jueves, junio 29, 2006

Democracia y amor al prójimo

Escrito por Jaime Septién (México)

Fuente: PeriodismoCatolico.com

La gran contribución de la Iglesia católica en materia de política consiste en que la fe cristiana le da un sentido, una serie de referencias y una esperanza a esta actividad de la que el papa Pío XI se refería como «el campo de la más vasta caridad, la caridad política».

La gran contribución de la Iglesia católica en materia de política consiste en que la fe cristiana le da un sentido, una serie de referencias y una esperanza a esta actividad de la que el papa Pío XI se refería como «el campo de la más vasta caridad, la caridad política».
a) En cuanto al sentido de la política, la fe en Cristo orienta toda la existencia hacia una comunidad, hacia una comunión, hacia el entendimiento que proviene de saberse y saber a todos los hombres hijos del mismo Padre.

b) En cuanto a las referencias, la fe cristiana y la doctrina de la Iglesia las posee muy claras: el primado de la dignidad de la persona humana, la opción preferencial por los pobres, el poder concebido como un servicio, el respeto a los adversarios, la apertura a toda la experiencia humana y el considerar que los bienes no tienen un destino personal, egoísta, individualizado, sino un destino universal.

c) Finalmente, en cuanto la esperanza, la fe cristiana —fincada en la resurrección de Jesús—le da un carácter divino a todas las acciones que emprendemos para hacer más humano al mundo. Es una certeza fundada en Dios de que nada se perderá de aquello que hagamos por amor, ni siquiera la ofrenda de un simple vaso de agua fresca dado al peregrino sediento que toca a nuestro hogar.
Si bien es cierto que la Iglesia jamás ha santificado a la democracia, reconoce en este régimen político un servicio a la perfección de la persona y un camino para generar las condiciones del bien común, pues, idealmente, la democracia está fundada en el equilibrio de los tres poderes y arraigada en la soberanía popular de ciudadanos iguales en derechos y todos regidos por la ley, sin excepciones, en particular aquellos —como los diputados—encargados de hacer la ley.

Juan Pablo II expresó en alguna ocasión una frase decisiva para los católicos: la democracia no es, solamente, un sistema político, «es la fórmula que responde mejor a la naturaleza racional y social del hombre y, en definitiva, a las exigencias de la justicia social». Lo recuerdo no sólo por el placer de evocar al Grande Juan Pablo ll, sino por si por ahí quedaba algún católico nostálgico de alguna forma de dictadura… Y es que la democracia —para ser activa y realmente humanizadora— necesita ciudadanos conscientes de sus derechos pero, también, absolutamente conscientes de sus deberes.

Hay que recalcar que la democracia es un constante aprendizaje que comienza en la vida familiar, se desarrolla en la escuela, se aprende a vivir con pasión en la juventud y se explaya con la participación de los adultos en la solución de los problemas de la ciudad, del Estado y del país. No es un saber «que cae del cielo», sino una disposición para estar siempre atentos a los demás. Si bien no es una definición de la democracia que provenga de la Biblia, podemos decir que en ella y sólo en ella es posible el mandamiento del amor, el mandamiento nuevo con que Cristo resumió su doctrina y la de su Iglesia: el amor al prójimo.

Celebramos hoy la fiesta de los Santos Pedro y Pablo

¡Hoy es el día de mi santo!

Tan atrás como en el siglo cuarto se celebraba una fiesta en memoria de los Santos Pedro y Pablo en el mismo día, aunque el día no era el mismo en Oriente que en Roma. El Martirologio Sirio de fines del siglo cuarto, que es un extracto de un catálogo Griego de santos del Asia Menor, indica las siguientes fiestas en conexión con la Navidad (25 de diciembre): 26 dic. San Estéban; 27 dic. Santos Santiago y Juan; 28 dic. Santos Pedro y Pablo.

La fiesta principal de los Santos Pedro y Pablo se mantuvo en Roma el 29 de junio tan atrás como en el tercero o cuarto siglo. La lista de fiestas de mártires en el Cronógrafo de Filócalo coloca esta nota en la fecha - "III. Kal. Jul. Petri in Catacumbas et Pauli Ostiense Tusco et Basso Cose." (=el año 258) . El "Martyrologium Hieronyminanum" tiene, en el Berne MS., la siguiente nota para el 29 de junio: "Romae via Aurelia natale sanctorum Apostolorum Petri et Pauli, Petri in Vaticano, Pauli in via Ostiensi, utrumque in catacumbas, passi sub Nerone, Basso et Tusco consulibus" (ed. de Rossi--Duchesne, 84).

La fecha 258 en las notas revela que a parir de ese año se celebraba la memoria de los dos Apóstoles el 29 de junio en la Vía Apia ad Catacumbas (cerca de San Sebastiano fuori le mura), pues en esta fecha los restos de los Apóstoles fueron trasladado allí (ver arriba). Más tarde, quizá al construirse la iglesia sobre las tumbas en el Vaticano y en la Vía Ostiensis, los restos fueron restituidos a su anterior lugar de descanso: los de Pedro a la Basílica Vaticana y los de Pablo la iglesia en la Vía Ostiensis.

En el sitio Ad Catacumbas se construyó, tan atrás como en el siglo cuarto, una iglesia en honor de los dos Apóstoles. Desde el año 258 se guardó su fiesta principal el 29 de junio, fecha en la que desde tiempos antiguos se celebraba el Servicio Divino solemne en las tres iglesias arriba mencionadas (Duchesne, "Origines du culte chretien", 5ta ed., París, 1909, 271 sqq., 283 sqq.; Urbano, "Ein Martyrologium der christl. Gemeinde zu Rom an Anfang des 5. Jahrh.", Leipzig, 1901, 169 sqq.; Kellner, "Heortologie", 3ra ed., Freiburg, 1911, 210 sqq.). La leyenda procuró explicar que los Apóstoles ocupasen temporalmente el sepulcro Ad Catacumbas mediante la suposición que, enseguida de la muerte de ellos los Cristianos del Oriente deseaban robarse sus restos y llevarlos al Este. Toda esta historia es evidentemente producto de la leyenda popular.

Una tercera festividad de los Apóstoles tiene lugar el 1 de agosto: la fiesta de las Cadenas de San Pedro. Esta fiesta era originariamente la de dedicación de la iglesia del Apóstol, erigida en la Colina Esquilina en el siglo cuarto. Un sacerdote titular de la iglesia, Filipo, fue delegado papal al Concilio de Éfeso en el año 431. La iglesia fue reconstruida por Sixto II (432) a costa de la familia imperial Bizantina. La consagración solemne pudo haber sido el 1 de agosto, o este fue el día de la dedicación de la anterior iglesia. Quizá este día fue elegido para sustituir las fiestas paganas que se realizaban el 1 de agosto. En esta iglesia, aún en pié (S. Pietro en Vincoli), probablemente se preservaron desde el siglo cuarto las cadenas de San Pedro que eran muy grandemente veneradas, siendo considerados como reliquias apreciadas los pequeños trozos de su metal.

De tal modo, la iglesia desde muy antiguo recibió el nombre in Vinculis, convirtiéndose la fiesta del 1 de agosto en fiesta de las cadenas de San Pedro (Duchesne, op. cit., 286 sqq.; Kellner, loc. cit., 216 sqq.). El recuerdo de ambos Pedro y Pablo fue más tarde relacionado con dos lugares de la antigua Roma: la Vía Sacra, en las afueras del Foro, adonde se decía que fue arrojado al suelo el mago Simón ante la oración de Pedro y la cárcel Tullianum, o Carcer Mamertinus, adonde se supone que fueron mantenidos los Apóstoles hasta su ejecución.

También en ambos lugares se erigieron santuarios de los Apóstoles y el de la cárcel Mamertina aún permanece en casi su estado original desde la temprana época Romana. Estas conmemoraciones locales de los Apóstoles están basadas en leyendas y no hay celebraciones especiales en las dos iglesias. Sin embargo, no es imposible que Pedro y Pablo hayan sido confinados en la prisión principal de Roma en el fuerte del Capitolio, de la cual queda como un resto la actual Carcer Mamertinus.

- Fuente: ACIPrensa

miércoles, junio 28, 2006

Compañero Cibernauta "Splinterwoman":

He decidido comentar sobre tu pinturesco comentario dejado en el pasquín anterior, el de "la Escuelita del Amor." No publiqué tu comentario porque está tachonado de, llámemosle caritativamente, "términos inexactos y erróneos" aplicados a funciones reproductivas, excretorias, y al deseo erótico y al uso y abuso de la potencia sexual.

No lo cojas como insulto personal. Después de todo esto es un sitio-web católico, entonces pues, ¿qué esperabas? Yo puedo hablar de cualquier tema, con tal que se use la terminología correcta y evite lo vulgar y lo denigratorio. Las cosas se llaman como son y no como lo dicten nuestras pasiones. Las palabras existen para describir la realidad, no para distorsionarla. La mente y la realidad deben de harmonizarse para así uno encontrarse dentro de "la verdad."

Sé que me escribes porque quieres verme brincar. No sucederá. Al contrario, para lectores como tú fue que escribí mi ensayito, para motivarlos a que salgan del lapachero. Dime, "Splinterwoman" ¿cuándo vas a salir del lapachero? ¿Hasta cuándo vas a vivir en esa humillación, faltándote a ti mismo el respeto debido a la dignidad de tu cuerpo, de tus potencias, a tu calidad infinita de ser hijo de Dios? Porque eso es lo que haces, faltándote a ti mismo.

Terminaste tu comentario insinuando en palabras equivalentes de que me consideras "un reprimido sexual," una acusación barata y poco original, dicho sea de paso. Sin entrar en detalles para satisfacer la curiosidad morbosa de los de mente pruriente, te diré que no soy célibe, soy casado y con hijos. Me casé con mi novia de escuela superior allá en Ponce y ya llevamos sobre 20 años casados felizmente. Guardo, eso sí, castidad matrimonial. ¿Qué significa eso?

Que me guardo de mente, palabra y obra para mi esposa y para nadie más. Cuando hablo de "la escuelita del amor," hablo por experiencia. No soy ajeno a las tentaciones de nuestra era, no vivo en un caparacho, ni en una burbuja. Sé lo que digo. Conozco de lo que hablo.

Sé lo que es el amor y sé cómo estoy llamado a amar, y a quién. Mi amor no estará desprovisto de todo mis egoísmos particulares ya que disto mucho de ser santo, es decir, de ser el ser humano pleno que Dios quiere que yo sea. No soy perfecto.

Pero aun con todas esas faltas tengo que reconocer humildemente que en la cuestión del propósito, naturaleza y la meta del Amor humano y divino, no es mucho lo que me puedes enseñar en este momento. Tal vez en el futuro, cuando te arrepientas, te regeneres, y cambies de vida, el Señor te dé gracias más grandes que las que El me ha dado a mí, a las cuales responderás con mayor generosidad que la mía. En ese momento, te escucharé.

Post data, 28 de Junio, 8:30 PM hora del Este de los EE.UU. y de Puerto Rico: la reacción ha sido más o menos la que me esperaba. No fueron aplausos, fueron abucheos. No lo llevó a un alto y a ponderar lo hablado--eso aparentemente es mucho pedirle. "Splinterwoman" reaccionó con una ristra de abuso e insultos subrayados por malascrianzas, de las que probablemente su mamá no les toleraría, pero que la Internet le permite verborrear, escondido bajo su anonimato detrás de la cortina digital. Su riposta nada más fue un triste despliegue de fuerzas para defender su dignidad herida y una reafirmación de su opción preferencial por el lapachero. Es triste ver lo que muchos hacen con su "libertad."

Y en cuanto al otro usuario que me preguntó si yo he hecho esto o aquello--de la respuesta ser afirmativa o negativa, qué probaría, yo no lo sé--mi contestación es simple: cuando el Señor perdonó mis pecados, Él se olvidó de ellos y fíjate, a mí también se me olvidaron. En cuanto a mis pecados, eso es asunto entre Dios, mi confesor y de mi círculo familiar íntimo y de más nadie.

Como dije anteriormente, no voy a contestar nada para satisfacer la curiosidad morbosa de los prurientos, y enfatizo que nada en este asunto me es ajeno, directa e indirectamente. El que quiera entender, que entienda.

lunes, junio 26, 2006

Bienvenidos a la Escuelita del Amor

Amigos, he descubierto recientemente que el Señor me ha matriculado de nuevo en un un "centro docente" del cual El es el Principal. De hecho, lo más seguro es que he estado en esa "escuelita" desde hace tiempo, pero no me había dado cuenta o tal vez no me quería haber dado cuenta hasta recientemente. Hablo, pues, de la Escuelita del Amor. El requisito para graduarse uno del jardín de párvulos al primer grado de primaria es darse cuenta que uno está matriculado en esta Escuelita.

La idea de la Escuelita es aprender a amar, "olvidándose de sí, buscando lo que al otro pueda hacer feliz...dar alegría y felicidad, darse uno mismo, eso es amar" como dice la vieja canción que aprendí de boca de Mrs. Reyes hacen más de 30 años en otro "kindergarten."

"Aprender a amar" suena como un proyecto fácil, pero no es así.

Hay quienes piensan que amar es "querer" sin embargo "querer a alguien" implica un grado de posesión por parte de quien "quiere." La otra persona permanece un objeto de satisfacción o placer; quien "quiere" tampoco se está dando completamente a la otra persona; quien "quiere" retiene algo de sí mismo para sí, no se entrega totalmente.

Otros piensan que el verbo "amar" ha de restringerse a la cuestión romántica y si bien es cierto que entre un hombre y una mujer debe de existir "amor," "amar" no es solo cosa de novios o esposos, sino de padres a hijos a nietos, de hijos a padres, a abuelos etc. Ni se restringe al círculo familiar, pero se extiende a amigos, compueblanos, compatriotas y a la humanidad. Hablamos entonces de un amor que es universal, que trasciende los confines de lo natural, aunque se aprende primero dentro de los confines de lo natural.

La Escuelita empieza entonces dentro del entorno en que Dios nos puso. No puede ser de otra forma, ya que nuestra vida en sociedad comienza con los de uno y es ahí que aprendemos amar, no con un mismo amor a todo el mundo, ya que el amor entre amigos, novios, esposos, padres, hijos, familiares, no es el mismo ya que está determinado por razón de parentescos o relaciones de ayuda mutua. Hasta aquí llega el "amor natural." Por bonito que parezca, el Amor que Dios quiere que aprendamos sobrepasa todo esto.

Ese Amor consiste, como dije antes, en el "don de sí mismo."

Las tres dimensiones del ser humano y del amor y su falsificación

Somos seres compuestos, una unidad de cuerpo, alma y espíritu. Estas tres dimensiones forman nuestro ser único e individual. Cuando amamos, lo hacemos con las tres dimensiones. Los tres tipos de amor--el corporal o erótico, el filial o fraternal, y el universal-- corresponden y se fundamentan en cada dimensión de la persona humana. Si abusamos una, las otras dos dimensiones se afectarán también.

Por eso es que desviaciones como la pornografía, la masturbación, la homosexualidad, la prostitución y la fornicación destruyen la integridad del ser humano porque trata su dimensión física como algo que puede ser aislada de las demás, como si fuese mera mercancía, como algo que puede ser intercambiado por dinero o por placer, como afición o pasatiempo. Nos dicen los practicantes de estas persuasiones que actividades de este tipo entre adultos que se dan por mutuo consentimiento, "a nada ni a nadie le hacen daño."

Eso es embuste, es mentira. Estos traficantes de maldad quieren hacerte creer que el coito que se hace o se presencia por afición o pasatiempo, o sin atención a la complementaridad biológica entre el hombre y la mujer, no es diferente de cualquier otro tipo de recreación, que su valorización moral es opresiva, innecesaria o inexistente, y que esas prácticas son lícitas mientras se hagan entre adultos que den su consentimiento. Pero la realidad es que lo que hacemos con el cuerpo afecta las otras dos dimensiones, la del alma--unos dirán "mente"--y la del espíritu, pues somos una unidad compuesta.

Estos "pasatiempos," que son más bien "vicios," afectan nuestra totalidad y al final, tronchan la capacidad humana de amar en tres dimensiones, y quienes se meten a estas cosas lo saben bien, lo quieran reconocer o no. Incapaces de amar porque su promiscuidad física y mental les ha diezmado estas potencias y embotado su conciencia, buscan desesperadamente ese amor que los llene y lo que terminan haciendo es entrgándose a más experiencias, más vicios, en una contínua búsqueda por conectar emocional y espiritualmente con algo o alguien que ya se les escapa, porque son incapaces de ya de hacer esa conección. El pecado los ha embotado y vaciado en sus cuerpos, almas y espíritus.

En qué consiste la Escuelita del Amor

Consiste en esto: en aprender a escuchar la voz del Señor, discerniendo aquellos signos en nuestras vidas que apunten a nuevas oportunidades de amar a otros con el mismo amor que el Señor siente por ellos. Consiste también en entender que amar de esta manera no es una virtud natural acquirida con la práctica, más bien una virtud teologal infusa, dada por Dios en el bautismo y cultivada mediante la práctica de los sacramentos, de la virtud, de las obras de misericordia corporales y espirituales, y de la oración.

El objeto de esta Escuela es aprender a amar con ese amor y a huir de los facsímiles irrazonables que nos ofrecen el diablo, el mundo, y la carne.

Llegas al undécimo grado (de doce) de esta escuela cuando tus sentimientos y tu amor se igualan a los de Cristo, de tal modo que sin dejar de ser tú mismo, los demás no te ven a ti, sino a Cristo que vive en ti y que actúa por tus manos, se refleja en tu mirada y hasta en tu andar. El duodécimo no se alcanza en esta vida. La plenitud solamente se alcanza cuando contemplas la faz de Dios sin mediación de la materia: eso es la "visión beatífica," que solamente se completa en el cielo.

Pero los más grandes santos han demostrado que esta vida, en este mundo que Dios todavía no ha transformado, se puede llegar a ese "undécimo grado," casi a la cúspide de la preparatoria, de esta educación secundaria--siguiendo esta metáfora escolar que uso.

Todos los santos pasaron por esta Escuelita del Amor, empezando por nuestra Santísima Madre, María Virgen, la primera graduanda de esta Escuelita en el Nuevo Testamento y la estudiante más sobresaliente de esta Escuelita, en todo lugar y en todos los tiempos.

Palabras recientes de los Papas acerca del Amor

Una de las aseveraciones más impactantes que leí del Papa Juan Pablo Magno, de feliz memoria, son unas que encontré en su libro Cruzando el Umbral de la Esperanza, donde él confiesa: "estoy enamorado del amor." Eso es un pensamiento atrevido, novísimo, inédito e impregnado de verdad y luz.

Precisamente estos son los sentimientos que me animan. Defiendo al amor humano en sus tres dimensiones porque lo amo y no quiero que se le ensucie, se le distorcione, o se le destruya por los traficantes del morbo, lo obsceno, el odio, y lo fácil.

Los animales son incapaces de amar filial o fraternalmente; tampoco "hacen el amor," simplemente copulan. El león no ama a la gacela con amor universal, simplemente se la quiere comer y no a besos. El conejo es incapaz de amar a Dios o al prójimo con amor espiritual, ya que ni sabe ni quién es Dios ni quién es su prójimo. Las bestias funcionan a base de instintos y las más avanzadas, de intuiciones. De entre las creaturas, solamente el hombre puede amar en tres dimensiones. De ahí la necesidad de amar ese amor y de protegerlo solícitamente.

Termino con las palabras del Santo Padre, Benedicto XVI, de su reciente carta encíclica, Dios es Amor:
Fe, esperanza y caridad están unidas. La esperanza se relaciona prácticamente con la virtud de la paciencia, que no desfallece ni siquiera ante el fracaso aparente, y con la humildad, que reconoce el misterio de Dios y se fía de Él incluso en la oscuridad. La fe nos muestra a Dios que nos ha dado a su Hijo y así suscita en nosotros la firme certeza de que realmente es verdad que Dios es amor. De este modo transforma nuestra impaciencia y nuestras dudas en la esperanza segura de que el mundo está en manos de Dios y que, no obstante las oscuridades, al final vencerá Él, como luminosamente muestra el Apocalipsis mediante sus imágenes sobrecogedoras. La fe, que hace tomar conciencia del amor de Dios revelado en el corazón traspasado de Jesús en la cruz, suscita a su vez el amor. El amor es una luz —en el fondo la única— que ilumina constantemente a un mundo oscuro y nos da la fuerza para vivir y actuar. El amor es posible, y nosotros podemos ponerlo en práctica porque hemos sido creados a imagen de Dios. Vivir el amor y, así, llevar la luz de Dios al mundo: a esto quisiera invitar con esta Encíclica.
¡Reclama tu dignidad de hijo o hija de Dios! ¡Atrévete a amar con el amor de Dios! ¡Estudia en la Escuelita del Amor!

sábado, junio 24, 2006

Doblete por el medio del plato

Amigos, me encuentro en un viaje de negocios por la ciudad de Panamá. Pues me informan de mi lejana Pensilvania que mi hijo mayor, el que se casó "muy joven" y su esposa están esperando...¡gemelos! La verdad que él no hace nada a medias...

Mi esposa y yo, relativamente jóvenes aun, estamos entre la sorpresa y el deleite.

Grandes cambios se avecinan para nuestra familia en un año que ha sido ya uno de muchos. Bueno, pero con Dios y la Virgen, ¡pa'lante!

Después les contaré sobre Panamá.

Dios los bendiga a todos.

domingo, junio 18, 2006

Comenta la prensa en Puerto Rico sobre el sacerdocio de hombres casados

No me opongo a la idea en un principio, pero advierto que se haga con sumo cuidado.

La versión digital de el rotativo puertorriqueño El Nuevo Día publicó hoy tres artículos relacionados con el sacerdocio católico. Dos de ellos comentan sobre la posibilidad de ordenar varones idóneos al sacerdocio, sean viudos o casados. El primero trata de la ordenación de un caballero viudo al sacerdocio católico y la reacción de sus familiares y amigos. El segundo narra los comentarios que la "obispa" luterana puertorriqueña, Margarita Martínez, hiciese al respecto, juntos con otros comentarios de varios comentaristas.

Yo estoy en récord afirmando la posibilidad de admitir varones casados al sacerdocio. De hecho, gracias a un indulto especial, numerosos ministros protestantes, en su mayoría episcopalianos, seguidos por un número de luteranos, han sido reordenados sacerdotes activos de nuestro rito romano.

Hay que tomar en cuenta un par de cosas: el pastorado protestante y el sacerdocio católico no son el mismo dulce con diferente palito. El sacerdocio católico es de carácter objetivo sacrificial y sacramental, algo que los pastorados protestantes no lo son. La cosmovisión de ambos es bastante diferente y no es intercambiable.

Por lo tanto, si alguna vez se restaurase la disciplina del celibato opcional en el rito romano, este debe de basarse en el de la disciplina oriental ortodoxa y no en el pastorado protestante, aunque en el nivel de lo práctico, los católicos podremos aprender mucho de como los ministros protestantes persiguen su vocación junto con sus familias.

En mi artículo en inglés describo brevemente algunas de las posibles pautas que la Iglesia Católica podría seguir a este respecto, con la clarificación también de que este cambio no puede de ser apresurado ni el papa ni los obispos presionados a que cambien la disciplina de la Iglesia "a la prángana." Y también hay que hacer hincapié que ni los varones con atracciones a personas de su mismo sexo ni las féminas son candidatos viables al sacerdocio católico.

Hay que entender que admitir varones casados al sacerdocio sería simplemente una restauración de una disciplina más primitiva mientras que ordenar féminas conllevaría una ruptura completa con la práctica apostólica. Lo primero se puede, lo segundo, no.

Pero lo dejo ahí. El resto será para discusión futura. Saludos a las periodistas Cynthia López Cabán, Sandra Caquías Cruz y Patricia Rivera Meléndez por unos artículos bien interesantes.

sábado, junio 17, 2006

¡Sexo Sexo Sexo!

Y ahora que tengo tu atención, hablemos de la pornografía.

Se le ve por doquier, en las calles, por la televisión, en los cines, en los medios visuales, en la Internet. Se le escucha en la radio, se le lee en novelitas baratas. Es una industria millonaria. Es la pornografía.

De acuerdo a la Wikipedia,
El término pornografía procede del griego: porne es 'prostituta' y grafía 'descripción', es decir, descripción de una mujerzuela. Designa en origen, por tanto, la descripción de las prostitutas y, por extensión, de las actividades propias de su oficio. Hay que decir, sin embargo, que el término es de aparición muy reciente pues en la Grecia antigua nunca se usó la palabra pornografía.

Modernamente se entiende por tal un conjunto de materiales que muestran órganos genitales o actos sexuales y que se exhiben o contemplan con una determinada actitud que, normalmente, tiene por objeto la masturbación o, al menos, excitación de quien busca este tipo de materiales. Estos materiales normalmente se producen por interés lucrativo, aunque Internet ha introducido la posibilidad de acceder gratuitamente a ellos.

La pornografía se manifiesta principalmente a través de tres medios: la literatura, el cine y la fotografía, aunque también admite representaciones a través de otros medios como la escultura, la pintura, el cómic e inclusive el audio.
En este breve artículo, hablaré de sus efectos sobre quien la produce, la practica, y la consume y terminaré diciendo por qué a sus defensores hay que marginarlos, sus víctimas deben ser ayudadas, y su comercio controlado o prohibido.

La pornografía destruye la dignidad humanas de quienes posan y de quienes la consumen. El cuerpo no es algo que nos pertenece como si fuera un objeto externo; el cuerpo de uno es el "yo." Yo no soy un alma atrapada en un cuerpo, mi "yo" es mi cuerpo, alma y espíritu. La fusión de estas realidades en un solo ser es lo que me hace un ser humano. Y como mi cuerpo no es algo externo a mi "yo" personal, no lo puedo vender, no lo puedo traficar y después similar que su mal uso no me afecta a mi yo íntimo y personal. El hombre o la mujer que posa para la pornografía y el consumidor que trafica en este material se engañan a sí mismos—de esto ser posible—al pretender que lo que se intercambia es una prebenda por dinero. Lo que se intercambia es seres humanos por el placer supino.

La pornografía es adictiva. El consumidor de la pornografía nunca se sacia. Una vez el consumidor se sacia de ver cierta categoría de imágenes, se pone a la búsqueda de otras, más exóticas, más sensacionales. Poco a poco se mueve de lo que se podría considerar "convencional"—imágenes de sexo convencional heterosexual—al homoeroticismo, el bestialismo, la coprofagia, la sodomía y cualquier otro embeleco que la imaginación morbosa que los productores de este material puedan inventar. El consumidor pierde su libertad al caer en este ciclo cuando las imágenes que antes motivaban sus fantasías ya no son suficientes y busca más y más. Como todo adicto, el consumidor de la pornografía embota su mente y su inteligencia, que es lo mismo decir que,

La pornografía embrutece. Sus consumidores no se dan cuenta que han caído en un ciclo desmoralizante, humillante y adictivo. Sus defensores se creen que están contribuyendo al bienestar social, liberando al populacho de sus inhibiciones y represiones sexuales, a la vez que empujan la libertad de expresión. Solamente ellos se creen este embuste, por efecto de su obsesión y adicción. Ignoran convenientemente el hecho de que la pornografía es un tipo de explotación y que hiere profundamente la dignidad e integridad corporal y psíquica de quienes posan y quienes la consumen. Como tal esto provoca un sumo daño a los individuos y a la sociedad ya que todos estamos conectados y dependemos los unos de los otros. Eso de que la pornografía "no le hace daño a nadie," como ellos dicen, no es cierto.

La pornografía no puede ser defendida a nombre de la libertad de expresión por la misma razón de que el robo, el perjurio, el homicidio, el asalto, la violación, no son manifestaciones de la libertad de palabra y expresión artística de los perpetradores. El daño que los pornógrafos hacen contra la persona y la sociedad es tan real como el de otros criminales.

Soluciones. El tráfico pornográfico debe de ser prohibido o marginado severamente mediante licencias, altos impuestos, controles en los medios de comunicación masiva—incluyendo la Internet—y ordenanzas municipales estrictas. El estado debe de obligar a los pornógrafos a advertir sobre los problemas ligados a esta material adictivo con la misma fuerza con que obliga a los fabricantes de cigarrillos a advertir sobre la naturaleza carcinógena de su producto. Los consejeros y orientadores en nuestras escuelas deben de tener adiestramiento para tratar jóvenes atrapados en esta red y los maestros y administradores escolares deben de propulsar un ambiente libre de pornografía, y la búsqueda de una mentalidad sana dentro de un marco que considere la educación y formación de la persona entera, mente, cuerpo y alma.

Conclusión. Termino compartiendo con Uds. el dictamen de la Iglesia sobre la pornografía, según el Catecismo de la Iglesia Católica:
2354 La pornografía consiste en dar a conocer actos sexuales, reales o simulados, fuera de la intimidad de los protagonistas, exhibiéndolos ante terceras personas de manera deliberada. Ofende la castidad porque desnaturaliza la finalidad del acto sexual. Atenta gravemente a la dignidad de quienes se dedican a ella (actores, comerciantes, público), pues cada uno viene a ser para otro objeto de un placer rudimentario y de una ganancia ilícita. Introduce a unos y a otros en la ilusión de un mundo ficticio. Es una falta grave. Las autoridades civiles deben impedir la producción y la distribución de material pornográfico.
Hermano o hermana: si la pornografía te esclaviza, sea porque la produzcas o porque la consumas, examina tu vida. Arrepiéntete y entrégate al Señor que Él te perdona y entonces ve y no peques más. Busca un sacerdote para que oiga tu confesión, cambia tu vida y renueva en ti la imagen de Aquel que te ideó y te amó desde antes de la creación del universo. Deja de denigrarte.

¡No te dejes engañar por quienes dicen que no le estás haciendo daño a nadie! ¡Reclama tu dignidad humana de hijo o hija de Dios! Mira, que tu valor es incalculable y hasta infinito, porque Jesús en la cruz murió por ti.

lunes, junio 12, 2006

¿Qué es el Apocalipsis?

Amigos, la página web El Escoliasta mantiene una buena reseña del libro profético por excelencia del Nuevo Testamento: el Apocalipsis. Creo que sería provechoso leerlo. He aquí la introducción:
San Juan escribiendo el Apocalipsis - Hans Memling - BruselasEl Apocalipsis, para muchos cristianos, es un libro que provoca sentimientos de temor e incomprensión. Y no es un sentimiento que parezca injustificado, el último libro de la Biblia se presenta como una crónica de la destrucción del mundo desde una perspectiva amenazadora y violenta. Entretejido de simbolismos que en muchos casos resultan inexplicables y grotescos, el Apocalipsis va desgranando una interminable sucesión de guerras, epidemias y cataclismos sobrecogedores. Muchos han pretendido encontrar aquí una crónica detallada de los acontecimientos finales de la historia a partir de la cual se podría descifrar la fecha del fin del mundo. A pesar de que la lista de los fracasos es amplia (hay algunos ejemplos en el recuadro), todavía siguen produciéndose intentos.

LA FECHA DEL FIN DEL MUNDO

Debido al uso que el Apocalipsis hace de claves numéricas y temporales, este libro ha sido tenido por muchos como un instrumento para calcular la fecha del fin del mundo. Frente a esos intentos debemos recordar que Jesús no quiso decirnos la fecha exacta de su venida para que nos mantuviéramos vigilantes (Mc 13,33). Pese a todo no han sido pocos los que han desoído esta advertencia y han anunciado la fecha del fin del mundo. Como ejemplo aleccionador podemos recordar algunos casos de vaticinios errados.

Sin embargo, no parece ser esta la idea del autor del libro, que dice anunciar algo que está próximo y proclama dichosos a los que lo lean y escuchen (1,3). Esto debe ponernos en alerta, si el Apocalipsis no es un libro que nos hace sentir dichosos es que no lo estamos comprendiendo correctamente. Todos los malentendidos que rodean al Apocalipsis tienen su origen en no hacerse dos preguntas fundamentales para poder comprender su mensaje: ¿qué es el Apocalipsis? ¿Para qué se escribió el Apocalipsis?

En la presentación del libro (1,1-3) encontramos ya una serie de referencias que nos ayudan a situarlo. En primer lugar se dice que se trata de una revelación (Apocalipsis en griego) de Jesucristo, que este manifiesta a Juan. El versículo 3 nos da más datos al hablar del que lo lee y de los que lo escuchan (se trata, por tanto de un libro pensado para ser leído en una reunión comunitaria), y al decir que es profecía y que el tiempo está próximo. Son varios, por tanto, los temas que tenemos que tratar: el sentido de la revelación, la relación entre apocalipsis y profecía, la situación de Jesucristo en el libro y su valor litúrgico.
Lea el artículo completo aquí.

domingo, junio 11, 2006

Celebramos hoy la Solemnidad de la Santísima Trinidad

Credo de San Atanasio

Depiction of the Holy TrinityTodo el que quiera salvarse, ante todo es menester que mantenga la fe Católica; el que no la guarde íntegra e inviolada, sin duda perecerá para siempre.

Ahora bien, la fe católica es que veneremos a un solo Dios en la Trinidad, y a la Trinidad en la unidad; sin confundir las personas ni separar las sustancias. Porque una es la persona del Padre y el Hijo y otra (también) la del Espíritu Santo; pero el Padre y el Hijo y el Espíritu Santo tienen una sola divinidad, gloria igual y coeterna majestad. Cual el Padre, tal el Hijo, increado (también) el Espíritu Santo; increado el Padre, increado el Hijo, increado (también) el Espíritu Santo; inmenso el Padre, inmenso el Hijo, inmenso (también) el Espíritu Santo; eterno el Padre, eterno el Hijo, eterno (también) el Espíritu Santo. Y, sin embargo, no son tres eternos, sino un solo eterno, como no son tres increados ni tres inmensos, sino un solo increado y un solo inmenso. Igualmente, omnipotente el Padre, omnipotente el Hijo, omnipotente (también) el Espíritu Santo; y, sin embargo no son tres omnipotentes, sino un solo omnipotente. Así Dios es el Padre, Dios es el Hijo, Dios es (también) el Espíritu Santo; y, sin embargo, no son tres dioses, sino un solo Dios; Así, Señores el Padre, Señor es el Hijo, Señor (también) el Espíritu Santo; y, sin embargo, no son tres Señores, sino un solo Señor; porque así como por la cristiana verdad somos compelidos a confesar como Dios y Señor a cada persona en particular; así la religión católica nos prohíbe decir tres dioses y señores. El Padre, por nadie fue hecho ni creado ni engendrado. El Hijo fue por solo el Padre, no hecho ni creado, sino engendrado. El Espíritu Santo, del Padre y del Hijo, no fue hecho ni creado, sino que procede.

Hay, consiguientemente, un solo Padre, no tres padres; un solo Hijo, no tres hijos; un solo Espíritu Santo, no tres espíritus santos; y en esta Trinidad, nada es antes ni después, nada mayor o menor, sino que las tres personas son entre sí coeternas y coiguales, de suerte que, como antes se ha dicho, en todo hay que venerar lo mismo la unidad de la Trinidad que la Trinidad en la unidad. El que quiera , pues, salvarse, así ha sentir de la Trinidad.

Pero es necesario para la eterna salvación creer también fielmente en la encarnación de nuestro Señor Jesucristo. Es, pues, la fe recta que creemos y confesamos que nuestro Señor Jesucristo, hijo de Dios, es Dios y hombre. Es Dios engendrado de la sustancia del Padre antes de los siglos, y es hombre nacido de la madre en el siglo: perfecto Dios, perfecto hombre, subsistente de alma racional y de carne humana; igual al Padre según la divinidad, menor que el Padre según la humanidad. Mas aun cuando sea Dios y hombre, no son dos, sino un solo Cristo, y uno solo no por la conversión de la divinidad en la carne, sino por la asunción de la humanidad en Dios; uno absolutamente, no por confusión de la sustancia, sino por la unidad de la persona. Porque a la manera que el alma racional y la carne es un solo hombre; así Dios y el hombre son un solo Cristo. El cual padeció por nuestra salvación, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos, está sentado al adiestra de Dios Padre omnipotente, desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos, y a su venida todos los hombres han de resucitar con sus cuerpos y dar cuenta de sus propios actos, y los que obraron bien, irán a la vida eterna; los que mal, al fuego eterno.

Esta es la fe católica y el que no la creyere fiel y firmemente no podrá salvarse.

viernes, junio 09, 2006

Rezos al renovar la Alianza de Amor

Amigos, las siguientes oraciones se usan en Schoenstatt en Puerto Rico al renovar la Alianza de Amor, en celebraciones frente a los santuarios filiales y ahora las comparto con Uds:

Acto de Presencia Espiritual

En tu Santuario
estamos espiritualmente
Tres Veces Admirable, fiel, clemente
Con todos los que a Schoenstatt
se han consagrado
Y que su vida dan por tu reinado.

Queremos en tu imagen espejarnos,
De nuevo a nuestra alianza
hoy entregarnos.
Tus instrumentos asemeja a ti,
Erige, oh Madre, tu reinado aquí.

Oración de la Confianza

En tu poder y en tu bondad confía
Con sencillez filial el alma mía.
En ti y en tu Hijo, en cada situación
Confía, ciego, oh Madre, el corazón (3x)

Consagración

Oh, Señora mía, oh Madre mía,
Yo me ofrezco todo a ti,
Y en prueba de mi filial afecto
Te consago en este día:
Mis ojos--mis oídos--
mi lengua--mi corazón--
En una palabra--todo mi ser.

Ya que soy todo tuyo,
Oh Madre de bondad.
Guárdame y defiéndeme
Como cosa y posesión tuya.

Petición de Bendiciones

Que desciendan bendiciones
traigan paz y ricos dones
a los que se han consagrado
a la Madre y su reinado (3X)

Conclusión

Por todo, oh Madre, deja agradecerte
amor sin fin con júbilo ofrecerte.
De nos qué hubiese sido sin tu amor
con que ahuyentaste pena y gran dolor.
Que de peligro sumo nos salvaste,
con gran amor a ti nos estrechaste.
Te lo agradezco, oh Madre, sin cesar,
Por ti mi vida, alegre quiero dar.

jueves, junio 08, 2006

Unidad en entredicho si anglicanos consagrasen "obispas"

Rima con "avispas."

Amigos, nos informa ACIPrensa Digital:
Unidad será inalcanzable si anglicanos consagran “obispas”, afirma Cardenal Kasper

LONDRES, 08 Jun. 06 (ACI).- El Presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, Cardenal Walter Kasper, afirmó que si la iglesia anglicana consagra “obispas” hará que la unidad sea “inalcanzable”.

Según informa el London Times, el Purpurado alemán pidió al arzobispo anglicano de Canterbury, Rowan Williams, y sus demás obispos que no permitan la consagración episcopal de mujeres. El Cardenal hizo estas declaraciones en una reunión privada celebrada esta semana con los anglicanos en Market Bosworth, Leicestershire.

"El diálogo ecuménico en el verdadero sentido de la palabra tiene como meta la restauración total de la comunión eclesial. Esa ha sido la presuposición de nuestro diálogo hasta ahora. Esa premisa podría dejar de existir debido a la ordenación episcopal de mujeres”, explicó el Cardenal Kasper.

"La participación de la única mesa del Señor, que deseamos de todo corazón, desaparecería en la lejana e inalcanzable distancia. En vez de acercarnos uno hacia el otro, coexistiríamos uno al costado del otro”, precisó.

Se espera asimismo que dentro de poco, el Papa Benedicto XVI y el arzobispo Williams anuncien la tercera ronda de conversaciones bajo el auspicio de la comisión internacional católica-anglicana.
Comentario. Hubo una vez un tiempo durante el cual la Iglesia Anglicana se presentaba como una "tercera vía" entre el protestantismo y el catolicismo. De hecho, recuerdo haber leído un folleto alguna vez escrito por los anglicanos--los "episcopales" en Puerto Rico--en el cual el autor decía que una ambición de la Iglesia Anglicana era la de "desaparecer" en unión con otra.

Bueno, eso es lo que está pasando, pero tal vez no del modo en que lo preveía aquel autor. La Iglesia Anglicana está moribunda en los países desarrollados mientras que en Africa y Asia está pujante, particularmente porque son en esos países que dicha iglesia todavía se adhiere a varias ortodoxias históricas de raigambre católica.

Lo contrario es lo que se vive en los países desarrollados, en donde las iglesias pertenecientes a la comunión anglicana ya ordenan "sacerdotisas," "obispas" y homosexuales activos a su pastorado y episcopado. Dichas jurisdicciones están plagadas de "progresistas" que controlan las instituciones docentes, representativas y judiciales de dicha denominación, quienes abrazan sin vergüenza alguna posiciones contrarias a la Revelación dada en la Escritura y la Tradición y aun así se ven a sí mismos como "cristianos."

La Comunión Anglicana internacional se ha resistido a las innovaciones realizadas en los EE.UU. y en Canadá, en parte debido a la completa renuencia de las iglesias anglicanas en el Tercer Mundo de aceptar los embelecos de los vanguardistas. Pero la presión se siente intensamente en la iglesia matriz de Inglaterra para que esta abrace esos esperpentos. Ya qué más da, diría yo. Estas iglesias están ya comprometidas con el espíritu de la era, paganizadas; lo único que les queda de "católica" son sus ropajes. Ya no son sino una secta más. La "tercera vía" entre el protestantismo y el catolicismo colapsó hace mucho tiempo, por todos los boquetes que sus teólogos le cavaron.

La Iglesia Anglicana sabe el costo de su abandono de la disciplina cristiana apostólica. En guerra avisada, no muere gente. Si los anglicanos en los países desarrollados terminan por entregarse al espíritu de la era, la iniciativa del diálogo ecuménico anglicano-católico pasará a las iglesias anglicanas en Africa, Asia, Oceanía, y en Suramérica--aunque ya hasta ahí ha llegado la corrupción. Las demás iglesias, las que comprometieron su fe y su práctica con el espíritu de la era, se pudrirán en la viña.

martes, junio 06, 2006

Rechaza la Iglesia una vez más el "matrimonio" gay, el aborto, y los anticonceptivos

Según informaciones recopiladas de la publicación uruguaya Observa de la agencia noticiosa EFE:
Vaticano vuelva a rechazar parejas gay y uso de anticonceptivos

El Vaticano ha vuelto a atacar este martes a las parejas homosexuales y al feminismo en un documento en el que también se opone a cualquier método anticonceptivo, rechaza la interrupción voluntaria del embarazo y se opone a la investigación con embriones

El documento, titulado "Familia y procreación humana", ha sido dado a conocer por el Consejo Pontificio para la Familia que dirige el cardenal colombiano Alfonso López Trujillo, y no aporta novedades respecto a la doctrina del Vaticano sobre los temas relacionados con la familia.

El texto ha sido divulgado un mes antes de la visita del Papa Benedicto XVI a la ciudad española de Valencia (este del país), donde asistirá al Encuentro Mundial de la Familia.

Según el documento, de sesenta páginas, a la Iglesia Católica no le parece bien que las "parejas formadas por homosexuales", a las que en otro momento califica de "insólitas", reclamen "los mismos derechos reservados al marido y a la mujer", entre ellos, el de adopción.

También rechaza que lo hagan las "mujeres que viven en una unión lesbiana" y "reclaman derechos análogos, exigiendo leyes que les den acceso a la fecundación a través de donantes o al implante del embrión".

Tales uniones son rechazadas por El Vaticano, que considera que su reconocimiento legal supone un peligro para la familia tradicional, formada por un hombre y una mujer.

"Nunca como hasta ahora la institución natural del matrimonio y de la familia ha sido víctima de ataques tan violentos", dice el documento.

Según el Consejo Pontificio, la legalización de esas formas de unión "desestabilizan el matrimonio y la familia".

Además, denuncia que "las corrientes radicales" sostienen que "la facilidad que ofrece la ley para formar estas parejas insólitas debe ir al mismo paso que la facilidad del divorcio o del repudio".

Frente a esos supuestos ataques a la familia, la Iglesia Católica asegura que sólo "el amor entre mujer y hombre es el fundamento del matrimonio".

El Vaticano también se dirige contra el movimiento feminista, del que dice ha exacerbado las relaciones entre los sexos por haber reforzado una visión puramente "individualista del hombre y de la mujer".

En cuanto a la interrupción voluntaria del embarazo, la Iglesia Católica la considera "un delito abominable" y respecto a los anticonceptivos insiste en su tradicional doctrina de excluir "cualquier método anticonceptivo".

Lo mismo para la investigación con embriones, que el Estado Vaticano rechaza: "Como confirman algunas prácticas funestas hoy legalizadas en algunos países, si el hombre se arroga el poder fabricar al hombre, entonces, se arroga también el poder destruirlo".

Para la Iglesia, en la raíz de esta dramática situación, que define como "profunda crisis actual de la verdad", está "el eclipse de Dios".

"La ciencia y la técnica han convencido a alguno tener por cierto que todo es fruto de la evolución, que el hombre no tiene dios; que el dios del pasado era creado por el hombre a su imagen y semejanza; que dios está muerto y que es la hora de poder producir un hombre verdaderamente nuevo", afirma el texto.

El documento ha sido inmediatamente contestado por las organizaciones homosexuales en Italia, que lo han calificado de "desproporcionado, ridículo e incoherente".

El diputado Franco Grillini, presidente de la organización italiana Arcigay, ha respondido las manifestaciones de la Iglesia y ha afirmado que: "el Papa incita al odio social".

Según Grillini, el verdadero responsable de la crisis de la familia es El Vaticano ya que "sorprende que no se interrogue nunca por las gravísimas patologías de la familia tradicional que cada día pueden leerse en las primeras páginas de los periódicos".
Comentario. ¡Ay, Grillini! Porque posiblemente alguien te maltrató de pequeño buscas destruir a la familia. Mira, ¿nadie te dijo que la excepción no hace a la regla? Si hay familias descompuestas eso no implica que a la familia haya que abolirla y reemplazarla por un esperpento.

Miren, como siempre digo. Si los "gay" demandan tolerancia de mi, ¡la tienen! Tolerancia significa, entre otras cosas, permitir algo que no se tiene por lícito, sin aprobarlo expresamente. Mientras el comportamiento "gay" se mantenga en la esfera privada, yo "lo permito" sin aprobarlo, ni tampoco me interesa que el gobierno se meta en las alcobas de la gente a imponer la moralidad sexual cristiana católica. ¿Me explico?

Ahora, los homosexualistas no buscan una examinación racional de los hechos ni un debate sobrio del asunto. Lo que ellos buscan son estas cuatro cosas a como de lugar:
Aprobación del comportamiento homosexual - calificarlo o darlo por bueno o suficiente.

Reconocimiento del mismo - Admitir y manifestar que es cierto lo que los homosexualistas dicen o que se está de acuerdo con ellos.

Promoción del homosexualismo - Elevar o hacer valer el homosexualismo

Criminalización de la opinión contraria - Atribuir carácter criminal a alguien o algo que examine el homosexualismo y llegue a conclusiones negativas y contrarias a la de los homosexualistas y perseguirlos legalmente.
Para lograr estos fines, y ellos no se reservan ninguna estratagema, por baja que sea. Ellos redefinen la tolerancia como aprobación, reconocimiento y promoción. Eso no lo voy a dar simplemente porque el comportamiento homosexual está en contra del Derecho Natural y de la Revelación Cristiana.

Lo mismo con la anticoncepción, el aborto, la experimentación con embriones, etc. Todo esto forma parte del contínuo de la muerte que los activistas postmodernos buscan llamar "liberación." No hay base ni racional ni teológica de estas posturas, pero eso no les detiene.

La Iglesia Católica se levanta en defensa de la familia diciendo ciertas verdades que no son bienvenidas por los profetas de la cultura dominante. En nada me sorprende que a la Iglesia le tiren piedras, ya que esta es la barrera última de los que quieren hacer lo que le dé la gana sin que nadie venga a decirles que lo que hacen es malo.

Pero si esperan que nosotros estiremos la pata y mientras nos pasan por encima y tratan de callarno, en lo que llegan a la humanidad a un nuevo totalitarimo...se quedarán esperando.

domingo, junio 04, 2006

Hoy Celebramos la Fiesta de Pentecostés

¡Feliz cumpleaños, Santa Madre Iglesia!


Véni Sáncte Spíritus, et emítte caélitus Lúcis túae rádium.
Véni páter páuperum, Véni dátor múnerum, Véni lúmen córdium.
Consolátor óptime, Dúlcis hóspes ánimae, Dúlce refrigérium.
In labóre réquies, In aéstu temperies, In fletu solátium.
O luz beatíssima, Reple cordis íntima Tuórum fidélium.
Sine túo númine, Nihil est in hómine, Nihil est innóxium.
Láva quod est sórdidum, Ríga quod est áridum, Sána quod est saúcium.
Flécte quod est rígidum, Fóve quod est frígidum, Rége quod est dévium.
Da túis fidélibus, In te confidéntibus, Sácrum septenárium.
Da virtútis méritum, Da salútis éxitum, Da perénne gáudium. Amen (Aleluia).

Ven Espíritu Santo y desde el cielo envía un rayo de tu luz.
Ven padre de los pobres, ven dador de las gracias, ven luz de los corazones.
Consolador óptimo, dulce huésped del alma, dulce refrigerio.
Descanso en el trabajo, en el ardor tranquilidad, consuelo en el llanto.
Oh luz santísima: llena lo más íntimo de los corazones de tus fieles.
Sin tu ayuda nada hay en el hombre, nada que sea inocente.
Lava lo que está manchado, riega lo que es árido, cura lo que está enfermo.
Doblega lo que es rígido, calienta lo que es frío, dirige lo que está extraviado.
Concede a tus fieles que en Ti confían, tus siete sagrados dones.
Dales el mérito de la virtud, dales el puerto de la salvación, dales el eterno gozo.

Amén, Aleluya.


- Lea más sobre la Fiesta de Pentecostés aquí.