miércoles, setiembre 28, 2005

Atreverse a decir la verdad, en tiempo y fuera de tiempo

Hola amigos, gracias por mantener su nivel de visita a esta humilde obra. Una vez más, les doy la bienvenida.

El asunto de la muerte de Filiberto Ojeda Ríos, mi crítica cortante de su vida y obra, y también mis objeciones hacia aquellos que directa o indirectamente, o buscan justificar sus acciones, o se hacen de la vista larga, y otras varias actitudes, me llevan a pensar lo siguiente: que la verdad hay que decirla en tiempo y fuera de tiempo, con honor y valentía, pero también con cierta humildad.

Muchos por ahí se creen que ejercitar su derecho a opinar y a la libre expresión los hace indispensables para la labor democrática y en cierto modo, eso es cierto. Acobardarse de opinar es el principio del fin de la democracia. En eso, estoy con ellos. Pero a la misma vez reconozco que no soy indispensable y que otro con más talento fácilmente podría tomar mi lugar. Sí, soy instrumento del Señor, pero en ningún momento estoy llamado a tomar su lugar. Sí, soy un sembrador, pero la semilla no es mía ni mucho menos soy yo quien la hace crecer. Es del Señor la semilla y es El quien la hace crecer.

Claro, mis opiniones acerca de este terrorista y la timidez de muchos en denunciar sus crímenes le han caído "ni bomba" a muchos, por lo que objetan con diversos grados de claridad, coherencia y civilidad. Pero esto no me desvía de mi vocación de escritor digital, que es la de ser sembrador con la conciencia expresa de mis talentos y limitaciones.

Y así prosigo. Ya otros serán los temas. Y sobre Filiberto, ya se fue para su recompensa eterna, la cual todos sabremos con precisión en el Ultimo Día.

domingo, setiembre 25, 2005

Ambivalentes las expresiones del Arzobispo de San Juan

No se puede condenar la violencia por un lado y por el otro, exaltar a quien dedica su vida a la violencia.

Amigos, de acuerdo a la agencia noticiosa EFE:
Arzobispo San Juan indignado con muerte de Ojeda Ríos

Sábado, 24 de septiembre de 2005

SER Roberto González Nieves, Arzobispo de San Juan de Puerto Rico-Foto ENDI.SAN JUAN (EFE)- El arzobispo de San Juan, Roberto González Nieves, mostró "consternación, indignidad y tristeza por la manera, por la forma y por el día en que se provocó la muerte de (el líder independentista), Filiberto Ojeda Ríos".

González Nieves, repudió hoy en comunicación escrita el operativo que realizaron durante la tarde de ayer y el día de hoy agentes de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) "que culminó con la muerte (de Ojeda Ríos) y que despertará grandes interrogantes sobre la legalidad y justicia de estos acontecimientos".

La muerte del líder del Ejercito Popular Boricua, conocido como "los macheteros, fue confirmada en la tarde de hoy por el superintendente de la Policía, Pedro Toledo Dávila, quien dijo que éste perdió la vida en el operativo que realizó el FBI para detenerlo.

El líder religioso, quien repudió "este siniestro operativo" apeló "al corazón humano y a la conciencia de todos...a no dejarse tentar por la violencia y a que tomemos todos el único camino que conduce a la verdadera libertad, el camino estrecho y arduo del amor y el perdón, que es el camino que enaltece la dignidad humana y promueva la unidad entre otros".

El obispo católico dijo que hay que "lamentar la conclusión violenta de un conflicto que tiene sus raíces en los ideales de la libertad y respeto de los derechos humanos".

González Nieves argumentó que "la violencia, provenga de donde provenga, es estéril, inútil y al final, impotente en la lucha por la justicia, la paz y la libertad. La violencia siempre engendra violencia; la intolerancia produce intolerancia; el odio, odio".

El sacerdote hizo un llamamiento al pueblo a rechazar "la violencia en cualquiera de sus maneras...tampoco se puede responder a la violencia con la venganza ya que ésta continuaría el ciclo de violencia".

El arzobispo de San Juan hizo un llamamiento "a la oración, a la reflexión y al diálogo sereno sobre la inutilidad de la violencia y sobre Puerto Rico".

"Como cristianos, encomendamos el alma de Don Filiberto a la divina misericordia. Ahora el juicio humano debe ceder ante el juicio divino. Encomendemos a Filiberto, así como a todos los seres humanos que siguieron sus ideales en esta vida. Pidamos por su esposa, familiares y seres queridos", añadió González Nieves.
Comentario. Empecemos por lo bueno: el Arzobispo de San Juan, Monseñor Roberto González Nieves, dio en el clavo cuando apeló al corazón humano y a la conciencia de todos...a no dejarse tentar por la violencia y a que tomemos todos el único camino que conduce a la verdadera libertad, el camino estrecho y arduo del amor y el perdón, que es el camino que enaltece la dignidad humana y promueva la unidad entre otros Con mucha razón argumentó que la violencia, provenga de donde provenga, es estéril, inútil y al final, impotente en la lucha por la justicia, la paz y la libertad. La violencia siempre engendra violencia; la intolerancia produce intolerancia; el odio, odio y su llamamiento al pueblo a rechazar la violencia en cualquiera de sus maneras...tampoco se puede responder a la violencia con la venganza ya que ésta continuaría el ciclo de violencia es una verdad que hay que proclamar sin miedo. Me uno humildemente al señor arzobispo en sus señalamientos y exhortaciones y espero en el Señor que su invitación se acate y se obedezca.

Lo que me confunde de sus declaraciones es lo siguiente: De acuerdo al reportaje de EFE, Monseñor González Nieves lamentó la conclusión violenta de un conflicto que tiene sus raíces en los ideales de la libertad y respeto de los derechos humanos" y encomendó en oración a Filiberto, así como a todos los seres humanos que siguieron sus ideales en esta vida.

Como dije, la exhortación del señor arzobispo a "no dejarse tentar por la violencia y a que tomemos todos el único camino que conduce a la verdadera libertad, el camino estrecho y arduo del amor y el perdón, que es el camino que enaltece la dignidad humana y promueva la unidad entre otros" y su descripción de la violencia como " estéril, inútil y al final, impotente en la lucha por la justicia, la paz y la libertad" es un sermón que en lo que respecta a Filiberto Ojeda Ríos y a sus seguidores cayó en oídos sordos.

Filiberto Ojeda Ríos-foto FBIOjeda Ríos y sus seguidores hicieron de su vida una de violencia, de rechazo al perdón y a la dignidad humana del prójimo, de intolerancia, de odio y de venganza. Su ideario estaba repleto de estos sentimientos disfrazado de patriotismo, de amor a Puerto Rico y de la supremacía total y exclusiva de lo que ellos ven como autóctono y vernáculo. ¿Cómo, entonces y en qué sentido el máximo pastor de los católicos de Puerto Rico dice que la muerte de Ojeda Ríos "tiene sus raíces en los ideales de la libertad y respeto de los derechos humanos?"

Cuando bajo el liderazgo de Ojeda Ríos o con su bendición, los llamados "Macheteros" mataron a los marineros de Sabana Seca, ¿de qué manera Ojeda Ríos y sus seguidores estaban avanzando "los ideales de la libertad y respeto de los derechos humanos?" O tal vez debemos de interpretar estos comentarios de mejor manera, clarificando que las actividades de Ojeda Ríos y su banda de malhechores son nada más que una bochornosa consecuencia de una lucha verdadera y justa cuyas herramientas son el voto y sus propulsores, los pacíficos pues como dice el Señor, "de ellos es el Reino de los Cielos."

Monseñor González Nieves sirvió como obispo diocesano en los EE.UU.y él sabe del lugar de honor sobre el cual las familias y ciudadanos de ese país colocan a sus militares, particularmente los de origen hispano: ¿se atrevería él a decirle a los padres, a los hijos, a los abuelos, a los hermanos de los marineros muertos en Sabana Seca, que ellos murieron en aras de "los ideales de la libertad y respeto de los derechos humanos?" Pero que en ese momento—según esta lógica—ellos eran obstáculos de esos ideales y que por lo tanto merecían la muerte que tuvieron? ¿De qué manera la muerte de ellos fue mejor que la de Ojeda Ríos y dónde está la vergüenza y la indignación ante ese atropello perpetrado por Ojeda Ríos y sus secuaces?

A Ojeda Ríos hay que recordarlos como lo que fue, como a alguien que abrazó la violencia, el odio y la intolerancia en momentos en que todo el pueblo la repudiaba, como alguien que alimentó la espiral de violencia y no como a un patriota, no como a una persona de ideales honorables.

Monseñor González Nieves, con todo el respeto que Su Excelencia se merece, me atrevo a recordarle y a sugerirle humildemente que no se puede condenar la violencia mientras se ensalza a quien la practica. A Ojeda Ríos no se le puede separar de sus actos violentos, de su odio, intolerancia y sed de venganza en una supuesta defensa a "los ideales de la libertad y respeto de los derechos humanos." A Ojeda Ríos no se le puede ver aparte de sus actos.

Para que sus oraciones y exhortaciones se hagan realidad—a las cuales yo me uno—hay que llamar las cosas como son. Si vamos a condenar a la violencia no importa de dónde provenga, hay que llamarla por su nombre y en este caso se llamaba Filiberto Ojeda Ríos.

Finalmente, nos dice el evangelio, que cuando Pedro le cortó la oreja a uno de los guardias que venía a arrestarlo en el huerto de los olivos, Jesús le increpó, diciendo, "guarda tu espada en su vaina. ¿No sabes que quien vive por la espada, por la espada morirá? Otras versiones dicen, "¿no sabes que a quien hierro mata, a hierro muere? Esto se verificó—justa o injustamente ya se sabrá—en la muerte de Filiberto Ojeda Ríos.

sábado, setiembre 24, 2005

Cambios técnicos inminentes

Amigos, ya que Vivificat en Español es un proyecto más maduro, voy a realizar un par de cambios que me facilitarán llevar la cuenta del uso de esta página y también incrementar el espacio de expresión en la sección de comentarios. Por lo tanto, ahora esta bitácora tendrá un contador independiente al de la versión en inglés y tan pronto arregle el armazón de la bitácora, los comentarios no serán generados vía Haloscan, mas voy a utilizar las facilidades que Blogger provee para este menester. Blogger asigna espacio ilimitado para los comentarios, pero no provee "trackbacks" pero yo no considero esto un problema en esta versión de mi proyecto digital. Espero que disfruten los nuevos cambios.

Se cierra un capítulo triste en la historia de Puerto Rico

Terrorista puertorriqueño llega a trágico fin.

De acuerdo al Nuevo Día Interactivo:
HORMIGUEROS (AP) - Filiberto Ojeda Ríos murió de dos impactos de bala, uno en la clavícula derecha y otro en la espalda, al batirse a tiros con agentes del Negociado Federal de Investigaciones, supo Prensa Asociada.

Al momento de su muerte, el líder independentista vestía pantalón y gorra de camuflaje y un chaleco antibalas color crema, según un oficial del gobierno presente en la escena de los hechos.

El cadáver de Ojeda Ríos fue encontrado boca abajo frente a la puerta de entrada de la casa donde se escondía en un sector rural de Hormigueros, indicó la fuente que pidió anonimato por no estar autorizado a ofrecer detalles.

Al lado derecho del cadáver se encontró una pistola, que fue ocupada por investigadores forenses. También, se ocupó más de una veintena de casquillos de balas, incluyendo algunas de armas calibre AR-15...
Favor de seguir leyendo aquí.

Amigos, en la historia de los pueblos no faltan incidentes violentos ni líderes que la inciten. Puerto Rico no es la excepción. En los años setenta, al cabo de recibir entrenamiento de agentes cubanos, instrucción en la guerra de guerrillas al estilo del Che Guevara y motivación ideológica, Filiberto Ojeda Ríos lanzó una campaña de terror que tenía por objeto no solamente retar a las autoridades del gobierno de los EE.UU., sino también "despertar" al resto de la población a un levantamiento y amedrentar a los indiferentes. Ojeda Ríos falló en todos y cada uno de estos objetivos.

Lo que logró si fue abochornar la mentalidad de los puertorriqueños que por mucho tiempo han optado con resolver sus diferencias por vías pacíficas. En ningún momento los puertorriqueños han respondido a llamamiento a la violencia alguno—con la excepción del Grito de Lares en el 1868, pero el hecho de que el levantamiento no cundió más bien prueba la regla que la excepción.

Recuerdo claramente en mi preadolescencia los bombazos que los llamados "Macheteros" hicieron en las oficinas de reclutamiento militar en Ponce y en la sucursal del Banco de Ponce en el Centro Comercial Santa María, el salto que di por la mañana, el susto de un niño que en pocas horas iría a la escuela bajo el espectro de bombas y muertes. Ya cuando tuve más comprensión, sucedieron los ataques a los marineros que salían de Sabana Seca y la destrucción de los aviones de la Guardia Nacional en la Base Muñiz y lo único que sentí fue vergüenza y tristeza ante el acto cruel y cobarde de un hombre que decía actuar en nombre de mis intereses y mi dignidad puertorriqueña.

Filiberto Ojeda Ríos fue un asesino y murió según vivió, porque al que hierro mata, a hierro muere. En ningún momento entendió la mentalidad del puertorriqueño, antes bien, como muchos separatistas en Puerto Rico, se inventó una abstracción nacionalista y una idea artificial de lo que significaba "patria" y "dignidad" y decidió matar en su nombre. Ojeda Ríos inventó su propio dios, a imagen y semejanza suya y decidió postrarse ante él, tildando de "traidor" a quien no lo siguiese.

La muerte de Ojeda Ríos ha sido una muerte triste por lo vacía, porque culmina otro tanto: una vida vacía, de ideales huecos y de manos manchadas de sangre.

A lo que a mí respecta, su muerte cierra un triste capítulo de nuestra historia que espero no se vuelva a repetir. La palabra y no el fusil, el voto, y no la bala ni el bombazo; ellos son los que habrán de resolver nuestros problemas. Ojeda Ríos: te has acostado según viviste y espero que nunca te levantes.

Y a los que ahora brindan loas y elogios a ese señor, a los que le aplaudían sus ocurrencias y soliloquios, mejor que reflexionen y cuestionen si el camino de la sangre, tan elocuentemente demostrado por Ojeda y sus compinches, es el camino ideal para dejar nuestra adolescencia como pueblo y enfrentar las responsabilidades y demandas que acarrea la libertad, en vez de llenarse la boca con esa palabra.

domingo, setiembre 18, 2005

Teófilo y su Señora recibidos como Oblatos de la Orden de San Benedicto

Amigos, quiero compartir con uds. una buena noticia. En este día fuimos recibidos como oblatas de la orden benedictina mi señora y yo en la archiabadía de San Vicente en Latrobe, Pennsylvania. Después de una invocación al Espíritu Santo, las preguntas de rigor y de la recitación de unas promesas, recitamos la oración de oblación final:
¡Paz a vosotros! En el nombre de nuestros Señor Jesucristo, Amen. Yo..., me ofrezco a Dios Todopoderoso, por la intercesión de la Bienaventurada Virgen María y nuestro santo padre Benedicto, como un oblata de la Archiabadía de San Vicente y prometo dedicarme al servicio de Dios y del prójimo de acuerd a la Regla de San Benito, en cuanto mi estado de vida me lo permita.
Yo asumí el nombre de "Teófilo en honor al cristiano a quien San Lucas el evangelista dedicó su evangelio y los Hechos de los Apóstoles, así como a otro Teófilo, un monje búlgaro quien murió martir durante las persecuciones iconoclásticas del emperador bizantino León de Isauria. Este Teófilo benedictino se convirtió en un santo tanto del Oriente como del Occidente cristiano. Mi esposa tomó el nombre de "Teresita," en honor a Santa Teresita del Niño Jesús y de la Santa Faz, Doctora de la Iglesia, cuya vida mi esposa ha estudiado asiduamente.

Así comienza para nosotros un nuevo caminar juntos en la fe y el amor de Nuestro Señor Jesucristo.Deo Gratias.

En anticipación a una ceremonia que tomará lugar esta tarde.

miércoles, setiembre 14, 2005

Democracia e Iglesia, ¿antagónicas?

Amigos, la publicación digital católica Zenit.org contiene hoy una entrevista con César Izquierdo, coeditor junto a Carlos Soler del libro Cristianos y democracia y director director del departamento de Teología Dogmática de la Facultad de Teología de Universidad de Navarra en donde advierte que "democracia no es lo mismo que relativismo epistemológico y moral." He aquí algunas citas:
- El pretendido antagonismo entre la Iglesia y la democracia se basa en una concepción de la democracia que podríamos calificar de «salvaje»: la que considera que todo debería estar sometido a la decisión de los ciudadanos. A esto se opone no sólo la Iglesia, sino el simple sentido común.

- Lo que molesta a algunos es que, no sólo la Iglesia, sino muchos ciudadanos corrientes, de diversas procedencias confesionales y culturales, defiendan la existencia de la verdad y el bien para la sociedad, como fundamentos de la justicia. Y es que solamente si hay una verdad y un bien más allá de la discusión, de las libres opiniones y del puro pragmatismo, es posible defender la justicia, especialmente respecto a los más débiles, en cualquier sociedad.

-Quienes no admiten esto, difunden un sentido de democracia que equivale a un relativismo epistemológico y moral: nadie puede decir a los otros qué es verdadero o bueno, por tanto, habría que limitarse a estar de acuerdo en aceptar, en dar por bueno lo que diga la mayoría en cada momento.

- En un sistema democrático, la expresión libre de opiniones sobre la marcha de la sociedad nunca es una intromisión. Esa es la grandeza de la democracia. Cuando se acusa a la Iglesia de intromisión indebida se actúa de forma bien poco democrática, porque en definitiva lo único que se le reprocha es no estar de acuerdo con otras opiniones.
Comentario. A lo que a mí concierne como católico laico y miembro de la Iglesia es que nunca se me debe negar mi participación ciudadana en los procesos decisionales de mi sociedad y país por el mero hecho de que yo traigo una conciencia católica a la mesa. Si la democracia se valora verdaderamente y no en apariencia mediante eslóganes y halagos vacíos, se me debe respetar mi derecho a opinar de acuerdo a mi conciencia y fomentar cambios y mejoras de acuerdo a esa misma conciencia.

La separación entre la Iglesia y el estado consiste en eso mismo, que el estado no favorecerá jurídicamente una confesión religiosa sobre otra; lo que no significa es que el ciudadano cristiano debe hechar de lado su conciencia al participar en los procesos civiles o como miembro del gobierno o trabajador del estado. Nuestro deber como cristianos es ser "sal de la tierra" aun en esas esferas en pleno derecho, sin ser tildados como inferiores o marginales por aquellos que buscan empujar los valores religiosos al fuero privado.

domingo, setiembre 11, 2005

Recordamos hoy el 11 de septiembre, 2001

Amigos: celebramos hoy el cuarto aniversario de los ataques terroristas acaecidos el martes, 11 de septiembre, 2001, y las 3 mil víctimas que dichos ataques cobraron.

Estos ataques sucedieron no como consecuencia de hechos reales o percibidos de la política exterior estadounidense. No, ocurrieron porque una claque de asesinos, autoinvestidos de poder divino, se declararon jueces y ejecutores de inocentes. Teniendo a “Dios” de su lado justificó el asesinato en masa de sus adversarios cuyo único crimen fue el de presentarse a trabajar una mañana prístina e ideal para esta asquerosidad.

Jesús llama al diablo “asesino desde el principio” y establece, de acuerdo al Evangelio según San Juan, VIII: 39-47, que aquellos que hacen la voluntad del diablo hijos de este, también asesinos y mentirosos. Hoy día, otros que reclaman ser “hijos de Abrahán” son desmentidos por la evidencia de sus obras y el alcance de sus odios y mentiras.

La única manera de derrotarlos totalmente es haciendo el bien y luchando por la victoria del Amor. De otra manera, otros vendrán a ocupar su lugar. Roguemos, pues, por el triunfo del Amor mientras esperamos la gloriosa venida de nuestro Dios y Salvador, Jesucristo.

martes, setiembre 06, 2005

El nuevo paganismo ha llegado a los católicos

Homilía del arzobispo de Durango (México) en San Juan de Letrán.
ROMA, martes, 6 septiembre 2005 (ZENIT.org-El Observador).- Tras el encuentro personal del primer grupo de obispos mexicanos con el Papa Benedicto XVI, los prelados celebraron misa este lunes en la Basílica de San Juan de Letrán, la catedral del Papa.

Durante la homilía de la misa a la que asistieron cerca de 30 obispos, el arzobispo de Durango, monseñor Héctor González Martínez, subrayó la fidelidad del episcopado de México al vicario de Cristo.

«Hemos podido constatar --dijo-- los carismas de que está dotado de modo personal el Papa, además de los carismas fundamentales por su oficio».

Más adelante, el arzobispo González Martínez recordó cómo, el día de la elección del Papa, al asistir a un canal de televisión en Durango, tuvo que enfrentar a personas que criticaban a Benedicto XVI y a la Iglesia.

«Aproveché para darle la vuelta a las cosas, dado que conocía al cardenal Ratzinger de tiempo atrás, conocía su amabilidad, su humildad, su trato respetuoso con toda clase de personas; la sencillez para exponer las cosas, pláticas que teníamos cuando nos encontrábamos en la Plaza de San Pedro cuando iba o regresaba de su trabajo», recordó.

Más adelante, el arzobispo de Durango pidió a los demás obispos reconocer cómo en cada tiempo Dios va dándole a la Iglesia el Papa que va necesitando.

«Eso nos estimula a fortalecer los lazos de unión con el Santo Padre y aprender de él valores evangélicos, virtudes humanas y cristianas para nuestro ministerio», aseguró.

«Ahora vivimos un nuevo paganismo --dijo el arzobispo González Martínez--, en el que, allá en México, por ejemplo, se habla de católicos paganos; es decir, de católicos que están bautizados e inscritos en los libros parroquiales, pero que llevan una conducta realmente pagana, una vida alejada del Evangelio».

«Celebrando la Santa Misa en esta Cátedra del Papa, pidamos a Dios nuestro Señor a vivir intensamente su misterio y que nos enseñe, sobre todo, a darlo a conocer a los demás», dijo el arzobispo de Durango, quien concluyó afirmando que «nuestro mundo, como en tiempos de San Pablo, está necesitado de una vivencia intensa del misterio de Cristo y de una capacidad para transmitir a la humanidad ése misterio; transmitirlo en el relativismo moderno, para atraer a todos a Él.»
Comentario. Amigos, el "nuevo paganismo" no es cosa nueva. Lleva creciendo desde hace tiempo en nuestros países de raigambre católica. Los católicos "de nombre solamente" muchas veces han sobrepasado el número de los practicantes. Lo que hace el fenómeno de hoy uno diferente es el desdén e insolencia abierto a la cultura católica y a la posición de la Iglesia frente a la inmoralidad del día. Lo que se observa hoy es un desafío, un desdén, que a veces raya en lo obsceno, hacia todo lo que sea católico o que recuerde las demandas evangélicas.

Nadie quiere rendir cuentas a nadie y mucho menos a Dios. Muchos quieren hacer lo que le venga en ganas y resienten cuando alguien se atreve a despertarles sus conciencias dormidas.

Nada nuevo hay bajo este sol. El arzobispo de Durango se lamenta de un fenómeno que es regla y no excepción en todo el continente.

jueves, setiembre 01, 2005

Llegó la hora de prestar una mano amiga

Amigos, las noticias que nos vienen llegando desde la zona damnificada por el huracán Katrina en el sur de los EE.UU. se tornan cada vez más desesperadas. Veo que el Señor quiere que seamos sus ojos, manos, y pies en esta empresa de ayudar a nuestros semejantes, ya que también es a través de nosotros que Dios ama al mundo.

Por favor, consideren contribuir monetariamente o como voluntario a su organización caritativa preferida y ayuden a nuestros hermanos y hermanas que sufren carencia y necesidad. Estas son algunas de las organizaciones que sugiero:
Caridades Católicas

Los Caballeros de Colón

Cruz Roja Americana
También, mantengan ojo avisor contra charlatanes y estafadores que pudiesen tomar ventaja de esta tragedia para llenarse sus bolsillos de dinero. Las condiciones son óptimas para este tipo de tilmes.

Oremos por todos aquellos que sufren en los estados de Luisiana y Misisipí y por sus familias: que el Señor convierta sus pérdidas en abundancia y sus tristezas en alegrías.