lunes, mayo 04, 2009

El sionismo cristiano, los evangélicos e Israel

Autor: Deal W. Hudson | Traductor: Teófilo de Jesús | Fuente: InsideCatholic.com

(Traducido con permiso de Deal Hudson)

El reverendo Stephen Sizer probablemente sabe más acerca del sionismo cristiano que nadie más en el mundo. Eso fue lo que me pareció cuando nos sentamos en un café en la librería Borders en Chevy Chase, Maryland. El reverendo Sizer cuenta con 30 años de servicio como ministro anglicano, sirviendo en una parroquia en el Reino Unido con el pintoresco nombre de Iglesia de Cristo Virginia Water.

Dos de los libros que el reverendo Sizer ha escrito respecto al tema, Sionismo Cristiano y Soldados Cristianos de Sión son referencias indispensables para entender el apoyo inconmovible de los evangélicos estadounidenses hacia Israel. Al llegar al término de una gira de conferencias en mi país, el reverendo Sizer sacó de su tiempo generosamente para hablar conmigo acerca de las razones por las cuales los evangélicos se han convertido en un poderoso cabildo pro-Israel.

El reverendo Sizer comenzó su historia con la Guerra de los Seis Días de 1967, cuando Israel ocupó la Jerusalén Oriental, la Península del Sinaí, la Cisjordania, las Alturas de Golán y la Franja de Gaza. “Muchos líderes evangélicos como L. Nelson Bell, el suegro de Billy Graham, acogieron positivamente esa guerra como un cumplimiento de la profecía bíblica,” dijo Sizer. En la revista Christianity Today Bell escribió que “El hecho de que por primera vez en más de 2,000 años Jerusalén ha caído completamente en manos judías estremece al estudiante de la Biblia y le renueva su fe en la precisión y validez de la misma Biblia.”

Según el reverendo Sizer, los políticos israelíes al ver la oportunidad de fortalecer su apoyo en los EE.UU., empezaron a cultivar amistad con líderes evangélicos como Jerry Falwell, Pat Boone, Anita Bryant y Pat Robertson. En señal de gratitud por su apoyo público, el gobierno israelí le regaló a Falwell un avión Lear Jet para su uso personal. Y con la elección del evangélico Jimmy Carter en 1976 y Ronald Reagan en 1980, el intenso apoyo pro-Israelí llegó a la Casa Blanca.

La guerra del ’67 fue seguida en el 1970 por la película His Land (“Su Tierra”) y la publicación del libro de Hal Lindsey, The Late Great Planet Earth (“La Agonía del Gran Planeta Tierra”), las defensas más reconocidas del sionismo cristiano. El año siguiente, el Dr. Carl F.H. Henry organizó en Jerusalén una “Conferencia de Profecía Bíblica” que atrajo a 1,500 delegados de 52 naciones. El primer ministro David Ben Gurion les dio la bienvenida a la vez que muchos de los oradores proclamaron que el advenimiento del control israelí sobre Jerusalén constituía un signo irrefutable que la “dispensación” final de Dios había comenzado. Para el reverendo Sizer, esta “teología dispensacionalista” popular entre los evangélicos explica el auge del apoyo cristiano evangélico hacia Israel desde la guerra del ’67. (La “teología dispensacionalista” se enseña en las notas al calce de la muy influyente Scofield Reference Bible publicada por primera vez en 1909).

El “dispensacionalismo” es un fenómeno que ocurre de varias formas pero su tema constante es su división de la Biblia en varias “dispensaciones” particulares, culminando en una dispensación final en la cual Dios mismo tratará con los judíos después de la restauración de Israel. Dicho de otro modo, la Iglesia se distingue de Israel, quien responde a un grupo distinto de promesas divinas. El reverendo Sizer lo resumió de esta forma: “Dios tiene un plan aparte para los judíos – hay dos alianzas, dos pueblos y dos credos.”

Según los dispensacionalistas, ya que Cristo no vendrá a establecer su Reino y lo judíos no pueden ser salvos, Israel tiene que restablecerse en la tierra dada a los judíos por Dios. De acuerdo al reverendo Sizer, esta es la razón que anima los evangélicos a apoyar y hasta financiar nuevos asentamientos en la Cisjordania. El reverendo Sizer también considera que el presidente Carter perdió el apoyo de los evangélicos cuando comenzó a vacilar acerca de la viabilidad de los asentamientos.

El reverendo Sizer continuó explicando que existían en aquel entonces un conjunto de fuerzas forjando la relación entre los EE.UU. e Israel. Hasta el 1980 el mundo estaba dividido en dos facciones, entre el comunismo y la democracia y que “A Israel se le veía como un bastión de la democracia en el Medio Oriente, como nuestro amigo. Y tan pronto el comunismo declinó, el Islam lo reemplazó como enemigo y los EE.UU. necesitaron a Israel en su bando otra vez.”

El reverendo Sizer discrepa con la versión dispensacionalista de la historia bíblica como se puede ver en Soldados Cristianos de Sión, pero a Sizer no le interesa hacerle la guerra teológica a la comunidad evangélica estadounidense. Él, que es un hombre gentil de sonrisa fácil, quiere reunirse con los líderes evangélicos “para revisar esos supuestos que damos por sentados.” Cuando me reuní con él, el reverendo Sizer acaba de reunirse con un grupo de centenares de evangélicos en Carolina del Sur: “Fue una reunión bien agradable, nadie se alteró, fue una conversación bien constructiva,” dijo.

La mayoría de los católicos viven lejos de estas discusiones sobre el “dispensacionalismo,” el Segundo Adviento de Cristo, y el papel a jugar de Israel en los últimos días. Pero, como lo aprendí del reverendo Sizer, estas no son cuestiones intramurales exclusivas de nuestros hermanos evangélicos; esos supuestos que se dan por sentados han tenido y continuarán influyendo poderosamente la política exterior de los EE.UU. en el Oriente Medio y especialmente sobre las negociaciones entre Israel y Palestina.

La llamada “solución de los dos estados” es, desde el punto de vista dispensacionalista, niega la existencia de Israel en la tierra otorgada por Dios. Fue por eso que Pat Robertson protestó fuertemente contra Ariel Sharon cuando este desmanteló los asentamientos en la Franja de Gaza. Cuando Sharon cayó en el estado de coma que luego lo llevó a su muerte Robertson lo interpretó como un castigo de Dios. Los israelíes habrán considerado el arrebato de Robertson como despreciable y preocupante sin embargo este fue evidencia de la profunda convicción de la comunidad evangélica que Israel nunca debe de devolver ninguno de los territorios ganados en la guerra del ’67.


Deal W. Hudson es el Director de InsideCatholic.com y el autor de Onward, Christian Soldiers: The Growing Political Power of Catholics and Evangelicals in the United States (“Firmes y Adelante: El Creciente Poder Político de los Católicos y Evangélicos en los Estados Unidos”).

No hay comentarios.: