sábado, abril 07, 2007

Hermanos de sangre y ... amantes

Amigos, el colega y hermano en Cristo, David Morrison, blogmaster de Sed Contra, compartió con su audiencia anglohablante el pasado mes de marzo sus comentarios sobre una noticia publicada en la BBC acerca de una pareja de alemanes, Patrick Stuebing y Susan Karolewski quienes son hermanos de sangre y amantes también. Traduzco seguidamente el epígrafe de David para nuestros lectores:
¿Ven la pareja alemana en la fotografía a la derecha? Bueno, pues son amantes sin estar casados, no que eso sea algo sorprendente en estos días, y son padres de cuatro niños lo que es poco usual, pero todavía no es nada extraordinario.

También son hermanos de sangre. Y sabían que eran hermano y hermana cuando empezaron a ser amantes y continuaron teniendo sexo como hermano y hermana llegando a concebir y a dar a luz a cuatro niños. Y como el incesto es contra la ley en Alemania, ellos están intentando anular estas leyes contra el incesto utilizando argumentos bien familiares a los oídos del público americano [y puertorriqueño, añado yo] curtidos en las batallas libradas en nuestro país sobre si reconocer o no el matrimonio entre personas del mismo sexo.

El abogado de la pareja, Endrik Wilhem, ha apelado al cuerpo judicial supremo de Alemania, la Corte Constitucional Federal, para que esta ordene la abolición de las leyes prohibiendo el incesto en ese país.

Bajo el código penal de Alemania, el cual data de 1871, el sexo entre familiares cercanos es un crimen punible por hasta tres años de prisión.

"Esta ley es obsoleta y viola los derechos civiles de la pareja."

"¿Cómo es que padres discapacitados, o gente con enfermedades hereditarias, o mujeres mayores de 40 años de edad se les deja tener hijos? Nadie dice que esto es un crimen.

"Esta pareja no le está haciendo daño a nadie. Esto es discriminación. Y dicho sea de paso, no debemos de olvidar lo valioso que es todo niño," dijo el Dr. Wilhelm.

¿Qué más se puede decir? En picada seguimos para abajo.
Comentario. Lo que implica el colega David en su blog es correcto. Si se legislase para reconocer el matrimonio entre personas del mismo sexo y para soslayar el matrimonio tradicional, no quedaría razón moral alguna para prohibir otro tipo de uniones, y la moral en sí quedaría reducida a los dictados de la ley humana positiva — a la legislación promulgada por los órganos de gobierno.

Atiendan bien esta lección. Esto no es ya un caso hipotético. Esto es un caso actual. Esto está pasando ahora. No es un invento. Si el matrimonio entre un hombre y una mujer se echa a un lado, cualquier unión entre seres humanos, familiares o no, singular o plural, será posible. Y para aquellos que dicen que no hay diferencia fundamental entre los seres humanos y los animales, el negar el status único del matrimonio natural llevaría a uniones absurdas, porque lo único que se necesitaría para legislar es una minoría depravada que grite y gima que se le están violando sus derechos civiles para que la ley les acomode.

Amigo y amiga que me lees, no te dejes engañar por las voces contrarias diciendo que esto no va a pasar, voces como las de Antonio Fernós López y otros. Ellos, o se están haciendo los ingenuos o te están mintiendo.

Llama a tu legislador y asegúrate que el nuevo Código Civil mantenga el matrimonio natural en su justo sitial y que no reconozca ante el estado y la sociedad ninguna unión de otro tipo.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Imagino que al terminar de leer este mensaje inmediatamente lo borrará.

Pero no quiero perdre la ocasión para decirle lo errado que me parece su críterio. Simplemente por que se abogue una reforma al código civil puertorriqueño en donde se contemple una UNIÓN, una pareja de hecho o derechos que complementen legalmente a las parejas del mismo sexo, no siginifica que esto constituya propiamente un matrimonio. El matrimonio es privativo para hombres y mujeres, no para hombre y hombre. El término matrimonio en el caso de homosexuales esta mal utlizado.

Lo que quiere esta reforma es garantizar unos derechos civiles a estas uniones y proteger a las parejas que muchas veces quedan en la calla a causa de familiares inescrupulosos del que fue su conyugue.

No importa el sexo de la persona, todos tenemos derechos a ser reconocidos legalmente como iguales, además de ser reconocidos por igual ante los ojos de Dios. El ser cristiano es aceptar a cada cual como es, y aceptar sobre todas las cosas que Dios es amor y que no tenemos la protestad de juzgar a nadie, por que el único juez es el divino señor.

Sobre lo de los hermanos alemanes me parece inmoral, pero no por ello los juzgo puesto que no es mi deber. Sólo pienso que una cosa no tiene que ver con la otra.

El hecho de que exista una unión civil que garantice derechos a parejas homosexuales, que no matrimonio como dice uste, no significa que ahora te puedas casar con tu mascota, por ejemplo.

Estamos hablando de personas adultas, del mismo sexo, sin relación familiar que tienen derecho a exigir que se cumpla nuestra constitución que se deje de margiar por cuestiones de preferencia sexual.

Teófilo de Jesús dijo...

Vaya. Otro "Anónimo."

Como no me canso de decir, yo solamente borro mensajes claramente obscenos o blasfemos. Los demás, van.

En cuanto al resto del mensaje, aunque no lo creas, tenemos varias cosas en común que ya discutí en el epígrafe titulado, Favorece Arzobispo de San Juan «Uniones Compartidas».

-Theo

Anónimo dijo...

Matrimonio natural para quien? para la iglesia institucional católica? pues sera así ya que fuera de su religión, aunque no lo crean, existe el matrimonio también, de hecho que es una alianza universal pero su denominación y carácter varia de una cultura a otra y eso no lo hace menos "natural" o menos valido que el matrimonio católico, hablando desde un punto de vista legal ya que la ley no puede estar sujeta a conceptos morales de una determinada denominación religiosa ya que la humanidad es diversa y por lo tanto lo que es moral y valor para mi, no lo sera para mi vecino y no por ello se debe de estar equivocado, La ley esta en la obligación de respetar esta diversidad y construir la legislación en torno a la misma

Ariel dijo...

LA LEGALIZACIÓN DEL INCESTO NO TIENE NADA QUE VER CON LA LEGALIZACIÓN DE LA UNIÓN DE 2 PERSONAS DEL MISMO SEXO.
SI DOS PERSONAS SE AMAN SE RESPETAN Y TAMBIÉN A LOS DEMÁS NO SE CUAL ES EL PROBLEMA. SOLO QUE ALGUNOS PIENSAN QUE SI SE CASAN , LUEGO QUERRÁN TENER FAMILIA...¡¿ Y DESPUÉS QUIEN LOS PARA, DIOS MIO?!. UN NIÑO SOLO NECESITA AMOR Y CUIDADOS PARA SU CRIANZA, LUEGO SALEN ALGUNOS PSEUDO-PSICÓLOGOS HABLANDO SOBRE EL TEMA PORQUE LEYERON (MAL) A FREUD.YO SOY PSICÓLOGO, Y ESO ES SOLO INTOLERANCIA, NO VAYA A SER COSA QUE CUANDO MANDEN A SUS HIJOS TERMINEN JUGANDO EN LA CASA DEL NENE CON RARITOS, CUANDO SALGAN DEL COLEGIO. PERO QUE PASA CON LOS CURAS QUE SE VIOLARON Y ABUSARON A MILLONES DE NIÑOS Y EL VATICANO TAPA,PAGA O LOS REUBICA EN OTRO PAIS. PERO ESO JAMAS SUCEDIO, NO,NO.
POBRE JESÚS QUE SOLO HABLO DE AMOR ENTRE LOS PRÓJIMOS, Y LUEGO SALEN UN MILLON DE VOCES A INTERPRETAR SUS DICHOS A APARTIR DE SU INTOLERANCIA. PARECE UNA PARTITURA MAL TOCADA.

Teófilo de Jesús dijo...

Ariel, todo lo que dices - y en mayúsculas altisonantes - es ilusorio.

Primero, que ya la abolición de la monogamia está siendo fragüada en términos de libertad religiosa en los países "de avanzada," junto con las uniones "poliamori" y como vez en este caso en Alemania, entre hermanos porque, y con los mismos argumentos que se utilizan para justificar las uniones homosexuales. Negar este hecho es querer tapar el cielo con la mano, estrechar los ojos con fuerza y decir repetidamente "no lo veo no lo veo, no lo quiero ver."

Francamente, la psicología como campo de ciencia empírica es algo bien estrecho, constreñido. Por lo demás es mayormente, hoy en día el epicurianismo disfrazado de consejería. Es vivir y dejar vivir, es ayudar al paciente a reconciliarse con sus desvíos y a existir como persona social "apta" sin referencia a la moral cristiana que Cristo nos enseñó por su vida y Evangelio. Claro que Cristo amó, pero también transforma por su amor pero eso al psicólogo de pacotilla que pretende enseñar moral cristiana le importa un pito.

Lo siento, Ariel, pero no me convences. Mantén tus opiniones en Psychology Today donde recibirás aplausos. Conmigo no.

Dios te guarde, te bendiga y te oriente.

-Theo