viernes, noviembre 30, 2007

"En esperanza fuimos salvados"

Amigos, el Santo Padre Benedicto XVI publicó hoy su carta encíclica Spes Salvi. La estaré leyendo y comentando próximamente.

martes, noviembre 27, 2007

Beato Miguel Pro, S.J.

Amigos, hace unos días recordamos el nacimiento celestial del Beato Padre Miguel Pro, S.J. Su vida y el modo en que rindió testimonio también nos recuerdan que, llegado el momento, nosotros mismos podemos ser llamados a testificar a Cristo ante un paredón y que Él mismo nos concederá la ayuda del Espíritu Santo para proclamar su nombre y perdonar a quienes nos quitan la vida. Esta reseña biográfica del beato padre es cortesía de la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús.



Beato Padre Miguel Pro, S.J.Miguel Agustín Pro Juárez, nació el 13 de enero de 1891 en la población minera de Guadalupe, Zacatecas, tercero de once hermanos e hijo de Miguel Pro y Josefa Juárez. El 19 de agosto de 1911, ingresa al Noviciado de la Compañía de Jesús en El Llano, Michoacán, luego de unos Ejercicios hechos con jesuitas y de haber madurado lentamente la decisión. Ya la familia había dado antes dos vocaciones religiosas en la persona de dos hermanas mayores de Miguel.

Luego del Noviciado, continúa sus estudios en Los Gatos, California, obligados los jesuitas a abandonar Los Llanos a causa de la presencia de fuerzas carrancistas. Estudia después retórica y filosofía en España. Desempeña el oficio de profesor en el colegio de la Compañía en Granada, Nicaragua y hace la teología en Enghien, Bélgica, donde recibe el presbiterado.

Un juicio imparcial sobre la vida de formación del P. Miguel nos inclina a admitir que gozaba en alto grado de talento práctico, pero que carecía de facilidad para los estudios especulativos, quizá debido a la deficiente enseñanza de sus primeros años. Su gloriosa muerte contribuyó además a que se esfumara el recuerdo de la parte negativa de su temperamento jocoso, bromista y agudo.

Una úlcera estomacal, la oclusión del píloro y toda la ruina del organismo hicieron prever un desenlace rápido al final de sus estudios en Bélgica. "Los dolores no cesan -escribe en una carta íntima-. Disminuyo de peso, 200 a 400 gramos cada semana, y a fuerza de embaular porquerías de botica, tengo descarriado el estómago... Las dos operaciones últimas estuvieron mal hechas y otro médico ve probable la cuarta". Luego detalla el insoportable régimen dietético que se le hace sufrir. Su organismo se reduce a tal extremo que sus superiores en Enghien tratan de apresurar el regreso a México, para que la muerte no lo recoja fuera de su patria.

En esta situación realiza su anhelo de viajar a Lourdes, al pie del Pirineo, donde espera una intervención de la Virgen que le devuelva las fuerzas que necesitará en México para ayudar a los católicos entonces vejados por una persecución. La prisión, el fusilamiento y el destierro están a la orden del día.

De la visita a la célebre gruta, escribe: "Ha sido uno de los días más felices de mi vida... No me pregunte lo que hice o qué dije. Sólo sé que estaba a los pies de mi Madre y que yo sentí muy dentro de mí su presencia bendita y su acción". Esa experiencia mística es para leerse entera en su vida. Sabemos por ella que la Virgen le prometió salud para trabajar en México. El exorbitante trabajo que tuvo los meses que vivió en la capital desde su llegada en julio de 1926, realizado además mientras huía de casa en casa para despistar a los sabuesos que seguían sus pasos, no hubiera podido ser ejercido por un individuo de mediana salud, y menos por uno tan maltratado como Miguel Agustín, de no haber sido por la intervención de la Madre de Jesucristo.

Así le sorprende el fracasado intento de Segura Vilchis para acabar con Obregón, el presidente electo. Las bombas de aquel católico exasperado estaban tan mal hechas que ni siquiera causaron desperfectos graves en el coche abierto del prócer. El lng. Segura había procedido con todo sigilo para preparar y ejecutar el acto. Nadie, sino el chofer y dos obreros estaban enterados. La liga de Defensa Religiosa, y por tanto Humberto y Roberto Pro, hermanos del Padre, y el mismo Padre, fueron ajenos al plan magnicida.

El Papa Pío XI había defendido a los católicos mexicanos y había condenado la injusta persecución en tres ocasiones a través de documentos públicos dirigidos al mundo. Calles, el perseguidor, estaba irritadísimo contra él; pero no pudiendo descargar sus iras contra un enemigo tan distante las descargó contra un eclesiástico, el P. Pro, al que la indiscreción de una mujer y un niño hizo caer en las garras de la policía mientras cometía sus cotidianos delitos de llevar la comunión, de confesar o socorrer a los indigentes. Calles se vengaría del Papa en un cura... Y aprovechando que el P. Pro estaba en los sótanos de la Inspección de Policía atribuyó a él y a sus hermanos la responsabilidad de un acto cuyo verdadero autor no había podido ser descubierto.

El autor verdadero, el lng. Segura Vilchis, había ágilmente saltado del automóvil desde el que arrojó la fallida bomba. Luego siguió caminando impertérrito por la banqueta mientras preparaba una coartada admirable. Obregón se dirigía a los toros. Segura Vilchis, sin ser reconocido por los esbirros, entró a la plaza detrás del general, buscó su palco y encontró el modo de hacerse bien visible y reconocible por éste. Así podía citarlo como testigo de que él se hallaba en los toros pocos minutos después del atentado.

No obstante, enterado por las extras de los periódicos de que acusaban al padre Pro y a sus hermanos Humberto y Roberto del lanzamiento de la bomba, Segura Vilchis resolvió su caso de conciencia y corrió a la Inspección de Policía para presentarse al general Roberto Cruz, Inspector General y, previa palabra de honor de que soltaría a los Pro, que nada tenían que ver con el delito, se ofreció a decir quién era el verdadero autor. Se delató a sí mismo y probó con toda facilidad que lo era. Con todo, de la Presidencia de la República llegó la orden directa de fusilar a los Pro y a Segura Vilchis, sin sombra de investigación judicial.

Así el 23 de noviembre de 1927, a la puerta del fatídico sótano, y minutos después de la diez de la mañana, un policía llamo a gritos al preso: "¡Miguel Agustín Pro!" Salió el padre y pudo ver el patio lleno de ropa y de invitados como a un espectáculo de toros, a multitud de gente, a unos seis fotógrafos por lo menos y a varios miembros del Cuerpo Diplomático "para que se enteraran de cómo el gobierno castigaba la rebeldía de los católicos".

El padre Pro caminó sereno y tuvo tiempo de oír a uno de sus aprehensores, que le susurraba:
-Padre, perdóneme.

-No sólo te perdono -le respondió-; te doy las gracias.

-¿Su última voluntad?
-le preguntaron ya delante del pelotón de fusilamiento.

-Que me dejen rezar.
Se hincó delante de todos y, con los brazos cruzados, estuvo unos momentos ofreciendo sin duda su vida por México, por el cese de la persecución, y reiterando el ofrecimiento de su vida por Calles, como ya lo solía hacer antes... Se levantó, abrió los brazos en cruz, pronunció claramente, sin gritar.- ¡Viva Cristo Rey! y cayó al suelo para recibir luego el tiro de gracia.


- Observa los cortos de la película del Padre Miguel Agustín Pro, S.J.

- Visita la página de la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús

lunes, noviembre 26, 2007

Roban Sagrario con hostias consagradas en parroquia venezolana

Amigos, de acuerdo a ACIPrensa:
CARACAS, 25 Nov. 07 / 01:26 pm (ACI).- El sacerdote de la Parroquia San José Obrero de la Arquidiócesis de Mérida, P. Francisco Javier Percaz, denunció el robo del Sagrario, un cáliz y un copón con hostias consagradas, de la casa Parroquial, por lo que "la comunidad realizará un desagravio ante tan inusual acontecimiento".

El delito ocurrió cerca de las 2:00 a.m. del viernes cuando uno de los sacerdotes que viven en la casa se levantó luego de escuchar ruidos extraños y vio a un hombre desconocido. "Luego se percata que en este salón dedicado a la comunidad como oratorio, no se encuentran ni el Sagrario, ni el copón contentivo de Hostias Consagradas y un Cáliz", señaló el presbítero.

El ladrón "debió haber entrado en horas tempranas y quedarse escondido, para luego realizar este hecho", indicó el P. Percaz.

Este hecho es muy extraño pues "existiendo otras cosas de valor, no fueron sustraídas", destacó el sacerdote y agregó que por eso "se puede pensar que sea un hecho que conlleve a la práctica de rituales satánicos", acotó.
Comentario. Amigos, anoto esto no porque suceda en la sufriente Venezuela, sino porque observo la creciente frecuencia con la que esto está sucediendo en varios lugares del mundo. El año pasado sucedió en mi propia diócesis aquí en los EE.UU. en una parroquia rural.

Ni tampoco los ultrajes se limitan al dominio de lo real, ya que sabemos bien de la existencia de un blog de pacotilla, escrito por una mente sumamente enferma en la misma bloguisferia puertorriqueña, cuyo mismo título es una afronta a Jesús Sacramentado y su contenido habitual es uno de blasfemia y de calidad rastrera e irredenta.

Tan cobardes, viles y malignos son el uno como el otro. Si no se arrepienten de esta afronta, las consecuencias serán eternas.

Sea por manipulación directa o virtual, escupir y ultrajar a Jesús parece estar "de moda." El origen diabólico de esta actividad es del todo patente. Y total, el demonio que inspira estos actos pertenece al rango de los más estúpidos de la antijerarquía infernal, y sus víctimas, es decir, quienes caen en esa tentación, tampoco son muy inteligentes que digamos aunque presuman de lo contrario.

A nosotros no nos intimida esta actividad. No es la primera vez que Jesús es ultrajado. Ni los que confesamos su nombre estamos exentos del maltrato. Hay que orar con Jesús: Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen.

sábado, noviembre 24, 2007

¡Seguro que sabemos de Nietzsche!

Por eso es que lo rechazamos.

Amigos, el Santo Padre Benedicto XVI escribió lo siguiente en su obra Jesús de Nazaret y quiero discutirlo brevemente:
Pero ahora surge la pregunta fundamental: ¿es correcta la dirección que nuestro Señor nos muestra en las Bienaventuranzas y en sus advertencias correspondientes? ¿Tan malo es el ser rico, comer bien, reírse y ser alabado? Precisamente fue Federico Nietzsche quien apuntó su airada crítica a este aspecto del cristianismo. Según él, no es la doctrina cristiana lo que necesita de una crítica, lo que necesita ser expuesto como “un crimen capital contra la vida” es la moral cristiana. Y con eso de “moral cristiana” lo que Nietzsche quiere decir es la dirección indicada en el Sermón de la Montaña.

“¿Cuál ha sido el mayor pecado sobre la tierra hasta ahora? ¿Seguramente las palabras del hombre que dijo ‘Ay de los que ahora se ríen’?” Y, contra las promesas de Cristo Nietzsche nod dice que no queremos el Reino de los Cielos. “Ahora somos adultos y por eso queremos el reino de la tierra.”

Nietzsche ve en la visión del Sermón de la Montaña como una religión de resentimiento, como la envidia de los cobardes y los incompetentes, que al verse desiguales ante las demandas de la vida bendicen su fracaso y maldicen a los fuertes, a los exitosos y a los felices. Nietzsche responde a la amplia perspectiva de Jesús con una estrecha mundanidad—con la voluntad de sacar lo más posible del mundo y de lo que esta vida nos ofrezca ahora, buscando al cielo aquí sin ninguna inhibición o escrúpulo.

Mucho de esto ha encontrado su rumbo en la mentalidad moderna y forma de gran manera el pensamiento de nuestros contemporáneos…
Amigos, no es que no sepamos quién fue Nietzsche o lo que dijo. Es que simplemente afirmamos lo que el rechazó con tanta energía, lo que el negó y lo que al final lo volvió loco.

En cada generación se repite lo mismo: Pepín y Rosa—los nenes aquellos, personajes esenciales de nuestros primeros libros de lectura y arquetipos de nuestra inocencia—crecen y llegan a la universidad y descubren sus escritos y expresiones, tal vez enseñadas solemnemente por un profesor que se especializa en dotar a sus estudiantes con los instrumentos de cometer suicidio mental y espiritual, los sacrificios esenciales que hay que hacer en aras de lo que pasa hoy por progreso, tolerancia y liberalidad.

Y después, Pepín y Rosa—y Tito detrás sin mucho rezago—se dedican a chisporrotear en todos los medios su nueva sabiduría, confiados que tienen la sartén de la realidad cogida por el mango. Peor, después se creen capacitados de darnos lecciones a los católicos, como si nosotros no conociéramos de Nietzsche y de sus locuras.

Aparte del elemento de ridiculez que conllevan estas fanfarronerías, hay que evaluar a lo que estas ideas llevan en la vida del ser humano que las adopta. Y si es verdad que no todos terminan locos como Nietzsche, sí es verdad que todos aquellos que toman sus ideas en serio terminan muy lejos de trascender el bien y el mal, mas bien todo lo contrario, lejos del bien y sumidos en el mal. Bravo, Santo Padre, por recordárnoslo.

viernes, noviembre 23, 2007

El infantilismo

por el Rdo. Padre Nicolás Schwizer

Rdo. Padre Nicolás SchwizerEs una acentuada desarmonía entre la edad y la posición que se toma ante la vida. O más concreto: es la desarmonía entre el amor al yo y el amor al tú, en el sentido en que uno sobrevalúa o se decide por el amor a sí mismo. Infantilismo es la incapacidad de brindarse al Tú, es querer recibir donde uno debería dar. Es estar sumergido en el Yo, es girar en torno a sí mismo. Algunos tipos de infantilismo son:

El yo caprichoso. Pone en el centro de su vida las ganas, los gustos. Su gran frase es: “no me da la gana”. Se caracteriza por una gran inestabilidad de ánimo. Cuando me siento bien, soy un tipo formidable, converso con todo el mundo, ayudo a los demás. Pero cuando me siento mal de ánimo, soy un desastre, nadie me puede aguantar. Soy dominado por mis gustos. Para mucha gente, la vida espiritual depende de las ganas: rezan en la mesa o van a la misa dominical sólo cuando tienen ganas, cumplen el propósito del grupo según sus ganas.

Hemos de preguntarnos: ¿dependemos en cada momento de nuestros estados de ánimo: hoy alegres y contentos, mañana con mal genio?

O en la vida familiar. Cuando vuelvo a casa, no me pregunto: ¿Cuál es mi deber, mi tarea como papá o como mamá? ¿Qué es lo que Dios me pide en mi casa? Si no pienso en el diario que voy a leer, en la telenovela que voy a mirar. No pienso en lo que puedo brindar, sino en lo que la casa me puede brindar a mí: descanso, paz, tranquilidad. El yo caprichoso se da cuenta de lo que necesita él, pero no se da cuenta de lo que necesitan a su alrededor.

Tiene también una gran inestabilidad de sentimientos que le hace subjetivo. P.ej. tengo un amigo a quien adoro, pero escuché algo negativo que dijo de mí, y a partir de ahí ya no lo aguanto más. No me pregunto si es cierto lo que me contaron. No me pregunto si es grave lo que dijo este amigo. Habló mal de mí, me hirió, y eso es suficiente. Ya no quiero saber nada de él.

Entonces comenta el Padre: Toda persona que ha sido herida tiene que cuidarse y fijarse si lo que dice es verdadero; en tales casos, con frecuencia el 90% del juicio es subjetivo.

El yo autocompasivo. Es el que se compadece a sí mismo, el que tiene conciencia de mártir. Siempre ve p.ej. la crítica que le hacen como falta de amor. No es capaz de recibir una sola crítica, ni la mejor fundada. ¿Y por qué? Porque el yo está tan en el centro que no admite estar errado en algo. Por otra parte, es una persona que se queja continuamente: todos están en mi contra, nadie me comprende. Y siempre va a encontrar la culpa en los otros, nunca en sí mismo. Es también una persona que se defiende mucho. Es un signo de gran madurez, el defenderse poco; el confiar que la defensa va a venir por otros caminos. En cambio, el defenderse permanentemente, es un signo de inmadurez.

Podríamos hablar de las injusticias, puede ser una grande, seria, p.ej. calumnias graves, me robaron la fama, perdí el trabajo por ello. O pueden ser injusticias pequeñas, de cada día, pero repetidas. P.ej. en nuestra vida matrimonial: una palabra fuera de lugar; críticas exageradas; de que soy siempre yo el que tenga que pedir disculpas y nunca el otro. Son pequeñas injusticias que van creando en mí una sensación de autocompasión muy grande, y que puede convertirse en amargura.

El yo agresivo. Es un yo que siempre se considera atacado, agredido y por eso siempre está agrediendo. Es la persona que ve en peligro su yo, sus derechos, su libertad y por eso siempre está atacando. Se siente, pospuesto, infravalorado, desvalorizado, ve confabulaciones en todas partes. Cree que todo el mundo está en contra de él. Estas personas sufren mucho; de hecho todo infantilismo nos hace sufrir mucho.

Pregunta para la reflexión

1. ¿Qué formas de inmadurez afectiva puedo encontrar en mi personalidad? (p.ej. reacciones primitivas o negativas, pesimismo, momentos de impotencia y desvalimiento, resignaciones, frustraciones, antipatías, cobardías, etc.)

El Padre Nicolás es miembro del Instituto de los Padres de Schoenstatt, nació en Suiza, y trabajó muchos años en Paraguay con la Obra Familiar. En el año 2000 sufrió un accidente de carretera que lo ha dejado muy disminuido en todos los aspectos. La tendencia, con el tiempo, es que sus impedimentos vayan en aumento. Con sus homilías y retiros se tiene un material abundante y muy rico. Un equipo de personas han estado recopilando e iniciado una publicación vía e-mail con los escritos del Padre Nicolás . Actualmente se elaboran en español, inglés, alemán y portugués. Se distribuyen los 01 y 15 de cada mes. Con el permiso de los editores, Vivificat publicará los escritos del Padre Nicolás con regularidad y así compartir un poquito más de la espiritualidad schoenstattiana con el mundo de habla hispana.

jueves, noviembre 22, 2007

Demos gracias a Dios por Sor Ileana Silva y por sus colaboradores en el Señor

Para el católico todos los días son "días de acción de gracias," particularmente si el católico es un comulgante diario. "Eucaristía" significa precisamente "acción de gracias." Para nosotros el concepto no es nada nuevo. Cada momento tiene que ser uno de agradecimiento a Dios por habernos creado y por habernos dado la capacidad de amar.

Por eso hay que dar gracias a Dios también por religiosas denodadas como Sor Ileana Silva. En otra sorprendente historia de calidad humana la versión digital de El Nuevo Día nos cuenta hoy lo siguiente:
Todos los días, excepto los miércoles y los domingos, es “Día de acción y de gracias” cuando llega de la “guagua colorá” a uno de los puntos de drogas de Río Piedras. Su aparición hace las veces de campana que anuncia la llegada de un grupo de voluntarios comunitarios que les llevan comida, batidas, vitaminas, refrescos y agua a los deambulantes y usuarios de drogas del litoral.

Como beneficio adicional, les lavan los pies y les curan las llagas de piernas y brazos en donde se inyectan la droga. Los sábados hay baño y ropa limpia.

De vez en cuando, barbería. El pequeño terraplén donde sor Ileana Silva (“Sorile” para ellos) estaciona la guagua rotulada “Amanece para los Hermanos sin Techo, Inc.”, da a la concurrida Avenida de Diego. La otra mitad del solar es un área de matorrales de casi 7 pies de alto que oculta el “chulin” desde donde salen poquito a poco “los muchachos”. Algunos “vola’os” por el último “cantazo”.

Desde la calle se acercan otros en lento peregrinaje a “la Meca” de sustento, sanación física y espiritual que les provee el grupo que dirige la religiosa de la Congregación de las Hermanas de la Caridad. Este es el segundo “chulin” al que sirve el grupo. El primer punto de drogas fue el de la Placita López Sicardó, al costado de la Universidad de Puerto Rico.

''Está frágil la tierra, frágil la economía, frágil la vida y el huracán ha aumentado la realidad de muerte de Haití como país''

El proyecto nació del interés de su “socia”, Edna Peregrina, por ayudar a una deambulante que pedía limosna en el cruce de un semáforo. Tratando de localizarla para llevarla a un programa de rehabilitación –tal y como habían quedado- conoció la realidad de la también llamada “Placita de las Agujas”. Meses y muchas oraciones después, laica y religiosa ya tenían organizado el grupo.

Como misionera, sor Ileana estaba a punto de regresar a México. Pero con el testimonio de Edna, como ella dice, sintió la revelación: un golpetazo similar al de San Pablo cuando cae del caballo. Reconoció que “en el patio” de su casa, en Puerto Rico, había tanta o más miseria y necesidad que en otros países.

Ileana sintió temprano el llamado a ser religiosa destacada en misiones de servicio a los más desprovistos. A los 14 años ya quería copiar los modelos que le inspiraron una religiosa de la congregación de las Hijas de la Caridad y el que tenía en su hogar, donde su madre se afanaba en compartir alimentos con los más pobres. Todavía no había tanta mendicidad en Puerto Rico.

Hizo un bachillerato en sicología con concentración en educación en lo que ahora es la Universidad del Sagrado Corazón. Mientras, trabajaba en el Colegio La Inmaculada de Santurce y hacía el postulantado que la iniciaba en la vida religiosa en la Casa Provincial.

Completó el seminario en España. Continuó estudios con una maestría en administración y supervisión escolar en la Universidad de Puerto Rico y fue enviada al Colegio La Milagrosa en Mayagüez, como directora.

Trabajaron por la solidaridad y el desarrollo de la conciencia social cristiana de comunidades pobres.

“Ilusionada con las misiones, me enviaron a Haití a trabajar en la educación y evangelización con enfoque evangelizador liberador creando conciencia en un Haití que estaba dormido. Ahora está despierto, pero abandonado por la Humanidad”, dice al comparar el antes y después de aquellos 4 años en Fleurio-Tabarre, una comunidad de campesinos en un sector de sembradíos de caña con casitas de adobe y techos de paja a las afueras de Puerto Príncipe.

Aunque predominaba el vudú, las religiosas iniciaron una comunidad cristiana y la formación de líderes. En 4 meses aprendió el creole. “Ahora más que nunca Haití es importante. Es nuestra responsabilidad como ciudadanos del mundo porque está excluido de la conciencia, la política y la economía dominante”, dijo criticando la falta de respuesta de los países vecinos para el que ella considera que sufrió mayor devastación recientemente tras el paso del huracán Noel. Los correos electrónicos de otros misioneros le describieron cómo las inundaciones “lavaron” la tierra, ya deforestada por los haitianos que usan la madera como leña para cocinar. “Está frágil la tierra, frágil la economía, frágil la vida y el huracán ha aumentado la realidad de muerte de Haití como país”, sentenció, al narrar que la primera misión de religiosas que fue tan pronto bajaron las aguas encontró 4 niños muertos en una sola casa.

Después de Haití, “Sorile” fue asignada a una misión urgente en Chiapas, México. Los indígenas guatemaltecos cruzaban la sierra y llegaban moribundos a la selva de Ocosingo, en México, para salvar sus vidas. “El gobierno guatemalteco envió el ejército a las comunidades indígenas para quedarse con las tierras. La violencia de la injusticia y la opresión provocó que los indígenas huyeran. Muchos morían en el camino”, dijo. Para que no los descubriera el llanto de hambre y sueño de sus hijos, los amordazaban. El fuego para cocinar los podía delatar. Así que no comían.

Cuando llegaban a México, sor Adela Orea -la superiora, que era médico- dirigía el grupo que los atendía tras 15 días de viaje sin alimentos. La Comisión de Naciones Unidas para refugiados (ACNUR), y la Comisión Mexicana de Ayuda al Refugiado (COMAR) organizaron campamentos para atender a los indígenas.

En ambas participaron las Hijas de la Caridad. Sor Ileana permaneció 3 años en Chiapas laborando en el hospital que recibía a los indígenas; el resto, fundando y organizando la Escuelita Juan Pablo II.

“Allí eduqué a jóvenes en los derechos humanos y en el plan de Dios hacia nosotros para que seamos un mundo de hermanos donde reine la justicia y la solidaridad”, indica.

Dos años estuvo asignada a la pastoral de evangelización integral liberadora de indígenas otomíes en Ixmiqlilpán, en el estado de México. Vivió 6 años en el pueblito indígena Mandho, con su estilo de vida. Su último año en el mundo azteca fue en Ciudad Netxa, en la periferia de Ciudad México, donde realizó pastoral suburbana con emigrantes de los campos y comunidades indígenas que llegaban al Distrito Federal.

Regresó a Puerto Rico brevemente y la volvieron a enviar a México: entonces fue a Aguascalientes, una pastoral campesina muy pobre, donde además de formar catequistas, organizó cooperativas. Para entonces surgió otra urgencia en el Estado de Campeche, en Champotón, donde se preparaba el retorno de los refugiados guatemaltecos al firmarse la paz. Asignada a recopilar los primeros testimonios confidenciales sobre la violación de los derechos humanos del ejército guatemalteco, la información se recopiló en el libro de Monseñor Gerardi, asesinado después a causa de esa publicación.

Tras aquello, Sor Ileana regresó a la Isla a cuidar a su mamá en la comunidad de las Hijas de la Caridad en Santurce. Mientras, trabajó con los laicos de la Familia Vicentina, pero siempre en contacto con las religiosas de Haití y México. “Yo siempre decía que cuando mami se fuera al cielo, regresaba a México, pero Dios cambió el rumbo”, dijo al narrar el testimonio de su gran amiga Edna en la Placita de las Agujas y su “caída del caballo” al estilo de San Pablo.

Así -con Edna, Carmen Elena Arroyo, Rafael Meléndez y otros laicos- comenzó el proyecto “Amanece para los Hermanos sin Techo”, que ahora cuenta con 30 voluntarios en servicio directo y otros 15 en servicio indirecto. Cuando la Policía cerró el punto de drogas del la Placita de las Agujas, un muchacho les dijo del “chulin” que habían formado en un basurero clandestino en la De Diego y que había muchos con úlceras.

Desde entonces, “la guagua colorá” que les donó Reliable se ha convertido en el transporte del equipo médico, de alimentos y los tereques necesarios para montar llueva, truene o ventee, su “punto” de sanación física y espiritual para deambulantes y drogadictos, prostitutas y abandonados. “Seguí haciendo discernimiento en oración con acompañamiento y vi que el Señor me pedía esta misión. Tuve que, tristemente, tomar la decisión de vivir mi vocación y misión al servicio de los más pobres fuera de las estructuras de la comunidad. Sigo viviendo en mi consagración con los votos religiosos: castidad, pobreza y obediencia. El Señor me preparó durante 40 años en la compañía de las Hijas de la Caridad para esta misión”, dijo al señalar que el problema de los hermanos sin techo es un “maremoto que nos está arropando” al convertirse en un terrible problema de salud pública y discrimen que no es prioridad en nuestro sistema.

Y cada día –aunque no sea el Día de Acción de Gracias”- es “día de acción y de gracias” para “Sorile”, quien no cesa de agradecerle a Dios la encomienda de ponerla al servicio de los hermanos sin techo de su país.
Dicho sea de paso, acompañando a Sor Ileana no se detectó ateo alguno - sean ateos teóricos o prácticos - tratando de hacer el bien a otros pero sí muchos lavándose las manos, aunque estoy convencido de que Sor Ileana y cía tendrían las puertas abiertas a cualquiera que desee ayudarlos. Por eso es que el amor sacrificial, el que ama sin esperar nada a cambio, es y sigue siendo posesión exclusiva del creyente cristiano. Y por eso, demos gracias a Dios también. Deo gratias.

miércoles, noviembre 21, 2007

Tremenda entrevista a Álvaro Mutis en ENDI

Amigos, de vez en cuando la versión digital de El Nuevo Día publica joyas sin cuento. Hoy fue uno de esos días, con esta entrevista que Ángel Darío Carrero le hizo al poeta colombiano Álvaro Mutis en la residencia de este último en Ciudad de México. Esto que dice el Poeta me cautivó:
¿Cómo describiría sus afinidades espirituales?

Me siento muy cercano a la espiritualidad franciscana. Veo en San Francisco una auténtica piedad amorosa por los seres humanos y por la naturaleza. La naturaleza es la presencia misma de lo sagrado. Ahí está el Creador presente, pero de la forma más rotunda posible. La naturaleza brinda el inmenso campo de la verdad del ser.


¿Lee la Biblia?

Sí, mucho. Aquí tengo la edición de Nácar-Colunga.

¿La lee como un libro revelado?

Sí, como un libro revelado, sagrado, que está en contacto con el Creador, con las esencias mismas de nuestro ser y de nuestra vida. No hay nada más hermoso que esos doce personajes que seguían a Jesucristo, cada uno con su carácter, con su personalidad, con su manera de ver al mundo, con sus debilidades y fallas. Son seres humanos: son nuestro retrato.

¿Qué tiene que decir de Jesucristo?

Resulta ejemplar que dijera “El que esté libre de pecado…” y aquello otro tan esencial de “Dar al César lo que es del César…”. Su grito en la cruz: “Señor, por qué me has abandonado”, es también de lo más humano que se ha dicho. Esa noción de la verdad esencial del destino del hombre tiene que venir de un contacto con la divinidad. Para mí, que he sido un cultor de la amistad, Jesucristo es también el gran modelo. Él era ante todo el amigo de sus apóstoles. Pienso que a San Juan lo iluminó, lo llenó de luz.

La figura de Jesucristo, sin embargo, está prácticamente ausente de su obra.

Es así, porque no me atrevo. Un silencio por respeto. ¿Qué puedo decir yo de esa figura?

¿No está de acuerdo con obras que tratan literariamente el tema de Jesús?

No, jamás. Para eso hay que tener unas condiciones particulares que yo no tengo. Haber recibido de lo sagrado unas posibilidades de acercarme más estrechamente a esas verdades esenciales. Claro que escribo poesía, que es una llave de lo sagrado. No hay escapatoria, pero es distinto.
Fascinante entrevista. Léanla aquí antes de que ENDI la archive y solamente los que paguen $$$ la puedan alcanzar.

martes, noviembre 20, 2007

Científicos obtienen células madre 'embrionarias' sin embriones

Amigos, de acuerdo a Reuters:
WASHINGTON (Reuters) - Dos equipos distintos de investigadores anunciaron el martes que transformaron células comunes de la piel en lotes de células que lucen y actúan como células madre embrionarias, pero sin haber usado tecnología de clonación ni crear ningún embrión.

Este logro podría hacer posible el buscado objetivo de la medicina personalizada, pero sin los obstáculos políticos, científicos y éticos que acarrea el uso de embriones humanos.

Ambos grupos de científicos las llaman células madre pluripotentes inducidas y aseguran que se ven y actúan como células madre embrionarias, que son las células maestras del organismo que dan origen a cada célula y tejido del cuerpo.

"Ahora podemos imaginar un momento en el cual un simple procedimiento pueda usarse para producir células madre, que son capaces de formar cualquier tejido a partir de una pequeña muestra tomada de cualquiera de nosotros," señaló en un comunicado Ian Wilmut, del Centro Escocés de Medicina Regenerativa de la University of Edinburgh.

"Esto tendrá enormes implicancias para la investigación y quizás, algún día, para la terapia," agregó Wilmut, quien ayudó a crear en 1997 a la oveja Dolly, el primer mamífero clonado.
Por favor sigan leyendo aquí.

Comentario. Aunque esta noticia ha sido reportada anteriormente, es ahora que las investigaciones han sido publicadas en revistas científicas con pleno detalle.

Este descubrimiento no serán buenas noticias para aquellos que han invertido sus caudales en la extracción de células madres embriónicas, ni tampoco para aquellos que utilizaban el asunto para socavar el valor de la vida humana – estos ya se quedaron sin argumentos.

Esta es mi prognosis: olvídense de invertir su dinero y su tiempo en seguir investigando en el uso de embriones humanos para cultivar células madre. Ya eso no va para ningún sitio. Se puede obtener el mismo progreso usando células de la piel o del sistema digestivo. Ya no hay que matar a nadie para que otros vivan.

lunes, noviembre 19, 2007

Amar es darse darse darse sin hacer daño


El otro día un amigo me envió una ventana al pasado
Y en la ventana se veía un grupo de niñitos
Todos vestían el uniforme de su escuela
Todos parecían esperar impacientes
A que algo sucediera
Expectantes, una niña con pandereta en mano
Una generación todavía inocente, fresca, sin
Saber lo que era malicia
Y tal vez aprendiendo lo que era el Amor.

¡Cómo engañan las apariencias!

Puedes ver en una esquina un niñito, distraído y
Pensante, con su atención puesta en un
Punto tal vez distante,
tal vez cercano quién sabe
¿Qué piensas, niñito?
¿En tu colección de estampillas, en tus GI Joes,
¿En tus barcos y aviones? ¿En el próximo examen?
¿Sabías ya lo que es el Amor?

O tal vez piensas en no pensar en el maltrato,
En el grito y las amenazas de la que eres objeto,
A la lenta tortura de tu alma y a la destrucción de
Tu sentimiento
De valor propio a la que eres sometido diariamente
Por parte de quien decía amarte más que a nadie y
Sin embargo más que nadie te dañaba.

En la escuela te dicen que Amar es darse darse darse
Sin hacer daño
Entregarse entregarse entregarse
Sin esperar nada a cambio
Y a lo mejor piensas "¡qué bonito!"
Y a lo mejor te preguntas "¿cómo se hace?"
Y las nubes en el azul cielo cobran la forma
De un padre y una madre y un niñito tomados de la mano
Llevados por el viento hacia la eternidad
Tal vez eso era lo que veías y añorabas
Con tu mirada perdida en tus sueños sin realizar.

O tal vez pensabas en el griterío y pelea entre dos hermanas
Que debían amarse y no lo hacían, o entre una hija y un padre
Que trataba de ser tu padre y no podía, quería y apenas se lo permitían
O en tu hermanito recién nacido
Que de esto ni cuenta se daba
O en el padre distante que apenas conocías, que su responsabilidad
Descargaba
Mensualmente con 50 pesos, y tu matrícula y el resto eran excusas y alevosías;
Aquel padre que debía forjarte y fusionarte y completarte
Y nunca lo hizo empañando con eso para ti hasta la mismísima faz de
del Padre Nuestro que está en el cielo santificado sea su Nombre.

¿Cómo te llamas, Papá? Quiero saber tu Nombre
Para santificarlo
Una vez comprenda lo que significa "santificar"
Una vez aprenda a Amar
Una vez descubra yo tu faz
¿Cómo aprenderás, niñito, que
Amar es darse darse darse
Sin hacer daño
Entregarse entregarse entregarse
Sin esperar nada a cambio?

¿Te dabas cuenta niñito de las grandes fuerzas que atentaban
Contra tu alma? El ataque de todos lados y el vaivén de las olas
Las grietas en tu espíritu ya eran palpables, pero nadie las veía.
El mundo no se metía, no era su asunto y
Nadie admitía que
Que amar es darse darse darse
Sin hacer daño
Entregarse entregarse entregarse
Sin esperar nada a cambio.

El niño habría de sacrificarse por el "error" de sus padres.
Esa fue la sentencia
Cada cual a lo suyo
Que del error se escarmienta
Y la inocencia se desparrama
Ante el látigo de la correa
Y de la mala palabra.

Y el niño maduró y se hizo hombre. Él es él y la suma de sus
Circunstancias.
Llegó a conocer el Amor de Dios Padre y el Amor
De mujer - ¿Habrá alguna diferencia? – se pregunta ahora
Y se goza en la ambigüedad de la respuesta.

Porque Dios es Amor es Amor es Amor
Y se da se da y se vuelve a dar sin esperar nada a cambio
Y se entrega entrega entrega sin hacer daño
Y en esa caricia de mujer
Y en el abrazo que los hace una sola carne
Se encuentra Amor Amor Amor que es
Dios. Dios. Dios.

El niño también ya es padre, ya ha dado vida, ya ha engendrado
El niño también ya es abuelo y su simiente se esparce
Junto con su Amor sobre la tierra
Y el suelo agrietado de su alma
Reverdece y se sana ante el Amor inmerecido, buscado
Encontrado y agradecido
Porque Amor es Amor es Amor
Y la Verdad es Verdad es Verdad
Y la Palabra es Palabra es Palabra
Y la Caricia es Caricia es Caricia
Y no es golpe
Y no es grito
Y no es improperio
Y no es insulto ni humillación.


El niño hecho hombre ya aprendió
Agridulces lecciones
Y sigue aprendiendo que
Amar es darse darse darse
Sin hacer daño
Entregarse entregarse entregarse
Sin esperar nada a cambio.

¡Niñito no desfallezcas que el Amor te espera!
El pasado ya es presente
Ama ama y ama
Que de las heridas Dios se encarga.

sábado, noviembre 17, 2007

Unión Europea condena persecución de cristianos

Amigos, de acuerdo a ACIPrensa:
ESTRASBURGO, 17 Nov. 07 / 04:32 pm (ACI).-

La Unión Europea aprobó ayer la resolución "Serios episodios que ponen en peligro la existencia de las comunidades cristianas y de otras comunidades religiosas", en la que se condena la persecución, en algunas partes del mundo, de quienes creen en Cristo.

Según informa la agencia italiana SIR, Mario Mauro, presentador de la iniciativa y vicepresidente del Parlamento Europeo, indicó que "la libertad religiosa es la prueba de fuego respecto a las otras libertades y derechos, y la persecución de los cristianos en todo el mundo es uno de los desafíos más grandes contra la dignidad del hombre".

El texto, que contó con el apoyo del Partido Socialista, el Partido Liberal Demócrata, el UEN. Independencia y Democracia, el GUE; condena todos los hechos de violencia contra las comunidades cristianas especialmente en África y Asia; y pide a los países involucrados "proporcionar las garantías necesarias para la libertad religiosa y seguridad de las comunidades cristianas".

Además de mencionar algunos casos de persecución a los cristianos en Pakistán, Gaza, Turquía, China, Vietnam, Sudán, Irak y Siria, el documento "deplora el secuestro del Padre Giancarlo Bossi en Filipinas, condena firmemente el asesinato del periodista Hrant Dink y del sacerdote católico Andrea Santoro en Turquía; así como también destaca los problemas de libertad de expresión en China y remarcan las represiones en Vietnam.

"Gracias a la votación de hoy –que tuvo solo dos pronunciamientos en contra y una abstención– la Comisión Europea tendrá que tomar medidas para el desarrollo y planeamiento para que la cooperación y ayuda sean entregadas a condición de que se respete el principio del respeto a la verdadera libertad religiosa", dijo Mauro.
Lean el artículo entero aquí.

Comentario. ¿Ustedes ven? Esto es bueno, ya que compromente a la Unión Europea a tomar pasos comunes para censurar la persecución contra los cristianos y avanzar la libertad religiosa. Sin tan solo fuese así en Europa, en donde a cada rato se le limita la libertad de expresión y de culto a los cristianos, particularmente en Francia, Gran Bretaña y Escandinavia y por cuanto sus delegados se niegan a reconocer el acervo cristiano del continente en la (ya fallida) Constitución Europea...pero, a caballo regala'o no se le miran los dientes. Esperemos que esto ayude a concientizar en Europa que la claridad empieza en la propia casa.

viernes, noviembre 16, 2007

¿Fue Hitler un cristiano?

por Dinesh D' Souza

Sufriendo bajo la vergüenza del sangriento legado de los regímenes comunistas ateos del siglo XX, ahora destacados ateos buscan desquitarse con los creyentes pintando a Adolfo Hitler y a su régimen nazi como teísta y específicamente, como cristiano.

Christopher Hitchens en su libro Dios no es tan grande pinta a Hitler como un politeísta pagano —no exactamente un teísta convencional, pero teísta al fin. Sitios-web ateos proclaman rutinariamente que Hitler era un cristiano porque nació católico, porque nunca renunció su catolicismo y porque escribió en su Mein Kampf, "al defenderme yo del judío, estoy luchando por la obra del Señor." El escritor ateo Sam Harris escribe que "el Holocausto marcó la culminación de…doscientos años de fulminación cristiana contra los judíos" y que por lo tanto "con su conocimiento o no, los nazis eran agentes de la religión."

¿Qué tienen de persuasivo estos argumentos? En mi reciente libro en la lista de best sellers del New York Times, titulado Lo grande del cristianismo (What's so great about Christianity), detallo la historia completa del asunto con sus citas requisitas pero aquí comparto con ustedes la versión condensada. Hitler nació católico como Stalin nació en la Iglesia Ortodoxa Rusa y Mao se crió budista. Estos hechos no prueban nada ya que mucha gente rechaza su crianza religiosa como lo hicieron estos hombres. Desde una edad temprana, dice el historiador Allan Bullock, Hitler "carecía de tiempo para atender la enseñanza católica, la cual consideraba como una religión digna de esclavos y cuya ética detestaba."

Entonce, ¿cómo se explica la aseveración de Hitler al decir que su programa antisemita era un instrumento de la providencia divina? Mientras ascendía al poder, Hitler necesitaba el apoyo del pueblo alemán — tanto de los católicos bávaros como de los luteranos prusianos — y para asegurarse de ese apoyo se asía de frases retóricas como "Estoy realizando la obra del Señor." Decir que esta retórica hace un cristiano de Hitler es confundir el oportunismo político con la convicción personal. El mismo Hitler dice en Mein Kampf que sus discursos públicos tienen que ser entendidos como propaganda para mover a las masas, sin relación alguna con la verdad.

La idea nazi del Cristo ario que empuña la espada para limpiar la tierra de judíos — lo que los historiadores llaman "Cristianismo Ario" — era un intento obvio de romper con lo que entendía el cristianismo tradicional, algo que fue condenado por el Papa Pío XI en su momento. Más aun, el antisemitismo de Hitler no era religioso, era racial. Se ensañó con los judíos no por motivo de su religión — ya que de hecho muchos judíos alemanes vivían sus vidas laicas sin atención a su religión — los odiaba por su identidad racial. Su racismo era étnico y no religioso. El antisemitismo de Hitler fue uno seglar, sin religión.

Las charlas de sobremesa de Hitler, una colección bien reveladora de las opiniones privadas del Führer, recolectadas durante los años de guerra por un ayudante cercano, muestran a Hitler como alguien extremadamente antirreligioso. Se refería al cristianismo como uno de los grandes "azotes" de la historia y al referirse a los alemanes decía "Sea este pueblo el único inmune a esta enfermedad." Prometía que "a través del campesinado podremos destruir al cristianismo." De hecho, Hitler les echaba la culpa a los judíos por haber inventado el cristianismo. También condenaba al cristianismo por su oposición al evolucionismo.

Hitler reservaba su oprobio particular a los valores cristianos de la igualdad y la compasión, los cuales él identificaba con la debilidad. Los consejeros principales de Hitler, como Goebbels, Himmler, Heydrich y Bormann fueron ateos que odiaban a la religión y que buscaban erradicar su influencia de Alemania.

Reconociendo el absurdo de igualar al cristianismo con el nazismo, Christopher Hitchens busca empujar a Hiter al campo religioso pintando su ideología como un "fenómeno cuasipagano." Hitler habrá sido un politeísta que le rendía culto a los dioses paganos, pero el politeísmo sigue siendo teísmo. Este argumento fracasa en distinguir entre el paganismo antiguo y el moderno. Es cierto que Hitler y los nazis derivaban mucho de arquetipos antiguos — principalmente de las leyendas nórdicas y teutónicas — para darle a su visión un aura mística. Pero esto fue un misticismo seglar, no un misticismo religioso.

Los germanos antiguos creían de verdad en los dioses paganos. Hitler y los nazis, por otro lado, dependían de los mitos antiguos en sus formas modernas según lo definieron Nietzsche y Wagner. Estos dos nunca creyeron en la veracidad de los viejos mitos. Wagner no creía en Wotan, el dios noruego ni Nietsche en Apolo. Para Hitler y los nazis los viejos mitos tenían valor porque estos podían darle profundidad y significado a una concepción del mundo racial y seglar.

En su voluminosa historia del Tercer Reich, el historiador Richard Evans escribe que "los nazis veían a las iglesias como las reservas más fuertes de oposición ideológica frente a los principios [nazistas] en los cuales creían." Una vez Hitler y los nazis ascendieron al poder desataron un duro ataque para debilitar y dominar las iglesias cristianas de Alemania. Evans apunta que después de 1937 las políticas del gobierno de Hitler comenzaron a ser crecientemente antirreligiosas.

Los nazis se abstuvieron de celebrar la Navidad y la juventud hitleriana recitaba una oración de acción de gracias al Führer por sus bendiciones, en vez de a Dios. A los clérigos "problemáticos" se les prohibía predicar, cientos de ellos fueron encarcelados y muchos otros simplemente asesinados. Las iglesias se encontraban bajo la vigilancia constante de la GESTAPO. Los nazis cerraron las escuelas religiosas, forzaron a las organizaciones cristianas a desbandarse, despedían a funcionarios civiles que fuesen cristianos practicantes, confiscaban la propiedad eclesiástica y censuraban a la prensa religiosa. El pobre de Sam Harris no puede explicar cómo una ideología que Hitler y sus asociados percibían como un repudio al cristianismo puede ser descrita como "la culminación" de ese mismo cristianismo.

Si el nazismo representó la culminación de cosa alguna, lo fue de la ideología decimonónica y de principio del siglo XX conocida como "Darwinismo Social." Lean el revelador estudio del historiador Richard Weikart, De Darwin a Hitler. Como el mismo Weikart lo documenta, Hitler y Himmler fueron admiradores de Darwin, refiriéndose a si mismos como ejecutores de "la ley de la naturaleza" la cual garantizaba "la aniquilación de los inaptos." Weikart argüía que el mismo Hitler "se aprovechó del botín del pensamiento darwinista social para construir su propia filosofía racista y concluyó que aunque el darwinismo no es una explanación intelectual "suficiente" para explicar el nazismo, es una "necesaria." Sin el darwinismo tal vez el nazismo nunca hubiese existido.

Los nazis también aprendieron del filósofo Friedrich Nietzsche, adaptando su filosofía atea para sus nefastos propósitos. Los propagandistas nazis abrazaron ávidamente la visión nietzscheana del "superman" y su elevación de una nueva ética "más allá del bien y del mal." La noción nietzscheana de "la voluntad al poder" casi se convirtió en un eslogan para los reclutadores nazis. No estoy sugiriendo que Darwin o Nietzsche hubiesen aprobado las ideas de Hitler, pero sí que Hitler y sus verdugos aprobaban las ideas de Darwin y de Nietzsche. Harris simplemente ignora la evidencia de las simpatías nazis por Darwin, Nietzsche y el ateísmo. Entonces, ¿qué sentido podemos hacer de la aseveración que los líderes nazis fueron agentes de la religión, "con o sin pleno conocimiento"? La aseveración es una claramente disparatada.

Así que a la montaña de cadáveres creada por los regímenes caracterizados por su odio a Dios como los de Stalin, Mao, Pol Pot y otros debemos añadir la cuenta de los muertos del régimen nazi. Los nazis, así como los comunistas, buscaban crear un hombre nuevo y una nueva utopía libre de las cadenas de la religión y de la moralidad tradicional. Por eso llevaban a las iglesias y a los creyentes en sus mirillas. En un epígrafe anterior pregunté ¿Cuál ha sido la contribución del ateísmo a la civilización? Una respuesta: el genocidio.

El Sr. Dinesh D'Souza es autor de numerosos libros y artículos, notablemente del best seller del New York Times, titulado Lo grande del cristianismo (What's so great about Christianity). Su debate en vivo con Christopher Hitchens puede ser visto aquí. El Sr. D'Souza me concedió su permiso expreso para traducir este artículo del inglés y publicarlo en español en esta bitácora.

Reconozco también al
Catholic Education Resource Center cuyo texto formó la base de esta traducción.

Para conocer más sobre el Sr. Dinesh D'Souza, visiten su
sitio-web o su blog. (en inglés).

Tomás Merton y la sanación del Gran Cisma

Amigos, a la luz de las noticias recientes respecto al acuerdo logrado entre representantes de la Iglesia Católica y de las Iglesias Ortodoxas Orientales en Rávena, Italia, acerca del "hecho" de la primacía eclesiástica de la Iglesia de Roma —aunque no de la naturaleza jurídica de dicha primacía— quiero compartir con ustedes esta cita del fenecido monje trapense Tomás Merton, escrita en su diario el 28 de abril de 1957:
Puedo unificar dentro de mí mismo, en mi propia vida espiritual, el pensamiento del Oriente y Occidente, de los Padres griegos y latinos; habré de crear dentro de mí la reunificación de la Iglesia dividida y desde esa unidad interior provendrá la unidad exterior y visible de la Iglesia. Porque no lograremos juntar el Oriente y el Occidente imponiendo el uno sobre el otro. Debemos contener a ambos dentro de nosotros mismos y trascender a ambos en Cristo
Las palabras de Merton describen para mí un plan de vida en lo que respecta la triste división entre Occidente y el Oriente cristiano. Aunque este acuerdo en Rávena, así como cualquier otro acuerdo entre las Iglesias es motivo para mí de gran regocijo como algo objetivamente bueno, tenemos que reconocer que el momento de compartir juntos la Eucaristía todavía nos queda distante.

Por el momento podemos, como nos dice Merton, unir dentro de nuestro ser el Oriente y Occidente. El cisma tiene que ser sanado dentro de nosotros antes de que pueda ser sanado fuera de nosotros. El Espíritu necesita fusionar estas partes fracturadas de nuestras almas antes de sanar este Pecado Original de todos los Cismas. Oremos, entonces, por esa intención y también para adquirir un justo sentido de proporción ante la benemérita tarea de sanar el Gran Cisma entre el Oriente y Occidente cristiano.

miércoles, noviembre 14, 2007

Las virtudes cardinales (2 de 2)

P. José P. Benabarre Vigo

Fuente: El Visitante - Semanario Católico de Puerto Rico

Una definición corta de la virtud de la fortaleza podría ser: la firmeza del alma en el cumplimiento del propio deber. Pero le falta un complemento, que lo añade nuestro Diccionario de la lengua española: “Y huir de la temeridad”. Santo Tomás de Aquino la define como “la virtud que aparta los impedimentos y las dificultades que impiden a la voluntad realizar lo que el entendimiento juzga ser conforme a la razón.”

Sin la virtud de la fortaleza, todas las demás dejarían de ser virtudes, y se convertirían en meras prácticas sin color, sabor y olor. Es la fortaleza la encargada de darles la necesaria firmeza, a la vez que controla los impulsos o decisiones impremeditadas, que pudieran desviar la voluntad del camino recto de la virtud.

La base de la fortaleza es el apetito irascible que, unas veces, vence o domina el temor y, otras, mantiene a raya la audacia, la irresponsabilidad y la temeridad.

La fortaleza, don del Espíritu Santo

Además de virtud cardinal, la fortaleza es uno de los siete dones del Espíritu Santo. Es un “don que refuerza la esperanza como abandono confiado, magnánimo, filial y activo en manos de Dios” (J. Esquerda Bidet, Diccionario de evangelización).

Como virtud, todo cristiano puede conseguir que su fortaleza sea cada día más auténtica y operativa a través de la oración humilde, confiada y constante, y de los actos repetidos de su propia naturaleza. En cambio, en cuanto don del Espíritu Santo, la fortaleza deriva directa y especialmente de Este su fuerza y operatividad. Pero como la oración lo alcanza todo, siempre que se pida con fe y sin dudar nada (Stgo 1,6), también podemos conseguir que la fortaleza, como don, sea más efectivo en nosotros.

La fortaleza en la literatura

En la literatura del mundo antiguo no cristiano, incluido el Nuevo Testamento, la fortaleza ocupa un lugar preeminente en su aspecto de agresividad. En cambio, en la literatura cristiana se enfatiza su vertiente de pasividad: de aceptación voluntaria del dolor, penalidades y persecuciones. De ahí que se glorifique el martirio como la máxima expresión de la fortaleza cristiana.

Este hecho, que perdura hasta nuestros días, ha dado pie a los escritores no cristianos o liberaloides a que nos echen en cara la falta de virilidad pues, en vez de urgir la pelea contra la opresión, persecución o maldad, aconsejamos tolerarlas -dicen ellos-. Todo depende de lo que se entienda por mal. Si se trata del mal moral o del abuso de las libertades fundamentales del hombre, nadie como los católicos pelea contra él [ese mal], o defiende mejor esas libertades. Es un hecho, por ejemplo, el que la Iglesia católica es la única que no acepta ni el divorcio ni la eutanasia activa; y es la que condena el aborto como el más vil de los crímenes -jamás de los jamases justificado. Y es ella la que, por principio, enseña que no hay que devolver mal por mal, sino sufrirlo con paciencia y resignación, cuando no es posible suprimirlo por medios pacíficos. El ofrecer la otra mejilla sólo lo ha predicado Jesucristo (Mt 5,39; 6,29). Sin embargo, es evidente que se necesita más fortaleza para soportar el mal que para atacarlo y que el ataque suele ser más breve que el soporte.

La virtud de la templanza

A diferencia de la fortaleza que, como virtud, tiene el objeto de vigorizar todas las demás virtudes, el objeto directo y principal de la templanza es moderar los apetitos de los sentidos, y procurar el recto equilibrio en el uso de los bienes creados (P. Petrosillo).

La templanza se impone a la voluntad, y mantiene a raya los deseos del cuerpo para que estos no se salten los límites de la probidad [moralidad]. La persona moderada orienta hacia el bien sus apetitos sensibles, guardando una sana discreción (Catecismo 1809).

Necesidad de la templanza

El hombre no ha cambiado mucho desde su primera aparición en el mundo hasta hoy: el dominio de sus pasiones indómitas ha sido el anhelo de sus mayores. De la antigüedad, tenemos los testimonios de Platón, Aristóteles y de los Estoicos. Todos ellos propugnaron el dominio de las pasiones inmoderadas tanto del cuerpo como del alma, a fin de que la persona pueda obrar con libertad y según razón.

De el Antiguo Testamento, que tanto alaba la templanza, podemos citar a Sirac (Eclo): “No vayas detrás de tus apetitos; refrena tus deseos. Si consientes en todos ellos, te harás la irrisión de tus enemigos” (18, 30-31).

No fueron menos exigentes los Padres de la Iglesia. Todos proponen la regeneración del alma a través de la desaparición de los vicios, a fin de que el cristiano pueda asemejarse a Cristo, quien llegó a sugerir la extirpación de los ojos y la cercenadura de las manos, si tal fuera la necesidad para no caer en pecado (Mt 5, 29). Por su parte, San Pablo pide a todos que, “renunciando a la impiedad y a las pasiones mundanas, vivamos con sensatez, justicia y piedad...” (Tit 2, 12).

La ascesis cristiana exige, en general, que mortifiquemos y dominemos los cinco sentidos (el sexo va incluido en el tacto), a fin de mantenernos en la gracia y no caer en el pecado.

- Fuente: El Visitante.

martes, noviembre 13, 2007

Las virtudes cardinales (1 de 2)

P. José P. Benabarre Vigo
Para El Visitante Dominical - El Semanario Católico de Puerto Rico

La palabra “virtud” deriva de la latina virtus, cuyas raíces son vir=hombre, y vis=poder. Según el Diccionario de la lengua española, virtud “es la actividad o fuerza de las cosas para producir o causar sus efectos”. Y en cuanto a las virtudes humanas, las define como “disposición constante del alma para las acciones conforme a la ley moral”.

El Catecismo de la Iglesia católica del que haré amplio uso en este artículo, define la virtud como “una disposición habitual y firme [del alma] a hacer el bien. Permite a la persona no sólo realizar actos buenos, sino dar lo mejor de sí misma. Con todas sus fuerzas sensibles y espirituales, la persona virtuosa tiende hacia el bien, lo busca y lo elige a través de acciones concretas”. Y cita a San Gregorio de Nisa, quien afirma que “el objetivo de una persona virtuosa es llegar a ser semejante a Dios” (Catecismo 1803).

Virtudes humanas

Las virtudes humanas suelen clasificarse en tres grupos:
  • Virtudes naturales (sinceridad, honradez, coherencia, colaboración, etc.);

  • virtudes cardinales (prudencia, justicia, fortaleza y templanza, en las que se fundan todas las demás); y

  • virtudes teologales (fe, esperanza y caridad), que hacen referencia a nuestra relación con Dios.
  • Las virtudes humanas son “actitudes firmes, disposiciones estables, perfecciones habituales del entendimiento y de la voluntad, que regulan nuestros actos, ordenan nuestras pasiones y guían nuestra conducta según la razón y la fe. Proporcionan facilidad, dominio y gozo para llevar una vida moralmente buena. El hombre virtuoso es el que practica libremente el bien” (Catecismo 1804).

    La virtudes humanas básicas y naturales están al alcance de todos los que se esfuerzan en adquirirlas, y se obtienen mediante el deseo sincero de poseerlas y la repetición de los actos correspondientes a las mismas. Su adquisición prepara la voluntad y el entendimiento para la práctica de las virtudes teologales, que sólo pueden obtenerse a través de la asistencia divina, pues son puro don de Dios.

    Las virtudes cardinales (prudencia, justicia, fortaleza y templanza) derivan su nombre de la palabra latina cardo,nis=gozne, que hace referencia al hecho de ser el fundamento o apoyo de todas las demás. De estas virtudes, tenemos una hermosa cita en la Biblia: “¿Amas la justicia? Las virtudes son su empeño, pues ella enseña la templanza y la prudencia, la justicia y fortaleza: lo más preclaro del hombre en la vida” (Sb 8, 7).

    Prudencia

    “La virtud de la prudencia es la virtud que dispone la razón práctica a discernir en toda circunstancia nuestro verdadero bien y a elegir los medios rectos para realizarlo. ‘El hombre cauto medita sus pasos’ (Pr 14, 15)... La prudencia es ‘la regla recta de la acción’, según Santo Tomás de Aquino, que sigue a Aristóteles. No se confunde con la timidez o el temor, ni con la doblez o disimulación. Es llamada auriga virtutum [conductora de las virtudes], pues conduce a las virtudes, indicándoles regla y medida. Es la prudencia quien guía directamente el juicio de conciencia. El hombre/mujer prudente decide y ordena su conducta según este juicio. Gracias a esta virtud aplicamos sin error los principios morales a los casos particulares. Y superamos las dudas sobre el bien que debemos hacer y el mal que debemos omitir” (Catecismo 1806).

    Ahora bien, dada la fragilidad humana, no es infrecuente que el hombre/mujer defiendan su cobardía o indecisión con el tapujo de la falsa prudencia. Saben qué es lo que tienen que hacer; pero les faltan las fuerzas para hacerlo; y, entonces, se buscan mil razones para justificar la inacción o toma de decisiones. “Hay que ser siempre prudentes”, se dicen.

    Justicia

    “En Teología, la justicia es el atributo de Dios por el cual ordena todas las cosas en número, peso y medida. Ordinariamente, se entiende por justicia la divina disposición con que castiga o premia, según merece cada uno.” (Diccionario de la lengua española).

    “En cuanto virtud cardinal, la justicia es la virtud moral que consiste en la constante y firme voluntad de dar a Dios y al prójimo lo que les es debido. [Es lo que Jesús dijo a los pendencieros y pesados fariseos, cuando le preguntaron si era moralmente lícito a los judíos pagar el tributo legal al César: “Dad al César lo que el del César, y a Dios lo que es de Dios] (Mt 21, 22). La justicia para con Dios es llamada ‘la virtud de la religión’. Para con los hombres, la justicia dispone a respetar los derechos de cada uno, y a establecer en las relaciones humanas la armonía que promueve la equidad respecto a las personas y al bien común. El hombre justo, evocado con frecuencia en las Sagradas Escrituras, se distingue por la rectitud habitual de sus pensamientos y de su conducta con el prójimo. ‘Siendo juez, no hagas injusticia, ni por favor al pobre, ni por respecto al grande: con justicia juzgarás a tu prójimo’ (Lev 19, 15). Y San Pablo, por su parte, les dice a los Colosenses: ‘Amos, dad a vuestros esclavos lo que es justo y equitativo, teniendo presente que también vosotros tenéis un amo en el cielo’” (Catecismo 1807).

    En lo humano, se habla de dos clases de justicia: conmutativa y distributiva. La conmutativa regula la igualdad o proporción que debe haber entre las cosas cuando se dan o cambian unas por otras. Y la distributiva establece la proporción con que deben distribuirse las cargas, recompensas y castigos.

    Si es verdad que el fruto de la justicia es la paz, la dolorosa ausencia de ésta en el mundo entero se explicaría, en gran parte, por la falta de verdadera justicia a nivel personal, nacional e internacional.

    (Continuará)

    sábado, noviembre 10, 2007

    Hugo, ¿por qué no te callas?

    Juan Carlos I, visiblemente molesto, mandó a callar a Chávez.Amigos, de acuerdo a la BBC, "el rey Juan Carlos de España espetó a Hugo Chávez "¿por qué no te callas?" cuando el mandatario venezolano intentó interrumpir al presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, durante la última sesión plenaria de la XVII Cumbre Iberoamericana." Pueden ver el vídeo del incidente aquí.

    Comentario. Lo mantendré breve. Bravo por el Rey Juan Carlos y mejor aun, hoy es un día frío en el infierno porque tengo que decir, ¡Bravo por Zapatero! El insolente Chávez tiene que ser puesto en su sitio y tiene que recordársele que su altanería narcisista y adolescente no ha de ser tolerada por ninguna nación civilizada ni por sus gobernantes justamente electos. Si Chávez quiere respeto, que lo rinda; si no lo rinde, que no lo espere.

    Gracias al histrionismo narcisista de su gobernante, la República "Bolivariana" de Venezuela ahora puede esperar aun más aislamiento y ostracismo por parte de la comunidad internacional - excepto de sus carga botas, por supuesto.

    viernes, noviembre 09, 2007

    Santifiquemos el domingo

    Mons. Antonio Dorado Soto, Obispo de Málaga, Comunidad Autónoma de Andalucía, España.

    Mons. Antonio Dorado Soto, obispo de Málaga, EspañaNecesitamos un esfuerzo catequético que nos lleve a descubrir y a meditar en el sentido teológico de la Eucaristía

    Durante los últimos diez años, Juan Pablo II y la Conferencia Episcopal Española han insistido en la necesidad de que el Pueblo de Dios recupere el sentido del domingo. En realidad, no hacen sino inculcar lo que dijo ya el Vaticano II: «La Iglesia, desde la tradición apostólica que tiene su origen en el mismo día de la resurrección de Jesucristo, celebra el misterio pascual cada siete días, en el día que se llama con razón «día del Señor» o domingo.

    Así pues, en este día los fieles deben reunirse para, escuchando la Palabra de Dios y participando en la Eucaristía, recordar la pasión, resurrección y gloria del Señor Jesús, y dar gracias a Dios, que los hizo renacer a la esperanza viva por la resurrección de Jesucristo de entre los muertos. Por consiguiente, el domingo es la fiesta primordial que debe presentarse e inculcarse a la piedad de los fieles, de modo que sea también un día de alegría y de liberación del trabajo» (SC 106).

    En nuestra diócesis, las condiciones actuales de vida no facilitan vivir la centralidad del domingo. Sin embargo, es posible rescatar en buena medida su espíritu, mediante una catequesis que ponga ante los fieles su rico y hondo significado humano y evangélico, pues como dijo el Papa Juan Pablo II, «es la Pascua de la semana, en la que se celebra la victoria de Cristo sobre el pecado y la muerte, la realización en Él de la primera creación y el inicio de la «nueva creación». Es el día de la evocación adoradora y agradecida del primer día del mundo y a la vez la prefiguración, en la esperanza activa, del «último día», cuando Cristo vendrá en su gloria y «hará un mundo nuevo»» (DD 1).

    Aunque como tal domingo no se debería limitar a la celebración de la santa misa, es necesario insistir en este punto: la celebración participada y alegre de la Cena del S e ñ o r. En nuestras comunidades surge con frecuencia la pregunta de cómo podemos dar un carácter más atractivo y atrayente a nuestras celebraciones litúrgicas. Es una pregunta legítima y necesaria, que nos debemos hacer. Y la respuesta no consiste en buscar elementos externos novedosos que capten la atención de los miembros de la comunidad. Aparte de que pierden muy pronto su novedad, no suelen conducir a vivir una experiencia honda de salvación.

    Por eso necesitamos un esfuerzo catequético que nos lleve a descubrir y a meditar el significado teológico de la Eucaristía, la riqueza de sus ritos y la certeza de que nos lleva a la comunión con Jesucristo resucitado.

    Al centrar nuestra atención pastoral este año en la celebración de la fe, se nos ofrece una oportunidad espléndida para desarrollar los contenidos doctrinales de la Eucaristía, para contrastarlos mediante el trato personal con Jesucristo en la comunión sacramental y en la escucha atenta de la Palabra, y para compartirlos en la asamblea congregada. La legítima insistencia en el compromiso fraterno con los demás ha podido tener como consecuencia no buscaba, pero real, el olvido de que la celebración de la Eucaristía es la cumbre y la fuente de la evangelización; el banquete en el que se alimenta la fraternidad del Pueblo de Dios; y el alma de todo apostolado, porque alimenta la caridad de los fieles.

    Al recuperar el sentido cristiano del domingo, podemos integrar, en esta fiesta de fe y de esperanza, los valores que se han desarrollado en la sociedad moderna, como es la posibilidad de que la familia conviva en un clima relajado, la oportunidad para disfrutar de la belleza del campo y la visita a museos. Pero siempre, a la luz de la visión cristiana de la nueva creación, que ha comenzado con la resurrección de Jesucristo y que se actualiza en la Eucaristía.

    - Fuente: Diócesis de Málaga.

    jueves, noviembre 08, 2007

    Solidaridad universitaria con estudiantes en Venezuela brilla por su ausencia en Puerto Rico

    Siéntense a esperar a que los fupistas, profesorcillos de vanguardias y otros estudiantes profesionales en la UPR se solidaricen con sus contrapartes venezolanos.

    Amigos, informa la BBC que manifestantes estudiantiles, a quien Chávez califica como "hijitos de papá," han resultado heridos de bala en Caracas al retornar de una manifestación en contra de la mal llamada reforma constitucional impusalda por el Tnte. Coronel en Jefe de la sufriente Venezuela. ¿Y los causantes? Encapuchados y engafados con pistolas. Aquí lo pueden ver:


    El Teniente Coronel a cargo de Venezuela ha creado y mantiene el clima de abuso y de persecución política que existe en su país. Dado dicho clima, cobardes en capucha, gafas y pistolas se sienten que pueden actuar con impunidad hiriendo y matando a nombre de su Gran Jefe y su Gran Causa.

    En Venezuela, solamente los que le limpian las botas al dictador tienen derecho a expresarse. Los demás son desechables.

    ¿Y dónde están nuestros brillantes y progresistas estudiantes y sus padrinos docentes en la UPR que tanto se desgañitan gritando en contra de la violencia y la represión en Puerto Rico y en otros países? En ningún sitio. Protestar contra Chávez va contra su estrecha cosmovisión e intereses de clase. En sus mentes hipóxicas, protestar contra Chávez no es protestar contra el "imperialismo yanqui." Eso es mera distracción, no importa cuantos inocentes mueran por el mero "delito" de expresarse. Esos no cuentan.

    El costo de ser ente vanguardista en Puerto Rico y en todas partes es existir como hipócrita y cómplice vulgar de la muerte y miseria ajenas.

    - Lea, Venezuela: Reforma entre piedras en la BBC.

    martes, noviembre 06, 2007

    Buenas noticias para Puerto Rico, malas para Venezuela

    Análisis.

    Amigos, nos informó El Nuevo Día en su edición digital de la semana pasada, en un editorial titulado Buenas noticias para Puerto Rico, acerca de la envidiable posición económica de Puerto Rico entre las naciones del mundo. La información se deriva de los hallazgos publicados por el Foro Económico Mundial en su publicación, Informe de Competitividad Global. De acuerdo a ese informe, Puerto Rico logró la posición número 36 de entre 131 países estudiados, colocando a la Isla netamente entre las economías más avanzadas del mundo, mejor clasificada que Portugal (40), Italia (46), Polonia (51), Croacia (57) y Grecia (65), India (48) y Rusia (58).

    Encontré interesante también que la competividad de la Isla cae detrás de la de Arabia Saudí (35) —lugar con poca densidad poblacional pero rezumante de petróleo—y casi empatada con la de los Emiratos Árabes Unidos (37), lugar con escasa población pero también podrido en petróleo.

    Y hablando de países rezumando de petróleo y riquezas naturales, la hermana y sufriente República de Venezuela—qué bolivariana ni qué ocho cuartos—cayó en la posición número 98, peor que la vecina República Dominicana (96) y Nigeria (95) y apenas mejor que Kenya (99) y Senegal (100) pero al menos no tan mal como el Chad, el cual arrastró la última posición (131). Ni a Cuba—modelo en tantas cosas para Chávez y su régimen— ni a Norcorea se le mencionan en este estudio, tal vez porque su situación es de todos conocida.

    De hecho, Venezuela descendió con respecto a su posición en el 2005 (85) y en el 2006 (90) en este estudio. Sus indicadores apuntan a una caída en picada en la economía de ese sufriente país.

    Con toda su riqueza y recursos naturales, altos precios del crudo e ingenio nativo, Venezuela pisa y no arranca. ¿A qué se debe esto? Pues amigos, se debe a la imposibilidad del socialismo "real" de producir riqueza alguna y de mantener el nivel de vida de sus súbditos, y a la imbecilidad de Chávez y de sus compinches que llevan ya casi 10 años en el poder y ya no le pueden echar la culpa del desastre a nadie, y porque no quieren ni ver ni aceptar estas realidades ni aceptar su responsabilidad en haberlas creado. Por eso encuentro trágicamente risible las alabanzas lanzadas por los sicofantes del régimen chavista en Puerto Rico como el periódico Claridad, portavoz afónico del izquierdismo en la Isla, que también se hacen ciegos, sordos y mudos ante el desastre venezolano. (Vean, por ejemplo, Avanza el socialismo en Venezuela, con participación y derechos humanos).

    Amigos, esto prueba el dicho popular, que no hay peor ciego que el que no quiere ver.

    Entre tanto, El Nuevo Día nos informa que Miles huyen de Venezuela - Hasta el 2005, más de medio millón de venezolanos habían emigrado:
    La radicalización de la revolución y el giro totalitario que ha adquirido su Gobierno que implica amenazas ciertas a la propiedad privada, el control total de las instituciones de la República, el fomento de la violencia callejera a críticos del oficialismo, la exclusión o prisión de disidentes y ahora con la consagración de una República socialista en la Carta Magna pienso que el tan citado socialismo del siglo XXI se convertirá en el totalitarismo del siglo XXI” dijo el sociólogo y profesor universitario Tulio Hernández.

    Hasta principios de los años 1990 Venezuela se caracterizó por ser un país receptor de inmigrantes. Este proceso se dio por etapas. En la década del 1950 y 60 entraron cientos de miles de europeos, quienes aún con las secuelas de guerras y de crisis económicas a sus espaldas apostaron por rehacer sus vidas en América del sur.

    En los 70 Venezuela acogió a ciudadanos del cono sur, básicamente argentinos, chilenos y uruguayos, por motivos políticos. En aquellos convulsos tiempos las dictaduras militares propiciaron el exilio de intelectuales, artistas y dirigentes de partidos y de organizaciones sociales. Una última oleada de visitantes extranjeros provino de Colombia, Ecuador, Perú y República Dominicana se reportó entre fines principios de los 80 y hasta el presente. El motivo era el económico en virtud de los abundantes petrodólares que, con sus alzas y sus bajas, han atiborrado la economía venezolana, para bien o para mal.

    En estos momentos, la situación se presenta a la inversa. Venezuela pasó de importadora a exportadora de ciudadanos, básicamente profesionales de clase medias o medias bajas, con cierto grado de instrucción y de ingresos. Una auténtica fuga de talentos.
    El pasado 30 de octubre, el mismo rotativo puertorriqueño nos informó sobre la Crisis de comida en Venezuela, y cito "que nadie podía creer que en un país en plena bonanza petrolera estén escaseando los alimentos de primera necesidad, sobre todo los relacionados con la dieta básica como la leche, el pollo, los huevos y la carne." Por supuesto, el gobierno chavista, en la persona de Rafael Oropeza, Ministro de Alimentación, se curó en salud echándole la culpa a los medios de comunicación por exagerar problemas menores en el sistema de abastecimiento controlado por el estado venezolano.

    Estoy seguro que la intrépida reportera de Claridad no le cuestionó estos signos negativos al vicecanciller venezolano cuando este visitó la Isla recientemente. (Vean otra vez, Avanza el socialismo en Venezuela, con participación y derechos humanos). La verdad objetiva de las cosas no es conveniente para nuestras izquierdas.

    Pero volvamos a Puerto Rico. Es verdad que la Isla sufre de graves problemas. El informe describe el tamaño de nuestros mercados y nuestra estabilidad macroeconómica como pésimos, así como nuestros índices de salud y de educación primaria y secundaria – algo que yo mismo he podido constatar aquí, en base a las respuestas raquíticas que me dejan algunos de mis "anónimos." Y estos problemas son solamente la punta del témpano. El informe también falló en contra de la inmensa burocracia gubernamental, las regulaciones laborales restrictivas, las tasas de impuestos excesivas como factores problemáticos del clima económico en Puerto Rico

    Nos gusta percibir que la grama en el patio ajeno se ve más verde que la de uno. Sin embargo, con todo y nuestros problemas, Puerto Rico tiene poco que envidiar a otros que se pasan por potencias regionales y de vanguardias progresistas y sociales. Nuestra grama sí que es verde, comparada con las de ellos. Son más los que tienen que aprender de nosotros que nosotros de otros.

    Nuestros logros y contribuciones ya trascienden nuestra larga lista de reinas de belleza, artistas, cantantes y peloteros—con todo el respeto y reconocimiento que estos se merecen. El grito patriotero, aunque nos hace sentir bien chévere, nunca ha apuntado a algún logro concreto. La realidad es que ya todos nosotros, y no solamente nuestras élites, hemos logrado algo bueno, hemos dejado nuestra marca a nivel mundial. Y este logro, sin importar nuestros credos políticos, ideologías y religión, son buenas noticias de verdad. Enhorabuena, Puerto Rico.

    Y oremos por Venezuela y los demás que no progresaron en sus índices de desarrollo. Sus ciudadanos son los que sufren, nunca sus regímenes.

    lunes, noviembre 05, 2007

    Reaccionan homosexualistas del patio a eliminación de sus "derechos" del Código Civil

    Entre ellos, reacciona también Cecilia La Luz.

    Amigos, la reacción por parte de los homosexualistas del patio a la eliminación del reconocimiento civil al matrimonio entre personas del mismo sexo de la revisión del Código Civil no se hizo de esperar. En un titular algo sensacionalista, Le dicen hasta del mal que va a morir publicado la semana pasada, en El Nuevo Día, se nos informa:
    Insolente, pancista y pescador de votos. Con esos calificativos, miembros de la comunidad lésbica, gay, bisexual y transgénero (LGBT) describieron ayer al senador Jorge de Castro Font por erradicar del proyecto del Código Civil los derechos de las minorías sexuales.

    “Esto es el colmo de la insolencia, que un legislador haya secuestrado la democracia puertorriqueña. ¿Dónde están los demás 77 legisladores que representan al pueblo puertorriqueño? El País no puede tolerar un abuso más por parte del senador De Castro Font”, dijo el activista gay pro derechos humanos y primo del legislador, Pedro Julio Serrano, a nombre del grupo Puerto Rico para Tod@s.
    Hoy, en la edición digital de dicho rotativo, encontramos otra columna de la conocida homosexualista y devota gnóstica Cecilia La Luz, que entre otras cosas dijo lo siguiente:
    Vimos su jaquetonería y guapería de mantener los trabajos en secreto, cuando salía el borrador a la luz pública y, más aún, oponiéndose terminantemente a que se llevaran a cabo las vistas públicas para discutir tan importante documento de derecho para todos los ciudadanos de Puerto Rico.

    Aquellos que pudimos exponer en las vistas sobre el Código, observamos la pedantería de De Castro y el obvio favoritismo a los ponentes ultraconservadores y fundamentalistas. Más que nada, fingiendo ser diplomático con los que no concordaba, sólo para lucir bien ante las cámaras.
    En Puerto Rico, como en todos los países desarrollados, está de moda atacar a la mayoría moral de los pueblos arrollándolas con el epíteto de "ultraconservadores" y "fundamentalistas" en un intento de callar a gritos las preocupaciones legítimas de los que cuestionamos el reconocimiento pleno en derecho el comportamiento homosexual y su valor social objetivo.

    El arranque emocional de los militantes homosexualistas y su recurso al insulto y a la invectiva eran de esperarse, así como su prisa en cubrirse rápidamente bajo el manto de la "lucha por los derechos humanos." La retórica emotiva sobreabunda donde la reflexión sobria y razonada brilla por su ausencia.

    Y hay graves razones para tolerar la actividad homosexual mientras esta se mantenga en la intimidad de una habitación y entre dos adultos libres y de no extenderle reconocimiento civil. Santo Tomás de Aquino mismo reconocía que no todo pecado debe de ser punible por la autoridad civil.

    El afán homosexualista ya lo he dicutido ampliamente en este blog aquí y aquí así que no me voy a repetir por el momento.

    También ya yo he analizado la ponencia homosexualista de Doña Cecilia, así como sus bases gnósticas y paganas. Doña Cecilia odia el cristianismo, o al menos al cristianismo que se resiste a ser doblegado por el imperativo gnóstico de ser y dejar ser — a menos que el ser sea cristiano. Su odio es uno circular. En el esquema de Doña Cecilia, al cristiano sincero hay que doblegarlo, expulsarlo de la arena pública y arrinconarlo en su templo o iglesia, neutralizándolo en la irrelevancia. El hecho de que no le hagamos la tarea fácil dándole la otra mejilla la frustra sin fin.

    Doña Cecilia es la menos que puede hablar de las supuestas ideologías ajenas cuando la suya supura de odio hacia la moralidad judeocristiana que subyace a nuestra cultura legal y civil. Ella es una fundamentalista gnóstica e intolerante ante los puntos de vista morales que contravienen los suyos. A la hora de comparar, ella en su tribuna no es anímicamente diferente del reverendo fundamentalista en su púlpito y diría yo que ella es hasta más intolerante que el pobre reverendo que lo único que conoce es su Biblia. Y es porque el reverendo en ciernes sabe ser misericordioso porque Dios lo demanda, pero no Doña Cecilia cuyo dios es otra cosa.

    Doña Cecilia busca arrimar la braza a su sartén, redefiniendo la guerrita cultural de Puerto Rico de una entre sectores libertinos contra una mayoría demográfica que es netamente conservadora en lo que concierne al comportamiento sexual y a los valores familiares, a una donde ella y su comunidad son pintadas como víctimas de una mayoría intolerante o indiferente, manipulada por religiosos "ultraconservadores" y "fundamentalistas," e ignorada por políticos mediocres y cobardes. Gracias a Dios, esta táctica no pega en Puerto Rico con la misma fuerza con que ha pegado en el exterior, algo que frustra a Doña Cecilia y a sus camaradas y lo que explica la verborrea de protesta e indignación que surge de estos sectores de opinión.

    Los homosexuales tienen exactamente el mismo derecho a casarse que los heterosexuales: con parejas del sexo opuesto. No debe de haber distinción en derecho entre homosexuales y heterosexuales porque sino esa misma ley crearía la discriminación, es decir, una distinción artificial entre ciudadanos. Finalmente, para "limitar" o "restringir" derechos primero hay que tenerlos. Los homosexualistas no pierden ningún derecho al no reconocércele sus uniones con rango matrimonial ya que ese status nunca ha sido reconocido en derecho por ninguna civilización. Las personas homosexuales no son una raza aparte y por lo tanto su condición no debe de ser reconocida en derecho como discriminante demográfico y mucho menos dotársele de derechos especiales.

    La derrota de los homosexualistas en Puerto Rico supone buenas noticias para el resto de nosotros. Y esto es que el puertorriqueño todavía sabe distinguir entre la tolerancia que se le da a personas y actos cometidos entre adultos en privado que no afectan al resto de la sociedad civil, y la suspicacia justa que hay que mantener cuando se propone imponer una visión moral ajena a la de la sociedad, usando la fuerza del estado como macana para violar la conciencia individual y así lograr la obediencia, el conformismo y la "paz social." Esto supone que existe un espacio en el discurso local para estudiar y profundizar en el estudio de la Moral Natural y expandir su conocimiento en el foro público y en la concientización política de nuestra mayoría moral. Y eso es bueno, saludable y laudable.

    Ganamos esta batalla, ahora vamos a ganar la guerra.

    sábado, noviembre 03, 2007

    Los Santos: Amigos, modelos e intercesores

    P. José P. Benabarre Vigo

    Fuente: El Visitante Dominical

    Los orígenes de la Fiesta de Todos los Santos son inciertos tanto en el Este, donde, al parecer comenzó, como en el Oeste. En el Este, San Efrén (c. 359) menciona una Fiesta de Todos los Santos en Edesa, celebrada el 13 de mayo. Medio siglo después (441), ya la habían trasladado al viernes después de Pentecostés; y San Juan Crisóstomo (c.349-407) coloca también la fiesta en el domingo después de Pentecostés.

    En el Oeste, San Máximo de Turín (s. V) predicó un sermón en honor de todos los santos también el domingo después de Pentecostés. En Roma, a principios del siglo VII, se celebraba una fiesta en honor de la Virgen María y de los mártires. Parece que la Conmemoración de Todos los Santos el 1 de Noviembre se originó en Irlanda, pasando de allí al continente, que la fue aceptando poco a poco. En el siglo XII, toda la Iglesia la celebraba en ese día.

    Los santos nuestros amigos

    Por ser hijos adoptivos de Dios (Efesios 15, 1) y miembros del cuerpo de Cristo (1 Corintios 6, 15), todos nos debemos amor de palabra y de obra. Y si esto ha de decirse de los que aún estamos viviendo en este miserable valle de lágrimas, más debemos confesarlo de aquellos nuestros hermanos que, por estar en la gloria, sus pensamientos, deseos y actos son los de Dios, que es amor (1 Juan 4, 8). ¡Y Dios nos ha dado tantas pruebas de su amor!

    Esta verdad debe llenarnos de alegría, ya que si, realmente, hay tantos santos y santas en el cielo que se interesan por nosotros, recibiremos los efectos de su amor por poco que correspondamos con el nuestro.

    Los santos, nuestros intercesores

    Corresponder: ahí está el secreto. Al amor de los santos hemos de responder con amor. Amor que ha de manifestarse en un esfuerzo por conocerles, admirarles y, sobre todo, imitarles. Todo lo demás es pura palabrería y vana retórica.

    Ya se entiende que no podemos aplicar esas tres obligaciones a todos y cada uno de los millones de santos que pueblan las moradas celestes. Pero como todos recibimos el nombre de un santo en el bautismo, a él deberíamos tratar de conocer, hacernos sus especiales amigos y confiar plenamente en su intercesión a favor nuestro ante Dios.

    Esta intercesión de los santos a favor de los humanos es además de natural, por ser nuestros confirmados amigos, una verdad en la que debemos creer, pues es patrimonio de la Iglesia. De un modo o de otro, ésta hace confesión de esa verdad en todas las oraciones de las festividades de los santos. He aquí cómo lo hace en la de San Pedro y San Pablo: “Señor Dios nuestro, anímanos por las oraciones de Pedro y Pablo. Que los apóstoles, que fortalecieron la fe de la primitiva Iglesia, nos ayuden en el camino de la salvación.” Y esta otra de la Festividad de Todos los Santos: “Padre, todopoderoso y sempiterno Dios, hoy nos regocijamos en los hombres y mujeres santos de todo tiempo y lugar. Que sus oraciones nos atraigan tu perdón y tu amor. Te lo pedimos por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo, en la unidad del Espíritu Santo, por los siglos de los siglos.”

    Ya lo he indicado varias veces en estas páginas; pero como se nos enseñó mal, es fácil caer en la rutina—en la cual yo mismo he caído más de una vez--, y rezar mal. Al dirigirnos a los santos para pedirles algo, no debemos hacerlo como si ellos fueran la fuente y dadores de lo que ansiamos, sino como simples, bien que amantes intercesores ante Dios, para que Este y no los santos nos otorgue lo que necesitamos o pedimos. Si nos dirigimos a los santos de otra forma, ofendemos a Dios y a los mismos santos.

    Por tanto, que los/las jóvenes casaderos/ras no se dirijan a San Antonio de Padua para que les proporcione un novio/a bueno/a apuesto o guapa, con carrera terminada, vivienda, coche y trabajo fijo—que no se lo pidan a él, pues no puede hacerlo, sino al buen Dios, que escucha siempre las buenas peticiones salidas del corazón sin mancha. Lo que San Antonio sí hará es pedir a Dios, del cual ya es amigo confirmado, que se digne conceder lo que su devoto/a desea.

    Los santos, nuestros modelos

    Una de las razones por las que la Iglesia instituyó la Fiesta de todos los Santos fue para presentárnoslos como modelos que imitar. Y como todos fueron fieles servidores y amigos de Cristo, y los hubo de toda edad, condición social y profesión, siempre encontraremos alguno con el cual tengamos cierta semejanza.

    Los abogados pueden imitar a San Ivo, su patrón, que fue defensor gratuito de los pobres; los agricultores, a San Isidro, que fue fiel marido y labrador; los pastores, a San Pascual Bailón, muy amante y devotísimo de la Eucaristía; las madres de familia y viudas tienen en Santa Mónica, una amante madre, que tuvo que sufrir no poco por el mal carácter de su marido, y a quien su hijo Agustín hizo derramar muchas lágrimas hasta su conversión.

    Los jóvenes de ambos sexos deseosos de consagrarse en cuerpo y alma a Dios encontrarán en los/as fundadores/ras de cientos de congregaciones religiosas dedicadas a la diaria y solemne alabanza a Dios y al socorro de todas las necesidades materiales y espirituales de los hombres/mujeres. Cítese una necesidad y para remediarla, se encontrará una orden religiosa o una congregación. Para atender a los locos y enajenados, fundó San Juan de Dios su congregación. Los enfermos de toda clase tienen su intercesor en San Camilo de Lelis, que fundó una congregación para atenderles.. Las almas contemplativas encontrarán en la Orden Benedictina y en la Carmelitana—hay muchas más—sitios donde saciar sus deseos de silencio y contemplación.

    Y los que quieran quedarse en el mundo y solteros, ahí tienen a nuestro querido Beato Charli Rodríguez que les enseñará cómo santificarse a través de un apostolado fecundo entre los compañeros de trabajo y conocidos. Ah! Y los periodistas tenemos en San Maximiliano Kolbe un excelente ejemplo de total entrega a Dios y de amor al amor al prójimo no sólo igual, sino mayor que a sí mismo. Como se sabe, él ofreció su vida para salvar a un padre de familia, condenado a muerte en un campo de concentración durante la II Guerra Mundial. Y si el lector conoce a alguna prostituta, dígale que no se desespere, que una noble española fundó una congregación para regenerarla. ¿Y cómo no mencionar a Santa Teresa de Jesús Jornet e Ibars, que fundó una Congregación para atender a los ancianos desamparados? Añado con orgullo que no conozco ninguna otra confesión religiosa que se pueda comparar, ni de lejos, con la católica en la práctica de la caridad evangélica. Es un signo muy significativo de su origen divino.

    Dios nos ha mostrado su munificencia en muchas cosas, mas parece que lo ha hecho de modo especial en derramar sus gracias y carismas en la multitud innumerable de santos y santas que pueblan las moradas eternas. ¡Gloria a Él y a todos los bienaventurados!

    Bueno será que, en el día de hoy tomemos la determinación de asemejarnos cada día un poquito más al santo cuyo nombre nos impusieron en el bautismo y a los otros de nuestra devoción. Ellos lo esperan y nos lo piden Dios y la Iglesia.