miércoles, octubre 29, 2014

Las letanías son alabanzas, piropos de amor, de ternura


Las Letanías del Rosario. ¿Te aburres rezándolas? No amas, no comprendes. Sólo quien ama a María las entiende.

Por: P Mariano de Blas LC | Fuente: Catholic.net

Las letanías son alabanzas, piropos de amor, de ternura. ¿Te aburres rezándolas? No amas, no comprendes. ¿Te gustan? Sí amas, sí comprendes.

El que las inventó sí amaba, sí comprendía. Son, en definitiva, un poema de amor; sólo quien ama a María lo entiende. Dile a los enamorados que son aburridos porque repiten con frecuencia frases de amor.

Santa María
Es el nombre de la mujer más maravillosa... ¡Cuantas iglesias dedicadas a su nombre! ¡Cuantas mujeres llevan este nombre de María! Por algo será. Yo me llamo Mariano y me alegro de llevar ese nombre. Cuanta gente canta, reza, dice ese nombre que a los mismos ángeles impresiona y enternece el corazón de Dios. Los ángeles obedecen a Dios y luego a su Reina, a una mujer, una criatura humana, a María.

Nosotros le hemos puesto un sobrenombre llamándola Santa María de Guadalupe. Cuanto significa este nombre para los mexicanos.

María es amor, toda amor; es el lado misericordioso y tierno del amor de Dios para nosotros.

Santa Madre de Dios
Esta es su grandeza incomparable, Nos merece un respeto tremendo. Pero su amor y humildad la convierten en una Madre incomparable, única. Podía el Hijo de Dios habérsela quedado. Era suya, solo suya y toda suya. Pero el amor es donación y entrega. Y por amor -¡qué grande amor!- nos la regaló. Cristo nos dio el derecho de ser sus hijos.

La sangre que Cristo derramó en el Calvario esa la sangre de una mártir,, era su propia sangre. Dios lleva en sus venas la sangre de María.

Santa Virgen de las vírgenes
Es la inmaculada, la llena de gracia, La hicieron las manos del tres veces santo para ser digna morada del Hijo de Dios.

Está a la cabeza de todas las vírgenes, es reina de todas ejemplo para cada una de ellas.

Madre de Cristo
La sangre que derramó en el Calvario era la sangre de una mártir, María, la Corredentora. Madre del Niño Jesús que nació de Ella en Belén. Madre del Cristo que predicó en Palestina. Madre del Cristo del Calvario: Madre mártir.

Madre de la Iglesia
Pablo VI le otorgó ese título durante el Concilio Vaticano II. Madre de Cristo Cabeza, Madre de su cuerpo, la Iglesia. Madre de todos nosotros: madre tuya, madre mía. Una prueba de que Jesús nos ha tomado en serio como hermanos es que nos ha dado a su Madre, y para siempre.

Te cuida y te ama como si fueras el único. Pero María no puede besar al hijo que la rechaza, no puede curar al hijo que no la quiere, no puede ayudar al hijo que la rehuye. No puede ser Madre de quien no quiere ser su hijo. Y es más madre de quien desea con toda su alma ser hijo suyo.

Madre que cuida de una manera especial a sus hijos enfermos, pecadores, tristes... Madre de las almas consagradas. Para Jesús son sagrados, para María también.

Mexicano, si alguna vez has sentido en tu corazón un algo de ternura por la Morenita del Tepeyac, ten cuidado, te la quieren arrebatar. Te habrán quitado mucho. Ya solo nos falta que nos quiten la fe en Dios y en la Virgen de Guadalupe. Y a ver qué nos queda de mexicanos.

Madre de la divina gracia
No en el sentido de productora de la gracia, sino distribuidora, medianera de la misma. Todas las gracias que recibes pasan por las manos de una Madre, por voluntad de Dios. Al ser la Madre de Cristo m de alguna manera es la madre de esa gracia que Cristo nos dio. Porque el sí de María pondría en marcha la Redención de los hombres, la redención que nos otorgaría la gracia.

Madre purísima. Castísima, virginal, inmaculada
Un abismo de pureza. La Mujer con mayúscula fue una mujer purísima. Cualquier mujer que quiera conservar su grandeza, no puede menospreciar esta virtud. La impureza te hace menos mujer y te acerca al reino inferior de la naturaleza. Las mujeres, las muchachas que hoy aman la pureza y la tratan de vivir tienen el beneplácito de Dios y la sonrisa de la Mujer ideal.

Con ello no quiero decir que las caídas en este campo no se puedan reparar. Como nadie dice que un vestido manchado no se puede lavar.

Los gustos del cielo tan distintos a los del mundo. ¿Qué han hecho de la mujer? Hoy la mujer ideal es totalmente distinta. Si eres mujer, escoge el perfil del cielo o el de la tierra.

La pureza no roba belleza a una persona, al contrario, la realza. El rostro más bellos y los ojos más hermosos son aquellos en los que se refleja Dios. La mujer pura tiene un encanto adicional, un toque de cielo azul, aunque hoy no se le quiera tener en cuanta. Si se quiere rescatar al mundo debe ser desde la mujer, Y gran parte del recate de la mujer se llama castidad.

Madre amable
Digna de todo nuestro amor.
Por lo buena que es
Por lo santa
Por ser mi Madre
Por todo lo que le debo
Porque, después de Dios, nadie me quiere tanto
Por su encantadora sencillez.
María es digna de todo nuestro amor. Totus tuus. Todo tuyo y para siempre.

Te quiero, madre del cielo, como quiero al mismo cielo, como quiero los bellos paisajes, los mares, los ríos, las montañas... Te quiero en los amaneceres y puestas de sol, en las flores de la pradera. Lo mismo que siento a Dios, te siento a Ti en cada rosa, en el canto del jilguero, en las estrellas de la noche. Algo de tu hermosura ha quedado en la naturaleza. Y por eso te veo en todas partes.

Lee también:

viernes, octubre 24, 2014

Valiente Juez Federal de Puerto Rico Defiende al Matrimonio Natural

Hermanos y hermanas, Paz y Bien a todos en Cristo Jesús.

Comparto con Uds. esta noticia publicada por el rotativo puertorriqueño El Nuevo Día y mis comentarios al respecto :

Desestiman demanda que busca reconocimiento a matrimonios gay

Juan M. Pérez Giménez, Juez del Distrito Federal de Puerto Rico
Por entender que no es inconstitucional y que la decisión de la definición de un matrimonio no debe recaer en la judicatura, sino en la Legislatura, el juez federal Juan M. Pérez Giménez desestimó con perjuicio la demanda presentada en marzo pasado por la presidenta de la Fundación de Derechos Humanos (FDH), Ada M. Conde Vidal, para que se reconozca en Puerto Rico como legal y legítimo el matrimonio que contrajo con su pareja del mismo sexo en Massachusetts.

En su decisión de 21 páginas, el juez federal recuerda que el Código Civil define el matrimonio como "un contrato civil entre un hombre y una mujer" y rechaza reconocer cualquier matrimonio entre dos personas del mismo sexo o transexuales que haya sido contraído en otras jurisdicciones.

"Puerto Rico, a través de su Legislatura, es libre de formar su propia política matrimonial... La ciudadanía y sus representantes electos deben debatir la posibilidad de redefinir el matrimonio. No deberían ser los jueces", manifestó Pérez Giménez en su decisión.

"De la Constitución de Puerto Rico no emana el derecho al matrimonio del mismo sexo, por lo que el Estado Libre Asociado de Puerto Rico no está obligado a reconocer tales uniones", agregó el juez federal.

La demanda fue presentada junto con su esposa, Ivonne Álvarez Vélez, y otras cuatro parejas del mismo sexo contra la secretaria de Salud, Ana Ríus Armendáriz, y la directora del Registro Demográfico, Wanda Llovet Díaz. En ella solicitaban un interdicto preliminar, permanente y sentencia declaratoria para que en Puerto Rico se reconozcan los matrimonios civiles entre personas del mismo sexo contraídos en otras jurisdicciones de Estados Unidos.

Las demandantes, que se casaron legalmente en el 2 de agosto de 2004 en Massachusetts, pidieron a la corte que declare inconstitucional el Artículo 68 del Código Civil del Estado Libre Asociado, que indica: "El matrimonio es una institución civil, originada por un contrato civil en el que un hombre y una mujer llegan a un acuerdo para convertirse en esposo y esposa... Cualquier matrimonio entre personas del mismo sexo o transexuales contraídos en otras jurisdicciones no será válido o no se le dará reconocimiento jurídico en Puerto Rico".

La abogada opinó que se les violan sus derechos y se le trata distinto al no poder disfrutar de los derechos garantizados por la decimocuarta enmienda de la Constitución de Estados Unidos, y que "el Estado Libre Asociado impone restricciones que previenen que individuos homosexuales y lesbianas no solo no puedan casarse, sino que deniega cualquier reconocimiento de un matrimonio legal y válido de otra jurisdicción de los Estados Unidos de América"

La relación entre Conde Vidal y Álvarez Vélez comenzó en el 2000, y cuatro años después se casaron en Massachusetts, uno de los 17 estados que reconoce el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Las reacciones no se hicieron esperar, y el activista pro derechos humanos, Pedro Julio Serrano, adelantó en su cuenta de Twitter que: "¡Apelaremos y ganaremos!".

Comentario. Felicito al Juez Pérez Giménez por su valentía en emitir este fallo tomado contra el viento y  marea de la mala cultura imperante. Su decisión es elegante, coherente y sobre todo, constitucional de una forma que se ha olvidado y perdido entre sus colegas de los los EE.UU. continentales con pocas excepciones.

Es bueno ver cómo un buen letrado se resiste a la agitación y propaganda a favor del mal-llamado "matrimonio" entre personas del mismo sexo. No hay derecho natural ni de gentes para justificar tales uniones y nuestos códigos civiles deberían de reflejar esa realidad, una realidad vista claramente por el juez Pérez Giménez. Hay que aplaudirle que se halla negado a concederle derechos especiales a una minoría que por ley natural no los posee.

Ahora los constitucionalistas federales tienen que lidiar con ese fallo. El juez Pérez Giménez ejemplifica que es fácil seguir a la manada de ganado pero que humanamente hablando es mejor resistirla y así aferrarse al bien aunque los demás se vayan felices al matadero. Como decía nuestro prócer (y mi compueblano) Don Luís A. Ferré: la razón no grita, la razón convence.
  • Descarga el veredicto del Juez Pérez Giménez de aquí (en inglés)

miércoles, octubre 22, 2014

Recordamos hoy al Papa San Juan Pablo Magno



LIMA, 22 Oct. 14 / 12:02 am (ACI/EWTN Noticias).- Hoy, 22 de octubre del 2014, es el primer día que se celebra la fiesta de San Juan Pablo II, el Papa peregrino que viajó por el mundo y que resaltó que "el matrimonio y la familia cristiana edifican la Iglesia. Los hijos son fruto precioso del matrimonio".

Karol Jósef Wojtyla, más conocido como San Juan Pablo II, nació en Wadowice (Polonia) en 1920. El día que recibió la primera comunión le fue impuesto el escapulario y desde entonces lo llevó consigo como muestra de amor a la Virgen.

Tuvo una juventud muy dura por el ambiente de odio y destrucción de la Segunda Guerra Mundial con la invasión nazi, pero su fe lo llevó a ingresar al seminario de manera clandestina. Es ordenado sacerdote en 1946 y Obispo polaco en 1958, en el que escoge su lema oficial “Totus Tuus” (todo tuyo), en honor a María Santísima.

En el Concilio Vaticano II fue importante su colaboración en las constituciones dogmáticas “Gaudium et Spes” y “Lumen Gentium”. Luego sería nombrado Arzobispo Metropolitano de Cracovia y posteriormente fue creado Cardenal por el ahora Beato Papa Pablo VI.

Entre los servicios que promovía estaban la rama pastoral para los sordomudos y ciegos, el Instituto de familia y el programa “S.O.S. Cardenal Wojtyla” para ayudar a mamás solteras que deseaban abortar.

A la muerte de Juan Pablo I, en 1978, es elegido Sumo Pontífice y toma el nombre de Juan Pablo II. Permaneció como sucesor de San Pedro por más de 26 años, realizando 104 viajes apostólicos fuera de Italia y 146 en ese país.

Impulsó las Jornadas Mundiales de la Juventud en las que se reunió con millones de jóvenes de todo el mundo e inauguró los Encuentros Mundiales de las Familias.

Partió a la Casa del Padre en el 2005. Fue beatificado por el Papa Benedicto XVI, y canonizado recientemente, en abril de este año, por el Papa Francisco, quien en la ceremonia de canonización dijo: “San Juan Pablo II fue el Papa de la familia. Él mismo, una vez, dijo que así le habría gustado ser recordado, como el Papa de la familia”.

Para mayor información, visite la sección especial de San Juan Pablo II

Oremos:
Oh Dios, rico en misericordia, que has querido que san Juan Pablo II, papa, guiara toda tu Iglesia, te pedimos que, instruidos por sus enseñanzas, nos concedas abrir confiadamente nuestros corazones a la gracia salvadora de Cristo, único redentor del hombre. Él, Que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.
Amén.

domingo, octubre 19, 2014

José Engling: un hombre libre y magnánimo

Padre Nicolás Schwizer

Joseph Engling
Como sabemos libertad se entiende como capacidad de decidirse y capacidad de realizar lo decidido.

Un joven que sabía decidirse por sí mismo. En una carta del año 1940, el Padre Kentenich describe la capacidad de decisión: “El primer elemento consiste en la capacidad de decidirse con una cierta independencia a favor o en contra de una cosa o determinación, a pesar de la presión externa o dificultades interiores, a pesar del acoso del sentimiento o de los instintos, a pesar de las angustias, de las susceptibilidades personales y de las predisposiciones subconscientes y negativas”.

Sobre todo a los jóvenes les cuesta una barbaridad, como todos sabemos. El Padre es consciente que resulta difícil educar al hombre actual para que pueda decidirse por sí mismo. Por eso su gran preocupación de que los schoenstattianos aprendamos ese arte de la autodecisión. En una oportunidad comentó: “Yo tengo contacto con una cantidad innumerable de personas. Yo apuesto de que si yo dijera a algunos de ellos: váyanse al campo de concentración y déjense cortar la cabeza, seguro de que se irían sin protestar. Pero si ellos mismos tienen que tomar la decisión, no lo lograrán nunca”. Y agrega: “Cuán pocos son capaces de decidirse por sí mismos, independientemente”.

Una excepción notable en esto fue José Engling. Sabía decidirse por sí mismo de modo rápido y certero. Y cuando descubrió una imperfección, aunque sea la más pequeña, decidió inmediatamente: esto no vuelvo a hacer, cueste lo cueste. Y lo llevó a la práctica consecuentemente, hasta el final de su vida.

Un joven que realizaba lo decidido. Capacidad de realización es “la capacidad de llevar a cabo con fuerza, las decisiones tomadas a pesar de las dificultades y limitaciones”.

En este aspecto lo podemos iluminar, otra vez, con el ejemplo preclaro de José Engling. El Padre Kentenich les había sugerido que cada uno rezara una oración de noche personal, además de la comunitaria.

De este modo quería asegurarla para fuera del seminario. Y José Engling, como siempre muy receptivo, decidió llevar enseguida a la práctica esa idea. Dormían todos juntos en una sala grande. A la noche, José se arrodilló delante de su cama y rezó su oración personal. Y entonces todo el mundo lo miraba y empezó a tomarle el pelo. Al día siguiente tanto José como también los demás fueron a contarlo al Padre Kentenich.

A los jóvenes les dijo que le tomaran el pelo nomás, así correspondía. Y a José le aconsejó: si quieres ser una personalidad libre y firme, tienes que imponerte. Y no pasó mucho tiempo hasta que todo el mundo siguió el ejemplo de José Engling.

Un joven magnánimo. Magnanimidad es la bondad del corazón que en todo momento hace lo más posible para ser útil y complaciente para con los hermanos. El Padre habló mucho de esa magnanimidad, de ese amor servicial y generoso. Y también nos dio el ejemplo, por ejemplo cuando dice en el Acta de prefundación:

“Me pongo enteramente a su disposición, con todo lo que soy y tengo; con mi saber y mi ignorancia, con mi poder y mi impotencia, pero, por sobre todo, les pertenece mi corazón). También la Santificación de la vida diaria nos explica que “el verdadero amor se siente infeliz cuando no puede ser útil, remediar, consolar, prodigar”.

Tendríamos que preguntarnos permanentemente: ¿cómo puedo servirles a mis hermanos? ¿Cómo puedo manifestarles mi grandeza de corazón en concreto? El Ideal Personal de José Engling tendría que ser el lema de todos nosotros: Omnibus omnia, ser todo para todos. Y los que han de vivir la magnanimidad servicial en primer lugar, son los jefes: “no he venido a ser servido, sino a servir” (Mt 20,28), les dice el Señor.

Preguntas para la reflexión

1. ¿Hemos conquistado la capacidad de decisión?

2. ¿Tenemos el valor de decidirnos libremente, en situaciones difíciles, o en contra de lo que piensan los demás?

3. ¿Y qué hacemos para educarnos a nosotros mismos y educar a nuestros hijos en ese campo?

sábado, octubre 18, 2014

Publican los Padres del Sínodo el Documento Sinodal

Hermanos y hermanas, paz y bien a todos.

El XIV Sínodo Extraordinario de Obispos con énfasis en la familia llegó hoy a su fin, La Santa Sede no ha publicado todavía la traducción del documento en español, pero pueden leer una traducción automática vía Google Translator aquí.

Nunca tuve duda alguna que el Espíritu Santo y no ningún partido o padre individual, dominaría la formulación de este documento. Nos corresponde ahora meditarlo y aplicarlo en preparación para la segunda fase de este sínodo el año que viene, Dios mediante.