lunes, octubre 31, 2005

Mis Pasiones y Temas Recurrentes

Amigos, debí de haber dicho esto desde el principio, pero nunca es tarde cuando la dicha es buena. Estos son los temas y asuntos de todos mis artículos y que recurrirán regularmente explícita o implícitamente:
La Fe - Es el eje, el fulcro que uso para mover todo los demás. A mí se me hace difícil definirla porque mi fe está tan entrelazada con mi experiencia de Dios en Cristo. Es una realidad que me mueve a santificar lugares, tiempos, objetos, personas, relaciones personales, y a mí mismo como persona. La fe es un punto de encuentro con Dios en toda persona, lugares circunstancias, y dentro de mí mismo. La fe es algo que irradia en palabra y obra pero que no es un mero sentimiento; es un acto de la voluntad, una decisión de ver a Dios en Cristo en todo. La fe es un punto de partida, porque se origina en Dios y también es la meta, porque Dios mismo es esa meta. El hecho de que mi fe es en Dios en Cristo es lo que la hace cristiana, en contradistinción de todas las demás.

Creencias - Eso es el contenido de mi fe, su expresión formal en palabra y obra. Es algo que me afecta, a veces consciente, a veces inconscientemente. Mis creencias deben de ser vistas algo así como "los ropajes" de mi fe. A sus efectos, como la forma de la Liturgia, la materia y forma de los sacramentos, el Credo, las oraciones y bendiciones formales, los sacramentales, las obras de misericordia, son "objetos de fe" de diversa importancia, pero todos ellos forman y forjan la fe y dan a esta su expresión externa. La fe y las creencias van de la mano a través de la historia y muchas veces cambiar las creencias ha resultado imposible debido a que estas impactan el contenido y significado de la fe. Aunque establece una correctiva ante toda demanda arbitraria para cambiar el contenido y expresión de la fe, han habido prejuicios históricos, étnicos y culturales que ha ascendido al nivel de creencias y estas han servido para perpetuar actitudes dañinas o para absolutizar aquellas disciplinas o estructuras eclesiásticas que el tiempo ha dejado obsoletas. Puedes leer aquí la expresión de mi fe.

Ortodoxia - Significa "recta doctrina, enseñanza, y adoración litúrgica." La Iglesia la mantiene siempre y a la vez, la busca siempre, sabiendo que todo defecto en doctrina lleva a un defecto en la adoración litúrgica debida al Dios Trino. La ortodoxia es la consecuencia de la promesa dada por Dios Hijo, cuando este dijo que "los poderes del infierno y de la muerte" no la podrán vencer. La ortodoxia es un concepto íntimamente ligado al de "creencia," porque esta es la medida que distingue lo que es correcto de lo que es erróneo en el contenido de la fe. Sin embargo, la "ortodoxia" no es algo que es propietario de un cristiano aislado, es una propiedad de la Iglesia entera. Un cristiano es ortodoxo mientras sea un miembro de la Iglesia. Si no es miembro de la Iglesia, no lo es.

Ortopraxis - Significa "recta práctica" y se refiere a los detalles de cómo vivir como un cristiano. Antes que nada, la clave de la ortopraxis cristiana es la Ley del Amor: el amor inmolado de Dios por otros, el Amor visto como una participación en la vida interior del Dios Trino el cual mueve al cristiano a vivir una vida virtuosa y de servicio al prójimo. Existen otras cosas externas atadas también a la ortopraxis, por ejemplo, la recta celebración de la liturgia, el recto diseño en la arquitectura, en la música, etc., pero estas, aunque importantes, toman segundo lugar al mandamiento de amarnos los unos a los otros como Cristo nos ama.

Iglesia - Pertenezco a varias comunidades y asociaciones locales, nacionales y profesionales, pero solamente una las trasciende a todas y esta es la Iglesia. La Iglesia es ese lugar, esa comunidad en donde recibo mi fe y mis creencias y de donde se me envía, tras el ite, missa est, a cambiar al mundo. La Iglesia es simultáneamente natural y sobrenatural, pertenece a la historia y es transhistórica, extendiéndose en el espacio y en el tiempo hacia el pasado y hacia el futuro. Se manifiesta visiblemente a nivel global, nacional, local y doméstico—en la familia. Cada nivel requiere una diferente medida de lealtad y dedicación; cada nivel provee un espacio de acción y de ayuda, cooperación y comunión mutuas. La Iglesia tiene su origen en Dios y se mueve hacia Dios, ahora y siempre.

Catolicismo - El catolicismo es una nota de la Iglesia que significa "universal." La Iglesia es católica porque el cristianismo tiene que ser católico. En un sentido un poco más estrecho, la Iglesia es católica porque Cristo es católico, es decir, Cristo es para todos, para todo país, para toda cultura, para toda edad. Nuestra fe es católica porque impacta sobre todo aspecto de la vida humana, en el arte, en la cultura, en la política y en la moral personal. Para el cristiano católico no existe aspecto de su vida que no le entregue a Cristo. La verdadera Iglesia ortodoxa o es católica, o no es ni lo uno ni lo otro. El cristiano católico de verdad tiene que ser un Amante de Dios (un teófilo) y un Amante del Hombre (un filántropo), siempre actualizando en su vida la llamada universal al Amor y a la Santidad que Dios demanda de su Iglesia.

Patria - Es mi campo inmediato de acción católica, el lugar en que nací y la comunidad a la cual pertenezco. La comunidad, la tierra y todos sus recursos tienen que ser manejados y protegidos para el bien común, así como aquellas estructuras sociales, económicas y estatales que forjen y mantengan un clima de Libertad y Justicia.

Cultura - Defino a la cultura como un sistema simbólico de valores humanos tenidos en común, de creencias y actitudes solidarias, el cual es aprendido dentro de una familia y comunidad civil o religiosa y compartido por los miembros de esa sociedad, para que dentro de ella el hombre afine y desarrolle sus innumerables cualidades espirituales y corporales; procure someter el mundo material responsablemente con su conocimiento y trabajo; haga más humana la vida social, tanto en la familia como en toda la sociedad civil, mediante el progreso de las costumbres e instituciones; y que finalmente, a través del tiempo exprese, comunique y conserve en sus obras grandes experiencias espirituales y aspiraciones para que sirvan de provecho a muchos, e incluso a toda la humanidad. La cultura, como instrumento y como espacio, es ese medio que yo quiero influir, cambiar, proteger y enriquecer.

Los Derechos y los Deberes del Hombre - Es ese acervo inalienable esencial a la naturaleza del hombre, lo cual incluye el derecho humano a la vida, la libertad y a la búsqueda de la felicidad, así como la labor necesaria para ejercer estos derechos.

El fin del hombre - El fin del hombre es la felicidad, con y para Dios en Cristo, tanto en esta vida como en la venidera. Es la meta de todo "interés propio ilustrado," manifestado en una vida en servicio a Dios y a los demás, hasta que ese interés propio se desvanezca mediante la contemplación y el ejercicio de la fe y las buenas obras, dejando al final solamente la imagen de Cristo en cada hombre y mujer. Entonces la fe y la esperanza pasarán. Lo que quedará será el Amor.

domingo, octubre 30, 2005

La Cultura: Definición, Conceptos y Síntesis Interdisciplinaria

¿Qué es la Cultura?

El concepto de la cultura es uno profundo, muy rico en significado y vivencias. La tarea de definir la palabra cultura es una complicada y se atiene a que no se le haga justicia a todos los matices que esta envuelve. De todos modos, uno tiene que hablar de la cultura para evaluarla, criticarla y reformarla y antes de hacerlo, hay que definirla.

Presento dos definiciones de lo que es la cultura y luego trataré de sintetizarlas en lo que llamaré un patrón o matriz que sirva de crisol a lo que creo que debe de ser una cultura saludable. Presento estas dos definiciones porque una enfatiza el aspecto conceptual, semántico y sociológico de lo que es la cultura, mientras que la otra definición incorpora el aspecto espiritual y trascendental del ser humano. Empiezo.

  1. La cultura es un sistema simbólico de valores, creencias y actitudes el cual es aprendido y compartido — un sistema que forja e influye a su vez las percepciones y el comportamiento de los seres humanos que viven bajo ella.
  2. La cultura es entonces un esquema mental abstracto, un cianotipo que nos guía y determina, muchas veces sin darnos cuenta, nuestra interpretación de la realidad circundante.
  3. La cultura es algo aprendido. El ser humano no viene al mundo con la cultura cincelada en su mente. A este proceso de aprendizaje de la cultura se le denomina enculturación.
  4. La cultura es algo compartido por los miembros de una sociedad. No existe una cultura de uno, una cultura de un solo ser humano, de un solitario.
  5. La cultura forma un agregado colectivo que forma a su vez un patrón, un modelo. Una sociedad humana vive y piensa de una manera similar, en patrones definidos.
  6. La cultura es algo construido mutuamente por todos sus partícipes, en un proceso dinámico e incesante de interacción social.
  7. La cultura es algo simbólico ya que sus elementos constitutivos, la lengua y el pensamiento, se basan en símbolos y significados simbólicos.
  8. La cultura es algo arbitrario, no está basada en alguna ley natural extrínseco a los seres humanos. Se puede decir que la cultura es algo cuya existencia se debe al antojo de la sociedad en cuestión. Digamos por ejemplo, en la definición y el estándar de lo que es bello o estético.
  9. La cultura es algo internalizado, habitual, dado por sentado, natural.

Cabe decir también que la cultura no es solamente un conjunto de lo que una sociedad dada considere bello, hermoso y natural. Es también el conjunto de sus prejuicios, de sus defectos y de los elementos nocivos que amenazan la viabilidad de su sociedad matriz.

Esta última aclaración la introduje yo a la definición porque me parece muy importante. Como la sique humana, la cultura — la sique colectiva de la sociedad — tiene su lado oscuro, negativo y destructivo al cual hay que traer a la luz, criticar y reformar.

Entiendo que estoy introduciendo un elemento a la discusión que atenúa en algo el concepto de la arbitrariedad de la cultura. Encuentro de que puede haber algo que no me guste de una cultura y para ello brindo un juicio moral y externo sobre ella. En el mundo de hoy, más que nunca, es necesario hacer estos juicios.

No creo ni abogo porque la arbitrariedad pueda o deba ser extirpada por completo del patrón cultural. Para que un sistema sea verdaderamente dinámico tiene que existir un elemento de arbitrariedad dentro de este. Suprímase la arbitrariedad de la cultura y lo que se extirpa es la habilidad y el espacio de una sociedad para crecer y reformarse. En fin, suprímase el factor de arbitrariedad de una cultura y lo que se está logrando es anular y suprimir la libertad básica e individual de los seres humanos que constituyen la sociedad y dan vida a la cultura. Se suprime la capacidad del ser humano de actuar moralmente.

Considero que la arbitrariedad inherente al quehacer cultural es el elemento central al que hay que encauzar constructivamente para el ordenamiento de una verdadera sociedad humanista y saludable. Esto se hace a través de la educación, en el comienzo del proceso de enculturación y a través de las distintas etapas del crecimiento humano, desde la niñez hasta la madurez. Es cada momento se tienen que educar valores verdaderamente humanos que a su vez encaucen natural y espontáneamente la cultura y la sociedad y se ejerciten individualmente en una libertad, definida no como la habilidad o capacidad descontrolada de hacer lo que uno guste, sino como el ejercicio moral de discriminar y escoger lo correcto para uno mismo y para nuestro prójimo, sin suprimir a su vez, la libertad de nuestro prójimo a escoger por sí mismo.

Entonces, es propio reconocer que el proceso de enculturación nunca se acaba, porque el proceso paralelo de valorización humanista de la cultura es necesariamente incesante para que el imperativo humanista se actualice constantemente en la sociedad y cultura dada. Solamente así el ser humano individual, quien es el fin último del quehacer cultural, pueda escoger libremente lo Bueno y rechazar lo Malo.

Por supuesto, los valores humanistas que hay que aplicar a la cultura han sido tema de discusión general, al menos desde la alborada de la Era de la Razón. Dos corrientes compiten desde ese entonces por la lealtad de los impulsores del arte, la literatura, la filosofía, en fin, de las humanidades todas: los que abogan por un patrón cultural secular, agnóstico, y relativista, versus los que abogan por un patrón cultural teísta, trascendental y católico — católico no primeramente en su sentido religioso, más bien, en su sentido de universalista, multidisciplinario, que respete tanto el dato científico como al ser humano, sin reducir a este último a mera materia inteligente.

El lado secularista de esta tendencia unificativa entre el conocimiento y la cultura, le llama el científico Edward Osborne Wilson consilience (en castellano, ajuntar) y se define como el entrelazamiento de hechos y teorías ínter disciplinariamente y la formación de un sistema simple y coherente de conocimiento y entendimiento, es decir, de una epistemología unificada. Esta gran unificación que se asemeja a la que se busca en la alta física cuántica, también tiene una consecuencia radical: que las divisiones que usualmente se encuentran en diversos textos académicos y que en la práctica se ejercitan a través de la especialización; que estas divisiones categóricas que se aplican cotidianamente para distinguir entre la naturaleza y la sociedad, la materia y la mente, la biología y la cultura, las ciencias y las humanidades, las artes y las ciencias sociales son tan obsoletas como la antigua división que los astrólogos de antaño hacían entre el espacio sublunar y súper lunar.

Tenemos que reconocer que 300 años de crecimiento científico ha derivado en una civilización, una cultura cuasi global en la cual el ser humano se ha sentido cada vez más alienado de la naturaleza, alienado el uno del otro, y alienado de sus creaciones tecnológicas. El proceso católico de consilience, de entrelazamiento interdisciplinario, no funcionará si no tiene toma en cuenta la dimensión trascendental del hombre y su carácter irreducible. No nos debe sorprender entonces que sean los pensadores católicos — aquí sí, tanto en su significado religioso como seglar — los que se hayan dado cuenta de esta atomización cultural e individual del ser humano de nuestro siglo. Desde ese punto de vista, la alienación del hombre hacia Dios es la raíz de los demás enajenamientos. La restauración de Dios y del destino trascendental del hombre a su lugar adecuado es lo que restaurará a su vez la simbiosis que debe de existir entre el hombre y su cultura, entre los hombres y la naturaleza, entre los hombres entre sí, y entre el hombre y sus creaciones tecnológicas.

Aquí nos enfrentamos a una paradoja: para adoptar un entrelazamiento verdadero entre las diversas disciplinas del conocimiento, encontramos que tenemos que hacer primero un acto de fe. Como mínimo, este debe de ser un acto de fe en un Dios Creador y Justo, que recompensa nuestras acciones de acuerdo a si avanzan o no el bien humano. Este acto de fe requiere de una suspensión del juicio propio, a favor del experimento de la fe y de la observación de sus resultados sobre la cultura humana.

Llegamos entonces a nuestra síntesis, en la cual la observación sociológica y la penetración milenaria de la teología católica se entrelazan, respetuosa cada cual de las ventajas y límites de cada disciplina, en una definición interdisciplinaria sobre el concepto, los medios, y los fines de una cultura humanista. Esta correctiva católica nos lleva a definir la cultura de manera afirmativa y no meramente neutral como un sistema simbólico de valores humanos tenidos en común, de creencias y actitudes solidarias, el cual es aprendido dentro de una familia y comunidad civil o religiosa y compartido por los miembros de esa sociedad, para que dentro de ella el hombre afine y desarrolle sus innumerables cualidades espirituales y corporales; procure someter el mundo material responsablemente con su conocimiento y trabajo; haga más humana la vida social, tanto en la familia como en toda la sociedad civil, mediante el progreso de las costumbres e instituciones; y que finalmente, a través del tiempo exprese, comunique y conserve en sus obras grandes experiencias espirituales y aspiraciones para que sirvan de provecho a muchos, e incluso a toda la humanidad.

viernes, octubre 28, 2005

Cuando los sabios no dan pie con bola: La religión: ¿dañina para la sociedad?

Nuevos estudios dicen que sí, pero sus argumentos parecen pobres
OMAHA, Nebraska, 22 de octubre de 2005 (ZENIT.org).- Un artículo reciente cuestiona los beneficios sociales de la religión en Estados Unidos. Su autor, Gregory Paul, sostiene que las regiones con mayores índices de práctica religiosa –el sur y el medio oeste- tienen «peores problemas de homicidio, mortalidad, STD, embarazos jóvenes, maritales y relacionados, que las del noreste, donde las condiciones sociales, la secularización, y la aceptación de la evolución les acercan a las normas europeas».

El artículo de Paul, «Correlaciones de Salud Social Cuantificable con Cruzadas a Nivel Nacional con la Religiosidad Popular y el Secularismo en las Democracias Prósperas: un Primer Vistazo», se publicó en el volumen siete de Journal of Religion and Society, una revista académica asociada a la Universidad Creighton, con sede en Omaha, Nebraska.

Los teístas, comienza observando Paul, «suelen afirmar que la creencia popular en un creador es un instrumento para proporcionar los fundamentos morales, éticos y otros necesarios para una sociedad sana y cohesiva».

El artículo hace referencia a una serie de datos referentes a creencias religiosas e indicadores sociales. Paul comenta que «Estados Unidos es la única nación próspera del primer mundo que conserva índices de religiosidad que suelen estar limitados a países del segundo y tercer mundos».

El artículo también dedica a un amplio espacio al tema de la evolución, y a los grupos que critican la teoría evolutiva en Estados Unidos. «La nación menos religiosa, Japón, presenta el acuerdo más alto con la teoría científica», observa Paul, mientras que «el nivel de aceptación más bajo se encuentra en la democracia desarrollada más religiosa, Estados Unidos».

El artículo sostiene que los países con bajos niveles de creyentes religiosos suelen ocuparse de modo más acertado con los problemas sociales como el homicidio, el aborto y las enfermedades de transmisión sexual. Paul incluso sostiene que sus datos contradicen la «cultura de la vida, tesis avanzada por el Papa Juan Pablo II, de que las culturas seculares agravan los índices de abortos.
Lea el artículo entero aquí.

Comentario. Amigos, este "estudio" realizado por Gregory Paul es más bien una diatriba en contra de todo creyente cristiano bajo el ropaje de un "estudio científico. Paul generaliza a todos los cristianos como creyente fundamentalistas y aunque el declara que su estudio no es uno que busca establecer una causalidad entre la fe en Dios y males sociales, Paul peca de ingenuidad por esperar que su "estudio" no vaya a ser interpretado o percibido de esta manera.

Peor, este "estudio" es extremadamente superficial, porque supone ser una crítica a la "religiosidad popular," lo que nunca define con rigor y como consecuencia, mueve a la mente verdaderamente crítica a preguntar si lo que Paul propone es una caricatura arbitraria de lo que es la "religiosidad popular." Peor, el estudio define erróneamente al Japón como una nación seglar, cuando en realidad es altamente religiosa, pero de distinta manera a la de las naciones de raíz europea. Es de esperarse que en ese país preguntas relacionadas con una visión religiosa de índole teísta reciba respuestas negativas, porque ni el budismo ni el shintoismo—las religiones predominantes en el Japón— mantienen tal cosmovisión religiosa. Sin embargo, todo aquel que conozca al budismo sabe que esta fe mantiene muchos puntos en común con la fe cristiana en sus niveles éticos y contemplativos.

El propósito del Paul es patente: advertir que la enseñanza de alternativas al darwinismo biológico en las escuelas públicas de los EE.UU. conduciría a un peor caos social que el supuestamente existente en este momento, quejarse de que abrazar al teísmo aleja a este país de los modelos europeos de seglaridad que el autor prefiere, y finalmente, desacreditar enteramente la enseñanza social de la Iglesia Católica y en particular, la del Papa Juan Pablo Magno. De esta manera, Paul pretende aportar más municiones a los segmentos de la sociedad que quieren marginar a la Iglesia a como dé lugar de su sitial como crítico de la sociedad occidental y a negar a sus hijos e hijas su justa participación en la arena política y económica del país. Paul busca suscitar un levantamiento final por parte de los laicistas a que encierren a los creyentes en sus iglesias en donde puedan ser contenidos y controlados dócilmente por la elite de sabihondos seglares que pretenden saber mejor que nadie la diferencia entre el bien y el mal, y así avanzar su agenda social a expensas de los creyentes. Este estudio, con su falta de rigor científico y su uso arbitrario de la data no vale el papel en el que se haya impreso.

martes, octubre 25, 2005

El Santo y el Déspota

Time Life photo
Amigos, vamos a imaginar el diálogo que estaba tomando lugar aquí:

Fidel - "Que si el bloqueo, que si Elián, que si los Cinco, que si patatín, que si patatán... y dale que dale..."

JPII - "Ay, perdónalo, Dios mío, que no sabe lo que dice."

Humor aparte, se sabe y se vió el testimonio vivo del carácter y afán evangelizador del Siervo de Dios, Juan Pablo Magno, al querer encontrarse con quien sea y con cualquiera, sin importar la persona o circunstancia o el qué dirán de nadie. Como Cristo, el Papa Juan Pablo nunca discriminó contra nadie y lo mismo hablaba con el fariseo que con el publicano.

Después de décadas imponiendo el ateísmo oficial y de marginar toda clase de creyentes de la vida pública en la sufriente hermana Isla, su Presidente Vitalicio, Fidel Castro, permitió a los obispos de Cuba a que invitaran al Santo Padre a visitar su país--ya que el Papa no visita ningún país sin ser invitado por la conferencia episcopal local. El recuerdo todavía queda, pero de todos las fotografías comemorando el evento, esta foto es la menos conocida. Te aseguro que no la encontrarás en el espacio de Granma Digital que conmemora la histórica visita.

Y es que esta foto habla volúmenes. Fidel gesticula, ceño fruncido, enfatizando, como si estuviese hablando con un subalterno, declamando uno de sus discursos verborreicos, pero gracias a Dios, se supo controlar y la tirada no debió haber durado unos pocos minutos. El Santo Padre lo mira con atención, con una leve sonrisa formándose en sus labios. Vemos claramente la diferencia entre un hombre bueno y uno que no lo ha sido, pero que todavía tiene oportunidad de arrepentirse y ser salvo, que al fin y al cabo, en términos esenciales, esa es la única pero gran diferencia entre el uno y el otro.

Ilustra también lo que se puede esperar de Fidel: después del abrazo inicial, viene "el dedo."

lunes, octubre 24, 2005

El mendigo que confesó a Juan Pablo II

Amigos, me topé con esta pequeña anécdota y me pareció tan conmovedora que la quiero compartir con Uds, para ilustrar una vez más la grandeza de espíritu del Siervo de Dios, el Papa Juan Pablo Magno:
Hace unos días, en el programa de televisión de la Madre Angélica en Estados Unidos (EWTN), relataron un episodio poco conocido de la vida Juan Pablo II.

Un sacerdote norteamericano de la diócesis de Nueva York se disponía a rezar en una de las parroquias de Roma cuando, al entrar, se encontró con un mendigo. Después de observarlo durante un momento, el sacerdote se dio cuenta de que conocía a aquel hombre. Era un compañero del seminario, ordenado sacerdote el mismo día que él. Ahora mendigaba por las calles.

El cura, tras identificarse y saludarle, escuchó de labios del mendigo cómo había perdido su fe y su vocación. Quedó profundamente estremecido.

Al día siguiente el sacerdote llegado de Nueva York tenía la oportunidad de asistir a la Misa privada del Papa al que podría saludar al final de la celebración, como suele ser la costumbre. Al llegar su turno sintió el impulso de arrodillarse ante el santo Padre y pedir que rezara por su antiguo compañero de seminario, y describió brevemente la situación al Papa.

Un día después recibió la invitación del Vaticano para cenar con el Papa, en la que solicitaba llevara consigo al mendigo de la parroquia. El sacerdote volvió a la parroquia y le comentó a su amigo el deseo del Papa. Una vez convencido el mendigo, le llevó a su lugar de hospedaje, le ofreció ropa y la oportunidad de asearse.

El Pontífice, después de la cena, indicó al sacerdote que los dejara solos, y pidió al mendigo que escuchara su confesión. El hombre, impresionado, les respondió que ya no era sacerdote, a lo que el Papa contestó: “una vez sacerdote, sacerdote siempre”. “Pero estoy fuera de mis facultades de presbítero”, insistió el mendigo. “Yo soy el obispo de Roma, me puedo encargar de eso”, dijo el Papa.

El hombre escuchó la confesión del Santo Padre y le pidió a su vez que escuchara su propia confesión. Después de ella lloró amargamente. Al final Juan Pablo II le preguntó en qué parroquia había estado mendigando, y le designó asistente del párroco de la misma, y encargado de la atención a los mendigos.
Fuente: ACIPrensa.

sábado, octubre 15, 2005

Católicas por derecho a engañar

Rdo. Pbro. Mateo Mateo

Fuente: ENDI

El cardenal Angelo Sodano, secretario de Estado de la Santa Sede -ante todos los miembros de las Naciones Unidas- pidió una explicación del término “salud reproductiva”. Todos entendieron que más que una pregunta era una acusación. Las agresivas feministas, autoproclamadas “católicas pro choice”, jamás lo aclararán. En ese enunciado, tan contradictorio, están contenidos en germen toda su filosofía del engaño. Es su especialidad. En el término “salud reproductiva” se incluye la legitimación del sexo sin restricciones, el reclamar el visto bueno de los gobiernos para todos los anticonceptivos y su fabricación, no tanto como medios para mejorar la salud, sino como medios para impedir la concepción o como causas del aborto. Y además es un gran negocio. La expresión “salud reproductiva” lleva en su seno mantener y extender aún más los supuestos derechos a abortar. Se podrá llegar a interrumpir el embarazo ¡qué eufemismo!, hasta el instante mismo de dar a luz, cortándole la cabecita al niño en el momento del parto. No era ningún delito jurídico. El Tribunal Supremo tuvo la precaución de zanjar radicalmente toda la cuestión decidiendo que el niño en el vientre de su madre y hasta que se le corte el cordón umbilical, no es persona jurídica. Punto. El abortista mata a un niño; pero no asesina a ninguna persona jurídica. No hay que preocuparse. La ley por encima y contra la vida. Cualquier día dirán que el anciano muy anciano, inservible y el enfermo terminal, no son personas jurídicas. Entonces, se acabará el problema de la eutanasia. Ahora uno no es lo que es, sino lo que dicen que es.

Por eso hay nominalmente matrimonios homosexuales.

Pero hay algo aún más grave. Para justificar su nombre de católicas y además instruidas, y su derecho a decidir por el aborto, se atreven a citar frases extrapoladas, ultrajadas, de la Biblia, del Derecho Canónico, incluso de los sistemas de ética de la Teología Moral.

Estas señoras, entre los puntos de apoyo para tranquilizar su conciencia, al escoger el aborto, citan un axioma que reza así: “In dubio libertas”: “Donde hay duda hay libertad”. Dar por absoluto este axioma y tomarlo en plan fundamentalista, sería de efectos devastadores en la vida moral y social de las personas y de los pueblos.

Ahora entiendo un poco mejor el vehemente deseo de enturbiar la luz e incrementar la duda sobre el embarazo, los anticonceptivos, las relaciones prematrimonialels, y extramatrimoniales, las uniones homosexuales etcétera. Nunca reclamarán de la ciencia y del sentido de la ley natural un poco de luz. No, nada de eso. Viva la duda y que nadie se acerque a la muchacha que ignorante y temblando va a practicarse un aborto. Cualquier cosa menos la luz. Estas señoras “anticatólicas pro choice” viven en la mentira y practican el engaño”. Mi finalidad no es insultarlas, sino sacarles de esos errores que tanto les dañan y tantas lágrimas y sangre inocente están derramando. Con este fin me permito brindarles esta puntadita de luz, para que entiendan un poquito eso de “donde hay duda hay libertad”. Por ejemplo, si está en juego un acusado y, después de un examen concienzudo, el juez duda sobre la culpabilidad de aquel reo, el tribunal no puede en justicia escoger entre meterlo a la cárcel o soltarlo. Para sentenciarlo a cadena perpetua, el juez debe estar totalmente seguro, por encima de toda duda razonable, que el reo es un verdadero criminal. Si usted duda, señora pro choice, que en el vientre de una mujer hay un niño, no puede usted ni nadie lícitamente escoger entre matarlo o dejarlo nacer. Los títulos “derechos reproductivos” y “católicas pro choice”, son una lamentable contradicción en los términos. Sería como constituir una sociedad de adúlteros castos y vírgenes, o una comunidad de diablos cristianos, o una corporación de asesinos profesionales pro vida, o un extraterrestre de Jayuya.

miércoles, octubre 12, 2005

La Iglesia en Cuba abre «casas de oración» al no poder construir iglesias

Lugar de encuentros de oración e incluso de celebración eucarística.
CIUDAD DEL VATICANO, martes, 11 octubre 2005 (ZENIT.org).- Dado que para la Iglesia católica en Cuba es prácticamente imposible construir nuevas iglesias, en la isla caribeña han surgido «casas de oración» que congregan a pequeñas comunidades cristianas, informó ante el Sínodo uno de los obispos de ese país.

Monseñor Alfredo Víctor Petit Vergel, obispo auxiliar de San Cristóbal de La Habana, presentó en la tarde de este lunes un informe sobre la manera en que la Iglesia local vive su relación con la Eucaristía.

«Ante la dificultad y prácticamente la imposibilidad de construir nuevos templos, tenemos las así llamadas "casas de oración" o "casas de misión" situadas en los barrios periféricos y en los pequeños poblados y caseríos y donde se reúne semanalmente, o con la frecuencia que puedan, un pequeño grupo de fieles, no más de cuarenta bajo la dirección de un laico comprometido, una religiosa o un diácono», explicó el prelado.

«Allí acude el sacerdote y se celebra la Santa Misa en esas casas con gran devoción y respeto por las normas litúrgicas y precediendo la correspondiente confesión sacramental para los que, con las debidas disposiciones, desean participar del Pan Eucarístico», informó.

Cuba es uno de los países del mundo en la que la proporción de católicos por sacerdote es más elevada. Por cada presbítero hay 20.479 bautizados y 37.063 habitantes.

«A pesar de la escasez de sacerdotes, tenemos la Eucaristía en gran aprecio y se celebra esta con gran respeto por las normas litúrgicas», explicó.

En su intervención, el obispo informó también sobre algunas de las iniciativas tomadas en los últimos años por esta Iglesia que han permitido sacar a la Eucaristía por las calles, como fue con motivo del Congreso Eucarístico Diocesano en La Habana durante el año 2000.

«En el mismo se permitió una procesión por la calle, con una carroza en la que Su Eminencia el Cardenal Jaime Ortega, llevaba custodia con el Santísimo Sacramento hasta la Catedral. En la plaza se reunió una buena cantidad de fieles para la Bendición Solemne», relató el prelado cubano.

«Hubo también un Simposio Teológico sobre la Eucaristía con la participación, entre otros del Cardenal Amigo Vallejo, Arzobispo de Sevilla, España», recordó.

«También se celebró una Primera Comunión de 2000 niños escogidos de las diversas parroquias en una Misa de Campaña en la Avenida del Puerto, frente al Seminario», explicó.

«Estamos para terminar el Plan Global de Pastoral del 2000 al 2005 y desde octubre pasado se incorporó al mismo el Año de la Eucaristía que se combinó con el Año de la Misión», reveló.

«Pensamos que la Eucaristía es la fuente y culmen de la vida de la Iglesia y por eso, no abandonamos su primordial importancia en nuestro Plan Global de Pastoral que comenzara, Dios mediante, el próximo mes de febrero y que tendrá como base la Eucaristía, sin abandonar el impulso misionero».

«Los fieles consultados a nivel de comunidades --explicó-- han escogido nueve temas prioritarios que son: Espiritualidad, Moral, Misión, Pastoral Litúrgica, Pastoral Social, Formación, Laicos, Familia y Jóvenes. Esto constituye la base del Plan Global de Pastoral del 2006 al 2011».

Por último, informo que existe también «entre nosotros desde hace mas de un siglo la Adoración Nocturna con las mismas características señaladas anteriormente por monseñor José Guadalupe Martín Rábago, presidente de la Conferencia Episcopal Mexicana»
.
Comentario. Es un testimonio de la gracia de Dios que el pueblo católico cubano ha perseverado en su fe, a pesar de las campañas fidelistas de los años sesenta y setenta destinadas a modelar a Cuba de acuerdo al esquema soviético y de esta manera destruir la fe católica de Cuba.

En los países socialistas como Cuba, China, Vietnam, Norcorea y del caído Imperio Soviético, el estado no tolera ningún ente independiente a los órganos del estado y del partido. Se busca así, de acuerdo a la teoría marxista, "aglutinar a las masas" en la búsqueda de los objetivos ideados por el estado o por la nomenklatura, diz que para alcanzar los bienes "objetivos" que el comunismo está supuesto a alcanzar y que es evidente, que nunca alcanzó.

La ironía yace que hoy por hoy, la única institución que está llena de vitalidad y que se le permite un poco de espacio para respirar aparte de los decrépitos órganos del estado fidelista es la Iglesia. Castro debe percibirlo así, aunque sea inconcientemente, ya que no ha permitido a otras organizaciones liberales disfrutar de derecho alguno para exponer sus puntos de vista alternativos. Después de la caída del régimen castrista, la Iglesia será la organización mejor parada en la resurgente sociedad civil cubana.

lunes, octubre 10, 2005

Las ideas de la Iglesia

por Juan Manuel de Prada

Reproducido de Interrogantes.Net

Juan Manue de Prada--Foto: Universidad de NavarraEscribía Chesterton que el catolicismo es «la única religión que libera al hombre de la degradante esclavitud de ser un hijo de nuestro tiempo». Quienes acusan a la Iglesia de no acomodarse a los tiempos no entienden que ser católico consiste, precisamente, en oponerse a la mentalidad dominante, en conquistar un ámbito de fortaleza y libertad interior que, impulsado por la fe, permita nadar a contracorriente. Se repite machaconamente que la Iglesia es una enemiga de las ideas nuevas; machaconamente se la tilda de «carca», «casposa» y otras lindezas limítrofes. Un análisis serio de la Historia nos enseña, sin embargo, que los católicos se han caracterizado siempre por brindar ideas nuevas; y que, por sostener tales ideas, han padecido incomprensiones sin cuento. Cuando San Pablo, y con él las primeras comunidades de cristianos, se oponían a la esclavitud no estaban, precisamente, «acomodándose a los tiempos». Chesterton destaca que los católicos siempre han vindicado ideas nuevas «cuando eran realmente nuevas, demasiado nuevas para hallar apoyos entre las gentes de su época». Así, por ejemplo, el jesuita Francisco Suárez elaboró una lucida teoría sobre la democracia doscientos años antes de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos y de la Revolución Francesa; pero, desgraciadamente, aquella teoría fue formulada con dos siglos de adelanto, en una época en que los monarcas fundaban su tiranía sobre un inexistente Derecho Divino. Los ejemplos podrían multiplicarse hasta el infinito. Cuando, en nuestros días, se caricaturiza a la Iglesia como una enemiga de las ideas nuevas se quiere decir, en realidad, que es -cito de nuevo al autor de El hombre que fue jueves- «enemiga de muchas modas influyentes y gregariamente aceptadas, muchas de las cuales se pretenden novedosas, aunque en su mayoría estén empezando a ser un pequeño fósil. La Iglesia se opone con frecuencia a las modas perecederas de este mundo; y lo hace basándose en una experiencia suficiente para saber cuán rápidamente perecen . Nueve de cada diez de las llamadas «nuevas ideas» no son sino viejos errores. La Iglesia Católica cuenta entre sus obligaciones principales con la de prevenir a la gente de incurrir otra vez en esos viejos errores No existe ningún otro caso de continuidad de la inteligencia parangonable al de la Iglesia, pues su labor ha consistido en «pensar sobre el pensamiento» durante dos mil años. De ahí que su experiencia cubra casi todas las experiencias; y, en especial, casi todos los errores».

Las palabras de Chesterton resuenan hoy con una renovada clarividencia. El error principal de nuestra época se resume en una forma deshumanizada de hedonismo que niega la intrínseca dignidad de la vida; así, se han fomentado prácticas aberrantes, como el aborto, que hoy son cobardemente aceptadas, pero que dentro de doscientos años provocarán el horror y la vergüenza de las generaciones venideras. La idea de defensa de la vida, que los apacentadores del rebaño tachan de vieja, es rabiosamente nueva; vindicarla es un modo -incómodo, por supuesto, pero por ello más excitante- de nadar a contracorriente. Naturalmente, los apacentadores del rebaño procurarán siempre soslayar el debate de las ideas, sustituyéndolo por un ofrecimiento indiscriminado de «modas influyentes» y perecederas. Frente a polémicas profilácticas con fecha de caducidad que no alcanzan el rango de verdaderas ideas, la Iglesia propone una visión humanista del sexo, encauzado por la responsabilidad y no reducido a un mero ejercicio lúdico, trivial y, a la postre, autista. Defender esta idea nueva condena a la soledad y el ostracismo; es el precio -y el premio- que acarrea liberarse de la «degradante esclavitud de ser hijos de nuestro tiempo».

sábado, octubre 08, 2005

¿Causó Dios el terremoto en Asia Central?

Hasta ahora, los extremistas islámicos no han dicho ni "esta boca es mía" y los cristianos no lo celebran.

Amigos, de acuerdo a la agencia de noticias Reuters:
ISLAMABAD (Reuters) - Más de 1.000 personas murieron el sábado en el norte de Pakistán e India por un fuerte sismo que azotó la región y dejó niños atrapados en escuelas, dos bloques de departamentos destruidos en Islamabad y convirtió varias poblaciones en escombros.

El terremoto, de 7,6 grados en la escala de Richter y el más fuerte del que se tenga recuerdos en la región, se produjo a las 0350 GMT y su epicentro se localizó en las montañas boscosas de Cachemira, cerca de la frontera india, a unos 95 kilómetros al noreste de Islamabad.

Se espera que la cifra de muertos aumente.

"Los muertos podrían ser miles. No tenemos la cifra exacta de víctimas en este momento, pero es alta," dijo el portavoz del presidente paquistaní, Pervez Musharraf, el general-mayor Shaukat Sultan, tras realizar un recorrido aéreo por las zonas afectadas.
Comentario. Espero con gran ansiedad que los extremistas islámicos, que con tanta alegría celebraron los escantes del huracán Katrina en Luisiana y Misisipí, que hasta le concedieron un rango militar honorario, se apliquen la misma medida y reconozcan que "Dios" le está castigando por el odio, el fanatismo, y el amor al terrorismo que predominan en esas regiones. Oh, pues claro que la mía no es una expectativa realista; los islamistas encontrarán algún modo de echarle la culpa a la gran "conspiración cruzada-sionista."

Les digo que será más fácil encontrar algún cristiano ignorante que inmediatamente invoque la frase de "castigo divino" ante el sismo, como si Dios fuese una deidad tribal--esa pedagogía llegó a su fin con Josué. A los "infieles" no hay que irlos a buscar tan lejos, pues ellos se esconden entre nosotros como lobos con piel de oveja.

lunes, octubre 03, 2005

Persecución de cristianos: Tratando de comprender el porqué de la violencia

Entrevista con el director en Holanda de Ayuda a la Iglesia Necesitada
HERTOGENBOSCH (HOLANDA), 2 de octubre de 2005 (ZENIT.org).- El doctor Orbán de Lengyelflva sabe qué es ser acosado por ser católico: su familia sufrió la persecución comunista y él mismo ha dedicado su vida a estudiar la violencia contra los cristianos, especialmente después del comunismo.

Zenit ha querido entrevistarle a propósito de sus dos últimos libros, «Violencia contra los cristianos. Trasfondo, Análisis y hechos» («Violence against Christians. Backgrounds, Analysis and Facts») y «Violencia contra los Cristianos en el año 2004» («Violence against Christians in the year 2004»), ambos publicados por de la cual él es director en Holanda.

El doctor Orbán nació en 1942 en la entonces húngara Transilvania (hoy territorio rumano). En 1944 dejó el país y estuvo en Hungría hasta 1956, año en el que se trasladó definitivamente a Holanda, donde vive. Desde el año 2000 está escribiendo e investigando sobre la violencia contra los cristianos.

Entre otras cuestiones, explica en esta entrevista que los protestantes son más perseguidos que los católicos precisamente porqué son más evangelizadores.

--¿La violencia contra los cristianos aumenta?

--Orbán: Sí, la violencia está creciendo. Esto se debe algunos desarrollos que se están llevando a cabo en el mundo, en particular, con el creciente fundamentalismo islámico a nivel global. En los últimos años ha aumentado el número de grupos fundamentalistas que atacan a los cristianos. A veces se ven cambios geográficos: hace años la situación de los cristianos en Indonesia era muy mala y la de los cristianos que vivían en Irak era pacífica. En estos momentos, en cambio, en Indonesia hay una tranquilidad relativa pero se dan muchos problemas en Irak.

Estas evoluciones están vinculadas a las relaciones internacionales, especialmente a las de los Estados Unidos y Oriente Medio, a la posición de los palestinos, a la relación entre musulmanes y no musulmanes. En estas relaciones no hay lugar para el racionalismo. Nosotros, en Occidente, estamos intentando diferenciar el islamismo (el Islam político en forma de fundamentalismo) y el Islam. Por otra parte, el Islam conservador ve a Occidente como el demonio.

En mi opinión, esta situación no tiene nada que ver con una controversia entre el Islam y el Cristianismo, o entre el Islam y Occidente. Los islamistas están instrumentalizando el Islam con objetivos políticos para acrecentar su propio poder. Según mi punto de vista, esta situación está relacionada con una crisis de identidad dentro del Islam.

En los últimos años podemos observar un creciente fundamentalismo en grupos religiosos como hindúes y budistas. En este caso nuevamente la política cobra más importancia que la religión.

--¿Los grupos que están contra los cristianos distinguen entre católicos y no católicos?

--Orbán: No, los fundamentalistas no hacen esta diferencia. Van contra los cristianos. De hecho se constatan grandes diferencias cuando se analizan las víctimas de la violencia. Hay muchas más víctimas no-católicas (protestantes). Y esto por su manera de vivir el cristianismo. Usted sabe que los católicos creen, pero no evangelizan tan abiertamente como los cristianos protestantes. De este modo, los cristianos protestantes se hacen más conocidos y, por tanto, sufren más violencia.

--Pero, ¿por qué se sigue persiguiendo hoy a los cristianos?

--Orbán: Es una pregunta difícil. Hay varias posibles respuestas: Yo he visto y he estudiado muchos países donde se persigue a los cristianos, y estoy cada vez más convencido de que Jesús tenía razón cuando dijo: « Si a mí me han perseguido, también os perseguirán a vosotros».

Pero lo que dijo después de eso es más aun correcto e importante: «No tengáis miedo en esas situaciones, yo estaré con vosotros». Yo no soy teólogo pero es una cuestión teológica interesante. Históricamente, lugar a dudas, porque dos mil años de cristianismo lo están demostrando.

Es algo relacionado con la lucha por el poder: ¿por qué los regimenes comunistas persiguieron a las Iglesias? Porque eran peligrosas para las ideas comunistas, para una regla comunista que pretendía imponerse a toda la sociedad, etc. Los enemigos del cristianismo ven a los cristianos como un bloque enorme de más de un mil millones de personas.

En mi libro escribí que alrededor de 140.000 cristianos son asesinados cada año. Obviamente no hay ninguna lista con todos esos nombres. Me refiero a datos estadísticos. Se castiga a los cristianos físicamente, se les tortura, encarcela, viola…

--¿Por qué está usted personalmente involucrado en este campo?

--Orbán: Durante algunos años (aproximadamente 8) mis padres y yo fuimos perseguidos debido a nuestra religión (el catolicismo) y por el pasado de mis padres.

También porque soy historiador de la Iglesia, y especializado en la persecución de la Iglesia en los países comunistas (después de 1945). Había leído sobre la persecución de grupos diferentes en el mundo pero no sobre los cristianos, y me interesó ver la posición de los cristianos en el mundo.

La Iglesia católica sólo habla de los mártires, no habla de los cristianos que mueren no por una opción personal, sino simplemente por ser cristianos. Aquí está la diferencia entre los mártires y los 140.000 cristianos que mueren al año.
Comentario. En los medios noticiosos principales rara vez se habla o se reporta acerca de la persecución de los cristianos en territorios controlados por fundamentalistas religiosos de otra persuasión, o controlados bajo regímenes autoritarios o totalitarios. La razón detrás de las persecuciones es que el cristianismo produce hombres y mujeres libres y sin miedo y esto es intolerable a los que usan el castigo y el miedo precisamente para controlar las masas.

No tengáis miedo. Estas son las palabras que nos dirige Nuestro Señor y dichas tantas veces por el Siervo de Dios, el Papa Juan Pablo Magno. Ya vemos su por qué: porque la libertad y entereza de los hijos de Dios se levanta inabatible ante cualquier ataque que el fanatismo secular o religioso nos pueda lanzar. Ese valor y esa libertad representan armas invencibles y a la misma vez sustentan un dedo acusador al tirano y al verdugo sobre la injusticia y el pecado de su causa. Pidamos al Señor, entonces, por el don de la fortaleza, por el don de "no tener miedo" ante el ridículo, la burla, la violencia, en fin, la persecución que el mundo nos hecha encima. Recordemos que en Cristo, hemos vencido al mundo.

sábado, octubre 01, 2005

Recordamos hoy a Santa Teresa del Niño Jesús

Ilustración cortesía de EWTNAmigos: celebramos hoy la fiesta de Santa Teresa del Niño Jesús y de la Santa Faz, conocida también como Santa Teresa de Lisieux, vírgen consagrada y Doctora de la Iglesia.
María Francisca Teresa Martín nace en Alençon en 1873. Penúltima hija de una familia numerosa, su padre era un modesto relojero y su madre, Celia Guérin, una mujer piadosa que fallece cuando Teresa tiene 3 años de edad.

Influenciada por alguna de sus hermanas mayores, que ya habían elegido la vida religiosa, Teresa obtiene el permiso excepcional para entrar como carmelita descalza en el Carmelo de Lisieux con sólo 15 años.

En 1897 cae gravemente enferma y muere el 30 de septiembre tras una agonía de dos días.

En 1923 es beatificada y en 1925 canonizada. En 1927 es proclamada patrona de la misiones pese a no haber abandonado nunca el convento. Su vida fue un testimonio de amor sencillo y humilde apostando por el valor de la oración y de los pequeños actos.

Su doctrina habla de que Dios está en todas partes, en toda situación y en toda persona y que son los sencillos actos de la vida, hechos con amor, el camino hacia la santificación:

«La santidad no consiste en ésta o la otra práctica, sino en una disposición del corazón que nos hace humildes y pequeños entre los brazos de Dios, conscientes de nuestra flaqueza y confiados hasta la audacia en su bondad de Padre.»

En 1997 es declarada doctora de la Iglesia, siendo la tercera mujer en conseguir ese nombramiento dentro de esa institución. Anteriormente habían sido declaradas doctoras Santa Teresa de Jesús, también carmelita, y Santa Catalina de Siena.

La obra escrita de Santa Teresita es pequeña, sin embargo, presenta un claro interés. Consta de dos manuscritos autobiográficos escritos por mandato de dos de sus prioras y un tercero que es una carta a su hermana. Además se cuenta con 274 cartas escritas a diversas personalidades, un libro de poemas religiosos, algunas obritas teatrales, textos dispersos y las palabras pronunciadas durante su larga agonía y recogidas por sus hermanas Paulina y Celina, monjas en el mismo convento (Wikipedia).
Santa Teresa es patrona de los que sufren de SIDA, de los aviadores, de los que sufren alguna enfermedad, de los floristas, de las misiones y de Rusia, y segunda patrona de Francia. También es protectora especial de mi esposa, cuyo nombre mi esposa asumió al convertirse en Benedictina seglar recientemente