viernes, setiembre 28, 2007

Por qué detesto al marxismo - y unas cuantas mea culpas

Amigos, me decía mi Anónimo residente:
Yo no creo que estuviera haciendo alarde de tener una educación católica. Creo que era un elemento esencial en mi opinión.

Me parece una pena que ataques personalmente a los que comentamos lo que publicas. Ilustrado o no, realmente no importa. Eso sí, mis opiniones informadas.

Finalmente, sobre la primera parte de tu respuesta te dejo una cita de un maestro que quizás no dialoga directamente pero que me parece representativa de una visión alterna.
"Cuando la revolución social comienza a desplegar sus banderas
l@s hereder@s de quienes crucificaron a Cristo
nos dicen que Cristo es la única esperanza
y precisamente porque nos espera allá en su Reino, que no es de este mundo.
Esta es la religión que fue señalada por Marx
como "opio de los pueblos"
ya que en esa forma es una droga más para tupir la cabeza de los hombres
[y de las mujeres]
e impedirles encontrar su camino en la lucha social".
Roque Dalton (Dos Religiones)
Hola "Anónimo": tienes razón en apuntar esa tendencia mía en puyar a mis comentaristas con sarcasmo y demás. Es verdad, no soy bueno en eso de "mostrar la otra mejilla." Tal vez es porque estoy cansado de que me sigan abofeteando.

Disto mucho de ser santo. "El hombre viejo" persiste a pesar de mis esfuerzos de dominarlo. Me disculpo.

Es verdad. Me falta paciencia. Simplemente no sé aceptar con humilde resignación a que a los creyentes se nos trate como a imbéciles, truncos de entendimiento y tullidos emocionales; ciegos a la razón y sordos a los argumentos; congénitamente retardados, intolerantes y obstáculos a eso que llaman "progreso."

Tal vez me impaciento cuando me llaman "fascista" cuando no lo soy. (Dicho sea de paso, ¿tú sabes quién tenía simpatía fascistas? Pedro Albizu Campos. Pero a él nadie se lo critica y todo se lo perdonan, porque para muchos, él es "Dios"). Como puedes ver, razones no me faltan.

Sí, "Anónimo," pierdo la paciencia, sí porque nosotros, los cristianos y en específico, los católicos fuimos los que forjamos esta civilización y nuestra firme creencia de que Dios es Razón cuya existencia trasciende lo creado le dio alas a nuestras ciencias, sólo para que después "los brillantes" nos pintaran con matices oscuros y nos etiquetaran de fanáticos cuando nos atrevimos a apuntar, a las sombras del Holocausto, de los Gulags, del aborto, de la eutanasia, de la comercialización y el consumismo, la denigración de la mujer, la familia y del matrimonio, de Hiroshima y Nagasaki, que la ciencia es un fenómeno superficial en el que subyace un metatexto que declara que hay que amar a Dios y al prójimo, o nos destruiremos a nosotros mismos.

Es verdad. Te confieso que últimamente tengo un fusible bien cortito y muchas veces me hallo bien falto de caridad hacia aquellos que difieren de mí, particularmente viendo cómo el marxismo continúa siendo el "opio de los intelectuales" que hipnotiza a tanta juventud perdida. Porque la verdad es que el hombre no ha creado estupefaciente más soporífero, más idiotizante para el intelecto que la ideología marxista. Ver cómo este sistema de explicaciones fáciles, ciego a la historia, a la naturaleza humana y al funcionamiento de los sistemas económicos, consume tanto joven intelecto con la celeridad de la heroína; ver esto me frustra y deprime.

Pero, eso ni me detiene ni me amilana. Los cristianos echamos pa'lante. Esa es nuestra naturaleza.

Como filósofo cristiano, creo en la unidad de la Verdad. Y veo que puedo hablar de la Verdad de dos modos. Primero, que es una Persona. Y segundo, tal vez la más cotidiana, que la Verdad, como decía el Aquinate citando a Aristóteles, es la correspondencia entre la mente y la realidad. Si lo que entiende mi mente no corresponde a la realidad, mi mente, mi conciencia, no está en la verdad, está en el error.

Carlos Marx ¡descartado!El marxismo es un prisma que distorsiona la realidad misma y por eso lo repudio. Detesto sus mentiras disfrazadas de "ciencia". Es un embeleco que no sirve para nada excepto para cobrar vidas, crear odios y rencillas, y guerras sin fin.

Hoy día, la mayoría de los que abrazan el marxismo en su juventud terminan abandonándolo en su edad madura. ¿Y por qué? Porque se dan cuenta de que no sirve, que no funciona. ¿Cuál es la evidencia? La evidencia existe en las sociedades que abrazan esta ideología en todo o en parte. Veamos:
  • El marxismo es de naturaleza represiva. Concibe a los seres humanos como entes materiales solamente y susceptibles al condicionamiento psicológico. El marxismo niega la realidad espiritual del hombre. A aquellos que no se someten mansamente al adoctrinamiento político, se les endereza mediante métodos represivos conforme a los condicionamientos de Pavlov. Si se resisten a pensar como lo piensa el Estado o peor, como lo piensa el Líder—y los marxistas siempre idolatran al Gran Líder y Guía de la Revolución de su momento—entonces, se inventan leyes para criminalizar las opiniones y así marginar a los disidentes del debate público, tildándolos de "parásitos, gusanos" y "dementes". La Inquisición se queda chiquita ante las depredaciones del estado marxista para con sus súbditos.

  • El dogma central del marxismo, la teoría de la plusvalía, es falso. Hoy día no hay economista que apoye este magno disparate. Las naciones que una vez la adoptaron lo que lograron fue un momento de desarrollo masivo—muchas veces a costa de libertades personales y del ambiente—que después probó ser insostenible, llevando a la decadencia y ruina última de sus varias infraestructuras vitales.

  • El marxismo destruye los vínculos humanos y se nutre del odio y del miedo. La lucha de clases se basa en el odio. Determinar quién pertenece a cuál clase es una prerrogativa exclusiva de la clase dominante, de la nomenclatura. Todo el mundo vive bajo sospecha y aterrorizados a que la Policía Secreta ó los comités de vecindad vengan a caerles encima por las más mínimas infracciones a la mal llamada "justicia revolucionaria."

  • El marxismo desmoraliza a las sociedades que lo sufren. Esto sucede porque todo el mundo vive una mentira, ó, mejor dicho, el paraíso de los trabajadores es en realidad el paraíso del metatexto. En los países marxistas la hipocresía y el cinismo son la orden del día. Arriba, hay una doctrina que todo el mundo cree superficial pero obedientemente; abajo, todo el mundo sabe que es embuste y se las arreglan para sobrevivir como se pueda. Arriba, se observa una cáscara cubierta por una "curita proletaria"; abajo, es una llaga purulenta e infectada que todos reconocen eventualmente matará al paciente, pero nadie hace nada al respecto. Añádase, pues, el fatalismo a la orden del día en las sociedades marxistas.

  • El marxismo corrompe esas mismas sociedades hasta el tuétano. El juego marxista del usufructo del valor no funciona porque en el marxismo no existen verdaderos mercados de bienes, servicios e información excepto uno: el mercado negro, en donde todo tiene su justo valor y en donde todo se consigue. Según avanza la decrepitud de estas sociedades, este mercado se fortalece y cuando el sistema colapsa, quienes mejores se encuentran ubicados para beneficiarse del colapso son los pillos, los funcionarios corruptos (que son casi todos) y el hampa. El marxismo es, entonces, crisol de criminales de alcance global.
  • ¿Y dónde vemos todo esto? Lo vimos y vemos en Rusia y las exrepúblicas soviéticas y en el México del PRI "clásico"; lo vemos en Norcorea y en Cuba y, como nadie escarmienta por cabeza ajena, estamos viendo la repetición de esta misma sarta de disparates otra vez en Venezuela, Ecuador y Bolivia. Irónicamente, los marxistas, quienes alegan tener un sistema científico para interpretar la historia, se niegan a aprender de esta.

    Así que, si me pongo un poco bravo contigo o con comentaristas de talante similar, te suplico que no lo tomes—ni lo tomen—de modo muy personal. Cógelo más bien como un intento de mi parte a motivarte a pensar de distinto modo, outside the box, a que no desperdicies la mitad de tu vida y de tu intelecto persiguiendo estas boberías fútiles y vacías; a que te atrevas a recalibrar tu espectro de pensamiento completamente y a repensar de verdad y reformular en tu conciencia qué es el ser humano, la sociedad, el trabajo, la moralidad y Dios, a que reconcilies tu mente con la realidad y finalmente, a que redescubras a la Verdad como Persona.

    Santa Sede rechaza revelaciones de supuesta visionaria británica

    Amigos, de acuerdo a ACIPrensa:
    Santa Sede rechaza falsas apariciones marianas de "vidente" británica

    LONDRES, 26 Sep. 07 / 06:12 pm (ACI).- La Congregación para la Doctrina de la Fe (CDDF) rechazó la aprobación de las supuestas apariciones de "Nuestra Señora de Surbiton", que la británica Patricia de Menezes alega haber tenido desde 1984. La mujer ya había solicitado la aprobación a los obispos ingleses en 2001 y al negársela recurrió al mencionado dicasterio vaticano.

    De Menezes, una joyera de 67 años, afirma tener un mensaje divino que pide a la Iglesia proclamar mártires a todos los bebés asesinados en abortos. Además, también fundó la comunidad de la Divina Inocencia, según informa el diario The Telegraph.

    La CDDF precisa en la declaración emitida por este caso que existían cuatro puntos que generaban preocupación: las exageradas afirmaciones de la comunidad de la Divina Inocencia, las palabras y frases inapropiadas atribuidas a Jesús, la cuestionable exigencia sobre el estatus de los niños abortados; y el lenguaje ofensivo utilizado en las "inspiraciones" para atacar a autoridades de la Iglesia.

    El Secretario de la CDDF, Mons. Angelo Amato, comentó que las afirmaciones de De Menezes son "exageradas". "Un mártir es alguien que atestigua su fe en Cristo. Si las víctimas del aborto calificaran para el martirio, entonces todas las víctimas del mal moral deberían también serlo", explicó.

    De otro lado, el Arzobispo de Southwark (donde vive De Menezes), Mons. Kevin McDonald, señaló que es "consciente de que mucha gente devota, profundamente comprometida con el movimiento pro-vida, está involucrada con la Divina Inocencia. Deseo alentarlos en su trabajo y oración, pero en vista de las observaciones de la Congregación para la Doctrina de la Fe, éste trabajo no tiene que estar en el contexto de la organización o espiritualidad de la Divina Inocencia".
    Comentario. Amigos, falsas apariciones y exageradas revelaciones privadas teniendo a Nuestra Señora como protagonista están proliferando. Hoy mismo se dió a conocer la noticia de que en el estado norteamericano de Arkansas seis monjas fueron excomulgadas por herejía tras rehusarse a renunciar a una secta canadiense cuya fundadora alega ser la reencarnación de la Virgen María, anunció el miércoles la Diócesis de Little Rock. Monseñor J. Gaston Hebert, que dirige la diócesis, dijo que notificó el martes por la noche sobre la decisión, luego de que ellas se negaran a rechazar las enseñanzas de la Comunidad de la Señora de Todas las Naciones, también conocida como Ejército de María. Y por supuesto, en Puerto Rico tenemos nuestro propio grupito de recalcitrantes, La Misión de la Virgen del Rosario del Pozo.

    Todos estos grupos tienen una visión común: todos se adhieren a la hipótesis que Nuestra Señora sobrepasa en rango al Sucesor de Pedro y a los obispos en comunión con él y que, por lo tanto, toda "revelación" supuestamente comunicada por esta a sus "vasos escogidos" puede dar libremente al traste con la fe y la disciplina de la Iglesia.

    Todo eso es falso. Nuestra Señora, durante su vida natural, fue también discípula del Apóstol Pedro. Ella nunca tuvo poder apostólico alguno de gobierno y jurisdicción. Su papel principal es y sigue siendo el de Poderosa Intercesora. Y es a ella a quien pido mediante su intercesión por estas almas confundidas, para que se conviertan, regresen al rebaño, y Dios las sane.

    miércoles, setiembre 26, 2007

    Christopher Hitchens y el final de la evolución

    Amigos, esto, publicado recientemente en Zenit.org es relevante al hilo de Ateísmo e Incredulidad de esta bitácora. Su autor lo es el padre Raniero Cantalamessa, predicador de la Casa Pontificia y fue traducido del italiano por el equipo de Zenit. Les presento los primeros cinco párrafos:
    Hace tiempo un anónimo benefactor se preocupó de hacerme llegar como regalo, de parte del editor, el ensayo del conocido periodista anglo-estadounidense Christopher Hitchens titulado «Dios no es grande»; el subtítulo es: «La religión envenena todo» («God is not great. How religion poisons everything», Nueva York 2007). Pienso que no lo hizo con afán polémico, sino con el deseo de ayudarme a salir del engaño en el que, en su opinión, me encuentro como creyente y como comentarista del Evangelio en televisión.

    Quiero decir enseguida que estoy agradecido a este desconocido amigo. Muchos reproches que Hitchens dirige a los creyentes de todas las religiones (el islam no recibe en el libro un trato mejor que el cristianismo, cosa que revela una buena dosis de valor por parte del autor) son fundados y hay que tomarlos en consideración para no repetir los mismos errores del pasado. El Concilio Vaticano II afirma que la fe cristiana puede y debe sacar provecho también de las críticas de quienes la combaten, y éste es ciertamente uno de los casos.

    Pero Hitchens mete todo en el mismo saco. Dice atenerse al criterio evangélico de juzgar el árbol por sus frutos, pero del árbol de la religión él considera sólo los frutos podridos, nunca los frutos buenos. Los santos, los genios y los benefactores dados a la humanidad por la fe, o alimentados de ella, no cuentan nada. Con los mismos criterios, esto es, considerando sólo el lado oscuro de una institución, se podría escribir un libro negro de todas las grandes realidades humanas: de la familia, de la medicina (recuérdese para qué servía la medicina en Auschwitz), del psicoanálisis (¡de él se ha escrito recientemente, de hecho, un «libro negro»!), del propio periodismo que ejerce el autor (¡cuántas veces ha estado, y está, a servicio de los tiranos y de los intereses de grupos de poder!).

    De su crítica no se salva nadie. ¿Francisco de Asís? ¡«Un mamífero que creía hablar a los pájaros»! ¿La Madre Teresa de Calcuta? «Una ambiciosa monja albanesa», hecha famosa por el libro «Algo bello para Dios», escrito sobre ella por Malcom Muggeridge. En otras palabras, ¡un producto como tantos otros de la era mediática!

    Pascal concluye el relato de su descubrimiento del Dios vivo con las palabras: «Alegría, alegría, lágrimas de alegría», y C. S. Lewis describe su conversión como haber sido «sorprendido por la alegría»; pero para Hitchens «hay algo sombrío e incongruente» en estos dos autores, una fundamental ausencia de felicidad como en todos los creyentes («¿Por qué una creencia así no hace felices a sus seguidores?»).
    Siga leyendo aquí.

    Otras entradas en ¡Vivificat! directamente relacionadas con el tema:

    - El futuro del ateísmo por Alan Jacobs

    - Recordando a la Madre Teresa, por el Padre Benedicto Groeschel, C.F.R

    - La Noche Oscura de la Madre Teresa, por Dinesh D'Souza

    - El Nuevo Neo-Ateísmo, por Peter Berkowitz

    domingo, setiembre 23, 2007

    Los doce pasos de la oración

    Praying Hands - by Gail Rein - Click here to buy it1- ALABANZA
    Grande es Yahvé, muy digno de alabanza, su grandeza carece de límites.
    Salmo 145, 3

    2- CANTO AL SEÑOR
    Vengan, cantemos gozosos a Yahvé, aclamemos a la Roca que nos salva;
    Salmo 95, 1

    3- BATALLA ESPIRITUAL
    Revístanse de las armas de Dios para poder resistir a las acechanzas del diablo.
    Efesios 6, 11

    4- ENTREGA
    Mira que estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él y él conmigo.
    Apocalipsis 3, 20

    5- INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO
    ...ustedes recibirán una fuerza, cuando el Espíritu Santo venga sobre ustedes, y de este modo serán mis testigos...
    Hechos 1, 8

    6- ARREPENTIMIENTO
    Dios quiere el sacrificio de un espíritu contrito, un corazón contrito y humillado. Oh Dios, no lo desprecias.
    Salmo 51, 19

    7- PERDÓN
    “Y cuando se pongan de pie para orar, perdonen, si tienen algo contra alguno, para que también su Padre, que está en los cielos, les perdone sus ofensas.”
    Marcos 11, 25

    8- REFLEXIÓN DE LAS ESCRITURAS
    Tu palabra es antorcha para mis pasos, luz para mi sendero.
    SALMO 119, 105

    9- ESPERA QUE EL SEÑOR TE HABLE
    <<¡Habla, que tu siervo escucha!>>
    1 Samuel 3, 10

    10- INTERCESIONES
    Ante todo recomiendo que se hagan plegarias, oraciones, súplicas y acciones de gracias por todos los hombres...
    1 Timoteo 2, 1

    11- PETICIONES
    Y si sabemos que nos escucha cuando le pedimos, sabemos que tenemos conseguido lo que hayamos pedido.
    1 Juan 5, 15

    12- ACCIÓN DE GRACIAS
    Y sean agradecidos.
    Colosenses 3, 15

    - Fuente: EWTN

    sábado, setiembre 22, 2007

    Beata Madre Teresa, ahora copatrona de ¡Vivificat!

    Amigos, quiero remachar el punto de la santidad ejemplar de esta Beata declarando lo siguiente: que la Beata Madre Teresa de Calcuta es ahora copatrona de esta bitácora. Podrán ahora encontrar esta foto desplegada permanentemente en el recuadro derecho, junto con los otros copatrones. Oremos:
    Padre celestial, Tú que bendeciste a la Madre Teresa con los dones de amor y compasión para que ella pudiese dar su vida en el servicio de los más pobres de entre los pobres: concede que imitemos su ejemplo de santidad al compartir nuestra fe y ayudando a los necesitados

    Blessed Mother Teresa of CalcuttaOh Beata Teresa de Calcuta, ¡cuánta compasión tuviste con los enfermos, los hambrientos y los despreciados! Tus virtudes heroicas y la graciosa fidelidad con la cual vivistes como sierva de Dios son hermosos ejemplos de tu amor y unión con El.

    Nos regocijamos por tu beatificación y alabamos y le damos gracias a nuestro amante Dios por tu vida y generosidad. Ayúdanos a vivir el Evangelio con el mismo amor y fidelidad como el que tuvistes.

    Intercede con tus oraciones por todos aquellos que visitan esta bitácora, particularmente aquellos que son tentados a abandonar la fe, o por aquellos que ya la han abandonado, para que el Señor les conceda a todos ellos los preciosos dones de la fe, la sanación y la salvación.

    Amén.

    viernes, setiembre 21, 2007

    Caso perdido para el abogado del diablo

    Papa Juan Pablo MagnoAmigos, en un craso artículo periodístico dotado de todos los rasgos sensacionalistas que son de rigor en el periodismo de hoy, Juan G. Bedoya, escribiendo para el diario español El País, tras resumir los procesos de canonización "encallados" de los papas Píos IX y XII, nos informa que...
    ...El investigador David Yallop (Londres, 1937) puede causar el mismo efecto sobre el proceso de santificación de Juan Pablo II. Yallop acaba de publicar El poder y la gloria. La historia oculta del papado de Juan Pablo II, editada en España por Planeta/Temas de Hoy.

    El historiador británico se aparta de la historia oficial para ir desmontando o matizando, en 728 páginas y con gran exhibición de testimonios y documentos, mitos sobre los que se sostiene la talla moral de Karol Wojtyla. "Un pontificado tan grandioso en sus propósitos como torcido en sus resultados", sostuvo ayer el investigador británico en una reunión con periodistas, en la sede de Planeta en Madrid...
    Sigue leyendo aquí.

    Comentario. No tan rápido, Juan. La temporada abierta para "de-construir" las grandes figuras de autoridad moral cabal de nuestros tiempos continúa incesantemente. Empezó con los ataques falaces contra Pío XII, siguieron contra la Madre Teresa, y ahora Juan Pablo es blanco de los ataques profanos. Le doy la bienvenida a esta investigación. Los que hemos estudiado la vida del Papa Juan Pablo Magno con detenimiento conocemo la verdad de ejemplo y de su pensamiento. Al final de los procesos, estos críticos exhibicionistas que lo que buscan es publicidad para los librejos que escriben serán descubiertos como lo mentirosos que son.

    Y Juan, mi amigo, de ti esperaba algo mejor y más crítico.

    jueves, setiembre 20, 2007

    "Oh Santa Hostia, en la que está encerrado el testamento de la Divina Misericordia"

    Amigos, en estos días cuando a un sinnúmero de gente le resta importancia al Señor, cuando muchos lo insultan de miles formas, y muchos otros se atreven a atacar su Presencia Real en el Santísimo Sacramento, haríamos bien en recordar y rezar estas palabras guardadas en el Diario de Santa Faustina Kowalska - la Apóstol de la Divina Misericordia:
    Oh Santa Hostia, en la que está encerrado el testamento de la Divina Misericordia para nosotros y, especialmente, para los pobres pecadores.

    Oh Santa Hostia, en la que está oculto el Cuerpo y la Sangre del Señor Jesús como testimonio de la infinita misericordia hacia nosotros y, especialmente, hacia los pobres pecadores.

    Oh Santa Hostia, que contiene la vida eterna que de la infinita misericordia es donada en abundancia a nosotros y, especialmente, a los pobres pecadores.

    Oh Santa Hostia, en la que está la misericordia del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo hacia nosotros y, especialmente, a los pobres pecadores.

    Oh Santa Hostia, en la que está encerrado el precio infinito de la misericordia, que compensará todas nuestras deudas y, especialmente, las de los pobres pecadores.

    Oh Santa Hostia, en la que encierra la fuente de agua viva que brota de la infinita misericordia hacia nosotros y, especialmente, para los pobres pecadores.

    Oh Santa Hostia, en la que está encerrado el fuego del amor purísimo que arde del seno del Padre Eterno, como del abismo de la infinita misericordia para nosotros y, especialmente, para los pobres pecadores.

    Oh Santa Hostia, en la que está guardado el remedio para todas nuestras debilidades, remedio que mana de la infinita misericordia, como de una fuente para nosotros y, especialmente, para los pobres pecadores.

    Oh Santa Hostia, en la que está encerrado el vínculo de unión entre Dios y nosotros, gracias a la infinita misericordia para nosotros y, especialmente, para los pobres pecadores.

    Oh Santa Hostia, en la que están encerrados todos los sentimientos del dulcísimo Corazón de Jesús hacia nosotros y, especialmente, hacia los pobres pecadores.

    Oh Santa Hostia, nuestra única esperanza en todos los sufrimientos y contrariedades de la vida.

    Oh Santa Hostia, nuestra única esperanza entre las tinieblas y las tormentas interiores y exteriores.

    Oh Santa Hostia, nuestra única esperanza en la vida y en la hora de la muerte.

    Oh Santa Hostia, nuestra única esperanza entre los fracasos y el abismo de la desesperación.

    Oh Santa Hostia, nuestra única esperanza entre las mentiras y las traiciones.

    Oh Santa Hostia, nuestra única esperanza entre las tinieblas y la impiedad que sumergen la tierra.

    Oh Santa Hostia, nuestra única esperanza entre la nostalgia y el dolor, en el que nadie nos comprende.

    Oh Santa Hostia, nuestra única esperanza entre las fatigas y la vida gris de todos los días.

    Oh Santa Hostia, nuestra única esperanza cuando nuestras ilusiones y nuestros esfuerzos se esfuman.

    Oh Santa Hostia, confiaré en Ti cuando las dificultades excedan mis fuerzas y cuando mis esfuerzos resulten inútiles.

    Oh Santa Hostia, confiaré en Ti cuando las tormentas agiten mi corazón y el espíritu aterrorizado comience a inclinarse hacia la desesperación.

    Oh Santa Hostia, confiaré en Ti cuando mi corazón comience a temblar y el sudor mortal nos bañe la frente.

    Oh Santa Hostia, confiaré en Ti cuando todo se conjure contra mí y la negra desesperación comience a introducirse en mi alma.

    Oh Santa Hostia, confiaré en Ti cuando mi vista se apague para todo lo que es terrenal y mi espíritu vea por primera vez los mundos desconocidos.

    Oh Santa Hostia, confiaré en Ti cuando mis obligaciones estén por encima de mis fuerzas y el fracaso sea mi destino habitual.

    Oh Santa Hostia, confiaré en Ti cuando el cumplimiento de las virtudes me parezca difícil y mi naturaleza se rebele.

    Oh Santa Hostia, confiaré en Ti cuando los golpes de los enemigos sean dirigidos contra mí.

    Oh Santa Hostia, confiaré en Ti cuando las fatigas y los esfuerzos sean condenados por la gente.

    Oh Santa Hostia, confiaré en Ti cuando Tu juicio resuene sobre mí, en aquel momento confiaré en el mar de Tu misericordia.

    miércoles, setiembre 19, 2007

    Educación totalitaria se cierne sobre Venezuela

    Amigos, de acuerdo a la BBC:
    El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, advirtió el lunes que cerrará las escuelas privadas que rehúsen plegarse al nuevo "sistema bolivariano de educación" que se implementará este año.

    Chávez dijo que la nueva reforma a la constitución venezolana -que aún está en discusión- reconoce la existencia de los colegios privados, pero que los mismos deberán respetarla y adoptar su nuevo sistema educativo.
    Sigue leyendo aquí

    Comentario. El caudillo venezolano ahora se empecina a nacionalizar la educación de su país y a encausarla sobre las estrechas zanjas ideológicas de su "bolivarianismo" de corte marxista.

    Afectadas, en primer plano, quedarán los planteles educativos católicos, los cuales serán obligados a abrazar filososofías educativas extrañas a la antropología cristiana y a la enseñanza social de la Iglesia, so pena de desacato y nacionalización por parte de los sicarios del dictador.

    Chávez no tolerará ninguna idea compitiendo con las suyas. Ha descubierto que el mecanismo de entrada básico de la Iglesia es su sistema educativo. En vez de oprimirla directamente --tal vez porque no considera que es el momento adecuado--Chávez se contenta con ir expulsando a la Iglesia de la arena pública.

    Eso se veía venir.

    martes, setiembre 18, 2007

    Arzobispo argentino fustiga a quienes crean odio hacia la Iglesia

    Alocución de monseñor Domingo Salvador Castagna, arzobispo de Corrientes, para el 24º domingo durante el año (16 de septiembre de 2007)

    Fuente: Agencia Informativa Católica Argentina

    Mons. Domingo Salvador Castagna, arzobispo de Corrientes1. La conversión. ¡Qué gozo causa recuperar lo perdido y muy preciado! Jesús utiliza ejemplos comunes. Lo que se halla como positivo entre los hombres obtiene absoluta perfección en Quien es absolutamente perfecto. Me refiero a Dios. Es alentadora la conclusión a la que el Señor llega: “Les aseguro que de la misma manera, habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta, que por noventa y nueve justos que no necesitan convertirse”. (Lucas 15, 7) Pero, se refiere a la “conversión” no únicamente al arrepentimiento. Muchos se arrepienten de sus errores pero no intentan deshacerse de ellos. Sus jornadas sucesivas parecen feos calcos de los errores del pasado. Para que se produzca la conversión toda persona, debidamente motivada por un encuentro decisivo con Dios, debe ponerse a cumplir la principal tarea de cambiar. La penitencia es el sostenimiento de la conversión, por ello se las une necesariamente: “conversión y penitencia”. El estilo penitencial de la vida cristiana, como peregrinaje, se pone al servicio de una continua conversión o no se lo entiende. La espiritualidad cristiana supone un estado permanente de conversión y, por lo tanto, de humilde disponibilidad al despojo de todo lo que se opone a ella. Vivir en el Espíritu –eso es espiritualidad– equivale cambiar la antigua condición de pecado en santidad. La mirada poco inteligente del mundo –aún irredento– no llega a abarcar la profunda espiritualidad cristiana.

    2. No es justo. Cada día se escuchan afirmaciones fáciles sobre temas considerados de enorme gravedad por la Iglesia Católica: la vida, la justicia, la familia, el amor, los derechos humanos y la responsabilidad ciudadana. Sus enemigos habituales reeditan viejas objeciones para crear un verdadero odio contra sus pastores y firmes doctrinas. Muchos hombres de la Iglesia han cometido pecados, también de omisión, en el correr de su multisecular historia; son pocos, aunque arteramente publicitados, comparados con la multitud de sus santos y heroicos pastores, consagrados y laicos. Se afirma –desde los pocos– cualquier cosa contra los restantes y la institución que los reúne y anima. No es justo. A Dios gracias el pueblo sencillo no se deja seducir por la andanada de ataques contra su Iglesia y sus ministros. Ellos, sin el poder que tienen los detractores, siguen afirmando su fe y nutriéndola de la Palabra y de los sacramentos. ¡Cuidado! Es necesario no dejarse distraer en el ejercicio de la misión pastoral. La promocionada animadversión contra la Iglesia y sus pastores se remonta al tiempo de los Apóstoles. Ellos no aflojaron en la misión que el mismo Jesús les encomendara. Gracias a ello, el Evangelio y la gracia han llegado a dar vida –hasta nuestros días– a multitudes de hombres y mujeres creyentes. Los santos han contribuido al crecimiento y purificación de la Iglesia, en cambio, sus reaparecidos e insistentes enemigos, han quedado anegados por el silencio estremecedor de la historia. Así ocurrirá mañana con los actuales.

    3. La fe se propone. Lo importante, y que constituye el aporte principal de la Iglesia al mundo, es que Cristo sea anunciado y celebrado. Ya que la sociedad actual quiere recibir el aporte honesto de todos en el empeño por pluriformarse ¿por qué se pretende ahogar el aporte de la Iglesia Católica? El Papa Benedicto XVI ha dejado claro que la fe se propone y reclama una decisión libre de parte de su interlocutor. Sólo exige, como es su derecho, ser respetada y bien interpretado el entusiasmo por proponerla como lo hacen los auténticos creyentes. El resabio de fundamentalismo que subyace en toda persecución contra lo diverso está allí, obstaculizando la convivencia. ¿Por qué molesta que la Iglesia enarbole su doctrina si a nadie obliga, a no ser a quienes afirman pertenecer a ella? Las enseñanzas de la Iglesia son particularmente atacadas en países como el nuestro con un porcentaje altísimo de auto profesados católicos. ¿Será porque no resisten una sana confrontación con las exigencias de su fe? No es el momento de definir responsabilidades sin incluir a quienes tenemos el deber de enseñar y orientar. Es inadmisible que se siga descuidando ese deber evangelizador porque se lo ha descuidado anteriormente. Sería injusto generalizar: hubo grandes maestros y pastores en todos los tiempos. El clima cultural de hace sesenta años era de posesión pacífica de la religión, con frecuencia sumergida en el acostumbramiento. Ya entonces se podía comprobar una mayoría de bautizados en la Iglesia Católica y una minoría de auténticos observantes de sus preceptos.

    4. La hora de la verdad. En una reciente oportunidad dije: “es la hora de la verdad”. Los bautizados y confirmados que falsean su fe constituyen un contra testimonio para quienes buscan con sinceridad modelos referentes de vida cristiana. Recordemos la confesión impresionante del gran Ghandi: “No soy cristiano por culpa de los cristianos”. Existe una verdadera corresponsabilidad en el testimonio que la Iglesia debe al mundo. Conforme a la conciencia que cada bautizado manifieste la responsabilidad misionera –que compete a todos– adquirirá una mayor urgencia. Es preciso abrir todo el juego, no dejar nada al margen que parezca menos importante. En las cosas de Dios no hay “descartables”. Su mirada, escudriñadora e irresistible, no pasa rápidamente. Se detiene, desafía, ofrece un llamado ineludible y formula una calificación que hace temblar a los más recios y seguros de sí mismos. Sin duda es la “hora de la verdad” y el tiempo de las últimas opciones. Nadie se salva o condena contra su voluntad. No existen destinos inexorablemente predeterminados. El Padre de Nuestro Señor Jesucristo ama a todos los hombres y ofrece su entrañable amistad a quienes deciden ser sus amigos. Es hora de percibir los reclamos honestos de tantos hombres y mujeres que, como en tiempos de Jesús, reclaman que los cristianos sepan transparentar la presencia de Cristo.

    domingo, setiembre 16, 2007

    Hoy asistí a la Forma Extraordinaria de la Misa Romana

    Extraordinary Form of the Mass celebrated in Patton, PAAmigos, esta mañana asistí a la Santa Misa, como es nuestra costumbre los domingos y en la que tuve el privilegio de servir como lector. Por la tarde, asistí junto con mi familia, a una celebración privada de la Forma Extraordinaria de la Santa Misa. De este modo, nos unimos a las masas de católicos que asistieron a esta forma de la liturgia latina a raíz del permiso universal que el Santo Padre otorgó a todos los sacerdotes válidamente ordenados en el Rito Latino para celebrar esta forma sin tener que pedir permiso al ordinario del lugar. No estoy seguro, pero esta bien pudo haber sido la primera misa dominical de este tipo celebrada en mi diócesis local en décadas. Yo mismo tomé la fotografía de la derecha, en el momento en que el Rdo. Padre Ananías Buccione, OSB, párroco de la iglesia católica local en Patton, Pennsylvania, elevaba el cáliz con la Preciosísima Sangre al momento de la Consagración. Tomé la foto usando mi celular; haga "click" sobre la foto para verla más grande.

    Como cristiano católico, amo todos y cada uno de los aspectos de nuestra Santa Tradición: toda Santa Misa debidamente celebrada, sea "la nueva" con la que estamos más familiarizados o la "tradicional"; o las liturgias orientales; o las misas con órgano o guitarra o ambas -- me tiene sin cuidado. En la Misa, Cristo viene a mi encuentro, Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad. Nunca, en mi vida católica, he sido dejado hambriento.

    De todos modos, deseaba que mi asistencia a este rito declarara mi deseo de poder abrazar este aspecto de nuestra Tradición y de darle la bienvenida una vez más a nuestra iglesia local. Pienso asistir a este tipo de celebración ocasionalmente, mientras continúo mi asistencia "ordinaria" a la forma "ordinaria" del Rito Romano.

    Deo gratias.

    sábado, setiembre 15, 2007

    El futuro del ateísmo

    El ateo en peligro de extinción.

    Por Alan Jacobs

    Publicado originalmente en inglés en la sección de Libros de Christianity Today.

    Vamos a intentar un corto experimento mental.

    Professor Alan JacobsUna pregunta que los ateos tienen que enfrentar invariablemente tiene que ver con la amplia prevalencia de la creencia religiosa: si las religiones todas caen en un error fundamental acerca de las cosas que más les conciernen, entonces, ¿por qué los seres humanos de todo tiempo y lugar son en su gran mayoría religiosos? ¿Por qué es que este error—que muchos, tal vez la mayoría de los ateos considera catastrófico—es algo casi universal?

    Desde que el ateísmo llegó a su adultez hacen más o menos 150 años, los ateos han tratado de contestar estas preguntas de varias maneras desde puntos de vista antropológicos o sociológicos, psicológicos o existenciales. Pero la más reciente explicación que los ateos ofrecen para explicar la creencia religiosa es que esta creencia es un producto de la evolución: o sea, que por razones que algunos ateos adivinan, mientras que otros se niegan a especular, la creencia religiosa de una persona aumenta las posibilidades de que esa persona pase sus genes a la generación siguiente. (A principios de este año Robin Marantz Henig produjo una útil encuesta acerca de estos puntos de vista "adapcionistas" de la religión para el New York Times).

    Ahora, el ateo que diga esto enfrenta un problema de inmediato, especialmente si este piensa que la creencia religiosa produce violencia e intolerancia—que es lo que muchos ateos, notablemente Richard Dawkins y Sam Harris gritan desde los tejados del mundo. Cualquiera que se apegue a estos puntos de vista se encuentra en una posición interesante, a decir verdad. ¿Estamos diciendo que si yo soy violento e intolerante hacia otros es más probable que transmita mis genes—a lo mejor porque yo mato o hiero a aquellos que no compartan mis creencias religiosas antes que mis enemigos se puedan reproducir? Si eso es lo que decimos entonces el ateo que protesta contra la violencia y la intolerancia tiene que argüir que debemos de comportarnos en modos que no maximicen la probabilidad de transmitir nuestros genes a la generación siguiente.

    El ateo se encuentra entonces en una mala posición, ya que este probablemente tendrá problemas en anclar ese "deber" sobre algún argumento convincente y se encuentra—de acuerdo a la filosofía atea—perdiendo la guerra. Si la violencia y la intolerancia inspirada por la religión son adaptaciones evolucionarias, y los procesos ciegos de la selección natural son los únicos que determinan la supervivencia reproductiva a largo plazo, entonces los números de aquellos que arguyen contra la religión y sus patologías disminuirán inexorablemente, hasta el punto de convertirse en seres completamente marginales—siendo nada más que mutantes mal adaptados de esos que ocurren de vez en cuando. El gen egoísta triunfará necesariamente y en el último término sobre el gen altruista.

    En su reciente libro, El Divino Engaño, Richard Dawkins dijo que la creencia religiosa es un tipo de fallo evolucionario pero, curiosamente, clasifica del mismo modo "la urgencia hacia la bondad—al altruismo, la generosidad, empatía y compasión." Ahora, es verdad que él piensa que la religión es un error lamentable y disgustante de la evolución, mientras que el altruismo y la bondad son "errores preciosos y benditos." Pero a largo plazo—y la teoría de la evolución es siempre acerca de un proceso a largo plazo—los fallos son fallos y Dawkins descarta claramente que el altruismo es una cualidad adaptativa. Así es que a Dawkins le sería conveniente disfrutar de esos errores "preciosos y benditos" mientras estos perduren ya que no estarán aquí para siempre. (Claro que Dawkins se puede consolar sabiendo que mucho antes de que la selección natural elimine el altruismo ya él habrá hecho su propia salida de esta escena).

    Ya que esta es una esquina dentro de la cual muchos ateos no querrían acorralarse, no es sorprendente que algunos de ellos se inclinan más a argüir que la creencia religiosa (con su intolerancia acompañante) una vez fue adaptativa en términos evolucionarios, pero ya no lo es más. Pero a mí me parece que esta posición es peor. Como ya noté, los molinos de la selección natural muelen con gran fineza, pero muelen también con gran lentitud. Ó, usando otra metáfora, en el largo drama de la evolución humana, el ateísmo es un actor advenedizo y con pocas líneas en el guión. Para que este empiece a chillar su triunfo al declarar que los otros actores en el escenario son obsoletos es una cosa cómica dentro de su soberbia. Aun si fuese cierto que las circunstancias de la cultura humana han cambiado de tal modo que la creencia religiosa ya no fuese favorable en términos evolucionarios, tomaría milenios hasta que ese cambio se manifestase claramente en la población humana. (Nuestro ciclo reproductivo no es tan veloz como el de la mosca frutera). Aun más, si la creencia religiosa no fuese adaptativa por el momento, las circunstancias podrían cambiar en el futuro de tal modo que la religiosidad podría convertirse en adaptativa una vez más. Algunas de las historias favoritas de los libros de biología son acerca de especies cuya adaptabilidad ha sido afectada de modo dramático por un cambio relativamente súbito en su medioambiente. Por estas razones, la noción esa de que la creencia religiosa ha sobrepasado su utilidad evolucionaria es pura conjetura.

    Pero la data que tenemos disponible no alienta a la causa atea. Como muchos estudios demuestran, el ateísmo está asociado de modo especial con altos niveles de educación en la Europa Occidental, y la gente altamente educada de esta Europa tiende a tener tasas de natalidad bajas—en muchos casos, más bajas que las necesarias para reemplazar la población perdida. Si la gente religiosa tiene mucha descendencia mientras que los ateos tienen casi ninguna, entonces esta data sugiere que a los ateos les resultará casi imposible imponerse en términos evolucionarios.

    (Admito aquí que estoy resumiendo la presunción de la película Idiocracy, la cual es crasa en extremo, pero relevante a este tópico. Reihan Salam nos explica por qué aquí, sin fallar en notar algunos de los aspectos menos edificantes del filme. Quedan advertidos.)

    Es aquí que me dirijo con este experimento mental: si la explicación evolucionaria de la creencia religiosa que muchos ateos promueven es cierta, entonces los ateos no tienen futuro. Sus propios argumentos, junto con datos demográficos elementales, demuestran que su posición nunca será dominante. La única oportunidad que el ateísmo tiene para sobrevivir es que el ateísmo sea erróneo. Si la antropología cristiana, por ejemplo, fuese cierta, entonces podríamos esperar que la gente se rebele contra Dios y que actúe en violación a su voluntad. Pero también podríamos esperar que ellos no quieran admitir que eso es lo que están haciendo. Así es que intentarán argumentar que sus acciones, no importa que tan pecaminosas, violentas, intolerantes y crueles sean, son concordes a la voluntad de Dios. Pero eventualmente la disonancia cognitiva les será intolerable hasta el punto de que podrán encontrar—como el ex-seminarista ortodoxo ruso José Stalin una vez encontró—que es más fácil negar la existencia del Dios que un día sería su Juez.

    Así que si el cristianismo es veraz (y se puede hacer un argumento similar a favor de varias otras religiones, si no todas), entonces podemos esperar que el ateísmo florezca en ciertos lugares y tiempos. Pero si el argumento evolucionario contra la creencia religiosa es cierto, entonces el ateísmo está perdido.

    A lo mejor mi experimento mental se malogró en algún momento—todavía no estoy convencido de que esté del todo correcto—pero sí estoy seguro de algo. Después de haber gastado tanto tiempo y energía formulando una explicación evolucionaria de la religión, los ateos ahora tienen que prestar su atención a un rompecabezas aun más grande: ¿Cuál es la explicación evolucionaria del ateísmo?

    Notas.

    Alan Jacobs es profesor de inglés en Wheaton College en el estado de Illinois. Su libro, Bad to the Bone: an Exemplary History of Original Sin ["Malo hasta el tuétano: Historia Ejemplar del Pecado Original'] de la editorial HarperOne se publicará en la primavera del 2008. Su Tumblelog se encuentra aquí.

    El artículo original,
    The Future of Atheism, fue publicado en la sección de libros del sitio digital de la revista Christianity Today y la traducción y republicación de este artículo se hizo con la autorización expresa del autor y de los editores de dicha revista.

    Traducido al castellano por Teófilo de Jesús, quien se hace responsable por todo error de traducción, expresión y contenido en esta versión. Deo gratias.

    viernes, setiembre 14, 2007

    Recordando a la Madre Teresa

    Por el Padre Benedicto Groeschel, C.F.R.

    Publicado originalmente en inglés en First Things: The Journal of Religion, Culture, and Public Life.

    Padre Benedicto Groeschel, C.F.RLa desafortunada publicidad y las distorsiones al punto de la calumnia que rodean la publicación del libro Madre Teresa: Ven, Sé Mi Luz, editado por el padre Brian Kolodiejchuk, M.C., postulador de la causa de la canonización de la Madre, han causado mucha confusión y dolor a las Misioneras de la Caridad y a sus amigos más cercanos. Hasta una revista bien conocida publicó un artículo escrito por el crítico principal y más profano de la Madre Teresa sin comentario alguno. Ese autor pretendió psicoanalizar las experiencias de la Madre Teresa, algo que es tanto insultante como absurdo. Él nunca conoció a la Madre, nunca tuvo la oportunidad de observar su comportamiento en vida, y carece de educación seria alguna en el campo de la psicología. Como un psicólogo que conoció a la Madre Teresa durante treinta años, siento que tengo que responder de alguna manera a estos absurdos y ofrecer algunas explicaciones útiles para aquellos que se sorprendieron al ver la oscuridad revelada en la correspondencia personal de la Madre Teresa.

    Aunque no fui testigo de su oscuridad espiritual ni nunca recibí de ella el tipo de cartas que sus directores espirituales recibieron, me percataba de que en ella había una seriedad, tal vez hasta algo sombrío. Asumí que esta pena derivaba de las cosas que suceden cotidianamente en este mundo. Cuando acaecían tragedias, ella hablaba acerca de ellas y nos animaba a creer confiadamente en que Dios sacaría bien del mal.

    Durante los treinta años en que conocí muy bien a la Madre Teresa, nunca observé ninguna otra cosa que no hayan sido una fe y caridad tremendas. Sus escritos revelan lo que San Juan de la Cruz describe en su Noche Oscura del Alma:
    El alma no solamente sufre el vacío y la suspensión de estos consuelos y aprensiones naturales, lo cual es una terrible angustia (como estar colgado en el aire sin poder respirar), mas también esta contemplación le purga. Como el fuego limpia las manchas y la herrumbre del metal, esta contemplación aniquila, vacía y consume los afectos y los hábitos imperfectos que el alma contrajo a lo largo de su vida.
    Aun en tiempos modernos, se conoce que almas místicas sobresalientes sufrieron intensos períodos de oscuridad. Santa Teresa de Liceo escribe:
    Cuando quiero descansar mi corazón, agotado como está de la oscuridad que le rodea, por la memoria del país luminoso al que aspiro, mi tormento se redobla; me parece que la oscuridad, tomando prestada la voz de los pecadores, me dice socarronamente: "Sueñas con la luz, con una patria fragante de dulcísimos perfumes; sueñas con la posesión eterna del Creador de todas estas cosas; ¡te crees que un día te alejarás de esta niebla que te rodea! ¡Sigue soñando; regocíjate por esa muerte que te dará, no lo que esperas, sino una noche más profunda, la noche de la nada!
    Al lector informado le conviene aprovechar esta oportunidad y leer lo que los grandes místicos han dicho sobre esta oscuridad, particularmente las que ellos mismos experimentaron.

    No todos pasan por esta prueba terrible, pero en verdad es algo que ha afectado la vida de muchos santos y místicos sobresalientes. La Madre Teresa es uno de ellos.

    Lo que muchos reportajes no mencionan es que hacia el final de su vida la oscuridad se levantó. El padre Brian menciona las observaciones que las hermanas hicieron cuando la Madre Teresa regresó a Calcuta poco antes de su muerte: "Después de su retorno de Roma [y Nueva York]…la Madre estuvo felicísima, alegre, optimista y habladora. Su faz siempre radiante, divertida. El Señor debió de haberle revelado el inminente fin de su vida."

    Beata Madre Teresa de CalcutaNuestros lectores podrían encontrar interesante saber que yo mismo observé esta alegría el día antes que la Madre regresó a Calcuta. Sus hermanas me pidieron ofrecer una misa por ella. Ella estaba tan débil que no se podía quedar de pie, pero asistió a la misa acostada en una camilla. Mi cohermano, el padre Andrés Apostoli y yo nos quedamos bien sorprendidos al verla tan "burbujeante" después de la misa. Ella se rió y nos dijo con gran alegría el número de sus conventos alrededor del mundo. La Madre nunca hablaba de esto y ahora no lo hacía con aires presumidos. Más bien, ella se regocijaba "con exultación triunfante" ante las grandes bendiciones que Dios había derramado a través de los Misioneros de la Caridad. Muchos eventos memorables ocurrieron durante los treinta años que llevaba conociendo a la Madre Teresa pero definitivamente, este fue el más notable.

    En medio de tantos análisis estúpidos y desacertados que los críticos han hecho a la Madre Teresa, críticos que saben poco o nada acerca de la vida espiritual, estoy convencido, tras haberla observado cuidadosamente durante tres décadas, que la Madre Teresa fue, no solamente una santa, mas también profetisa, apuntando a la Iglesia hacia una dirección nueva y correcta en estos tiempos difíciles que enfrentamos. Me parece que ella fue como Catalina de Siena, quien preparó la Iglesia para el Renacimiento y Teresa de Ávila, quien sacó a la Iglesia del marasmo cuando la turbulencia de la Reforma arreciaba. ¿Nos debe de sorprender que una profetisa reciba tanto maltrato? Pues claro que no. En las Sagradas Escrituras abundan los ejemplos de lo mismo. De hecho, la Madre Teresa, quien una vez buscó emular a Jesús de tantas maneras, ahora lo hace enfrentando calumnias viciosas y denuncias.

    La persona ilustrada, sea católica o no, no solamente debe desentenderse de este maltrato, sino que también, con buena información a la mano e inteligentemente, debe de nadar contra esta corriente.

    Notas.

    El padre Benedicto Groeschel es uno de los fundadores de los Frailes Franciscanos de la Renovación, reconocido autor y personalidad televisiva y radial. Su preparación académica incluye un doctorado en psicología de la Universidad de Columbia, en la ciudad de Nueva York.

    El artículo original en inglés se puede descargar del sitio digital de la revista
    First Things: The Journal of Religion, Culture, and Public Life. La traducción y reimpresión digital del artículo del padre Groeschel en esta bitácora se hizo con el consentimiento expreso de los editores de dicha revista.

    Traducido al castellano por Teófilo de Jesús, quien se hace responsable por todo error de traducción, expresión y contenido en esta versión.
    Deo gratias.

    Celebramos hoy la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz

    Icono de la Exaltación de la Santa CruzLa Iglesia en este día celebra la veneración a las reliquias de la cruz de Cristo en Jerusalén, tras ser recuperada de manos de los persas por el emperador Heráclito.

    Según manifiesta la historia, al recuperar el precioso madero, el emperador quiso cargar una cruz, como había hecho Cristo a través de la ciudad, pero tan pronto puso el madero al hombro e intentó entrar a un recinto sagrado, no pudo hacerlo y quedó paralizado. El patriarca Zacarías que iba a su lado le indicó que todo aquel esplendor imperial iba en desacuerdo con el aspecto humilde y doloroso de Cristo cuando iba cargando la cruz por las calles de Jerusalén. Entonces el emperador se despojó de su atuendo imperial, y con simples vestiduras, avanzó sin dificultad seguido por todo el pueblo hasta dejar la cruz en el sitio donde antes era venerada.

    Los fragmentos de la santa Cruz se encontraban en el cofre de plata dentro del cual se los habían llevado los persas, y cuando el patriarca y los clérigos abrieron el cofre, todos los fieles veneraron las reliquias con mucho fervor, incluso, su produjeron muchos milagros. (Fuente: ACIPrensa)

    Antífonas:
    Murió en la santa cruz el que venció al infierno. Ceñido de poder, resucitó al tercer día.

    ¡Cómo brilla la cruz, de la que colgó Dios en carne humana y en la que, con su sangre, lavó nuestras heridas!

    Resplandece la santa cruz, por la que el mundo recobra la salvación. ¡Oh cruz que vences! ¡cruz que reinas!, ¡cruz que nos limpias de todo pecado! Aleluya.

    Tu cruz adoramos, Señor, y tu santa resurrección alabamos y glorificamos, por el madero ha venido la alegría al mundo entero.
    Fuente: (El Testigo Fiel)

    jueves, setiembre 13, 2007

    Recordamos hoy a San Juan Crisóstomo, Obispo y Doctor

    Tomada del Oficio de Lecturas del día, Homilía antes de partir en exilio, 1-3 (PG 52,427*-430)

    Para mi la vida es Cristo, y una ganancia el morir

    Muchas son las olas que nos ponen en peligro, y una gran tempestad nos amenaza: sin embargo, no tememos ser sumergidos porque permanecemos de pie sobre la roca. Aun cuando el mar se desate, no romperá esta roca; aunque se levanten las olas, nada podrán contra la barca de Jesús. Decidme, ¿qué podemos temer? ¿La muerte? Para mí la vida es Cristo, y una ganancia el morir. ¿El destierro? Del Señor es la tierra y cuanto la llena. ¿La confiscación de los bienes? Sin nada vinimos al mundo, y sin nada nos iremos de él. Yo me río de todo lo que es temible en este mundo y de sus bienes. No temo la muerte ni envidio las riquezas. No tengo deseos de vivir, si no es para vuestro bien espiritual. Por eso, os hablo de lo que sucede ahora exhortando vuestra caridad a la confianza.

    ¿No has oído aquella palabra del Señor: Donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio ellos? Y, allí donde un pueblo numeroso esté reunido por los lazos de la caridad, ¿no estará presente el Señor? me ha garantizado su protección, no es en mis fuerzas que me apoyo. Tengo en mis manos su palabra escrita. Éste es mi báculo, ésta es mi seguridad, éste es mi puerto tranquilo. Aunque se turbe el mundo entero, yo leo esta palabra escrita que llevo conmigo, porque ella es mi muro y mi defensa. ¿Qué es lo que ella me dice? Yo estoy con otros todos los días, hasta el fin del mundo.

    Cristo está conmigo, ¿qué puedo temer? Que vengan a asaltarme las olas del mar y la ira de los poderosos; todo eso no pesa más que una tela de araña. Si no me hubiese retenido el amor que os tengo, no hubiese esperado a mañana para marcharme. En toda ocasión yo digo: «Señor, hágase tu voluntad: no lo que quiere éste o aquél, o lo que tú quieres que haga». Éste es mi alcázar, ésta es mi roca inamovible, éste es mi báculo seguro. Si esto es lo que quiere Dios, que así se haga. Si quiere que me quede aquí, le doy gracias. En cualquier lugar donde me mande, le doy gracias también.

    Además, donde yo esté estaréis también vosotros, donde estéis vosotros estaré también yo: formamos todos un solo cuerpo, y el cuerpo no puede separarse de la cabeza, ni la cabeza del cuerpo. Aunque estemos separados en cuanto al lugar, permanecemos unidos por la caridad, y ni la misma muerte será capaz de desunirnos. Porque, aunque muera mi cuerpo, mi espíritu vivirá y no echará en olvido a su pueblo.

    Vosotros sois mis conciudadanos, mis padres, mis hermanos, mis hijos, mis miembros, mi cuerpo y mi luz, una luz más agradable que esta luz material. Porque, para mí, ninguna luz es mejor que la de vuestra caridad. La luz material me es útil en la vida presente, pero vuestra caridad es la que va preparando mi corona para el futuro.

    - Fuente: El Testigo Fiel

    martes, setiembre 11, 2007

    Observamos hoy el sexto aniversario de los ataques terroristas del 2001



    Amigos, oremos por las honorables víctimas de los ataques terroristas acaecidos seis años atrás en Nueva York, Washington DC y Pensilvania. Oremos por sus familiares y por nuestros militares alrededor del mundo; por nuestras fuerzas defensivas, los policías, bomberos y paramédicos, que el Señor los bendiga, los guarde, brille su rostro sobre ellos y les dé la paz.

    sábado, setiembre 08, 2007

    Estimado Fernando:

    Lo siguiente es mi respuesta sumaria a tu ponencia y a los comentarios que me has venido dejando.

    Es muy difícil, tal vez hasta imposible, entablar una conversación cuando diferimos hasta en las raíces mismas de los significados de nuestras palabras. No, no son mis palabras las que tergiversas. Si fuese solamente eso entonces el diferendo no fuese tan importante. El problema es más fundamental.

    Cuando haces de lo bueno, malo y de lo malo, bueno; cuando afirmas la negación y niegas la afirmación; cuando haces de la abnegación un defecto y te burlas de quienes dan su vida por amor a los demás mientras que enalteces el egoísmo como una fuerza vital; cuando llamas al amor odio y odio al amor; cuando llamas demonio al ángel y ángel al demonio; cuando te enorgulleces de tu activismo virtual y antiséptico mientras que denigras no el activismo, si no la actividad misma del buen samaritano que entiende que el humanismo es algo que demanda más que dar dinero, que demanda dar aliento al prójimo y curarle las llagas también, me haces caer en cuenta que has llegado al límite de la inteligibilidad y que ya la conversación como intercambio mutuo de ideas es imposible. No hayas dónde anclar y llamas a este estado “tierra firme.” Dentro de este marco no nos queda mucho espacio para la inteligibilidad mutua.

    Toda comunicación se basa en un acto de fe, en que las palabras y los conceptos que ellas representan están ancladas en eso que llamamos la realidad. La verdad es la correspondencia entre lo que se ve en la mente y lo que existe fuera de ella; pero cuando hasta esta misma afirmación se pone en ciernes, no queda mucho de que hablar.

    No soy incapaz de ver las cosas como tú las ves. De hecho, no es un ejercicio del todo difícil, Deprimente, sí, pero no difícil.

    Si no hay Dios, entonces no hay amor sacrificial, o mejor dicho, el amor sacrificial es entonces una perversión, un show, algo que carece de todo significado, y una pérdida de tiempo tal que solamente mereces lo que tú le das: escarnio, mofa, y burla. Es algo que merece ser echado de lado. Es verdad, dentro de tu esquema sin Dios la Madre Teresa sería solamente una desdichada miserable y frustrada que perdió el tiempo amando de este modo improductivo a los demás, cuando pudiendo haber sido una gran empresaria ella pudo haber amasado grandes cantidades de dinero para que ilustrados psicólogos, pedagogos y trabajadores sociales entonces pudiesen solucionar el problema de la pobreza a tu modo, sin ensuciarse las manos.

    Pero, ¿y qué del leproso, del sidoso, del desahuciado, del huérfano y de la viuda apestosa que nadie quiere? Pues nada, porque dentro de tu esquema, nuestra compasión es finita y nuestro alcance limitado, no nos debemos sentir culpables. La moralidad de la chequera nos permite exculparnos de la vocación de enfermeros, claro está, sin denigrar a los enfermeros. Por supuesto, nuestro estatus como seres superiores que no necesitamos de las muletas de la religión nos puede llevar a aplaudir el denuedo ajeno después que ese denuedo no agite nuestras conciencias con apelaciones peligrosas a un imaginario ser supremo quien supuestamente es Amor.

    Pero la pregunta queda aun sin contestar. ¿Qué del leproso, del sidoso, del desahuciado, del huérfano y de la viuda apestosa que nadie quiere? Dentro de tu esquema, siempre habrá seres humanos sufriendo así, por varias razones, entre ellas, porque nadie da abasto, porque tal vez las estructuras injustas hacen de estas personas una presencia persistente, porque, al fin y al cabo, gente como esta son simplemente víctimas de su propia falta de aptitud evolutiva. Son inaptos para sobrevivir y por lo tanto, gente como la Madre Teresa que se atreven a ayudar a estos son en verdad escollos para la supervivencia del más apto. Dentro de este esquema objetivista sería lógico pintar a la Madre Teresa como una villana y a Ayn Rand como una heroína.

    En tu mundo sin Dios este cálculo frío subyace toda la realidad y forma la base de las relaciones humanas. De hecho, sin Dios el amor es solamente un estado bioquímico a ser definido estructuralmente por convenientes gramáticas construidas por académicos encopetados en aulas mustias pobladas por adolescentes intelectuales en busca de lo novedoso, de edificios intelectuales que les pueda justificar sus rebeliones, sus protestas y sus ansias existenciales y psicosexuales. En tu mundo sin Dios la única realidad palpable es el poder de una idea sobre otra, de un estado bioquímico sobre otro, y de una persona– la iluminada, es decir la atea–sobre otra, todo en aras del bienestar general, un bienestar, claro está, definido por estos mismos académicos encopetados. Es un círculo vicioso, pero beneficioso para quienes definen estas gramáticas del poder.

    Dentro de tus limitaciones entiendo que todo llamado que yo pueda hacerte hacia la realidad de la Cruz y del Dios-Amor caería, por el momento, en oídos sordos. Así que déjame rechazar tu cosmovisión con un argumento meramente estético: tu ponencia me causa asco. Es asquerosa porque es deshumanizante, porque distorsiona la realidad y muda las palabras; es fea porque carece de simetría en su uso, en su medio y en su fin, porque exalta a los poderosos y humilla a los humildes; porque como te dije antes, llama “malo” a lo bueno y “bueno” a lo malo; porque hace de los seres humanos un medio y no un fin; porque hace de la verdad un asunto de consenso y no uno de realidad; porque hace de la comunicación algo vacío como la realidad que pinta, por lo utópica, por lo materialista, por su elitismo disfrazado de preocupación por el prójimo, por su hipocresía. La rechazo por lo baja, rastrera y diabólica–y no hay que creer en un “diablo” literal para captar mi significado. Referirse a esta cosmovisión sin Dios y sin Amor como epítome de lo razonable y humanista es un insulto a la inteligencia racional que dices querer salvaguardar y es indigna hasta de los animales irracionales, porque estos no pueden ser otra cosa mientras que los seres humanos caerían en esta irracionalidad en pos de la ilusión de su propia perfectibilidad.

    Así que en esto quedamos. Quedas libre para rechazar mi argumento porque los argumentos estéticos son cuestiones de gustos personales y “para el gusto se hicieron los colores.” En tu universo todos podemos darnos el lujo de ser subjetivistas y relativistas. Tú estás bien y yo estoy y mal y viceversa. Mañana, ¿qué nos importa?

    Me despido recordándote que resistiré tus ideas vigorosamente, que no voy a rendirte pleitesía en momento alguno ni voy a echarme a un lado para que tú pases libremente. Y cuando las palabras y mi capacidad retórica me falten, no por eso habré de callarme. Ese será el momento en que caiga de rodillas, no ante ti, más bien ante el Dios que niegas y dentro de mis propias limitaciones y defectos, le pediré por ti. Tiembla, porque no hay arma más poderosa que esa, aunque no lo creas.

    viernes, setiembre 07, 2007

    Teófilo "Simpsonizado"







    Amigos, pues esta es mi imagen "Simpsonizada." O sea, que si yo existiese en el universo animado de los Simpsons, yo luciría más o menos así. Simpsonízate en el sitio digital, Simpsonize Me.

    "Ven, sé mi luz"

    Beata Madre Teresa de CalcutaAmigos, mucho se está hablando del reciente libro que recoge la correspondencia que la Beata Madre Teresa de Calcuta sostuvo con sus superiores y consejeros, detallando su "noche oscura" espiritual, sin relatar que el autor del libro es el Padre Brian Kolodiejchuk, misionero de la Caridad, o sea, miembro de la comunidad fundada por la Beata. El Padre Kolodiejchuk es también el postulador de la causa para la canonización de la Beata Madre Teresa.

    El libro, titulado, Come Be My Light («Ven, sé mi luz»), no es un éxposé sensacional de la vida de la Madre, si no más bien, una documentación histórica de la vivencia espiritual de esta. Sin embargo, medios como la revista Time se han ido por la tangente de la contradicción mientras que, como ya hemos visto, la fanaticada en la gradería atea grita y chifla como loca al creerse capacitada de juzgar la psicología de la Beata y el alcance de su obra. Estas distorsiones eran de esperarse porque la Madre es uno de los íconos más reconocidos del cristianismo y de la capacidad de darse completamente a los pobres por amor a Dios y a los hombres. La vida y obra de la Madre les echa en cara la verdad de que la caridad es algo que va más allá de escribir un cheque, donar dinero, o abogar por impuestos sociales. La vida de la Madre Teresa nos recuerda que para ser caritativos de verdad uno tiene que ensuciarse las manos.

    Ni modo.

    Zenit.org ha publicado una amplia entrevista al Padre Kolodiejchuk en dos partes. La entrevista revela el contexto más completo de la correspondencia y del estado espiritual de la Beata. La primera parte de esta entrevista, titulada, Teresa de Calcuta: Luz desde la oscuridad (I) puede ser descargada aquí. La segunda parte se puede descargar de aquí.

    - Lean Recordando a la Madre Teresa, por el Padre Benedicto Groeschel, C.F.R.

    - Visiten también el Sitio Oficial de la Causa para la Canonización de la Madre Teresa de Calcuta.

    lunes, setiembre 03, 2007

    Escritos Cartujos y Monásticos

    Amigos, los monjes y laicos asociados a la Cartuja de Santa María de Miraflores en Burgos, España, han puesto a la disposición del público de la Internet una serie de escritos de espiritualidad cartuja y monástica, incluyendo para mi grata sorpresa, escritos monásticos del oriente cristiano. Estos escritos pueden ser descargados de aquí. Incluyen los siguientes:
    Pensamientos de dom Guigo

    Los cartujos hoy

    El eremitorio

    Las puertas del silencio

    La oración en la Cartuja

    Abba Bruno y los Padres del desierto

    El espíritu cartujano

    Tras las huellas de Bruno

    Costumbres de la Cartuja

    Filocalia - Las enseñanzas de los Santos Padres

    Sentencias de los Padres del desierto

    Doroteo de Gaza - Obras espirituales

    Robert de Langeac - La vida oculta de Dios

    García M. Colombás - La lectura de Dios

    Una vez más, todos estos escritos pueden ser descargados de aquí.

    sábado, setiembre 01, 2007

    La Hermandad de San Bruno y la espiritualidad cartuja

    San Bruno, Fundador de los CartujosRecientemente, visitó Vivificat! un internauta tras buscar en google.es "espiritualidad cartuja asociacion fieles."

    Me permito informarles que todavía no existe una asociación oficial que agrupe a laicos interesados en la espiritualidad cartuja, sin embargo, existen discusiones intensas a este respecto. Las conversaciones toman lugar en un YahooGroup, el de la International Fellowship of San Bruno. El YahooGroup puede ser accesado aquí. La hermandad dispone de un sitio-web aquí aunque el peso de la conversación ocurre en el YahooGroup, incluyendo una amplia biblioteca electrónica. Lamentablemente para quienes no la entienden, todo esto se encuentra en lengua inglesa.

    Yo observo y leo este grupo por motivo de mi propia edificación e información, sin sentirme llamado en estos momentos a ser miembro de esta hermandad por nacer. Con todo y eso, espero esta información ayude a todos los interesados en la espiritualidad cartuja.