subsiguientes– piensan las fuerzas del infierno y de la muerte – lograrían la destrucción tanto del viejo Israel como del nuevo, matando así dos pájaros de un tiro. Desgraciadamente y para nuestra vergüenza colectiva, muchos han sido los que han caído y todavía caen en esa tentación, haciéndose cooperadores activos de esa tarea de destrucción. Pero bien lo prometió Jesús: los poderes del infierno y de la muerte no vencerán a la Iglesia (San Mateo XVI:18).

Los antisemitas y judeofóbicos en nuestra América Latina cuentan con una autoridad teológica que los absuelve de sus odios y prejuicios. Ese gran exculpador lo fue padre Julio Meinvielle y en la parte sexta de esta serie me dediqué a destruir en detalle su falsa autoridad. Concluí en esa parte diciendo que El odio no puede ser redefinido como “amor”. El magisterio de la Iglesia precede al de cualquier sacerdote individual. Para ser buen católico y para salvaguardar el destino eterno de nuestras almas hay que escoger el Magisterio de la Iglesia por sobre la opinión estrecha y mal informada del sacerdote Julio Meinvielle.

De ahí pasé a la parte más importante de la serie, en donde demostré que ser antisemita es vivir en pecado mortal y que el alma que muere en este pecado mortal sin arrepentimiento y reconciliación recibirá la condenación última de la separación eterna de Dios, o sea, el infierno. Expliqué detalladamente por qué aquellos que abrazan el antisemitismo están espiritualmente muertos y vacíos de la gracia santificante de Dios. También expliqué con lujo de detalles que aquellos que reciben la Sagrada Eucaristía en este estado son reos del Cuerpo y la Sangre del Señor, pues comen y beben su propia condenación por no discernir el estado de sus almas ante el Cuerpo y la Sangre de Cristo, coronando de este modo un conjunto de pecados mortales con la recepción indigna y sacrílega del Santísimo Sacramento sin que medie arrepentimiento. Ilustré también una vez más que quienes esconden su antisemitismo adhiriéndose al uso extraordinario de la liturgia latina – la llamada Misa Tridentina – para camuflar este pecado bajo un manto de piedad, complican su sacrilegio y su anatema. Terminé haciendo un llamado sincero a “Constantino” al arrepentimiento y a la confesión y a la sanación de este pecado grave en el que han caído, él y tantos otros.

Y finalmente, exploré la diferencia entre el antisionismo y el antisemitismo y cómo los antisemitas usan el antisionismo como taparrabos de sus prejuicios raciales y religiosos para justificar su odio hacia el Estado de Israel y la alianza de facto que existe entre los antisemitas de la ultraderecha con la izquierda termófila y el integrismo islámico en su antojo por lanzar los judíos al mar. Terminé esa parte proponiendo unas pautas o normas para poder discernir entre la justa crítica al Estado de Israel como país que es entre tantos otros y todo llamado abierto o camuflado para su destrucción alimentado por el antisemitismo y la judeofobia que subyacen en las mentes enfermas de tantos ilusos que por otra parte se ven a sí mismos como católicos verticales.

Mucho se ha dicho y todavía queda aún mucho por decir acerca del antisemitismo y sus ultrajes. Sin embargo, creo que esta serie ha dotado a todo católico practicante y fiel al Magisterio de la Iglesia– tanto al magisterio ordinario del Sumo Pontífice como al extraordinario del Segundo Concilio Vaticano –con una manual con respuestas listas para contrarrestar los retos de los antisemitas. De hecho, yo espero que esta humilde ponencia inocule a todos aquellos católicos que se sientan atraídos hacia las certezas estrechas de los antisemitas a caer en esa enfermedad que tanto envenena al espíritu y mata al alma de quienes lo sufren.

¿Y qué decir del pieglo acusatorio en contra de Santa Iglesia Militante? Amigo, si eres consecuente y lógico y tu corazón descansa en el Señor tienes que ver que la prueba pesa mucho en contra de “Constantino” y su liga. Examínate a ti mismo y encuentra en dónde estás parado ante el Señor quien en su momento será tu justo juez.

Las Sagradas Escrituras, esa colección de libros judíos que los antisemitas no gustan de leer en su propio contexto, nos advierte claramente:

14 No formen yunta con los incrédulos. ¿Qué tienen en común la justicia y la maldad? ¿O qué comunión puede tener la luz con la oscuridad?15 ¿Qué armonía tiene Cristo con el diablo? ¿Qué tiene en común un creyente con un incrédulo?16 ¿En qué concuerdan el templo de Dios y los ídolos? Porque nosotros somos templo del Dios viviente. Como él ha dicho: «Viviré con ellos y caminaré entre ellos. Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo.» Por tanto, el Señor añade: «Salgan de en medio de ellos y apártense. No toquen nada impuro, y yo los recibiré.» 18 «Yo seré un padre para ustedes, y ustedes serán mis hijos y mis hijas, dice el Señor Todopoderoso.» (2 Cor. 6:14-19).

Y si bien estas palabras las dirige San Pablo contra los idólatras, aplican por extensión a los antisemitas y judefóbicos, los cuales habiendo caído en las idolatrías del demonio, el mundo y la carne, amenazan con anegar la verdad de Cristo con su odio y fanatismo.

Hay que salirse de entre ellos, hay que apartarnos de los antisemitas. La Iglesia ya no puede seguir cargando con su peso muerto. Hay que abjurar y exorcizar este error de una vez por todas de nuestra alma colectiva y remozar de este modo el Cuerpo Místico de Cristo que es la Iglesia, para así dar testimonio coherente del Evangelio hacia el mundo, incluyendo a nuestros hermanos y hermanas del judaísmo. Afirmo con humildad y respeto, pero también convencido firmemente, que en la Iglesia los judíos habrán de encontrar, sin necesidad de dejar de ser judíos, la afirmación plena de su identidad en la persona del Mesías Jesús de Nazaret. Es con caridad y amor que el plan de Dios para su Pueblo– en su manifestación cristiana y judía –llegará a su conclusión final bajo un mismo Ungido el día de su gloriosa venida.

Y termino orando que la paz de Jesucristo, el amor del Padre y la comunión del Espíritu Santo, un solo Dios por los siglos de los siglos, quede con todos nosotros.

viernes, mayo 15, 2009

La Voluntad

1. Desintegración de la voluntad

1.1 La incapacidad de decidirse. Sea por falta de voluntad o por una voluntad muy debilitada. Para el Padre Kentenich, fundador del Movimiento de Schoenstatt, es lo típico del hombre masa de hoy, que está contento cuando otros deciden por él. Se siente sin fuerzas. Su frase preferida es: "Qué le voy a hacer, yo soy así...".

1.2 El subjetivismo. Es no dejarme guiar por la inteligencia y la voluntad en mis decisiones; es permitir que los sentimientos decidan lo que yo hago o no hago.

Un criterio subjetivista es la comodidad. Busco el camino más fácil. Hago únicamente lo que no va en contra de mi comodidad. ¡Cuánto cuesta encontrar personalidades maduras en este sentido, que no busquen lo más fácil, lo más cómodo, sino lo mejor!

También están las postergaciones: dejar para más adelante lo que deberíamos hacer hoy. Al posponer las cosas, muchos sienten interior­mente que ya no van a hacerlo nunca. Es muy común también, hacer las cosas en el último momento, bajo presión. P.ej. comprar el regalo de ida al cumpleaños, hacer las valijas...

1.3 La incapacidad de realizar lo decidido. Hay gente que sabe decidirse, pero a la hora de la verdad no cumple. Lo dijo ya el Señor, de los fariseos: "ellos enseñan pero no cumplen" (Mt 23, 3). Falta fuerza de voluntad, constancia, capacidad de lucha y de acción. Una frase típica de estas personas es: "no puedo, no soy capaz". Muchas veces es un pretexto. Cuando alguien quiere, puede. Con un poco de esfuerzo, todo se puede. Lo dijo ya san Pablo a los filipenses: "todo lo puedo en Aquel que me conforta".

2. Integración de la voluntad

2.1 Debemos aprender a decidirnos. Conquistar la capacidad de decisión. Abandonar la actitud cómoda de observador pasivo desde la ribera y tirarnos al agua.

¿Qué características deben tener nuestras decisiones?

a) Decisiones ponderadas. Existen 2 extremos: la persona impulsiva que toma decisiones apresuradas; y la persona excesivamente reflexiva a quien le cuesta una barbaridad decidirse. Busquemos el justo medio de ambos.

b) Decisiones libres. No me decido porque la TV lo dice. Me decido porque he analizado lo que ellos me dicen y llego a la conclusión de que eso es lo correcto. Y entonces lo asumo con una decisión personal y libre.

c) Decisiones fundamentadas, basadas en principios. Debo poder dar razones del por qué decido o hago algo.

2.2 Aprender a realizar lo decidido. Convertir en hechos y acciones lo que hemos decidido, a pesar de los obstáculos y dificultades. Esto exige de nosotros: perder el miedo al que "dirán los demás", perder el miedo al fracaso.

Hemos de salir de nuestra comodidad y mediocridad, arriesgarnos en algo grande que valga la pena, superar nuestro pasivismo, tomar iniciativas y desarrollar nuestra creatividad.

No es hacer muchas cosas, sino de hacer bien lo que hemos asumido. No hacer a medias sino terminarlas; hacerlas bien o no hacerlas.

Hacer bien las cosas implica también, cuidar los detalles. Y aquí podríamos nombrar la puntualidad. Es un defecto común en muchos países, el llegar atrasado 20 minutos, media hora. Y todo el mundo ya cuenta con ese atraso. Llegamos tarde al trabajo, al colegio, incluso a la Misa. Es una falta de responsabilidad y de respeto.

Preguntas para la reflexión

1. ¿Cómo son mis decisiones: apresuradas, reflexionadas?

2. ¿Soy una persona puntual?

3. ¿Me cuesta tomar decisiones?

jueves, mayo 14, 2009

Gobierno chileno rechaza emplazamiento internacional para legalizar el aborto

Amigos, esto de acuerdo a ACIPrensa:
El Ministro de la Secretaría General de la Presidencia, José Antonio Viera-Gallo, declaró a la prensa que el Gobierno no aceptará la sugerencia de legalizar el aborto, contenido en un informe elaborado por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

"Hay algunas sugerencias que el Gobierno de Chile no va a aceptar, porque tienen que ver como temas que no están en la agenda del gobierno, pero en general, creo que el diálogo entre Chile y la comunidad internacional fue un diálogo muy constructivo y positivo", explicó el Ministro.

Viera-Gallo señaló que "no hay ningún país del mundo que esté perfectamente en regla con todo lo que fije en materia de Derechos Humanos. Es natural que a los países les hagan sugerencias, pero lo importante es que en el caso de Chile esa sugerencias no es que yo diga que no son importantes, pero van en la misma dirección de lo que el gobierno quiere hacer en materia indígena, de derechos de las mujeres, contra la discriminación y del correcto uso de la fuerza por parte de la fuerza pública".

La sugerencia fue planteada a Chile en el marco de la presentación del informe nacional sobre la materia realizado el viernes pasado ante el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, con sede en Ginebra.
Comentario. Muy interesante la posición del gobierno chileno frente a la ONU y a la intentona de este cuerpo de imponer el aborto como "derecho humano" a través de todo el globo. Más interesante aun porque el gobierno chileno se pinta como uno de "izquierda" y con su determinación rompe filas con otros gobiernos de por ahí que marchan a paso de ganso legalizando engrendros derechos artificiales sin tomar en cuenta las necesidades íntimas del ser humano.

Más contradictorio aun es que ese movimiento lidereado por los países desarrollados de imponer la antimoral abortística sobre el resto del mundo no es tildado de "colonialista" o de "imperialista" por parte de nuestras vanguardias si no que estas mansamente se atienen a los deseos de los grandes en este asunto. ¿Por qué no hacen el argumento de que las clases capitalistas quieren crear una clase consumidora viable y que por lo tanto el aborto es necesario para cortar aquellos que nunca podrán comprar un I-Pod? Nuestras izquierdas son incapaces de llegar a esa conclusión porque no es conveniente a sus dogmas ideológicos.

Y después se atreven a murmurar contra nosotros.

Bravo por Chile, por haberle hecho frente a la Cultura de la Muerte y a los imperios que buscan imponerla abiertamente o por subterfugio internacional.

lunes, mayo 11, 2009

El Papa Benedicto XVI reitera su condena al antisemitismo

Amigos, les presento esta cita del discurso del Santo Padre Benedicto XVI tras arribar al aeropuerto de Tel Aviv en Israel el día de ayer:
Trágicamente, el pueblo judío ha experimentado las terribles consecuencia de ideologías que niegan la dignidad de toda persona humana. Es justo y conveniente que, durante mi permanencia en Israel, yo tenga la oportunidad de honrar la memoria de los seis millones de judíos víctimas de la Shoá, y de rezar para que la humanidad no tenga que ser nunca más testigo de un crimen de una enormidad semejante. Desafortunadamente, el antisemitismo sigue levantando su repugnante cabeza en muchas partes del mundo. Esto es totalmente inaceptable. Debe hacerse todo esfuerzo para combatir el antisemitismo allí donde se encuentre, y para promover el respeto y la estima hacia los pertenecientes a todo pueblo, raza, lengua y nación en todo el mundo.
Lean el discurso completo aquí.

Comentario. Para aquellos que niegan la historicidad o el alcance de la Shoá, de aquellos que huyen del mote de "antisemita" para refugiarse en otros más aceptables, las palabras del Papa deben de haberle caído como balde de agua fría. No ha sido el primer balde de agua fría, ni será el último.

Ser antisemita es como ser masón: es algo incompatible con ser católico. No lo olvidemos.

Vídeo: San Benito y sus monjes – Parte I

sábado, mayo 09, 2009

La Oración del Nombre de Jesús

por Luis Fernando Figari

La `oración a Jesús´, conocida también como `oración del corazón´ es una breve fórmula piadosa, Señor Jesús, Hijo de Dios, ten piedad de mí, algunas veces con el añadido: pecador, repetida en el marco de un método. Hay algunos entusiastas que quieren hacer retroceder su origen hasta los apóstoles, pero, al parecer, no es posible encontrarla, con sus características actuales, antes del siglo XIII.

Sin embargo, teniendo en cuenta la naturaleza de la `oración a Jesús´, se pueden descubrir sus orígenes en el ambiente de búsqueda de una oración continua que sella intensamente la historia espiritual de los primeros siglos cristianos, particularmente el peregrinar de los Padres del desierto. Es doctrina común del monacato primitivo la búsqueda del ideal de la oración continua. Se dice de San Antonio de Egipto (c.250-356), quien ha pasado a la historia como `el padre de los monjes´, que «rezaba constantemente, pues había aprendido que era necesario rezar incesantemente en privado». La aspiración a una oración incesante se nutre de orientaciones como las de San Pablo que exhorta a vivir «perseverantes en la oración» (Rom 12, 12) y a orar «sin cesar» (1Tes 5, 17).

Los ejercicios de la memoria o presencia de Dios y el combate contra pensamientos dañinos, así como la `meditación secreta' (krypte melete), como metódica y constante repetición, oral o mental, de una oración o frase corta o de una sentencia de la Sagrada Escritura, son el medio donde, a través de un largo proceso histórico, nace y se impone como fórmula privilegiada la `oración a Jesús´. Ireneo Hausherr, notable estudioso del tema, sostiene que la `oración´ es una fórmula abreviada que sintetiza la espiritualidad monástica de pénzos: lamentación, tristeza, dolor por los propios pecados…

Subtemas:

  • Las jaculatorias
  • Componentes de la "oración a Jesús"
  • La teología del nombre
  • Aproximación a sus raíces
  • La invocación del nombre del Señor 
  • La fórmula oracional
  • San Juan y Hesiquio
  • Svjatocha
  • El método psico-físico
  • Fase atónita
  • Algunas precisiones más
  • La oración a Jesús en Occidente

Léelo todo aquí.

jueves, mayo 07, 2009

No al antisemitismo y a la judeofobia – Parte VIII – El antisionismo como taparrabos del antisemitismo

Amigos, continúo con la polémica en contra del blog Santa Iglesia Militante y de blogs afines debido a sus vergonzosas actitudes antisemitas, judeofóbicas y pseudocatólicas. El daño que estos pobres despistados han causado y continúan causando a la Iglesia Católica y a sus propias almas ha sido inmenso. Todo católico tiene por deber el rechazar el antisemitismo en todas sus manifestaciones, condenar esa mentalidad y dar a conocer la doctrina sana de la Iglesia sobre este asunto. El objetivo de esta serie ha sido y sigue siendo el de detener en su camino a toda persona que se sienta tentada a adoptar el antisemitismo, negarle credibilidad a órganos como Santa Iglesia Militante, y llamar a todos al arrepentimiento, la confesión de este pecado, y su perdón en Cristo Jesús.

Las contradicciones del antisionismo

Escudo de Armas del Estado de IsraelEmpiezo con una declaración que algunos encontrarán controversial: ya que el sionismo es una corriente política laica que pertenece a la esfera de lo político según la definen sus propios fundadores, oponerse a esta política no equivale a priori a ser judeofóbico y antisemita. Es decir, en teoría, es posible ser antisionista sin caer en el prejuicio contra los judíos como etnia o como creyentes de su religión particular y no existe obstáculo alguno que impida a un estado tolerante oponerse al sionismo y proteger a los judíos de persecución, oprobio y exterminio. Aun desde el punto de vista religioso, nada detiene a priori a algún creyente particular a ser ferviente y humanitario y oponerse al sionismo y al antisemitismo simultáneamente. De hecho, hay judíos ultraortodoxos que se definen a sí mismos como antisionistas, es decir, se oponen a la existencia del Estado de Israel como nación aconfesional y esto por razones religiosas. Uno de sus exponentes más reconocidos lo fue el rabino Joel Teitelbaum quien tiene seguidores hasta nuestros días. En fin, que adoptar una posición antisionista puede ser un ejercicio de la prudencia particular de cada católico y hasta de cada judío. En teoría, ser antisionista no hace caer a una persona automáticamente en un vicio moral. En teoría.

El problema reside en la práctica actual de los colectivos antisionistas que en su mayoría no son judíos. Estos grupos incluyen una masa impresionante de líderes cristianos de varias confesiones, musulmanes, oportunistas (por ejemplo, el presidente de Venezuela Hugo Chávez Frías) y gentes de ideologías de izquierda – para quienes los palestinos son un pueblo oprimido, víctimas del imperialismo y colonialismo – y de derecha – quienes se empeñan en ver a los judíos como seres subhumanos según los prejuicios tradicionales. Todos estos se oponen de diversas maneras a todo intento judío de asociarse y formar sus propios colectivos, incluyendo su propio estado.

Todos estos grupos han perdido de vista el hecho de que el sionismo como proceso ha llegado a su fin: los judíos tienen una patria en la tierra donde se originaron. Así lo reconoció la ONU en 1948. A esto era a lo que aspiraba el sionismo y esta meta la alcanzaron.

Pero si se entiende el sionismo en nuestros días como el afán por parte de los mismos judíos de mantener su estado en la Tierra Santa, el antisionismo debe de entenderse como la corriente opuesta, el afán o de aniquilar el Estado de Israel como entidad política con identidad judía propia, o de sacar a los judíos de ese territorio, o ambas cosas. Ser antisionista hoy día envuelve una contradicción poca explorada por gente claramente inteligente de todas las vertientes de opinión, porque el antisionismo envuelve la destrucción de todo un pueblo – otra vez – a costa de las aspiraciones tronchadas de otro pueblo, el árabe-palestino. Para el antisionista, el judío puede existir como individuo pero no como un pueblo.

Me parece a mí, y recalco que esta es mi opinión personal, que para ser antisionista hoy día hay que mantener una postura oculta necesariamente antisemita y judeofóbica, porque ser antisionista envuelve obligatoriamente abrazar opiniones opuestas a la existencia del estado judío y favorables a su disolución. Dentro del antisionismo, el concepto de “justicia” incluye por definición la destrucción del Estado de Israel y el menoscabo de las aspiraciones judías sin que estos últimos puedan apelar a ningún otro desenlace que no sea el previsto por los antisionistas. Esta definición de “justicia” representa una trampa semántica para todo quien la abrace, así como para las víctimas.

Este hallazgo también resultará controversial para algunos y discutible para otros, pero me parece que hay amplia evidencia para ello. Por ejemplo, la cobertura mediática de la reciente incursión del ejército israelí a la franja de Gaza pocas veces incluyó la razón original de esta respuesta militar: el bombardeo con cohetes para aterrorizar la población civil israelí por parte del grupo terrorista Hamas. Aunque muchos medios le dieron amplia difusión a las bajas civiles en Gaza, pocos hablaron que Hamas ocultaba sus armas, pertrechos, y operativos en edificios civiles e incluso vehículos de emergencias médicas, usando en efecto, la población civil palestina como escudos humanos para proteger sus movimientos militares. Esto es, a todas luces, una violación al derecho internacional humanitario pero fíjense que al respecto de esto los medios, activistas, etc., no han dicho ni esta boca es mía.

Esto es injusto y refleja un ánimo antijudío y una inclinación a enfatizar lo negativo de las acciones del Estado de Israel sin enjuiciar valorativamente las acciones de los grupos terroristas palestinos, en su mayoría compuestos de integristas musulmanes.

En foco: el “antisionismo” pseudocatólico del blog Santa Iglesia Militante

Pero no busco explorar, cuestionar, y desmentir todos los antisionismos habidos y por haber. Eso ya sería una tarea grande e innecesaria. Quiero enfocar de modo particular el “antisionismo” abrazado por el autor del blog Santa Iglesia Militante y mi acusación a ese respecto es la siguiente: su antisionismo es un pobre taparrabos para ocultar las pudendae de su antisemitismo. En esa bitácora y otras afines no ha de encontrarse ningún argumento filosófico, ético o político – en su sentido aristotélico – coherente y mucho menos, convincente y positivo que justifique con rigor intelectual su opinión antisionista. Lo que sí vemos es un esfuerzo abierto de satanización del judío usando las categorías estereotipadas del odio tradicional hacia este propias de la ultraderecha política. Este tipo de satanización fomenta la resurgencia internacional de ataques contra las personas, propiedades y símbolos judíos y la creciente aceptación pública del discurso antisemita. Su retórica depende muchas veces de frases como “el lobby judío,” la “conspiración mundial sionista,” y referencias constantes a “los guerreristas judíos” o “israelíes” o de apóstrofes similares. La evidencia está al alcance de un par de “clics,” literalmente aquí y aquí.

Pero, como he dicho al principio, la muestra más egregia de antisemitismo de Santa Iglesia Militante y el móvil original de esta polémica consiste en su orgullosa recomendación general a la lectura del librejo antisemita de origen ruso, Los Protocolos de los Sabios de Sión, el cual “Constantino,” el bitacorista de Santa Iglesia Militante, almacena dentro de sus propios folios cibernéticos.

Los Protocolos de los Sabios de Sión ha servido de palo útil para fustigar al judío desde el principio del siglo XX. Sus “verdades” han servido de justificación para pogromos antisemitas en Rusia y en países de Europa oriental y del Holocausto perpetrados por los nazis. También ha servido de libreto para una telenovela egipcia y figura prominentemente en la carta orgánica del grupo terrorista islámico, Hamas. Las dimensiones teológicas y morales del origen y uso de esta farsa y de la justificación del “odio santo” contra el judío ya lo exploramos en las partes anteriores de esta serie. Aquí quiero enfatizar las consecuencias ampliamente visibles en nuestras sociedades que produce el fomento por parte de Santa Iglesia Militante del odio al judío que consiste, como dije antes, en la resurgencia internacional de ataques contra las personas, propiedades y símbolos judíos, la creciente aceptación pública del discurso antisemita, así como las llamadas de diversos sectores de opinión para constreñir o destruir el Estado de Israel y a sus habitantes judíos. El blog Santa Iglesia Militante, su autor y sus seguidores pertenecen a este sector de odio que amenaza otro holocausto judío y la verdadera justicia y paz internacional. Ellos son cómplices de estos derramamientos de sangres en nuestros países y en el Oriente Medio.

Actitudes correctas hacia el Estado de Israel

Sin embargo, no podemos dejarlo todo ahí, sino que también hay que esbozar las actitudes legítimas conformes a la Doctrina Social de la Iglesia que debemos mantener hacia el Estado de Israel y el sionismo. Considero relevantes estos incisos:
433 La centralidad de la persona humana y la natural tendencia de las personas y de los pueblos a estrechar relaciones entre sí, son los elementos fundamentales para construir una verdadera Comunidad Internacional, cuya organización debe orientarse al efectivo bien común universal. A pesar de que esté ampliamente difundida la aspiración hacia una auténtica comunidad internacional, la unidad de la familia humana no encuentra todavía realización, puesto que se ve obstaculizada por ideologías materialistas y nacionalistas que niegan los valores propios de la persona considerada integralmente, en todas sus dimensiones, material y espiritual, individual y comunitaria. En particular, es moralmente inaceptable cualquier teoría o comportamiento inspirados en el racismo y en la discriminación racial.

La convivencia entre las Naciones se funda en los mismos valores que deben orientar la de los seres humanos entre sí: la verdad, la justicia, la solidaridad y la libertad. La enseñanza de la Iglesia en el ámbito de los principios constitutivos de la Comunidad Internacional, exhorta a las relaciones entre los pueblos y las comunidades políticas encuentren su justa regulación en la razón, la equidad, el derecho, la negociación, al tiempo que excluye el recurso a la violencia y a la guerra, a formas de discriminación, de intimidación y de engaño.

438 Para resolver los conflictos que surgen entre las diversas comunidades políticas y que comprometen la estabilidad de las Naciones y la seguridad internacional, es indispensable pactar reglas comunes derivadas del diálogo, renunciando definitivamente a la idea de buscar la justicia mediante el recurso a la guerra: « La guerra puede terminar, sin vencedores ni vencidos, en un suicidio de la humanidad; por lo cual hay que repudiar la lógica que conduce a ella, la idea de que la lucha por la destrucción del adversario, la contradicción y la guerra misma sean factores de progreso y de avance de la historia ».

439 Para consolidar el primado del derecho, es importante ante todo consolidar el principio de la confianza recíproca. En esta perspectiva, es necesario remozar los instrumentos normativos para la solución pacífica de las controversias de modo que se refuercen su alcance y su obligatoriedad. Las instituciones de la negociación, la mediación, la conciliación y el arbitraje, que son expresión de la legalidad internacional, deben apoyarse en la creación de « una autoridad judicial totalmente efectiva en un mundo en paz ».Un progreso en esta dirección permitirá a la Comunidad Internacional presentarse no ya como un simple momento de agrupación de la vida de los Estados, sino como una estructura en la que los conflictos pueden resolverse pacíficamente: « Así como dentro de cada Estado (...) el sistema de la venganza privada y de la represalia ha sido sustituido por el imperio de la ley, así también es urgente ahora que semejante progreso tenga lugar en la Comunidad internacional ». En definitiva, el derecho internacional « debe evitar que prevalezca la ley del más fuerte ».
De estos principios podemos derivar las siguientes normas:
  • No nos es permitido a los católicos mantener una actitud « antisionista » que incluya dentro de ella un llamado a la destrucción del Estado de Israel o a la socavación de su identidad judía. De hecho, elantisionismo así definido cae fuera del pensamiento eclesial. Como consecuencia, el antisionismo pierde su vigencia y su significado porque abrazarlo significa el apoyo a la destrucción de todo un pueblo.

  • El ejemplo de la Santa Sede, el órgano temporal de la Iglesia Católica, y de su cuerpo diplomático, el de más larga existencia continuada en Europa, es la de reconocimiento diplomático al Estado de Israel. Cuando un cuerpo político extiende reconocimiento diplomático a otro significa que se reconoce el derecho a existir a dicho estado dentro de un territorio legal bajo un gobierno legítimo. Esto, la Santa Sede ha hecho respecto a Israel en base la Doctrina Social de la Iglesia que a su vez derivó de las enseñanzas de los Padres del Concilio Vaticano II. La acción política de la Santa Sede se sustenta de la Doctrina Social de la Iglesia y nos debe servir como ejemplo a todos en cuanto al reconocimiento del Estado de Israel respecta junto a su derecho a existir dentro de fronteras justas y en paz y armonía con sus vecinos.

  • El Estado de Israel tiene el derecho a existir, ahí mismo en donde está, y a tomar las medidas necesarias y proporcionales para proteger la vida de sus ciudadanos. Su derecho a la legítima autodefensa es inviolable e inalienable.

  • Por otra parte, hay que reconocer que el Estado de Israel es un estado laico y seglar. No es una encarnación moderna del Israel bíblico. La visión teológica de Israel que tiene la Iglesia Católica es más amplia a través del tiempo y del espacio que la población concretizada de judíos en la Tierra Santa dentro de las fronteras del Estado de Israel desde 1948. Por lo tanto, no existe ninguna obligación de índole religiosa que nos obligue a apoyar incondicionalmente toda acción del Estado de Israel en su ámbito político o militar. Esta equiparación del Estado de Israel con el Israel bíblico es popular entre ciertos grupos protestantes estadounidenses, pero no es una visión que compartimos los católicos.

  • Hay que reconocer también que el Estado de Israel no está exento a actuar conforme a las normas internacionales y de moralidad colectiva e individual que la ley internacional y el derecho natural le impone. Por lo tanto no deben de entenderse como antisemita, antijudía, o antisionista, toda crítica legítima al Estado de Israel y a sus actos en contra de los derechos de sus ciudadanos o de sus vecinos. El Estado de Israel tiene las mismas responsabilidades y obligaciones que otros países independientes tienen en la comunidad internacional.
  • En resumidas cuentas, criticar justamente al Estado de Israel es una cosa, pero añorar, defender o luchar por su destrucción es otra cosa. Lo primero se nos permite pero lo segundo, no.

    Termino esta parte con una invitación aquellos que se consideran “antisionistas” a que examinen sus corazones y estudien los motivos guardados en sus corazones para que luego puedan buscar soluciones pacíficas y constructivas que lleven a la paz verdadera en el Oriente Medio, dentro y fuera de Israel, tanto para los judíos como para los árabes-palestinos y para que la Tierra Santa sea una “santa” en realidad y no de nombre solamente.

    Del mismo modo, llamo a hacer un contundente rechazo al antisemitismo y judeofobia disfrazadas de antisionismo que abraza el blog Santa Iglesia Militante y su expulsión de la conciencia colectiva de la Iglesia Católica. El odio no se mezcla con el Amor, no importa que tan “santo” sea ese odio.

    Próximamente, la conclusión de esta serie en contra del antisemitismo y de la judeofobia.