domingo, abril 30, 2006

La Iglesia ante «El Código da Vinci»

Documento de la Conferencia del Episcopado Mexicano.

MÉXICO, jueves, 29 marzo 2006 (ZENIT.org-El Observador).- Ante el inminente estreno de la versión cinematográfica del libro de Dan Brwon, «El Código Da Vinci», la Conferencia del Episcopado Mexicano ha emitido un documento en el cual analiza, objetivamente, la actitud de los fieles ante este acontecimiento.

Dado que se trata de un best-seller mundial y que podría ser visto en la pantalla grande por hasta 800 millones de seres humanos, la Iglesia católica mexicana quiere dirigir una palabra a los católicos del país y del mundo, sobre todo, para que aprovechen esta coyuntura y se preparen para hablar de Cristo desde la verdad.

Por el interés que presenta el documento, lo reproducimos en su totalidad.

LA IGLESIA ANTE EL «CÓDIGO DA VINCI»
? Desde que se publicó en la primavera de 2003, la novela «El Código Da Vinci», de Dan Brown, ha vendido 40 millones de ejemplares: se puede considerar el «bestseller de la década».

? La película basada en esa novela será presentada en el festival de Cannes el próximo 17 de mayo, y estrenada simultáneamente en los cines de todo el mundo el viernes 19 de mayo.

? Según «Newsweek», esta superproducción de Hollywood, dirigida por Ron Howard y con actores de primera fila (Tom Hanks, Jean Reno, Audrey Tautou, Alfred Molina, Ian McKellen, etc.) será el gran evento de 2006. Se estima que 800 millones de personas acudirán a ver la película.
La trama de «El Código da Vinci» es la siguiente:
? Jesús se casó con María Magdalena y tuvo varios hijos. Su descendencia es el verdadero Santo Grial (sangre de rey = sang real = Santo Grial).

? Cristo confió la Iglesia a María Magdalena, pero los apóstoles se confabularon contra ella, y tuvo que escapar a Francia. Desde entonces el clandestino «Priorato de Sión» protege a la descendencia de Cristo de los ataques de la Iglesia Católica, y transmite sus secretos en códigos ocultos. Por ejemplo, en la «Última Cena» de Leonardo Da Vinci, la figura junto a Cristo no es el apóstol Juan sino María Magdalena.

? La novela comienza cuando una comisión de cardenales presiona al prelado del Opus Dei para que uno de sus miembros, asesino de profesión, mate a los últimos descendientes vivos de Cristo.
Las ideas de fondo de «El Código da Vinci» son:
? Jesús no pensaba ser Dios, ni sus discípulos lo consideraron divino. La creencia en la divinidad de Jesucristo fue impuesta por el emperador Constantino en el Concilio de Nicea del 325.

? Jesús y María Magdalena representaban la dualidad masculina- femenina (como Marte y Atenea, Isis y Osiris); los primeros seguidores de Jesús adoraban «el sagrado femenino», pero luego fue eliminado, y la Iglesia se hizo misógina.

? La Iglesia se basa sobre una gran mentira: Cristo era un hombre normal y corriente. Para ocultar la verdad, la Iglesia ha destruido documentos, ha asesinado a millones de brujas y herejes, ha manipulado las Escrituras...
La novela «El Código da Vinci» presenta dos problemas:
? Se trata de una obra de ficción, en la que todos los personajes de la Iglesia son retratados de manera odiosa;

? En autor afirma en la presentación del libro: «Todas las descripciones de obras de arte, arquitectura, documentos y ritos secretos en esta novela son verdaderas». En realidad, la obra contiene numerosísimos errores: de arte, de historia, de religión y de cultura.
La película agravará la situación:
? porque esas falsedades llegarán a muchas más personas (800 millones, o más si luego concursa para los premios Óscar);

? porque las imágenes son más poderosas que las palabras, y dejan más huella;

? porque las películas llegan a las masas, también a quienes tienen poca formación y carecen de recursos críticos para distinguir qué es ficción y qué es realidad;

? porque será utilizada por los enemigos de la Iglesia para lanzar otras acusaciones y campañas sobre temas que no tienen que ver con el libro.
¿QUÉ SE PUEDE HACER ANTE ESTA SITUACIÓN?

Aprovechar la oportunidad para hablar de Jesucristo y de la Iglesia:
? Muchos católicos bien formados y practicantes se sentirán ofendidos: hay que saber encauzar su reacción, de forma serena y constructiva;

? Muchos más católicos tendrán dudas sobre si lo que dice el libro es verdad: habrá que intensificar la catequesis, y tocar algunos temas (pregunten o no pregunten);

? Muchas otras personas hasta ahora indiferentes sentirán curiosidad de saber más acerca de la fe: habrá que estar preparados para satisfacer su interés con una evangelización atractiva.
Además:

? Puede ser una buena ocasión de trabajar junto a otros creyentes: con ortodoxos y protestantes, porque el libro y la película ofenden a todos los cristianos; con judíos y musulmanes (porque es una nueva manifestación de intolerancia contra quienes tienen una visión religiosa del mundo); y con intelectuales no creyentes, que se sienten ofendidos por los numerosos errores históricos, artísticos, culturales, etc., realizados «para ganar dinero».

? Se puede aprovechar para impulsar a católicos de cierta posición (intelectuales, periodistas, empresarios, etc.) a que se muevan más y vivan su fe con más responsabilidad.
Fuente: Zenit.Org

miércoles, abril 26, 2006

¿Qué es la Iglesia Ortodoxa Oriental?

La Iglesia Ortodoxa Oriental es una Iglesia Católica hermana, pero separada de la Iglesia Católica Romana.

Ícono de Nuestro Señor, Pantokrator o Gobernante de Todo lo creadoReviso de vez en cuando las frases que los cibernautas utilizan que los traen a Vivificat y ocasionalmente arriban tras una búsqueda del término "Iglesia Ortodoxa." Llegan aquí porque varias veces uso en mis escritos la palabra "ortodoxia" u ortodoxa.

Sin embargo, debería de tener accesible algo más de información acerca de esta rama tan importante de la Iglesia universal y lo digo con todo el amor y el respeto a esa Iglesia, no de forma paternalista. ¿Por qué? Porque milité en esa Iglesia por unos años.

Sí, ahí tienen mi secreto. Por varios años, no fui católico bajo la obediencia del Sucesor de San Pedro, el Papa, el Obispo de Roma. Una vez fui desobediente y cismático.

La historia de mi peregrinar temporero fuera de la barca de San Pedro es otro cuento que algún día compartiré, así como la de mi regreso a Casa. Pero mi experiencia en la Iglesia Ortodoxa me marcó para siempre; su espiritualidad, su cosmovisión y sobre todo, su liturgia, nunca la he de olvidar y aun ahora es parte esencial de mi espiritualidad católica. Me consta que el Señor se encuentra ahí también, Realmente.

Comparto con uds. el artículo acerca de la "Iglesia Ortodoxa Oriental" que reseña el diccionario católico que se encuentra al final de la Biblia que me dejó mi abuelo, que en paz descanse. Esta Biblia familiar, impresa por la Imprenta Católica de Chicago, fue publicada en 1958. Su diccionario fue por mucho tiempo mi guía primario en un sinnúmero de cuestiones y me abrió la mente a lo largo y ancho del mundo católico. Veamos:
La Iglesia Ortodoxa Oriental. Bajo ese nombre se incluyen las iglesias cismáticas patriarcales de Constantinopla, Alejandría, Antioquia, y Jerusalén, junto con las iglesias asociadas de Chipre, Sinaí, Grecia, Rumania, Finlandia, Japón y países eslavos. El título ortodoxa se refiere a la adhesión de los obispos católicos griegos a los decretos del Concilio de Calcedonia (451) contra las herejías monofisitas y nestorianas. El término es usado propiamente en este solo sentido; no debería aplicarse por extensión a todas las iglesias orientales disidentes, puesto que que los coptos, los armenios y los jacobitas rechazaron los decretos de Calcedonia.

Aunque nominalmente las iglesias ortodoxas se encuentran solamente en el estado de cisma, sin embargo son heréticas en la enseñanza de algunos dogmas importantes. Así niegan la autoridad y la inhabilidad del Papa, la Inmaculada Concepción, las indulgencias, rechazan el Filioque del Credo de Nicea, y reconocen solamente los primeros siete concilios. Todas las iglesias ortodoxas siguen el rito bizantino. Tienen órdenes válidas, sacramentos, celebran la Misa (que llaman la Divina Liturgia), pero sostienen que la consagración no se completa sin la epiklesis—palabra griega que quiere decir "invocación." Es el nombre dado a una oración ende la Misa en la que se suplica a Dios (Padre o Hijo, o ambos) que envíe el Espíritu Santo a cambiar el pan y el vino en el Cuerpo y la Sangre de Cristo.
El problema de este artículo es por lo que no dice. No dice que los ortodoxos honran a Nuestra Señora con tanto e igual fervor que nosotros, que si bien no aceptan el dogma de la "Inmaculada Concepción" no por eso la dejan de considerar "inmaculada"—y así mismo la llaman. El artículo tampoco dice por qué no aceptan la autoridad jurídica suprema del Obispo de Roma ni cuenta la historia, en la cual nuestros propios ancestros tuvieron gran parte de la responsabilidad y la culpa, si se quiere, por el cisma. Ni tampoco indica—ya que el artículo fue escrito antes de la reforma litúrgica inspirada por el Concilio Vaticano II—que la epiklesis fue restaurada al Nuevo Rito Latino o Romano, el rito en que acostumbramos celebrar nuestra Misa, en parte por la insistencia y testimonio del rito bizantino y de expresiones más antiguas del Rito Latino. Y la cuestión del Filioque—esto se refiere al modo de la procesión del Espíritu Santo del Padre, o del Padre y del Hijo como de un mismo principio—ha sido una cuestión ampliamente discutida y si se quiere, resuelta en gran parte por el diálogo teológico católico-ortodoxo, de manera marcadamente a favor de estos últimos, aun para mi propio gusto.

Ni tampoco se ocupa el artículo de hablar del gran amor que la Iglesia Ortodoxa Oriental siente por sus íconos, las imágenes de Cristo, de la Virgen y de los santos, pintadas—"escritas," dicen ellos—sobre madera u otras superficies lisas, que tanto impacto ha tenido sobre el arte cristiano del Occidente. Sobre los íconos, nos dice ACIPrensa:
¿Que son los íconos?

Los íconos son la representación de la Virgen, Jesucristo y los santos que veneran y reverencian en la iglesia ortodoxa, de los países del Este de Europa, esencialmente Grecia y Rusia.

Los íconos se hallan asociados indisolublemente a la oración y la liturgia de la religión de dichos países, pero a causa de los incesantes cambios en los usos y costumbres, así como en las formas de adoración, durante el recorrer de los tiempos se han producido gran números de íconos de muy distintos géneros.

De todos modos, el elemento tal vez más importante de la iglesia ortodoxa es el iconostasis que en ella figuran. El iconostasis es la separación entre la nave de un templo, accesible libremente a la comunidad, y el espacio que rodea el altar abierto, con salas a uno y otro lado, donde solamente puede entrar la clerecía.

Como imagen, el ícono se halla situado ente lo que se puede divisar con la vista y lo trascendente.

La pintura del ícono desconoce el espacio tridimensional que fue como una ilusión óptica en Occidente después del Renacimiento mediante la perspectiva central. En cambio, en general, hay un espacio de imagen que se abre hacia atrás y se extiende poco en profundidad donde los personajes representados sin relieve alguno están engrandecidos o empequeñecidos en función de su rango honorífico y de su significado interno.

Los íconos son, en realidad, meras alegorías, dueñas de un lenguaje especial, como lengua de la imagen y en agua del símbolo. Los íconos datan de los mismos orígenes del cristianismo. Sus inicios se remontan a las imágenes conmemorativas del final de la antigüedad, o sea del siglo I al IV después de Cristo.

Los íconos más antiguos, entre los que se conservan, son de los siglos VI y VII, y casi todos ellos se guardan en el monasterio de Santa Catalina, en el Sinaí.
Los íconos rusos

Durante largo tiempo, los historiadores y los expertos en religión ignoraron los íconos de la escuela de Moscú, seguramente porque cuando se inició el estudio de tales íconos y de este arte ortodoxo, solamente algunos habían sido autentificados.

Para comprender esto preciso es saber que en 1204, Constantinopla fue conquistada por los ejércitos de la IV Cruzada, que la convirtieron en capital del Imperio Latino, y los pintores de íconos apenas consiguieron seguir con su auge, por cuya razón se ve en esa fecha de 1204 el final de la época bizantina media.

En 1453, los turcos adeptos al Islam invadieron el Reino Bizantino y la caída de ese Imperio, antaño tan potente, así como la de todas las obras maestras que en él vieron la luz, estaba ya sellada.

Sin embargo, la pintura de los íconos sobrevivió a este sucedo trascendental, puesto que Bizancio había propagado su influencia a grandes regiones de Oriente.

Por consiguiente, el hijo más importante del arte bizantino era Rusia, pero en ese país, lentamente, os artistas fueron halando su camino propio. Especialmente respecto al colorido y a la manera de dibujar, aunque variando poco en cuanto a los temas, los tipos de personajes, composiciones y demás.

Por su parte, fue Novgorod el centro más importante de la iconografía rusa, ya desde el siglo XII, con rasgos artísticos propios, caracterizándose en efecto más que nada por el colorido claro, casi radiante.

En realidad, el auge iconográfico se logró en Rusia con la llegada de Andrei Rublev y Teófanes el Griego.

La pintura de íconos rusos obtuvo un nuevo impulso durante los siglos XVII y XVIII gracias a las composiciones de la Escuela Stroganov. Son unos íconos en cuyo dorso se indica que fueron pintados por los miembros de la famosa familia de comerciantes Stroganov, más adelante cercanos al trono ruso.

Hasta el siglo XVII, la pintura de íconos en Rusia rechazó tercamente toda influencia de Occidente. Pero esta actitud negativa cambio gracias a los esfuerzos renovados de un gran maestro llamado Simón Uchakov (1626-1686). Éste trabajó primero en un taller de orfebrería, de lo que en aquella época se llamaba "taller de culatas y cámaras de armas de fuego", por estar situados dentro del arsenal militar.

La Revolución de 1917 arrinconó en Rusia el arte de los íconos. Esto fue así porque la fe y los credos ortodoxos no se armonizaban con la ideología comunista, para la que la religión era tan sólo el "opio del pueblo". Y el arte decorativo sustituyó al de los íconos.
Basta decir que la imagen de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro (foto a la derecha), a la que honran tantos católicos en nuestra Isla, es un ícono pintado al estilo bizantino de la Iglesia Ortodoxa Oriental, para demostrar el impacto que esta espiritualidad ha tenido sobre la propia nuestra.

Hay mucho por decir sobre la vasta espiritualidad cristiana y ¡tan católica! de la Iglesia Ortodoxa Oriental que no puedo cubrir ahora por falta de tiempo. Me limito a compartir un anhelo profundo de mi corazón: ansío por ver el día en que las Iglesias de Occidente y Oriente sanen su cisma, el "pecado original" de todos los cismas y divisiones que vinieron después, y que podamos compartir el Pan del Cielo y el Cáliz de Salvación consagrado sobre un altar común, para la gloria del Dios Trino, Amén.

- Presione aquí para saber más de la Iglesia Ortodoxa Oriental.

martes, abril 25, 2006

Análisis del llamado "evangelio de Judas" ahora en formato PDF

Amigos: el análisis en tres partes del llamado "evangelio de Judas" ha sido consolidado en un solo archivo en formato Adobe Acrobat y puede ser descargado de aquí. El análisis está escrito en inglés y es para el consumo del público en general. Espero lo disfruten y lo compartan con familiares y amigos.

lunes, abril 24, 2006

El Exorcismo

Presentación del Rito de Exorcismo del Ritual Romano
Cardenal Jorge Arturo Medina Estévez
26 de enero de 1999


(Esta es una traducción no oficial de la presentación que en conferencia de prensa hizo en Roma el Cardenal Jorge Medina al nuevo Ritual del Exorcismo, el 26 de enero de 1999. Los subtítulos han sido añadidos).

Fuente: ACIPrensa.

Para entender qué es el exorcismo se debe partir de Jesucristo y de su propia praxis.
Jesucristo vino para anunciar e inaugurar el Reino de Dios en el mundo y en los hombres. Los hombres tienen una capacidad de acoger a Dios en sus corazones (Rom 5,5). Esta capacidad de acoger a Dios está, sin embargo, ofuscada por el pecado; y a veces en el hombre el mal ocupa el lugar donde Dios quiere vivir. Por esto Jesucristo vino a liberar al ser humano del dominio del mal y del pecado, y así también de todas las formas de dominio del maligno, esto es, del diablo y de sus espíritus malignos llamados demonios, que quieren desviar el sentido de la vida del hombre. Por esta razón Jesucristo expulsaba a los demonios y liberaba a los hombres de la posesión de los espíritus malignos, para hacerse espacio en el hombre, de manera que, este último, tenga la libertad hacia Dios. Él quiere dar su Espíritu Santo al hombre que es llamado a convertirse en templo suyo (cf. 1Cor 6,19; 1Pe 2,5) para dirigir sus pasos (cf. Rom 8,1-17; 1Cor 12,1-11; Gál 5,16-26) hacia la paz y la salvación.

El ministerio de la Iglesia

- Es aquí donde entra la Iglesia y su ministerio.

La Iglesia está llamada a seguir a Jesucristo y ha recibido el poder, de parte de Cristo, de continuar su misión en su nombre. Así la acción de Cristo para liberar al hombre del mal se ejercitará a través del servicio de la Iglesia y de sus ministros ordenados, delegados del Obispo para cumplir los sagrados ritos dirigidos a liberar a los hombres de la posesión del maligno.

El exorcismo es, pues, una antigua y particular forma de oración que la Iglesia utiliza contra el poder del diablo. He aquí cómo en el Catecismo de la Iglesia Católica se explica qué es el exorcismo y cómo se ejerce:

"Cuando la Iglesia pide públicamente y con autoridad, en nombre de Jesucristo, que una persona o un objeto sea protegido contra las asechanzas del maligno y substraída a su dominio, se habla de exorcismo. Jesús lo practicó (Mc 1,25s), de Él tiene la Iglesia el poder y el oficio de exorcizar (cf. Mc 3,15; 6,7.13; 16,17). En forma simple, el exorcismo tiene lugar en la celebración del Bautismo. El exorcismo solemne sólo puede ser practicado por un sacerdote y con el permiso del obispo. En estos casos es preciso proceder con prudencia, observando estrictamente las reglas establecidas por la Iglesia. El exorcismo intenta expulsar a los demonios o liberar del dominio demoníaco gracias a la autoridad espiritual que Jesús ha confiado a su Iglesia. Muy distinto es el caso de las enfermedades, sobre todo psíquicas, cuyo cuidado pertenece a la ciencia médica. Por tanto, es importante asegurarse, antes de celebrar el exorcismo, de que se trata de una presencia del Maligno y no de una enfermedad (cf. Código de Derecho Canónico, can. 1172)". (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1673).

La obsesión y sus características

La Sagrada Escritura nos enseña que los espíritus malignos, enemigos de Dios y del hombre, desarrollan su acción de diversas maneras; entre ellas se señala la obsesión diabólica llamada también posesión diabólica. Sin embargo, la obsesión diabólica no es el modo más frecuente como el espíritu de las tinieblas ejerce su influjo. La obsesión tiene características de espectacularidad y en ella el demonio se apodera en un cierto modo de las fuerzas y de las actividades físicas de la persona que padece la posesión. No puede, sin embargo, apoderarse de la libre voluntad del sujeto, y por esto el demonio no puede comprometer la voluntad libre de la persona poseída hasta el punto de hacerla pecar. Esto a pesar que la violencia física que el diablo ejerce en el obseso es una incitación al pecado, que es lo que el diablo busca lograr. El ritual del exorcismo señala diversos criterios e indicios que permiten llegar, con prudente certeza, a la convicción de cuándo es que se tiene delante una posesión diabólica. Entonces el exorcista autorizado podrá realizar el solemne rito del exorcismo. Entre estos criterios se encuentran: el hablar o entender muchas palabras en lenguas desconocidas; evidenciar cosas distantes o inclusive escondidas, demostrar fuerzas más allá de la propia condición, y esto junto con la aversión vehemente hacia Dios, la Virgen, los Santos, la Cruz y las Imágenes santas.

Se debe subrayar que para poder realizar el exorcismo es necesaria la autorización del Obispo diocesano, autorización que puede ser concedida para un caso específico o también en modo general y permanente al Sacerdote que ejercita en la diócesis el ministerio de exorcista.

El Ritual del Exorcismo

El Ritual Romano contenía, en un capítulo específico, las indicaciones y el texto litúrgico de los exorcismos. Este capitulo era el último y quedó sin ser revisado después del Concilio Vaticano II. La redacción final de este Rito de los Exorcismos ha demandado muchos estudios, revisiones, actualizaciones y modificaciones con varias consultas de las Conferencias Episcopales, después de un análisis de parte de una Asamblea Ordinaria de la Congregación para el Culto Divino. El trabajo ha demandado 10 años y ha dado como resultado el texto actual, aprobado por el Sumo Pontífice, que es hecho hoy público y puesto a disposición de los Pastores y de los fieles de la Iglesia. Quedará pendiente todavía un trabajo que compete a las respectivas Conferencias Episcopales: y es el de la traducción de este Ritual a las lenguas habladas en los respectivos territorios; estas traducciones deberán ser exactas y fieles al original en latín y deberán ser puestas, según la norma canónica, a la "recognitio" (al reconocimiento) de la Congregación para el Culto Divino.

El exorcismo

En el ritual que hoy presentamos se encuentra, ante todo, el rito del exorcismo propiamente dicho, de ejercitarse sobre una persona posesa. Siguen las oraciones a recitarse públicamente por un sacerdote, con el permiso del Obispo, cuando se juzga prudentemente que existe un influjo de Satanás sobre lugares, objetos o personas, sin llegar al estado de una posesión propia y verdadera. Hay, además, una colección de oraciones para recitar privadamente por parte de los fieles, cuando estos sospechan con fundamento de estar sujetos a influjos diabólicos.

El exorcismo tiene como punto de partida la fe de la Iglesia, según la cual existen Satanás y los otros espíritus malignos, y que su actividad consiste en alejar a los hombres del camino de la salvación. La doctrina católica nos enseña que los demonios son ángeles caídos a causa de su pecado, que son seres espirituales de gran inteligencia y poder: "Sin embargo, el poder de Satán no es infinito. No es más que una criatura, poderosa por el hecho de ser espíritu puro, pero siempre criatura: no puede impedir la edificación del Reino de Dios. Aunque Satán actúe en el mundo por odio contra Dios y su Reino en Jesucristo, y aunque su acción cause graves daños -de naturaleza espiritual e indirectamente incluso de naturaleza física- en cada hombre y en la sociedad, esta acción es permitida por la divina providencia que con fuerza y dulzura dirige la historia del hombre y del mundo. El que Dios permita la actividad diabólica es un gran misterio, pero "nosotros sabemos que en todas las cosas interviene Dios para bien de los que le aman" (Rom 8, 28)" (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 395).

Influjo a través de la mentira

Quisiera subrayar que el influjo nefasto del demonio y de sus secuaces es habitualmente ejercitado a través del engaño, el embuste, la mentira y la confusión. Como Jesús es la Verdad (cf. Jn. 8,44), así el diablo es el mentiroso por excelencia. Desde siempre, desde el principio, el engaño ha sido su estrategia preferida. No hay duda que de el diablo logre enredar a tantas personas en las redes de sus mentiras, pequeñas o clamorosas. Engaña a los hombres haciéndoles creer que la felicidad se encuentra en el dinero, el poder, y en la concupiscencia carnal. Engaña a los hombres persuadiéndolos de que no tienen necesidad de Dios y que son autosuficientes, sin necesidad de la gracia y de la salvación. Incluso engaña a los hombres disminuyendo, es más haciendo desaparecer el sentido del pecado, sustituyendo a la ley de Dios como criterio de moralidad, por las costumbres o las convenciones de la mayoría. Persuade a los niños de que la mentira es un modo apropiado para resolver diversos problemas, y así, poco a poco se crea entre los hombres una atmósfera de desconfianza y de sospecha. Detrás de las mentiras y los engaños, que llevan en sí la imagen del Gran Mentiroso, se desarrollan las incertidumbres, las dudas, un mundo donde no hay más seguridad ni Verdad y donde, en cambio, reina el relativismo y la convicción que la libertad consiste en el hacer lo que se quiere: así no se entiende más que la verdadera libertad es la identificación con la voluntad de Dios, fuente del bien y de la única felicidad posible.

Lucha, gracia y victoria

La presencia del diablo y de su acción, explica la advertencia del Catecismo de la Iglesia Católica : "Esta situación dramática del mundo que "todo entero yace en poder del maligno" (1 Jn 5, 19), hace de la vida del hombre un combate: "A través de toda la historia del hombre se extiende una dura batalla contra los poderes de las tinieblas que, iniciada ya desde el origen del mundo, durará hasta el último día según dice el Señor. Inserto en esta lucha, el hombre debe combatir continuamente para adherirse al bien, y no sin grandes trabajos, con la ayuda de la gracia de Dios, es capaz de lograr la unidad en sí mismo" (Concilio Ecuménico Vaticano II, Constitución Pastoral sobre la Iglesia en el Mundo Actual, Gaudium et spes, n. 37,2)" (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 409).

La Iglesia está segura de la victoria final de Cristo y por lo tanto no se deja arrastrar por el miedo o el pesimismo, pero al mismo tiempo es consciente de la acción del maligno que busca desanimarnos y sembrar la confusión. "Tengan fe -dice el Señor- Yo he vencido al mundo!" (Jn. 16,33). En este marco encuentran su lugar los exorcismos, expresión importante, aunque no la única, de la lucha contra el maligno.

- Para más información al respecto, visite Vivificat en inglés.

domingo, abril 23, 2006

Celebramos hoy la fiesta de la Divina Misericordia

Divine Mercy ImageDurante el transcurso de las revelaciones de Jesús a la hermana Faustina sobre la Divina Misericordia Él le pidió en diversas ocasiones que se dedicara una fiesta a la Divina Misericordia y que esta fiesta fuera celebrada el domingo después de la Pascua. Los textos litúrgicos de ese día, el segundo domingo de Pascua, son concernientes a la institución del Sacramento de Penitencia, el Tribunal de la Divina Misericordia, de manera que van perfectamente con las peticiones de nuestro Señor. Esta fiesta ya ha sido otorgada a la nación de Polonia, al igual que es celebrada en la Ciudad del Vaticano. La canonización de la hermana Faustina el 30 de abril 2000 representa el respaldo más grande que la Iglesia le puede dar a una revelación privada, un acto de infalibilidad Papal proclamando la segura santidad de la mística.

De hecho el día de la canonización de Sor Faustina esta fiesta se extendió a lo largo de la Iglesia universal. Sobre esta fiesta dijo Jesús:

"Quien se acerque ese día a la Fuente de Vida, recibirá el perdón total de las culpas y de las penas." (Diario 300).

"Quiero que la imagen sea bendecida solemnemente el primer domingo después de Pascua y que se le venere públicamente para que cada alma pueda saber de ella. " (Diario 341)

"Esta fiesta ha salido de las entrañas de Mi misericordia y está confirmada en el abismo de Mis gracias." (Diario 420)

"Una vez, oí estas palabras: Hija Mía, habla al mundo entero de la inconcebible misericordia Mía. Deseo que la Fiesta de la Misericordia sea refugio y amparo para todas las almas y, especialmente, para los pobres pecadores. Ese día están abiertas las entrañas de Mi misericordia. Derramo todo un mar de gracias sobre las almas que se acercan al manantial de Mí misericordia. El alma que se confiese y reciba la Santa Comunión obtendrá el perdón total de las culpas y de las penas. En ese día están abiertas todas las compuertas divinas a través de las cuales fluyen las gracias. Que ningún alma tema acercarse a Mí, aunque sus pecados sean como escarlata. Mi misericordia es tan grande que en toda la eternidad no la penetrará ningún intelecto humano ni angélico. Todo lo que existe ha salido de las entrañas de Mi misericordia. Cada alma respecto a mí, por toda la eternidad meditará Mi amor y Mi misericordia. La Fiesta de la Misericordia ha salido de Mis entrañas, deseo que se celebre solamente el primer domingo después de la Pascua. La humanidad no conocerá paz hasta que se dirija a la Fuente de Mi misericordia." (Diario 699)

"Sí, el primer domingo después de la Pascua es la Fiesta de la Misericordia, pero también debe estar presente la acción y pido se rinda culto a Mi Misericordia con la solemne celebración de esta Fiesta y con el culto a la imagen que ha sido pintada." (Diario 742)

"Deseo conceder el perdón total a las almas que se acerquen a la confesión y reciban la Santa Comunión el día de la Fiesta de Mi Misericordia." (Diario 1109)

Podemos apreciar de estos extractos que Nuestro Señor desea que durante la celebración de esta fiesta se incluye la veneración solemne y pública de la imagen de la Divina Misericordia por parte de la Iglesia, como así desea además la veneración individual de cada uno de nosotros. La gran promesa para cada alma es que un acto devocional de penitencia sacramental y comunión obtendrán para esa alma la plenitud de la Divina Misericordia en la fiesta.

El Cardenal de Cracovia, Cardenal Macharski cuya diócesis es el centro donde se esparció la devoción y fue el patrocinador de la Causa de Sor Faustina, escribió que debemos utilizar la cuaresma como una preparación para la fiesta y confesarnos aún antes de la Semana Santa!. De modo que está claro que los requisitos de confesión no tienen que cumplirse el mismo día de la fiesta. Esto sería una carga imposible para el clero. Los requisitos de la comunión pueden ser cumplidos fácilmente en ese mismo día ya que es día de obligación siendo un Domingo. Solamente necesitaríamos confesarnos otra vez, si este sacramento se recibió temprano en la cuaresma o en la Pascua, o si estamos en pecado mortal en el día de la fiesta.

- Fuente: EWTN

- Para más información, apunte aquí.

viernes, abril 21, 2006

Estudio sobre el "evangelio de Judas" completado

Amigos, he completado mi breve estudio sobre el llamado "evangelio de Judas" en inglés y en tres partes. Invito a todos a leerlo.

Parte I

Parte II

Parte III

martes, abril 18, 2006

Análisis del llamado "evangelio de Judas"

Amigos: en el blog en inglés de Vivificat! he comenzado un estudio breve del llamado "evangelio de Judas." Será en tres partes y quiero invitarles a que lean la primera parte aquí.

lunes, abril 17, 2006

"Fortaleceos en el Señor y en la fuerza de su poder"

¡Cristo ha resucitado! ¡En verdad, ha resucitado!

Amigos, espero todos hayan pasado un Triduo Pascual hermoso, tranquilo, y que descansados espiritualmente, tengan nuevas fuerzas para cargar la cruz cotidiana.

Leyendo las Sagradas Escrituras, me llamó la atención este pasaje de la carta del Apóstol San Pablo a los Efesios, Capítulo VI, versículos 10-18 (Biblia de Jerusalén). Quiero compartirlo con todos ustedes:
...Fortaleceos en el Señor y en la fuerza de su poder. Revestíos de las armas de Dios para poder resistir a las acechanzas del Diablo. Porque nuestra lucha no es contra la carne y la sangre, sino contra los Principados, contra las Potestades, contra los Dominadores de este mundo tenebroso, contra los Espíritus del Mal que están en las alturas. Por eso, tomad las armas de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y después de haber vencido todo, manteneros firmes. ¡En pie!, pues; ceñida vuestra cintura con la Verdad y revestidos de la Justicia como coraza, calzados los pies con el Celo por el Evangelio de la paz, embrazando siempre el escudo de la Fe, para que podáis apagar con él todos los encendidos dardos del Maligno. Tomad, también, el yelmo de la salvación y la espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios; siempre en oración y súplica, orando en toda ocasión en el Espíritu, velando juntos con perseverancia e intercediendo por todos los santos...
Si llegaramos a creer que no hay tal cosa como el "combate espiritual," el apóstol nos instruye a que repensemos esa mala creencia.

El infierno no es "otra gente," como decía el exitencialista galo Jean Paul Sartre. El infierno es el diablo y sus agentes, el estado del alma ausente de Dios. El infierno es donde la "otra gente" va a parar si no aman al Amor.

"Dime con quién andas y te diré quién eres." El dicho aplica también en la vida espiritual. Cúidate de la compañía que llevas en tu peregrinar, no sea que termines imitando a la mala compañía.

domingo, abril 16, 2006

¡Cristo ha Resucitado! ¡En Verdad ha Resucitado!

Exulten por fin los ángeles.
Que se asocien a la Fiesta los creyentes,
y por la victoria de Jesús sobre la muerte
salga el pregonero a las calles
anunciando la derrota del Hades.

Alégrese la madre naturaleza
con el grito de la luna llena:
que no hay noche que no acabe en día,
ni invierno que no reviente en primavera,
ni muerte que no dé paso a la vida;
ni se pudre una semilla
sin resucitar en cosecha.

Alégrese nuestra Madre la Iglesia
porque en la historia del mundo
siguen los hombres resucitando,
y abiertos con esperanza al futuro
confiesan a Cristo glorificado.

Esta es la noche del absoluto vacío
que la Palabra llenó creadora.
Esta es la noche de Abraham
en que el Cordero redime a Isaac
sobre la cumbre del monte Moria.

Esta es la noche de Egipto
con Moisés de caudillo,
un Pueblo peregrino a la libertad
y los esclavos vencedores del Esbirro.

¡Qué noche maravillosa:
Cristo subiendo del abismo
y la muerte muerta!
¡Qué maravilla de Dios:
entregando al Hijo
salvaste al esclavo!
¡Qué maravilla de amor:
porque hubo pecado
conocimos el perdón!
¿De qué nos sirviera nacer
si la muerte fuera nuestro destino?

Esta es la noche
en que cayeron dictaduras.
Esta es la noche
en que el avaro renunció a su fortuna.
Esta es la noche
en que el lascivo dejó la lujuria.
Esta es la noche
que acabó con viejas rupturas
engendradas en guerras añejas,
y encontró abrazados a hermanos
que riñeron por líos de herencias.

Esta es la noche que sacude conciencias,
quema los ídolos, despierta vocaciones,
alumbra virginidades, engendra esperanzas,
convierte en arados las espadas,
saca renacidos de las aguas,
alegra a los tristes, provoca adoradores,
descarga pistolas y derriba opresores.

Esta es la noche
que trae la Buena Noticia a los pobres,
abre los ojos de los ciegos,
libera a los prisioneros
y anuncia el perdón a los pecadores.

¡Sea bendito Nuestro Señor
que subiendo a la Cruz
y entrando en la muerte,
venció para siempre
los poderes del mal!

¡A gozar de la Luz...
rota la oscuridad...
victorioso de nuevo el Amor...!

sábado, abril 15, 2006

¡Bienvenidos todos a Vivificat!

Amigos de Puerto Rico, Latinoamérica, España y el mundo: en este Sábado Santo de la Vigilia Pascual quiero darles a todos una cálida bienvenida a mi bitácora o “blog” en lengua española, mi lengua materna, ¡Vivificat! que simplemente significa vivifica en Latín, tercera persona, presente perfecto. El título lo dice todo, pues simplemente quiero ser un instrumento del Espíritu de Cristo—un instrumento débil e imperfecto, sí—para vivificar, para darle vida a esta cultura tan enferma dentro de la cual vivimos.

A Uds. que han llegado a parar aquí, tal vez reflejados desde el sitio oscuro de nuestro hermano enfermo, haya sido por curiosidad, indignación, u otras razones, o simplemente porque sus correrías en la Red mundial los trajo aquí, enhorabuena.

Pues aquí no encontrarán una trinchera de combate petulante, dedicada a contestar los dimes de quienes pasiva o activamente se oponen a la Luz, con mis diretes. Lo que encontrarán aquí es una humilde obra que pretende echar algo de esa Luz en la oscuridad, algo de entendimiento en esta era donde a los hombres y mujeres nos cuesta pensar y con todo y eso nos consideramos “inteligentes.” En este sitio encontrarán a un hombre cargado de defectos y cansancios que trabaja todos los días para ganar su salvación. Aquí no verán a un genio intelectual e iconoclasta, sino a un siervo que no tiene nada original que decir. Todo lo dicho que merece decirse se encuentra en el Evangelio.

Somos lo que amamos; tomamos la imagen de lo querido, de lo amado. Si amamos lo feo, lo desfigurado, lo sucio y lo patético, eso seremos. Si amamos lo bello, bueno, lo verdadero, lo eterno, eso seremos. Y Dios es la Belleza, la Bondad, el Verdadero, y el Eterno, un remolino de Amor Tri-Personal que nos ama.

Dios es Amor. Todos somos preciosos para Él. No importa cuan hondo hayamos caído en la cuneta, Él siempre nos rescatará. Nunca podremos extraviarnos de su Amor, nunca.

Y yo soy siervo humilde e indigno del Señor que es Amor. Y con ese amor busco vencer al mundo porque al fin y al cabo, esa es su promesa: que Él ha vencido al mundo y por Él, con Él y en Él, nosotros venceremos también.

Husmeen por aquí, comenten, piensen pero por sobre todo, oremos. Oremos para no caer en la tentación, oremos por nuestra conversión constante y por nuestra sanación, oremos para vencer al mundo y para poder amar a nuestro prójimo como Él nos ama.

Bienvenidos a ¡Vivificat! Felices Pascuas de Resurrección a todos.

Obispo argentino denuncia conspiración anticatólica en los medios

Monseñor Aguer denunció una campaña contra la Iglesia con características de "conspiración"
BUENOS AIRES, abr 10 (DyN/Yahoo News) - Monseñor Héctor Aguer, Arzobispo de la Plata, ArgentinaEl arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer, denunció una campaña mundial contra la Iglesia católica que por la simultaneidad de los ataques, advirtió, ya tiene "las características de una conspiración".

"No se trata de episodios aislados, numerosos hechos recientes indican en su simultaneidad que se avanza contra el cristianismo en cuanto tal, atacando su centro vital con las características de una conspiración", alertó el prelado en una homilía por el Domingo de Ramos que se difundió hoy a través de medios católicos.

También consideró que "últimamente se ha desatado en todo el mundo una ola prepotente, impúdica de desprecio y odio a Jesucristo. No sólo a la Iglesia o a los cristianos, sino al mismo Cristo".

Monseñor Aguer sostuvo que "llama la atención la apatía, la lenidad, el sospechoso silencio ante los atentados contra la fe cristiana", y opinó que "parece que el cristianismo, y más específicamente el catolicismo puede ser atacado con impunidad".

El prelado platense dijo que, en cambio, cuando "se ataca siquiera levemente a la comunidad judía se activan con rapidez los mecanismos democráticos que censuran toda discriminación y se oponen a cualquier limitación de la libertad religiosa".

"Hace muy poco, la publicación de unas caricaturas de Mahoma desencadenó la ira de los fieles del Islam y muchas reacciones de crítica e indignación", acotó.

No obstante, el Arzobispo cuestionó "la flojedad, la desidia, la inacción de los cristianos que sufren sin chistar que se insulte a su Señor y que se manoseen las realidades más santas de la religión".

"Es una triste señal de cómo se ha debilitado la fe y su proyección en la cultura de pueblos que alguna vez se gloriaron de su vinculación filial con la Iglesia de Cristo", admitió.

Al enumerar situaciones que a su entender ratifican su posición, monseñor Aguer recordó que "en la revista Rolling Stone aparece un conocido rapero luciendo la corona de espinas", o que "un diario francés muestra una caricatura obscena del Señor y en la misma línea se ubican pinturas con alusiones sexuales exhibidas en una exposición en Londres".

El prelado platense consideró que "a las fabulaciones infames de 'El Código Da Vinci', que cobrarán nuevo impulso con la película de próximo estreno, se suma ahora el así llamado 'Evangelio de Judas', un escrito de la secta gnóstica de los cainitas, ya refutado por San Ireneo hacia el año 180".

"Acaba de ser presentado como si fuera una novedad por la National Geographic Magazine aprovechando la proximidad de la Semana Santa. Promete ser, también ésta, una fructífera operación económica", ironizó.

Monseñor Aguer sostuvo que "se puede añadir a esta lista las reiteradas profanaciones de la sagrada Eucaristía, las blasfemias contra la Santísima Virgen y las presiones crecientes, ubicuas, para desalojar de los lugares públicos las cruces y otros signos cristianos".
Estoy totalmente de acuerdo con el Obispo de la Plata. En estos tiempos las conspiraciones son fáciles de hilvanar, particularmente por parte de los poderes detrás de los medios informativos. Es solamente cuestión de enfatizar ciertas noticias, magnificar otros eventos y empequeñecer o poner bajo una injusta luz crítica aquellos que no convengan o que contradigan su agenda. Ellos se miran a sí mismos, a sus producciones y después hacen las decisiones de mercadeo que les lleve a generar más ingresos. Así es cómo ellos deciden la cosa y si eso ayuda a desprestigiar el cristianismo, pues mejor por todavía. No tienen por qué reunirse en un salón oscuro lleno de humo de puros y cigarrillos para planificar sus atropellos del cristianismo y de la fe católica.

Vi en la televisión, para que nadie me contara, el documental de la National Geographic sobre el llamado "evangelio de Judas" de principio a fin y quedé muy sorprendido que esta prestigiosa organización prestara su nombre para patrocinar semejante atropello. No le dedicaron nada más que dos minutos—lo más seguro que hasta menos—a las contraponencias, una protestante y una católica editadas de tal forma que parecían despachar el mal llamado "evangelio" de Judas apelando a la "fe" como otra opinión más, y no a la evidencia concreta y abundante existente que soslaya la autenticidad de este escrito.

Imagínense que los medios hiciesen algo así con el Corán. Monseñor Aguer está en lo correcto, pues las masas musulmanas, ya extendidas por toda Europa, reaccionarían como lo han venido haciendo, haciendo escantes y matando.

Pero los cristianos somos blanco fácil, pues los medios cuentan con que nosotros demos la otra mejilla. Somos eso, pero también vagos e indiferentes, tal vez ignorantes de nuestra propia religión, tal vez hasta hostiles a ella. Y así permitimos que ultraje tras ultraje socave la fe de nuestra gente sin hacer o decir nada al respecto.

Claro, que como todo buen obispo, Monseñor Aguer sufre de oposición, lo que es de esperarse. Pero cuando viene de su propio patio, pues verifica el dicho del Señor, ese que dice que nadie es profeta en su propia tierra.

En lo que respecta a la blogosfera hispana, la pedrada vino del bitacorista Polo Sur, residente en la misma diócesis de la Plata en la hermana República de Argentina, quien escribió con farisaica indignación:
Nuestro querido amigo, monseñor Aguer, ahora elucubró una "campaña" orquestada a manera de "conspiración" en contra de la Iglesia Católica.

Desde aquí le decimos a monseñor que cuando haya una campaña estaremos encantados de encabezarla y de conspirar con muchísimo gusto en contra de personajes de su calaña. Por ahora, que se quede tranquilo, que la que mejor conspira en contra de la Iglesia, es la Iglesia misma. Y todo por gente como él.
Es como yo digo, amigos, copiándome de Santa Teresa de Ávila, que somos cobardes para todo, excepto para desafiar a Dios. Para eso somos grandes machos.

Enhorabuena al Obispo de la Plata por su postura profética.

viernes, abril 14, 2006

Letanía de Reparación a Nuestro Señor en la Eucaristía

Amigos, por ahí anda en la blogosfera boricua otra alma oscura y triste regando blasfemias en contra de Dios, de su Iglesia, y particularmente en contra de la Sagrada Eucaristía. Las razones sicológicas que mueven a una persona a expresarse de este modo pueden ser complejas, por lo que hay que tenerles compasión e incluirlas en nuestras oraciones para su conversión, sanación y salvación.

A Dios nadie puede herirle en su naturaleza íntima ni con palabras ni con actos, con la excepción de aquella santa ocasión que hoy recordamos de la muerte de Jesucristo, Dios y Hombre. Aquellos que se levantan en palabras e imágenes contra Dios y contra su Ungido quieren demostrar su independencia y valentía ante las masas, para labrarse un sitial único, exaltado, exhibicionista. Son cobardes para todo, excepto para blasfemar a Dios. Para eso sí son bien machitos.

El agravio se repara mediante la oración y el amor, hacia Dios y hacia los demás. Oren conmigo privadamente esta letanía, y mientras pidamos perdón por nuestros propios pecados y faltas y nuestra conversión, pidamos también por la del "bloguero" en cuestión, que la Gracia le toque, y que sea sanado.

Señor, Ten piedad de nosotros.
Cristo, Ten piedad de nosotros.
Señor, Ten piedad de nosotros.
Cristo, Óyenos.
Cristo, Escúchanos.

(La respuesta es: Ten piedad de nosotros)

Dios Hijo, Redentor del mundo,
Santa Trinidad, un solo Dios,
Sagrada Hostia, ofrecida por la salvación de los pecadores,
Sagrada Hostia, anonadada en el altar para nosotros y por nosotros,
Sagrada Hostia, despreciada por los cristianos tibios,
Sagrada Hostia, signo de contradicción,
Sagrada Hostia, insultada por los blasfemos,
Sagrada Hostia, Pan de los ángeles, dado a los animales,
Sagrada Hostia, tirada en el lodo y pisoteada,
Sagrada Hostia, deshonrada por los sacerdotes infieles,
Sagrada Hostia, olvidada y abandonada en tus iglesias.

Sé misericordioso con nosotros, Perdónanos, oh Señor.
Sé misericordioso con nosotros, Escúchanos, oh Señor.

(La respuesta es: Te ofrecemos nuestra reparación)

Por el ultrajante desprecio de este maravilloso Sacramento,
Por tu extrema humillación en tu admirable Sacramento,
Por todas las comuniones indignas,
Por las irreverencias de los malos cristianos,
Por la profanación de tus santuarios,
Por los copones deshonrados y llevados a la fuerza,
Por las continuas blasfemias de los hombres impíos,
Por la impenitencia y traición de los herejes,
Por las conversaciones indignas en tus santos templos,
Por los profanadores de tus iglesias, a las que han profanado con sus sacrilegios,

Para que plazca aumentar en todos los cristianos la reverencia debida a este adorable Misterio, Te suplicamos, óyenos.

Para que te plazca manifestar el Sacramento de tu amor a los herejes,
Te suplicamos, óyenos.

Para que te plazca que los insultos de aquellos que te ultrajan sean más bien dirigidos hacia nosotros, Te suplicamos, óyenos.

Para que te plazca misericordiosamente recibir esta nuestra humilde reparación,
Te suplicamos, óyenos.

Para que te plazca hacer nuestra adoración aceptable a Ti,
Te suplicamos, óyenos.

Hostia Pura, Escucha nuestra oración.
Hostia Santa, Escucha nuestra oración.
Hostia Inmaculada, Escucha nuestra oración.

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, Perdónanos, oh Señor.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, Escúchanos, oh Señor.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, Ten misericordia de nosotros.

Señor, ten piedad de nosotros. Cristo, ten piedad de nosotros.
V. Mira, oh Señor, nuestra aflicción,
R. Y da gloria a tu Santo Nombre.

Oremos

Señor Jesucristo, que te dignas permanecer con nosotros en tu maravilloso Sacramento hasta el final del mundo, para darle a tu Padre, por la memoria de tu Pasión, gloria eterna, y para darnos a nosotros el Pan de vida eterna: concédenos la gracia de llorar, con corazones llenos de dolor, por las injurias que Tú has recibido en este Misterio adorable, y por los muchos sacrilegios que cometen los impíos, los herejes y los católicos. Inflámanos con deseo ardiente de reparar todos estos insultos a los que, en tu infinita misericordia, has preferido exponerte antes que privarnos de tu Presencia en nuestros altares. Tú, que con Dios Padre y el Espíritu Santo vives y reinas, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén

Hoy observamos el Viernes Santo de la Pasión de Nuestro Señor

Icono de la CrucifixiónLa tarde del Viernes Santo presenta el drama inmenso de la muerte de Cristo en el Calvario. La cruz erguida sobre el mundo sigue en pie como signo de salvación y de esperanza.

Con la Pasión de Jesús según el Evangelio de Juan contemplamos el misterio del Crucificado, con el corazón del discípulo Amado, de la Madre, del soldado que le traspasó el costado.

San Juan, teólogo y cronista de la pasión nos lleva a contemplar el misterio de la cruz de Cristo como una solemne liturgia. Todo es digno, solemne, simbólico en su narración: cada palabra, cada gesto. La densidad de su Evangelio se hace ahora más elocuente.

Y los títulos de Jesús componen una hermosa Cristología. Jesús es Rey. Lo dice el título de la cruz, y el patíbulo es trono desde donde el reina. Es sacerdote y templo a la vez, con la túnica inconsútil que los soldados echan a suertes. Es el nuevo Adán junto a la Madre, nueva Eva, Hijo de María y Esposo de la Iglesia. Es el sediento de Dios, el ejecutor del testamento de la Escritura. El Dador del Espíritu. Es el Cordero inmaculado e inmolado al que no le rompen los huesos. Es el Exaltado en la cruz que todo lo atrae a sí, por amor, cuando los hombres vuelven hacia él la mirada.

La Madre estaba allí, junto a la Cruz. No llegó de repente al Gólgota, desde que el discípulo amado la recordó en Caná, sin haber seguido paso a paso, con su corazón de Madre el camino de Jesús. Y ahora está allí como madre y discípula que ha seguido en todo la suerte de su Hijo, signo de contradicción como El, totalmente de su parte. Pero solemne y majestuosa como una Madre, la madre de todos, la nueva Eva, la madre de los hijos dispersos que ella reúne junto a la cruz de su Hijo. Maternidad del corazón, que se ensancha con la espada de dolor que la fecunda.

La palabra de su Hijo que alarga su maternidad hasta los confines infinitos de todos los hombres. Madre de los discípulos, de los hermanos de su Hijo. La maternidad de María tiene el mismo alcance de la redención de Jesús. María contempla y vive el misterio con la majestad de una Esposa, aunque con el inmenso dolor de una Madre. Juan la glorifica con el recuerdo de esa maternidad. Ultimo testamento de Jesús. Ultima dádiva. Seguridad de una presencia materna en nuestra vida, en la de todos. Porque María es fiel a la palabra: He ahí a tu hijo.

El soldado que traspasó el costado de Cristo de la parte del corazón, no se dio cuenta que cumplía una profecía y realizaba un último, estupendo gesto litúrgico. Del corazón de Cristo brota sangre y agua. La sangre de la redención, el agua de la salvación. La sangre es signo de aquel amor más grande, la vida entregada por nosotros, el agua es signo del Espíritu, la vida misma de Jesús que ahora, como en una nueva creación derrama sobre nosotros.

- Fuente: ACIPrensa

miércoles, abril 12, 2006

Buscan definir el matrimonio constitucionalmente en Pensilvania mediante enmienda

La asamblea legislativa del estado de Pensilvania considera enmienda constitucional reconociendo la sola validez legal del matrimonio tradicional.

El mismo proceso debe de realizarse en Puerto Rico
Solamente el matrimonio contraído por un hombre y una mujer será tenido por válido o reconocido como matrimonio [propio] en este estado ["Commonwealth"], y ni el estado ni ninguna de sus divisiones políticas podrán crear o reconocer un estatus legal idéntico o substancialmente equivalente al matrimonio para individuos solteros.
Así lee una enmienda constitucional propuesta ante el Senado y la Cámara de Representantes de Pensilvania. El proyecto de ley y la enmienda merecen nuestro apoyo. Les diré por qué.

Primero, porque la unión seudo-conyugal entre personas del mismo sexo contradice la naturaleza del matrimonio ya que esta no se basa en la complementariedad natural que existe entre lo masculino y lo femenino. Este tipo de unión es incapaz de cooperar con Dios en la creación de una nueva vida y por esto, el propósito natural de la unión sexual se troncha en este tipo de unión. Quienes viven dentro de uniones del mismo sexo no viven en una verdadera unión conyugal. Por esto, su relación no se puede equiparar al matrimonio.

Segundo, la institución del matrimonio merece la protección plena del estado. Esto lo explica muy bien un documento publicado por a Conferencia de Obispos Católicos de los EE.UU. ("USCCB" por sus siglas en inglés), titulado, "Entre el hombre y la mujer: preguntas y respuestas acerca del matrimonio y las uniones del mismo sexo":
El matrimonio es el marco fundamental de relaciones masculinas y femeninas, pues modela el modo en que mujeres y hombres viven de manera interdependiente y dedicada, por todo su vida, a buscar el bien mutuo. Esta es la contribución fundamental que el matrimonio ofrece a la sociedad.

La unión marital también provee las mejores condicione para la crianza de la prole, específicamente, la relación amorosa y estable entre la madre y el padre que solamente existe dentro del matrimonio. El estado, mediante sus leyes, reconoce acertadamente esta relación como una institución pública porque la relación marital contribuye única y esencialmente al bien común.

Las leyes juegan un papel educacional del modo en que estas afectan los patrones [generales] de pensamiento y comportamiento, delineando de modo particular lo que la sociedad encuentra permisible y aceptable. En efecto, concederle el estatus legal de "matrimonio" a las uniones del mismo sexo sería lo mismo que aprobar la actividad homosexual de manera oficial y pública, tratándola como si esta fuese neutral desde el punto de vista moral.

Redefinir el matrimonio y elevar otras relaciones a un nivel de equivalencia devalúa y debilita esa institución [social]. Esa debilitación del matrimonio, que ha tomado lugar en todos los niveles y realizadas por varias fuerzas, ya ha extraído un alto costo social.
Finalmente, el proceso legislativo que llevará eventualmente a la adopción de esta enmienda frustra las intenciones de aquellos activistas judiciales que procuran legislar desde su cátedra y la de los ingenieros sociales que buscan imponer su agenda sobre un público mal informado al respecto.

No me sorprende, pues, que varios grupos ya se hayan manifestados contra la enmienda propuesta. Alan M. Feldman, canciller de la Asociación de Abogados de Filadelfia, ha tildado la enmienda como una "apurada y mal concebida." Stacy Sobel, directora ejecutiva del Centro de Derechos Civiles de Lesbianas y Gay de la misma ciudad dijo que el mensaje que la enmienda "…le dice a algunos ciudadanos de nuestro estado que ellos no son iguales [que los demás], que carecen de los mismos derechos, responsabilidades y beneficios disfrutados por los demás, y que eso no importa."

Ninguna de esas objeciones examinan el núcleo del asunto y eso es que el costo personal y colectivo de la actividad homosexual no ha sido analizado detenidamente debido a la apatía, timidez, y adherencia equivocada a los principios de pureza política ("political correctness) por parte de los políticos, los medios, y una gran parte del público.

Redefinir la familia tradicional de modo de que esta se ajuste al molde de las relaciones entre personas del mismo sexo extendería los problemas intrínsecos de estas relaciones al resto de la sociedad. Por esto se justifica el interés del estado en proteger el papel que la familia tradicional juega como la célula básica de la sociedad.

El documento de la USCCB expresa este punto muy bien:
No es injusto negarle reconocimiento legal a las uniones del mismo sexo porque el matrimonio y las uniones del mismo sexo son, esencialmente, realidades diferentes. De hecho, la justicia exige que la sociedad niegue ese reconocimiento. El estado tiene la obligación de promover la familia, la cual está basada en el matrimonio. Por lo tanto, el estado puede dotar a las familias de ciertos derechos y beneficios que no le otorga a otros. En el último término, la estabilidad y el florecimiento de la sociedad depende de la estabilidad y el florecimiento de una vida familiar saludable.

El reconocimiento legal del matrimonio, incluyendo los beneficios asociados a este, no solamente derivan del compromiso y la entrega personal, sino también del compromiso social que los cónyuges realizan para el bienestar de la sociedad.

Sería erróneo redefinir el matrimonio con el sólo objeto de concederle beneficios a aquellos que no pueden casarse de manera lícita.
Adoptar esta enmienda detendría a jueces y a abogados activistas que buscan de cualquier modo de imponer su visión minoritaria sin consultar la voluntad popular.

La enmienda protegería los derechos de las familias tradicionales a existir sin molestias de los dictados arbitrarios del estado.

Por el bien de las familias del estado de Pensilvania, apoyemos sin cambio alguno la enmienda constitucional que limita el reconocimiento legal del estado al matrimonio entre un solo hombre y una sola mujer.

Fuente.

domingo, abril 09, 2006

La Cruz es el verdadero árbol de la vida

El Papa Benedicto XVI nos dice hoy, Domingo de Ramos.

Papa Benedict XVI - Fuente: ACI PrensaVATICANO, 09 Abr. 06 (ACI).- Hoy a las 9:30 (hora local), el Papa Benedicto XVI celebró el Domingo de Ramos ante decenas de miles de fieles reunidos en la Plaza de San Pedro y recordó que, contra lo que hoy enseña el mundo, el verdadero árbol de la vida es la Cruz de Cristo.

El Santo Padre resaltó en su homilía la centralidad de la Cruz, y tras señalar que “hubo un periodo en el cual se despreciaba al cristianismo a causa de la Cruz”, afirmó que “justamente la Cruz es el verdadero árbol de la vida”.

El Pontífice identificó en afirmaciones como: “la Cruz habla de sacrificio”, “la Cruz es signo de negación de la vida”, “nosotros queremos la vida entera sin restricciones y sin renuncias”, “no nos dejemos limitar por preceptos y prohibiciones”, el lenguaje del demonio que nos dice: “¡No os dejéis asustar! ¡Comed tranquilamente de todos los árboles del jardín!”.

Asimismo, el Pontífice destacó que el evangelio de la Misa de hoy hace ver que Cristo “no llega en una extravagante carroza real, en caballo como los grandes del mundo, sino sobre un asno prestado”, y que con esto daba cumplimiento a la profecía de Zacarías: “¡No temas, hija de Sión! ¡Mira que viene tu Rey montado en un pollino de asna!”.

Seguidamente, el Papa agregó que “para comprender el significado de la profecía, y así el mismo actuar de Jesús, debemos escuchar el texto íntegro de Zacarías, que continúa así: ‘Él suprimirá los cuernos de Efraín y los caballos de Jerusalén; será suprimido el arco de combate, y él proclamará la paz a las naciones. Su dominio irá de mar a mar y desde el Río hasta los confines de la tierra’”.

Rey de los pobres

Su Santidad continuó con una explicación a lo largo de tres pasos. El primero afirma que el Mesías “será un rey de los pobres, un pobre entre los pobres y para los pobres”.

“La pobreza –dijo el Papa– se entiende como aquella de los anawim de Israel, de aquellas almas creyentes y humildes que encontramos en torno a Jesús. Uno puede ser materialmente pobre, pero puede tener el corazón lleno de avaricia de la riqueza y del poder que deriva de la riqueza. Justamente por el hecho de vivir en la envidia y en la avaricia demuestra que él, en su corazón, pertenece a los ricos. Desea cambiar la repartición de los bienes para llegar a estar él mismo en la situación de los ricos”.

“La pobreza en el sentido de Jesús –prosiguió– presupone sobre todo la libertad interior de la avaricia del poder y del desorden por el poder. Se trata de una realidad más grande que una simple repartición diversa de bienes, que se quedaría en el campo material, dejando los corazones más duros. Se trata sobre todo de la purificación del corazón, gracias a la cual se reconoce el poseer como una responsabilidad, como un deber hacia los otros, poniéndose bajo los ojos de Dios y dejándose guiar por Cristo”.

“La libertad interior es el requisito para la superación de la corrupción y la avaricia que devastan el mundo; tal libertad puede ser encontrada solo si Dios se convierte en nuestra riqueza; puede ser encontrada solamente en la paciencia de las renuncias cotidianas, en las cuales ella se desarrolla como libertad verdadera”.

Rey de la paz

A continuación, Benedicto XVI reflexionó sobre el hecho que el Mesías esperado será “un rey de paz: Él hará desaparecer los carros de guerra y los caballos de batalla, partirá los arcos y anunciará la paz. En la figura de Jesús esto se concretiza mediante el signo de la Cruz”.

“La Cruz –agregó– es el arco partido, en un cierto modo, el verdadero arco iris de Dios, que une el cielo y la tierra y tiende un puente sobre los abismos entre los continentes. La nueva arma, que Jesús nos da en las manos, es la Cruz signo de reconciliación, signo del amor que es más fuerte que la muerte”.

Más adelante dijo que “cada vez que hacemos el signo de la Cruz debemos recordar de no oponer a la injusticia otra injusticia, a la violencia otra violencia, recordar que solamente podemos vencer el mal con el bien y jamás dando mal por mal”.

La universalidad

Al referirse al tercer tema, el "preanuncio de la universalidad", el Pontífice dijo que “el reino del rey de la paz se extiende ‘de mar a mar… hasta los confines de la tierra’. Superando toda delimitación, Él, en la multiplicidad de las culturas, crea unidad. Penetrando con la mirada las nubes de la historia, vemos aquí emerger las redes de las comunidades eucarísticas que abrazan todo el mundo, una red de comunidades que constituyen el ‘Reino de la paz’ de Jesús”.

“Cristo domina haciéndose Él mismo nuestro pan y donándose a nosotros. Es en este modo que Él construye su Reino”, dijo el Papa.

Tras haber desarrollado el triple mensaje del profeta, el Santo Padre reflexionó en torno al grito de la gente: “¡Bendito quien viene en el nombre del Señor!”.

“En Jesús –prosiguió diciendo– reconocen a Aquel que verdaderamente viene en el nombre del Señor y lleva la presencia de Dios en medio de ellos. Este grito de esperanza de Israel, esta aclamación a Jesús durante su ingreso a Jerusalén, con buena razón se ha convertido en la Iglesia la aclamación a Aquel que, en la Eucaristía, viene a nuestro encuentro en un modo nuevo”.

Finalmente, el Santo Padre afirmó que en la Eucaristía “saludamos a Aquel que, en carne y sangre, ha llevado la gloria de Dios sobre la tierra. Saludamos a Aquel que ha venido y todavía permanece siempre Aquel que debe venir. Saludamos a Aquel que en la Eucaristía viene siempre nuevamente a nosotros en el nombre del Señor uniendo de este modo en la paz de Dios los confines de la tierra”.

lunes, abril 03, 2006

Los católicos con responsabilidades públicas están «cerrados»

Barcelona celebra la primera Convención de Católicos y Vida Pública.

BARCELONA, lunes, 3 abril 2006 (ZENIT.org).- El arzobispo de Barcelona, monseñor Lluís Martínez Sistach, intervino este domingo en la clausura de la I Convención de Católicos y Vida Pública celebrada en esta ciudad para sacudir la conciencia de los cristianos con responsabilidades públicas.

El arzobispo constató ante más de 220 congresistas, y ante la audiencia que siguió el congreso por Internet, que «el orden social debe estar dirigido al bien común y los católicos con responsabilidades públicas deben tener la determinación de hacer posible esto, ya que los laicos están cerrados y deben abrirse con su identidad cristiana en la vida social».

En esta línea insistió en que «las responsabilidades políticas deben estar dirigidas al bien común para crear las condiciones necesarias que permitan a las familias alcanzar su propia perfección».

«La política asume un papel principal en la ejecución de estos principios », señaló, de manera que «los católicos no han de reprimir su identidad ética y moral en este aspecto», pues están llamados a «la globalización social de la solidaridad».

Finalmente afirmó que «ningún político cristiano debe dejar que la moral substituya al Estado pero tampoco que el Estado sea contramoral. Los políticos católicos son libres pero han de estudiar las necesidades da la sociedad filtradas por la moral ética y moral de la Doctrina sin complejos».

En la Convención intervino el embajador de Hungría en España, asesor para Asuntos Europeos del primer ministro de Hungría y presiente de la Cruz Roja de Hungría, Jorge de Habsburgo, para afirmar que «la Iglesia no puede hacer lobbing directo, pero hay bastantes ONG que podrían hacerse oír en las Instituciones de la UE y especialmente en el Parlamento Europeo».

De Habsburgo hizo estas afirmaciones tras lamentar que, en su amplia experiencia en el Parlamento Europeo (desde 1979) ha «faltado un lobby eficaz para defender a los valores cristianos y combatir todo lo que va en contra de nuestras convicciones».

En esta línea, el embajador de Hungría en España, comentó que el problema es que «muchos diputados y funcionarios europeos tienen miedo a decir que son cristianos, católicos y que respetan al Papa». En esta línea ha animado a los católicos «a mantener el contacto con nuestros representantes en la UE, e informarles de las ONG católicas que necesitan apoyo». «No se imaginan la importancia de una carta a un diputado», afirmó, «hay que mantenerse activo y en un contacto vivo»

El rector de la Universitat Abat Oliba CEU, Josep Maria Alsina, subrayó la importancia de que «los cristianos representen a la identidad católica en la vida social y que ganen su derecho a elegir libremente».

En este sentido, destacó la necesidad de que «aquellos que tienen responsabilidades en la vida pública no deben tener miedo a ejercer sus responsabilidades con una ética adecuada a las necesidades sociales y a las indicaciones de la Doctrina Social de la Iglesia».

La I Convención de Católicos y Vida Pública, se celebró de viernes a domingo en la Universidad Abat Oliba CEU.

Entre otras personalidades participaron el arzobispo de Tarragona, monseñor Jaume Pujol Balcells, el catedrático de filosofía de la cultura de la Universidad Católica de Lublin, Piotr Jaroszynski, el Catedrático de Teoría Económica de la Universidad de Barcelona, el Abogado del Estado y Vicepresidente de coordinación parlamentaria de Unió Democràtica de Catalunya, Manuel Silva, y el vicepresidente del Parlamento Europeo, Mario Mauro.

Más información en www.convenciocatolics.uao.es