viernes, setiembre 29, 2006

¿Quién es Noam Chomsky?

Roger Scruton – Wall Street Journal

La popularidad de Noam Chomsky debe poco o nada al lugar eminente que él ocupa en el mundo de las ideas. Ese lugar él lo ganó hacen muchos años en la ciencia de la lingüística y ningún experto en esta materia se atrevería, pienso yo, a disputar el derecho que el profesor Chomsky tiene a esta eminencia.

De un plumazo Chomsky desplazó los intentos de Fernando de Saussure y de los discípulos de este, de querer identificar el significado de los conceptos a través de la estructura de los signos, como también la creencia que una vez prevaleció entre los etólogos de animales que el lenguaje era algo adquirido conectando gradualmente símbolos y cosas. Chomsky argüía que el lenguaje era cuestión de "todo o nada," que los seres humanos fuimos equipados por la evolución con las categorías necesarias para adquirirlo y que estas categorías gobiernan la "estructura profunda" de nuestro discurso, sin importar la lengua que aprendamos. Las oraciones emergen gracias a las repetidas operaciones de una "gramática transformacional" la cual traduce la estructura profunda a secuencias superficiales. Esto resulta en nuestra habilidad de entender múltiples oraciones indefinidamente tan pronto adquirimos la competencia lingüística básica. Las destrezas del lenguaje son esencialmente creativas y el alcance infinito de nuestro entendimiento presagia el alcance infinito de nuestros significados.

Aunque algunas de esas ideas fueron previstas por los pioneros de la lógica moderna, el profesor Chomsky desarrolla estas ideas con un gusto imaginativo enteramente suyo. Él posee la verdadera habilidad científica de traducir la teoría abstracta a una observación concreta y la de descubrir problemas intelectuales que otros ven como hechos ordinarios. Digo que "posee" aunque debería de decir "poseía," porque el profesor Chomsky hace tiempo que descartó la toga académica por el manto profético. Lleva ya varias décadas dedicando sus energías a denunciar su país natal, usualmente frente a aulas estibadas de fanáticos a quienes les importa un comino la teoría de la sintaxis. Y muchas de sus funciones públicas toman lugar en los Estados Unidos de América, el único país en todo el mundo que premia a aquellos que lo denuncian con los honores y las oportunidades que hacen de esta denuncia una carrera bien lucrativa. Lo que prueba el éxito del profesor Chomsky es el hecho de que sus publicadores norteamericanos distribuyen sus diatribas alrededor del mundo, de modo que terminan en las manos de quienes critican a los EE.UU. en todo lugar – incluyendo al presidente venezolano, Hugo Chávez.

Para sus seguidores, Noam Chomsky es un valiente y osado campeón de los oprimidos a quienes defiende de la clase política, corrupta y criminal. Seguramente, es innegable que su hábito de ignorar o excusar los defectos de los enemigos de los EE.UU. para echarle la culpa a su país de todos los crímenes, sugieren que Chomsky ha invertido más en su postura acusatoria que lo que ha invertido en la búsqueda de la verdad.

Calificar la postura de Chomsky como una "adolescente" quizás es injusto. Después de todo, existen un montón de adultos convencidos de que la política exterior de los EE.UU. se fundamenta en una concepción errónea del sitial de este país en el mundo, un malentendido vigente desde la Segunda Guerra Mundial. Y es verdad que todos cometemos errores, así que no se puede decir que el apoyo entusiástico del profesor Chomsky a regímenes que nadie apoya en retrospectiva, como el que el profesor le otorgó a Pol Pot, no prueba que Chomsky sea una persona malvada. Pero los errores de la política exterior estadounidense tampoco son una prueba de la maldad de ese país.

Lo que importa es esto: es la habilidad que posee el profesor de excitar no solamente el disgusto hacia la política exterior norteamericana, pero su sentir intenso de que esta política es guiada por algún tipo de conspiración criminal lo que motiva las incesantes diatribas del profesor y lo que explica su influencia. El Medio Oriente hierve con esa clase de gente y el profesor Chomsky apela directamente a sus envidias, así como al resentimiento de líderes como el presidente Chávez, gente que no toleran ni el mero asomo de una libertad que ni idea tienen de cómo producir , o que al menos carecen de un deseo vivo de emular.

El éxito engendra el resentimiento y el resentimiento que carece de una válvula de escape se convierte en el deseo de destruir. El 9/11 y todos los desplantes que han surgido desde ese día por parte de los Islamistas nos lo comprueba. Pero los estadounidenses se niegan a creerlo. Ellos esperan que los demás sientan el mismo placer que los estadounidenses sienten al contemplar el éxito del prójimo. Pero este placer, que es una virtud netamente americana, ni se asoma en quienes denuncian a este país. Ellos odian a los EE.UU. no por sus faltas, más bien por sus virtudes, virtudes que proyectan una sombra humillante sobre aquellos que no pueden adaptarse al mundo moderno o beneficiarse de sus logros.

El profesor Chomsky es un hombre inteligente. Su critica hacia su país no carece del todo de verdad. Lo que se sucede es que a él se le valoriza no por las verdades que diga sino por esa rabia suya que a su vez incita la rabia de sus admiradores. Chomsky alimenta la soberbia de los enemigos de los EE.UU. lo que a su vez alimenta la soberbia del propio Chomsky. Y en la hoguera subsiguiente todo se inmola, incluyendo la crítica constructiva que los EE.UU. tanto necesitan y que este país está preparado para escuchar, a diferencia de los enemigos de ese país, incluyendo entre ellos al mismo profesor Chomsky.

- "Who Is Noam Chomsky?" por Roger Scruton. Publicado originalmente en el Wall Street Journal el 26 de septiembre de 2006. Republicado con permiso en el Catholic Education Resource Center. Traducido al español por Teófilo de Jesús.

miércoles, setiembre 27, 2006

Los profetas de hoy

por el Reverendo Padre Angel Manuel Santos Santos

Reproducido de El Visitante - El Semanario Católico de Puerto Rico.

Moisés - interpretado por Charlton HestonMuchos pretenden que la Iglesia cambie su enseñanza sobre la fe especialmente la que toca a la sexualidad humana. Da la impresión que hay agendas concertadas con el objetivo de presionar para que la Iglesia avale el aborto y las relaciones homosexuales. Aunque no debemos proclamar una guerra entre impíos y justos, que sería una visión bélica de la sociedad dividida entre buenos y malos, baste reconocer que una lucha real entre la verdad y la mentira se da en la cultura, en la discusión de las ideas y en los medios de comunicación masiva.

Muchos olvidamos que cuando leemos el periódico, vemos una película, escuchamos un noticiario, ojeamos una revista, recibimos la visión peculiar de ese medio sobre la vida, el mundo y Dios. Esos medios no comparten necesariamente la fe de la Iglesia y, a veces, abierta o solapadamente, se oponen a ella. Hoy como ayer, estos medios presentan una visión de un ser humano que quiere sacar a Dios del centro de la realidad. Es la concepción del hombre que quiere construir el mundo sin los mandamientos de Dios.

Ante la crisis y la presión para que cambiemos la fe, una vida conducida santamente es la única proclamación creíble del Evangelio. Si el mundo contempla que los miembros de la Iglesia viven como paganos impíos no van a aceptar el Evangelio como mensaje de salvación y de vida. No es que los cristianos deben creerse perfectos o mejores que los demás, sino reconocer que deben ser diferentes si quieren realmente anunciar el Evangelio de Dios. El esfuerzo por asimilarse al mundo, sometiéndose a su cultura de muerte, es alejarse de la imagen de Dios. El camino bíblico, que realza la dignidad humana, es lo contrario. El cristiano está en el mundo, pero sin ser del mundo ni parecerse al mundo. El hombre ha sido creado para asemejarse a Dios o imitar a Dios.

La prueba del justo

Hoy, el mundo no sólo observa atentamente a los cristianos para comprobar si están viviendo lo que predican, sino que también tratan de probarlos. A veces lo hacen con la injuria, el insulto y hasta la calumnia. Al hacer gala de la moderación y la paciencia que viene de Dios, el cristiano es y debe ser profeta, debe anunciar sin miedo la verdad del Evangelio y la doctrina de la Iglesia. La sociedad no quiere que los profetas de Dios toquen tres temas: la moral política, social y sexual. El discurso sobre estos temas acarrea al profeta de Dios una serie de insultos que pretenden empañar o impedir su gestión de anunciar la verdad de Dios. Para los dos primeros tenemos la doctrina social de la Iglesia. Para la moral sexual, tenemos los diez mandamientos como guías seguros en los altibajos de la sociedad.

Hoy hacen falta profetas mártires, cristianos que estén dispuestos a anunciar la verdad de Cristo, sin importar las consecuencias de la persecución, pero con moderación, paciencia y buen juicio. Hoy abundan predicadores bajos en vitaminas divinas, bajos en la verdad penetrante y transformadora del Evangelio. Debemos superar la predicación del evangelio de la sola prosperidad o del sentimentalismo. El Espíritu Santo no es prosperidad económica ni un sentimiento. Hay que pasar del sentimentalismo al compromiso real o alianza fiel al Señor que se manifiesta en un estilo de vida cristiana, que es la vida sostenida por el Espíritu Santo.

martes, setiembre 26, 2006

Cardenal venezolano reprende a Hugo Chávez

Card. Urosa señala que no se debe satanizar a las personas

CARACAS, 26 Sep. 06 (ACI).- El Arzobispo de Caracas, Cardenal Jorge Urosa Sabino, señaló que no se debe satanizar a las personas al ser consultado sobre el calificativo que le dio el Presidente Hugo Chávez al mandatario de Estados Unidos, George W. Bush, durante su intervención en la 61º Asamblea General de la ONU.

En el programa "Entre Noticias", el Purpurado recordó que se debe buscar el camino de la paz y el entendimiento con los adversarios, y aclaró que el pronunciamiento del Papa Benedicto XVI en la Universidad de Ratisbona ha sido tergiversado ya que solo subrayó la necesidad del diálogo entre la fe y la razón.

Aseguró que las palabras del Papa fueron tomadas fuera de contexto y empleadas para hacer ver que se atacaba al islamismo.
Comentario. Amigos, el comportamiento despreciable manifestado por el presidente venezolano en la ONU ha sido condenado por personas de todo trasfondo político en el mundo, con excepción de los pertenecientes a la liga de opresores y dictadores como Cuba e Irán, con quienes Chávez puede siempre contar para que le aplaudan sus payasadas.

Entre tanto, el ambiente empresarial de ese país ha sido clasificado como uno de los quince peores del mundo, peor inclusive que Haití y Afganistán y apenas mejor que Egipto, por el Banco Mundial y su índice de libertad económica colocan al país plenamente en el campo de los reprimidos. La organización Transparencia Internacional indica en su más reciente informe que Venezuela es uno de los paises más corruptos del mundo, al frente de Azerbaiján pero detrás de Nueva Guinea. Transparencia Internacional señala la corrupción prevalente en la industria petrolera venezolana y la creciente falta de independencia de la rama judicial de ese país.

Mientras tanto, la organización pro-defensa de derechos humanos, Amnistía Internacional, informa también que ha recibido "...informes de homicidios ilegítimos de presuntos delincuentes a manos de la policía" y que "la mayor parte de los casos no se investigaron, y los autores quedaron impunes." Apunta también que "la falta de independencia de la judicatura" sigue siendo motivo de preocupación" y que las persistentes desigualdades sociales y económicas siguieron limitando el acceso de la población indígena y afrodescendiente a los derechos económicos y sociales."

Informa también la organización pro-derechos humanos, Human Rights Watch, que en Venezuela
la policía continúa realizando ejecuciones extrajudiciales de presuntos delincuentes. Según el prestigioso grupo no gubernamental de derechos humanos PROVEA, 130 personas, la mayoría hombres jóvenes sospechosos de cometer delitos, fueron víctimas de ejecuciones extrajudiciales a manos de organismos policiales nacionales, regionales y municipales entre octubre de 2002 y septiembre de 2003. De esta suma, alrededor de una de cada diez víctimas era menor de 18 años. En muchos casos, la policía encubrió las ejecuciones afirmando que las víctimas habían fallecido como resultado de enfrentamientos con la policía, a pesar de los testimonios contrarios de testigos. En términos generales, los agentes de policía que eran responsables de los asesinatos eludieron la justicia.

A principios de febrero y finales de marzo de 2004, agentes de la Guardia Nacional y de la policía golpearon y torturaron a personas detenidas durante y después de las protestas que se llevaron a cabo en Caracas y otras ciudades venezolanas. Después de que los manifestantes se enfrentaran con las unidades de la Guardia Nacional y los simpatizantes de Chávez, dejando un saldo de 13 personas muertas y más de un centenar de heridos, las fuerzas de seguridad detuvieran a más de 300 civiles. Los detenidos denunciaron haber sido golpeados durante y después del arresto con bastones, con el dorso de sables y con cascos, culatas y otros objetos. Algunos denunciaron que los agentes arrojaron bombas de gases lacrimógenos dentro de los vehículos cerrados en los que se encontraban, causándoles malestar extremo, casi ahogamiento y pánico, mientras que otros describieron cómo les rociaron el rostro con el polvo de los contenedores de gas lacrimógeno, provocándoles quemaduras e irritaciones en la piel. Además, los detenidos declararon que les habían dado choques eléctricos con bastones mientras estaban detenidos e indefensos. Los presuntos abusos parecieran haber gozado de aprobación oficial en algún nivel de la cadena de mando.
Tal parece que el diablo a quien nuestros hermanos venezolanos deben de temerle más no es a Bush, sino el que tienen en su propio patio. Digo, a ese señor que se cree mesías, que se persigna cada vez que emite una bobaliconada y quien menciona el nombre de Cristo a cada rato para darle legitimidad a sus payasadas. Peor, que en Puerto Rico haya quienes le cantan las gracias a ese dictador en ciernes refleja el triste estado de nuestro discurso social, la ignorancia general, y el ansia de muchos por un mesías seglar que venga a rescatarnos de nuestras dolencias. (Modificado el 27 de septiembre, 2006 a las 1715 horas EDT).

lunes, setiembre 25, 2006

Los 12 grados de la humildad de acuerdo a San Benito

Capítulo VII de la Regla de San Benito.

Ancient Icon of St. Benedict of Nursia1 Clama, hermanos, la divina Escritura diciéndonos: "Todo el que se ensalza será humillado y el que se humilla será ensalzado". 2 Al decir esto nos muestra que toda exaltación es una forma de soberbia. 3 El Profeta indica que se guarda de ella diciendo: "Señor, ni mi corazón fue ambicioso ni mis ojos altaneros; no anduve buscando grandezas ni maravillas superiores a mí." 4 Pero ¿qué sucederá? "Si no he tenido sentimientos humildes, y si mi alma se ha envanecido, Tú tratarás mi alma como a un niño que es apartado del pecho de su madre".

5 Por eso, hermanos, si queremos alcanzar la cumbre de la más alta humildad, si queremos llegar rápidamente a aquella exaltación celestial a la que se sube por la humildad de la vida presente, 6 tenemos que levantar con nuestros actos ascendentes la escala que se le apareció en sueños a Jacob, en la cual veía ángeles que subían y bajaban. 7 Sin duda alguna, aquel bajar y subir no significa otra cosa sino que por la exaltación se baja y por la humildad se sube. 8 Ahora bien, la escala misma así levantada es nuestra vida en el mundo, a la que el Señor levanta hasta el cielo cuando el corazón se humilla. 9 Decimos, en efecto, que los dos lados de esta escala son nuestro cuerpo y nuestra alma, y en esos dos lados la vocación divina ha puesto los diversos escalones de humildad y de disciplina por los que debemos subir.

10 Así, pues, el primer grado de humildad consiste en que uno tenga siempre delante de los ojos el temor de Dios, y nunca lo olvide. 11 Recuerde, pues, continuamente todo lo que Dios ha mandado, y medite sin cesar en su alma cómo el infierno abrasa, a causa de sus pecados, a aquellos que desprecian a Dios, y cómo la vida eterna está preparada para los que temen a Dios. 12 Guárdese a toda hora de pecados y vicios, esto es, los de los pensamientos, de la lengua, de las manos, de los pies y de la voluntad propia, y apresúrese a cortar los deseos de la carne. 13 Piense el hombre que Dios lo mira siempre desde el cielo, y que en todo lugar, la mirada de la divinidad ve sus obras, y que a toda hora los ángeles se las anuncian.

14 Esto es lo que nos muestra el Profeta cuando declara que Dios está siempre presente a nuestros pensamientos diciendo: "Dios escudriña los corazones y los riñones". 15 Y también: "El Señor conoce los pensamientos de los hombres",16 y dice de nuevo: "Conociste de lejos mis pensamientos". 17 Y: "El pensamiento del hombre te será manifiesto". 18 Y para que el hermano virtuoso esté en guardia contra sus pensamientos perversos, diga siempre en su corazón: "Solamente seré puro en tu presencia si me mantuviere alerta contra mi iniquidad".

19 En cuanto a la voluntad propia, la Escritura nos prohíbe hacerla cuando dice: "Apártate de tus voluntades". 20 Además pedimos a Dios en la Oración que se haga en nosotros su voluntad. 21 Justamente, pues, se nos enseña a no hacer nuestra voluntad cuidándonos de lo que la Escritura nos advierte: "Hay caminos que parecen rectos a los hombres, pero su término se hunde en lo profundo del infierno", 22 y temiendo también, lo que se dice de los negligentes: "Se han corrompido y se han hecho abominables en sus deseos".

23 En cuanto a los deseos de la carne, creamos que Dios está siempre presente, pues el Profeta dice al Señor: "Ante ti están todos mis deseos".

24 Debemos, pues, cuidarnos del mal deseo, porque la muerte está apostada a la entrada del deleite. 25 Por eso la Escritura nos da este precepto: "No vayas en pos de tus concupiscencias".

26 Luego, si "los ojos del Señor vigilan a buenos y malos", 27 y "el Señor mira siempre desde el cielo a los hijos de los hombres, para ver si hay alguno inteligente y que busque a Dios", 28 y si los ángeles que nos están asignados, anuncian día y noche nuestras obras al Señor, 29 hay que estar atentos, hermanos, en todo tiempo, como dice el Profeta en el salmo, no sea que Dios nos mire en algún momento y vea que nos hemos inclinado al mal y nos hemos hecho inútiles, 30 y perdonándonos en esta vida, porque es piadoso y espera que nos convirtamos, nos diga en la vida futura: "Esto hiciste y callé".

Icon of St. Benedict by Br. Claude of Mount Angel Abbey31 El segundo grado de humildad consiste en que uno no ame su propia voluntad, ni se complazca en hacer sus gustos, 32 sino que imite con hechos al Señor que dice: "No vine a hacer mi voluntad sino la de Aquel que me envió". 33 Dice también la Escritura: "La voluntad tiene su pena, y la necesidad engendra la corona." 34 El tercer grado de humildad consiste en que uno, por amor de Dios, se someta al superior en cualquier obediencia, imitando al Señor de quien dice el Apóstol: "Se hizo obediente hasta la muerte".

35 El cuarto grado de humildad consiste en que, en la misma obediencia, así se impongan cosas duras y molestas o se reciba cualquier injuria, uno se abrace con la paciencia y calle en su interior, 36 y soportándolo todo, no se canse ni desista, pues dice la Escritura: "El que perseverare hasta el fin se salvará", 37 y también: "Confórtese tu corazón y soporta al Señor". 38 Y para mostrar que el fiel debe sufrir por el Señor todas las cosas, aun las más adversas, dice en la persona de los que sufren: "Por ti soportamos la muerte cada día; nos consideran como ovejas de matadero". 39 Pero seguros de la recompensa divina que esperan, prosiguen gozosos diciendo: "Pero en todo esto triunfamos por Aquel que nos amó". 40 La Escritura dice también en otro lugar: "Nos probaste, ¡oh Dios! nos purificaste con el fuego como se purifica la plata; nos hiciste caer en el lazo; acumulaste tribulaciones sobre nuestra espalda". 41 Y para mostrar que debemos estar bajo un superior prosigue diciendo: "Pusiste hombres sobre nuestras cabezas". 42 En las adversidades e injurias cumplen con paciencia el precepto del Señor, y a quien les golpea una mejilla, le ofrecen la otra; a quien les quita la túnica le dejan el manto, y si los obligan a andar una milla, van dos; 43 con el apóstol Pablo soportan a los falsos hermanos, y bendicen a los que los maldicen.

44 El quinto grado de humildad consiste en que uno no le oculte a su abad todos los malos pensamientos que llegan a su corazón y las malas acciones cometidas en secreto, sino que los confiese humildemente. 45 La Escritura nos exhorta a hacer esto diciendo: "Revela al Señor tu camino y espera en Él". 46 Y también dice: "Confiesen al Señor porque es bueno, porque es eterna su misericordia". 47 Y otra vez el Profeta: "Te manifesté mi delito y no oculté mi injusticia. 48 Dije: confesaré mis culpas al Señor contra mí mismo, y Tú perdonaste la impiedad de mi corazón".

49 El sexto grado de humildad consiste en que el monje esté contento con todo lo que es vil y despreciable, y que juzgándose obrero malo e indigno para todo lo que se le mande, 50 se diga a sí mismo con el Profeta: "Fui reducido a la nada y nada supe; yo era como un jumento en tu presencia, pero siempre estaré contigo".

Icon of Jesus, Extreme Humility51 El séptimo grado de humildad consiste en que uno no sólo diga con la lengua que es el inferior y el más vil de todos, sino que también lo crea con el más profundo sentimiento del corazón, 52 humillándose y diciendo con el Profeta: "Soy un gusano y no un hombre, oprobio de los hombres y desecho de la plebe. 53 He sido ensalzado y luego humillado y confundido". 54 Y también: "Es bueno para mí que me hayas humillado, para que aprenda tus mandamientos".

55 El octavo grado de humildad consiste en que el monje no haga nada sino lo que la Regla del monasterio o el ejemplo de los mayores le indica que debe hacer.

56 El noveno grado de humildad consiste en que el monje no permita a su lengua que hable. Guarde, pues, silencio y no hable hasta ser preguntado, 57 porque la Escritura enseña que "en el mucho hablar no se evita el pecado". 58 y que "el hombre que mucho habla no anda rectamente en la tierra".

59 El décimo grado de humildad consiste en que uno no se ría fácil y prontamente, porque está escrito: "El necio en la risa levanta su voz".

60 El undécimo grado de humildad consiste en que el monje, cuando hable, lo haga con dulzura y sin reír, con humildad y con gravedad, diciendo pocas y juiciosas palabras, y sin levantar la voz, 61 pues está escrito: "Se reconoce al sabio por sus pocas palabras".

62 El duodécimo grado de humildad consiste en que el monje no sólo tenga humildad en su corazón, sino que la demuestre siempre a cuantos lo vean aun con su propio cuerpo, 63 es decir, que en la Obra de Dios, en el oratorio, en el monasterio, en el huerto, en el camino, en el campo, o en cualquier lugar, ya esté sentado o andando o parado, esté siempre con la cabeza inclinada y la mirada fija en tierra, 64 y creyéndose en todo momento reo por sus pecados, se vea ya en el tremendo juicio. 65 Y diga siempre en su corazón lo que decía aquel publicano del Evangelio con los ojos fijos en la tierra: "Señor, no soy digno yo, pecador, de levantar mis ojos al cielo". 66 Y también con el Profeta: "He sido profundamente encorvado y humillado".

67 Cuando el monje haya subido estos grados de humildad, llegará pronto a aquel amor de Dios que "siendo perfecto excluye todo temor", 68 en virtud del cual lo que antes observaba no sin temor, empezará a cumplirlo como naturalmente, como por costumbre, 69 y no ya por temor del infierno sino por amor a Cristo, por el mismo hábito bueno y por el atractivo de las virtudes. 70 Todo lo cual el Señor se dignará manifestar por el Espíritu Santo en su obrero, cuando ya esté limpio de vicios y pecados.

jueves, setiembre 21, 2006

Dios es Razón: Inaugura Benedicto XVI un robusto debate frente al Islam

Análisis.

Amigos, ya estamos enterados, si acaso hasta la saciedad, de la reacción que "la calle musulmana" ha tenido hacia el reciente discurso que el Santo Padre, el Papa Benedicto XVI, pronunció en la Universidad de Ratisbona durante su reciente visita a su país natal. Las palabras vistas como objetables por los manifestantes musulmanes corresponden a un diálogo que un emperador bizantino del siglo XV, Manuel Paleólogo, sostuvo con un anónimo letrado musulmán de ascendencia persa, y dice así:
«Muéstrame también aquello que Mahoma ha traído de nuevo, y encontrarás solamente cosas malvadas e inhumanas, como su directiva de difundir por medio de la espada la fe que él predicaba».
Esta cita forman parte de un contexto literario mucho más amplio que ha sido completamente ignorado por los críticos.

El objetivo principal del Papa Benedicto en su discurso no era el de achacarles a los musulmanes y a su fundador cierta bajeza en cuanto a los medios que ellos han usado en varias épocas para expandir su religión. El Papa no es tan tonto como para ignorar de que nuestra Iglesia bien puede ser acusada de lo mismo por aquellos que prefieren recurrir a la retórica de lo "retroinverso" para criticar al contrincante y así evitar rendir cuentas acerca de sus propias contradicciones. Pero así no se puede dialogar acerca de nada; quien recurre a esta táctica carece de seriedad.

Lo que el Papa hizo fue contrastar dos visiones de Dios: por un lado, una visión de un Dios que es logos o "Razón" y por otra, una visión de un Dios que trasciende la razón, no en el sentido de que la razón humana no lo puede abarcar—en eso coincidimos—pero en el sentido de que la razón no es sino un concepto creado el cual Dios trasciende infinitamente, y que todo lo que la mente humana percibe como razonable nada tiene en común con la naturaleza de Dios, es decir, Dios «manufactura» la razón para comunicarse con sus criaturas «razonables» sin dejar por eso de ser ultramundano o identificar la razón con su misma esencia, como lo postula la filosofía cristiana.

O sea que, de acuerdo a la ponencia musulmana, Dios tiene su «razón» y los seres dotados del poder de la razón tienen la suya de manera distinta y exclusiva, sin ser las de los seres creados siquiera un reflejo de la razón de Dios. Dicho de otro modo, en cuanto concierne al ser humano, el hombre no fue creado "a imagen y semejanza" de Dios (Gen. 1:26), sino de acuerdo a un patrón independiente ideado por Dios que solo de un modo mínimo y accidental se puede decir que en algo se "asemeja" a Dios. De este modo, enseñan los musulmanes, se salvaguarda la absoluta trascendencia del Dios único.

El Dios que es Logos

Contrapone a esto el Papa su visión de Dios como logos o "Razón-Verbo-Palabra." Nos dice el Papa:
Aquí se abre, en la comprensión de Dios y por lo tanto en la realización concreta de la religión, un dilema que hoy nos plantea un desafío muy directo. La convicción de que actuar contra la razón está en contradicción con la naturaleza de Dios, ¿es solamente un pensamiento griego o es válido siempre por sí mismo? Pienso que en este punto se manifiesta la profunda concordancia entre aquello que es griego en el mejor sentido y aquello que es fe en Dios sobre el fundamento de la Biblia. Modificando el primer verso del Libro del Génesis, Juan comenzó el «Prólogo» de su Evangelio con las palabras: «Al principio era el logos». Es justamente esta palabra la que usa el emperador: Dios actúa con «logos». «Logos» significa tanto razón como palabra, una razón que es creadora y capaz de comunicarse, pero, como razón. Con esto, Juan nos ha entregado la palabra conclusiva sobre el concepto bíblico de Dios, la palabra en la que todas las vías frecuentemente fatigosas y tortuosas de la fe bíblica alcanzan su meta, encontrando su síntesis. En principio era el «logos», y el «logos» es Dios, nos dice el evangelista. El encuentro entre el mensaje bíblico y el pensamiento griego no era una simple casualidad. La visión de San Pablo, ante quien se habían cerrado los caminos de Asia y que, en sueños, vio un macedonio y escuchó su súplica: «¡Ven a Macedonia y ayúdanos!» (Cf. Hechos 16, 6-10), puede ser interpretada como una «condensación» de la necesidad intrínseca de un acercamiento entre la fe bíblica y la filosofía griega.
El Papa discierne una trayectoria ya en el Viejo Testamento que revela este carácter "razonable" del Dios de Israel. El Papa conecta esta revelación de Dios como "Yo Soy" con el pensamiento filosófico helenístico a través de la traducción griega de las escrituras hebreas denominada "de los Setenta" de este modo:
En realidad, este acercamiento ya había comenzado desde hacía mucho tiempo. Ya el nombre misterioso de Dios de la zarza ardiente, que separa a Dios del conjunto de las divinidades con múltiples nombres, afirmando solamente su ser, es, confrontándose con el mito, una respuesta con la que está en íntima analogía el intento de Sócrates de vencer y superar al mito mismo. El proceso iniciado hacia la zarza alcanza, dentro del Antiguo Testamento, una nueva madurez durante el exilio, donde el Dios de Israel, entonces privado de la Tierra y del culto, se presenta como el Dios del cielo y de la tierra, con una simple fórmula que prolonga las palabras de la zarza: «Yo soy». Con este nuevo conocimiento de Dios va al mismo paso una especie de ilustración, que se expresa drásticamente en la mofa de las divinidades que no son más que obra de las manos del hombre (Cf. Salmo 115). De este modo, a pesar de toda la dureza del desacuerdo con los soberanos helenísticos, que querían obtener con la fuerza la adecuación al estilo de vida griego y a su culto idolátrico, la fe bíblica, durante la época helenística, salía interiormente al encuentro de lo mejor del pensamiento griego, hasta llegar a un contacto recíproco que después se dio especialmente en la tardía literatura sapiencial. Hoy nosotros sabemos que la traducción griega del Antiguo Testamento, realizada en Alejandría --la Biblia de los «Setenta»--, es más que una simple traducción del texto hebreo (que hay que evaluar quizá de manera poco positiva): es de por sí un testimonio textual, y un paso específico e importante de la historia de la Revelación, en el cual se ha dado este encuentro que tuvo un significado decisivo para el nacimiento del cristianismo y su divulgación. En el fondo, se trata del encuentro entre fe y razón, entre auténtica ilustración y religión. Partiendo verdaderamente desde la íntima naturaleza de la fe cristiana y, al mismo tiempo, desde la naturaleza del pensamiento helenístico fusionado ya con la fe, Manuel II podía decir: No actuar «con el "logos"» es contrario a la naturaleza de Dios.
De más está decir también que, de acuerdo al Nuevo Testamento, fue ese Logos divino quien se "hizo carne y habitó entre nosotros" (Juan 1:14), y que este dato de la revelación cristiana eleva el diálogo entre Dios y los hombres hacia un plano insospechado y ante los ojos muchos en la fe islámica, profundamente blasfemo. En el cristianismo, la naturaleza divina impacta directamente la naturaleza humana ya que esta última fue creada "en su imagen y semejanza," más no así en el islamismo.

Consecuencias prácticas de la postura islámica «trascendentalista»

Ya entonces podemos vislumbrar la distancia entre musulmanes y cristianos creada por estas dos concepciones tan distintas del ser de Dios. Esto conlleva varias consecuencias prácticas en la manera que los musulmanes observan su religión. Veamos:
– La ley moral se fundamenta en el decreto divino contenido en el Corán, según los musulmanes. No es, como en la filosofía cristiana, una derivación del ser racional de Dios implantado de manera finita y discreta en la conciencia natural humana, o una consecuencia de la santidad de Dios: Sean ustedes santos, porque yo, el Señor, soy santo, y los he distinguido entre las demás naciones, para que sean míos (Lev. 20:26; 1 Pedro 1:15-16). La visión musulmana desdeñaría esta invitación judeocristiana como algo imposible. De acuerdo a la moral musulmana, la ley moral es algo que no tiene justificación otra que el dictado de Dios revelado a Mahoma el cual ha de ejecutarse automática e irreflexivamente por todo ser dotado de razón y voluntad. Es en esto lo que consiste la "sumisión" religiosa que da su nombre al "Islam"; es la obediencia instantánea que un esclavo le debe a su amo, no como la de un hijo le debe a su Padre, como lo representa la fe cristiana.

– Como consecuencia de la visión teológica y moral islámica, el Derecho Natural se entiende de manera distinta en la fe islámica que en la cristiana. La filosofía cristiana entiende que todos los seres humanos son iguales por su naturaleza común y todos están dotados de una dignidad inviolable porque esa naturaleza refleja la imagen y semejanza divina en cada hombre. Estos derechos y esta dignidad se extienden, se mantienen y se defienden sin importar la confesión religiosa, o falta de confesión religiosa de la persona. Pero en el Islam, el Derecho Natural procede del decreto divino que está contenido dentro del Corán. Los apologistas musulmanes mantienen que el Corán defiende la igualdad básica de los seres humanos pero a la hora de definir derechos, a los creyentes musulmanes se les dota de más derechos que a los no creyentes y es así de hecho en los estados donde impera el derecho islámico o sharía. A los no-creyentes se les limita a vivir una existencia supuestamente "protegida" (dhimmi) pero que es, en realidad, una ciudadanía de segunda clase. Podemos concluir que solamente los fieles musulmanes disfrutan, dentro de la jurisprudencia islámica, de plenos Derechos Naturales mientras que los no-creyentes solo han de gozar aquellos derechos que el Corán les otorgue explícitamente y, adicionalmente, los que el gobernante musulmán del momento se digne en concederles.

– El concepto de que Dios es inmutable ("Yo, el Señor, no cambio…" – Malaquías 3:6) adquiere un matiz distinto bajo la óptica musulmana: Dios, dentro de sí, no cambia pero en el ámbito de lo creado, Él actúa arbitrariamente. La historia, para el musulmán, es la arena de lo creado en la cual Dios se manifiesta con absoluta soberanía. Ahí Él puede contradecirse si quiere, no importa, ya que la contradicción existe solamente en la mente de los hombres y Dios guarda sus designios para sí. Y si cabe admitir que este punto de vista no es del todo ajeno a varios pasajes bíblicos (p. ej. Job 38 y ss) y es común en varias tradiciones semíticas, enfatizo que la trayectoria de la revelación bíblica indica que para esta revelación surtir efecto, Dios condesciende al hombre y hasta se le explica:Vengan, y discutamos–dice el Señor– en Isaías 1:18. Dios habla al hombre en una discusión en donde lo que se habla es inteligible para el hombre y en donde Dios no deja de ser Dios por el mero hecho de hablarle a su nivel y eso incluye la adherencia de la revelación al principio de la no-contradicción. Pero bajo el esquema islámico, Dios puede decir que lo que es bueno un día puede ser malo el siguiente, que lo que hoy es vicio mañana podría ser virtud y viceversa. Dios no se ata a su revelación. El Islam no entendería al Decálogo judeocristiano como algo fundamentado en Dios y por lo tanto absoluto, sino como algo decretado arbitrariamente por Él y teóricamente cambiable de acuerdo a su juicio, ya que los códigos morales son productos del alma racional y Dios es supraracional. Si Dios decretase mañana que el adulterio es permisible, pues lo sería, solo bastaría su decreto; del mismo modo, pecados tenidos por capitales en la fe cristiana podrían ser admitidos si Dios así lo quisiese ya que Dios es supramundano y absolutamente soberano—esto bajo la óptica teológica islamista. En el Islam, Dios no condesciende al hombre y no necesita de ser consistente en su revelación hacia este.
¿Qué sucede? Que según nos dice el Papa Benedicto, esto entromete una corriente «irracionalista» en las obligaciones religiosas que buscan unir al hombre con Dios, ya que el hombre no sabe ni puede ser "supraracional" como lo es Dios; el hombre solamente sabe ser irracional. La violencia en nombre de la religión y hasta del mismo Dios es el fruto directo de cualquier teología que busque salvaguardar la trascendencia de Dios a expensas de la razón.

Conclusión

El origen y causa de la violencia religiosa: eso es lo que el Papa diagnostica dentro de un marco que abarca no solamente a la dialéctica islamo-cristiana, sino también que emplazaba al nominalismo de la Reforma Protestante y al idealismo de Kant y a través de Kant, a los existencialistas posmodernos—aunque ni los protestantes ni los kantianos se echaron a la calle a quemar al Papa en efigie. Pero ellos sí entendieron la crítica papal.

El Papa Benedicto XVI no es un mentecato. El Papa escribe y declama las cosas con una audiencia en mente y sabía bien el impacto que su mención del Islam habría de tener. Este rasgo del Papa es algo que otros analistas han notado también. El Papa dijo lo que dijo porque tenía un propósito bien claro en mente y es el de forzar a los musulmanes a enfrentar el hilo irracional dentro de su religión, hilo que les llevó a rechazar a pensadores como al-Farabi o Avicenna con quienes nuestro Santo Tomás de Aquino llevó un diálogo teológico a nivel de iguales. El Papa busca restaurar esta corriente de pensamiento en el Islam para darle un nuevo ímpetu al diálogo teológico entre el Islam y el cristianismo. El Papa no se hace de ilusiones—ni nosotros deberíamos tampoco—de que los islamistas quieran unirse a este diálogo pues el Papa tiene otra audiencia en mente: los hombres y mujeres de buena voluntad que se encuentran en todas las religiones, gracias al Logos que brilla en la conciencia de todos.

Las declaraciones del Papa Benedicto XVI han sido preclaras y proféticas. Su diagnóstico de la enfermedad de la violencia religiosa es certero, efectuado valientemente en el momento más propicio. Por eso, yo le doy mi completo apoyo, respaldo, admiración. Oro al Señor que lo bendiga, lo guarde, y lo proteja de todo mal, Amén.

martes, setiembre 19, 2006

Vaticanista italiano advierte que "guerra islámica contra el Papa es irracional"

Fuente: ACIPrensa Digital

ROMA, 19 Sep. 06 (ACI).- El vaticanista italiano Sandro Magister afirmó que las reacciones violentas de los musulmanes contra el discurso del Papa Benedicto XVI del día 12 de septiembre en la Universidad de Ratisbona representan una "guerra irracional".

En su columna semanal, Magister afirma que "menos diplomacia y más Evangelio" parece ser el curso que "Joseph Ratzinger está estableciendo para el gobierno central de la Iglesia". "Incluso haber escogido al Arzobispo Mamberti, nacido en Marrakesh (Marruecos) y de nacionalidad francesa, como Secretario para las Relaciones con los Estados, deja claro que lo que el Papa tuvo en mente fue tener a alguien familiarizado con el mundo musulmán y con los asuntos sobre fe y civilización".

"Y fue este mismo criterio: menos diplomacia y más Evangelio, lo que hizo que el Papa, durante su visita a Alemania, dijera lo que ha sido considerado tan políticamente incorrecto", añadió el vaticanista.

Según Magíster, cualquiera que conozca algo del arte de la diplomacia habría "calificado de inoportunos y peligrosos" muchos pasajes de las homilías y discursos de Benedicto XVI, porque "éste no es un Papa que se someta a tal censura o que se auto-censure" sino que dice lo que debe cuando esto es "pilar para su prédica".

"Su objetivo en el viaje a Alemania fue iluminar al hombre moderno -cristiano, gnóstico, de otra fe, europeo, africano o asiático- decirle que la simple y suprema verdad además de que Dios es Amor, a la que el Papa le dedicó su encíclica Deus Caritas est; es que Dios es también razón, Él es el ‘logos’"; añadió Magister.

"Y cuando la razón se separa de Dios mismo, se cierra sobre sí misma. Y así, la fe en un Dios ‘irracional’, una voluntad absoluta, sin límites, puede convertirse en la semilla de la violencia. Toda religión, cultura y civilización está expuesta a este grandísimo error: no solo el Islam sino también el Cristianismo, al que el Papa dedicó todo su discurso", manifestó el experto.

"Dos días antes de su discurso en la Universidad de Ratisbona -prosiguió- contra el que autoridades de gobiernos musulmanes y líderes de opinión elevaron sus protestas, Benedicto XVI había expuesto la verdad en su homilía de la Misa de Munich, con algunas connotaciones que lo hicieron pasar como pro-islámico, según algunos comentarios de los medios", aseguró el vaticanista.

"Pero luego vino el discurso de Ratisbona, y la interpretación hecha por muchos musulmanes" de muchos medios y de muchas formas "con una exageración y propagación similares a lo que se vio hace unos meses contra unas viñetas ofensivas, fue diametralmente opuesta. La acusación se extendió a partir de una tremenda distorsión de lo expuesto por Benedicto XVI, y se apartó precisamente del ejercicio de la razón invocado por el Papa como el terreno adecuado para el verdadero diálogo entre las religiones y civilizaciones", continuó el vaticanista italiano.

Ante esta posición del Papa, era correcta según Magister la posición adoptada por el Arzobispo Mamberti y el Secretario de Estado, Cardenal Tarcisio Bertone, de respaldar al Papa y sugerir una atenta lectura del discurso de la Universidad de Ratisbona. "Incluso en el Ángelus del 17 de septiembre, el mismo Pontífice expresó su pena por las reacciones de los musulmanes a su discurso en la Universidad de Ratisbona", indicó Magister

- Lea aquí la columna periodística de Magister en inglés.

lunes, setiembre 18, 2006

Amenaza Al-Qaida al Papa Benedicto XVI

Amigos, de acuerdo a ENDI/AP:
EL CAIRO — El grupo Al-Qaida en Irak y sus aliados le advirtieron hoy al papa Benedicto XVI que Occidente está “condenado” y que la guerra santa continuará hasta que el Islam domine al mundo...

...El grupo dijo que los musulmanes saldrán victoriosos y calificó al Papa como “adorador de la cruz”, diciendo que “usted y Occidente están condenados, como pueden ver con la derrota en Irak, Afganistán, Chechenia y el resto del mundo... Romperemos la cruz, derramaremos el licor e impondremos el impuesto per cápita. Entonces, las únicas alternativas serán la conversión (al Islam) o la espada”.
Menos mal que el Islam es "la religión de la paz" y que no tenemos nada que temerle.

A ver si los musulmanes de fila se tiran a la calle a protestar las declaraciones que los terroristas hacen en su nombre con la misma prisa que protestaron injustamente las declaraciones del Papa Benedicto XVI.

No te quedes esperándolo.

domingo, setiembre 17, 2006

Se enoja la calle musulmana por "insulto" papal

No hay nada en el discurso papal que indique ofensa, por tanto, no hay que ofrecer disculpa alguna.

Amigos: las protestas masivas que se han visto en la calle islámica azusadas por parte de líderes y comentaristas musulmanes y por una prensa irresponsable son una tormenta en un vaso de agua, además de ser adolescentes e innecesarias.

Basta con leer la ponencia del Santo Padre Benedicto XVI dada en la Universidad de Ratisbona, titulada, Fe, razón y universidad: Recuerdos y reflexiones, para uno darse cuenta que los sentimientos que la chusma le achaca al papa son falsos. Los enemigos del cristianismo en general y de la Iglesia Católica en particular han visto en estos comentarios del papa una oportunidad para humillar a dicha Iglesia y doblegar a su líder, con el propósito de restarle o nulificar, si pudiesen, su autoridad moral.

Mi opinión es la siguiente: la ponencia papal no contiene ningún insulto. El "insulto" es una percepción oportunista creada o por demagogos o por ignorantes. Ya es hora de que la calle musulmana incremente sus destrezas de lectura y comprensión. Ya es tiempo de que se den cuenta que su religión no está exenta al criticismo. Sus apologistas, detractores y propagandistas se pasan criticando a la nuestra, pues entonces, es hora de que aprendan a tolerar la crítica en retorno.

miércoles, setiembre 13, 2006

«En Cuba hay libertad de culto, pero no religiosa»

Entrevista a S.E.R. José Siro González Bacallao, Obispo de Pinar del Río.

Fuente: La Voz de Galicia

Acompañado por Segundo Pérez, director del Instituto Teológico Compostelano, José Siro González realizó ayer una visita oficial a la catedral de Mondoñedo.

-¿Cuál es el mayor problema de la Iglesia en Cuba?

-El mayor problema es que tiene libertad de culto, pero no libertad religiosa. Ahí nosotros no tenemos acceso a ningún sistema publicitario, ni periódicos, ni televisión, ni nada; no tenemos acceso a la atención a los colegios, todo lo perdimos en el año 1961 en el que el gobierno revolucionario privó a la Iglesia de la educación, de la atención a los enfermos, en fin, a todo menos al seminario. Y en medio siglo perdimos 500 sacerdotes.

-Pero desde fuera da la impresión de que hay un acercamiento entre la Iglesia y el Estado.

-La Iglesia ha adquirido entre el pueblo un prestigio enorme, porque es la que se ha ocupado de atender a los pobres, de buscar medicamentos, de atender a los niños con síndrome de Down; es una caridad que es muy explícita para la gente. Lo demás, las relaciones de la Iglesia con el Estado siempre han sido muy a distancia; en este momento muchos jerarcas de la revolución aseguran que son muy positivas, que hay una luna de miel, pero no hay nada de eso, la Iglesia siempre ha tenido una distancia, una comprensión de lo que es el Estado socialista cubano y el Estado ha tenido una comprensión de lo que es la Iglesia. Fidel Castro siempre ha sabido que él no se va a atraer a la Iglesia, en otros tiempos no lo hizo y ahora menos.

-Es una situación de tolerancia mutua.

-Exactamente, a veces hay más alejamiento, otras veces un poquito más de comprensión.

-¿Cuántos feligreses hay en su diócesis?

-Es difícil de decir, porque allí las estadísticas no son posibles; pero la estadística que se saca, por ejemplo, es por las personas que bautizan. En Cuba debe haber sobre un 60% o un 65% de personas bautizadas.

-¿Qué necesidades tiene el pueblo cubano y cómo se le puede ayudar?

-El Estado es muy celoso de las ayudas. He sido presidente de Cáritas y Cuba y Zimbabue son las únicas naciones donde no tiene una realidad jurídica. Pasan los ciclones, hacen daño, la Iglesia se presta a ayudar y el Estado dice que no, que eso corresponde al Estado. La Iglesia tiene que ejercer una caridad muy de tú a tú, muy cercana y muy cuidadosa, porque el Estado es sumamente celoso de eso, y más con la Iglesia.

-¿El pueblo cubano es religioso?

-Sí. Tenemos más fieles que antes del año 1958; en primer lugar por las exigencias geográficas y estadísticas, pero, además, porque la gente cuando sufre, vuelve los ojos a Dios y los vuelve a través de la Iglesia, de manera que tenemos jóvenes, adolescentes, niños... Las catequesis son abundantes y la Iglesia tiene una vida alegre, llena de esperanza.

lunes, setiembre 11, 2006

Y por supuesto, hoy recuerdo los ataques terroristas del 9/11

Jamás olvidaré ese día aciago. Ni tampoco el odio de quienes los causaron, ni el odio que esos criminales crearon en mí que me dió tanto trabajo exorcizar antes de que me emponzoñara la vida.

Por eso rechazo el camino del odio, del terrorismo, del grito, de la socarronería, para lograr cambio de índole política. Exceptuando los casos más extremos, las revoluciones no sirven pa' ná y lo que hacen es inflar los egos de sus "comandantes" y resultan en la configuración de nuevas oligarquías tiránicas, abusadoras, y corruptas. Ahí tienen el ejemplo de Castro en Cuba o de Chávez en Venezuela, y el esfuerzo abortivo de Filiberto Ojeda Ríos y sus "Macheteros" en Puerto Rico. En lo que a su odio, envidia, y complejo de suma inferioridad, ellos en nada se diferencian de Osama Bin Laden y su claque, junto con la de Hezbolá y HAMAS.

No, no olvidemos el 9/11 y de su lección: que el odio lo que conlleva es la muerte para quienes lo abrazan, la suya propia y la de millares de inocentes.

Santa Teresa de los Andes: una de mis santitas favoritas

SANTA TERESA DE JESUS "DE LOS ANDES" (Juanita Fernández Solar) es la primera chilena y la primera Carmelita americana que ha alcanzado el honor de los altares. Nació en Santiago de Chile el 13 de julio de 1900, en el seno de una familia acomodada muy cristiana. Sus padres fueron Miguel Fernández y Lucía Solar.

Desde sus 6 años, asistía con su madre casi a diario a la santa misa y suspiraba por la Comunión, que recibió por primera vez el 11 de septiembre de 1910. Desde entonces procuraba comulgar diariamente y pasar largo rato en diálogo amistoso con Jesús.

También desde su niñez vivió una intensa vida mariana que fue uno de los cimientos fuertes de su vida espiritual. El conocimiento y amor de la Madre de Dios vivificó y sostuvo todos los momentos de su camino en el seguimiento de Cristo.

Hizo sus estudios en el colegio del Sagrado Corazón (1907 - 1918). Profundamente afectiva, se creía incapaz de vivir separada de los suyos. Sin embargo, asumió generosamente la prueba de estudiar en régimen de internado los tres últimos cursos, como entrenamiento para la separación definitiva, que consumaría el 7 de mayo de 1919, ingresando en las Carmelitas Descalzas de Los Andes.

A los 14 años el Señor le habló diciéndole que quería su corazón sólo para Él, dándole también la vocación al carmelo. Dentro de su preparación está la lectura de santos carmelitas y la correspondencia con la Priora de Los Andes. A los 17 años expone su ideal carmelita "sufrir y orar" y con ardor defiende su vida contemplativa, que el mundo "tacha de inútil". Le ilusiona saber que su sacrificio servirá para mejorar y purificar al mundo.

Como Carmelita se llamó Teresa de Jesús, no alcanzando a vivir ni un año entero en el convento. Murió el 12 de abril de 1920. Las religiosas aseguraban que había entrado ya santa. De modo que, en tan corto tiempo, pudo consumar la carrera a la santidad que había iniciado muy en serio mucho antes de su primera comunión.

"Cristo, ese loco de amor, me ha vuelto loca", decía. Y su ilusión y su constante empeño fue asemejarse a El, configurarse con Cristo.

Por eso, deseando llegar a ser una excelente copia suya, vivió decidida a ir hasta el fin del mundo atravesando el fuego si hubiera sido preciso para serle fiel.

Estaba siempre dispuesta a servir y a sacrificarse por los demás, sobre todo por alegría y felicidad, para hacer amable y atractiva la virtud.

Su vida fue enteramente normal y equilibrada. Alcanzó una envidiable madurez integrando en la más armoniosa síntesis lo divino y lo humano: oración, estudios, deberes hogareños... y deporte, al que era aficionadísima, destacando en la natación y en la equitación.

Como joven bellísima, simpática, deportista, alegre, equilibrada, servicial y responsable, Teresa de Los Andes está en inmejorables condiciones para arrastrar a la juventud en pos de Cristo, y para recordarnos a todos que es preciso cumplir el programa evangélico del amor para realizarnos como personas.

Por su intercesión está derramando el Señor una copiosa lluvia de gracias y favores de toda especie y atrayendo hacia Sí a innumerables hijos pródigos. Su santuario, visitado por más de cien mil peregrinos cada mes, se ha convertido en el centro espiritual de Chile.

Así Teresa de Los Andes viene cumpliendo la misión que ya le fuera reconocida poco después de su muerte: despertar hambre y sed de Dios en nuestro mundo materializado.

Beatificada por Juan Pablo II en Santiago de Chile el 3 de abril de 1987, ha sido solemnemente canonizada por el mismo Sumo Pontífice en Roma el 21 de marzo de 1993.

- Fuente: Santuario Teresa de los Andes, Chile.

viernes, setiembre 08, 2006

¡Feliz cumpleaños a "Viaje a las Estrellas"!

Amigos, hoy cumple 40 años el popular programa de ciencia ficción, Star Trek o "Viaje a las Estrellas," como lo conocí yo a principios de los años setenta. Claro que sí, soy fanático de este "show" y quiero unirme a la celebración.

Dicho sea de paso, este es mi fin de semana "fuerte" y no podré pasquinar mucho hasta tal vez este domingo. Por favor, disfruten del contenido corriente.

lunes, setiembre 04, 2006

Alerta cúltica: Los Testigos de Jehová

Fuente: ACIPrensa

Su principal creencia es que el Armagedón, o Fín del Mundo está muy cerca. Se anunció para 1914, 1925, y 1975. Despues la fecha se ha mantenido en secreto, suponiéndose para 1992, aunque actualmente ellos admiten que sólo el Señor conoce el día y la hora pero que quedan pocos días y hay muchas señales que lo atestiguan.

Sólo ellos sobrevivirán, el resto serán aniquilados para siempre (no creen en la inmortalidad del alma), y ellos vivirán eternamente en una Tierra convertida en Paraíso.

La 'Sociedad' se fundó en 1879 por un empresario de Pennsylvania llamado Charles Taze Russell. Dejó el cristianismo para interesarse por religiones orientales y la piramidología, y despues se unió a los Adventistas del Séptimo Día, otra secta apocalíptica que aún subsiste. Tras la muerte de Russell en 1916, el movimiento pasó a ser dirigido por el 'juez' Rutherford, que construyó una mansión en San Diego para cuando resucitasen Noé, Isaac, David, Gideón, y Josua.

Disponen de una amplia lista de prohibiciones que son cambiadas en cuanto así se publica en sus revistas, de compra casi obligatoria para luego intentar vender puerta a puerta. Mueven mucho dinero, con todos los beneficios fiscales.

Mientras las biblias de todas las confesiones cristianas (católicos, ortodoxos, protestantes) están inspiradas en la Vulgata latina y coinciden entre sí, los Testigos cuentan con una versión en la que se han introducido pequeños cambios para que no contradiga lo que dictan sus líderes.

Como piensan que Cristo no es Dios, sino una especie de ángel, todas las alusiones vienen cambiadas (Jn. 1:1, Col. 1:14-16, 2:9-10, Fil.2:5, Tit.2:13, Heb.1:8, 2Ped.1:1), cambian la adoración a Cristo por "rendirle homenaje" (Mt.28:17, Lc.24:52, Heb.1:6), cambian los referidos a la inmortalidad del alma (Lc.23:43), y del infierno (Mat.25:46) para pasar por alto ambos conceptos.

Ya que los testigos compran sus biblias en el Salón del Reino, nunca advertirán que su doctrina está basada antes en unas revistas que en tan antiguo (y vapuleado) libro. A menos que se les ocurra consultar otras biblias, o aprender griego, hebreo, y latín.

- Lea el artículo completo aquí.

domingo, setiembre 03, 2006

Celebran 25 años de fundación los Esclavos de la Eucaristía y María Virgen

Fuente: El Visitante Dominical - El Semanario Católico de Puerto Rico


Hatillo- Padre Aníbal José Reyes Belén instituyó la fraternidad de Esclavos de la Eucaristía y María Virgen el 15 de agosto de 1981. No fue casualidad. Ese día, como todos los años, se conmemoró la fiesta de la Asunción de la Santísima Virgen.

Él lo sabía. Tenía claro que era la fecha adecuada para iniciar su misión en este mundo de vivir en constante adoración a Jesús en el Santísimo y consagrarse a su inmaculada madre María como esclavo de amor.

Desde entonces ha pasado un cuarto de siglo. Por eso, el domingo, 13 de agosto los Esclavos de la Eucaristía y María Virgen se reunieron junto a la Conferencia Episcopal Puertorriqueña y feligreses de todo Puerto Rico para celebrar su vigésimoquinto aniversario.

En la eucaristía, oficiada en la capilla Santa Rosa de Lima en Hatillo, los Esclavos dieron gracias a Dios por mantenerlos unidos por los pasados 25 años. Además, aprovecharon la ocasión para reafirmar su vocación de amor y pidieron fortaleza al Señor para seguir extendiendo por todo el mundo la obra que el padre Aníbal comenzó.

Los Esclavos de la Eucaristía y María Virgen son una comunidad religiosa. Su sede es el santuario de Schoensttat ubicado en el barrio Campo Alegre de Hatillo. Viven en continua adoración y contemplación al Santísimo. Además, cumplen con las labores pastorales que su vocación exige. En la actualidad la comunidad la componen 10 sacerdotes, dos novicios y un postulante.

Santuario de Schoenstatt de Hatillo“Los esclavos es una comunidad religiosa. Lo que nos diferencia es que nosotros somos religiosos y vivimos nuestro estilo propio que es eucarístico-mariano desde el santuario de Schoensttat. Ahí hacemos nuestra vida en adoración y contemplación en comunidad”, sostuvo el padre Rolando Borrero Rivera, superior general de la comunidad de Esclavos en un aparte con El Visitante.

Más de una decena de sacerdotes acompañaron a los Esclavos durante la celebración. Entre los invitados estaba padre Iván Simicic de la comunidad de los Padres de Schoenstatt y representante del Presidium General del Movimiento Apostólico de Schoenstatt y padre Héctor Vega asesor del Movimiento en varias diócesis de Estados Unidos.

Además, de la arquidiócesis de Saint Paul en Minneapolis estuvo monseñor Aloysius Callaghan, rector del Seminario Mayor Arquidiocesano y el padre Joseph Johnson, Rector de la catedral de San Paul. También estuvieron los sacerdotes monseñor Elías Salvador Morales, rector del Seminario Mayor Regina Cleri de Ponce y el padre Antonio Portalatín, miembro del Instituto de los Sacerdotes Diocesanos de Schoenstatt.

El obispo de Arecibo, monseñor Inaki Mallona felicitó a la fraternidad religiosa en su mensaje. “En este mundo precipitado los Esclavos son profetas de la contemplación y adoración perpetua de Jesús en el santísimo sacramento del altar”, manifestó el Obispo.

Por su parte, el padre Rolando Borrero Rivera, superior de los Esclavos agradeció el apoyo que la Iglesia y los fieles le han dado a la comunidad religiosa. “La emoción y la gratitud que sentimos hoy no se pueden describir completamente con palabras, pero la presencia de ustedes en esta eucaristía es signo de este mismo sentimiento de acción de gracias al que es la fuente de toda vocación al ministerio de la Iglesia de Cristo. Hace ya cinco lustros nuestro padre fundador de feliz y recordada memoria, el padre Aníbal José Reyes Belén, sacerdote puertorriqueño claretiano inició esta obra dedicada a la adoración permanente a Jesús Eucaristía, a la sombra del Santuario de la Madre Tres Veces Admirable de Schoenstatt, sintiendo un llamado a una consagración especial a estos dos amores suyos: el Santísimo Sacramento y la Virgen Inmaculada.”, sostuvo.

“A todos ustedes, con mucha emoción, les digo de parte de toda nuestra Congregación y en el corazón de nuestro Padre Fundador: gracias, muchas gracias siempre”, añadió antes de finalizar.

Al concluir la celebración eucarística los presentes disfrutaron de un almuerzo en el estacionamiento de la capilla. Los actos de celebración iniciaron el 6 de agosto con la bendición de la capilla Santa Rosa de Lima. La novena de acción de gracias culminó el pasado miércoles, 15 de agosto con una eucaristía en por los 25 años de vida sacerdotal del padre Luis Colón.

Los obra de los Esclavos ha crecido y ya cuentan con una fraternidad en Minneapolis en los Estados Unidos y proximamente tendrán otra en Córdova, España.

sábado, setiembre 02, 2006

Benedicto XVI inició este viernes reunión anual con sus discípulos para dialogar sobre evolución

Fuente: ACIPrensa.

VATICANO, 01 Sep. 06 (ACI).- El Papa Benedicto XVI participa desde este viernes hasta el domingo 3 de septiembre en un encuentro intelectual que desde hace más de 30 años sostiene con sus discípulos, y que en esta ocasión abordará el tema de “Evolución y creación”.

En una entrevista con Radio Vaticano, el Cardenal Christoph Schönborn, Arzobispo de Viena y discípulo del Papa, relató que estos encuentros se remontan al año 1970, cuando el entonces Profesor Ratzinger ofrecía a sus alumnos, junto con el gran exégeta convertido al catolicismo, Heinrich Schlier, un curso de verano de una semana, donde “el diálogo teológico y la oración se hacían fecundos en un contexto de convivencia”.

En 1977, cuando el Profesor Ratzinger fue nombrado Arzobispo de Munich, y dado que algunos de sus alumnos no habían terminado sus trabajos universitarios, pidieron seguir encontrándose con él.

El Profesor Ratzinger “era uno de los teólogos alemanes que subrayaron intensamente ya en los años setenta la necesidad de volver al tema de la creación, cuando los teólogos no hablaban de ello”, dijo el Arzobispo de Viena, al explicar la importancia del tema sobre evolución y creación.

“El debate de estos meses ha motivado sin duda la elección del tema por parte del Santo Padre, pero si se hace una lista de sus libros sobre este tema se ve que habla de él con frecuencia desde hace tiempo”, explicó.

El mismo Cardenal Schönborn introducirá el debate que contará además con los relatores Peter Schuster, Presidente electo de la Academia austriaca de las ciencias, el P. Paul Elbrich, S.J., profesor de filosofía de la naturaleza en Munich y Robert Spaemann, filósofo de la política.

Como Papa, Benedicto XVI ha hablado en varias ocasiones de este tema. En la homilía de la Misa de inauguración de su Pontificado, el 24 de abril de 2005, afirmó: “No somos el producto casual, sin sentido, de la evolución. Cada uno de nosotros es el fruto de un pensamiento de Dios. Cada uno de nosotros es querido, cada uno es amado, cada uno es necesario”.