miércoles, marzo 25, 2015

Celebramos Hoy la Encarnación del Verbo de Dios

Hermanos y hermanas, Paz y Bien a todos.

Lectura del Oficio de Lecturas del Día
De una carta de San León Magno, Papa


El misterio de nuestra reconciliación


La majestad asume la humildad, el poder la debilidad, la eternidad la mortalidad; y, para saldar la deuda contraída por nuestra condición pecadora, la naturaleza invulnerable se une a la naturaleza pasible; de este modo, como convenía para nuestro remedio, el único y mismo mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús, hombre también él, pudo ser a la vez mortal e inmortal, por la conjunción en él de esta doble condición.

El que es Dios verdadero nace como hombre verdadero, sin que falte nada a la integridad de su naturaleza humana, conservando la totalidad de la esencia que le es propia y asumiendo la totalidad de nuestra esencia humana. Y, al decir nuestra esencia humana, nos referimos a la que fue plasmada en nosotros por el Creador, y que él asume para restaurarla.

Esta naturaleza nuestra quedó viciada cuando el hombre se dejó engañar por el maligno, pero ningún vestigio de este vicio original hallamos en la naturaleza asumida por el Salvador. Él, en efecto, aunque hizo suya nuestra misma debilidad, no por esto se hizo partícipe de nuestros pecados.

Tomó la condición de esclavo, pero libre de la sordidez del pecado, ennobleciendo nuestra humanidad sin mermar su divinidad, porque aquel anonadamiento suyo -por el cual, él, que era invisible, se hizo visible, y él, que es el Creador y Señor de todas las cosas, quiso ser uno más entre los mortales- fue una dignación de su misericordia, no una falta de poder. Por tanto, el mismo que, permaneciendo en su condición divina, hizo al hombre es el mismo que se hace él mismo hombre, tomando la condición de esclavo.

Y, así, el Hijo de Dios hace su entrada en la bajeza de este mundo, bajando desde el trono celestial, sin dejar la gloria que tiene junto al Padre, siendo engendrado en un nuevo orden de cosas.

En un nuevo orden de cosas, porque el que era invisible por su naturaleza se hace visible en la nuestra, el que era inaccesible a nuestra mente quiso hacerse accesible el que existía antes del tiempo empezó a existir en el tiempo, el Señor de todo el universo, velando la inmensidad de su majestad, asume la condición de esclavo, el Dios impasible e inmortal se digna hacerse hombre pasible y sujeto a las leyes de la muerte.

El mismo que es Dios verdadero es también hombre verdadero, y en él, con toda verdad, se unen la pequeñez del hombre y la grandeza de Dios.

Ni Dios sufre cambio alguno con esta dignación de su piedad, ni el hombre queda destruido al ser elevado a esta dignidad. Cada una de las dos naturalezas realiza sus actos propios en comunión con la otra, a saber, la Palabra realiza lo que es propio de la Palabra, y la carne lo que es propio de la carne.

En cuanto que es la Palabra, brilla por sus milagros; en cuanto que es carne, sucumbe a las injurias. Y así cómo la Palabra retiene su gloria igual al Padre, así también su carne conserva la naturaleza propia de nuestra raza.

La misma y única persona, no nos cansaremos de repetirlo, es verdaderamente Hijo de Dios y verdaderamente hijo del hombre. Es Dios, porque en el principio ya existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios; es hombre, porque la Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros.

- Fuente: El Testigo Fiel

martes, marzo 24, 2015

"La ideología de género es una equivocación de la mente humana"

Hermanos y hermanas, Paz y Bien a todos:

Esto, de acuerdo a ACIPrensa:

VATICANO, 23 Mar. 15 / 04:55 pm (ACI).- “El noviazgo ha perdido el sentido de lo sacro”, expresó el Papa Francisco en su reciente visita a Nápoles (Italia), al abordar la crisis del matrimonio y de la familia, afectada por colonizaciones ideológicas como la ideología de género, “esa equivocación de la mente humana”.

El Pontífice dijo esto durante el encuentro multitudinario que tuvo en el paseo marítimo Caracciolo, en el que respondió a tres preguntas, la primera de una joven, la segunda de una anciana y finalmente de dos cónyuges que le preguntaron cómo se puede comunicar la belleza de la familia, sirviéndose de una pastoral ''en salida'' y no de defensa.

''La familia está en crisis: es verdad, no es ninguna novedad -constató Francisco- Los jóvenes no se quieren casar, prefieren convivir, tranquilos y sin compromisos; luego cuando el hijo llegue se casarán, por fuerza...La crisis de la familia es una realidad social”.

En ese sentido, Francisco dijo que el próximo Sínodo de la Familia abordará problemas como “la preparación al matrimonio en la Iglesia. “La preparación no es cuestión de un curso...: convertirse en esposos en ocho lecciones... Es otra cosa. Tiene que empezar desde casa, de los amigos, de la juventud, del noviazgo”.

“El noviazgo ha perdido el sentido de lo sacro –insistió el Papa-. Normalmente hoy noviazgo y convivencia son casi lo mismo... Pero no siempre... ¿Cómo preparar un noviazgo que madure? Porque cuando el noviazgo es bueno, llega un momento en que tienes que casarte, porque ya está maduro. Es como la fruta. Si no la tomas cuando está madura, no está buena. Pero todo está en crisis y les pido que recen tanto... Yo no tengo recetas...Es importante el testimonio del amor, el testimonio de cómo resolver los problemas''.

El Santo Padre también se refirió a “las colonizaciones ideológicas” que afectan a la familia; “modalidades y propuestas que existen en Europa y llegan también de la otra orilla del Océano. Y luego esa equivocación de la mente humana que es la teoría de género, que crea tanta confusión...”

“¿Qué se puede hacer con la secularización tan activa? ¿Qué se puede hacer con esta colonización ideológica? ¿Qué se puede hacer con una cultura que no tiene en cuenta a la familia, donde se prefiere no casarse? Yo no tengo recetas. La Iglesia es consciente de esto y el Señor ha inspirado la convocación del Sínodo sobre la familia, sobre tantos problemas...”, indicó el Pontífice.

En su reciente viaje a Filipinas, el Papa también denunció la existencia de colonizaciones ideológicas que buscan redefinir el matrimonio, guiados por el relativismo, la cultura de lo efímero, la falta de apertura a la vida”.

En aquella ocasión exhortó a estar atentos a “la nueva colonización ideológica. Existen colonizaciones ideológicas que buscan destruir la familia. No nacen del sueño, de la oración, de la misión que Dios nos da. Vienen de afuera, porque eso digo que son colonizaciones. No perdamos la libertad de la misión de la familia".
Comentario. Nuestros jóvenes no tienen que estar versados en todas las elucubraciones de la ideología de género para practicarla. Basta mirar a su alrededor y ver como las parejas de las comedias de televisión se comportant para ellos recibir la sustancia de la ideología y entender su aprobación axiomática.

Vale repetir una vez más que la ideología de género es deshumanizante, ya que trastorna nuestra sexualidad y elimina nuestro fin que es Dios a favor del placer del momento.

Cuestiona todo, incluyendo aquellos que te dicen que "cuestiones todo." No son ángeles los que te hablan ni buscan tu felicidad eterna. No te dejes embaucar.

viernes, marzo 20, 2015

Islam: Preguntas y Respuestas Frecuentes


Fuente: ACIPrensa

1.-¿Qué significa la palabra Islam y cuándo aparece el Islam?

La palabra Islam quiere decir entrega, abandono de sí mismo a Allah. El Islam es la sumisión a Allah. El Islam aparece en el año 610 de la era cristiana en el desierto arábico. Fue fundado por Mahoma, aunque los musulmanes no aceptan esto; para ellos no es Mahoma sino Allah quien fundó el Islam a través de él. Mahoma no es el equivalente de Cristo. Jamás Mahoma afirmó ser Dios, sino el transmisor de la revelación que Allah trae a los hombres. El nombre Mahoma significa en español: el elogiado, el ensalzado.

2.- ¿Los musulmanes son cristianos?

No. Ellos no creen que Jesucristo es Dios. Para los musulmanes Dios solamente es uno, por tanto no aceptan, ni jamás aceptarán la Santísima Trinidad, a la que consideran como una blasfemia contra Allah, el Único. A Jesús sólo lo aceptan como a un profeta anterior a 
Mahoma.

3.- ¿En qué creen? ¿Tienen algún credo?

Ellos creen por encima de todo que hay un solo y único Dios. Tienen una especie de credo que lo proclaman cinco veces al día: el almuecín que dice: "¡No hay ningún dios a excepción de Allah. Muhammad es el Enviado de Allah!" Esto es lo que tiene que creer una persona para convertirse en musulmán. En árabe Dios se dice Allah.

4.- ¿Por qué se ve tan frecuentemente el color verde en el Islam?

El color verde es el color del Islam. Mahoma lo elogia y los musulmanes creen que las almas de los mártires del Islam entrarán al Paraíso bajo la forma de aves de color verde.

5.- ¿Tienen alguna escritura sagrada?

Sí, el Corán. La palabra Corán significa lectura, proclamación. Para los creyentes musulmanes el Corán es el libro sagrado donde se recogen las palabras de Allah, comunicada a Mahoma por el arcángel Gabriel como mediador. El Corán está formado por 114 suras o capítulos y tiene 6.226 aya, aleyas o versículos. Los capítulos del Corán están ordenados de mayor a menor, excepto la primera sura que es una súplica a Allah y las dos últimas, que son fórmulas mágicas para proteger el texto sagrado. Las suras o capítulos no tienen un orden ni lógico ni histórico. Se tratan muchos temas e incluso hace referencia a acontecimientos del Antiguo Testamento de la Biblia. El Corán se imprimió por primera vez en Europa en el siglo XVI, y en tierras musulmanas, en el año 1787. En el año 1923 en el Cairo se fijó el Corán actual para todo el mundo islámico; lo hizo el rey Fuad I, es la llamada edición del rey Fuad. A los musulmanes no les gusta que el Corán sea traducido a otras lenguas ya que, según ellos, esto hace perder el hechizo misterioso que le da la lengua árabe.

6.- ¿Por qué siempre vemos esa unidad entre Islam y política?

En esto hay una diferencia grande con nosotros los cristianos. Para nosotros la fe es una opción personal y una gracia de Dios, en cambio, en el mundo musulmán Islam y política es lo mismo, van unidos. Tienen en este aspecto un sistema que intenta ser teocrático.

7.- ¿El Islam tiene sacerdotes, iglesias, sacramentos, como en la Iglesia católica?

No. No existe ningún tipo de sacerdocio ni sacramentos ni casta sacerdotal. Los laicos son los que realizan las distintas acciones del ritual islámico. No tienen ninguna jerarquía ni ningún magisterio. Cuando oímos hablar de visires, ayatollahs, muftíes, cadíes, imanes, ulemas, jeques y almuecines, etc. nos están hablando de personas que para el mundo musulmán ostentan un poder y un prestigio espiritual muy real, pero no podemos concebirles como sacerdotes. No tienen iglesias. Tienen mezquitas que son lugares de reunión para adorar y lugares de postración. Un musulmán va a la mezquita no sólo a orar o a escuchar la predicación coránica, sino también puede ir para discutir de política, para echarse una siesta o a cambiar impresiones sobre diversos asuntos, incluso cosas sin mayor importancia. Para los musulmanes tiene gran importancia el sentido de pertenencia a una comunidad: la del mundo musulmán.

8.- ¿Qué calendario usan los musulmanes?

Existen varios calendarios. Los cristianos usamos el calendario gregoriano que es el solar. Los musulmanes utilizan el calendario musulmán, que es lunar. Ellos cuentan los años a partir de la Hégira (la Hégira es el viaje que Mahoma hace de la Meca a Medina) en el año 622 de nuestra era. Para los musulmanes el calendario hegiriano comienza el 16 de julio del 622. Para pasar de un calendario a otro hay que hacer unos simples cálculos. Para pasar del calendario musulmán al calendario gregoriano (al nuestro), se multiplica la cifra del año por 0,97 (diferencia entre el año lunar y el solar) y se añade 622. Veamos un ejemplo: El año 1420 de la era hegiriana es el 1420 x 0,97 = 1377 + 622 = 1999 de nuestra era. Pasar del calendario gregoriano al calendario musulmán se hace de la siguiente manera: se resta 622 de la cifra del año y se divide por 0,97: El año 1999 de la era cristiana es el 1999-622 = 1377:0,97 = 1420 de la era hegiriana.

9.- ¿Cómo se convierte una persona al Islam? ¿Tienen también el bautismo o algún rito de iniciación?

No tienen ningún tipo de bautismo para formar parte de la fe musulmana. Solamente hace falta que una persona recite el credo musulmán que es muy sencillo y muy simple de recordar y que dice: "No hay más dios que Allah y Mahoma es su Enviado" (7,158). Esto es suficiente. En esto, ya lo hemos visto, es lo que cree el Islam como su base y único dogma. Cuando una persona recita este credo ante dos testigos y expresa su voluntad de ser islámico ya forma parte de esa comunidad.

10.- En materia religiosa, ¿qué piensan los musulmanes de los cristianos?

Ellos creen de nosotros que adoramos a tres dioses (Misterio de la Santísima Trinidad). Entienden que el cristianismo es una deformación; es más, los musulmanes creen que ellos son los auténticos discípulos de Jesús, los únicos que han comprendido su doctrina y que le son fieles. En varios países islámicos está prohibida la edición, la comercialización e incluso la lectura de la Biblia bajo pena de cárcel. El buscar adeptos para el cristianismo está castigado incluso con la pena de muerte. Los musulmanes dicen que nosotros hemos falsificado la palabra de Dios.

11.- ¿Cuál es la ley por la que se rige el mundo musulmán?

Ellos tienen una ley a la que llaman la Sharia. En muchos países árabes han institucionalizado la Sharia como única y exclusiva ley que rige la vida de los habitantes y de los visitantes de ese lugar. Sharia significa el camino o la calle. Es por tanto el camino por el cual va un creyente para hacer la voluntad de Allah. Son como una especie de mandamientos que los musulmanes tienen que cumplir. Muchas personas no musulmanas se extrañan cuando ven las prescripciones hasta en las más mínimas cosas, que tiene que realizar un creyente en Allah. La Sharia tiene su base en el Corán. Para las cosas que no vienen indicadas en el libro sagrado, ellos disponen de la Sunna o tradición, que es la que tiene que ver qué debe hacer cada musulmán en los actos no previstos en el Corán. La ley la administran los teólogos, en especial en los países que han adoptado la Sharia como ley.

12.- ¿Qué obligaciones tiene un creyente musulmán?

Tienen cinco obligaciones:

1. Recitar la shahada o credo musulmán: "¡No hay más dios que Allah y Mahoma es el enviado de Allah!" Los almuecines la proclaman desde los minaretes cinco veces al día. Los creyentes tienen que repetirla a lo largo de la jornada.

2. Hacer las plegarias al alba, al mediodía, al anochecer y por la noche. Las plegarias se hacen individualmente, excepto el viernes a mediodía , que es cuando los hombres deben de reunirse en la mezquita. Se debe hacer en lengua árabe, sobre una alfombra, descalzo y orientado hacia la Meca. Hay que purificarse lavándose con agua o arena. El estado de impureza legal de la mujer -la menstruación- la dispensa de rezar, de hacer el remadán y de la peregrinación. Los viernes al mediodía los hombres van a la mezquita para la plegaria, presidida ordinariamente por un imán, que es como un delegado de la comunidad. El imán de cada mezquita es elegido por la gente del barrio.

3. Dar la limosna legal. Hay tres clases de limosnas:
- limosna legal: es la única obligatoria, que viene a ser como una especie de impuesto religioso.
- limosna privada: el Corán habla de ella con frecuencia y que se tiene que dar incluso a un no creyente musulmán.
- las donaciones que se hacen para favorecer al Islam: construir mezquitas, escuelas coránicas, beneficencia, etc.
4. El ramadán. El ayuno anual. Durante el mes del ramadán los musulmanes tienen el deber de hacer ayuno, o sea, no comer, ni beber, ni fumar, ni mantener relaciones sexuales, desde el amanecer hasta el ocaso. A partir de este momento, el ayuno finaliza y todo lo prohibido vuelve a estar permitido. El ayuno tiene casi el mismo sentido que la limosna: el desprenderse de los bienes de este mundo por la privación.

5. La peregrinación a la Meca. La debe hacer todo musulmán que tenga buena salud y que disponga de medios económicos, por lo menos una vez en la vida. Allí realizan tres ritos fundamentales:
- Dan siete vueltas al santuario en sentido contrario al recorrido solar y luego recorren siete veces en camino de ida y vuelta el espacio que separa las dos colinas que la rodean.
- A los ocho días van a la llanura de Arafa,t a 25 kms. de la Meca , donde pasan rezando todo el noveno día. Por la noche van al torrente de Mina y allí todo el mundo lapida tres estelas que representan al Diablo lapidado. Luego se sacrifican los corderos.
- La veneración de la Piedra Negra.
Para muchos musulmanes hay, además de estas cinco prescripciones, una más: la llamada al-yihad o Guerra Santa. No todos los musulmanes piensan así. La Guerra Santa se considera como una obligación del conjunto de la comunidad musulmana y no como un deber individual.

13.- ¿Qué otras diferencias existen entre los musulmanes y los cristianos?

Son muchas las perspectivas y la forma de entender a la persona humana. Ambas religiones parten de postulados totalmente distintos, por eso las diferencias son muy acentuadas. Veamos algunas de ellas:
  • El Islam no mira nada bien la soltería, incluso desfavorece el celibato y lo ve como algo negativo. La sexualidad está para pasarlo bien, sobre todo el hombre. La soltería es sinónimo de egoísmo y de esterilidad. Los musulmanes piensan que en el Paraíso en el más allá, cada hombre musulmán disfrutará eternamente de cuatro bellas huríes.

  • Los matrimonios no son ni un sacramento ni un matrimonio civil. Se parece más a un contrato de compraventa. No olvides que el Islam también le da al placer carnal un sentido religioso. Tienen un matrimonio forzado, donde la mujer no elige a su marido sino que es un tercero quien les une. La mujer sólo puede heredar la mitad en relación al hombre. El marido puede repudiar a la mujer cuando le plazca y no tiene que dar cuentas a nadie de tal decisión. Tienen también un tipo de matrimonio que podríamos denominar temporal, ya que se puede contraer por meses, semanas o días.


  • A las mujeres musulmanas se les prohibe contraer matrimonio con un no musulmán. Si una musulmana enamorada de un cristiano se quiere casar con él, el cristiano debe antes hacerse musulmán.


  • Los hombres musulmanes pueden casarse con una mujer judía o cristiana. El cristiano en cambio no puede casarse con una musulmana.


  • Se valora mucho la familia que es el núcleo fuerte del Corán.


  • Aceptan la poligamia.


  • En el derecho musulmán, un cristiano no hereda jamás de un musulmán; recíprocamente, el marido musulmán no será nunca el heredero de su mujer cristiana.
14.- Otros elementos que diferencia al mundo musulmán y cristiano.

La lapidación a la mujer en caso de adulterio probado.

La mujer islámica está obligada a llevar el velo (el hiyab o shador); el motivo es para que la mujer musulmana esté protegida de la mirada perversa del hombre. En los países fundamentalistas es totalmente obligatorio, ya que creen que las mujeres que no lo llevan son depravadas, como es el caso de las cristianas.

Todo en el mundo musulmán tiene un componente netamente religioso. El comer también. Ellos distinguen entre alimentos puros e impuros. No comen carne de cerdo ni sus derivados, en especial su grasa.

No toman bebidas alcohólicas ni, por supuesto, drogas.

A los ladrones se les corta las manos.

La apostasía del Islam es un hecho grave sancionado con la pena de muerte.

15. ¿Qué es lo que dice la Iglesia con respecto al mundo musulmán?

La Iglesia mira también con aprecio a los Musulmanes que adoran al único Dios, viviente y subsistente, misericordioso y todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, que habló a los hombres, a cuyos ocultos designios procuran también someterse con toda el alma, como se sometió a Dios Abraham con quien la fe islámica gustosamente se relaciona. Veneran a Jesús como profeta, aunque no lo reconocen como Dios; honran a María su Madre virginal y a veces también la invocan devotamente. Esperan además el día del juicio, cuando Dios remunerará a todos los hombres resucitados. Por tanto aprecian la vida moral y honran a Dios sobre todo con la oración, las limosnas y el ayuno.

Si en el transcurso de los siglos surgieron no pocas desavenencias y enemistades entre cristianos y Musulmanes, el Sagrado Concilio exhorta a todos a que, olvidando lo pasado, procuren sinceramente la mutua comprensión, defiendan y promuevan unidos la justicia social, los bienes morales, la paz y libertad para todos los hombres.

miércoles, marzo 18, 2015

"El embrión no es parte del cuerpo de la madre"




Hermanos y hermanas, Paz y Bien a todos.

Comparto con Uds. esta noticia de ACIPrensa:
ROMA, 18 Mar. 15 / 02:28 am (ACI).- Los eslóganes abortistas como “En mi cuerpo mando yo” o “Nosotras parimos, nosotras decidimos”, no tienen fundamento científico, ya que desde el momento de la concepción el embrión es un ser humano individual, no una parte de la madre.

Así lo señala el experto y director del Centro de Investigación Social Avanzada de México, Rodrigo Guerra López, quien explica a ACI Prensa que “hoy gracias a la investigación científica, particularmente gracias a la biología molecular y la biología experimental, vemos que el embrión humano en el momento de la fecundación es persona y merece respeto”.
En el marco de la asamblea general de la Pontificia Academia para la Vida celebrada a principios de marzo en el Vaticano, Guerra subraya que “de una manera todavía más contundente que hace 15 años, hoy la ciencia nos verifica que realmente se constituye a través de la fecundación no una parte de la madre, sino un organismo con suficiencia constitucional, con autonomía entitativa, con metabolismo propio desde el momento de la fecundación”.

“Eso que es algo que puede sonar muy científico pero que tiene una consecuencia bioética, y es que todos los derechos de la persona deben ser respetados desde el momento de la concepción”, precisó.

El experto sostiene que la investigación científica pro vida precisa de una mayor inversión, y afirma que por el momento, las células somáticas, y las células madre pluripotentes inducidas –células iPS- están dando lugar a nuevos tratamientos muy prometedores “y para los que se requiere indiscutiblemente más presupuesto”.

“En el futuro de las células madre de origen no embrionario, sino de origen somático reprogramado, en buena medida necesitan una mayor inversión para poder ofrecer una alternativa suficientemente eficiente que evite el tristísimo y criminal acto de tratar de generarlas a partir del sacrificio de seres humanos”, remarcó.

En este sentido, las células somáticas reprogramadas hoy son una esperanza para la bioética sin necesidad de investigar en embriones.

De hecho, quien empezó estas investigaciones, el doctor Shinya Yamanaka recibió el Premio Nobel de Fisiología y Medicina en 2012 “por el descubrimiento de que células adultas pueden reprogramarse para convertirlas en pluripotentes”, y ha participado en algunas de los encuentros de la Pontificia Academia para la Vida.

“La ciencia y la conciencia tienen que caminar juntas si realmente quieren responder a la verdad. El respetar la dignidad de la persona humana y la ley natural no son cuestiones extrínsecas de la investigación científica, sino que una atenta mirada a la totalidad de los factores de la realidad”.

Eso, concluyó, “nos permite apreciar también las exigencias del orden moral como parte de la realidad que hay que atender y respetar”.
Comentario. Los otros días una muchacha proaborto me dijo con gran seriedad en Twitter que "del mismo modo que un huevo no es un pollito, un embrión no es una persona." Ya esta pobre gente ni se molesta de evaluar la validez de sus argumentos. Y después presumen ser parte de las vanguardias intelectuales y política, empeñadas en echar al resto de nosotros a la cuneta de la historia. Lo más triste del caso es que son muchos los que carecen la capacidad de cuestionar esos disparates de forma inteligente y se tragan la carnada con todo y anzuelo.

La persona comienza desde el momento de la fecundación y continúa hasta el momento de su muerte. Por ser persona, tiene una dignidad concreta e intrínseca que nadie puede violar arbitrariamente. No hay estados nacionales, ni grupo de seres humanos, por más inteligentes que digan ser, n tan siquiera personas particulares, que posean el poder legítimo de quitar la vida a un inocente. Nada ni nadie. Quien se lo arroga es el peor de los tiranos.

sábado, marzo 14, 2015

«Dios nunca será objeto propio de la inteligencia»


Hermanos y hermanas, Paz y Bien a todos.

Hoy les quiero compartir una cita del P. Henri de LubacP. Ignacio Larrañaga, OFM Cap. (+2014) hiciera en su obra Muéstrame Tu Rostro:
Por el viaducto de los sentidos entran en la mente humana las impresiones y sensaciones de los diferentes objetos. En realidad, la mente es eso: una red filtradora o una fábrica de elaboración. Efectivamente, de cada objeto detectado por los diferentes sentidos, la mente aparta lo que el objeto tiene de propio o individual, y extrae y retiene lo que tiene de común con todos los demás objetos de su especie. Esto es, deduce una idea común a todos los objetos y, por consiguiente, universal. Es un trabajo de universalización. 
Vamos a un ejemplo concreto. 
Aquí veo una silla. Allá lejos veo otra silla, pero ¡qué diferente a ésta! En ese rincón hay otra silla que no se parece nada a estas dos ni en tamaño ni en diseño. Y así, entraron en mi mente, supongamos, cincuenta sillas de cincuenta formas diferentes. Ahora comienza el trabajo elaborador de la mente. De todas las sillas, mejor, de las imágenes concretas de cada silla, la mente, dejando aparte aquello que le es propio a cada una, saca y se queda con lo que es común a todas: una idea universal de silla. Una vez terminado este trabajo de elaboración, pueden presentar ante mis ojos mil sillas en medio de diez mil otros objetos. Mi mente toma, como un candil, aquella idea universal y, con su luz, voy distinguiendo, reconociendo e identificando las mil sillas entre los diez mil objetos, sin equivocarme. 
Lo mismo sucede en otras áreas. Si me ponen delante otros cinco mil objetos, sabré decir con precisión cuáles son fríos, cuáles calientes o tibios. O, en otro orden, cuáles son duros o blandos; cuáles verdes, rojos o amarillos. 
Pero aquí mismo comienzan nuestros desengaños. Como el Señor, nuestro Dios, no se viste de colores ni perfumes, ni tiene kilos ni centímetros, no puede ser aprehendido por los sentidos. Al no poder ser detectado por los sentidos, Dios no puede pasar a ese laboratorio de la mente para ser sometido a un proceso de análisis y síntesis. Por eso el Señor Dios nunca será propiamente objeto de inteligencia, porque nada hay en la mente que previamente no haya pasado por los sentidos. Como no puede ser objeto directo de inteligencia, el Señor sí es, en cambio, objeto de fe. Sólo en la fe puede «entendérsele» cabalmente. 
Así, pues, Dios nunca entrará en nuestro juego. Queda siempre afuera, es trascendental: está por encima del proceso normal del conocimiento humano. Está en otra órbita. Dios es otra cosa. 
Quiero decir: Dios no es para ser «entendido» analíticamente porque nunca entrará en nuestro juego acrobático de silogismos, premisas y conclusiones, inducciones y deducciones. A Dios se le «entiende» de rodillas: asumiéndolo, acogiéndolo, viviéndolo. El «dar a la caza alcance» de fray Juan de la Cruz no se ha de entender en el sentido intelectual — que no es posible— sino vital. ¿Conquistar (intelectualmente) a Dios? En este sentido el Señor Dios es «inexpugnable». Lo difícil y necesario es dejarse conquistar por El. 
Si no es posible «dar a la caza alcance» analíticamente, entonces Dios es Misterio. No se quiere decir que sea cosa misteriosa sino que es inaccesible a la potencia intelectual: como dice la Biblia, nunca podremos mirarlo cara a cara. 
«En todos los sentidos, Dios es totalmente distinto. Un proceso que nos lleva a otros seres o a otras verdades, no sería capaz de llevarnos a él, lo mismo que las representaciones, aptas para expresar otros seres, no son capaces de expresarlo a él.
Aun después de que la lógica nos ha obligado a afirmar que Dios existe, su misterio continúa inviolado. Nuestra razón no llega hasta él. Dialéctica y representación no pueden pasar del umbral. 
Pero aun antes de toda dialéctica y de toda representación, nuestro espíritu afirma ya que Aquél, al que se Je alcanza por la dialéctica y la representación, está más allá de toda representación y dialéctica Y esta afirmación, pasando así de las tinieblas a la luz y de la luz a las tinieblas, permanece siempre en pie» (HENRI DE LUBAC, Por los caminos de Dios, 94.) 
Este hermoso párrafo subraya admirablemente el «obsequio» de la fe: antes, más allá y más acá de la dialéctica y representación, el verdadero creyente se entrega en la oscuridad, y sólo entonces comienza a entender el misterio y nace la certeza.
Comentario. Este argumento es útil para recordarle a los ateos e increyentes que la compresión de Dios no se atiene ni a sus demandas ni a sus condiciones. Por ser Dios quien es, es El quien impone las condiciones y las "reglas del juego" para acercárcele. La demanda atea de poner a Dios bajo el microscopio como condición para creer en El no procede de honestidad ni nobleza alguna, si no de la soberbia. A Dios se le conoce de rodillas, no hay ningún otro modo.