viernes, febrero 24, 2006

El Papa alienta a los diáconos permanentes a responder a las nuevas pobrezas

Primer discurso dirigido a este ministerio específico

CIUDAD DEL VATICANO, jueves, 23 febrero 2006 (ZENIT.org).- En su primera intervención específicamente dirigida a diáconos permanentes, Benedicto XVI les ha alentado a anunciar la verdad con la caridad, respondiendo en particular a las nuevas pobrezas.

El Papa recibió el 18 de febrero a los casi 90 diáconos permanentes de la diócesis de Roma para celebrar el vigésimo quinto aniversario del restablecimiento de este ministerio en esta Iglesia, tras la decisión tomada por el Concilio Vaticano II.

En el discurso que les dirigió, el Santo Padre constató que «en estos años han emergido nuevas formas de pobreza: muchas personas, de hecho, han perdido el sentido de la vida y no poseen una verdad sobre la cual construir la propia existencia; muchos jóvenes piden encontrar hombres que les sepan escuchar y aconsejar en las dificultades de la vida».

«Junto a la pobreza material, nos encontramos también con una pobreza espiritual y cultural», añadió agradeciendo a los diáconos el trabajo que realizan en Roma, particularmente en la pastoral bautismal y familiar.

Sed «diáconos de la Verdad que hace libres, y llevaréis a los habitantes de esta ciudad a encontrarse con Jesucristo», les recomendó.

«Acoger al Redentor en su propia vida es para el hombre fuente de una alegría profunda, una alegría que puede donar la paz incluso en los momentos de prueba --constató--. Sed, por tanto --recomendó--, servidores de la Verdad para llevar la alegría que Dios quiere dar a cada hombre».

Según el obispo de Roma, «no es suficiente anunciar la fe sólo con palabras» es «necesario acompañar el anuncio del Evangelio con el testimonio concreto de la caridad».

«El ejercicio de la caridad pertenece desde el inicio al ministerio diaconal», aclaró, en referencia a los primeros siete diáconos, que fueron elegidos, según narran los Hechos de los Apóstoles, para servir a los más necesitados, en particular a las viudas.

«Hay muchos pobres», reconoció, «que tocan a las puertas de las comunidades parroquiales para pedir una ayuda necesaria para superar momentos de grave dificultad».

«Acoged a estos hermanos con gran cordialidad y disponibilidad, y tratad, en la medida de lo posible, de ayudarles en sus necesidades», les aconsejó.

En 2004 en el mundo había 32.324 diáconos permanentes, un crecimiento impresionante si se tiene en cuenta que en 1978 no eran más que 5.562.

Según datos de la última edición del «Anuario Pontificio», están presentes sobre todo en América del Norte y en Europa, con un porcentaje mundial del 47,3% y del 32,3%. Entre 2003 y 2004 crecieron en un 2,5%.

Ejemplo de apoyo mutuo entre dos "blogueros" católicos

Amigos, mis colegas Romualdo Olazábal y Noemí Cotto, editores de la bitácora ("blog") Apuntes del Camino, me han hecho el favor de pasquinar un escrito mío en su blog, titulado Llamado de un católico a la resistencia cultural. La idea es darnos a conocer a las audiencias del otro. A su debido tiempo, un artículo escrito por Romualdo o Noemí --o por ambos --aparecerá publicado en este blog. Gracias a los amigos Romualdo y Noemí por su generosidad.

miércoles, febrero 22, 2006

Un Papa eterno

George Weigel

Papa Juan Pablo MagnoUna fresca noche de enero de 1997, el papa Juan Pablo II me invitó a cenar a su departamento en el Vaticano para continuar nuestras conversaciones, pues estaba yo escribiendo su biografía. Como ya era costumbre, me recibió en un salón pequeño; luego me llevó a su modesto comedor y, mientras nos sentábamos a la mesa, me preguntó por mi familia y por algunos amigos que teníamos en común. Su personalidad natural y sencilla facilitaba la charla, aunque le interesaba mucho más saber lo que pensaban sus invitados que exponer sus propias opiniones. Una vez le dije que, si bien entendía y apreciaba que protegiera su privacidad, me vería obligado a invadirla para poder escribir su biografía. Él se encogió de hombros, sonrió y coincidió en que cada uno de los dos tenía un trabajo: el mío era preguntar, y el suyo, responder.

Frente a una frugal cena acompañada de buenos vinos de la región, nos pusimos a hablar de la Segunda Guerra Mundial y el efecto que tuvo sobre el joven Karol Wojtyla. Los nazis estaban decididos a “borrar” a Polonia del mapa de Europa. Yo quería saber qué huella había dejado aquella dura experiencia en el hombre que llegaría a ser papa.

A Juan Pablo no le gustaba recordar esos tiempos, porque habían sido de los más difíciles de su existencia: tenía que andar kilómetros entre las inclemencias del invierno para partir rocas en una cantera; conseguir comida y medicinas para su padre anciano y enfermo (que iba a morir en febrero de 1941); arriesgar la vida ayudando a dirigir una compañía de teatro clandestina que era parte de la resistencia cultural contra la Ocupación; prepararse para el sacerdocio en un seminario que funcionaba a escondidas en casa del arzobispo de Cracovia. Sin embargo, el Papa me habló abiertamente sobre esa época cruel, y al terminar de cenar le pregunté:

—Santo Padre, ¿qué aprendió de aquellos días?

Su respuesta fue breve y al grano:

—Participé en la gran experiencia de mis contemporáneos: la humillación a manos del mal.

- Por favor, siga leyendo aquí.

domingo, febrero 19, 2006

El Papa Benedicto le escribe a la Iglesia en Cuba

Carta del Papa en el vigésimo aniversario del Encuentro Nacional Eclesial Cubano

Enviada al cardenal Jaime Lucas Ortega y Alamino


Al Señor Cardenal
Jaime Lucas Ortega y Alamino
Arzobispo de San Cristóbal de La Habana y
Presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba

Papa Benedict XVICon ocasión de la celebración XX aniversario del Encuentro Nacional Eclesial Cubano (ENEC), deseo enviar a los Obispos, así como a los sacerdotes, personas consagradas y fieles laicos de esa querida nación, un afectuoso saludo, haciéndoles presente también mi cercanía espiritual para impulsar sus tareas evangelizadoras.

La realidad humana está llena de acontecimientos que estamos invitados a vivir como salvíficos, pues el tiempo y la historia están poblados por la presencia divina que alienta y fortalece. Por eso, cuando ustedes en este aniversario reflexionen sobre lo vivido, tendrán que acercarse a esta realidad como camino de promesas y salvación, que han de recorrer con paso cuidadoso y compasivo, para descubrir en la experiencia los signos y las señales del Dios vivo que camina con ustedes. Sí, que camina con todos los que viven en esa tierra, creyentes y no creyentes, los cercanos y los lejanos, los que siembran y los que desparraman, porque todos están invitados a la fiesta de la vida que el Padre nos regala.

A este respecto, en esa reflexión de aniversario, sería bueno recordar especialmente aquella palabras que mi predecesor, el Papa Juan Pablo II, pronunció en su visita a esa tierra querida: «Que Cuba se abra al mundo y el mundo se abra a Cuba», una apertura que exige examinar primero cómo abrir el corazón y el entendimiento a las cosas de Dios; cómo abrirse mutuamente quienes conviven, creyendo y confiando unos en otros, aunque haya diferencias de modos de pensar o creencias; y en fin, cómo abrirse al ámbito mundial, con los retos de sus posibilidades y sus dificultades al mismo tiempo.

Sólo haciéndolo desde la mirada de Dios, una mirada amorosa, se podrá llegar a la verdad de cada persona, de cada grupo y de cuantos viven en una misma tierra. Mucho ha de ayudar en este camino emprendido la experiencia de oración de cada cristiano, en el silencio y la humildad del trabajo cotidiano, en la fidelidad a la fe profesada, en el anuncio implícito o explícito del Evangelio. Y mucho ayudará también el amor entrañable de la mayoría de los cubanos a la Madre de la Caridad del Cobre, Patrona de esa tierra desde hace tanto tiempo, que acompaña a sus moradores con ternura de madre.

A ella encomiendo esos encuentros en torno al XX aniversario del ENEC, para que su cercanía aliente la esperanza, y su intercesión ante su divino Hijo obtenga el don del afianzamiento en la fe en esa porción del Pueblo de Dios. Con estos sentimientos, imparto de corazón a todos los participantes, así como a las diversas Comunidades eclesiales de Cuba, la Bendición Apostólica.
Vaticano, 2 de febrero de 2006.

BENEDICTUS PP. XVI

Fuente: Zenit.org

miércoles, febrero 15, 2006

Más recursos sobre el Opus Dei

Amigos, el proyecto de mi colega español Antonio González de catalogar y compartir sus experiencias como numerario del Opus Dei ha tenido tanta acogida que el joven ha tenido que expandir el alcance de su obra. Antonio ahora mantiene otros dos sitios-Web que actúan como repositorios de información del Opus Dei. El primero es una versión estática de su blog, también titulada Soy del Opus Dei. Su segundo proyecto es un Directorio de Páginas Relacionadas con el Opus Dei. He incluido ambos enlaces en mi directorio local de enlaces favoritos, en la sección de Portales en Español.

lunes, febrero 13, 2006

Homosexual célibe describe sus experiencias

Que la cuestión no es como la pintan.


Amigos, Ronald G. Lee, una persona homosexual que ha decidido vivir una vida célibe de acuerdo con las enseñanzas de la Iglesia, ha escrito un potente ensayo en el New Oxford Review, titulado The Truth About the Homosexual Rights Movement (La Verdad Acercal del Movimiento Homosexualista). Pueden leer una copia extraoficial en inglés en el Foro de Discusión Religiosa de Free Republic.

El artículo es devastador, ya que pone en relieve la agenda, estrategia y prácticas deshonestas de los defensores de los "derechos civiles" que dicen son inherentes a las personas de inclinación homosexual, no por ser seres humanos, sino por ser homosexuales.

El ensayo es de gran relevancia, ya que devela la mentira de quienes se refieren a la existencia de tal agenda como algo "supuesto." ¡No te dejes engañar!

Trabajo en una traducción al español. Tan pronto la acabe y obtenga los permisos necesarios, la publicaré aquí.

sábado, febrero 11, 2006

Se podría desintegrar la comunión anglicana

Tarde o temprano, la Iglesia Episcopal en Puerto Rico se verá afectada.

Amigos, nos informa ACIPrensa:

“Obispas” causarían éxodo de clérigos anglicanos a Iglesia Católica

Logotipo de la Comunión AnglicanaLONDRES, 12 Jul. 05 (ACI).- Un clérigo de la iglesia anglicana advirtió que junto a unos 800 colegas abandonarían su comunidad e ingresarían a la Iglesia Católica, si es que los líderes de la comunión anglicana aprueban la ordenación episcopal de mujeres.

El obispo anglicano de Ebbsfleet, Andrew Burnham, hizo el anuncio poco antes de la celebración del sínodo de los obispos anglicanos en York, al norte de Inglaterra, que ayer aprobó por 41 votos contra 6 la ordenación episcopal de mujeres.
Burnham también propuso la creación de una tercera provincia anglicana en el país, además de Canterbury y York, donde sólo existan obispos hombres. Sin embargo, todo parece indicar que esta propuesta, apoyada también por el obispo anglicano de Fulham, John Broadhurst, no tendría respaldo y el éxodo hacia la Iglesia Católica comenzaría pronto.

En 1994 los anglicanos introdujeron la ordenación sacerdotal de mujeres y poco después unos 400 clérigos anglicanos se convirtieron al catolicismo.
La Iglesia Episcopal de Puerto Rico es parte integral de la Iglesia Episcopal de los EE.UU., la cual ha venido perdiendo membresía durante los últimos 50 años por su posición acomodaticia hacia la ordenación sacerdotal y episcopal de mujeres y más recientemente, de homosexuales practicantes.

Escudo de la Iglesia Episcopal de los EE.UU.ACIPrensa nos informó hace un año que
"El anglicanismo está al borde de la implosión", de acuerdo al arzobispo anglicano de York, David Hope, quien declaró al diario The Telegraph, que a raíz de la ordenación de un obispo activamente homosexual, la iglesia anglicana está “al borde de la implosión”

Hope, considerado el segundo hombre más importante de los anglicanos, señaló que “el mensaje fundamental cristiano” de su iglesia “corre peligro de perderse” por culpa de las diferencias surgidas en torno a la ordenación de mujeres y, especialmente la ordenación de homosexuales activos.

Según Hope, las luchas internas de la comunión anglicana a raíz de estos temas morales están “haciendo que se aparten de ella jóvenes y mayores”.

Según el arzobispo anglicano, la comunión anglicana debería primero en concentrarse en temas “urgentes” como “la doctrina cristiana de creación, redención y la santificación”.

“Si uno va a un hospital donde hay personas que están muriéndose –señaló como ejemplo-, no le preguntan a uno si está a favor de la ordenación de mujeres o si eres homosexual o ese tipo de cosas. Lo importante es la labor que realizan esas personas”.

El arzobispo reconoce en la entrevista que una relación homosexual activa es inaceptable desde el punto de vista de la tradición cristiana, y señaló que la vida cristiana está llena de exigencia: “yo y muchos otros clérigos tenemos que luchar diariamente para vivir según los Evangelios”, explicó.
Yo añado que después de un año, los líderes anglicanos no han escarmentado. Ya los obispos anglicanos de Africa y Asia se les han ido en contra de los sabelotodos de Inglaterra, Canadá y los EE.UU. pero a estos ni les va ni les viene. Ellos harán lo que les dé la gana "en nombre de Jesús."

Escudo de la Iglesia Episcopal PuertorriqueñaEn Puerto Rico, esta denominación merece cierta suspicacia ya que esta se cantaba como "una rama de la iglesia católica-universal," y como "católicos y protestantes al mismo tiempo," un reclamo que es confuso de por sí, pero ahora más confuso aun debido a su asociación con la Iglesia Episcopal continental, cuyos compromisos con la posmodernidad la han llevado a ser un ente sectario protestante más. Los creyentes episcopales en Puerto Rico que todavía se atienen a las demandas morales del Evangelio deben de ponerse en guardia ante la avalancha de enseñanzas falsas que se les aproxima. Pronto tendrán que escoger entre Moloch y Dios.

- Más información relacionada en ACIPrensa.