miércoles, junio 29, 2005

Día de San Pedro y San Pablo

Celebramos hoy el día de los apóstoles fundadores de la Iglesia de Roma, los santos Pedro y Pablo, cuyos martirios en esa ciudad abrieron un nuevo capítulo en la historia de la Cristiandad.

Tengo mucho en común con mi San Pedro, antes y después de su unción con el Espíritu. Puedo ser altivo, impulsivo, valentón y cobarde. Pero prefiero cultivar sus cualidades positivas, su lealtad al Maestro, su humildad y conciencia de pecador, su perseverancia, su docilidad ante el impulso del Espíritu, no importa que prejuicios o miedos tenga.

Celebremos, entonces, la memoria de estos santos apóstoles.

domingo, junio 26, 2005

Día de Detalles Técnicos

Hola amigos: este fin de semana me he dedicado a trabajar "bajo el bonete," por decirlo así, en un esfuerzo para acelerar y facilitar la descarga de Vivificat!, particularmente para aquellos que usan teléfonos y módems para accesar la Red. He removido algunos de los "Detalles Particulares" a la sección de "Sitios Favoritos," por ejemplo, y arreglé otros detalles similares. Déjenme saber si los arreglos funcionan. Gracias, y sigan visitando Vivificat! en Español.

sábado, junio 25, 2005

ONU y Unión Europea: El cristianismo en el punto de mira

La concepción evangélica de los derechos humanos bajo ataque

ROMA, sábado, 18 junio 2005 (ZENIT.org).- La concepción cristiana de los derechos humanos está, cada vez más, bajo el ataque de las organizaciones internacionales como Naciones Unidas o la Unión Europea. Éste es el argumento de un nuevo libro titulado: «Contra el Cristianismo: la ONU y la Unión Europea como nueva ideología» («Contro il Cristianesimo: L’ONU e l’Unione Europea come nuova ideologia»), publicado hace dos semanas en Italia por Piemme.

Las autoras, Eugenia Roccella y Lucetta Scaraffia, sostienen que los cambios descritos en el campo de los derechos humanos son notables. La Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 no hizo mención de los «derechos reproductivos». Una razón clave del porqué de este cambio, sostiene el libro, reside en la agitación cultural de los años 60. Aquellos años presenciaron una suerte de «revolución cultural» no sólo en el área de la sexualidad, sino también en el mismo concepto de los derechos.

Como resultado de esta agitación, indica el libro, la actividad sexual se disoció de su nexo con la procreación, se exaltó la idea de la autonomía individual, se redujo la vida humana a mero material biológico para manipular en laboratorio, y la humanidad intentó construir una nueva utopía basada en la satisfacción de los deseos sexuales. A su vez, esta visión utópica fue impuesta cada vez más a los países del Tercer Mundo por organizaciones internacionales, a veces a la fuerza, uniendo el programa de derechos reproductivos a la ayuda financiera...

- Por favor, continúe leyendo aquí

domingo, junio 19, 2005

Zenit.org entrevista al arzobispo de Denver, Monseñor Charles Chaput

La nueva evangelización debe unir a todo el continente americano.

Amigos, la revista cibernética católica Zenit.org entrevistó al arzobispo de la ciudad de Denver, Colorado, Monseñor Charles Chaput, Capuchino, sobre el tema de la evangelización hemisférica. Yo tuve el inmenso honor de conocer a Monseñor Chaput en los días de su consagración episcopal como obispo de Rapid City, Dakota del Sur, cuando estuve estacionado allí durante mi servicio militar en la vecina base de la Fuerza Aérea de los EE.UU. Ellsworth. Me consta que Monseñor Chaput es un prelado vertical de gran carácter y fuerza moral, un defensor infatigable de los derechos humanos y de los cristianos, y siervo digno de Nuestro Señor Jesucristo.

La cita que más me gustó de su entrevista es esta:
Hay una cuestión que me mantiene sumamente temeroso: la creciente hostilidad que existe en Estados Unidos para todos aquellos que tocamos temas religiosos en la plaza pública. Hay una gran confusión entre la gente de este país: se puede hablar de temas éticos en cualquier lugar, pero sin tocar la religión. Pareciera que la libertad religiosa nada tuviera que ver con los derechos humanos; todo lo tenemos que envolver en discusiones éticas. Porque hablar de la dignidad de la persona humana está muy bien visto, pero no si se liga la dignidad de la persona con la fe.
- Lea la entrevista entera en Zenit.Org.

jueves, junio 16, 2005

Se publican los resultados de la autopsia de Terri Schiavo

Entonces, ¿fue lícito matarla?

Amigos, los resultados de la autopsia de Terri Schiavo han sido publicados y estos alegadamente confirman la naturaleza su daño cerebral después de su colapso en 1990. La razón de este colapso permanece desconocida. Voceros y comentaristas de la izquierda y derecha secularista apuntan a estos resultados como una prueba de que su esposo, Michael, estaba en su derecho a permitir su muerte y también que los resultados desacreditan la intervención de la Casa Blanca y el Congreso en su caso.

El cálculo que decidió el proceso de Terri fue brutal: su mera existencia fue declarada improductiva y como un drenaje de recursos mejor empleados en otra persona.

La posición cristiana católica permanece inmutable: todo ser humano, no importa su grado de conciencia, está dotado de derechos inalienables, incluyendo el derecho a la vida, derechos que ningún "proceso de ley" puede negar lícitamente, negación que en el caso de Terri se impuso por subterfugio legal y abuso de poder.

La vida de Terri tenía valor, tanto intrínseco como emocional, ya que sus padres estaban bien dispuestos a continuar con su cuidado. Las cortes debieron haber tomado en cuenta ambas realidades antes de pronunciarse, pero no lo hicieron así.

El valor de una vida humana es muy elevado para evaluarla solamente en términos de lo que pueda producir o los bienes que consuma. Los resultados de esta autopsia en nada alteran los principios de la moral natural que aquí imperan. La lucha por estos principios y por estos derechos continuará. A Terri Schiavo, no la olvidaremos.

lunes, junio 13, 2005

Semblanza de un santo boricua

Hola amigos. Ya habrán notado que en la sección marginal de esta bitácora se encuentra un retrato de Carlos Manuel Rodríguez, "el apóstol laico de Puerto Rico." Muchos se preguntarán quién es él. He aquí una semblanza obtenida del sitio-web de la Santa Sede:

CARLOS MANUEL CECILIO RODRÍGUEZ SANTIAGO (1918 - 1963)

Carlos Manuel Rodríguez nació en Caguas, Puerto Rico, el 22 de noviembre de 1918, hijo de Manuel Baudilio Rodríguez y Herminia Santiago, ambos de familias numerosas, sencillas y de gran arraigo cristiano. Fue bautizado en la Iglesia Dulce Nombre de Jesús en Caguas el 4 de mayo de 1919. Fue el segundo de cinco hermanos: dos hermanas se casaron, otra es religiosa Carmelita de Vedruna y su único hermano es sacerdote benedictino y Primer Abad puertorriqueño.

Cuando ‘Chali’ tenía seis años, un voraz incendio consumió la modesta tienda del papá y la vivienda de su familia. Como resultado, perdieron todo y se vieron precisados a mudarse a casa de los abuelos maternos. Aquí, Carlos Manuel vino en estrecho contacto con su abuela Alejandrina Esterás, una “santa mujer” al decir de quienes la conocieron.

Manuel Baudilio, el padre, sufrió con resignación, sin perder su fe esta perdida y tras una larga enfermedad, murió en 1940. Doña Herminia, al no estar en su casa propia se impuso a sí y a sus hijos un celoso respeto y hasta cohibición, de quien está en casa ajena. Esto influyó en el carácter reservado y tímido de sus hijos. Pero Herminia tenía la virtud de la serena alegría iluminada por la fe dada su familiaridad con el Señor en la Eucaristía diaria.

Es así como las primeras lecciones en la fe católica y las vivencias de esa fe las recibe y experimenta Carlos desde muy temprano en el seno de su propia familia. A los seis años comenzó su vida escolar en el Colegio Católico de Caguas, en donde permaneció hasta octavo grado.

Allí conoció a las Hermanas de Notre Dame y cultivó una especial amistad con ellas durante toda su vida. Bajo la tutela de éstas y de los Padres Redentoristas, desarrolla su primera educación formal, humanística y religiosa; recibe a Cristo por vez primera en la Sagrada Eucaristía que marcaría un amor para siempre; se hace monaguillo y posiblemente siente el llamado inicial a una vida de entrega total a Cristo. Como monaguillo, empieza a degustar las riquezas de la fe a través de la sagrada liturgia de la Iglesia.

Se gradúa de octavo grado en 1932, siendo el primer honor de su clase y obteniendo la medalla de religión. Pasa entonces a cursar estudios en la escuela superior pública Gautier Benítez en Caguas. Durante el segundo semestre de ese curso escolar empieza a notar los primeros síntomas de una enfermedad que sugería un trastorno gastrointestinal: colitis ulcerosa. Este habría de causarle muchísimos inconvenientes por el resto de su vida, y se iría agravando paulatinamente. Ello jamás llegó a doblegar su espíritu de entrega a Cristo y a Su Iglesia.

Más tarde, renueva su contacto con las Hermanas de Notre Dame y los Padres Redentoristas, esta vez en la Academia Perpetuo Socorro en el sector Miramar de San Juan, donde cursa su tercer año de Escuela Superior (1934-35), pero su salud le impide continuar. Vuelve a Caguas, trabaja por algún tiempo y por fin termina ambos cursos, el comercial y el científico, en su cuarto año en la Gautier Benítez en 1939.

Se desempeña como oficinista hasta 1946, cuando decide iniciar estudios hacia un bachillerato en la Universidad de Puerto Rico (UPR) en Río Piedras, y logra completar un año. En 1947, a pesar de haber aprobado con excelentes calificaciones todas las materias y pese a su amor por los estudios, una vez más su salud le impide estudiar formalmente: esta vez, de manera definitiva. Sin embargo los estudios jamás terminaron para ‘Charlie’, como ya empezaban a llamarlo sus amigos en la UPR. Él era un lector voraz. Todo le interesaba: las artes, las ciencias, filosofía, religión, música... De hecho, tomó clases de piano tan sólo un año, pero su interés le llevó a continuar por sí solo, hasta tocar no sólo el piano, sino además, el órgano de la Iglesia... ¡La música sacra que tanto aprendió a amar!

Otro de sus grandes amores era la Naturaleza. Desde niño acostumbraba pasar las vacaciones de verano en el campo. Solía ir con hermanos y primos de pasadía, al río o a la playa. Ya de adulto organizaba junto a sus hermanos, caminatas de un día al campo; ligero de equipaje, frugal el alimento, pero abundante el deseo de comulgar con la creación entera.

Carlos Manuel trabajó como oficinista en Caguas, Gurabo y en la Estación Experimental Agrícola, adscrita a la UPR de Río Piedras, donde además traducía documentos. Empleaba casi todo su modesto salario en promover el conocimiento y el amor a Cristo, especialmente a través de la Sagrada Liturgia. Por eso, se afanaba en traducir artículos que leía sobre la materia y que él editaba para nutrir dos publicaciones a manera de folletos mimeografiados, Liturgia y Cultura Cristiana, tarea a la que dedicaba incontables horas de trabajo.

Cada vez más convencido de que la liturgia es la vida de la Iglesia (a través de la oración, la Proclamación de la Palabra, la Eucaristía y los misterios de Cristo o sacramentos), organiza en Caguas un “Círculo de Liturgia” junto al P. McWilliams y luego, en 1948, funda junto al P. McGlone el coro parroquial Te Deum Laudamus.

En Río Piedras, donde sus hermanos Pepe y Haydée eran ya profesores de la UPR, Carlos realiza su ardiente deseo de dar a conocer a Cristo entre profesores y estudiantes de ese centro docente. Al ampliarse el grupo de sus “discípulos” se mueve con ellos al Centro Universitario Católico, organiza otro Círculo de Liturgia (más tarde llamado Círculo de Cultura Cristiana). Continúa con sus publicaciones y organiza y da forma a sus célebres “Días de Vida Cristiana” junto con los universitarios a quienes desea que entiendan y gocen los tiempos litúrgicos. Participa en paneles sobre diversos temas, siendo él el portaestandarte de la vida litúrgica y el sentido pascual de la vida y la muerte en Cristo. Organizó grupos de discusión en varios pueblos y participó en la Cofradía de la Doctrina Cristiana. Otras organizaciones católicas en las cuales participó fueron la Sociedad del Santo Nombre y los Caballeros de Colón. Impartió catequesis a jóvenes de escuela superior, aportando él todo el material que mimeografiaba sin descanso para suplir las limitaciones económicas de sus jóvenes alumnos. Defendió y promovió con fervor extraordinario entre obispos, clero y seglares, la renovación litúrgica de la Iglesia a través de la participación activa de los fieles, el uso del vernáculo y, muy especialmente de la observancia de la Vigilia Pascual, felizmente restaurada por SS Pío XII, para regocijo de Charlie. Todo ello, antes del Concilio Vaticano II, de ahí que se le llame apóstol pre-conciliar de lo que vino a ser Sacrosanctum concillium.

Muchos testimonian su desarrollo vital de la fe gracias a la formación que le impartió Carlos Manuel unido a su modelo de entrega y servicio. Varios otros agradecen a su ardiente celo por Cristo el haber despertado en ellos su vocación religiosa. Quienes lo buscaban para aclarar sus dudas o conseguir el fortale cimiento de su fe, no quedaban defraudados. Acercarse a Carlos Manuel era como allegarse a una luz que va iluminando cada vez más la perspectiva y el sentido de la vida a medida que se le conocía mejor. La alegría cierta de la Pascua traslucía siempre en su mirada y en su sonrisa y una notable fortaleza espiritual trascendía su frágil figura. La firme convicción de su fe vencía su natural timidez y hablaba con la seguridad de Pedro en Pentecostés. A pesar de su salud quebrantada por tantos años, ninguna queja nubló la alegría con que enfrentaba la vida y nos recordaba que el cristiano ha de ser alegre porque vive la alegría y la esperanza que Cristo nos regaló con Su Pascua: VIVIMOS PARA ESA NOCHE.

Sus fuerzas físicas decaían, pero jamás su espíritu se doblegó. Vivía cada momento superando calladamente su dolor con el gozo profundo de quien se sabía resucitado. Minada finalmente su salud por la enfermedad que se diagnosticó como un cáncer terminal del recto, tras una larga operación en marzo de 1963, padeció “la noche oscura de la fe” pensándose abandonado de Dios. Antes de morir, re-encontró con emoción la Palabra que estuvo perdida, la que le había dado sentido a su vida. Su paso a la vida eterna fue el 13 de julio de 1963. Tenía 44 años. “El 13 es buen día” – había dicho antes, sin que tuviésemos noción de lo que ello significaba. Ahora sabemos.

El Proceso de Carlos fue meteórico: Iniciado en 1992, su positio sobre virtudes heroicas llevó a que se le declarase Venerable el 7 de julio de 1997. El milagro, para su beatificación (curación de un linfoma maligno no-Hodgkins en 1981) fue aprobado por SS Juan Pablo II el 20 de diciembre de 1999: ¡En tiempo récord (tan solo ocho años) y por actores laicos!

miércoles, junio 08, 2005

Las sectas, «desafío cultural» para la Iglesia en América Latina

Según el cardenal Paul Poupard.
RÍO DE JANEIRO, miércoles, 8 junio 2005 (ZENIT.org).- Las sectas son quizá el «desafío cultural» más importante que enfrenta la Iglesia en América, constata el cardenal Paul Poupard, presidente del Consejo Pontificio de la Cultura.

Su convicción se basa en los informes de los obispos durante las visitas «ad limina» y en las conclusiones del cuestionario sobre la increencia que preparó la asamblea plenaria de ese Consejo vaticano en marzo de 2004, a raíz de la correspondencia de intelectuales y hombres de Iglesia.

Estas conclusiones las ilustró el purpurado francés este martes en Río de Janeiro al inaugurar con una conferencia el segundo Encuentro de Miembros y Consultores Americanos del Consejo de la Cultura.

Las respuestas a las preguntas sobre el estado de la fe y la increencia, reveló el cardenal, «mostraban la disminución del ateísmo militante y teórico en la misma medida que crece una "aconfesionalidad" o una forma "light" de vida cristiana».

«Si en los años setenta y ochenta el secularismo se expresó en algunos jóvenes como: "Cristo sí, la Iglesia no"; hoy, una mentalidad invasora dice: "Dios quizá, religión sí". Pero Dios personal no, sino una energía impersonal, sensible, emotiva y confusa: sí».

Las sectas son el penúltimo eslabón de una cadena que termina en la indiferencia, y que, según Poupard, «inicia en la ausencia de una respuesta de parte de la experiencia religiosa al problema del sentido de la vida».

Este fenómeno, reconoció, se debe a «una búsqueda compulsiva de la trascendencia, con los ojos de la emotividad y el rechazo a cualquier autoridad que no se justifique afectivamente cercana».
Por favor, sigan leyendo aquí.

Comentario. Esto es un problema añejo, que creo se vió primero en Puerto Rico por la influencia anglosajona y la tradición pluralista que se ha arraigado en la Isla. El campo de combate es uno de ideas y de debate oral e impreso, ya que los puertorriqueños no nos hemos ido a las calles a matarnos los unos a los otros en nombre de Cristo como lo hacen en Irlanda del Norte.

Lo que pasa es que varias de las voces principales de la jerarquía católica en Puerto Rico, buscando "relevancia" y "justicia social," han adoptado un discurso con matices políticos que dista mucho de lo que el puertorriqueño busca que es lo mismo que lo que todo hombre busca: satisfacer su sed de Dios. En cambio, lo que han logrado es convertirse en el primito mayor de la Iglesia Episcopaliana en la Isla, ya radicalizada tanto teológica como políticamente.

Lo que es nuevo ahora es que el fenómeno viene afectando al resto de América Latina y la jerarquía no ha logrado reaccionar de manera coherente y unificada, cayendo en la misma polarización que se ve en Puerto Rico.

Lo que nos queda a todos los católicos, y no solamente a los pastores, es fomentar una Nueva Evangelización que atienda a todas las ansias espirituales de la grey católica en el continente, y no solamente su sed de bienes materiales o poder político. La Iglesia existe para salvar las almas primero, esa es su prioridad ineludible. El resto seguirá si las almas son salvadas y alimentadas espiritualmente. La Iglesia tiene que formar creyentes adultos aptos para cooperar en esta empresa.

A la América Latina hay que recapturarla en el Nombre de Cristo quien habita realmente dentro de su Iglesia Católica, la que es animada preferencialmente con la presencia del Espíritu. Reconozcamos esto y por ahí podremos empezar.

Ser Católico es ser Cristiano Total.

sábado, junio 04, 2005

El asesinato de la libertad

Mateo Mateo, Presbítero
Fuente: ENDI.COM

Juan Manuel de Prada citaba una frase de Winston Churchill: “La primera víctima de la guerra es la verdad”. En las guerras todo suele ser tragedia, mentira y fariseísmo. Por eso es difícil que haya guerras justas. La única verdaderamente santa y justa la hizo Jesucristo, no derramando más sangre que la suya propia.

Ahora bien, las peores guerras son las que atentan contra la moral y la vida de inocentes. A la Iglesia, por oponerse a estas batallas devastadoras, la insultan, la desprecian, como retrógrada. Es peligroso defender la verdad y los principios de moralidad; sin verdad no hay libertad; sin libertad no hay amor verdadero. El amor germina en la auténtica libertad. Unos ponen la sangre y otros la venganza; unos declaran la verdad y los otros el fanatismo .

En la guerra contra la moral, ahí sí que se aplica redondamente la frase de Churchill: “la primera víctima inocente es la verdad”. -¡Todo es relativo!, grita el padre de la mentira. -Esta es su contradicción: niegan los que afirman absolutamente. El humilde y clarividente teólogo, cardenal Joseph Ratzinger -hoy, el papa Benedicto XVI- lo ha calificado con precisión de rayos láser: “la dictadura del relativismo”. A muchas personas, irónicamente, llamadas liberales, les asustó. La verdad como la luz, agrada y duele; depende de la salud de los ojos.

El proclamar el relativismo como la religión moderna, de la Nueva Era, es implantar el absolutismo despiadado, despótico y anárquico.

Esos feligreses de otras religiones-sectas y de la Nueva Era son los que mayormente aconsejan a la Iglesia a ponerse al día del progresismo. “No sabéis lo que pedís”.

Mira por donde este tema me ha recordado a los protestantes en su añorado sistema del “libre examen”. Me atrevo a aconsejarles que lo estudien. ¿No será el libre examen una traducción y trasvase del relativismo a la misma interpretación de la Biblia? Al menos eso explicaría las veinticinco mil iglesias cristianas registradas, cinco nuevas semanales y que cada pastor tenga la suya en su feligresía y, luego, cada fiel la personal para ser consecuentes. Así se explica que con la misma Biblia y el mismo Espíritu Santo, afirmen y permitan las acciones y criterios más opuestos y contradictorios entre ellos mismos.

Con el libre examen es difícil mantener la unidad en los principios, máxime si admiten como pilares intocables que para salvarse bastan “la sola Fe” y “la sola Escritura”. - La Biblia misma los desmiente. Eso sí, hay que estudiar la Biblia con ganas de encontrar la verdad.

Estos pensamientos no son insultantes, ni obstáculo al ecumenismo. Todo lo contrario. El ecumenismo debe apoyarse en la verdad. El amor será elemento necesario, el lubricante que haga fácil el acceso a la verdad objetiva. Nadie mejor que la Biblia habla de la Iglesia fundada por Jesús hace veinte siglos. Lo afirma el mismo S. Pablo (1 Timoteo 3,15): “Para que sepa cómo hay que portarse en la Iglesia, columna y fundamento de la verdad”. Este es el carisma de la Iglesia por su Magisterio y la tradición, ser columna y fundamento de la verdad. Y la misión del Papa por voluntad de Cristo, ser signo eficaz de unidad y de fe.

El desgobierno que está sufriendo Puerto Rico es una pálida imagen del desconcierto en la humanidad. Es el fruto natural del subjetivismo radical y del radical relativismo. Así sólo viven los que no dejan vivir. Viven los que han asesinado la libertad. Nos dirigen los ciegos.

viernes, junio 03, 2005

España: Nuevo frente del ataque contra la familia

Amigos: el corriente gobierno español se ha empeñado en aprobar legislación para legalizar el llamado "matrimonio entre personas del mismo sexo" en su país. Por este motivo, España se ha convertido en el nuevo frente de lucha entre aquellos que defienden la familia tradicional y aquellos que buscan redefinirla de acuerdo a los dictámenes de los ingenieros sociales y amoralistas políticos.

Quiero solidarizarme moralmente y en espíritu con las fuerzas de la sociedad civil española que defienden la integridad de la familia y del matrimonio en su manifestación natural: la unión de un solo hombre y una sola mujer para formar una comunidad de amor y apoyo mutuo, junto a su prole. La familia es la célula básica de la sociedad y su manipulación arbitraria socavará la fibra misma de la sociedad y de la nación.

A continuación, reproduzco el manifiesto del Foro Español de la Familia (FEF), un foro civil, no confesional, que aglutina al mayor número posible de organizaciones de familia y representa actualmente a más de 4 millones de familias en ese país. El FEF ejemplifica un activismo reproducible en otros países que enfrentan el mismo reto. Le deseo éxito al FEF y toda otra organización española que están dando la cara por el resto de nosotros a los que quieren trastocar los valores fundamentales de la humanidad.
FORO ESPAÑOL DE LA FAMILIA

Manifiesto 18 de junio

El Gobierno español promueve iniciativas que atentan contra los fundamentos de la familia como espacio ecológico de la vida y fuente de la solidaridad más eficaz. En concreto, pretende equiparar las uniones de personas del mismo sexo con el matrimonio, permitiendo además la adopción conjunta. Entendemos que esta equiparación y la adopción por parte de parejas del mismo sexo supone un atentado contra la institución matrimonial y contra el derecho del menor a una madre y un padre.

A esta medida se unen otras propuestas del Gobierno que nos causan honda preocupación; la banalización legal del compromiso matrimonial mediante el divorcio unilateral y sin causa desde los tres meses de la boda, el progresivo menoscabo del derecho a la vida, la limitación del derecho de los padres a decidir sobre la educación de sus hijos, y la exclusión de las expresiones y convicciones morales y religiosas de la vida pública.

Ante estas iniciativas contrarias a la dignidad del ser humano, demandamos del Gobierno y de todas y cada una de las fuerzas políticas:

a) la retirada del proyecto de ley que equipara las uniones de personas del mismo sexo con el matrimonio, así como una regulación sobre la adopción que garantice el derecho del niño a tener una madre y un padre, en concordancia con la Convención de la ONU sobre los derechos del niño.

b) una política integral de protección a la familia, fundada en el mutuo compromiso e igualdad del hombre y la mujer que crean el ambiente idóneo para las nuevas vidas, generando la solidaridad social más consistente que conocemos.

c) el respeto y el apoyo a la libertad de los padres para decidir sobre la educación de sus hijos y, en particular, para responsabilizarse de su formación moral, cívica y religiosa.

d) un ordenamiento jurídico que garantice el respeto a la vida humana en su integridad, tan esencialmente unido al matrimonio y la familia.

e) una valoración positiva del hecho religioso en libertad, dado su carácter humanizador, social, ético y como motor del compromiso personal con la solidaridad, la justicia y la igualdad.

Porque “La familia SÍ importa”, “Por el derecho a una madre y un padre”, “Por la libertad” :

Comprometidos con los anteriores principios,

Pedimos a los poderes públicos, a los grupos sociales y a cada ciudadano el respeto responsable y activo hacia el contenido de este manifiesto; y

Convocamos a todos los ciudadanos a manifestarse desde la Plaza de Cibeles a la Puerta del Sol de Madrid el 18 de junio a las 18 horas.

En Madrid, a 27 de mayo de 2005.
- Visite el enlace del Foro Español de la Familia.