miércoles, mayo 31, 2006

La nacionalidad cosa relativa - dice el Papa Benedicto XVI

Amigos, en el avión rumbo a su visita al campo de exterminación de Auschwitz, en Polonia, respondiendo a preguntas sobre el impacto que su nacionalidad alemana tendría sobre su visita a ese país, el Papa Benedicto XVI respondió:
Por sobre todo soy católico y diría que este punto es importante. Debemos de aprender que somos católicos y que la nacionalidad propia es insertada, relativizada y colocada cuidadosamente en la gran unidad de la comunión católica. Fuente.
El Santo Padre hace un punto magnífico. Mi identidad cristiana católica sobrepasa a la que tengo por mi país. Si mi país--que no es nada más que el conjunto de su gente viviendo en su tierra--demandase que yo hiciese o apoyase algo malo, en contra de la Verdad y de la Justicia, debido a mi identidad católica yo estoy obligado por el Evangelio a resistirle. Eso no me hace menos patriótico, al contrario, por querer el bien del país y de mis conciudadanos mediante esa desobediencia y resistencia en contra de lo que diga cierto partido o lo que proclamen ciertas élites, demuestro verdadero amor patrio.

El Papa, siendo alemán, entiende bien el signifcado de esa demanda. Nosotros, siendo puertorriqueños y muchas veces arrastrados por nuestras pasiones, tenemos aquí una lección que aprender.

"Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres" dijo San Pedro ante el Sanhedrín. En Puerto Rico hay quienes dicen que Dios y la Nacionalidad son la misma cosa y que rendirle pleistesía a lo segundo es adorar al Dios verdadero.

No caigamos ante ese ídolo, no nos dejemos atrapar por esa trampa. No nos dejemos llevar por lo que las masas y grupos de presión perciben como "bueno" y "normal." No dejemos que los gobiernos procedan como si el mantenimiento del bienestar general fuese un deber secundario de sus profesiones.

Si estuviésemos más concientes de nuestra identidad católica y de sus demandas éticas, las cosas en Puerto Rico no estarían como están.

lunes, mayo 29, 2006

Listado de portales católicos en español expandido

Hola amigos. He añadido nuevos enlaces a la sección de Portales Católicos en Español dentro del folio de Sitios Favoritos. También he añadido nuevos enlaces a bitácoras ("blogs") católicas en el listado presentado al margen izquierdo de esta publicación, bajo el inciso Blogs Católicos en Español. Espero disfruten los enlaces adicionales. También pueden accesar un "blog de blogs" católicos aquí.

Moraleja: estamos creciendo, juntos estamos trazando esa línea luminosa en la arena ante el diablo, la carne y el mundo. ¡Deo Gratias!

sábado, mayo 27, 2006

Encuestas demuestran que El Código da Vinci afecta a las creencias de sus lectores

La mitad de los lectores franceses creen que Jesús era amante de María Magdalena, y el 17% de los ingleses creen que el Opus asesina gente.

Fuente: Forum Libertas.com

"Es sólo una novela, nadie se la va a creer". ¿Nadie?

La gente se lo cree todo. Según un estudio en Francia del Instituto IPSOS, el 30% de las personas que leyeron El Código da Vinci creen que su fundamento es «más bien verdadero» mientras que sólo el 30% lo juzga «completamente falso».
.
Se equivocaba, por lo tanto, el actor Tom Hanks cuando al presentar la película en Cannes decía "no creo que nadie vaya a cambiar su pensamiento o ideas religiosas por lo que pueda ver en una película o leer en un libro". Es evidente que millones de personas han cambiado de ideas religiosas gracias a libros (La Biblia, El Corán, Historia de un Alma, Mero Cristianismo) e igualmente sucede con películas. Mucha gente se convirtió al cristianismo a partir de ver La Pasión de Mel Gibson, por ejemplo.
.
El semanario francés FAMILLE CHRÉTIENNE ha lanzado cuatro números gratuitos sobre el fiasco Da Vinci. En entrevista a ZENIT, su director Philippe Oswald explica las conclusiones de un sondeo sobre la Iglesia en Francia, una sociedad más descristianizada que España. El sondeo se centra en el impacto del libro de Dan Brown. Los resultados han sido publicados en el número del 13 de mayo de la revista.

Sólo 2 de cada 10 encuestados creen que Jesús es Dios

De cada 10 personas encuestadas en Francia por el Instituto IPSOS sobre Cristo y su Iglesia (haya leído o no el libro), 3 piensan que Jesús ciertamente o probablemente nunca existió; 1 juzga que es un impostor; sólo 2 afirman su naturaleza divina; 7 estiman que no cambia en nada su vida; 8 piensan que la Iglesia es una invención de los hombres…

En la muestra de mil personas encuestadas, el 21% ha leído y el 47% ha oído hablar de la novela «El Código da Vinci». Sumando las dos, el 68% de personas sondeadas, más de dos tercios, tienen más o menos idea de lo que se trata.

"El sondeo ha constatado diferencias inquietantes entre los que han leído u oído hablar de la novela y los que no tienen ni idea de su contenido", señala Phillippe Oswald.

Por ejemplo, cerca de la mitad (48%) de los lectores del libro no ven en Jesús más que a un hombre, contra menos de un tercio (29%) de los que no lo han leído.

Los lectores del libro han sido inducidos a pensar que Jesús no resucitó (entre ellos el índice de los que niegan la resurrección es de 10,7 puntos superior con respecto a los que no conocen la novela).

También han dejado de pensar que la Iglesia tiene un papel positivo, en un 14 % más que los que desconocen el libro.

Más de una cuarta parte (26,4 %) de los que no han leído el libro piensan que María Magdalena era la mujer o la amante de Jesús: esta cifra es ya de por sí impresionante. Pero de quienes han leído el libro, cerca de la mitad (48,3 %) ¡llegan a esta conclusión!

"¿Esto no es como para que la Iglesia haga un examen de conciencia?", se plantea Oswald.

Para Oswald "el número de inverosimilitudes que acumula El Código da Vinci, no sólo respecto a la Iglesia sino en cuanto a la historia en general, incluida la del arte -lo que cuenta, sobre Leonardo da Vinci, pretendidamente afiliado a un «priorato de Sión», fundado en realidad por un «iluminado» en 1956- debería hacerle perder toda credibilidad".

Sin embargo, hay un apasionamiento que se explica "por la afición de las masas a la teoría del complot, y el desafío creciente a las religiones, que afecta también al cristianismo, y que tiene particular enganche entre los viejos prejuicios contra la Iglesia católica, supuestamente «totalitaria» por el hecho de estar jerarquizada. Es más, la Iglesia tiene la osadía de advertir persistentemente sobre los comportamientos morales".

Con la película, estrenada en Cannes con malísimas críticas, "las elucubraciones de Dan Brown sobre los supuestos «secretos» de la Iglesia, la persona de Jesús, sus relaciones con María Magdalena, «la invención» del cristianismo por el emperador Constantino, o las oscuras intenciones atribuidas al Opus Dei, tendrán un impacto redoblado en los espectadores que no tienen, en su mayoría, sino una vaga idea de la religión católica."

Sería para descorazonarse. Pero también se puede decir que se nos ofrece una oportunidad de mostrar el verdadero rostro de la Iglesia. No sólo ésta no tiene nada que ocultar, sino que se pone al descubierto para anunciar la salvación en Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre.

Por otra parte, nuestro sondeo revela también que si el 30% de las personas que leyeron el libro creen que su fundamento es «más bien verdadero», el 30% lo juzga «completamente falso». Sin prejuzgar el efecto que producirá el filme, este «empate» ¿no abre pistas para una estrategia de comunicación, o mejor de evangelización?

Nosotros hemos concebido nuestra réplica a «El Código da Vinci» en el espíritu del judo --este deporte de combate no violento, que consiste en devolver contra él la fuerza del adversario--. Consiste en un serial de cuatro números (13, 20, 27 de mayo y 4 de junio) con encuestas, entrevistas, crónicas, etc. Se puede recibir gratuitamente, a petición, en el sitio www.davincicode-laverite.com .

Lo mismo en Inglaterra: 60% de los lectores creen en los hijos de Jesús

En Inglaterra, el Telegraph.co.uk publica un sondeo de la casa Opinion Research Business sobre una muestra representativa de 1.005 adultos británicos, entrevistados del 12 al 14 de mayo. De ellos, el 20% habían leído el libro.

De los lectores del libro, el 60% cree que Jesús probablemente tuvo hijos y que su linaje perdura. Esta creencia "sólo" la tiene el 30% de los que no han leído el libro.

Entre los lectores, el 17% cree que el Opus Dei (al que pertenece la ministra británica Ruth Kelly) ha ordenado o llevado a cabo asesinatos. Esta barbaridad sólo se lo cree el 4% de los que no han leído el libro.

El 27% de los encuestados creen que la Iglesia Católica esconde la verdad sobre Jesús; así lo creen el 36% de los que han leído el producto de Dan Brown.

Según Austin Ivereigh, portavoz del cardenal Cormac Murphy-O'Connor, primado de la Iglesia en Inglaterra y Gales, la película debería llevar un "aviso sanitario": "nuestro sondeo demuestra que deberían responsabilizarse por su deshonestidad".

viernes, mayo 26, 2006

Por amor a Jesús Sacramentado

Una historia sobre el verdadero valor y celo que debemos tener por la Eucaristía.

Fuente: ACIPrensa.

Obispo Fulton J. SheenUnos meses antes de su muerte el Obispo Fulton J. Sheen fue entrevistado por la televisión nacional: "Obispo Sheen, usted inspiró a millones de personas en todo el mundo. ¿Quien lo inspiró a usted? ¿Fue acaso un Papa?".

El Obispo Sheen respondió que su mayor inspiración no fue un Papa, ni un Cardenal, u otro obispo, y ni siquiera fue un sacerdote o monja. Fue una niña china de once años de edad.

Explicó que cuando los comunistas se apoderaron de China, encarcelaron a un sacerdote en su propia rectoría cerca de la Iglesia. El sacerdote observó aterrado desde su ventana como los comunistas penetraron en el templo y se dirigieron al santuario. Llenos de odio profanaron el tabernáculo, tomaron el copón y lo tiraron al piso, esparciendo las hostias consagradas. Eran tiempos de persecución y el sacerdote sabía exactamente cuantas hostias contenía el copón: treinta y dos.

Cuando los comunistas se retiraron, tal vez no se dieron cuenta, o no prestaron atención a una niñita que rezaba en la parte de atrás de la iglesia, la cual vio todo lo sucedido. Esa noche la pequeña regresó y, evadiendo la guardia apostada en la rectoría, entró al templo. Allí hizo una hora santa de oración, un acto de amor para reparar el acto de odio. Después de su hora santa, entró en el santuario, se arrodilló, e inclinándose hacia delante, con su lengua recibió a Jesús en la Sagrada Comunión. (en aquel tiempo no se permitía a los laicos tocar la Eucaristía con sus manos).

La pequeña continuó regresando cada noche, haciendo su hora santa y recibiendo a Jesús Eucarístico en su lengua. En la trigésima segunda noche, después de haber consumido la última hostia, accidentalmente hizo un ruido que despertó al guardia. Este corrió detrás de ella, la agarró, y la golpeó hasta matarla con la culata de su rifle.

Este acto de martirio heroico fue presenciado por el sacerdote mientras, sumamente abatido, miraba desde la ventana de su cuarto convertido en celda.

Cuando el Obispo Sheen escuchó el relato, se inspiró a tal grado que prometió a Dios que haría una hora santa de oración frente a Jesús Sacramentado todos los días por el resto de su vida. Si aquella pequeña pudo dar testimonio con su vida de la real y hermosa Presencia de su Salvador en el Santísimo Sacramento, entonces el obispo se veía obligado a lo mismo. Su único deseo desde entonces sería, atraer el mundo al Corazón ardiente de Jesús en el Santísimo Sacramento.

La pequeña le enseñó al Obispo el verdadero valor y celo que se debe tener por la Eucaristía; como la fe puede sobreponerse a todo miedo y como el verdadero amor a Jesús en la Eucaristía debe trascender a la vida misma.

Lo que se esconde en la Hostia Sagrada es la gloria de Su amor. Todo lo creado es un reflejo de la realidad suprema que es Jesucristo. El sol en el cielo es tan solo un símbolo del hijo de Dios en el Santísimo Sacramento. Por eso es que muchas custodias imitan los rayos de sol. Como el sol es la fuente natural de toda energía, el Santísimo Sacramento es la fuente sobrenatural de toda gracia y amor.

jueves, mayo 25, 2006

Celebramos hoy la solemnidad de la Ascensión de Nuestro Señor Jesucristo

Ícono de la Ascención de Nuestro SeñorLa Ascensión de Nuestro Señor a los cielos marca el final del ministerio público del Mesías. Pero hay que recordar que la Ascensión no es una despedida seguida por una ausencia; es más bien un cambio en el modo de presencia del Señor.

Antes de su Ascensión—y después de su Resurrección—Nuestro Señor continuó con un modo convencional de interacción visible, material, "humano" en todo el sentido de la palabra. Pero después de su Ascensión, los creyentes reconocen la Presencia de Jesús en el Espíritu Santo que habita en el ser de cada uno de ellos y también, habiendo hallado la Presencia del Señor en "el partir del pan," los creyentes ahora le reconocen escondido en el Pan y el Vino, real y sustancialmente presente para la nutrición de nuestras almas.

Como señalé anteriormente, la Ascensión no es una despedida. En realidad es un cambio en la "visibilidad" del Señor. Los creyentes cristianos reconocen que el Señor está presente en el Pan y el Vino, en la Iglesia, en ellos mismos.

La Ascensión es la penúltima teofanía o "manifestación divina" de Dios descrita en la Biblia. Este evento termina con la promesa de la "última teofanía" a tomar lugar al Fin de los Tiempos. La Ascensión marca un hito en nuestro caminar en fe, esperanza y caridad; es el marcador inicial de la expectación mesiánica del cristiano, ya que desde el Monte de los Olivos, el Monte de la Ascensión, se vislumbra los primeros rayos de la Nueva Alborada.

¡Amén! ¡Maranata! ¡Ven Señor Jesús!

- Obtenga el Ícono de la Ascensión de la Iglesia Ortodoxa de la Santa Transfiguración en Marietta, Georgia.

martes, mayo 23, 2006

De las páginas de mi diario personal

La Capilla

Meditación en la Capilla anglicana de San Pablo, en las inmediaciones del Centro de Comercio Mundial - "World Trade Center" - "Ground Zero" - Nueva York

La catástrofe no destruyó la Casa de Dios
ni cubrió el cementerio de los ilustres ciudadanos
durmientes;
No rompió la silla de Jorge Washington
ni la del gobernador.
No ensució la Tabla de los Mandamientos
ni el Tabernáculo en donde los anglicanos guardan su
Pan.

La catástrofe trajo el gran silencio:
El silencio en la boca de los niños,
de hombres y mujeres.
Hasta Dios mismo calló.
Hubo silencio en el cielo por media hora
mientras los ángeles lloraban.

La capilla entonces se convirtió
en refugio de los vivos; de los supervivientes
de los rescatadores, de los sanadores
Y el silencio de los muertos fue roto por una palabra:

AMOR.

Y por otra:

PERDÓN.

Y por aun otra:

VIDA.

Parecen ser tres palabras pero en realidad son una misma
en tres aspectos.

Son una Tri-unidad como Dios mismo,
Y esa Palabra sale de Dios y vuelve a Dios
siempre habiendo logrado su cometido.

Y el silencio retornó a la Capilla
y ahora es sitio de recuerdos y hasta de
discreto comercio;
es un museo de dolor y cansancio
hollado por mercaderes de memorias.

Y afuera los muertos siguen durmiendo
esperando
en Silencio
La última Palabra
que los sacará de su sopor
a ellos y a todos nosotros
en esa Gloriosa Mañana.

viernes, mayo 19, 2006

Nos vemos el Lunes

Amigos, en estos momentos me encuentro en la Gran Manzana. No tengo computadora.

Por favor, disfruten del contenido disponible.

miércoles, mayo 17, 2006

Se estrella la película del Código de Da Vinci

La abuchean y le pitan en Cannes.

Críticos la tildan de sosa y aburrida.


Amigos, aparentemente se desinfla la tan sonada película del Código de Da Vinci. Así lo reportan varias fuentes noticiosas en inglés las cuales recopilo en la tirada de Vivificat en inglés aquí.

En lo que respecta a nuestra lengua española, las críticas ya se empiezan a ver. La de Carlos Boyero, crítico del periódico español El Mundo sienta la pauta. Entre otras cosas, dijo:
Imagino que, en la estrategia de los responsables del márketing en producción tan lujosa y que espera multiplicar en las taquillas su inversión, figuraba el previsible y grandioso numerito de los ofendidos, pero hasta el momento no ha ocurrido nada en el bautizo de su mediocre y olvidable criatura.

En mi caso, no existe desencanto ante la adaptación al cine de una novela que constituye droga dura para sus infinitos lectores, ya que nunca estuve encantado con la habilidosa trama y la lamentable escritura de Dan Brown. Tanto es así que la abandoné con notable pereza hacia la mitad, por lo que ignoraba el trascendente desenlace de esos enigmas que han enganchado a medio universo. Por otra parte, tampoco esperaba milagros del arte para narrar ficciones del director Ron Howard, señor que me ha acostumbrado desde siempre a su tibieza, a no otorgarme ni frío ni calor, al desperdicio academicista de temas que ofrecían inicialmente bastante interés.
Lea la crítica entera aquí.

Pues, aparentemente, a lo que respecta a la alta crítica y a la vanguardia cultural, la mentada película, como decimos en Puerto Rico, "se escocotó." Eso es bueno, porque ya puedo cambiar de tema.

Pero todavía los cristianos--particularmente nosotros los cristianos católicos--quedamos en guardia. Para los neo-gnósticos y neo-paganos el libro y la película han sido un triunfo, pues ha popularizado sus creencias en los medios de comunicación masiva. Ya tratarán de nuevo con otro embeleco. No lo dudemos.

lunes, mayo 15, 2006

«El Código da Vinci», una oportunidad para mostrar el verdadero rostro de la Iglesia

NO LA PATROCINEPARÍS, lunes, 15 mayo 2006 (ZENIT.org).- Con motivo de la presentación del filme inspirado en el libro «El Código da Vinci», de Dan Brown, el próximo 17 de mayo, el semanario francés «Famille Chrétienne» prepara su réplica y lanza cuatro números gratuitos. «Se nos ha dado una oportunidad para mostrar el verdadero rostro de la Iglesia», afirma el director de la publicación.

En esta entrevista, Philippe Oswald revela además las conclusiones de un sondeo sobre la Iglesia en Francia y el impacto del libro de Dan Brown, cuyos resultados han sido publicados en el número del 13 de mayo de la revista que dirige.

--Con motivo del estreno de la película «El Código da Vinci», ustedes publican un sondeo del Instituto IPSOS. ¿Qué destacaría de los resultados?

--P. Oswald: De cada 10 personas (sin distinción de categorías) encuestadas en Francia por IPSOS sobre Cristo y su Iglesia, 3 piensan que Jesús ciertamente o probablemente nunca existió; 1 juzga que es un impostor; sólo 2 afirman su naturaleza divina; 7 estiman que no cambia en nada su vida; 8 piensan que la Iglesia es una invención de los hombres… Es inútil subrayar que este resultado confirma el alejamiento creciente de los franceses de la fe y de la simple cultura cristiana.

En la muestra de mil personas encuestadas, el 21% ha leído y el 47% ha oído hablar de la novela «El Código da Vinci». Sumando las dos, el 68% de personas sondeadas, más de dos tercios, tienen más o menos idea de lo que se trata. ¡Evidentemente es un índice considerable! Ahora bien, el sondeo ha constatado diferencias inquietantes entre los que han leído u oído hablar de la novela y los que no tienen ni idea de su contenido: por ejemplo, cerca de la mitad (48%) de los lectores del libro no ven en Jesús más que a un hombre, contra menos de un tercio (29%) de los que no lo han leído. Los lectores del libro han sido inducidos a pensar que Jesús no resucitó (entre ellos el índice de los que niegan la resurrección es de un 10,7 % superior con respecto a los que no conocen la novela). También han dejado de pensar que la Iglesia tiene un papel positivo, en un 14 % más que los que desconocen el libro. Más de una cuarta parte (26,4 %) de los que no han leído el libro piensan que María Magdalena era la mujer o la amante de Jesús: esta cifra es ya de por sí impresionante. Pero de quienes han leído el libro, cerca de la mitad (48,3 %) ¡llegan a esta conclusión! ¿Esto no es como para que la Iglesia haga un examen de conciencia?

--¿Cómo se explica la pasión por este filme y por la trama detectivesca inventada por Dan Brown?

--P. Oswald : Monseñor Angelo Amato, secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, explica el extraño éxito de una novela empecinadamente anticristiana como “El Código da Vinci” por «la extrema pobreza cultural de una buena parte de los cristianos que, a menudo, no saben dar razón de su esperanza».

Ciertamente «El Código da Vinci» es un «thriller» lleno de golpes de efecto. Pero su éxito sigue siendo «extraño», si se considera el número de inverosimilitudes que acumula, no sólo respecto a la Iglesia sino en cuanto a la historia en general, incluida la del arte (lo que cuenta, sobre Leonardo da Vinci, pretendidamente afiliado a un «priorato de Sión», fundado en realidad por un «iluminado» en... 1956, debería hacerle perder toda credibilidad). Dicho esto, el apasionamiento se explica también por la afición de las masas a la teoría del complot, y el desafío creciente a las religiones, que afecta también al cristianismo, y que tiene particular enganche entre los viejos prejuicios contra la Iglesia católica, supuestamente «totalitaria» por el hecho de estar jerarquizada. Es más, la Iglesia tiene la osadía de advertir persistentemente sobre los comportamientos morales.

Las tomas de postura del magisterio a favor del respeto incondicional a la vida, desde la concepción hasta la muerte, o del matrimonio heterosexual e indisoluble, atraen a priori el desafío o el rechazo. Pero de todos modos la Iglesia «se salva» para una mayoría de personas encuestadas, hayan leído o no el libro, por su empeño humanitario. Al menos, así interpretamos el 63% de respuestas positivas y muy positivas del conjunto de personas interrogadas (pero con el déficit de simpatía de 14 puntos ya señalado por parte de los lectores de «El Código da Vinci», en comparación con los que no han oído hablar del libro).

--Como director de la redacción de un semanario familiar católico, ¿por qué le parece tan importante informar sobre los aspectos controvertidos de la historia de Dan Brown?

P. Oswald : Dentro de unos días, el 17 de mayo, la manipulación de la novela «El Código da Vinci» tendrá un alcance nuevo con el estreno, en Cannes, de la película que se inspira en ella. Las elucubraciones de Dan Brown sobre los supuestos «secretos» de la Iglesia, la persona de Jesús, sus relaciones con María Magdalena, «la invención» del cristianismo por el emperador Constantino, o las oscuras intenciones atribuidas al Opus Dei, tendrán un impacto redoblado en los espectadores que no tienen, en su mayoría, sino una vaga idea de la religión católica. Sería para descorazonarse. Pero también se puede decir que se nos ofrece una oportunidad de mostrar el verdadero rostro de la Iglesia. No sólo ésta no tiene nada que ocultar, sino que se pone al descubierto para anunciar la salvación en Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre.

Por otra parte, nuestro sondeo revela también que si el 30% de las personas que leyeron el libro creen que su fundamento es «más bien verdadero», el 30% lo juzga «completamente falso». Sin prejuzgar el efecto que producirá el filme, este «empate» ¿no abre pistas para una estrategia de comunicación, o mejor de evangelización?

Nosotros hemos concebido nuestra réplica a «El Código da Vinci» en el espíritu del judo --este deporte de combate no violento, que consiste en devolver contra él la fuerza del adversario--. Consiste en un serial de cuatro números (13, 20, 27 de mayo y 4 de junio) con encuestas, entrevistas, crónicas, etc.

Se puede recibir gratuitamente, a petición, en el sitio www.davincicode-laverite.com.

viernes, mayo 12, 2006

Uniones "gay" débiles - explica el Papa Benedicto XVI

Sólo la roca del amor total e irrevocable entre el hombre y la mujer es capaz de fundamentar la construcción de una sociedad que se convierta en una casa para todos los hombres.

Amigos, para cerrar este tema matrimonios y otros "derechos gay" por esta semana, ante el desfile homosexualista de este fin de semana en San Juan, quiero compartir con ustedes un segmento del discurso que el Papa Benedicto XVI pronunció recientemente al Instituto Juan Pablo II para Estudios sobre el Matrimonio y la Familia:
En mi reciente encíclica he querido subrayar cómo precisamente a través del amor se expresa «la imagen cristiana de Dios y también la consiguiente imagen del hombre y de su camino» («Deus caritas est», 1). Es decir, se sirvió del camino del amor para revelar el misterio de su vida trinitaria. Además, la íntima relación que existe entre la imagen de Dios amor y el amor humano nos permite comprender que «a la imagen del Dios monoteísta corresponde el matrimonio monógamo. El matrimonio basado en un amor exclusivo y definitivo se convierte en el icono de la relación de Dios con su pueblo y, viceversa, el modo de amar de Dios se convierte en la medida del amor humano» (ibídem, 11). Esta indicación queda todavía en buena parte por explorar. De este modo se perfila la tarea que el Instituto para Estudios sobre el Matrimonio y la Familia tiene en el conjunto de sus estructuras académicas: iluminar la verdad del amor como camino de plenitud para toda forma de existencia humana. El gran desafío de la nueva evangelización, que Juan Pablo II propuso con tanto empuje, tiene necesidad de ser apoyada con una reflexión auténticamente profunda sobre el amor humano, pues este amor es un camino privilegiado que Dios ha escogido para revelarse al mundo y en este amor lo llama a una comunión en la vida trinitaria. Este planteamiento nos permite superar también una concepción encerrada en el amor meramente privado, que hoy está tan difundida. El auténtico amor se transforma en una luz que guía toda la vida hacia la plenitud, generando una sociedad humanizada para el hombre. La comunión de vida y de amor, que es el matrimonio, se conforma de este modo como un auténtico bien para la sociedad. Evitar la confusión con los demás tipos de uniones basadas en el amor débil constituye hoy algo especialmente urgente. Sólo la roca del amor total e irrevocable entre el hombre y la mujer es capaz de fundamentar la construcción de una sociedad que se convierta en una casa para todos los hombres.
Léalo todo aquí.

Nadie lo pudo haber dicho mejor; no tengo nada más que añadir. ¡Bravo, Santo Padre!

- Lea también Conocida activista homosexualista revela agenda «gay» en Puerto Rico.

miércoles, mayo 10, 2006

Conocida activista homosexualista revela agenda «gay» en Puerto Rico

El que calla otorga; hay que responder a esta agenda.

Análisis.


Amigos, noto que la conocida activista homosexualista del patio, Cecilia la Luz, en su más reciente columna periodística, invita al público en general a presenciar y darle apoyo a la "Parada Gay" ha celebrarse próximamente en San Juan.

En la misma columna Doña Cecilia describe punto por punto los objetivos de la agenda homosexualista que ella promueve para la Isla. Quiero citar todos esos puntos y refutarlos u aclararlos, desde el punto de vista de la filosofía social cristiana, no tanto para convencer a los que no quieran entrar en razón, pero más bien, para dejar constancia que la agenda homosexualista que promueve Doña Cecilia es susceptible a ser criticada y refutada consciente y sobriamente. Lo hago también porque como lo dice la sabiduría del barrio, "el que calla, otorga" y yo no me voy a callar." Hay que enfrentar estos argumentos que como lobos en piel de oveja, buscan devorar lo que resta de la conciencia cristiana puertorriqueña.

Discusión

Las razones que Doña Cecilia expone para "marchar" con los "gay" estarán en itálicas azules, seguidas inmediatamente por mi aclaración o refutación.

Porque puedes ser discriminado en el trabajo por tu orientación sexual.

Para empezar, voy a estar de acuerdo en algo con Doña Cecilia. No creo que nadie deba de ser discriminado en su lugar de trabajo debido a su orientación sexual. Antes de ser "homosexual," quien siente esa inclinación es una persona que en su humanidad merece respeto y tiene derecho a comer como cualquiera. Pero hay que tener en cuenta que ese derecho deriva no de la orientación homosexual de la persona, sino de su condición humana. Total, que si se fuese a discriminar por inclinaciones pecaminosas nadie tendría trabajo.

Porque no existen políticas públicas gubernamentales que te garanticen trato igual.

Y no tienen por qué haber. La orientación homosexual no es un razgo permanente del ser humano, es más bien un razgo transitorio, pasajero, tratable y curable, como lo demuestran miles de casos. Comportamientos que van en contra de la ley natural no tienen por qué estar protegidos por la ley humana positiva. A los gobiernos no les es lícito legislar en contra de la ley natural.

Lo que sí hay que cambiar son las actitudes y la cultura: todo ser humano tiene un derecho intrínseco a su dignidad, sea quien sea. Si nos convenciéramos de esta verdad, que hay que tratar a los demás como uno mismo desea de ser tratado, nacería una tolerancia natural en nuestras personas y culturas, una nacida de la compasión verdadera y no de la aceptación incondicional de los reclamos de los homosexualistas.

Porque no tienes derecho a contraer matrimonio ni contratos de ninguna clase con tu pareja, ni derecho a adopción como lo hay en otras jurisdicciones. Y esta relacionada: Porque no puedes llenar la planilla, no tienes derecho a Seguro Social ni a retiro con tu pareja.

Las personas homosexuales no tienen derecho al matrimonio. Leyes hay demás bajo las cuales se pueden amparar para proteger su propiedad común; Doña Cecilia no te dice la verdad respecto a esto. Y como dije arriba, a los gobiernos no les es lícito legislar en contra de la ley moral natural, y menos aun redefinir el concepto de "familia" para acomodarla a la visión desviada de unos pocos.

Los gobiernos no existen para satisfacer todas y cada una de las demandas de todo grupo de interés. Pero se contraalega que los gobiernos tienen que proteger los derechos de las minorías. Pero entonces cabe la pregunta, ¿qué es una minoría en ese sentido? Las minorías son cosas relativas y varían en cada país: las minorías son aquellos que poseen razgos intrínsecos particulares, diríamos hasta accidentales, que distinguen a cierto grupo de personas de la mayoría. Entre otros se pueden mencionar raza, etnia, lengua, y condición física y mental. Los homosexualistas buscan su propio renglón en estas clasificaciones. No habrá justicia para ellos, nos dicen, hasta que se les reconozca su sitial debido en la sociedad.

Esto sería un error. La homosexualidad no es un razgo neutral o positivo de las personas que lo sufren. Es un razgo más bien dañino el cual en la mayoría de los casos está enraizado en un trauma, experiencia, u abuso temprano que cercena mentalmente a la persona de su identidad sexual biológica. Una vez la persona se abandona a esta tendencia, las consecuencias negativas se multiplican en el orden moral y físico. Por esto, el estado no debe de concederle estatus legal a las relaciones entre personas del mismo sexo. El estado no puede aprobarlas en modo alguno, como tampoco le es lícito aprobar y reconocerle derechos a cualquier otro comportamiento que impacte negativamente a la sociedad y al bienestar común. Por eso es que estas demandas de reconocimiento especial que reclaman los homosexualistas carecen de fundamento alguno.

Por los atropellos de la Policía contra los homosexuales, en particular, los travestis y los transexuales. Por el montón de casos no esclarecidos de crímenes de odio contra miembros de nuestra comunidad que son dejados en el olvido intencionalmente y esta otra, Por las burlas y homofobia constantes en los medios de comunicación, especialmente en la televisión y la radio matutina.

Si esto es así, se está cometiendo una grave injusticia. Como dije antes, toda persona tiene un derecho inalienable al respecto y a su dignidad personal propia, una dignidad que dimana de su condición humana, no de su mal llamada "orientación sexual." Las personas homosexuales deben de respetarse y punto. Cualquier persona que se burla de un homosexual o no toma en cuenta sus necesidades físicas, mentales y espirituales, PECA contra Dios y contra esa persona.

Por la falta de funcionarios electos que nos defiendan como constitucionalmente juraron hacer y esta otra, Porque el gobernador no atiende nuestras necesidades como cualquier puertorriqueño/a.

Vivimos en una democracia donde todos tenemos el derecho a peticionar a nuestros representantes, líderes electos y servidores públicos. Las personas homosexuales tienen también ese derecho. Sin embargo, todo tiene su límite. El gobierno no está obligado, ni le es lícito, dentro de los parámetros de la ley y derecho natural, de legislar en contra de esa ley o derecho. Los funcionarios electos no están obligados a reconocerle a los homosexualistas derechos que no tienen, derechos "sintéticos," proclamados de la nada por parte de teoristas post-modernos e ingenieros sociales, sin referencia alguna a las demandas de la ley natural. Por eso, no es que los gobernantes sean indiferentes, es que hasta ahora están haciendo su trabajo correctamente, denegando lo que por derecho no puede ser reconocido.

Porque existe una oficina de religiosos en La Fortaleza y nosotros no tenemos quién nos defienda.

Doña Cecilia guarda un intenso rencor a "los religiosos." Sin conceder a su público siquiera la más mínima definición, ella tachona generosa y libremente sus aseveraciones con términos como "fanáticos, ignorantes" y "ultra-derecha religiosa." Todos aquellos que se oponen a su agenda son esto o aquello, turbas homofóbicas dignas de todo oprobio por parte de personas liberales, de mente abierta, tolerantes y de vanguardia que, ¡cómo no!, están de acuerdo con ella y con la agenda homosexualista. Nadie quiere ser tenido por "intolerante" y "fanático" y de poseer una mente estrecha; nadie quiere ser percibido como un "ultra-derechista," como una persona odiosa. El argumento, aunque emocional, es bien persuasivo ya que no hay que pensarlo mucho, o nada. Uno siempre quiere aparecer "buena gente." No hay nada que razonar. En la boca de ideólogos como Doña Cecilia este tipo de argumentación ad hominem es un poderoso instrumento de propaganda.

Recordemos también que Doña Cecilia basa su crítica en contra de nosotros los cristianos en "revelaciones" que ella ha recibido a través de "canalizaciones" realizadas por "médiums" supuestamente procedentes de "maestros ascendidos." Estos maestros la han convencido que los reclamos cristianos son falsos y esclavizantes. Ella misma lo describió en su escrito titulado El Legado de Sally Barbosa y que discutí a fondo en mi epígrafe titulado Los Maestros Ascendidos de Cecilia La Luz: ¿son de fiar?.

A Doña Cecilia le molesta que las iglesias cristianas de Puerto Rico tengan una presencia en la Legislatura. Le molesta porque, a pesar de sus declaraciones de amor y paz universal, ella nos odia visceralmente. Ella preferería que su religión gnóstica fuera la que tuviese una presencia en nuestro gobierno ya que la presencia de cristianos convencidos en nuestras aulas de gobierno, seamos católicos o protestantes, presentan un escollo insuperable a sus ansias de completa autonomía moral.

Por mi parte, quiero mantener la cosas así como están. No quiero que nadie en La Fortaleza le canalice al gobierno de turno intrucciones alguna provenientes de ningún "maestro ascendido," sea para legalizar la homosexualidad como un patrón normal de relaciones humanas, sea para cualquier otra cosa.

Por nuestros jóvenes que se suicidan porque sus padres los rechazan y el gobierno no hace nada.

Los padres están obligados a amar a sus hijos, no importa qué. Los padres pecan contra Dios y contra sus hijos cuando los maltratan por haber caído en la homosexualidad. Pero, ¿qué pito toca el gobierno? ¿Busca Doña Cecilia que el gobierno imponga su voluntad sobre los padres y que estos sean castigados cuando sus hijos se suiciden? ¿Qué busca Doña Cecilia con un gobierno paternalista que le dé fuete a esos padres que por ignorancia o incapacidad de amar hayan sido un factor en la muerte temprana de sus hijos? Esto no está claro.

Porque no tenemos protección en las parejas del mismo sexo contra la violencia doméstica.

Pero sí existen otro montón de leyes que proscriben el asalto y las amenazas terroristas que pueden ser utilizadas en estos contextos. Formular leyes que protejan a las parejas del mismo sexo "contra la violencia doméstica" resultaría en el reconocimiento implícito de estas relaciones como unas de carácter "familiar." Esto traería el reconocimiento legal de las relaciones entre personas del mismo sexo por "la puerta de la cocina."

Es trágico cuando un ser humano maltrata y explota a otro, pero a mi modo de ver las cosas, es aun más trágico que se utilice ese sufrimiento para implantar leyes inímicas al bienestar de la familia y de la sociedad. Doña Cecilia, eso es lo que Ud. está haciendo con ese argumento y le debería de dar vergüenza por eso.

Entonces, ¿qué debemos hacer el día del "desfile gay"?

Es un domingo, Día del Señor. Quédate en tu casa, ora por ti mismo, por los tuyos y por ellos. Asiste al culto de la iglesia de tu preferencia. Realiza un acto de misericordia corporal hacia una persona necesitada.

Es también día de descanso: recréate, vete a la playa. No sanciones con tu presencia una causa inválida e ilícita. No hagas contraprotestas: esos les gana publicidad a los homosexualistas y los medios se encargarán de pintarte como un fanático. Piensa, razona y actúa. Da testimonio sin vergüenza alguna de que Jesús es Señor. No te sientas enfadado ni caigas en un estado de ánimo agrio, que por ahí el diablo entrará para dañar tu vida y tu mente. Manténte alegre en el Señor, con la seguridad de su victoria última ante el Mal que nos reta y agobia.

¿Cual es el fundamento doctrinal católico de este análisis

Hice este análisis bajo la guía de los párrafos 2357-2359 del Catecismo de la Iglesia Católica, los cuales dicen lo siguiente:
2357 La homosexualidad designa las relaciones entre hombres o mujeres que experimentan una atracción sexual, exclusiva o predominante, hacia personas del mismo sexo. Reviste formas muy variadas a través de los siglos y las culturas. Su origen psíquico permanece en gran medida inexplicado. Apoyándose en la Sagrada Escritura que los presenta como depravaciones graves (cf Gn 19, 1-29; Rm 1, 24-27; 1 Co 6, 10; 1 Tm 1, 10), la Tradición ha declarado siempre que ‘los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados’ (CDF, decl. "Persona humana" 8). Son contrarios a la ley natural. Cierran el acto sexual al don de la vida. No proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual. No pueden recibir aprobación en ningún caso.

2358 Un número apreciable de hombres y mujeres presentan tendencias homosexuales instintivas. No eligen su condición homosexual; ésta constituye para la mayoría de ellos una auténtica prueba. Deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta. Estas personas están llamadas a realizar la voluntad de Dios en su vida, y, si son cristianas, a unir al sacrificio de la cruz del Señor las dificultades que pueden encontrar a causa de su condición.

2359 Las personas homosexuales están llamadas a la castidad. Mediante virtudes de dominio de sí mismo que eduquen la libertad interior, y a veces mediante el apoyo de una amistad desinteresada, de la oración y la gracia sacramental, pueden y deben acercarse gradual y resueltamente a la perfección cristiana.
Es mi deseo que mi argumentación se ajuste a los parámetros de este valioso documento de vida y moral cristiana católica, y de acuerdo a su espíritu de respeto a la verdad y a la caridad.

martes, mayo 09, 2006

Obispos de Perú: El lanzamiento del «Evangelio de Judas» busca desvirtuar la fe

Amigos, comparto con uds lo siguiente, ya que no he escuchado nada de nuestros propios obispo relacionados con estos temas. Las conferencias episcopales de México y Perú están haciendo tremendo trabajo orientando a sus fieles respecto a estas novedades y sus observaciones están siendo reflejadas por los medios mundiales católicos de comunicació.

Según documentado en Zenit.org:

La Conferencia Episcopal Peruana considera oportuno y necesario manifestar lo que sigue, respecto al mencionado «Evangelio de Judas», presentado a publicidad, justamente cuando la fecha de la Semana Santa y la Fiesta Pascual de la Nuestra Iglesia Católica, enfocaban para la Iglesia Universal el sacrificio salvador de Jesús, el Cristo.

1. No, no es una casualidad. El objetivo es desvirtuar la fe y la sensibilidad de los creyentes, especialmente de los más sencillos. Poner en duda su creencia fundamental: La encarnación y la divinidad de Jesús.

2. La Pregunta que hay que formula es la siguiente: ¿Este evangelio apócrifo daña la verdad contenida en los evangelios canónicos de Mateo, Marcos, Lucas y Juan?

3. La respuesta es «no», por las siguientes razones:
3.1. No se puede demostrar científicamente que el llamado «Evangelio de Judas» haya sido escrito en la época apostólica, ni mucho menos que haya sido escrito por el mismo Judas Iscariote.

3.2. El «evangelio de Judas» se remonta a un escrito de finales del siglo II. En adelante D.C.

3.3. Sin duda, es un escrito posterior a los Evangelios Canónicos, escritos entre los años 50 y 60 D. C. y sobre todo es un escrito posterior a la predicación apostólica oral.

3.4. Quiere decir, que el «Evangelio de Judas» aparece cuando los cristianos ya poseen una doctrina evangélica propia y ya desde esa época era rechazado como contrario a la sana doctrina, por el testimonio de San Ireneo (125-200 d. C, aproximadamente), quien luchó contra la doctrina gnóstica, que es la que se refleja en el «evangelio de Judas» y que fue precisamente una de las doctrinas contra las cuales luchó el cristianismo de los primeros siglos y que hoy se trata de revivir fuera de un contexto histórico.

3.5. Los gnósticos atribuyen a Dios el mal en el mundo y afirman que creó el mundo de un modo desordenado, y por eso son partidarios de la rehabilitación de figuras del Antiguo Testamento como Caín, que mató a su hermano Abel, y Esaú, el hermano mayor de Jacob, que vendió sus derechos de primogenitura por un plato de lentejas. Judas encaja perfectamente en la visión gnóstica que muestra que Dios quiere el mal en el mundo.

3.6. La corriente gnóstica también desprecia la naturaleza corpórea del hombre, su cuerpo; de ahí que es necesario superar lo corporal mediante el conocimiento espiritual.

3.7. Esta doctrina gnóstica encaja en el «evangelio de Judas», porque según el mencionado evangelio, Jesús pide a Judas que lo ayude a liberarse de su cuerpo diciendo: «sacrificarás el hombre que se viste». Según los gnósticos Jesús se vistió de hombre, es decir sólo tuvo apariencia del hombre. Luego, el cuerpo es una prisión de la que hay que liberarse.

3.9 El texto del «evangelio de Judas» es un atentado auténtico contra la verdadera humanidad de Cristo. Ven a Cristo como un Dios disfrazado de hombre y que es prisionero de ese disfraz. La Verdad revelada nos asegura que Jesucristo es verdadero Dios y verdadero Hombre. El no se disfrazó de hombre, sino que se hizo hombre, se encarnó.

3.10 Aceptar como verdad lo que está contenido en el evangelio de Judas significaría admitir que Dios infinitamente bueno es malo, es decir, que Dios utiliza a los hombres para que ellos hagan cosas malas.

3.11 Una cosa es que Dios no vaya contra la libertad del hombre y permita que el hombre utilice mal su libertad para el pecado y, otra cosa es que los ulitice para el mal, como es el pedido a Judas, en este evangelio apócrifo.
4. No debemos perder de vista que:
4.1 Las verdades del cristianismo no nacen en los escritos evangélicos, sino mas bien que los escritos evangélicos se fundan en la enseñanza apostólica, que ya existía mucho antes en forma de tradición oral viva y, esa Tradición oral parte del mismo Jesucritos.

4.2 Los escritos Bíblicos, inspirados por Dios, ven la necesidad de poner por escrito la verdad revelada, una verdad que podía desvirtuarse debido a falsas interpretaciones y herejías, como aquella del gnosticismo.
5. Finalmente, el «evangelio de Judas» ¿supone un desafío de la Fe de la Iglesia Católica? ¿Sucumbirán los cimientos del cristianismo como sugieren algunos medio de prensa?. Ciertamente que no. El «evangelio de Judas es un texto gnóstico que tiene valor histórico si es verdadero, pero no sugiere ningún desafío para el cristianismo; y la Iglesia no ha tratado de encubrir este texto ni otros como dicen Dan Brown, autor del Código Da Vinci y otros autores de apoyan la teoría de la conspiración. (todas estas obras tienen como objetivo, desvirtuar y hacer negocio).

6. La Iglesia no ha ocultado la existencia de los gnósticos ni sus escritos pero si los ha combatido por sus grandes errores doctrinales.

7. Jesús prometió el Espíritu Santo y su presencia hasta el fin de los tiempos y también dijo que las puertas del mal, del infierno, no prevalecerán contra la Iglesia (Mt. 16,18).

Lima, 5 de Mayo de 2006.

+ Héctor Miguel Cabrejos Vidarte OFM
Arzobispo Metropolitano de Trujillo
Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana

+ Juan José Larrañeta Olleta O. P.
Obispo Vicario Apostólico de Puerto Maldonado
Secretario General de la Conferencia Episcopal

viernes, mayo 05, 2006

Monseñor Patrick Foley: «La Iglesia desea impulsar el uso de Internet»

Encuentro en Roma sobre «Sociedad de la información, desarrollo, fraternidad»

CIUDAD DEL VATICANO, jueves, 4 mayo 2006 (ZENIT.org).- Para el presidente del Consejo Pontificio de Comunicaciones Sociales, monseñor John Patrick Foley, la Iglesia es cada vez más consciente del papel que los nuevos medios ofrecen a la evangelización.

El arzobispo estadounidense lo afirmó el 2 de mayo durante una jornada organizada, en la Universidad Pontificia Gregoriana de Roma, por el Centro Interdisciplinar de Comunicación Social (CICS), tras la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información (WSIS), celebrada en Túnez por Naciones Unidas en noviembre de 2005.

El «Internet&Information Society Forum», sobre «Sociedad de la información, desarrollo, fraternidad. La WSIS y sus desafíos tras Túnez 2005», ofreció una reflexión crítica sobre el tema y documentos producidos por la Cumbre.

En su saludo a los asistentes, monseñor Foley afirmó: «La Iglesia se está preguntando y está respondiendo de diversas maneras a las oportunidades que los nuevos medios proporcionan para evangelizar, informar, educar, orar y llevar la Palabra de Dios y el mensaje salvífico de Cristo».

Monseñor Foley explicó que «un buen ejemplo de esta atención de la Iglesia al mundo de la red es justo la Red Informática de la Iglesia en América Latina (RIIAL)».

«La Iglesia desea animar el uso de Internet para construir puentes y abatir muros», subrayó el presidente del dicasterio vaticano, en este encuentro promovido por el profesor Martin Nkafu, profesor de comunicación intercultural en la Gregoriana.
El encuentro fue organizado en colaboración con «New Humanity», una ONG del Movimiento de los Focolares y NET-One, la plataforma para los medios de comunicación creada también por los Focolares.

Sobre la relación Iglesia-internet, monseñor Foley advirtió que «es importante que los sitios católicos sean bien reconocibles y capaces de entablar un diálogo abierto para lograr armonizar la fe de la que son testigos con los modernos lenguajes de la comunicación».

Para que esto sea posible, añadió, “son muy importantes las redes locales, las pequeñas experiencias que logran crear flujos de colaboración hasta el punto de que la Iglesia se convierte en una red de redes”.

Según el arzobispo Foley, el uso de internet exige responsabilidades: «No hay que olvidar la importancia de un discernimiento adulto y de control de la red, porque las voces que compiten en torno al planeta pueden contribuir a crear confusión y falsas conclusiones, anulando el bien que podría derivarse de esta globalización virtual».

El encuentro contó con la participación de numerosos profesores universitarios y expertos del sector. Entre ellos, el padre Giulio Albanese, periodista y fundador de la agencia misionera «Misna», monseñor Franco Mazza, subdirector de la Oficina Nacional para las Comunicaciones Sociales de la Conferencia Episcopal Italiana, la doctora Luisa Carrada, redactora económica y de página web, Antonio Scalia, del Banco Central de Italia, y Stefano Cacciaguerra, de la Dirección General para la Cooperación al Desarrollo del Ministerio de Exteriores de Italia.

- Fuente.

martes, mayo 02, 2006

¿Qué nos pasa Puerto Rico?

Amigos: la siguiente carta fue publicada en la última edición de El Visitante Dominical, el semanario católico de Puerto Rico, correspondiente a la semana del 30 de abril al 6 de mayo:
Espectáculo denigrante

Asistí a la segunda sesión del espectáculo “Wisin Yandel Pal Mundo”, que al igual que la primera, fue vendida en su totalidad. Poco antes de concluir la primera media hora del “espectáculo” me vi en la necesidad de salir del lugar y regresar a mi casa. Aquello, para muchos, era algo inofensivo y digno de disfrutar. Respeto su preferencia. Yo no me dejé influenciar por el ritmo pegajoso de la música y me limité a observar y escuchar. Fue causa de tristeza y preocupación ver cómo una muchedumbre, compuesta en su mayoría por jóvenes padres, niños y juventud en general, se dejaba influenciar e indoctrinar subliminal y directamente por un mensaje que avala el sexo y la violencia.

Sin entrar en la “lírica” de las canciones que, para quien no tiene entumecidos los sentidos por la costumbre de escucharla, le resulta ofensiva y denigrante. Sin tomar en cuenta los movimientos de los bailes ni en el vestuario de los artistas y algunos espectadores, sólo limitándome a los símbolos expuestos y los comentarios entre una y otra canción, fue razón suficiente para sentirme indignada y ofendida. El globo del mundo bajaba en escenario para desaparecer entre llamas, el logo de los artistas semejaba a una horca, los artistas preguntaban, dirigiéndose únicamente a las mujeres, si les gustaban los animales (haciendo referencia a otro artista invitado “El Gorila” y otros) y si les gustaba que le “jalaran” el pelo. No creo que se referían inocentemente a nuestro amor por las mascotas ni a una caricia. Más bien me recordaban la bestialidad y la violencia doméstica.

La juventud puede ser ignorante e impetuosa y no saber reconocer cuando le pasan “gato por liebre”. ¿Pero nosotros? Y después se preguntan “¿Qué nos pasa Puerto Rico?”

N. García
El Dorado, Cupey
La joven hace un acertado análisis de la condición general del estado de nuestra música popular. Ella ve cómo este arte decadente ha impactado de forma negativa nuestra cultura, sociedad y el estado de las artes.

Escudo de Armas de Puerto Rico - con Cristo en su sitialLa palabra "cultura" tiene la misma raíz que la palabra "cultivo." Por eso es que a veces decimos que una persona "culta" es una persona "cultivada," que ostenta educación, reflexión, sobriedad, que admira al bien como un fin en sí mismo y que considera lo bello como algo más profundo que lo meramente superficial, y que algo no es bello si falta a la verdad. Sin embargo, miren lo que las artes de nuestro tiempo "cultivan" de acuerdo a la joven de Cupey: la exaltación del sexo y la violencia, letras ofensivas y denigrantes, el tratamiento jocoso de la bestialidad y la violencia doméstica.

No hace falta ser sociólogos para entender que estas canciones "cultivan" una cultura de violencia, socarrona y soez, cuyo motor es un exhibicionismo desfachatado en busca de publicidad y reconocimiento por su originalidad inédita.

No sorprende entonces que las cosas están como están. La raíz del problema en nuestra Isla, amigo y amiga, no son los políticos, ni los drogadictos, ni los conductores incordios que pululan nuestras carreteras, ni los que ensucian nuestro medio ambiente, ni los que nos sumergen en un mar de concreto, ni los elementos bajos que dominan nuestros medios públicos o nuestras tribunas de expresión. Ellos sólo son síntomas.

La raíz del problema yace en una cultura que se encuentra enferma, casi al borde del desahucio; en una cultura "post-modernista" y "post-cristiana," nutrida por catedráticos que lo justifican todo, lo disculpan todo y se enorgullecen de ello, de su erudición, y del daño que nos han causado en pos del paraíso terreno que buscan. La nutren también clérigos y laicos cristianos, tanto católicos como protestantes, que se han olvidado de Cristo y han reinterpretado el evangelio como una gesta de liberación política. Por esto, segmentos grandes de nuestra población han abrazado cultos aberrantes para satisfacer sus necesidades espirituales, que si "los Maestros Ascendidos," que si la Wicca, la brujería, la magia negra, la gótica, el Rosacrucianismo, u otras sectas que se llaman "cristianas" pero no lo son, como los Testigos de Jehová, por ejemplo. Todo en un intento vano para alcanzar control, poder seudo-místico de la realidad, o un módico de paz.

Amiga de Cupey y querido lector: eso es lo que nos pasa. Nuestra cultura agoniza porque nuestro espíritu agoniza.

Acuérdate de Quién nos concedió nuestro ser puertorriqueño; recuerda quién ocupa el centro de nuestro escudo de armas. Es Cristo, el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Nuestra enfermedad tienen su origen en nuestro rechazo de Él y nuestra cura yace en abrazarlo nuevamente y ponerlo en su sitial una vez más, en el centro mismo de nuestro haber cotidiano y público.

Eso es lo que hay. Eso es lo que nos pasa. Y ahí está la cura.